Compartir

Comparte este artículo en Facebook, Twitter y Google+


Insertar artículo en página web


munavi_a1936m1v9n169_reavicultura.pdf munavi_a1936m2v9n170_reavicultura.pdf munavi_a1936m3v9n171_reavicultura.pdf munavi_a1936m4v9n172_reavicultura.pdf munavi_a1936m5v9n173_reavicultura.pdf

munavi_a1936m1v9n169_reavicultura.pdf munavi_a1936m2v9n170_reavicultura.pdf munavi_a1936m3v9n171_reavicultura.pdf munavi_a1936m4v9n172_reavicultura.pdf munavi_a1936m5v9n173_reavicultura.pdf

Año XV. Nóm. 169 UMARIO Enero 1936 GRABADO EN PORTADA: FABRICA DE POLLUHLOS A BASE DE MAMUTS BUCKEYE. CURSO OFICIAL DE AVICULTURA DE 193G Y CONVOCATORIA PARA EXÁMENES................ 2 SORTEO DE UN LOTE DE AVES SELECTAS......- . 2 CURSILLO DE AVICULTURA PRACTICA DEDICADO A LOS SUS- CRIPTORES, por S. Castelló. (Introduccióny Lección 1.a) . . j EJERCICIOS PARA LA APRECIACION DE LA BELLEZA EN LAS . LEGHORN BLANCAS DE CRESTA SENCILLA...... 7 LA EXCESIVA CONSANGUINIDAD EN AVICULTURA. Resumen de un rrabajo del doctor G. Casella........... 9 RESURRECCION DE UN POLLUELO ATACADO DE POLINEURITIS. 12 DE PALOMAS: CUATRO PALABRAS SOBRE SU ORIGEN, HISTORIA, GENERALIDADES Y REPRODUCCION...... 13 DE CUNICULICULTURA: UN POCO DE HISTORIA...... 17 EL CONCURSO ANUAL DE LA RAZA PRAT EN BARCELONA . . 19 LA BOLSA HUEVERA DE CHICAGO.......... . 20 LA S1NGAMOS1S TRAQUEAL.............. 22 -SERVICIO DE CONSULTAS.............. 23 LEYENDO REVISTAS................. 24 Escuela Oficial y Superior de Avicultura de Arenys de Mar CURSO OFICIAL DE 1936 De acuerdo con la convocatoria, en esta Escuela de Avicultura ha dado comienzo el Curso oficial de internado del presente año, que terminará el 31 de marzo próximo con el examen de los alumnos que al mismo concurren, ante el Tribunal de funcionarios del Estado que designe la Dirección General de Agricultura y Ganadería. Los que estudian con matrícula libre, por correspondencia, así los que han obtenido ya su Diploma y deseen canjearlo como los que, nn habiéndolo alcanzado aún, quieran adquirir el Título de Perito Avícola, en lugar ele aquél, podrán ser admitidos a examen si lo solicitan de la Dirección antes del día i.° de marzo y si se personan en la villa de Arenys de Mar el día 15 del mismo mes, permaneciendo en ella hasta el día de los exámenes, con el objeto de hacer prácticas y asistir a las clases preparatorias, para lo cual deberán abonar la diferencia entre el importe de la matrícula libre y la de los alumnos oficiales de internado, con los que quedarán equiparados. A lo que se da publicidad por orden de la Dirección. Arenys de Mar, g enero de 1936. El Secretario, Lic. Jaime Ferrer Calbetó Sorteo de un lote de aves selectas entre los suscriptores corrientes de pago de la suscripción para 1936, el día 15 de febrero A todos los suscriptores que hayan enviado el importe de la suscripción 1936, antes del 15 de febrero próximo, se les enviará con la revista de 'febrero, un número para el sorteo de un lote de aves. Dicho sorteo tendrá lugar el día 1." de marzo ante ~1 señor Notario de Arenys de Mar, don Aurelio Fernández, publicándose en el número de maixo el número que resulte agraciado. Su poseedor podrá elegir un lote de aves, jóvenes de este año, formado por un gallito y tres pollitas de una de las razas siguientes: Catalana del Prat, Castellana negra, Paraíso, Leghorn o Rhocle Island roja, hijos de aves de absoluta selección. PARA LOS QUE QUIEREN APRENDER Cursillo de Avicultura práctica en doce lecciones DEDICADO A LOS SUSCRIPTORES DE «MUNDO AVÍCOLA» AÚN PRINCIPIANTES por el Pros. SALVADOR CASTEI LÓ CARRERAS INTRODUCCIÓN A pesar de lo nim bo que se ha escrilo y se escribe de Avicultura, aún caben estos trataditos «de gallinas y sus concomitancias» según titulo que pensaba dar a su proyectado libro, mi querido, inolvidable y malogrado amigo el Conde de las Navas. La mayor parte de los lectores de Mundo Avícola saben ya mucho de Avicultura, leen cuanto se publica ai este ramo, y posiblemente, alguno*; basta se saben de memoria mis libros, u otros, pero con todo, un 1 epasito no viene nunca nuil, y por lo lanío,'no me cabe duda de que soportarán con benevolencia que en el presente año nuestros doctrinales, debidamente ordenados, se dediquen a los que, ya iniciados, aun poco saben, y puede serles útil enterarse de lo que cuarenta años de experiencia propia y mi contacto con los elementos directivos de la Avicultura mundial me enseñaron. De ahí este Cursillo de Avicultura en doce lecciones, una cada mes, en el que, en términos tan concisos como va a ser necesario para su desarrollo en tan poco espacio, nos proponemos consignar lo que más esencialmente debe saberse de la moderna Avicultura, be aquí el programa: Lección l. — Concepto, alcances y productividad de la Avicultura. » II. — Métodos de explotación a base extensiva, semi intensiva, intensiva y de reclusión rigurosa. » II1. — El gallinero moderno.—Sus requisitos, condiciones, construcción y clases. » IV. — Los primeros pasos del que comienza y manera de empezar y de conducir el gallinero o el negocio. » V. — Industria huevera, bases fundamentales de la misma y procedimien- tos de venta de los productos. » VI. — Producción de polluelos en gran escala y organización y marcha de esta industria. » VIL — Industria pollera y sus diversas modalidades. » VIII. — Industria de la raza. — Métodos de selección y bases técnicas y prácticas de la misma. » IX. — Industrias anexas a la gallinocultura. — Explotación de los pavos, patos, gansos y palomas. » X. — El deporte avícola. — Exposiciones de belleza y concursos de puesta. » XI. — Enemigos del avicultor. —Parásitos, alimañas y enfermedades. » XII. — La Avicultura en el Mundo. — Su organización e importancia. CONCEPTOS, ALCANCES Y PRODUCTIVIDAD DE LA AVICULTURA Ta Avicultura, esto es, la crianza y la explotación de las aves llamadas de corral con fines domésticos, deportivos o auxiliar de la Agricultura, en otros tiempos fué para todo el mundo un simple arte casero y campesino, y aunque siga siéndolo entre la población rural y pueblerina, de tal arte surgió hace ya muchos años una verdadera industria de la que derivaron otras en las que muchos se enriquecieron, unas veces criando gallinas u otras aves, y otras, haciéndolo gracias a los avicultores que necesitaron de sus productos. Como arte, la Avicultura de otros tiempos, y todavía hoy, la campesina se inspiraba en puros empirismos, obedeciendo a las viejas prácticas y a los prejuicios de antaño, reduciéndose a fiarlo todo a las aptitudes propias de las aves, a lo que la Naturaleza les deparaba para su sustento, y a lo que las auxiliaban en su producción los cuidados del hombre. Así se explica que, a pesar de lo que de Avicultura industrial o productora se hablaba y se escribía hace cincuenta años, no se progresara y se trataran y explotaran las aves domésticas como en los tiempos de nuestros antepasados. Ya a fines del siglo pasado los hombres de ciencia, biólogos, zootecnistas, agrónomos y veterinarios orientaron sus trabajos llevándolos a la investigación de cosas hasta entonces desconocidas relacionadas con la Avicultura, pero en los albores del siglo xx tantos fueron los que por ella se interesaron, que, de aquel arte y de aquella industria rutinaria surgió una verdadera ciencia, gracias a la cual, tanto se ha progresado, que, hoy en día. la crianza de gallinas y demás aves de corral, es algo que se enseña en escuelas, se aprende metódicamente y se divulga entre las gentes del campo instruyéndolas en los medios de obtener mayor y mejor producción. Así es como ha llegado a tomar tal incremento, que asombran las cifras a que se elevan en el mundo los productos que de aquéllas se cosechan en huevos y en pollería de consumo. Las estadísticas recogidas en el año de 1932 por el Instituto Internacional de Agricultura de Roma entre 72 países que respondieron a su llamamiento, eleva su población a más de mil trescientos cuarenta y dos millones de mes. En 91 países, éstas dieron lugar a un movimiento de importación y de exportación por valor de dos mil setecientos millones de pesetas y algo debe España de esto, por esos 90 ó 95 millones de pesetas que en ciertos años se le han ido en importaciones de huevos. A todo esto, aún se sostiene que la avicultura no es productiva, y que fracasan la mayoría de los que en ella se engolfan, pero ello es porque no se considera que tales fracasos no son imputables a las gallinas, sino a las muchas circunstancias ajenas a ellas y a su producción, cuando el fracaso no deriva pura y simplemente de la impericia del avicultor, de su falta de vigilancia y hasta de su falta de temperamento y aun de su poco espíritu comercial. Para poner esto en evidencia, atienda el lector al análisis de los siguientes'casos, reflejo de lo que ocurre a muchas personas: Ilusionados con lo que leyeron, dando crédito a lo escrito en libros en los que ha llegado a decirse que las gallinas daban el ciento pollino (?), hay capitalistas y sin serlo, gentes que vendieron tierras y valores para meterse en Avicultura, las cuales gastaron miles de duros en material avícola y en contracciones; poblaron el gallinero, de golpe, con millares de aves y sin preocuparse de si eran o no eran aves del montón, y las confiaron al cuidado del primer venido que, falto de conocimientos, no supo atenderlas como es debido. De una parte esto, y de otra lo que cargaban los gastos, ios intereses y la amortización del capital empleado, los beneficios resultaron nulos, cuando anualmente no hubo que agregar dinero. El avicultor inteligente gasta lo menos posible en la instalación del gallinero, prescinde de personal, porque es él mismo quien cuida de sus gallinas. Con esto, ni se le filtran huevos ni grano o piensos que para ellas compra, y con el que entrantes y salientes mantienen bonitamente a las que ellos tienen en sus casas... El avicultor inteligente empieza con pocas gallinas, pero buenas, porque sabe inuy bien que hoy día la selección ha logrado crear rasas cuya- producción es mucho mayor y mejor que la de la gallina campera, común o corriente, Si para tener en sus comienzos 200 gallinas, se gasta hasta 6.000 pesetas, con que aquéllas den tan sólo un promedio de 130 huevos por MUNDO AVICOLA cabeza (cosa corriente en gallinas de selección), aunque su manutención cueste la exorbitancia de 20 pesetas anuales por ave, hasta vendiendo la producción al precio medio comercial de 2'50 pesetas docena, y contada la amortización de un 10 por 100 sobre el capital empleado, queda un beneficio de unas 1.500 pesetas (7'50 pesetas por cabeza). Sobre un capital de 6.000, esto representa haber sacado un interés de 25 por 100, y nos parece que cualquiera puede darse por satisfecho con ello. ¿Que esto es a base de gallinas de 130 huevos, pero que la gallina campera no llega a darlos? Conformes; pero, aun admitiendo que sólo den siete docenas, o sea unos 80 huevos, que bien puede admitirse que unas con otras los den, esas gallinas, como suelen tenerse libres en pleno campo, tampoco gastan en el año las 20 pesetas que cuestan las que se tienen clausuradas. Computando lo uno con lo otro, el beneficio es poco más o menos el mismo. Ahora bien: si el avicultor no cuida por sí mismo de las gallinas y ha de pagar lo que representa el jornal del más modesto de los peones al que por lo bajo hay que darle un jornalillo de 5 pesetas, sólo en ello se van 1.825 pesetas, es decir, 325 pesetas de pérdida, sin que esta pueda, imputarse a tas gallinas. Elévense estos cálculos a las cifras correspondientes en explotaciones de algunos miles de gallinas, en las que se requiere mucho personal con jornales mínimos de 8 y de 10 pesetas, y véase cómo, una industria que conducida modestamente y en reducida escala produce un elevado interés, puede transformarse en una industria ruinosa por exceso de gastos y por lo que aumentan el riesgo de epizootias los grandes contingentes de gallinas. ¿Que en Avicultura no todo se reduce a la industria huevera y que en ella hay otros productos con los que no rezan tales cálculos? Conformes también, pero hablemos de ello. Hubo industriales, y aún los hay, que piensan en la industria pollera, es decir, en la cría y recría de polladas para venderlas como pollería tierna, y para ello montaron grandes salas de incubación y departamentos de crianza, gastando mucho dinero. Dejando aparte las pérdidas por mortalidades, a veces supriores a las normales, cuando llegaron a sacar pollería se encontraron con que no les pagaban por ella más de lo que se paga por la que a los mercados acude, llevada por los campesinos o por los polleros, y gracias que cubrieron gastos ¿Tienen en esto culpa las gallinas f... Desde que se ha generalizado la crianza de pollueios en baterías o estanterías, que permite criar millares de pollueios en reducido espacio hasta que tienen nueve o diez semanas, con pesos de 800 gramos a 1 kilo (que son los que quiere el consumo español), en la industria de la pollería corriente de consumo cabe el emprenderla sin establecimiento de gallineros, a a base de dichas baterías y de comprar pollueios de un día. Como con esto no sólo se reducen los gastos de instalación y también la mano de obra, pues el mismo industrial, sin pagar jornales atiende y conduce el negocio, fácil es lanzar al mercado algunos miles de pollos o pollas en el año, y aunque en cada uno se gana poco, girándose mucho puede ser un excelente negocio. Otros, alentados por la aparición de esas incubadoras industriales de gran cabida, y por la conveniencia de producirse centenares de miles de pollueios de un día, para atender a la demanda de éstos en los países en que se ha impulsado la Avicultura, se inclinaron a lo que se ha dado en llamar fabricación de pollueios, y no hay para qué decir si en ello se gana dinero. Pero cuando la competencia arrecia y bajan los precios entonces el público sólo atiende a comprar barato sin prestar atención a la calidad de lo que por mayor precio se le ofrece y los que verdaderamente seleccionan ven mermar sus ventas porque, produciendo a mayor coste que los otros, no pueden dar su producción al precio de los pollueios comunes y generalmente infectos. Así es cómo un negocio, muy lucrativo antes, se viene abajo en virtud de factores económicos ajenos en absoluto a la Avicultura, pues igual se registran tales casos en todas las industrias. No hablemos ya de esa rama de la Avicultura, tan generalizada en ciertos países, como Francia y Bélgica, por ejemplo, que tiende a producir aves de alta mesa, esos capones, esas púlanlas, esa pollería flamenca o de Bruselas y esos suculentos pollitos de leche de fama mundial, porque, por nuestras razas y por el reducido consumo que de esta clase de pollería se hace en España, no es industria aconsejable. Esto no quita, sin embargo, para que sea muy productiva en aquellos en que, harinas y leche se puedan obtener a poco coste, donde el consumidor pague bien el género, donde las gallinas se presten al engorde, y donde se disponga de personal tradicionalmente adecuado para el cebamiento. Otra industria avícola hay altamente productiva, y en ella son muchos los que se han labrado fortunas. Nos referimos a la produc- ción de aves de selección o de pedigrée, cuyos huevos, polluelos, crías ya avanzas o cuyas aves ya adultas se venden a elevado precio, así se trate de aves de selección en el sentido de la postura como en el de su belleza para ser lucidas en las. exposiciones. Poder vender huevos a 5 chelines o a 10 francos pieza, polladas de cuatro a cinco meses a una libra esterlina o a 200 francos y ejemplares adultos a 5. 10 ó 20 libras pieza, es algo asombroso, y, sin embargo, es industria corriente en los países en que para tal clase de aves hay compradores. Si en España, a ejemplo de ello, algunos han invertido miles de pesetas importando aves tan costosas, en la creencia de que podrían colocar sus productos a altos precios y luego no hallaron compradores, ¿qué culpa tuvo en ello la Avicultura?... De lo expuesto se desprende que, si muchos fracasaron como avicultores, ello dependió de equivocaciones sufridas al elegir la rama de la misma en que quisieron trabajar; de haber gastado excesivamente en el montaje y en el sostenimiento del gallinero; de no haber acertado en la raza elegida; de no haber dado a las gallinas la alimentación adecuada a los productos que de ellas se querían obtener; "del abandono en que se las tuvo; dt la falta de vigilancia, y cuando no a alguna de estas causas, a otras peores, como la de haber poblado el gallinero con gallinas no seleccionadas o de diversas procedencias, llegándoles algunas infectadas que, infectando a las otras, en un año hicieron tabla rasa en el gallinero. Sirva esta primera lección para demostrar que la Avicultura, de por sí, es productiva en cualquiera de sus ramas, y prueba de ello es que en todas hay centenares de miles de personas que ganan dinero. Los que lo pierden, es porque incurren en los pecados señalados o en otros que escaparon a este análisis, pecados en los que no caen los que antes de meterse en Avicultura la estudian debidamente y los que no entran en el negocio plenamente, hasta que por sí mismos y en reducida escala han adquirido la experiencia suficiente. En cierta ocasión, un acaudalado industrial de Tarrasa, fabricante de paños, al tenerse que encargar de una finca rústica en la que existía un gran gallinero, se acercó a mí preguntándome : — ¿Es productiva la Avicultura? — ¿Contésteme usted antes a mí — le dije. — ¿Es productiva la fabricación de paños? Sonrió aquel señor, cuya firma era una de las más conocidas en España, y entonces yo, dando la sonrisa como afirmación rotunda, repuse : — Pero si yo me meto en ella, perderé dinero, ¿no?... Ahora bien — repuse — hav una diferencia, y es la de que usted, estudiando el asunto, en pocos meses puede capacitarse para tener un buen gallinero, mientras que yo, por mucho que estudie, ya a mis años y falto de experiencia, no puedo improvisarme fabricante de tejidos. — ¡Salomónico! — dijo mi interlocutor. Vaya, pues, esta anécdota como final y resumen de esta primera y corta lección. Ejercicios para la apreciación de la belleza en las razas de "Standard" o Patrón bien definido LEGHORN BLANCA DE CRESTA SENCILLA V ista la desorientación que reina en España en la apreciación de* la belleza en las aves de exposición, y las reproductoras, nos disponemos a poner a la vista de nuestros suscrip-tores lo que en las razas más conocidas se dan como tipos perfectos, asi como lo que se tiene por cualidades y por defectos. De esta manera se irá generalizando el conocimiento de lo bueno y de lo malo y los jueces se verán obligados a fallar, no según sus gustos y criterios particulares, sino a base de lo que está umversalmente establecido, o sea de lo que se denomina Standard de Perfección. Con el objeto de simplificar y de no ocupar la mente de nuestros lectores en descripciones largas y a veces complicadas, apelamos al método de enseñanza sugestiva que adoptó hace algún tiempo nuestro colega norteamericano Ponltry Tribune. No es otro que el de poner a la vista el tipo de perfección en cada raza y junto al mismo unos apuntes gráficos de lo que rebaja o mengua la belleza del animal, completándolo con lo que en cada raza se da como defectos salientes. Utilizamos como modelo los dibujos, basados en fotografías de animales perfectos, debidos al dibujante y pintor animalista norteamericano L. A. Stahmer, juez avícola que goza de grandes prestigios y de generales simpatías en su país y aun en Europa. Para iniciar la serie de ejercicios que proponemos a nuestros lectores, elegimos la raza Leghorn, en su variedad blanca, por ser la raza moderna más conocida y más generalizada en España. • En la página siguiente puede verse el tipo perfecto en gallo y gallina, y junto al modelo dibujado por Stahmer, algunos tipos más o menos defectuosos y cuyas taras o defectos se enumerarán seguidamente. La comparación de la silueta de los tipos defectuosos con las características que se tienen a la vista en el tipo de Perfección dará lugar, no sólo a que en una exposición cada cual pueda apreciar si los jueces obraron con inteligencia o sin ella, sí que también podrán hacer mejor la elección de sus reproductores y llegada la Exposición, saber cuáles son sus aves disponibles dignas de que figuren en ella. Defectos salientes causantes de descalificación en las leghorn blancas a) Tarsos con plumas, o de otro color que no sea el amarillo. b) Cresta mal dentada, con menos de 5 dientes o más de 6 en la variedad ele cresta sencilla, o mal configurada y con espiga posterior, alta o baja, en la variedad de cresta doble. c) Presencia de brotes o apéndices laterales en la cresta sencilla, o su bifurcación en la liarte posterior, formando como dos láminas divergentes (lo que en España se ha dado en llamar clavel). d) La menor mácula de blanco en la cara. e) Rojo en más de un tercio de las ore-j illas. f) Cualquier mácula de color en la variedad blanca, y de otro color distinto del que se fija en el Libro del Standard de Perfección, en las variedades de Leghorn de otras coloraciones. cj) El que la gallina no tenga la cresta graciosamente caída a un lado sin llegar a tapar el ojo, y el que dé huevo que no sea de un blanco purísimo. h) El ojo claro u ojo de pescado, debiendo ser castaño-rojizo. i) La cola levantada (cola de ardilla) o excesivamente caída y poco emplumada en los gallos, y en las gallinas el llevarla cerrada y baja. j) Escasez o exceso de talla y de peso, dándose como peso Standard 2 Kg. 490 gr. en los gallos y 2 Kg. 40 gr. en los pollos. En las gallinas 1 Kg. 810 gr. en las adultas y 1 Kg. 580 gr. en las pollas. Se consideran pollos o pollas los individuos no mayores de ocho meses. ■ Con tales datos fácil es que el aficionado a ver y juzgar por sí mismo las aves Leghorn que tenga a su vista, pueda decir sin titubeos cuál es la más bella, en machos, como en hembras. Si quiere ahondar más, puede completar lo que aquí se consigna con lo que pueda leer y estudiar en el mentado libro Standard de Perfección, verdadero Código de la belleza en las aves de concurso o de exposición, publicado por la "American Poultry Association" con là versión al castellano editada en Buenos Ai- Gallo y gallina tipo Standard de perfección CON TARAS Y.DEFECTOS — Patas mal centradas, que dan lugar al balan-ceaniiento del cuerpo quitándole estabilidad. Igual defecto en gallo y gallina. — Gallo, corto de cuerpo y de patas. Gallina, corta de patas. — Gallo, largo de cuerpo, confundiéndose en formas con las del gallo Menorca. Gallina, demasiado pesada y basta de cuerpo. — Gallo, demasiado alto y largo de patas; pecho poco saliente y cola de látigo, baja y larga y poco poblada de plumas caudales, quedando mal cubiertas las rectrices. Gallina, larga de cuello y éste demasiado delgado, con aspecto general poco vigoroso. — Gallo y gallina con eolti de ardilla. Gallina, muy corta de cuerpo. (Dibujos de L. A. Stahmji' en «Poultry Tribuno) res por la Asociación Argentina "Criadores de Aves, Conejos y Abejas", que se tiene a disposición de nuestros lectores en la Administración de Mundo Avícola al precio de 25 pesetas. M N D O V 0 La excesiva consanguinidad en Avicultura RESUMEN DE UN INTERESANTE TRABAJO DEL DR. G. CASELLA, DE LA CÁTEDRA AMBULANTE ITALIANA EN REGGIO CALABRIA-ITALIA El consanguinismo, esto es, la unión de próximos parientes, es práctica corriente entre los que ante todo buscan la perpetuación de características, pero fué siempre combatido por los que lo acusaron de causante de degeneración fisiológica y de tendencias o manifestaciones de anormalidades o como promotor de disposiciones patológicas. El doctor Guiseppe Casella ha llevado a caito un largo y concienzudo estudio de esta cuestión, y de su trabajo vamos a informar a nuestros lectores, ya que es un asunto de trascendental importancia en Avicultura. El autor empieza por recordar que Wright, después de trece años de experiencias, concluyó que en los productos de uniones consaguíncas, criados bajo las mismas condiciones disminuye la fertilidad y les hace menos resistentes a ciertos males, tales como la tuberculosis, pero que el cruzamiento de individuos procedentes de dos líneas consanguíneas mejora a la descendencia en crecimiento y peso de las crías, las hace más resistentes a enfermedades y ganan en vitalidad y fertilidad. En oposición a las conclusiones de Wright recuerda también la de King en sus experiencias sobre topos blancos que, después de quince generaciones obtenidas uniendo siempre hermanos, no le permitieron apreciar ni disminución de peso, ni de vigor, ni de fertilidad, notándose siempre crecimiento vigoroso y precocidad en llegar a la madurez sexual. Anota el autor los trabajos del doctor Durani llevados a cabo de 1923 a 1927, sobre estrecha consanguinidad en gallinas Leghorn blancas, apreciando en la descendencia disminución en la proporción de nacimientos (del 75 por 100 al 41'5 por 100) en los consanguíneos, en tanto en el grupo no consanguíneo aumentaba del 49 al 59 por 100. La fecundidad disminuyó en los consanguíneos, siendo mayor la mortalidad en polluelos y en gallinas que en el grupo no consanguíneo. La producción en los consanguíneos fué muy reducida, y ninguna de las familias vivió o pudo mantenerse más de cinco generaciones. De cuatro familias en las que se inició la consanguinidad en 1920, en 1926 sólo quedaba una, y de otras cuatro, en las que la consanguinidad se inició después de 1920, en 1927 sólo vivían dos. En cambio, uniendo individuos consanguíneos, pero de dos familias distintas, Dumm pudo apreciar mejoría en los nacimientos, en menor mortalidad, aumento de peso y mejor llegada a la madurez sexual, obteniendo mayor producción invernal, aunque, siendo ésta menor que la que daban las primeras familias con las que se inició la consanguinidad. Pasa después Casella a los resultados de las experiencias de Hays, practicadas en Rhode Island rojas, que le dieron como resultado disminución de los nacimientos en los polluelos consanguíneos, y una disminución en la postura, qué bajó hasta el 25 por 100 en la tercera generación, pero no halló relación entre la fecundidad y el peso del cuerpo. Analizando finalmente en las experiencias de Goodale sobre Leghorns blancas en seis «(Migraciones obtenidas de hermanos de una misma familia y empezados los trabajos en 1921, piulo deducir que hubo algún retraso en la llegada a la madurez sexual, alguna disminución en la producción invernal y anual, observando, como Hays, que no había relación entre el peso de los animales y su fecundidad, pero que no se mostró del todo opuesto a las uniones consanguíneas ni aun entre hermanos. De los resultados de esas experiencias, dice el doctor Casella que, para la producción huevera, la consanguinidad no parece recomendable, pero seguidamente analiza los resultados de las experiencias llevadas a cabo en el Instituto Mount-Hope, de Williamstow (Estado de Mas-sachaussetts), y en el Instituto de Genética animal de Parmatee Prentice, en los que en 1931 trabajó, pensionado por el Ministerio Italiano de Agricultura y Montes, que parecen demostrar lo contrario. En el Instituto de Mount-Hope se iniciaron los trabajos en 1921 sobre Leghorns blancas, y según afirmación del técnico del mismo, doctor Goodale, hasta la segunda generación, no hubo dificultades, por lo cual la atención se concentró en la formación de grupos de repro- 10 M UNDO A V I 0 ductores, estableciéndolos solamente con individuos de las líneas o familias que en muchos casos dieron buenos porcentajes de nacimientos y polluelos vigorosos, sin tenerse en cuenta las otras características. En este punto de su trabajo, el doctor Casella dice que, hallándose él en el Instituto Mount-Hope, pudo examinar todas las hojas de las familias en que se experimentaba y los datos resultantes en los años de 1921 a 1931, encaminando su estudio a precisar: 1. " Los caracteres que presentan los diferentes grados de consanguinidad. 2. ° Los que presentan los acoplamientos de individuos consanguíneos, pero de distintas familias. 3. ° Los que presentan los acoplamientos de un individuo de línea consanguínea con otro de línea no consanguínea. Las características en las que Casella se fijó fueron: A) La edad en que las gallinas daban el primer huevo. B) La fertilidad en los huevos. C) La mortalidad en los polluelos. D) La proporción de nacimientos. E) La producción de huevos invernales. F) La producción anual de huevos. De las cinco líneas o familias establecidas a base consanguínea, pudo tomar los siguientes datos: Línea 1."—Iniciada el año 1921, se extinguió en 1928. Línea 2." — Iniciada en 1927, dió lugar a la formación de líneas colaterales. Lnea 3."— Iniciada en 1926, dió lugar a la formación de líneas colaterales. Línea 4.° — Iniciada en 1927, dió lugar a la formación de líneas colaterales. Línea 5.' — Iniciada en 1923, se extinguió en 1927. El trabajo de Casella lleva numerosos gráficos establecidos por él a base de los datos y cifras tomados de los registros del Instituto de Mount-Hope, de cuyo estudio y análisis pudo deducir las siguientes conclusiones sobre los efectos de la consanguinidad en cinco líneas o familias de Leghorn blancas: L* Que la producción invernal guarda relación con la anual. 2.a Que al comparar el peso del cuerpo de los individuos en diversos años de consanguinidad, se puede decir que poco disminuye del de los progenitores no consanguíneos, cuya unión creó la familia. 3." Que la edad en que la polla da el pfi-mer huevo depende de un carácter hereditario, como se ha comprobado en muchas experiencias y tiene correlación con la producción invernal y con la anual, las cuales, si disminuyen en las primeras generaciones, van 10 por 100 en aumento en relación con los años que se va sosteniendo la consanguinidad en la familia. 4-.' Que la medía en el percentaje de mortalidad de las gallinas ponedoras consanguíneas va tanto en aumento, de generación en generación, que después de la cuarta, si no hay refrescamiento de sangre, la familia llega a extinguirse. 5. " Que a pesar de lo sentado en la conclu-ción precedente, cabe ver familias en las que el porcentaje de mortalidad sea bajo. 6. " Que la mortalidad de polluelos en el período embrional, así como la infertilidad de los huevos, va en aumento. En cuanto a la determinación de las causas de la mortalidad, así en los polluelos como en las gallinas de familias consanguíneas. Casella las relaciona con la presencia de factores letales (entiéndase mortíferos) o semiletales, no compatibles con el desarrollo y con la resistencia del individuo. En lo que afecta a la fecundidad y al vigor de las gallinas mantenidos hasta la última generación, se puede afirmar que el vigor y la fecundidad dependen de muchos factores, y que son necesarias muchas generaciones para obtener su relativa homozigosidad (1). La unión de consanguíneos" de las líneas bien elegidas aumenta la precocidad de la postura, el peso, el vigor y la resistencia a las enfermedades de los hijos. Igualmente, la producción invernal y la anual aumentan en cada generación, alcanzando a la de los individuos de primera generación, los cuales, muchas veces, y con pequeñas oscilaciones, en más o en menos, es la misma que la de las familias a las que pertenecían los primeros progenitores, fundadores de la línea consanguínea. El cruzamiento de una línea consanguínea con otra no consanguínea, da descendencia en la que la mortalidad es mucho menor que en la de las uniones de dos individuos de familias consanguíneas. Cuando la consanguinidad se extrema, en los productos que se obtienen se aprecian las conse- (1) Quiere decirse que sean de igual potencia y de iguales características fisiológicas o morfológicas en los dos individuos que se junten. — N. de la R. M UNDO A V C 0 cuencias de haberse introducido en la familia caracteres nocivos. El doctor Casella no condena, pues, en absoluto el consanguiuismo, y, antes bien, admite que con él cabe la posibilidad de crear líneas de gran producción, como lo demuestra con la cita de tres familias consanguíneas, cuya producción precisa en uno de sus gráficos, en las cuales, de la primera a la cuarta generación, en estrecha consanguinidad, se obtuvieron promedios de 201 huevos y una gallina de 304, con el 28 por 100 de mortalidad y un peso medio de 1 kilo 407 grs. entre sus individuos. Reconoce Casella las dificultades que se presentan para la buena elección de las líneas o familias de consanguíneos, especialmente en las Leghorn blancas, pero estima que, con el estudio y el análisis de las diversas características de las familias, se puede llegar a ello, para lo cual recomienda: A) No utilizar más que individuos de familias en las que se hayan podido observar como características, las de buena producción, escasa mortalidad, tanto en el desarrollo embrional como el período de crecimiento de los polluelos, y dándose preferencia a los individuos de familias en las que se tengan observados altos porcentajes de nacimientos. B) Si entre las familias en las que se trate de encontrar individuos útiles para la reproducción apareciera alguno con fórmula hereditaria mala (i), hay que descartar la familia. C) Precisa poner máxima atención en el gallo, por ser éste el causante de la pérdida de buenas características en la gallina, procurando no utilizarlo antes de haberse apreciado su.valor hereditario (2). D) Nunca deben utilizarse hijos de gallinas que murieron en su primer año de postura, fuere cual fuere la causa de su muerte, porque la descendencia puede heredar su poca, resistencia vital. E) No debe recurrirse a la unión de individuos consanguíneos con otro de familia no consanguínea, porque esto interrumpe el propósito que uno se formó de obtener una fórmula hereditaria homogénea con toda posibilidad de evitar las malas cualidades o las malas características. (1) Quiere decirse hijo de padres que dieron mala producción o descendencia con malas características o defectos fisiológicos o patológicos. — N. de la R. (2) Quiere decir esto, que la calidad del gallo ha de haberse comprobado por la postura y las características de sus primeras bijas. — N. de la R. F) Cuando se observe una disminución en la fecundidad, será útil acoplar dos líneas consanguíneas, practicándose antes una escrupulosa revisión entre las disponibles y eligiéndose los TABLA DE FELCH Hembra Macho individuos de aquella que gocen de las más altas prerrogativas. * * # Tales son las conclusiones que el doctor Casella formula en demostración de que la práctica de la consanguinidad no es tan perjudicial como muchos la creen y tales son los consejos que da para llevarla a cabo sin caerse en esa degeneración que se dice entraña, en cuanto a producción y vigor, la unión de próximos parientes. Si a esto se agrega el guiarse para los apareamientos por la Tabla de Felch. de fama universal, que insertamos, el trabajo se completa, porque huyéndose del consanguinismo tan estrecho como lo es la unión entre hermanos (no aconsejable más que en trabajos experimentales y en investigaciones mendelianas), cabe llevar un orden y trabajar bajo una guía ordenada, de generación en generación. 12 MUND O C O Resurrección de un polluelo atacado de polineuritis (POBREZA DE SANGRE, DESNUTRICIÓN GENERAL, DEBILIDAD POR FALTA DE.;VITAMINAS EN LOS ALIMENTOS) Polluelo atacado de polineuritis o vitaminosis curado con sesiones de rayos ultravioleta dadas con lámpara «Original Hanau». 1 —El 13 marzo 19IJ3 en la mañana, casi moribundo. i — En la tarde después de una primera sesión. 3 — El 15 de marzo. í — El 1!J de marzo. b El '2\ de marzo, ya curado. Resultados obtenidos por el Prof. A. Piroechi con los rayos ultravioleta. (Fotos del Lib'ro del^Congreso Mundial de Avicultura de Roma.) En el Congreso Mundial de Avicultura de liorna (1933) el eminente Profesor Antonio Piroechi, Director de la Estación Zootécnica Experimental del Instituto Superior Agronómico de Milán, presentó un amplio y bien documentado informe sobre la influencia de los rayos ultravioletas sobre el crecimiento y la salud de los polluelos. El experimento condujo al Prof. Piroechi a la conclusión de que 110 cabe la menor duda de que los rayos ultravioletas impulsan el crecimiento y mantienen a los polluelos en perfecta salud, porque los que gozaron de aquéllos crecieron bien y sanos, en tanto en el grupo pri- vado de los mismos, crecieron enclenques y hasta se presentaron casos de polineuritis como el que se representa en las fotografías que reproducimos. Habiendo muerto algún polluelo, Piroechi se apresuró a ponerles remedio y los sometió a la acción de los rayos ultravioletas artificialmente producidos, utilizando una lámpara Hanau y dándoles en los primeros días cuatro sesiones de irradiación. Los resultados pueden verse en estas fotos en las que, bien puede decirse que el polluelo resucitó, porque de haber llegado casi a la muerte (fig. 1) en doce días estuvo sano y salvo como se fe ve en la figura 5. □ aDarjaDaar5<^>SDncaarjDDa Cuatro palabras s bre et origen, histo^^T ría, generalidades y la reproducción en las palomas. En Avicultura no todo son gallinas, y aunque, por lo general las revistas Avícolas prestan a ellas la mayor atención, alcanzando de vez en cuando a las palmípedas y a las meleá-grídas, es un hecho que, a las palomas poca es la que se les presta. Nosotros entendemos qué esto es un error, porque muchos que no pueden dedicarse a la crianza de aquellas aves, ni siquiera con miras puramente deportivas, en la de palomas hallarían solaz y satisfacciones. Desde este número, pues, nos disponemos a escribir mensualmente de palomas en sus tres aspectos, de utilidad casera, industria y de utilidad especial o deporte. El doctor Chapuis, uno de los más clásicos escritores de palomas del siglo xrx, decía, con razón, que. entre todos los animales domésticos sólo el perro aventajaba a las palomas en ejecutoria al través de los siglos. Si en el Paraíso terrenal — decía Chapuis, — al tentador no se le hubiese ocurrido tomar forma de serpiente, con seguridad que el nombre paloma (Columba) seria el primero que figurara en la Sagrada Escritura. Referíase aquel autor a la histórica paloma soltada por Noé desde el Arca al cesar el diluvio universal, de la que El Génesis en su Capítulo VIII, páginas io-ii nos hablan diciendo: "Dimisil (Noé) Columba ex arca, at illa ve-nit ad eum ad vcrperam, portans ramum olivae, vivcnfibus folie, in ore suo" (i). Esto demuestra que ya en aquellos remotos tiempos se sabía de ese prodigioso instinto que tiene la paloma de regresar al lugar donde nació o donde tuvo su nido de amores. Al soltar la paloma tal vez Noé no esperaba verla llegar con la ramita de olivo, de hoja viva, que la Providencia la inspiró a tomar en su pico. Posiblemente la soltaría con miras a ver luego en sus patas vestigios de haberse posado en tierra, o en su buche algo que le indicara que ya había tierra sin agua, pero lo que no hay duda es de que Noé sabía que la paloma volvería, como así fué. (i) Soltó (Noé) una paloma desde el arca y a ella volvió en la tarde llevando en su pico una rama de olivo con hoja viva. Sabido es que, miles de años antes de la venida del Mesías, los egipcios empleaban las palomas como mensajeras. Prueba de ello se tiene en los llamados Hipogeos de Medinet-Abou que se conservan en el Museo Británico de Londres, en los que se representa la suelta de palomas para dar noticia del advenimiento al trono de Ramsés III, de la V dinastía egipcia. En China y en Persia también miles de años antes de J. C. se servían de palomas para el transporte de mensajes. El Pueblo de Dios debía ya criar muchas palomas, porque su ley ordenaba que todos los días se sacrificaran esas aves en el Templo de Jefusalén y los legisladores no lo hubieran ordenado si no se hubieren criado en abundancia. Los poetas griegos y romanos en las palomas simbolizaban la dulzura, la fidelidad conyugal y la constancia. Homero y Anacreonte cantaron las proezas de las palomas como portadoras de mensajes, ya en sus tiempos. La Historia de Europa y de Asia se halla cuajada de pasajes en los. que las palomas desempeñaron importante papel, y cuando nos ocupemos especialmente de las palomas mensajeras resumiremos su brillante historia. Baste por ahora decir que en todos los pueblos desde la más remota antigüedad se criaron palomas y que seguramente entre las aves domésticas éstas fueron las que primero debieron ser explotadas. Origen de las palomas domésticas Como todos los animales que sirven al hombre, las ¡miomas domésticas descienden de un tronco selvático, que los naturalistas opinan unánimemente es la Columba livia, conocida en España bajo el nombre de zurita o bravia. Se fundamenta tal creencia en que las otras dos especies de palomas silvestres, la torcaz 0 de collar (Columba torcuatas) y la Montes o de rocas (Columba cenas) anidan raramente en cautiverio y casi nunca se aparean con otras, mientras que la zurita se junta y procrea con cualquier clase de palomas. Se cree que hasta el siglo iv antes de J. C, en Europa no se conocían más que estas tres especies de palomas, especialmente la zurita, que, aunque bravia o fugitiva se reproducía muy bien en los palomares donde se la había tenido en reclusión, aceptados gustosamente por sus crías. Se dice que en aquellos tiempos se importaron del Asia palomas blancas de las que se criaban en los Templos del Amor y que de su cruce con la paloma torcaz o la zurita surgieron las primeras subespecies de palomas domésticas que, al correr de los tiempos, ciarían lugar a la producción de esos centenares de razas o castas que hoy nos son conocidas. En la Edad Media no todo el mundo podía tener palomas libres. El derecho de palomar era privilegio de los Señores feudales y de las Órdenes Monásticas con Señorío, privilegio aun sostenido en la Edad Moderna, perdurando hasta la Revolución francesa, que acabó con la organización social de aquellos tiempos. Hoy en día cualquiera puede tener palomas en las poblaciones y en el campo, sin otra limitación que la de tenerlas clausuradas en las épocas de la cosecha y de la sementera. Así existen todavía en España esos grandes palomares de zuritas o bravias y los hay en muchas poblaciones, constituyendo base de una industria mucho más importante de lo que a primera vista se puede suponer. Vamos, pues, a escribir de palomas y ojalá con ello despertáramos aficiones a criarlas. Generalidades Así como para criar gallinas, pavos, patos y gansos se requiere la debida inteligencia y no poca experiencia, cualquiera puede criar palomas, porque esas avecillas se puede decir que pocos cuidados necesitan. Son aves monógamas que viven apareadas bastando con juntar un macho con una hembra, sean de la casta que fueran, para que, si ambos han llegado a la madurez sexual (lo cual puede ocurrirles cuando tienen tres meses), ellos mismos se disponen el nido, incuban sus huevos, crían a los palominos y el hombre no tiene que ocuparse de otra cosa que atender a que no. les falte ni agua ni comida y a evitarles que por falta de higiene y de limpieza enfermen. Una vez constituida ía pareja y a menos de que el hombre la disuelva, queda unida para siempre, sólo la muerte es capaz de separar a los que la forman, espontáneamente, o porque su criador así lo dispuso. La vida de las palomas es relativamente lar- ga, porque las hay que han vivido más de doce años, edad a la que raramente llegan las demás aves domésticas, pero su juventud es muy corta. Con veinte días de crianza al cuidado de los padres y dos meses más para llegar a ser aves adultas, en tres meses,' de una pareja se tienen dos y aparte las crías que aun van dando los padres, en tan corto plazo los jóvenes se van reproduciendo y el palomar pronto está poblado. Las palomas son aves granívoras por excelencia, sin que esto quiera decir que no ingieran otros alimentos distintos de los granos, pero sí que, sólo con granos viven y aun podríamos decir que pueden vivir a base de un solo grano, la arveja. Éste es el que umversalmente se considera el mejor grano para ellas. La arveja y la algarroba, éstos son en efecto sus granos favoritos, pero si no los tienen a su alcance bien comen otros, tales como el trigo, e] maíz, la migaja de pan (que las encanta), admiten también ciertas mezclas de harinas y ciertos amasijos y aun picotean algo en las verduras, pero como no sea para someterlas a ciertos planes alimenticios, el grano y especialmente la arveja les basta. Como todas las aves, apetecen y aun necesitan de ciertos elementos minerales, como la cal, de la que se muestran voraces picoteando la de las paredes y la de las techumbres, si no se les pone a su alcance en forma que pueda evitarse. De todo esto trataremos más ampliamente cuando nos ocupemos de la alimentación. Siendo instintivo en la paloma su apego al lugar en que nació o en que crió, si se empieza el palomar, ha de ser a base de tenerse cautiva la primera pareja de reproductores, no dándosele libertad hasta qite baya hecho en el kigar dos o tres crías. En ciertas castas de palomas, como la de las mensajeras, muchas veces se ha visto que, ni aun después de un año de reclusión y de haber hecho varias crias olvidan el lugar de su nacimiento y abandonan el palomar en busca de aquél, al que, si tienen fuerzas para llegar y no hallan tropiezos, acaban por llegar, de un solo vuelo o por etapas si es larga la distancia a recorrer. Mejor que empezar con palomas adultas es comenzar con pichones recién salidos de nido, o por lo menos que no hayan criado todavía en su palomar nativo. Con las palomas comunes o con las de fantasía, de suyo poco voladoras, no hay tanto peligro, pero de todos modos toda precaución es poca. M U N D O AVICOLA PALOMAS SELVATICAS Torcaz Montés (Columba Torcuatas) (c. jEnas) Zurita (c. llvia) Reproducción y crianza En las palomas la distinción de sexos es muy difícil cuando no se tiene suficiente práctica para llevarla a cabo. Los machos suelen ser de más volumen que las hembras, la cabeza es más grande y el cuello más grueso. Cuando arrullan lo hacen girando sobre sus pies, en tanto las hembras, con un arrullo menos intenso, sólo mueven el cuerpo de un lado a otro, pero no hacen el movimiento rotativo de los machos. Cuando se entra en dudas, lo mejor es hacer la prueba poniendo en una jaula bien espaciosa, una hembra segura y metiendo en la jaula la paloma de prueba. Si ésta es macho, no tarda en arrullarla, mientras que, si es hembra ambas permanecen inactivas. Si la que se ha puesto primero en la jaula es un macho asegurado y la que se introduce a prueba es también macho, pronto se les ve en disposición de pelear y si entonces se introduce una hembra segura, la pelea es inmediata. Hay razas o castas más o menos obedientes a esta prueba, pero en más o menos tiempo y con mayor o menor paciencia, raramente falla. Muchos dicen distinguir el sexo teniendo la paloma en la mano y pasándole nuevamente la mano por el dorso. Según ellos la paloma sube o baja la cola según su sexo, pero a decir verdad nunca creímos en ello como signo seguro, aunque respetamos la opinión de los que en ello están. Una vez apareadas dos palomas, si la estación del año es propicia, a los doce o quince días empiezan a disponerse el nido, para lo cual van amontonando diestramente paja o las fibras que se tienen a su alcance en la cazuela que ha de servirles de nido, y a los pocos días la hembra da el primero de los dos huevos que constituyen la normal postura en las palomas. El primer huevo lo suele dar la hembra de 2 a 4 de la tarde y seguidamente se acomoda en el nido teniendo el cuidado de no calentar el huevo, sólo custodiándolo, en tanto el macho permanece atento para alejar a cualquier intruso que trate de acercarse al nido. A las 46 ó 48 horas de haber sido puesto el primer huevo, viene el segundo y entonces sí empieza la hembra a incubar, durando la incubación de 17 a 19 días, según la raza. El macho comparte con la hembra el trabajo de incubación ocupando el nido dos o tres horas todos los días, generalmente de 11 a 2 de la tarde. Cuando los palominos nacen, salen del huevo ciegos y desnudos de plumas. Faltándoles el calor de los padres morirían pronto de frío. Durante la primera semana los padres los alimentan con una especie de papilla que se forma en sus buches, algo así como una materia de índole lechosa y mantecosa, muy nutritiva y que se produce, así en el macho como en la hembra. En la segunda semana ya les dan algunos granos previamente retenidos en los buches de los padres para ablandarlos y luego ya les dan los granos recién ingeridos, para lo cual antes beben agua y luego los vomitan, haciendo que-lleguen al buche de los pequenuelos. A los veinte días los padres suelen despedir a los palominos y aunque quedan vigilantes, por si no se resolvieran a comer solos, seipuede decir que dan por terminada su crianza. A los treinta días los palominos, ya pichones, están completamente emplumados, vuelan y hasta, si se les deja libres, están en condiciones de salir del palomar, al que vuelven por sí mismos a las pocas horas y desde luego antes de que anochezca. En las razas de madurez sexual precoz al cumplir los tres meses, los pichones buscan pareja y se disponen a criar, sin embargo, como no conviene siempre forzar las crias, ya diremos más adelante lo que hace al caso en este particular. Es cosa sabida de todos los que tienen o han tenido palomas, que, de los dos huevos de una nidada, uno suele dar nacimiento a un macho y otro a una hembra. Así es como luego éstos quedan ya apareados para siempre, a menos de que el criador los separe a su debido tiempo. Esto es lo corriente, lo normal, pero no puede sentarse como cosa que necesariamente debe ocurrir, pues muchas veces salen dos machos o dos hembras. Las palomas se tienen unas veces como re- creo, bien sea por la satisfacción que da verlas, bien como ornamento de parque o jardines, bien para dedicarlas a determinados deportes, pero otras veces, las que más, se tienen por su utilidad, es decir, por su producción en pichones para darse al consumo. De cada una de esas manifestaciones de la Columbicultura se tratará en esta serie de artículos. Aún hay otra forma de explotación de las palomas que es la de tenerlas en grandes cantidades para la producción de palomina, esa materia excrementicia de grandes virtudes fertilizantes que hoy en día ha perdido mucho de su aprecio por la competencia del guano del Perú y de los abonos químicos, pero que antiguamente se tuvo como el abono más rico y de mayores virtudes. Salvador Castelló uhi unii unii mini:........iniiiiiiiiiiiiiiiiiiiiuiniiliiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii in:.....il.....i.......i.....i......imnriii i.m..........1............................. ....................i.....mu Anuncios económicos por p alabr as ( Con mínimo de quince palabras, a 0,10 cada una) Todos los anuncios deben ser enviados acompañados de su Importe en sellos ííe correo ¡¡ OCASIÓN!! Por reforma de la instalación se ceden a buen precio: Una nave desmontable con dobles paredes de madera y uralita y lecho igual de 24 metros de largo por 5 metros de fondo y 2,50 metros de altura media. 22 casetas de madera y techo de uralita con ponederos registradores de 1,20 m. X 1,20 m. de planta y 1,50 m. de altura media con aseladero. Desmontable. 30 casetas de madera y uralita desmontables y con las mismas dimensiones de las anteriores. Comederos tolvas, para mezcla seca, de diferentes tamaños. Bebederos automáticos. Aseladeros de varios tamaños. Alambrera TT combinada de dos metros de altura para cercados. Utv armario para 1,200 huevos. Cuatro incubadoras Buckeye de 600 huevos cada una a petróleo, con bandejas de volteo automático. Tres criadoras a petróleo Buckeye "Llama azul" para 350 polluelos cada una. Pida precios v condiciones de venta a: AVICOLA CAMPILLO - Beas de Segura (Jaén). Joven azñcultor con Título de Perito Avícola, se ofrece para Granja. Referencias Administración de esta Revista. Se venden dos criadoras "Llama Azul" con mecha de amianto, usadas, en perfecto estado. Juan Simó Olivar. Gallineros Las Arenas. Cindadela (Menorca). Se vende Incubadora Champion de 6o huevos, por 12$ pesetas. Otra igual tipo construcción nacional, ioo pesetas. También dos incubadoras "Anglo-Americana" de ioo huevos, 125 pesetas cada una. Tres criadoras "Perfection" de petróleo para 50 pollos a 60 pesetas cada una y otras tres "Perfection" para 100 pollos a 80 pesetas cada una. Disponibles también dos criadoras "Llama Azul" de petróleo para 350 pollos y dos para 500 pollos, a 75 pesetas cada una. Dirigirse a la Administración de esta- Revista. Al disponernos a reservar mensualmente algunas de nuestras páginas a lo que afecta a la crianza y explotación del conejo, esto es, a la Cunn itlicaltura, creemos prudente observar que si así escribimos el nombre de este arte o de esta industria es porque el nombre deriva de Cuni-ctilus, palabra latina de la que deriva la castellana, como la francesa (Cunicnliculture), Si recientemente se ha acortado el término, escribiéndose Cunicultura, ha sido porque a muchos se les hace difícil colocar el culi que diferencia ambos términos, pero nosotros preferimos atenernos a lo que la raíz latina da como más técnico. Dado el incremento que va tomando en todos los países la crianza de conejos, no sólo como productores de carne de consumo, sí que también por lo que se aprecian sus pieles y su pelo, materia prima del fieltro con que se fabrican los sombreros, es curioso recordar algo de lo mucho que se ha escrito sobre esos roedores y comparar los antiguos procedimientos de su explotación con los modernos. Entre los animales domésticos no hay duda de que el conejo es de los que más tardaron en caer bajo el dominio del hombre. De todos ellos se sabe que eran explotados o siquiera utilizados, miles de años antes de ta venida del Mesías, pero del conejo, cuando menos en Europa, hasta el Imperio romano no se tenían ni noticias, toda vez que ni los más antiguos naturalistas romanos ni los griegos hacen mención de tales roedores entre la fauna de sus respectivos países. Se da el caso de que en ninguna de las cuevas prehistóricas que fueron un día habitadas por los hombres primitivos nunca se han podido encontrar osamentas de conejos ni de liebres, lo cual prueba que en aquellos remotos tiempos tales especies no existían en Europa. Sabido es que en todas esas cuevas o cavernas se encuentran grandes depósitos de huesos de los animales que aquellos hombres primitivos consumían y que gracias a esto se ha podido fijar su existencia en épocas tan remotas, pero entre aquéllos jamás se han encontrado huesos de dichos roedores. Se admite que, así el conejo selvático como UN POCO DE H I STORI A la liebre, en otros tiempos sólo existían en Africa y que corriéndose esas especies hacia el Norte de la misma llegarían a Europa, por lo que luego vino a ser Estrecho de Gibraltar. Plinto, naturalista romano, fué el primero en hablar de esta especie que decía abundaba en la antigua Iberia, donde se había extendido en tal manera que constituía una verdadera plaga, como ha llegado a serlo en nuestros tiempos en Australia, al punto de que los Gobiernos han debido tomar serias providencias para destruir los conejos, por los graves daños que causaban a la Agricultura. La plaga de los conejos debió ser tal en la vieja Iberia y en las Islas del Mediterráneo, a las que la especie llegaría por llevarla a ellas los habitantes de la península, que el geógrafo y escritor griego Estrabon, que vivió cuando la venida de Jesucristo, pudo consignar en uno de sus escritos que los habitantes de lo que soii hoy Islas Baleares, en aquellos tiempos sometidas al dominio de Roma, llegaron a pedir que se les sacara de aquellas tierras en las que no podían vivir porque los conejos destruían todas sus plantaciones. El Lepas cuniculus de Linneo, aunque originario de las tierras cálidas hoy es conocido en todo el mundo, no sólo por lo que su gran fecundidad lo ha diseminado en estado salvaje, sí que también por lo que el hombre lo ha difundido en estado doméstico. En realidad, esta es la especie salvaje en la que, por efecto del clima, del terreno, de los alimentos y de otras influencias, se han ido produciendo mutaciones que el hombre supo aprovechar y de éstas y de los cruzamientos entre los nuevos tipos que en el transcurso de los tiempos fueron surgiendo, se ha llegado a este gran número de razas de las que aun van surgiendo otras con características tan distintas de las del conejo selvático, como la de los Castorrex, de pelaje finísimo y corto como nunca se había visto en la especie. El escritor francés Eug. Gayot, miembro de la Sociedad Nacional de Agricultura de Francia, en su libro Liebres y lepóridos, dice también que el conejo común doméstico es el mismo conejo salvaje reducido a la domesticidad, probándolo el hecho de que aquél se reproduce en clausura y el doméstico, suelto en pleno campo, vuelve al estado salvaje. El cautiverio produjo en el conejo selvático un cierto cambio de formas y aumento de carnes y de volumen, que le hizo perder vigor y agilidad, pero pronto los recupera si vuelve a verse en libertad. Esto lo han podido comprobar muchos criadores de conejos a los que se les escapó alguna hembra preñada, cuya prole se crió libre, siendo tan fugitiva y esquiva como la del conejo selvático. SÍ bien parece que la reducción de una especie a la domesticidad lleve consigo la pérdida de su fecundidad, en el Lepus cuniculus ocurrió lo contrario y si prolinca es la especie en estado salvaje, más lo es aún en su representación doméstica. No es este el único caso que tenemos a nuestra vista, pues lo propio ha ocurrido con los carneros, más prolíficos desde que el hombre los domesticó que en su especie salvaje, y en los pavos de Indias, que allá en la América del Norte, tierras originarias del Meleagris Gallo pavo (el Guajalote Mejicano), sólo da una o dos posturas al año, en tanto desde que pasó a ser especie doméstica pone mucho e incuba muy frecuentemente. Esto se ha debido a que, cuando la domesticidad no somete al animal salvaje a una clausura o a un régimen demasiado estrecho o riguroso, lejos de perjudicar a su naturaleza da lugar a que se pronuncien facultades latentes desarrollándose éstas hasta el máximo. Este caso lo tenemos también en las gallinas, cuyas especies selváticas apenas si dan unos cuantos huevos al año en primavera, y en sus descendientes domésticos el hombre y la selección han logrado razas de una fecundidad sorprendente. Claro está que ello ha sido cuestión de tiempo, porque esas modificaciones en la naturaleza de los animales no se producen bruscamente. Si a los primeros conejos que se domestica- ron se les hubiese tenido enjaulados, como base de la moderna Cuniculicultura, posiblemente ni siquiera hubiesen podido resistir un cambio de vida tan radical. Por esto en los parques y en los jardines zoológicos o de aclimatación cuando se trata de sostener en ellos especies de animales selváticos, antes de lograr que se reproduzcan en cautiverio se tiene que pasar mucho tiempo y los animales han de tenerse en ciertas condiciones para que no se resientan del cambio. Para llegarse a explotar el conejo como se explota hoy en día, intensivamente y en rigurosa clausura, antes fué preciso dejar que soportara el cautiverio en condiciones menos rigurosas. De ahí la enorme diferencia que hay entre los métodos de explotación del conejo en el siglo xix y los modernos. Si bien a fines del siglo pasado ya se comenzó a tener enjaulados los conejos, casi todos los que los criaban los tenían en cercados en los que se les disponían madrigueras en las que las hembras daban sus crías. Así se tienen todavía en los conejares campesinos, a los que no llegó aún la noticia de que los conejos enjaulados van mucho mejor. Hace treinta años el libro sobre conejos de mayor circulación en el niundo era el del citado Eug. Gayot, y si bien ya se recomendaba en él la tenencia de conejos a régimen celular, todavía las conejeras respondían al tipo antiguo, que hoy en día sólo puede verse donde no llegó el progreso moderno. Por lo quq tantas veces se ha escrito en Mundo Avícola de las conejeras modernas, por lo que está ya divulgando la Cuniculicultura en España la Sociedad Nacional de Cunicultores españoles y por lo que han debido ver por sí mismos muchos de nuestros lectores, fácil es ver la distancia que inedia entre los conejares de antaño y los de ogaño. Juan del Conejar EL CONCURSO ANUAL DE RAZAS DE GALLINAS CATALANAS DEL PRAT EN BARCELONA EN EL INSTITUTO AGRÍCOLA DE SAN ISIDRO Como todos los años, en el Instituto Agrícola Catalán de San Isidro tuvo lugar, en los días 21, 22 y 23 del pasado mes de diciembre el ya tradicional Concurso Regional de gallos, gallinas y capones, siendo muy visitada, y dicha benemérita institución muy felicitada por su constancia en mantener su obra de fomentar la Avicultura y procurar el mejoramiento de las razas de gallinas catalanas en la forma que viene haciéndolo desde hace quince años. Actuaron de jueces el señor Inspector Provincial Pecuario don Jesús Luque y los técnicos avicolas Prof. don Salvador Castelló y don José Colominas, que emitieron el siguiente fallo: Prat leonada tipo antiguo (Con apéndices y clavel) Callos. — Primer Premio, desierto; 2°, a don Rafael Gibert, y 3.0 a don Joaquín Mateu. Gallinas.—-Primer Premio, desierto; 2.", a don Víctor Serra, y 3.0, a don Miguel Artes. Tríos. — Primer Premio, desierto; 2.a, a don Miguel Gibert, y una Mención a don Francisco Torres. Prat leonada tipo moderno (Sin apéndices ni clavel) Gallos. — Primer Premio, desierto; 2°, a don Rafael Gibert; 3.0, a don Santiago Gorina y dos Menciones, una a don Enrique Pala y otra a don Salvador Rigá. Gallinas. -—■ Primer Premio, a don Salvador Rigá; 2.0, a don Santiago Gorina y 3.0, desierto. Tríos. — Primer Premio, desierto; 2.0, a don Rafael Gibert, y 3.0, desierto. Capones Prat. — Primer Premio, a don Antonio Oliveras; 2.0, a don Pedro Nicolau, y 3.0, desierto. Paraísos blancos. — Primer Premio, a doña Celia Ros; 2.0 y 3.0, desiertos. Como puede verse por el fallo del Jurado, en el que aparecen desiertos la mayoría de los primeros premios, en el Concurso de 1935 se adoptó el criterio de no engañar a los expositores a pretexto de complacerlos, asignando premios de categoría no merecida por J^s ejemplares exhibidos y asignándoles rigurosamente los que en realidad podían atribuírseles. La flojedad en lo presentado en el Concurso del pasado año queda justificada por la benevolencia habida en años anteriores en los que se vieron agraciados con las más altas recompensas y premios de 100 ptas., animales a los que apenas les podia alcanzar una simple Mención, y, naturalmente, todo parecía bueno para ser llevado al Concurso. Otra de las causas del poco lucimiento de estos Concursos, ha sido la tendencia a premiar Prats muy deficientes, por el simple hecho de ser portadores de un descomunal clavel, o de grandes brotes en la cresta, a nuestro criterio manifiestos defectos qqe habían llegado a transformar el clavel en una verdadera alcachofa, tal era su desarrollo. Convencido el Instituto Agrícola Catalán de San Isidro que ello constituye un .verdadero error, para el Concurso que tendrá lugar en diciembre de 1936 se ha acordado determinar mejor los límites en que pueden ser premiados los Prats tipo antiguo (con clavel) y reformar el Reglamento del Concurso, con el objeto de que no pueda repetirse el espectáculo que, en general, ha ofrecido el del año de 1935 y en los tres o cuatro años precedentes. LA BOLSA HUEVERA DE CHICAGO En América del Norte hay Bolsas para la venta de mercancías a planos, para lodo, basta para los huevos. Un negociante huevero a! por mayor, de París, Mr. Fourny ha realizado un viaje a los Estados Unidos ion el objeto de conocer la Bolsa para huevos v manteca que funciona en Chicago y nos la describe en los siguientes términos. El "Chicago Mercantil Exchange" es un edificio ele diecisiete pisos, situado en 110 Franklin Street, y en él está la Bolsa de Comercio para la manteca, los huevos y las patatas. Mi acompañante, Mr. Smith, me hace firmar en el registro de visitantes, y después de hacerme admirar la grandiosidad del local, me dice que lea las máximas que están esculpidas en mármoles a ambos lados de la puerta de entrada ; dicen así: " El Comercio es la sangre vital de una nación."— "Que la honradez y el trabajo sean siempre nuestros compañeros." Penetramos en el Floor, vasta sala de transacciones de 35 X 25 metros, con techo lujosamente decorado, y en aquel

Artículo publicado en SELECCIONES AVICOLAS Nº000, sección de Archivo Historico

Año XV. Núm. 170 Febrero 1936 1 GRABADO EN PORTADA: LOS PROFESORES LESBOÜRIES, GHIGI Y HENNEPE Y LOS SEÑORES PLEUNIGTOFF Y KOCK, DEL CONSEJO DE LA ASOCIACION MUNDIAL DE AVICULTURA CIENTIFICA EN SU ULTIMA REUNION PREPARATORIA DEL CONGRESO DE BERLIN-LEIPZIG. VI CONGRESO Y EXPOSICION MUNDIALES DE AVICULTURA . . 26 CURSILLO DE AVICULTURA PRACTICA EN DOCE LECCIONES, por el Prof. S. Castelló. (Segunda Sección)........ 28 ALGUNAS CONSIDERACIONES SOBRE LAS INCUBADORAS MAMUT DE TIPO VHRTICAL Y DE TIPO HORIZONTAL ... 31 EJERCICIOS PARA LA APRECIACION DE LA BELLEZA EN LAS RAZAS DE "STANDARD" O PATRON BIEN DEFINIDO. . / . 32 ¿CUANTO TIEMPO PUEDEN VIVIR Y DAR PRODUCTO LOS GALLOS Y LAS GALLINAS?............. . 35 CONSERVACION CASERA DE HUEVOS.......... ;8 LA AVICULTURA INTENSIVA EN UN CONVENTO DE PP. CAR-TUTOS.................... 39 DEL CONCURSO DE PUESTA QUE HA ORGANIZADO LA GENERALIDAD DE CATALUÑA. . \.......... 40 DE UN BOTIQUIN RECOMENDABLE AL AVICULTOR. VIRTUDES DEL CHINOSOL, por el doctor Véritas......... 41 SECCION DE CONSULTAS............... 44 LEYENDO REVISTAS................. 45 DE COLOMBOFILIA: NO ES UN FILM, FUE REALIDAD..... 46 LA CUN1CULICULTURA Y EL VALOR DE LAS PIELES DE CONEJO EN NORTEAMERICA . . . . r........ 47 VI Congreso y Exposición Mundiales de Avicultura Leipzig - Berlín del 24 julio al 2 agosto de 1936 Hemos entrado ya en el año en que va a tener lugar el VI Congreso Mundial de Avicultura y la Exposición anexa al mismo que, como es sabido, debían celebrarse en Berlín pero que, por haberse incendiado los edificios en que tenía- que instalarse la Exposición Universal de Avicultura, se celebrarán en Leipzig, la hermosa ciudad de las Ferias, no lejana de la capital de :Alemania, cuyo gobierno los patrocina. Esto permitirá que algunos de los actos relacionados con el Congreso tengan lugar en Berlín, y al mismo tiempo, que los congresistas puedan asistir al acto de la inauguración de las Olimpiadas estivales, que tendrá lugar en la capital de Alemania el día i.° de agosto. A los informes ya publicados en diversos números de Mundo Avícola del año próximo pasado, agregaremos las últimas noticias que a nosotros llegan. Recientemente se han reunido en Berlín el Presidente de la Asociación Mundial de Avicultura Científica, Profesor Alessandro Ghigi, de Bolonia (Italia), el ex Presidente de dicha Asociación, W. A. Kock, de Dinamarca, el Secretario para Europa, Dr. Hennepe, de Holanda., el Profesor Lesbouries, de la Escuela de Veterinaria de Alfort (Francia), y Mr. Pfen-niestoff, los cuales, de acuerdo con el Comité Ejecutivo ultimaron detalles y pudieron darse cuenta de ío bien que marchan en Alemania los trabajos de organización. De todos los países del mundo van llegando a la Secretaría General del Congreso, al digno cargo del Dr. Kupsch, periódicos ensalzando, la importancia que van a revestir esa sexta manifestación del progreso avícola mundial, en la que la Asociación Mundial de Avicultura Científica podrá celebrar el vigésimo quinto aniversario de su fundación en 1912. Dios mediante, ello podrá ser con la satisfacción de verse entre sus iniciadores a su verdadero y venerable fundador y Patriarca de la Avicultura Mundial, el ya octogenario Doctor Sir Edward Brown, cuya férrea voluntad y cuyo ferviente amor a la Avicultura logró reunir en fraternal lazo a todos los hombres de buena voluntad que en más de setenta países venían dedicándose a la enseñanza y al progreso avícola en los órdenes científico, económico, industrial y práctico. Entre las altas personalidades designadas ya para Presidir los muchos Comités o Juntas Nacionales para promover y organizar la concurrencia de los países que tomarán parte en el Congreso y en la Exposición, figuran ya las siguientes : En Austria, el Ministro de Agricultura y Economía forestal, Dr. Eckstein. En Checoslovaquia, el Dr. O. Frankenberg, Jefe de Sección. En Dinamarca, el Consejero y ex Presidente de la A. M. de A. C, Mr. W. A. Kock. En España, el Inspector General Jefe de la •Sección de Ganadería, don Santos Aran. En Holanda, el Inspector General Leignes Bathoneu. En Hungría, Mr. Min-Rat. En Inglaterra, el Cap. S. W. Clift. En Italia, el Profesor M. Mariam, ex Director General de Agricultura. En Noruega, el Director de la Escuela de Agricultura, Mr. Grebstad. En Suecia, el Director General, Mr. L. Bef-góf. En Suiza, el Presidente de la Asociación de Avicultores, Mr, E. von Békerszy. Nos falta conocer los nombres de los Presidentes de los Comités Nacionales de los Estados Unidos norteamericanos, Canadá, Bélgica, Francia, Polonia, Letonia, Rumania, Turquía, Japón, y otros, países1 que están ya adheridos ál Congreso. En todos los citados países reina gran animación, preparándose activamente no sólo la concurrencia oficial de sus respectivos gobiernos, sí que también la de congresistas, calcu- M N D O V lándose que van a ser varios miles las personas <[ue se reunirán en Leipzig con motivo del VI Congreso-Exposición. Sábese que del Canadá son ya más de 100 los inscritos para hacer el viaje, y en los Estados Unidos, ante cuyo espíritu práctico hay que inclinarse necesariamente, hace ya algún tiempo que su Asociación Nacional de Avicultores ha establecido una Caja de Ahorros, en la que los interesados en asistir al Congreso de Leipzig-Berlín van ingresando mensualmente las cantidades que pueden ir ahorrando con el objeto de que, en el momento de emprender el viaje, tenga reunido lo necesario, sin haber tenido que hacer el desembolso todo de una vez. Lástima grande es que sea ya demasiado tarde para establecer esta original forma de irse pagando el viaje a plazos entre los españoles deseosos de asistir al Congreso y de realizar un viaje oficial por Alemania, pero no por esto han de dejar de tener las facilidades que les ofrece la "Internacional Express", agencia de turismo de Barcelona, que, de acuerdo con Mundo Avícola, organiza el viaje colectivo de españoles a Alemania en sus magníficos autocars, como el que en 1933 la Delegación espa-ñqla hizo ya su viaje a Italia. Los que tomen parte en este viaje saldrán de Barcelona sobre el 15 ó el 16 de julio para estar en Leipzig el día 24 y se ajustará a las siguientes Condiciones El precio aproximado del viaje, todo pagado {hoteles, manutención, servicio, etc., etc.), será de unas 1.600 pesetas, variando algún tanto según los viajeros quieran tener su alojamiento en.Berlín, en Leipzig, o bien en los días 24 julio al i." agosto, unos días en una ciudad y otros en otra. Sólo podrán tomar parte en el viaje los miembros de la Delegación Oficial de España y los suscriptores de Mundo Avícola, y personas de su familia que quieran llevar consigo, sin cuyo requisito no podrán ser admitidos en el viaje. Dicho viaje se realizará saliendo de España por la frontera N. E. y atravesando Francia, con los debidos descansos seguirá hacia Stutgart V se continuará el viaje a lo largo del caudaloso Rhin hasta Koln (Colonia). Luego, por el Dusseldorf, se seguirá hasta Berlín y Leipzig. Clausurado el Congreso, el grupo español se agregará a la Comitiva o Viaje Oficial organizado por el Comité Ejecutivo del Congreso, visitándose las O ciudades de Hall, Nuremberg y Munich y por-^» la deliciosa región del lago de Constanza se volverá a penetrar en Suiza, donde los viajeros se detendrán en Lucerna y en Ginebra, realizando excursiones por el Lago de los Cuatro Cantones y el Glacial perpetuo de Chamonix, regresando a España por los Alpes franceses y el Rose-llón y rindiéndose viaje en Barcelona. En el viaje oficial por Alemania no sólo se podrán visitar las principales ciudades del país, sí que también grandes establecimientos de Avicultura y de Cuniculicultura, Escuelas y Centros de- enseñanza avícola y agropecuaria que -se precisarán en el programa oficial de dicho viaje. A los interesados en tomar parte en el viaje Desde este momento, deberán dirigirse a la Administración de Mundo Avícola significando sus deseos de realizar el viaje e indicando el número de plazas que debieran reservárseles. Tal indicación na implica compromiso, constituyendo sólo una guía para la organización del viaje y un medio de establecer contacto entre Mundo Avícola y los que se interesen por realizar tan delicioso y útil viaje. El día i.° de abril se recordará a todos los que lo hayan significado la conveniencia de resolverse y de formalizar su inscripción, la cual deberá tener lugar a más tardar antes del l.° de mayo. Cuanto antes se formalice la inscripción será mejor, pues como quiera que para asistir al acto de la inauguración de las Olimpiadas de Berlín, en el día i." de agosto, hay que retener las localidades con gran anticipación y ya ahora las Agencias de Turismo y de Viajes dicen que escasean, podría darse el caso de que los inscritos a última hora no pudieran alcanzarlas, viéndose imposibilitados de asistir a dichos actos. Desde este momento Mundo Avícola tiene abierto el registro de las personas interesadas en tomar parte en este viaje, que se realizará con toda comodidad y en inmejorables condiciones económicas y las tendrá particularmente al corriente de todo cuanto con el mismo y con el Congreso se relacione. A los que prefieran hacer el viaje en ferrocarril, se les facilitará también precio y condiciones económicas del viaje. Diríjase la correspondencia al Sr. Director de Mundo Avícola, Arenys de Mar (Barcelona). PARA LOS QUE QUIEREN APRENDER Cursillo de Avicultura práctica en doce lecciones DEDICADO A LOS SUSCRIPTORES DE «MUNDO AVÍCOLA» AUN PRINCIPIANTES por el Prof. SALVADOR CASTEI LÓ CARRERAS LECCIÓN II MÉTODOS DE EXPLOTACIÓN A BASE EXTENSIVA, SEMIINTENSIVA E INTENSIVA Y EN RECLUSION RIGUROSA Se pueden tener gallinas de muchas maneras, desde el de dejarlas casi en absoluto a merced de la naturaleza, y pasando por la de una prudencial reclusión en gallineros con patio o parque a disposición de sus moradores, hasta llegarse al régimen intensivo en el que las gallinas están siempre recluidas y sin tener contacto con el terreno. De algunos años a esta parte el régimen intensivo ha llegado a extremarse de tal manera, que, no creyéndose bastante el tenerse las gallinas siempre en interiores, pero con libertad de actividades, se ha establecido en forma todavía más estrecha clausurándolas en jaulas, que, dispuestas en forma de estanterías o de baterías permiten tener de 6o a 70 gallinas de puesta en una superficie no mayor a 3 metros cuadrados, de lo cual ya están impuestos los lector-es de Mundo Avícola, por lo que durante el año de 1935 se les ha venido informando. Si de tantas maneras se pueden tener gallinas, fácilmente se comprende que el que quiera tenerlas sólo ha de ver el espacio o terreno de que dispone, los elementos con que cuente, las condiciones del lugar, y seguidamente puede resolverse y adoptar el régimen que más puede convenirle, pero a auxiliarle tiende precisamente esta lección. MÉTODO extensivo Es el adoptado en el gallinero rural, en las casas de campo y aun en los gallineros de los pequeños pueblos, en los que las gallinas se pasan el día en la calle. Es el método primitivo y umversalmente adoptado, cuando las gallinas se explotan como complemento de la explotación agropecuaria, o como auxilio en la economía doméstica. Las gallinas viven principalmente de lo que se procuran en sus correrías, y del puñadito de grano que se les da mañana y tarde. A lo sumo se las regala con algún amasijo a base de desperdicios de la huerta cocidos, y salvado, pero generalmente ni a esto se llega. Así sale muy barato mantener a las gallinas y aunque den pocos huevos, algún beneficio dejan, pero no pueden dar gran producción y son grandes los peligros que las acechan. No pueden dar gran producción, porque ese continuo ejercicio que se les impone para que su alimentación salga económica, les determina un mayor consumo de energías y, por lo tanto, hay en ellas mayor desgaste orgánico, y como su régimen alimenticio no está reglamentado, los materiales que necesitan para reponer aquéllas, les hacen falta para dar huevos y hasta para engordar. En cuanto a los peligros a que están sujetas las gallinas tenidas en esta forma, saltan a la vista de cualquiera que reflexione. Hay, en primer lugar, el de las alimañas que penetran en el gallinero cuando se les antoja; hay el del contacto de las gallinas con terrenos que pueden estar plagados de parásitos dañinos; hay el de su acceso a las aguas sucias y corrompidas en las que muchas veces defecaron ocas y patos ; hay el de que su principal recreo es el estercolero en el que no debe ya decirse que abundan los gérmenes infecciosos. Como si todo esto no bastara, como no están entre vallas o alambreras, se agrega el peligro del robo. A pesar de todo, es el método de explotación más generalizado y el de mayores rendimientos, pero no cabe adoptarlo cuando de explotaciones industriales se trata. En plena libertad nadie puede negar que las gallinas están en el medio más próximo o apropiado a su naturaleza vagabunda, buscona y escarbadora, pero precisamente por esto corren mayores riesgos de estar al alcance de los innumerables agentes infectivos y de los gérmenes parasitarios que en plena naturaleza viven y se multiplican. método semiintensivo Este es el método generalmente adoptado por la mayoría de los avicultores Sus bases son: 1.a, la de no permitir a las gallinas más que actividades prudenciales; 2.", poder reglamentar y ordenar su alimentación según el producto que a las gallinas se pide; 3.a, evitar en lo posible su contacto con elementos dañinos y desde luego su mezcla con las gallinas de los vecinos; 4.", tener el ganado en constante vigilancia y poderlo manejar según convenga. El método semiintensivo tiene ciertamente ventajas sobre el extensivo, pero origina mayores gastos de instalación y no aleja en absoluto el peligro de los agentes parasitarios o infecciosos que puedan hallarse en el terreno sobre el cual corretean las aves. Si el espacio que se les da es muy reducido, o si son muchas las aves que en él se tienen, las deyecciones pronto se acumulan en el terreno, fermentan y constituyen un medio muy favorable a la producción de microbios que a la corta o a la larga han de dar fe de vida. Si en los patios o parques no hay vegetación natural, el avicultor ha de disponer de tierras en que producirse las verduras necesarias, o ha de comprarlas. Esto, y el mayor gasto que impone la alimentación cuando las gallinas están recluidas, fácilmente se comprende que, aun dando más huevos que las gallinas libres (porque no consumen tantas energías) si no dan los necesarios para pagar lo que comen, pueden original-pérdidas en vez de ganancias. Si bien a las gallinas en régimen semiintensivo se las aleja de ciertos peligros, cuando son muchas las que así se tienen se aumentan los riesgos, y aún diremos, las probabilidades de contagio, porque comen y beben en utensilio! comunes y porque al menor descuido en el no retirar las aves enfermas, las sanas caminan y escarban en los excrementos de éstas cuando no ingieren granos contaminados por ellas. Como es indiscutible que, por bien que se tengan los gallineros, las gallinas, así en cierto modo recluidas, no pueden ser tan fuertes ni tan vigorosas como las que están ya acostumbradas a habérselas con todas las inclemencias del tiempo, los resfriados, el moquillo cuando no la difteria y la viruela se ceban más en ellas. El método tiene pues, ventajas, pero no está exento de inconvenientes, a pesar de lo cual, es y creemos que seguirá siendo el más generalizado, porque así es adoptable en la Avicultura doméstica o casera, como en la industrial en pequeña, en regular y en gran escala. método intensivo Este método, que tenemos por moderno, en realidad no lo es. Su base es la de tener las aves en absoluta reclusión y sin contacto con el terreno. ¿Qué es sino, intensiva, esa tenencia de seis, ocho, diez o doce gallinas en el pequeño gallinerito casero, que sólo con el aprovechamiento de desperdicios de la mesa y de la cocina y un puñado de grano dan al dueño y en ciertos meses, cada día, casi tantos huevos como gallinas se tienen? Las gallinas así tenidas no hacen ejercicio, tienen poco desgaste orgánico, están fuertemente alimentadas y casi todo lo que comen lo transforman en huevos. Visto esto, hace ya algunos años muchos avicultores norteamericanos probaron de tener grandes contingentes de gallinas todo el año encerradas en locales bien aireados, pero viviendo en comunidad en gallineros, a veces de dos y de tres o más pisos. Como vieron que las gallinas les daban más huevos que en semi-■ reclusión, pronto se generalizaron esos gallineros intensivos, cuando menos, en la avicultura industrial. En el gallinero intensivo, no sólo se corta el contacto de las aves con el terreno imposibilitando que contraiga afecciones parasitarias, sí que también algunas de las infecciosas. Como en estos gallineros las aves no salen nunca de interiores, no sufren las variaciones de temperatura, evitándoseles enfriamientos y resfriados. El régimen alimenticio en estos gallineros puede adaptarse escrupulosamente a las bases y a los elementos que convienen a las gallinas ponedoras y aun a la de la pollería de consumo, si de ésta se trata. No hay ni que decir lo que se aleja el peligro de robos, cosa que en Norteamérica mucho ha contribuido también a que el método intensivo se generalizara. Ahora bien: téngase en cuenta que este método de explotación nunca se recomendó para aves reproductoras, a las que nada hay tan saludable ni que las mantenga tan vigorosas como la libertad absoluta, o por lo menos la semi-reclusión, porque el reproductor necesita ejercicio corporal y espacio adecuado en que practicarlo. Es, pues, régimen sólo recomendable para las ponedoras. Para la pollería de consumo, cabe en cierto modo, pero encareciendo su producción, que resulta mucho más económica si puede tenerse libre en el campo, cosa poco fácil en grandes explotaciones. método del enjaulado Del régimen o método intenso se ha pasado actualmente al del riguroso enjaulado en el que, si bien las aves tienen libertad de movimientos ni siquiera pueden hacer el mínimo ejercicio que les está permitido en el gallinero intensivo. Nihil novunt sub solé, puede repetirse en este .caso, porque hasta esto que parece cosa tan nueva es de antiguo sabido y practicado. ¿Quién no ha visto en los pueblos junto a las casas de aldeanos, y en las ciudades, en las viviendas de los obreros, dos o tres gallinas metidas en una jaula en la que apenas pueden moverse, a pesar de lo cual dan huevos y viven tranquilas y al parecer satisfechas, junto a la puerta de la casa? Podrá la industria del hombre haber ideado cosa más perfecta, podrá la higiene y la profilaxis haber completado el sistema, pero en realidad ese enjaulado del que hoy tanto se habla y que pone la avicultura al alcance de cualquier persona que en el patinejo de su casa, en un desván o buhardilla o en cualquier local desocupado quiera tener gallinas. Éstas se tienen en esas jaulas que dispuestas en estanterías permiten tener muchas en poco espacio y no varias aves en una misma jaula, sino que están en régimen celular, a jaula por gallina, porque si el método tiene ventajas, tiene también sus inconvenientes. Cuando se tienen varias en una misma jaula se corre el riesgo de que, por aburrimiento, contraigan el picajc, cuando éste no degenera en canibalismo, mientras que a gallina por jaula esto no puede ocurrir. Ya saben los lectores de Mundo Avícola cómo son estas jaulas. Su piso es de tela me- tálica o varillas de alambre para que ^py*-^? crementos pasen al través de ellos y puedáff séír recogidos en recipiente adecuado para facilitar su extracción. El piso tiene inclinación suficiente para que al darse el huevo éste se deslice hacia el frente de la jaula, alejándose así del alcance de la gallina y quedando a la vista del cuidador. Para registrar su postura no tiene pues para qué tomar en las manos el ave y mirar el número o la señal que lleve: le basta anotar con lápiz en la cascara del huevo el nú mero de la jaula. Sabrán también nuestros lectores que este método de explotación llegó ya a España, habiéndose podido comprobar sus excelentes resultados, no sólo experimentalmente en reducida escala, sí que también industrialmente, porque hay ya quienes tienen 1.000 y 2.000 gallinas así enjauladas y aseguran que les dan buen resultado. El método del enjaulado es hoy el figurín de moda, y basta hojear cualquier revista de Avicultura extranjera para ver páginas y más páginas anunciando los múltiples modelos de jaulas que la industria va lanzando al mercado. Claro está que cada método de tenencia de gallinas, tiene para sí un tratamiento especial que debe conocerse y estudiarse, pero tanto se escribe ya sobre esto que el avicultor principiante puede fácilmente imponerse de ello. Se empezó por el enjaulamiento de los po-lluelos recién nacidos en estanterías donde pueden criarse hasta que llegan al peso que el consumo quiere: visto que con él llegaban a bien, se habló de la posible extensión del enjaulado a las gallinas ponedoras, y así se ha llegado a lo expuesto. Con el método de rigurosísima clausura de las gallinas en jaulas, se extreman las medidas sanitarias y profilácticas ya obtenidas con el método simplemente intensivo, pero todavía se ha logrado más, porque hay ahorro de tiempo y de trabajo que se traduce en la necesidad de menos personal en las grandes explotaciones, y del mínimo de tiempo y de cuidados en el pequeño gallinero casero y en las explotaciones en reducida escala, Como nuestros lectores han podido ver, pueden tenerse gallinas de cuatro maneras distintas y, por lo tanto, ya hoy no cabe aquello de que yo tendría gallinas si supiera dónde tenerlas. Hoy puede tenerlas cualquiera y aún diré que en todas las casas debieran tenerse, siquiera M U N D 0 A V O fuera para aprovechar muchas cosas que se dan al basurero, que con ello alimenta a las suyas en el corral (vulgo estercolero). Recuérdese que el famoso escritor y avicultor británico Rdo. Lewis Wrigth, de fama mundial y cuyos escritos han servido de base para la publicación de muchos libros, allá a mediados del siglo pasado decía en su New Book of Poultry (Nuevo libro, de las gallinas), que en casa de cinco personas quedaban diariamente sobrantes de pan, despojos y residuos de la r&^w-cina para mantener diez gallinas. Aún señalaba el hecho de que diez gallinas así tan bien alimentadas, muchos días de la buena estación daban nueve y diez huevos, cuando 100 gallinas tenidas en libertad o en régimen semiintensivo gracias que en plena estación y por bien que se las alimentara dieran sesenta. Que el recuerdo de estas verdades sirva de punto final a esta segunda lección. □ □□□□□□□□ a<^>ziaDocaaoGa ALGUNAS CONSIDERACIONES SOBRE LAS INCUBADORAS MAMUT DE TIPO HORIZONTAL Y DE TIPO VERTICAL Los que, deseosos de producir polluelos en gran escala, resuelven adquirir una incubadora "Mamut" no saben si inclinarse en favor del tipo vertical o del tipo horizontal, y como esta duda surge en todos los países, creemos conveniente ilustrar a nuestros lectores sobre el particular. El local. — Cuando se entre en dudas sobre la adquisición de una "Mamut" vertical o una horizontal, hay que pensar en que, en igualdad de cabida de huevos, la horizontal necesita cuádruple espacio que la vertical; así, pues, donde cabe una horizontal caben cuatro verticales, y esto es una primera ventaja en favor de éstas. Si hay que construir el local, la economía es enorme, y si se quiere utilizar un edificio ya construido, la instalación de la incubadora vertical originará menos gasto y dejará cabida para más adelante, si conviene instalar otra u otras para aumentar la producción. Una incubadora con cabida para 10.000 huevos, cabe en un local de 4'SO X 4'50 metros, mientras que una de tipo horizontal de igual cabida lo requiere de 16 a 17 metros de largo. Cuidados. — La mano de obra en los cuidados que requiere la incubadora vertical son extraordinariamente reducidos si se comparan con los que requiere la horizontal. No es lo mismo girar la manivela de la primera y voltear automáticamente todas las bandejas de huevos a la vez, que abrir veinte cajones en la máquina horizontal y voltearlos, aunque sea automáticamente, uno por uno. Ello supone mayor trabajo, aparte de que la máquina vertical funciona con un solo termómetro, en tanto la horizontal lleva uno en cada cajón, y por lo tanto necesita 20. En la vertical no hay más que un regulador, y en la horizontal hay uno para cada cámara de incubación, o sea para cada cajón, y piénsese cuánto más sencillo es que sólo haya uno. En el momento de sacarse pollitos, el operador no ha de desplazarse, pues tiene los cajones de nacimiento muy cercanos los unos de los otros, mientras que en la horizontal tiene que estar recorriendo toda la sala, yendo de cajón en cajón, según les toca ir dando polluelos. Hay que tener en cuenta también que en los últimos modelos de Mamuts verticales, los cajones de nacimiento van en secciones separadas de los de incubación, lo cual es muy ventaj oso, y esto no cabe en las incubadoras horizontales. En lo que con respecto a los cuidados ofrece ventaja la máquina horizontal, es en que, una vez nacidos los polluelos. la limpieza se hace mejor cajón por cajón. Se dice de las incubadoras verticales (a las que es necesario el ventilador eléctrico constante) que al nacer los polluelos y al abrirse las puertas se levanta el polvillo y el plumón de los polluelos, pero es acusación injustificada, pues ello no ocurre si al hacerse la saca de polluelos se para por el tiempo necesario el ventilador. Esto lo saben muy bien los que emplean incubadoras verticales, y por tanto resulta una falsa y tendenciosa acusación, ya que eso del polvillo se evita tan fácilmente. Riesgos. — Si uno piensa en los de incendio, igual los hay en las incubadoras horizontales como en las verticales, y lo mismo puede decirse en lo tocante a cortes de corriente si las incubadoras funcionan por corriente eléctrica. 32 MUNDO V Ejercicios para la apreciación de la belleza en las razas de "Standard" o Patrón bien definido PLYMOUTH ROCK BLANCAS La raza Plymouth Rock surgió en los Estados Unidos por los años de 18Ó8 al 1869 en su variedad barrada (plumas de fondo blanco con rayas o fajas paralelas y perpendiculares al raquis), coloración a la que en España se da el nombre de franciscana. Se cree que la raza se obtuvo con la gallina de tal coloración denominada en Norteamérica Dommique y la Cochin-china negra. Hoy se conocen siete u ocho variedades entre las cuales la blanca es la que se presenta aquí a la consideración de nuestros lectores. Se la vió por primera vez en una Exposición celebrada en el Estado del Main en !875 y se atribuye su creación a Mr. Oscar Frost, pero se puede decir que no fué standarizada hasta el año de 1888. La raza Plymouth Rock blanca es considerada como la mejor para las necesidades y gustos en el mercado de pollería de Chicago, pero a sus cualidades de excelente ave de consumo se une la de ser altamente ponedora, habiendo alcanzado el Primer Premio en un Concurso de puesta celebrado en 1911 en el Estado de Missouri, en el que resultó Campeona una Plymouth blanca conocida con el nombre de Lady Shoiv Yon-, ponedora de 292 huevos. Es raza que da excelente pollería tierna a la edad de cinco meses, y con ella se tienen espléndidos capones. Su huevo es de buen tamaño y de color rosado. El peso standard asignado a esta raza es el de unos 4 Kg. 300 gr. para los gallos y 3 Kg. 400 gr. para los pollos. A las hembras se les asigna el de 3 Kg. 600 gr. adultas, y 2 Kg. 700 gr. cuando jóvenes. La cresta de las Plymouth es sencilla y de poco desarrollo, con cinco puntas o dientes de escasa longitud, siendo su textura muy fina y poco gruesa. Las orejillas deben ser rojas, como la cara; el pico amarillo; los ojos pardo-rojizos y las barbillas de mediano desarrollo. El dorso debe ser ancho y plano y la cola baja y poco desarrollada en los gallos. El pecho ancho y bien redondeado, y el vientre bien arqueado. Los muslos gruesos y los torsos de color amarillo. Las formas no muy pesadas y el cuer- po ancho y macizo. La piel y la carne son amarillas, y el huevo bastante coloreado de un pardo-rosado. Defectos salientes causantes de descalificación Véanse en los dibujos complementarios algunos defectos que en cada uno de ellos se señalan como restantes de mérito en los buenos ejemplares y anótense como defectos mayores, causantes de descalificación los siguientes: a) En todas las variedades de Plymouth Rock, el no tener el pico y tarsos de un amarillo intenso. b) El excesivo desarrollo de las crestas. c) Las orejillas blancas o con blanco en el rojo. d) La cola levantada en ángulo de más de 40o y el tener las caudales demasiado grandes, constituyendo el mayor defecto la cola de ardilla y la cola larga y baja o cola de látigo. e) Las patas poco separadas, tocándose una a otra. /) No tener el blanco purísimo, sin ni el menor vestigio de otros colores y el que las plumas amarilleen. Estos defectos son generales en todas las variedades de Plymouth, sólo que el defecto /) en las variedades no blancas, es el de presentar plumas o tintes de color distinto del que es propio de la variedad. Esas variedades son siete, a saber: Blanca, Leonada, Barrada, Armiñada, Gira y Perdiz, existiendo también la negra, pero no está standarizada todavía. En la variedad barrada o cuca las líneas o barras negras sobre el fondo blanco deben ser de igual anchura y bien paralelas unas a otras, así como uniformemente repartidas en la pluma, considerando defecto el que tengan dos o más plumas francamente negras en las secundarias del vuelo o en las rectrices o timoneras. En la variedad leonada este color es uniforme en todo el cuerpo, sin entonaciones más obscuras en ninguna pluma del cuerpo. En las Plymouth Gira-Blanca el gallo tiene DEFECTOS 1. — Cuerpo demasiado grueso o profundo en am- bos sexos. 2. — Dorso demasiado recto y oblongo. 3. — En el macho las grandes plumas caudales se mantienen separadas y se entremezclan con las rectrices. La cabeza del gallo es demasiado larga y basta y la cresta demasiado grande. La gallina tiene el dorso encurvado. 4. —El gallo tiene el cuello demasiado delgado y largo y la cabeza demasiado pequeña y fina en proporción con el cuerpo. La gaüina tiene las patas demasiado largas y el cuerpo demasiado corto, 5. — En gallo y gallina las patas mal colocadas, demasiado atrás, lo cual quita equilibrio al cuerpo. Dibujos de L. A. Stahmer (de Poultry Tiibunc) 34 MUND V O Ls PRECIOSO GRUPO DE PLYMOUTH ROCK BARRADA. {• V, (Dibujo de Sewell) la muceta o esclavina (cuello) blanco con lineas longitudinales negras sobre el blanco de cada pluma, lo que tiene también en las plumas caireles o lloronas que penden lateralmente de la silla. El dorso es blanco, las plumas caudales son negro-verdosas y el pecho, vientre, flancos y muslos negros. Las alas tienen el arco blanco plateado, con plumas cobijas negro verdoso formando como una faja o banda cuando el ala está plegada. Las plumas primarias del vuelo son negras bordeadas de blanco y las secundarias del vuelo también negras, excepto en su porción media inferior, que son blancas, pero terminándose en negro. En las gallinas Giras de Blanco, el color general es gris plateado, teniendo cada pluma fondo gris con líneas más obscuras dispuestas en rayas concéntricas. El cuello o muceta está cubierto de plumas obscuras bordeadas de un ribete gris claro, casi blanco. Las plumas cobijas de las alas son iguales que las de todo el resto del cuerpo, y las rectrices de la cola son negras. En la variedad armiñada, el plumaje es todo el blanco en gallo y gallina, pero en el gallo las plumas del cuello son lanceoladas de negro y la cola es negro-verdosa. En la gallina las plumas del cuello son negras bordeadas de Illanco. En la Plymouth perdiz, es de tonos negro-verdoso en pecho, vientre y muslos, el cuello' dorado, con lancetas o estrías en cada pluma, la cola es negra. En la gallina las plumas son como en la variedad gira, pero siendo el fondo de un pardo, llamado convencionalmente dorado. De la variedad negra no hay para qué decir que todo el cuerpo es de tal color. En cuanto a configuración general del cuerpo, hay las mismas taras y defectos en todas las variedades. Las más corrientes pueden verse en los diseños que completan el dibujo de la Plymouth Rock blanca perfecta, hábilmente representada por el dibujante y juez avícola L. A. Stahmer, que, con otro de Sewell, ilustra este ejercicio. ¿Cuánto tiempo pueden vivir y dar producto los gallos y las gallinas? He aquí una pregunta que no puede ser contestada de una vez: hay que descomponerla en dos y modificarla algún tanto para que sea contestable. Así tendríamos, pues: ¿Cuánto tiempo pueden vivir un gallo o una gallina ? ¿Durante cuántos años pueden dar productos que compensen lo que en ellos se gaste í Veamos lo que para contestarlas hay que considerar y tratemos de hallar respuesta a las dos preguntas. La vida normal en gallos y gallinas que hayan estado debidamente alimentados y sin que nada haya podido influir en el acortamiento de su. vida, es la de cuatro, cinco o seis años, pero pocos son. los individuos que alcanzan más edad. Hay familias o líneas en las cuales, si sus individuos no lian muerto jóvenes, no viven más de tres o cuatro años. Ello depende de numerosas causas entre las cuales no es la menos influyente las predisposiciones racial y familiar, no teniendo menor importancia el régimen de vida y el de alimentación a que hayan estado sometidas. Influye en ello la alimentación, la higiene del gallinero, el clima, el ambiente, el no haber padecido enfermedades, etcétera, etc. En Granja Paraíso de Arenys de Mar, en diciembre próximo pasado, apareció muerto una mañana un gallo castellano, muy sano, al parecer, el día antes. Había nacido en primavera del año 1927, tenía casi 8 años y medio, y en toda la temporada de crías del 1935, último de su vida, aún prestó servicio activo tenido con cuatro gallinas. Casi todos los huevos resultaron siempre fértiles, los polluelos se criaron robustos, y sus hijos machos y hembras son tan hermosos como los que del mismo gallo se obtuvieron cuando tenía dos, tres o cuatro años. Ese gallo en cuestión, desde la edad de un año vivió sin cresta y tal vez a ello se debió su potencialidad durante tantos años. A la edad de un año figuró en la Exposición Internacional de París del año de 1928 en la que fué agraciado con Primer premio, pero a consecuencia de la baja temperatura reinante en los días del mes de febrero, en que se celebró la Exposición (18° bajo cero), se le heló la cresta, que se le fué secando y acabó por caérsele quedando el animal casi sin cresta. No estuvo nunca enfermo, soportó las mudas de todos los años, muchas de ellas enjaulado, pero en 1935 no pudo con ella y pereció. Practicada la autopsia, no fué posible descubrir la causa de la muerte; el gallo había muerto... de viejo. Alguno de sus hijos tiene ya cinco años y aún presta servicio; veremos hasta dónde llegan. Gallinas de más de cuatro o cinco años no las hemos visto, porque después del tercer año de postura, cualquiera se guarda las gallinas, pero recordamos de un caso de longevidad muy señalado y digno de que del mismo se haga memoria, pues, por diversos conceptos, es una gloria de la Avicultura española. Se trata de "La Pequeña", la famosa Gallina vulgaris de don Benjamín Conde, de Zaragoza, que vivió siete años, y aunque muy pocos, todavía dió algunos huevos su sexto año de postura. Véase su ficha o su hoja de servicios, entre los cuales descuella su postura o record de 317 huevos registrado entre su segundo y su tercer año de puesta (del 19 de mayo de 1912 al 20 de mayo de 1913). En los seis años de dar huevos no sólo pudo pagar lo que gastó, sino que dejó siempre beneficios. Su muerte acaeció en 1917, año en el que sólo dió alguno que otro huevo y murió de muerte natural, de pura vejez, después de haber dado 1.010 huevos rigurosamente controlados sin nidal registrador, por el hecho de que. durante toda su vida esa original gallina constituyó iodo el gallinero de don Benjamín Conde, que la tenía en su casa como quien tiene un perrito. Era su albergue nocturno y su aseladero, un cajoncito con paja que se le tenía dispuesto en la cocina. "La Pequeña" dió 18 veces dos huevos en veinticuatro horas, y por 8 veces dió hasta tres en el mismo período, si bien siempre el segundo y el tercer huevos los daba sin cáscara. 36 MUNDO V O Ls Hasta el año de 1913 el record mundial lo tenía la Bcllc of Jersey (La bella de Jersey), gallina Leghorn norteamericana que en un período de doce meses había dado 246 huevos, cosa que en aquellos tiempos se dió como extraordinaria. En 1913 ese record fué batido, en América, por otra Leghorn que dió 259, pero a ésta aquel mismo año la superó en Francia «na Bresse negra con 316 huevos a la que se proclamó Campeona Mundial, pero a ésta en el período 1912-1913 aun la aventajó "La Pequeña" española, que- dió 317. Así como de las otras se habló mucho, de la gallina prodigio española sólo se supo en España y aun se habló muy poco de ella. Sólo nuestra Avicultura Práctica le rindió los honores que le correspondían. Hoy los grandes records son de 340 a 357 huevos en doce meses, pero si las gallinas que dan esas grandes posturas no viven lo que "La Pequeña", no sirven para lo que se trata de contestar. Entre las particularidades de esta original gallina, de gran fecundidad y ejemplo de longevidad, figura la de que varias veces incubó y sacó bien los pollos que se le confiaron, pero siempre a base de huevos de otras gallinas, pues "La Pequeña" no sólo 110 tuvo nunca contacto con gallo, por estar sola en la casa, sino que, cuando a título de prueba, se le llevó alguno, lo rechacó siempre Es muy posible que entre nuestros lectores los haya sabedores de casos de longevidad en gallos y en gallinas y que los hayan podido ver alcanzándoles la vida a diez o más años (pocos más), pero en general creemos que la duración de la vida normal de un gallo o de una gallina, a los que no se les haya agotado exigiéndoles mayores actividades que las que por su naturaleza podían tener, bien puede fijarse en cinco o seis años. Los que viven más pueden darse como verdaderos casos de longevidad. En cuanto a la segunda pregunta, ¿durante cuántos años pueden dar producto que compense lo que en gallos y gallinas se gastó?, hay que dividir también la respuesta en dos, una para los gallos y otra para las gallinas. El producto de los gallos está en dos cosas: su carne, cuando jóvenes, y en sus hijos e hijas cuando, adultos, son dados a la reproducción. En cuanto a lo primero, cuando el pollo tiene más de un año de edad, pierde valor porque sus carnes se ponen coriáceas y el consumo quiere pollería tierna. Hasta los siete u ocho meses acumula carnes y, por lo tanto, gana en peso, pero después ya no, así es que, en cuanto a carnes, el pollo da producto todo lo más esos siete u ocho meses y después de este tiempo, avanzando en edad, tiene menos valor, ¡mes no aumenta de peso y no paga lo que come. En lo que afecta al segundo punto, es decir, a su producción en crías, su valor, en relación con su edad depende de sus actividades y de su potencia a partir del segundo año de servicios. Si en el tercero y aun en el cuarto año de su vida el gallo no sólo cubre bien, sino que, de los huevos por él fecundados se saca una buena proporción de nacimientos y los polluelos se crían sanos y vigorosos, claro está que no sólo paga lo que come sino que deja beneficios. No siendo así, puede desecharse en cuanto así en los huevos como en el vigor de las crías se aprecian cosas claramente atribuibles a decadencia de la potencialidad del gallo. Ésta variará, naturalmente, no sólo por las mismas causas que influyen en la fecundidad de las gallinas, sí que también según el trabajo sexual que haya desplegado en los años de vida activa. Gallo tenido con pocas gallinas se agota menos que cuando tiene que servir a muchas y, por lo tanto, aquí no cabe precisar a qué edad deja de producir. En las gallinas ya la contestación puede darse más fácilmente, cuando menos, si su productividad se cifra en la puesta de huevos para el consumo. En efecto; sabido lo que cuesta la manutención de una gallina y calculado la parte que le corresponde en los gastos generales de la explotación, así como el precio medio anual de los huevos en el mercado en que suelen venderse, el animal paga lo que come en tanto da huevos suficientes para que, con lo que por su venta se obtiene, cubra dichos gastos. En España, en el año de 1936, necesita dar, por lo bajo, 120 huevos, si se tiene en gallinero de clausura, y de 80 a 90 si está libre en pleno campo, y como después del tercer año de postura y salvo casos excepcionales, no son muchas las gallinas que los dan en tales números, no creemos que sea aventurado fijar en cuatro años, como máximo, el tiempo que una gallina buena pueda dar productos que compensen lo que en ella se gaste. Téngase bien presente que el período en que las gallinas dan más huevos es el de los doce meses siguientes a la postura del primer huevo. Sí en el caso de "La Pequeña" fué en su tercer año de postura cuando más huevos dió, fácil es ver en su hoja de postura que en el FICHA. U HOJA DE SERVICIOS DE «LA PEQUEÑA» Puesta total en seis años y medio 1010 huevos. — 84 docenas Nacida el 30 agosto 1910. Empezó a poner a los cuatro meses y medio. Murió de vieja en 1017 sin haber dado en dicho año ni un huevo. La columna D indica los días que descansó en cada serie de huevos del mes. C indica los meses en que estuvo clueca y P aquellos en que condujo polluelos. MKSES Enero . Febrero. Marzo . Abril , Mayo . Junio Julio. . Agosto . Septiembre Octubre. Noviembre Diciembre Totales , Ulli 14 7. c. c. 3p. 27 28 16. c. 27 2. c. c. 130 1912 31 20. c. c. 2P3 28 30 28 29 31 21. c. 15 256 D. 191s 30 22 26 25 26 22 27 28 22 27 19 6 2k0 D. Del 19 mayo 1912 al 20 mayo 1913 dió 317 huevos 19u 8 28 31 23 27 26 19 7 170 1 0 2 1 2 3 1 1915 10 21 21 17 ¿ 23 28 5 125 1 i 2 3 i91g 1 23 20 c. c. P- 49 D. NOTA. — En los seis anos 18 veces dió dos huevos, en un mismo d¡a, y 8 veces puso tres huevos en 24 horas, el segundo y el tercero siempre sin cascara. primer año estuvo clueca cinco veces acompañando pollos un mes y en e! segundo año estuvo clueca tres veces y condujo polluelos otro mes, en tanto el tercer año ni incubó ni condujo polluelos y como no se había gastado en contacto con gallo, estaba en la plenitud de su vigor. Generalmente en el segundo año de postura ésta baja de un 20 por 100, en el tercero de un 30 a un 40 por 100, y en el cuarto de un 50 por 100; así, pues, gallina que en su primer año dió 200 huevos, posible es que guardada cuatro años no llegue a dar siquiera 100, no pagando su gasto, y si se guarda un año más origine pérdidas. Tanto en gallos como en gallinas cabe finalmente una observación y es la de que, si su producción se cifra en crías, puede haber grujios de reproductores que a los cuatro, cinco o seis años den todavía crías vigorosas, y si son animales de pedigrée o de historial, aunque las gallinas den pocos huevos y, por lo tanto, se les saquen pocas crías, si éstas pueden venderse a buenos precios o guardarse para sí, no sólo pa- gan lo que gastan sino que pueden dejar muy buenos beneficios o productos. En este punto cabe decir que cuando se tiene un buen gallo y buenas gallinas que juntos constituyan un excelente grupo de reproducción, y de ellos se vayan sacando buenas crías, conviene conservarlos hasta que de hijos suyos se saquen crías de igual valor, pero cuando ya se tienen de los hijos, preferible es no seguir manteniendo los viejos, porque utilizando crías de los jóvenes, hay mayor producción y éstas natural es que sean más vigorosas. Resumiendo puede decirse que en el terreno de la práctica y de la realidad, que la vida norma! en gallos y gallinas sanos y que no se hayan debilitado por haber sufrido enfermedades ni por un exceso de postura, ni por excesivo desgaste sexual, es la de unos cinco a seis años. En cuanto a producción, la cifra es muy variable. Si la producción se cifra en carnes, es sólo de unos siete a ocho meses, pero si es en crías y salvo casos de longevidad y potencialidad extraordinarios, puede ser la de tres a cuatro años. 38 MUNDO A V 1 C O L¿¡ CONSERVACIÓN CASERA DE HUEVOS Todo el mundo sabe que el frío a la temperatura de 0° conserva el huevo, porque no evaporándose los líquidos que contiene no da lugar a que en su interior quede espacio que pueda ocupar el aire que en el huevo penetra por los poros de su cascara. Sabido es que el vacío y la acción de ciertos gases han dado también aplicación industrial a la conservación de los huevos, y por desgracia bien sufre de esto España, por la gran cantidad de huevos conservados por este procedimiento, como por el de los frigoríficos, que del extranjero se nos envían. No son menos conocidos los métodos de conservación por la acción de ciertas grasas o de ciertas soluciones, entre las cuales sin duda figura en primera línea por su efectividad el de los umversalmente conocidos y de tanto empleo en España "Combinados Barral", pero aun hay otros procedimientos caseros a los que puede recurrir el avicultor que quiera almacenar huevos en tiempo de abundancia para venderlos'' a mejor precio en el de escasez. Entre estos métodos de conservación se recomiendan el del agua de cal y el del silicato de sodio. El agua de cal se prepara hirviendo primero el agua y, una vez fría ésta, meclando con ella cal viva, en proporción de 3 libras por 20 litros de agua. Cuando se emplea el silicato de sodio, se hierve el agua y, una vez fría, se le pone la sosa en proporción de una libra por 9 litros de agua. La conserva, en ambos sistemas, se disoone en tinajas o jarras de tierra barnizadas por dentro o en botes de cristal a razón de una cabida de 20 litros para 15 docenas de huevos. Una vez bien limpias las jarras o los botes, en ellas se van colocando los huevos y sobre ellos se vierte la solución hasta que el líquido los cubre, sobrepasándolos en unos 2 ó 3 centímetros. La solución debe estar bien hecha, para lo cual, si se emplea la cal, ésta debe estar ya bien apagada, y tanto empleando ésta como el silicato de sodio, la solución debe prepararse dos o tres días antes de poner los huevos en conserva, ha de removerse frecuentemente y desde la noche antes de empezarse la conserva debe dejársela en reposo. Las soluciones deben verterse sobre los huevos con todo cuidado. Después de lleno el recipiente (que debe ser de cuello tan ancho que permita ir metiendo bien el brazo para colocar cuidadosamente los huevos en el fondo del mismo) se cierra con tapón de corcho o con un lienzo y poniendo sobre éste un papel parafinado y atándole bien con un cordelillo. Ahora bien: sea cual fuere el método de conservación casera empleado, los huevos han de ser muy frescos (que no tengan más de Deludías). No deben tener la menor cascadura y han de estar bien limpios. Si alguno estuviere sucio, puede lavarse con agua tibia, secándolo bien después. Debe tenerse presente que en la conserva el huevo no mejora, sino que lo que hace es conservarse en el estado en que se ha puesto: así, pues, huevos viejos y huevos traqueteados en el transporte no pueden conservarse, a menos de dejar éstos algún tiempo en reposo, pues no estarían en buenas condiciones. Los huevos claros o in fértiles, es decir, los de gallinas que están sin gallos, se conservan mucho mejor que los de las que están en contacto con éstos. Otro de los requisitos que deben concurrir para que la conservación tenga lugar, es el de tenerse las jarras, tinajas o botes en local fresco y seco. Es también cosa buena removerlos una o dos veces cada mes, para que las yemas, por ser menos pesadas que las claras, no puedan adherirse a la membrana albuminifera, dando lugar a que, al emplearse el huevo, la yema se rompa o se deshaga. Para esto hay que ir con mucho más cuidado al romper el lluevo conservado que el huevo fresco, Los huevos tenidos en silicato de sodio o en agua de cal se conservan perfectamente durante cuatro o cinco meses, tiempo más que suficiente para llegarse a los meses de escasez, y pueden emplearse para usos culinarios y en pastelería, pero, como se comprende, nunca pueden compararse, ni por su sabor ni por sus cualidades, con el huevo fresco. LA AVICULTURA INTENSIVA EX UN CONVENTO DE PADRES CARTUJOS Cuando se habla y se escribe del espíritu retrógrado de las Ordenes Monásticas, no se sabe lo que se dice. Sin la ciencia de un fraile agustino, Fray Juan Gregorio Mendel, la Biología no habría llegado a donde está ni se hablaría de Genética. El progreso que los descubrimientos y las doctrinas mendelianas han determinado así en Agricultura y Floricultura, como en Ganadería, en Avicultura y en Cunilicul-tura y en tantas otras ramas de la producción rural es tan grande, que, ante él, se han de inclinar reverentes hasta los más exaltados en contra de las Órdenes religiosas. Del impulso que en otras ramas ha determinado la Ciencia que emana de las eminencias con que cuenta la Compañía de Jesús, no hay para qué hacer mención en España, patria de los Padres Cirera y Rudés. verdaderas lumbreras en el campo de la Astronomía, como lo son en el de la Histología y la Biología los Padres Pujiula, Barnala, Arbeláez, Amogurrita y tantos otros, glorias de la ciencia y de la Pedagogía patria. Hasta entre aquellas órdenes más estrechas, en las que sólo se quiere ver el espíritu de una vida contemplativa, con aislamiento del mundo, se revela en todos los países un ambiente ab-absolutamente acordes con el progreso moderno. Ello destruye en absoluto la vieja leyenda de que las Órdenes religiosas son obscurantistas y enemigas de todo progreso. En la modesta esfera de la Avicultura, saben ya los lectores de Mundo Avícola, la labor de los Trapenses canadienses que han llegado a ser creadores de una nueva raza de gallinas, a la que en nuestro número de octubre de 1935 dedicamos un interesante escrito. Ahora nos llegan noticias de una Cartuja italiana, la de Calci, en la provincia de Piza. En ella no sólo se hace Avicultura criando gallinas, como se crían habitualmente en todos los conventos del mundo para atender a las necesidades de sus moradores, sino que se hace a liase experimental con implantación de los últimos adelantos y estableciéndose los gallineros a régimen intensivo y de rigurosa selección, como puede verse en las ilustraciones que acompañan a este escrito. Véanse las bóvedas del Convento habilitadas como gallineros de selección y de experimentación, con sus nidales registradores hábilmente dispuestos para poderse hacer cómodamente la cosecha de los huevos, como los departamentos de crianza a base de calefactores eléctricos, de campana, y sin que falte ni el más pequeño detalle en la instalación. ' _ H '4. IT ^« J Departamento de criadoras a base de campanas radiadoras del calórico. Los Cartujos de Calci, como es natural, han adoptado la gallina Livornesa (Leghorn) y con su producción se disponen a propagarla y difundirla entre las clases campesinas de las cercanías del lugar contribuyendo de esta manera al aumento de la producción y al fomento .de la Avicultura campesina en la zona a que alcanza su radio de acción. La Cartuja de Calci, coopera activamente con los elementos oficiales encargados del fomento de la Avicultura en la provincia de Pisa, que tiende: i." A la distribución de gallitos de raza Leghorn blanca entre los campesinos, a los que en el presente año se les entregarán 500. 2.0 A la distribución de huevos para incubar, habiéndose fijado en 10.000 el número de los que se Ies darán en este año. Al objeto de acelerar el mejoramiento de la gallina común o campera con el cruzamiento absorbente de gallos Leghorn seleccionados, se estimula a los campesinos para que tomen par- 40 MUNDO Una galería habilitada como gallinero interior, para lotes reproductores. te en concursos de puesta que para ellos se organizan. A juicio del Director de la cátedra ambulante de la provincia de Pisa, Profesor Guillermo Mazzeti, la Sección Avícola de la Cartuja de Calci puede constituir un valioso elemento de divulgación de la moderna avicultura Galena de ponedoras y un poderoso auxilio en la distribución de esos gallitos y esos huevos de selección. Sirva esto de argumento para demostrar que, ahora, como siempre, lejos de oponerse al progreso, las Órdenes monásticas estuvieron siempre en él, si no lo promovieron por sí mismas. (Ilustraciones de Rivista di Avicultura.) LA GENERALIDAD DE CATALUÑA REGIONAL En la Granja-Escuela de Agricultura que la Generalidad de Cataluña sostiene en Caldas de Montbúy (Provincia de Barcelona) está en marcha un Concurso de puesta para gallinas de razas exclusivamente catalanas. Dicho concurso de puesta, que en realidad sólo alcanza a la raza del Prat leonada, pues si bien en la convocatoria se admitían también gallinas catalanas de otros tipos, de los veinte lotes concursantes 16 son de Prat leonada y todos ellos con siete gallinas en concurso y tres de repuesto, sumando en junto un total de unas 200 aves inscritas correspondientes a 20 gallineros, todos ellos de Cataluña. Con el mayor gusto nos ocuparíamos extensamente de este Concurso, no sólo para patentizar nuestra satisfacción al ver que el Gobierno de Cataluña lo patrocina, sí que también para dar satisfacción a aquellos de nuestros lectores interesados en el Concurso, pero se da el caso de que el Reglamento que rige en el mismo y las bases en que se fundamenta la apreciación del mérito de las gallinas son tan HA ORGANIZADO UN CONCURSO DE PUESTA opuestos a todo cuanto se ha establecido y rige en España y en el mundo entero en materia de Concursos de puesta, que su revelación podría dar lugar a que se creyera que en Cataluña se ignora lo que son y cómo deben reglamentarse dichos Concursos y, por lo tanto, creemos más prudente guardar silencio, respetando el criterio de sus organizadores, y reservar nuestra opinión para cuando sea dable apreciar ios resultados del Concurso y los efectos de las originalidades y de las innovaciones que en el mismo se aprecian, tanto en la unidad de medida para el puntaje de los huevos, como en el régimen alimenticio y en la apreciación del mérito de las aves concursantes. A tenor de los datos que se nos faciliten iremos dando, sin embargo, cuenta de la marrha dej. Concurso y, al finalizar, su resultado, lamentando que por el momento no podamos hacer otra cosa que ensalzar la buena voluntad de los elementos directores del Concurso y de los concursantes y agradecer a la Generalidad de Cataluña que lo haya patrocinado. De un botiquín recomendable al avicultor Notables efectos profilácticos y curativos del "CllINOSOL" El Chinosol (léase Q-uinosot), es un producto que se vende en tabletas de 2 y de 3 gramos constituyéndolas un desinfectante a base de qniiwlina de poderosa acción germicida y sin influencias tóxicas. El profesor Wehner, del Instituto Avícola alemán de Mittelfranken, en Erlangen, publicó hace algún tiempo un interesante escrito ensalzando las virtudes del Chinosoi, en el que llega a decir que al avicultor le hace las veces de botiquín, porque puede darle múltiples aplicaciones. Afirma el Dr. Wehner que la acción bactericida del Chinosoi se manifiesta hasta en fuertes diluciones, lo cual hace que su empleo se mantenga en límites tolerables. Agrega el autor que se han realizado trabajos demostrativos de que su acción desinfectante tiene influencia excitante sobre la economía de las substancias nitrogenadas que se manifiesta en la modificación del metabolismo, de modo que el organismo debilitado por enfermedad resulta además en cierto grado tonificado. Esta múltiple acción — dice Wehner — permite dar al Chinosoi muchísimas aplicaciones y en demostración de ello relata sus experiencias en su gallinero y en otros en los que ha podido comprobar los mismos resultados. Efectos del Chinosol en las incubaciones Dice el Dr. Wehner que él trabaja con dos incubadoras de 3.000 huevos, una de ellas Buckeye, y otra de 1.800 huevos marca Haase y que en los tres últimos días, dos veces al día pulveriza los huevos con una solución de Chinosol al 1 por 1.000, en agua hervida y enfriada a 5° centígrados, y que el día del nacimiento sigue aún pulverizando. Afirma, que así obtiene mayor proporción de nacimientos, que no se percibe el olor desagradable que se produce en las incubadoras cuando nacen los polluelos y que se evita la formación de mohos en las junturas de la madera. Después de los nacimientos lava los cajones y bandejas de incubación con la solución Chinosol al 1 por 5.000 y que desde que procede así ha notado que. las incubaciones le van muy bien. Efectos en la crianza El Dr. Wehner emplea el Chinosol al 1 por 5.000 en el agua que se da a beber a los polluelos, y asegura que éstos van con ello muy bien, pues además de desinfectar los intestinos por su acción bactericida, evita que pueda haber contagio por el agua. Efectos en las diarreas Advierte el Dr. Wehner que la diarrea de los polluelos no debe atribuirse siempre al bacillus pullormn (diarrea blanca) y, por lo tanto, no se refiere a esta infección, sino a la diarrea que pueden producir otros bacilos, los parásitos y las malas digestiones. Dice que la mentada solución de Chinosol tiene en esas diarreas una acción curativa segura, ya que se opone al desarrollo bacterial y además tiene algo de efectos astringentes. Dice que el suministro de carbón animal (1) mezclado con el Chinosol (el Chinocarbón) produce la inmediata detención de las diarreas, y que la combinación del Chinocarbón con el suministro de agua chinosolada produce milagros. Efectos en la coccidiosis En las polladas que van ya sobre el terreno y en las pollitas jóvenes, sabido es las bajas que causa la coccidiosis, ese mal parasitario cuyos gérmenes están en los coccídios que viven en la tierra y cuyas esporas son ingeridas por aquéllos, reproduciéndose en el intestino de las aves (1) Éste se obtiene de los huesos y otras substancias animales y se encuentra en el comercio. (Af. de ht R.) 42 M UNDO V 0 en cuyas deyecciones está el vehículo de difusión del mal. El Dr. Wehner asegura que también con el empleo del Chinosol cabe obtener buenos resultados, si bien no basta el que puede darse con el agua, debiendo recurrirse a otros medios en atención a las vías de infección y a las singulares circunstancias de la enfermedad. Refiérese el autor, al hecho ya. consignado varias veces en Mundo Avícola de que las esporas de los coccidíos al ser expulsadas con los excrementos, para que se transformen en larvas necesitan estar al aire libre de 24 a 48 horas y, por lo tanto, no pasan a ser dañinos hasta después de las 24 horas de expulsados. Recogiendo todos los días los excrementos y desinfectando concienzudamente con Chino-sol, se pueden evitar pues nuevas infecciones, y como quiera que el período de incubación, es decir, el tiempo que transcurre entre el contagio y la manifestación de la enfermedad es de 7 días, resulta que, a los 10 días de empezado el tratamiento no pueden presentarse ya apenas nuevos casos, porque la desinfección diaria de los gallineros y de las polleras excluye y extermina el agente contaminador. Cuando la epizootia se inicia — dice Wehner — ha)' que secuestrar todos los individuos coccidiosos y mejor es sacrificarlos y destruirlos por el fuego. Para que la desinfección resulte segura es necesario clausurar los animales sanos durante 12 ó 14 horas en local bien desinfectado con Chinosol y darles sólo agua chinosolada al 1 por 5.000, lo cual no sólo obra internamente, sino que mata también los cocci-dios que puedan estar aún adheridos al pico de los animales o en su boca, además de que evita la propagación. Efectos en los catarros, en los casos de moquillo o coriza contagiosa, en la difteria y la viruela Por desgracia, hasta en los gallineros mejor atendidos, los catarros y la presentación de la coriza contagiosa o moquillo casi nunca pueden evitarse. En todos estos casos el Dr. Wehner asegura que el empleo del Chinosol es de excelentes resultados, no sólo usado en pulverizaciones, sí que también dándolo en el agua de bebida. Afirma dicho autor que está generalizándose grandemente en Alemania el siguiente tratamiento. Recordaremos antes de exponerlo el cuadro de esos catarros que mantienen a las aves con el pico abierto por dificultárseles la respilhAp y sus continuos estornudos, ese chic tan carae-' terístico e inconfundible. En la coriza, aquel hedor que se percibe al entrar en un gallinero infectado, las mucosidades pestilentes que manan de las fosas nasales de las aves atacadas y muchas veces la hinchazón de la cara y la inflamación de los ojos. En la difteria y la viruela sus placas o sus pústulas características. El tratamiento a que se refiere Wehner consiste : a) Con pulveriador de los utilizados para el conocido "Flit" y llenándolo de una solución de Chinosol al 3 por 1.000 en agua calentada a 5o centígrados, pulverizar bien en todo el local, los ponederos, los aseladeros y paredes, y luego, en la noche, cuando las aves están ya descansando, tomarlas una por una y aplicarles también la pulverización sobre el cuerpo y especialmente sobre la cabeza, para que el medicamento les penetre por el pico y boca y aun alcance a los ojos. A los pocos días ya no hay catarros. b) Cuando se trata de la coriza contagiosa, y aún de la difteria y la viruela, además de lo dicho, debe emplearse el Chinosol al 1 por 2.000, siempre en agua a 50 centígrados y con él se lavan bien los ojos, a los que se puede apjicar luego un poco de vaselina chinosolada. A las fosas nasales, después de bien exprimidas con bolitas de algodón, se les aplica la solución al 3 por 1.000 y con ella se lavan bien aquéllas, la boca y la garganta si es preciso, introduciéndose en las fosas nasales unas gotas de la solución con una perita de goma o una jeringuilla, o bien, con un palillo, un poco de vaselina chinosolada con dicha solución. Esta última reblandece las costras que suelen formarse y acelera la curación. Si se tratara de viruela, el lavado debe alcanzar a la cresta, barbillas, cara y demás partes afectadas por la erupción. Efectos en las heridas y tumores En los casos de heridas, el Chinosol en solución concentrada (1 por 500) las cicatriza rápidamente, contiene las hemorragias y evita la supuración. En los casos de prolapso (salida del oviducto o de la cloaca) el lavado de la parte salida evita su inflamación. Los tumores de las patas, a las que muchas veces se atribuye origen gotoso, y que son frecuentes, tratados con Chinosol se resuelven tam- MUNDO A V I O L bien fácilmente. La costra del tumor se raspa uti poco, sin producirse sangre, y sobre él se aplica una tableta de Chinosol, después de machacarla bien, sujetándosela con esparadrapo o con un pequeño vendaje. Efectos preventivos En general, hasta para epizootias como el cólera, la septicemia, la peste aviar, la pulmonía infecciosa, etc., etc., el Chinosol obra como preventivo, empleándolo en pulverizaciones y en. solución acuosa al i por 2.000. Preparación y empleo del Chinosol El Chinosol se expende en tubos de cristal que contienen 10 tabletas de 1 gramo cada uno, valiendo 5*20 el tubo, y también en cajas de 30 tabletas, pesando cada una 3 gramos, siendo, su precio el de pesetas 30*40. Las tabletas se trocean bien con un cuchillito o con unas tijeras. Las tabletas del tubo llevan una ranura en su parte central, que permite dividirlas en dos trozos de o'so gr. cada uno y las de la caja llevan tres ranuras que permiten hacer tres trozos de 1 gr. cada uno. Para desinfecciones. — Para simples desinfecciones generales o locales, la solución es de 1 por 2.000 (1 tableta en 2 litros de agua, o bien media tableta de 1 gramo en un litro de agua hervida y luego dejada enfriar hasta los 50 centígrados si es para desinfecciones locales). Para el lavado y desinfección de las incubadoras puede emplearse en solución al 1 por 5.000

Artículo publicado en SELECCIONES AVICOLAS Nº000, sección de Archivo Historico

Año XV. Núm. 171 Marzo 1936 GRABADO EN PORTADA: EN LA ESTACION AVICOLA EXPERIMENTAL DEL MARYLAND (ESTADOS UNIDOS). UN GALLINERO CON FRENTE COMPLETAMENTE ABIERTO. VI CONGRESO Y EXPOSICION MUNDIALES DE AVICULTURA . . 50 CURSILLO DE AVICULTURA PRACTICA EN DOCE LECCIONES, EL GALLINERO MODERNO, por el Prof. S. Castellò. (Tercera lección)................... 54 EJERCICIOS PARA LA APRECIACION DE LA BELLEZA EN LAS RAZAS DE "STANDARD" O PATRON BIEN DEFINIDO, RAZA OKP1NGTON BLANCA.............. 61 DE INCUBACION ARTIFICIAL, por Gallo Amigo....... 63 LA AVICULTURA ITALIANA ANTE LAS SANCIONES..... 65 SECCION DE CONSULTAS............... 66 . LEYENDO REVISTAS................. 67 MONOGRAFIA DEL CONEJO GIGANTE DE FLANDES. . . , . . 68 MUNDO AVÍCOLA es Revista mensual ilustrada de Información y cultura avícola, continuación de «La Avicultura l'iáclica». que comenzó a publicarte en 1897. y por lo tanto, es la más antigua de cuantas en su especialidad ven la luz en lengua castellana. La puhli-ca la Escuela Oficial y Superior Española de Avicultura de Arenys de Mar (Barcelona), hajo la Dirección del Profesor Salvador Castelló. — Es portavoz del progreso avícola moderno y eco, en lengua castellana, de Sos trabajos y actividades de la Asociación Mundial de Avicultura Científica, iniciadora y mantenedora de los Congresos Mundiales de Avicultura.—Suscripción anual: Para España y Américas 10 pesetas, y 12 para otros países. De! VI Congreso y Exposición Mundiales de Avicultura Leipzig - Berlín Programa definitivo e información general .timado y hecho público el Pro- grama definitivo de todos los actos, excursiones y viajes que van a tener lugar en Alemania con motivo de celebrarse en Leipzig el VI Congreso y Exposición Mundiales de Avicultura organizado por la Asociación Mundial de Avicultura Científica bajo los auspicios del Reich, nos complacemos a darlo a conocer íntegramente a nuestros lectores, no sólo para informarle de ello, si que también para que aquellos que se interesen en asistir a esas grandiosas manifestaciones del progreso, avícola universal sepan a qué atenerse en la preparación de su viaje a Alemania. Programa oficial para los días 24 julio al 2 agosto 1936 Día 24. Mañana. — Solemne apertura oficial del Congreso en el Gran Teatro de Leipzig, bajo la presidencia del Ministro de Agricultura. Tarde. — Inauguración de la Expopsición Universal de Avicultura y Cuniculicultura en el Palacio de la Feria de Leipzig. Día 25. Mañana. ■— Sesiones del Congreso en el Palacio de la Biblioteca de Alemania. Tarde. — Recorrido de la ciudad en autocar y visita al Gran Monumento de la Batalla de las Naciones. Día 26. Domingo. — Por ser día festivo no se celebrarán Sesiones del Congreso ni habrá programa oficial, pero los señores congresistas podrán hacer una de las dos excursiones siguientes a precios reducidísimos: Excursión A. — A Dresde, pasando por Moissen, donde se visitará su famoso Castillo y posiblemente su Fábrica de porcelana. En Dresde, ciudad de arte y famosa por sus jardines, se recorrerá la ciudad en autocar, se visitará la Exposición de Horticultura y Jardinería y en la tarde se regresará a Leipzig vía Pinna, y la Fortaleza de Kónnigstein, pasándose por Schandou y Elbe. Con algún descanso en bello lugar de la Suiza sajona, se llegará a Leipzig por la noche. Excursión B. — Sólo de la tarde, al "Mithl-.tal", pasando por Eisenberg-Klosterlausnitz. Los interesados en tomar parte en una de estas excursiones deberán dirigirse a la Agencia de viajes "Reisebüro Messamt",'de Leipzig. Día 27. Mañana. — Sesión plenaria del Congreso y reunión de Secciones. Para las personas que no tomen parte en las labores del Congreso se tendrá dispuesta una visita colectiva al Museo Grassi y a la Escuela de Artes y Oficios, y al notable Museo Etnográfico. Tarde. —- Excursión de estudio al Instituto Avícola del Estado en Schlobachsof, donde se trabaja a base de incubadoras de 22.000 huevos y se cultivan las razas Leghorn, Rhode Island y Sussex. Se visitará además otra grandiosa granja avícola industrial. Día 28. Mañana. — Reunión de las Secciones del Congreso y Sesión plenaria. Para los no concurrentes a las mismas, visita colectiva al Jardín Zoológico y al Zoo de los niños. Tarde. — Demostraciones prácticas sobre Avicultura y Cuniculicultura a cargo de la "Unión alemana de criadores de animales de corral" y venta en pública subasta de animales que tomen parte en la Exposición. Los que en esto no se interesen, tendrán oportunidad de hacer una excursión a Kriebsteín, vía Rochlit-zer Berg y Waldhein con paseo en vaporcito por el lago. Día 29. — Durante todo el día los congresistas serán huéspedes de honor del Gobierno MUNDO A V ! C O 'L alemán, que en tren especial les llevará a Berlín, donde tendrá lugar una recepción en el Ministerio de Agricultura y un banquete, haciéndose un recorrido en autocar por la ciudad y visitándose, además de algunos de sus grandes palacios, algunas granjas avícolas cercanas a Berlín. En la noche se regresará en tren especial a Leipzig. Día 30. Mañana. — Reunión de las Secciones y Sesión plenaria. Para los que 110 concurran a ellas, excursión a la colonia Leipzig-Meusdorf, creada con el objeto de volver a la vida del campo a los obreros industriales. Tarde. — Excursión de estudio a la ciudad de Hall-Cróllwitz para visitar el Instituto y Escuela de Avicultura y Cuniculicultura, y el Jardín de anímales domésticos, en el que hay una notable instalación para la crianza y explotación del Conejo Angora. Día 31. Mañana. — Sesión plenaria de Clausura del Congreso y elección del lugar en que podrá ser celebrado el VII Congreso en 1939. Tarde. — Visita de un establecimiento de avicultura en las cercanías de Leipzig. Noche. — Fiesta ofrecida por la Ciudad de Leipzig a los congresistas, en los Jardines del Parque Zoológico. Día i.° agosto. •—■ Segundo viaje a Berlín para los congresistas que se inscriban (de su cuenta), para asistir a la inauguración de las Olimpiadas, para lo cual habrán de prevenirse con tiempo, formulando la inscripción en la "Verkehrsbüro (agencia de viajes de Messant Leipzig). Nota. — Para los congresistas que tomen parte en el viaje organizado por Mundo Avícola y al cuidado de la ''International Express", de Barcelona, esta agencia cuidará de tal inscripción, así como de sus localidades en el Stand Olímpico para asistir a la inauguración. En la noche regreso a Leipzig. Para los que no hayan ido a Berlín estarán dispuestas varias excursiones juera de programa, para las cuales tendrá abierta la inscripción la citada agencia "Verkehrsbüro", de Massamt Leipzig. Excursión A. — Circuito de Turingia, con visita a las poblaciones de Jena, Weimar, Eisenach (Wartburg), Ilmenau y Oberhof. Excursión B. — Circuito de Turingia, con visita a las poblaciones de Mühltal, Lauchten-burg, Kahlta, Schwarztal, Schawarzburg, Katzhütte y Saalfeld (Gruta de las hadas). Excursión C. — Circuito de Spreewald, vía Torgan, Lübbenau y Burg, con paseo en canoas y visita a "Goldene Aue" y a Wittenberg, residencia que fué de Lutero, y a su universidad, con regreso a Leipzig en la noche. Excursiones D y E. — Sólo en la tarde. D. — Al Mühltal (Eisenberg y Klosterlausnitz). E. —• Al Barraje de Kriebstein. Día 2. Mañana. — A libre disposición de los congresistas que todavía permanezcan en Leipzig, para llevar a cabo el viaje post-Congreso. Tarde. — La Agencia "Verkehrsbüro" dispondrá una última excursión, de inscripción voluntaria, con visita de las poblaciones de Naumburg y su famosa Catedral, y Freibourg (famosa por sus viñedos al borde del Saale y del Unstrut) visitándose también el Castillo de Saaleck y la "Rudelsburg". Noche. — Clausura de la Exposición. Otros actos Además de los actos anunciados ya fijamente en este programa, el Ministerio de Agricultura y la Municipalidad de Leipzig, preparan otros en homenaje y agasajo a los congresistas, tales como recepciones, conciertos, funciones de teatro, fiestas especiales en obsequio a las señoras de los congresistas etc. etc., cuyo programa no se conocerá hasta última hora. Programa, e Itinerario del viaje Post-Congreso Para tomar parte en este viaje, de duración 10 días el precio ha sido fijado en 192 Reich Marcos (unas 575 pesetas) con billete de 2." clase en los trenes, y de 1.a en los trayectos de navegación fluvial, estando comprendidos en el precio los alojamientos en buenos hoteles, comidas, propinas, etc. etc., excepto las bebidas. Para tomar parte en el viaje los interesados una vez inscritos como congresistas, en la forma que más adelante precisaremos, deben dirigirse a la Secretaría del Congreso (General Sekretariat. — VI. Weltgeflügel Kongress. — Vosstrasse 17. — Berlín W. 9) solicitando se les reserve plaza. Los que se inscriban para tomar parte en los viajes colectivos económicos en autocar o en ferrocarril, organizados por Mundo Avícola bajo los cuidados de la "International Express", de Barcelona, no tienen para qué preocuparse de nada, pues el grupo español rea- 52 M U A' U U [izará el viaje post-Congreso siguiendo el itinerario del oficial y visitando los mismos lugares, sin tenerse que inscribir como participantes en aquél, cuyo programa e itinerario son los siguientes: Día 3 agosto. — Salida de Leipzig en tren especial, para Nuremberg, antigua ciudad de los Gremios y de 420.000 habitantes, situada sobre el canal Mein y Danubio, donde los congresistas serán recibidos y obsequiados por la ciudad en el Castillo Imperial, visitándose los campos de "Reichsparteitage" y una Granja avícola, así como lo más notable de la ciudad, pernoctándose en ella. Día 4. — Continuación del viaje hacia Munich, ciudad de 736.000 habitantes y capital del movimiento nacional-socialista, a donde se llegará a media mañana. Después del almuerzo se comenzará la visita a la ciudad y en la noche se asistirá a alguna fiesta o función teatral organizada en obsequio a los congresistas. Día 5. — Desde Munich excursión en autocar a Erding para visitar el Instituto Regional de Avicultura de la Alta Baviera fundado en 1905. En la noche, función teatral en Munich. Día ó. — Desde Munich, excursión a Gar-misch-Pártenkische, lugar de las Olimpiadas de invierno, y desde este lugar, ascensión voluntaria al monte Zugtpitze hasta la altura de 3.000 metros, o paseos por los lagos Rieseer o Eibsee. En la noche regreso a Munich. Día 7. — Salida de Munich para Stuttgart y en la tarde continuación del viaje para pernoctar en Heidelberg. En Stuttgart será visitada la ciudad, y se hará excursión a Hohenheim para visitar su Universidad Agrícola, su Instituto Regional de Avicultura y su Castillo, almorzándose en Hohenheim y regresándose en la tarde a Stuttgart, para proseguir seguidamente el viaje, con el olí jeto de pernoctar en Heidelberg. Día 8. — En Heidelberg, en la mañana recorrido de la ciudad en autocar; visita del Castillo y paseo hacia Weinheim, población situada sobre la ruta de las montañas, y luego, por la nueva autopista del Reich, llegada a Darmstadt, antigua residencia de las Hesse, donde se almorzará. En la tarde, sin regresar a Stuttgart, continuación del viaje hacia Francfort sobre el Mein, donde los congresistas serán obsequiados con un banquete, pernoctando en la ciudad. Día p. — Continuación del viaje en dirección a Rüdesheim, país de los famosos vinos del Rhin, desde donde se irá a visitar el Monu- mentó Nacional del Niederwald y el Castillo de caza del mismo nombre. En la tarde se visitará una gran destilería y se continuará el viaje en vaporcito por el Rhin con el objeto de pasar revista a los numerosos y antiguos castillos de sus riberas y admirar las bellezas naturales de las mismas, llegándose por la noche a Coblenza. Día 10. — En la mañana, después de visitarse el famoso Monumento al Emperador Guillermo I proseguirá el viaje a Colonia para visitar la ciudad y su famosa Catedral, siguiéndose el viaje para pernoctar en Dusseldorf, final del viaje. Día 11 y última jornada. — La estancia en Düsseldorf permitirá a los congresistas ir a Krefeld-Grosshiittenhof, en autocar, para visitar su Instituto y Granja avícola Experimental, y el Concurso de Puesta Nacional. En la tarde, se visitará una Granja avícola en Garath. Al regresarse a Düsseldorf, el Ayuntamiento de la ciudad obsequiará a los congresistas con una fiesta de noche en una de las grandes terrazas del Rhin, con la que se pondrá fin al viaje. Notas generales e importantes Para asistir a todos los actos y excursiones precisados, tanto en los del Congreso, como en los del viaje oficial por Alemania, es necesario haberse inscrito en calidad de congresista abonando la cuota de 16 Reich Marks si la inscripción se formula por carta a la Secretaría General del Congreso (Vosstrass 17, Berlín W. 9), antes del 30 de junio, y de 20 R. M. si se formula después de dicha fecha. Los miembros de la Asociación Mundial de Avicultura Científica gozan de un 10 % de descuento en dichas cuotas. Las señoras y las señoritas que acompañen a los congresistas satisfarán las cuotas reducidas de 8 R. M., si son inscritas antes del 30 de junio y de 12 R. M, si se inscriben después,' gozando de iguales derechos que los caballeros, a excepción del de recibir el Libro del Congreso y las demás publicaciones relacionadas con el mismo. Los congresistas gozarán de pase o libre entrada en la Exposición Mundial de Avicultura de Leipzig. Los congresistas extranjeros, provistos de un Carnet de billetes "Mer", que expende la Compañía Ccníropa gozarán de un descuento de 60 % sobre las tarifas de los ferrocarriles en M UNDO V 1 C O L Mapa de Alemania con indicaciones de las ciudades que serán visitadas en el viaje oticial post-Congreso todas las compañías alemanas, incluso viajando en trenes rápidos y expresos. Al entenderse con la Agencia de viajes cuyos servicios se quieran utilizar, será preciso hacerle presente tal concesión para que la tenga en cuenta y cuide de procurarse el carnet "Mer" necesario para obtener la rebaja. Viajes colectivos y económicos organizados por "Mundo Avícola" y al cuidado de la Agencia "International Express", de Barcelona Como se dijo en números anteriores, y especialmente en el de febrero, Mundo Avícola promueve un viaje colectivo en autocar con salida de Barcelona y regreso a la misma, en condiciones económicas y a un precio alzado, con alojamiento en hoteles de primera categoría y siguiéndose en todas sus partes y números el Programa del viaje oficial post-Congreso que •acabamos de dar a conocer. Los interesados en conocer al detalle el itinerario de este viaje, así como su precio y condiciones, desde este momento pueden dirigirse a la Dirección del periódico, sin que ello implique el menor compromiso hasta fines de abril, momento en el cual podrá resolverse si el interesado formula o no formula la inscripción. Después del 31 de mayo no podrán admitirse más inscripciones. Los participantes en ese viaje no tendrán que ocuparse de nada, pues en su precio estarán comprendidos todos los gastos desde la salida de Barcelona hasta su regreso a esa ciudad, estancia completa en Alemania, recorrido del país, excursiones y localidades para la asistencia o la inauguración de las Olimpiadas de Berlín, todo por el precio máximo de 1.550 péselas. Los que prefieran hacer los viajes en ferrocarril, pueden también dirigirse a la Dirección del periódico, que les facilitará un plan y precio del viaje en tales condiciones. Uno de los autocars de turismo en que se liará el viaje de españoles a Alemania organizado por Mundo Avícola. PARA LOS QUE QUIEREN APRENDER Cursillo de Avicultura práctica en doce lecciones DEDICADO A LOS SUSCRIPTORES DÉ «MUNDO AVÍCOLA» AUN PRINCIPIANTES por el Prof. SALVADOR CASTEI LO CARRERAS LECCIÓN III EL GALLINERO MODERNO, SUS REQUISITOS, CONDICIONES, CONSTRUCCIÓN Y CLASES #f >-C^liASDO del gallinero se hablaba en rf^W^^ el siglo pasado, muchos se volvían locos porque, por aquello de que "cada maestrillo tiene su librillo", en cada libro que se hojeaba se veía un tipo distinto. Hoy en día esto ya no ocurre porque se puede decir que no hay más que un tipo, variable en dimensiones, pero siempre sujeto a las mismas liases. Ese tipo puede verse en todas las ilustraciones que se intercalan, porque me parece que poniéndolo así a la vista de nuestros lectores formarán mejor concepto que describiéndoselo y sin ilustraciones. Requisitos. — El gallinero siglo xx ha de reunir tres requisitos que le son del todo indispensables. Ha de estar bien orientado para que el sol bañe su interior las más horas posibles durante el día; ha de tener una cabida proporcional al número de gallinas que en él deban alojarse, y ha de estar en plenas condiciones de salubridad obtenidas por una buena ventilación y la ausencia absoluta de humedades. Orientación. — La orientación más adecuada es la del mediodía en nuestro hemisferio, y al Norte en el hemisferio austral. En tal orientación el sol penetra en el gallinero desde temprano en las mañanas y baña su interior hasta las tres de la tarde. El sol es un gran elemento de vida, así en los animales como en las plantas, y además es un poderoso desinfectante, porque crea un medio ambiente opuesto al desarrollo de gérmenes infecciosos. Alto en su frente o fachada y lo más bajo posible en su pared de fondo, esto es, con gran pendiente en la techumbre, el sol puede penetrar casi hasta alcanzar a dicha pared. Capacidad. —• En cuanto a capacidad hay que tener en cuenta que la moderna Avicultura recomienda que en los días de mucho viento y en los lluviosos, y mucho más cuando nieva, se tengan las gallinas clausuradas. Como puede ocurrir que la clausura tenga que durar varios días, precisa que el gallinero sea lo bastante espacioso para que las gallinas transiten en él y no tengan que quedarse amontonadas e inactivas. Se dan como medidas superficiales standard, es decir, patrón, las de 30 a 35 cm.2 por ave como mínimo, lo cual da próximamente 1 metro cuadrado para diez gallinas. Para determinar la altura media se parte de la base de que, cuando el gallinero está cerrado, pueda haber, por lo menos, medio centímetro cúbico de aire por cabeza, pero cuando son muchas, mejor llegar al metro cúbico. Generalmente la altura del frente es la de i'8o m. a 2'5o y la de la pared posterior la de T'50 m. a i'6o, pero si bien esta última puede ser fija, la altura delantera debe variar según el ancho que tenga el gallinero, como puede verse en las secciones de gallineros con que se ilustra esta lección (figs. 1 y 2). No damos dibujos de sección para gallineros de 200, 500 y 1.000 cabezas, porque nuestros lectores pueden calcular cuáles deben ser sus medidas, tomándose como base el gallinero de 100, conservándose en todos las alturas delantera y posterior, así como las de fondo, y va- M UNDO AVICOLA FACHADA Y SECCIONES DEL GALLINERO MODERNO Fig. 1. — A y B, Ventanales con chasis. C. Zócalo con pequeña salida para las gallinas NOTA. — En la Sección, el ventanal B en lado Oeste se tiene siempre cerrado y permite la entrada del sol hasta última hora de la tarde. — V. Ventilación para cuando el gallinero esta cetrado. Para IQOcobezas f a criada, 5 m ta . — — - -6 mis___ Fig. 2 riando sólo las de la fachada, que pueden ser de 12 m. en gallinero de 200 cabezas, de 30 m. en los de 500 y de 60 m. en el de 1.000. Recomendamos, sin embargo, que se siga el buen criterio de tomar como base del gallinero industrial, el tipo para 100 cabezas (m. 6X6 y 2'50 de altura) y que, en las mismas proporciones y junto al gallinero de 100 se vayan construyendo para mayores cabidas, de cien en cien cabezas, según lo justifiiquen los beneficios que se realicen. Más adelante volveré a ocuparme de esto. Salubridad. — Ya se ha dicho que una buena ventilación es cosa esencial. Antiguamente los gallineros solían tener sólo un ventanal que se tenía abierto o cerrado a voluntad, pero por temor a los fríos, en invierno siempre se tenía cerrado. Hasta en los viejos libros se hablaba de dar calefacción al gallinero, lo cual era un soberbio disparate. A fines del siglo pasado se vi ó que era mucho más sano el gallinero de pleno aire, es decir, sin pared de frente. Esta va substituida por una serie de montantes de madera (chasis) portadores de vidrio, o bien simplemente de una arpillera, o de simple tela burda de algodón. A través de ellas pasa el aire, como tamizado, pero asegurándose así la continua aireación o ventilación del gallinero. Con esto se logra que en las mañanas, cuando las gallinas salen, 110 experimenten un cambio brusco de temperatura y se les evitan resfriados, enfriamientos, bronquitis y otros males. Hasta en los países tan fríos como Canadá y Dinamarca, todos los gallineros tienen el frente o fachada asi dispuesto, y no hay para qué decir si se pueden tener en España y en Sudamérica, hasta en las regiones más frías. En el frente debe haber siempre una alambrera para que cuando los chasis estén levantados las gallinas no puedan salirse del gallinero. En el buen tiempo se tienen siempre levantados, pero en invierno se pueden cerrar en las noches. Cuando los chasis son portadores de vidrios, al cerrarse en las noches ya la ventilación no es tan completa, pero cuando menos tienen la ventaja de que, si por el frío se tienen también cerrados durante el dia, el sol alcanza y calienta el interior. Se acusa al ventanal de vidrios de que éstos retienen los rayos ultravioletas de la luz solar, cosa ciertamente comprobada y perjudicial a las aves jóvenes, especialmente en el período del crecimiento. De ahí que mucho se use el vitrex en lugar del vidrio, porque el vitrex no retiene dichos rayos. Se trata de una materia formada con tela metálica muy fina recubierta por ambos lados de una substancia especial y resistente, que si bien no es 56 MUNDO A V I C O PLANTAS DE GALLINEROS MODERNOS Y SU EQUIPO INTERIOR P E P E TIPO A para 30-4U cabezas A — Nidales registradores de la postura. Tolva para arena, conchilla deostras o carbón. Tolva para me/clas secas. Caja para granos de reserva. Puerta. Ventanal con tela metálica y chasis. Emparrillado de perchas movibles. Doble pared alrededor de las perchas. Pilares o bases de sostén aislantes de la caseta. Tablero colector de excrementos. A - B - d -e-fs -ii 1 S60m- TIPO B para 100-120 cabezas -Doble pared alrededor del emparrillado de las perchas. Emparrillado de perchas o aseladeros para el descanso de las gallinas. ■ Nidales registradores de la postura. ■ Tolva para substancias minerales. Vidriera a mantenerse siempre cerrada. ■ Tolva para mezclas secas. — Ventanales con chasis levantables y tela metálica. trasparente es traslúcida. Se fabrica ya en España y resulta más económica que el vidrio, con la ventaja de que no se rompe. Se vende en rollos, y por medio de fuertes tijeras se van cortando los trozos que son necesarios, según las dimensiones de los chasis. El sistema de libre exposición o de ventilación continua se ha impuesto de tal manera, que hoy no se concibe gallinero en el que no esté establecido. En los climas templados, de verano muy caluroso, y desde luego en los cálidos, se completa la buena ventilación dando en la techumbre la disposición que puede verse en la figura 5. Se trata de un doble techo en la mitad posterior del gallinero. Dando entrada de aire por la pared norte, éste penetra en el gallinero bus- cando salida por el frente, o fachada. Con esto se refresca la techedumbre, que si es de uralita o de alguna materia similar, se caldea mucho, pero sin que la corriente de aire pueda alcanzar a las gallinas, que durante el día están sobre el piso y en las noches en los aseladeros que, como puede verse en varias de estas ilustraciones, están siempre por debajo del doble techo y junto a la pared posterior del gallinero. Sequedad. — La sequedad en el gallinero se asegura montándolo sobre blocs, o sobre una plataforma de escorias minerales, gravilla y cemento, con grueso de unos 20 a 25 centímetros para que el piso del gallinero quede a tal distancia del terreno, que no puedan alcanzarle las humedades. El piso del buen gallinero está siempre en- MUNDO coere Fig. 5 Sección Norle-Sur de un buen gallinero A — Alambrera y ventanales con chasis. H — Tab ero colector de excrementos y. sobie el mismo las perchas o aseladeros. N — Nidales registradores y sobre los mlsm js. jaulón para la separación de las cluecas. H — Doble tabique en la pared del fondo. d — Doble techo para facilitar la ventilación. T — Alero protector de lluvias. V — Cristaleras lijas y bajas y salida para sal linas. C — Bebedero. B — Bases aislantes. ladrillado o encementado, y si aquél es de madera, puede ser simplemente entarimado, pero la madera tiene siempre el inconveniente de facilitar la plaga de parásitos, por lo cual el piso de tablas nunca es tan recomendable como el de ladrillos o de cemento. Tanto en un caso como en otro, es bueno que el piso tenga una ligera inclinación hacia el frente del gallinero, para que en los días en que convenga practicar un baldeo a fondo, el agua pueda escurrirse hacia afuera. Es complemento de la sequedad del gallinero, el tener el piso cubierto de paja, de forraje seco y aun mejor de turba. Esta es una materia constituida por residuos vegetales acumulados en terrenos pantanosos de la que en España se hace poco caso y que, sin embargo, es la mejor litera o cama para dar a los animales. Es materia de color pardo obscuro y de muy poco peso. Por su color, la gallinaza no se ve y el gallinero presenta un aspecto muy limpio. Tanto si se emplea turba como paja o forraje, la gallinaza que sobre esas materias cae se seca muy pronto y no motiva humedades ni suciedades, porque, siendo más pesada que aquellas materias, queda escondida. Emplazamiento. — Cuando se trata de pequeños gallineros de utilidad casera, cualquier huerto, patio o jardín es bueno, si están en paraje bien asoleado, pero cuando se trata de emplazar el gallinero en el campo, no todos los terrenos son buenos. El terreno debe ser seco y permeable y la tierra suelta, siendo la mejor la caliza y arenisca. En tierras arcillosas nunca debiera emplazarse el gallinero. En las regiones donde se da espontáneamente el pasto, no hay mejor terreno que la pradera, pero como ésta se da en tierras más bien húmedas que secas, bueno es que el terreno en el que han de pacer las gallinas tenga alguna pendiente para que las aguas de las lluvias se escurran prontamente. Disposición interior del gallinero y su equipo. — Dan idea de ello los planos que se intercalan. Siempre adosados a la pared de fondo se disponen las perchas o aseladeros en que las gallinas pasan las noches. En el gallinero siglo xx, éstos se colocan sobre un tablero corrido, de altura unos 8o centímetros, y ancho de 8o cm. a i metro, distanciándolos unos de otros en 40 cm. El tablero presta el servicio de recibir toda la gallinaza que las aves sueltan durante la noche, facilitando la limpieza y además permitiendo cosechar ese abono de tanto aprecio en lo horticultura, puro, con lo cual tiene mayor precio. El tablero colector de gallinaza ha sido uno de los más felices hallazgos. Los ponederos pueden disponerse de dos maneras, adosados a las paredes o por debajo del tablero, y esto es lo más recomendable, porque así se aprovecha espacio y se tienen todos al mismo nivel. Para 10 gallinas bastan dos ponederos, para 50 bastan 10 y para 100 bastan 20. Completan el equipo del gallinero los ponederos y los bebederos, cuya disposición puede verse en alguno de los planos que se intercalan. Materiales de construcción. — En términos generales puede decirse que hay que emplear los más económicos en la localidad. Donde abunde la madera empléese ésta, donde salga más económica la ladrillería recúrrase a ella, o al simple adobe, donde éste sea de general empleo. Se construyen también hoy empleando la uralita, la rocalla u otros materiales similares. MUNDO AVICOLA EMPLAZAMIENTO DE LOS GALLINEROS a base de Comunidad con doble parque, en sistema colonial y formando lineas y calles SISTEMA COLOMBI fjtii.il 0 tA/UffifÚ t£Mrft*L n CALIFS Hasta de plancha de cinc ondulada pueden construirse. Con armazón de madera y cartón cuero hay gallineros que duran tanto como los de manipostería. Prestan también buen servicio esos blocs de arena y cemento que hoy se estilan para toda clase de construcciones. Según los materiales elegidos varía notablemente el coste del gallinero. Así, pues, si de economizar se trate adopte cada cual los materiales más baratos y corrientes en la localidad. Clases de gallineros. ■— Hay dos clases de gallineros, los de pequeña cabida y los de comunidad capaces para albergar mil o más gallinas. Los de pequeña y regular cabida, entendiendo por tales los que no excedan de 100 ó de 200 gallinas, tienen la ventaja de que, en una explotación el riesgo de la propagación de enfermedades es más remoto, porque distanciados los gallineros, esto es, emplazados a base colonial si se infecta uno puede evitarse fácilmente que el mal se corra a los otros. En los grandiosos gallineros a base o a régimen de comunidad, el peligro es mayor, si bien tienen la ventaja del ahorro de tiempo y de trabajo en el aseo y atenciones del gallinero. Recuerden aquí nuestros lectores que, cuando se trató de las medidas de los gallineros, dij i— 60 MUNDO AVI C O fm Véase en este gallinero la colocación de los nidales registradores por debajo de) tablero colector de gallinaza, y de los aseladeros hasta los cuales puede verse que alcanza la luz solar directa. mos que pasándose de 100 gallinas era mejor construir otros gallineros, pero tengan en cuenta que, con el objeto de beneficar de las ventajas del régimen de comunidad sin caer en su defecto sanitario, cabe perfectamente construir los gallineros unos a continuación de los otros, pero separados por tabiques o por alambreras que no permitan la mezcla o el contacto de las loo ó las 200 gallinas de mi grupo con las 100 ó las 200 del grupo o del gallinero vecino. Cuando falta espacio, hasta cabe superponer un gallinero a otro, si se adopta el régimen de reclusión continua de las gallinas, o el sistema intensivo del que nos ocupamos en la lección anterior. El patio o parque. — Cuando se adopta el sistema de explotación semiintensiva en el que las gallinas han de tener acceso a un patio o parque durante el día, conviene que la extensión de éste guarde relación con el número de gallinas. La técnica avícola moderna da como buena una superficie de 10 m.2 por cabeza y a base de ella, en una hectárea tendrían buena cabida 1.000 gallinas. Cuando se quieran tener más, es conveniente que el gallinero tenga salida a dos patios de media hectárea cada uno. Sobre tal base, hasta 2.000 gallinas se pueden tener en una hectárea. Durante unos meses se tienen en el parque A y otros meses en el parque B, y así no se da lugar que el pasto se agote y a que el terreno se infecte por la acumulación de las deyecciones. En los gallineros de reproductores donde no suelen tenerse más de 10 ó 12 gallinas y un gallo es necesario un espacio de loo metros cuadrados (10 X 10 m.). Con lo expuesto y con la presentación a nuestros lectores de los varios tipos de gallineros que ponemos a su vista (todos ellos de acuerdo con el gallinero patrón o Standard en el siglo xx, creo haber dicho lo suficiente para que cada cual adopte el que más le convenga. Diré únicamente, para terminar esta tercera lección, que el avicultor ha de tener presente que en la construcción de los gallineros se gasta muchas veces más de lo debido y cuando es así, lia de pensarse en que las gallinas muchas veces no pueden rendir lo suficiente para amortizar lo que se gastó en construcciones y, por lo tanto, sin desatender a los requisitos que en un buen gallinero deben concurrir, la economía es el todo. Ejercicios para la apreciación de la belleza en las raza de "Standard" o Patron bien definido ORPINGTON BLANCA E debe recordar en justicia y gloria del creador de la raza, que ésta fué debida a la inteligencia y a la labor del avicultor británico William Cook, que en su granja avícola de Saint Mery Clark (Kent) la produjo en el último tercio del siglo pasado, valiéndose para, ello de la raza Langsban asiática, en aquellos tiempos importada, y de ciertas gallinas Menorca más o menos puras, -obte-teniéndose la Orpington negra, a la que siguió la leonada, mediante elemento Cochinchino, y después, la blanca, empleando la Dorking blanca y posiblemente el elemento Legborn blanco. Además de esas tres variedades, hoy hay Orpington azules, mosqueados, Jubileo y otras menos generalizadas. En este ejercicio se presenta el caso de la Orpington blanca cuyo tipo de perfección se pone a la vista de nuestros lectores en el presente mes, gracias al correcto foto-dibujo de L. A. Stahner, colocando junto al mismo los correspondientes dibujitos señalando, taras o defectos más corrientes que han de tenerse en cuenta al apreciar el grado de belleza del animal. Ante todo conviene recordar que las características raciales de las Orpingtons son las de tener la cresta sencilla de mediano desarrollo y dientes poco largos; pies y tarsos blanco-rosados; orejillas rojas; ojos pardo rojizos, formas dobles y semipesadas; plumaje abundante y fino; carne blanca y fina; huevo algo coloreado, y peso standard 10 libras (4 Kg. 500 gramos) los gallos y 8 y media los pollos (3 Kg. 600 gr.). Las gallinas 8 libras (3 Kg. 600 gramos) y 7 libras (3 Kg. 170 gr.) las pollas. Se dan como pollos o pollas las aves de 7 a 8 meses. Es raza de doble utilidad y de desarrollo relativamente precoz, si se tiene en cuenta que es ave de mucho peso. Defectos salientes causantes de descalificación en las Orpington blancas Aparte de los defectos generales o locales que determinan taras, como las que saltan a la vista en los dibujos complementarios del tipo de perfección que se presenta en este escrito, en las Orpington blancas son defectos salientes, algunos causantes de descalificación. Real Escuela de Avicultura. Mundo Avicola l936 a) La cresta muy desarrollada y con alguno de los defectos comunes a todas las razas de cresta sencilla. b) El tener el pico y los tarsos de otro color que no sea el blanco rosado. El amarillo descalifica en absoluto, así como el tener plumas en las patas. c) Tener el cuerpo demasiado estrecho. d) Tener las piernas muy juntas o torcidas. e) La escasez de plumaje. f) Excesivo desarrollo de las plumas caudales y el que éstos se entrelacen con las rectrices. g) La tenencia de plumas negras sobre el plumaje blanco, descalifica en absoluto, así como en los gallos la coloración amarillenta. Si entre el blanco se ve alguna que otra plumita gris, quita mérito, pero no descalifica. h) La falta o el exceso de peso, muy grandes en relación con el peso standard de la raza. En cuanto a los defectos más corrientes, véanse representados en los dibujitos de Stah-mer. La raza Orpington es de las que más figuran en las exposiciones y es también una de las más difundidas por el mundo. La pequenez relativa de sus huevos no ha dado lugar a que se manifestara como explotable por su postura, pero en calidad de ave de consumo es de calidad superior. El elemento Orpington, así en su variedad leonada, como en la negra, que son las corrientes, y también la blanca, ha permitido el mejoramiento de muchas razas de gallinas indígenas de diversos países y hasta la creación de razas nuevas. En España tenemos muestra de ello en la moderna raza nacional Paraíso, de la que precisamente en el presente año de 1936 se cumplen los veinte años de su iniciación, período durante el cual no ha vuelto a intervenir para nada el elemento Orpington, a pesar de lo cual, gracias a una concienzuda selección la raza todavía conserva algunas de las características que de ella tomó el nuevo tiempo, en el que, así la postura como la calidad del huevo corren parejas con la excelente calidad y la abundancia de las carnes. Las Orpington se aclimatan muy bien en España, donde se las tiene como una de las razas más apreciadas. 62 MUNDO A V 1 C O L 3\« % LO PERFECTO Y LO DEFECTUOSO EN ORPINGTONS BLANCAS Orpington blanca. Tipo de perfección DEFECTOS N.° 1. — En gallo y gallina plumaje demasiado suelto v abultado, recordando el de las Cochinchinas. N.° 2. — El gallo tiene el cuerpo echado para adelante, por tener las patas descentradas. La gallina tiene el vientre muy caido. N.° 3. — El gallo tiene la cresta demasiado grande y gruesa. La gallina tiene las patas descentradas y el cuerpo echado para adelante. N.° 4. — El gallo tiene la cresta demasiado grande y doblada en su borde. La gallina tiene la cabeza estrecha, como cabeza de cuervo. En ambos, el pecho está aplamdo, y ello es defecto. N.° 5. — El gallo tiene demasiada cola y está arqueada en exceso. La gallina es alta de patas y tiene el cuerpo poco ancho. Dibujos de L. A. Stahmer (de Poultry Tribune) M ' U N D 0 V COLA DE INCUBACIÓN ARTIFICIAL Tengo una incubadora que, me dicen, es muy buena, pero el hecho es que con ella saco muy pocos pollos, i Por qué será ?... stas palabras se oyen de continuo y los que fabrican o venden incubadoras están hartos de oír quejas de los que, contrariados, les inculpan de haberles provisto de un aparato poco menos que inútil. ¿ Quieren los lectores de Mundo Avícola que hablemos de esto? Pues hablemos de ello. Por desgracia es cierto que hay incubadoras malas, pero demos por sentado que la que posee el descontento de las incubaciones, sea buena, y ahondemos en el asunto. De la incubadora salen pollos, supongamos a razón de un 40 ó un 50 % de los huevos que se le confiaron, y a veces, en menor proporción, pero... salen pollos; luego, el aparato demuestra ser capaz de producirlos. Si los pocos nacidos viven y se crían bien, aún se afirma más la excelencia del aparato, pero ese 50 ó ese 60 % de huevos que se inutilizaron desconcierta y a la máquina buena se la da, si no por mala del todo, por lo menos se le atribuye un bajo e insuficiente rendimiento. ¿Le ha ocurrido a usted esto, apreciable lector ? ¿ Sí ? Pues sírvase contestar a las siguientes preguntas. ¿Qué tal están de vigor sus reproductores? ¿Son acaso demasiado viejos o demasiado jóvenes? ¿Qué les da usted a comer? ¿Tienen a su alcance suficiente verdura? Si son muy jóvenes (de menos de un año) o si son muy viejos, las gallinas agotadas polla postura y los gallos fatigados por un exceso de monta, aunque aquéllas den huevos fértiles llevan gérmenes tan débiles que no pueden llegar a soportar el desarrollo completo del embrión y muere, tanto si el huevo se incuba por ave clueca como si se confían a una incubadora. Aúneme estén bien de edad, la alimentación y sobre todo la falta y aún la escasez de verduras es algo que determina debilidad en los gérmenes y los embriones no pueden llegar a bien. Sigamos con las preguntas. ¿De cuántos días eran los huevos que le dieron tan flojo porcentaje de nacimientos? —Los había muy frescos, de pocos días, pero claro está, que los había de más de quince días, porque tengo pocas gallinas y tuve que ir guardando los que se necesitaban para cubrir la cabida de la incubadora. — Pues, si hubiese usted marcado los más frescos, con seguridad hubiera usted visto que de éstos nacieron los pollos y que, salvo casos justificados por el mayor vigor del germen, los huevos que no dieron nacimientos, fueron los más viejos. Haga esta observación otra vez y lo verá usted comprobado. —• ¿ Eligió usted bien los huevos que puso en la incubadora? —■ No, a decir verdad no me fijé en ello. — Pues esto es también algo importantísimo. Los huevos de mayor o de menor tamaño que el de los normales en la raza, deben desecharse. Los demasiado grandes porque posiblemente llevan doble yema y, por lo tanto, doble germen. Sólo en casos muy raros llegan a bien los dos embriones que en el huevo han de desarrollarse. Los muy pequeños llevan poca materia nutritiva del embrión y éste muere por escasa nutrición. Los de forma anormal y los de cáscara muy gruesa o rugosa, o no dan lugar a que el embrión se acomode bien en ella, cuando llega ya su completa formación, o el grosor de la cáscara le quita porosidad, y como al embrión no le llega aire suficiente, se asfixia. — ¿Cuándo guardaba usted los huevos? ¿Dónde los tenía? — Pues, en un sitio muy fresco; en la bodega. — En mal sitio los puso usted, amigo; las bodegas suelen ser húmedas y obscuras y ambas cosas enmohecen las cáscaras quitándoles porosidad, y ya se dijo cuan perjudicial es esto. — Es que en otra ocasión los guardé en la cocina y también fué mal la incubación. 64 MUNDO V COL — Claro; la cocina está siempre caliente. A ciertas lloras llega a estar hasta a 37 centígrados y como a esta temperatura el germen inicia sus primeras evoluciones, luego, cuando la cocina se apaga y la temperatura baja, aquéllas cesan y el germen muere, dando lugar a que al practicar el miraje de los huevos, se aprecien tantos falsos gérmenes (abortos) en los que ninguna culpa tiene la incubadora. — ¿ Recogía usted los huevos todos los días ? .— Generalmente, sí, pero alguna vez quedaron en los nidales de un día para otro. — Eso también es malo. Si hiela en las noches, el germen muere, y cuando en el buen tiempo hay alguna gallina clueca, fácil es que los caliente en la noche, y como bastan pocas horas para que el germen evolucione, al enfriarse cuando se les recoge, el germen muere también y por lo tanto son huevos que van a la incubadora inútilmente. —. Se ha dado usted la pena de romper los huevos que no le dieron nacimientos, a pesar de tener el polluelo completamente formado? —■ Xo, señor. — Pues véalo en otro caso y observará que muchos de estos muertos en cascara no están normalmente colocados. Unos tienen la cabeza en el polo pequeño del huevo, debiendo tenerla hacia el polo ancho; otros la tienen entre las patas, las cuales le impiden los movimientos para romper el cascarón; otros la tienen doblada bajo una de las alas. Esas malas posturas corresponden a las anomalías que se presentan también en los animales de generación vivípara, como en la especie humana dando lugar a esos partos laboriosos en los que tiene que intervenir el facultativo, colocando la criatura en debida forma para darle salida, lo cual no es posible hacerlo en el polluelo clausurado en el huevo. —■ En cuanto a la incubadora, ¿ funcionó bien ? — Ah, eso sí, mantuvo muy bien la temperatura y di bien la vuelta a los huevos todos los días, sin procurarles sacudidas, _ aireé bien los huevos según las indicaciones recibidas y creo haber dado bien la humedad. Sólo un día, en la primera semana, por un descuido la temperatura me bajó bastante, y otro día, ya al final, me subió mucho, no por culpa de la incubadora, no; por haber dado demasiada llama inadvertidamente. — Pues mire usted, también eso es cosa mala. La baja temperatura la primera semana pudo causar la muerte a algunos gérmenes y el excesivo calor en los últimos días pudo atufar algunos polluelos. Esas son las canciones de siempre. Con tantas cosas a las que poder atribuir la escasez de nacimientos, no se paran mientes en ellas y la culpa es... de la incubadora, que muchas veces no la tiene. El éxito de una incubación, hay que convencerse, no es de la incubadora, es de los huevos. Éstos no se cosechan y no se guardan debidamente; se dan a incubar huevos de pollitas apenas empiezan a dar huevos, los cuales, ni por su tamaño (generalmente pequeño) ni por el poco vigor de los gérmenes, pueden ser buenos ; 110 se eligen los huevos; no se atiende debidamente la alimentación de los reproductores, y muchas veces éstos se tienen en pequeños gallineros donde no pueden hacer ejercicio, cuando al reproductor le conviene hacerlo. Por encima de todo esto, hay algo en lo que no se piensa y es que muchas veces, hay en una familia de gallinas, no sólo degeneración que se traduce en debilidad en los gérmenes, sí que también factores letales (mortíferos) o semiletales que determinan la muerte del germen, como el aborto en las especies de generación vivípara. Esto es una de las cosas que dan lugar a que incubadora que da una gran proporción de nacimientos (el 80 ó el 90 %) con huevos de procedencia A, dé porcentajes de 20 ó de 30 % con huevos de procedencia B. Cuando esto último ocurre, llágase una prueba antes de culpar a la incubadora. Pónganse en ella, mitad huevos de la casa y mitad huevos comunes adquiridos en una casa de campo donde se tengan a las gallinas en plena libertad, que es cuando dan huevos con gérmenes más sanos y vigorosos. Marqúense los huevos de una y de otra procedencia, y si se ve que de los huevos campestres nacen muchos pollos y pocos de los huevos de la casa, no puede caber duda de que en éstos está la culpa y no en la incubadora, a la que, quien esto compruebe no tendrá más remedio que devolverle la fama que por desconocimiento de todas estas cosas pensó en quitarle. Gallo Amigo LA AVICULTURA ITALIANA ANTE LAS SANCIONES os elementos avícolas y cunícu-las italianos están desplegando actualmente actividades con miras a que, por efecto de las sanciones económicas de que su país es objeto, no falten a Italia los huevos y la pollería que su consumo necesita. A dicho efecto es unánime entre los avicultores el acuerdo de intensificar su producción ya tan importante que, de los 132 millones de liras que en 1932 representaron las importaciones hueveras, en 1934 se había bajado a 22 millones, no siendo ajeno a ello los efectos de la marcación obligatoria de los huevos de importación, a lo que respondió el público consumidor absteniéndose de consumir el importado, o por' lo menos depreciándolo. Algo bien distinto de lo que ocurre en España, donde es preferido, por la sencilla razón de que es más barato que el huevo fresco nacional. A la labor de los avicultores se ha asociado la de los criadores de conejos, al punto de que el "Consorcio de Avicultores y Cuniculiculto-res de Milán" ha hecho ya saber al Duce, que está pronto a coadyuvar con la máxima energía a la obra estatal para la resistencia contra las sanciones. Tres son los puntos fundamentales en que se inspiran los elementos avícolas italianos, a saber: i.° destinar el mayor número posible de aves y de conejos a la reproducción; 2° proveer a los criadores que no tienen medios con que adquirirlo, de todo el material necesario para el aumento de su producción, y 3.0, facilitar la distribución de substancias alimenticias sin restarlas a las que puedan ser necesarias al consumo de la población. Con el objeto de reemplazar el maíz, que ha alcanzado ya un precio muy alto, se han dado instrucciones generales para substituirlo por otros granos producidos en el país. En substitución de las harinas de carne y de pescado como fuentes de proteína, se recomienda el empleo de la harina de crisálidas de los gusanos de seda, que se encuentran en abundancia en todo el país y que antes se tiraban. Se reco- mienda también a todos los campesinos que en los ríos, riachuelos y en las corrientes de agua se recojan los crustáceos que en ellas se crian y que, triturados, desecados y en harina, se den a las gallinas. Asimismo se ha ordenado el aprovechamiento de todos los desperdicios de las fábricas de salazones y de los mataderos, convirtiéndolos en harinas. Con todos estos elementos y las harinas de alfalfa, de trébol, de hierba de prado y otros elementos, se ha dispuesto la elaboración de piensos a base económica y se cree poder evitar que, por encarecimiento de los granos y en general, de los piensos, los campesinos se vendan las gallinas, lo cual podría dar lugar a una disminución en la producción de huevos y de volatería. Se recomienda también la crianza de patos y de ocas en todos aquellos lugares en que abundando el pasto puedan ser criados casi a base de los alimentos que las mismas aves encuentran en el terreno y en las riberas de los lagos, ríos y cualquier corriente de aguas naturales, así como en los canales de riego. Aún se ha corrido la voz de que, con motivo de la gran venta de pavos en la Navidad y fin de año, además de que se reserven las hembras que anualmente cada casa campesina suele destinar a la reproducción, se conserve también el mayor número posible de pavas, y que, seguidamente, se adiestren para utilizarlas como cluecas, cosa que todas las campesinas italianas como muchas españolas ya saben cómo se logra. A las Granjas y Estaciones Avícolas Provinciales se les ha dado orden de intensificar la fabricación de polluelos para que en el corriente año puedan fácilmente ser distribuidos cuantos millares de éstos sea posible entre las casas de campo, y a las clases campesinas, orden de recibirlos y de procurar su buena crianza y su lanzamiento al mercado lo antes posible. Diremos finalmente que entre los acuerdos tomados por el Gran Consejo Fascista que se reunió en Roma en el mes de febrero próximo pasado, se tomó el de que se establezcan gallineros y conejares oficiales en todas las provincias en las que no los haya. SERVICIO GRATUITO A FAVOR DE NUESTROS SUSCRIPTORES Sólo serán publicadas en esta Sección las consultas que ofrezcan interés general Sobre el suministro de patatas a las gallinas. — A don C. C, Badajoz. Las patatas tienden a engordar a las aves, pero pueden darse muy bien, si no se abusa de ellas. Deben darse siempre hervidas y amasadas como formando pasta y mezclas con salvado o cuartas porque solas y dadas en exceso pueden dar diarrea a las aves. El agua en que se han hervido las patatas no debe ser empleada para preparar el amasijo. Hay que desecharla porque contiene un principio algún tanto narcotizante, del tipo belladona, que puede promover disturbios en las aves. Sobre la harina cíe soya en comparación con la de carne y con la de pescado. — A don F. C, de La Coruña. La harina de soya se obtiene de las habas que da como fruto esta planta exótica, pero de la cual ya se hace algún cultivo en diversos países de Europa; la que se vende en España es toda de importación. Su empleo obedece a que, constituyendo una gran fuente de proteiua, resulta más barata que las harinas de carne y de pescado, y además, porque da más variedad a las mezclas en las cuales puede ponerse la proporción de proteina conveniente, mitad de origen animal y mitad de origen vegetal. La harina de soya se solia cotizar en Barcelona a unas 37 pesetas los too kilos, en tanto la de carne, de 45 a 75 ptas., y la de pescado de 50 a 90, según clases. Decimos que se cotizaba, porque en virtud de recientes disposiciones, protectoras del trigo, ha. quedado prohibida la importación de harina de soya, como la de habas secas, las tortas de coco y de cacahuet y las raices de manioca, con lo cual, al agotarse las existencias en el país, el precio de la soya será más alto en tanto subsista la prohibición. La harina de soya, con relación nutritiva muy estrecha (1: o'8) y próximamente igual a la de las harinas de carne y de pescado, tiene mayor digestibilidad que éstas, y como ha sido comprobado que va muy bien su suministro, de ahí que se haya generalizado su empleo, especialmente en Inglaterra, Alemania y Norteamérica. La harina de soya lleva de 40 a 43 % de proteína y las harinas de carne y la de pescado suelen llevar de 45 a 55 '%, según sus clases, pero las de soya tiene mayor digestibilidad, la cual oscila entre el 65 y el 70 % en tanto la de aquellas harinas es sólo del 50 al 54 %. De todos modos, no conviene prescindir de las harinas de carne o de la de pescado por aportar proteína animal, y de ahí que la soya se dé en iguales proporciones que ellas. Sí debían darse 10 ó 12 % en proteínas auxiliares de las que llevan los demás componentes, se ha visto que es mejor dar 5 ó 6 en proteínas animales, y 5 ó 6 de las de soya, del gluten de maíz o de habas comunes. Sobre la retirada de los polluelos de la incubadora. — Sr. don B. de la R., Salamanca. Aunque a los 21 días de incubación deben haber ya nacido todos los polluelos, la práctica ha venido demostrando que da mejor resultado no sacarlos de la incubadora hasta la mañana del siguiente día, no sólo porque, si hubiese algún polluelo retrasado, al enfriarse la incubadora, podrían no nacer, sí que también porque pasando la noche bajo la misma temperatura en que nacieron, los polluelos adquieren más vigor. Antiguamente cuando las incubadoras tenían secadero, en él se tenían los polluelos el primer día de nacidos, pero dada la disposición de las modernas incubadoras en las que el secadero se ha hecho innecesario, la misma cámara de incubación hace las veces de aquel. Nuestro consejo definitivo es el de que en los días 19 al 21 mantenga usted la incubadora cerrada cuidando sólo de que se mantenga bien la temperatura y que en la mañana del día 22 saque usted todos los polluelos a la vez, sin haber abierto la máquina ni por un momento el día 21. SELECCIÓN Y i.'EMJMHN DE INFORMACIONES INSTRUCTIVAS a cargo de Antonio Castelló de Plandolit Las pollas dejan más beneficio que las gallinas en la industria de la producción de huevos tle consumo. — Por J. DenogEnt, en Revue Avicole, de París. El autor analiza la encuesta llevada a cabo en catorce Estaciones de Avicultura norteamericanas, durante cinco años, y formula las siguientes conclusiones: 1. " Que las pollas dan más huevos que las gallinas viejas, siendo su producción de un tercio más. 2. a Que las pollas, en la producción de su primer año y no contándose los huevos de las primeras semanas, los dan más grandes que las gallinas viejas. 3.11 Que las pollas dan mayor producción de huevos que las gallinas, en la época en que los huevos se pagan a mejor precio. 4. a Que las pollas, comiendo menos que las gallinas viejas, producen el huevo a menor coste. 5. a En cambio, la mortalidad en pollas es mayor que en gallinas. El autor del escrito se muestra pues, inclinado hacia la tenencia de pollas, de las que dice que dan mayor interés y que, contra la creencia común, los huevos que dan de julio a diciembre son más grandes que los de las gallinas y como coincide con el período de escasez se pueden colocar a mejor precio. Advierte finalmente Denogent que las pollas que durante los doce-meses siguientes a la postura de! primer huevo se mostraron más ponedoras, es conveniente no desecharlas hasta tres o cuatro meses después, o sea has+a cumplirse los 15 ó 16 meses de haber dado el primer huevo. ¿Reporta ventajas la alimentación sin grano entero? — Por E.. FatjGAUF y O. Brü-kinghaus, en Archiv. für Geflügelkunde. Los autores efectuaron varios experimentos con tres grupos de ponedoras alimentados como sigue: Plan 1. Mezcla seca y grano entero; plan 2. Mezcla de harinas poco finas (molidas gruesas); y plan 3. Mezcla de harinas finas. El resultado fué el siguiente: La producción de huevos fué mayor en el grupo alimentado con el plan 1, siguió el del plan 2 y luego el del plan 3. El consumo de alimento fué igual en los grupos 1 y 3 y mayor en el grupo 2. El peso de las aves fué igual en los grupos 1 y 2 y menor en el grupo 3. Por lo tanto, los grupos alimentados sin grano entero, no dieron tan buen resultado como el grupo que lo recibió. Engorde de gallitos, especialmente Leg-liorn. — Por O, Mascagni, en Rivista di Zootecnia. El autor recomienda para el engorde económico de gallitos y para obtención de carne fina, que se tengan en régimen intensivo, con alimentación siempre a su alcance. La ración debe llevar, al principio, un 18 a 20 % de proteína, y reducirla más tarde a 16 ó 17 %. Debe evitarse en la ración todo componente que no sea muy digestible, sobre todo los ricos en celulosa. Baterías para gallinas. — Por D. C. Ken-naed y V. D. Chamberí.™ en el Boletín de la Estación Experimental de Ohío, U. S. A. Los experimentos realizados hasta la fecha 110 han demostrado que las gallinas de puesta en baterías, den peor resultado que las tenidas en gallineros. Las baterías ofrecen ventajas para el registro de la puesta. Aun cuando la mortalidad por leucosis, tifus, y otras enfermedades de esta naturaleza fué igual en las tenidas en baterías que en gallineros, en cambio los casos de parálisis fueron muy reducidos en las baterías. Tampoco se observaron casos de resfriados, coriza y otras enfermedades de las vías respiratorias en 600 gallinas tenidas en baterías por un período de dos años. i\ra conejos recomendables por su peso, carne fina, y gran volumen, el mejor del grupo es el Gigante de Flandes. A su sangre se debe el mejoramiento del conejo común de consumo en todos los países, y desde luego en España. Nuestro actual conejo grande, al que se ha dado el nombre de Gigante de España, no es más que el resultado de la unión de la coneja corriente en el país con el Gigante de Flandes y la de las primeras hembras mestizas con Flandes puros, hasta lograrse luego por la selección la fijación de las nuevas formas y el sostenimiento del mayor peso y volumen del animal, sobre los del conejo casero. Como su nombre lo indica, el conejo de Flandes es el gigantesco en la especie, pues tendido y sin forzar su posición, llega a medir 70 centímetros, y a pesar comúnmente de 6 a 9 kilogramos. Es de origen flamenco, pudien-do decirse que se produjo en Gante y de esa ciudad y de sus cercanías salieron los primeros ejemplares que se diseminaron, primero por toda Bélgica y después por todo el mundo. Se puede decir que es raza de la que se tiene noticia desde hace más de un siglo. En algunos libros se lee todavía que esa raza se produjo por cruzamiento del conejo de la Patagonia con la coneja del país. Nadie que reflexione un poco puede creer en leyenda semejante. Pullinckx Eecman, el patriarca de la Avicultura y la Cuniculicultura belga, pone de manifiesto el error con las siguientes consideraciones: Pullinckx Eeman, que por su avanzada edad (80 años) y por lo que en su larga vida ha podido ver en su país, es la persona más autorizada y más documentada para saber de esto, recuerda que en 1809, cuando el Padre Rosier explicaba Agricultura en Bélgica, decía que el conejo Gigante de Flandes procedía de un cruzamiento entre el conejo traído de la América septentrional y la coneja común de aquel país, o por lo menos del Conejo de Patagonia, con dicha hembra, pero Pullinckx Eeman agrega seguidamente que en Norteamérica no hubo ^¡¡^ Monografía de icfe famosos conejos Gigante de Flandes conejos domésticos hasta muchos años después de criarse el Gigante de Flandes. De otra parte, al referirse al conejo patagón, dice que tal conejo no debió existir más que en la mente de algún criador de conejos, que al querer sacar dinero de alguno que tenía, dándole un nombre que sonara, se le ocurrió darle tal nombre por la fama de grandes y corpulentos que tenían los habitantes de la Patagonia. Hay que pensar en que en aquellos tiempos (fines del siglo xvm) si se hubiesen encontrado en la Patagonia conejos tan extraordinarios, algo sabrían de ello los españoles, entonces dominadores en aquel país. Desechando, pues, la posibilidad de tales orígenes, dice Pullinckx Eeman que el origen del conejo Gigante de Flandes debe verse en el Stecnkoning (Koning en flamenco es conejo y stcen es nombre de un antiguo peso flamenco, que equivalía a 4 kilogramos). El stecnkoning sería, según dicho autor, un conejo grande obtenido del conejo salvaje por selección secular. En este punto recuerda las teorías Darvinianas (en esto admisibles), de que, en ciertas especies salvajes sus representantes domésticos, por medio de la selección, de la alimentación, de la estabulación, de la elección de los reproductores y, en general, por los cuidados del hombre, llegan a adquirir doble volumen y doble peso que las normales en sus troncos salvajes. En ese conejo stecnkoning ve Pullinckx reflejadas esas mutaciones, considerándolo como el verdadero origen de los Gigantes de Flandes. Estos no serían más que aquel antiguo steen-koning flamenco (que solía pesar unos 4 kilogramos), mejorado por la selección. En cuanto al viejo sleenkoning, dice el autor, que es aún el que se encuentra en todas partes y en ninguna parte. En todas, porque todas las razas de conejos tienen algo de su sangre, y en ninguna, porque ya casi no existe en su estado de pureza. Escribiendo del conejo stecnkoning Bertaut, en su libro "Conejos y Cobayas" (Lapins et Cobayes), dice que es el conejo salvaje transformado por la domesticidad, el cual, conservando el color y formas de sus abuelos ancestrales pasó a tener mayores proporciones. De macho aspecto general pesado y talla media; tiene el cuerpo redondeado; su color es agrisado con vientre blanco; el dorso es ancho; las orejas medianamente desarrolladas y derechas; es muy prolifico, y puede dar unas seis crías en el año, cada una de ellas de siete a doce gaza-pitos, viéndose casos de dar catorce y quince. Advierte Bertaut, que ese tipo de conejo, que corresponde al del conejo común en muchos países, y desde luego en Bélgica, no es que sea precisamente el de los steenkonings, sino degeneraciones de los mismos, que muchas veces sufrieron ya los efectos del albinismo y sus orejas dejaron de mantenerse derechas. Esto se cree que puede atribuirse en muchos casos a la mala y tradicional costumbre de sujetarse los conejos por aquéllas y llevándoles así pendientes. En cuanto a la degeneración en el peso, se explica por la falta de selección en la mayoría de los conejares, y a un exceso de consanguinidad. A juicio de Pullinckx Eeman el conejo Gigante de Flandes surgiría del empeño de los cuniculicultores flamencos en restablecer o recuperar el tipo de sus steenkonings por medio de la selección, de los alimentos, de los cuidados, etc., etc., a lo que no sólo llegaron, sino que lo superaron, logrando fijar las características de la raza, con mayor peso y mayor volumen que el de sus pasados. Con tales razones, creemos que hay que dar al olvido todo cuanto se ha dicho sobre el origen de los conejos Gigantes de Flandes, y que bien puede prevalecer la opinión autorizada de UtL.Mu.sA Pullinckx Eeman, nacido precisamente en Gante, en plena tierra flamenca, y que desde muy niño interviene en estos asuntos. A juicio de dicho autor, mejor que titular a este conejo Gigante de Flandes, debió titulársele Gigante de Gante, porque es en tal ciudad y sus cercanías donde se crían en mayores cantidades y mejores. Si bien su crianza se extendió luego a otras poblaciones, tales como Alost, Wetteren, Saint-Ñicolas y otras, en realidad el Gigante de Flandes casi no se encuentra puro más que en Gante. Si los hay en el Norte de Francia, especialmente en Roubaix y Lille, es porque son muchos los obreros de Gante que cuando la guerra europea fueron a buscar trabajo en dichos centros industriales y allá llevaron luego sus conejos. Desde hace algunos años se habla del Conejo Gigante blanco que se cría mucho en la población flamenca de Termonde, pero los gan-teses los desdeñan, pues dicen es ya una degeneración del suyo, por albinismo. Características de la raza o Sta..\dard El conejo Gigante de Flandes es bastante alto y muy largo. En reposo, sus formas son cónicas y alargadas. La cabeza es grande y ancha, sin llegar sin embargo a tener la anchura de la del conejo Bellier (de orejas gachas o caídas), el cual tiene con el Gigante cierto parentesco, aunque siendo mucho menos grande. El Flandes lleva las orejas derechas y separadas en forma de V, alcanzando longitud de 15 a 70 MUNDO V 1 C O 18 centímetros, y una anchura de 4 a 6 centímetros. Tendido, el animal suele tener un largo de 70 centímetros. Según varios autores, los que tienen las orejas caídas revelan llevar sangre de Bellier o de aquel conejo que se tituló Patagón, al principio citado, pero Pullinckx Eeman no lo admite así, porque, en su larga experiencia, ha podido comprobar muy bien que la caída de las orejas, como su doblez en las puntas, pueden ser atribuidas a muchas otras causas debidas a las condiciones de las jaulas, a accidentes producidos durante la crianza o a defectos naturales del animal, citando también lo que las orejas pueden deformarse cuando se lleva al animal colgado de ellas, como antes se dijo. El cuello del Gigante de Flandes es corto y grueso. En las hembras, a eso de los ocho meses se les forma como

Artículo publicado en SELECCIONES AVICOLAS Nº000, sección de Archivo Historico

Año XV. Núm, 172 Abril 1936 GRABADO EN PORTADA: CASETAS PARA LA CRIANZA Y RECRIA A CAMPO LIBRE, EN LA ESTACION NORTEAMERICANA DE AVICULTURA DE BELTSVILLE (MARYLAND). TERMINACiON DEL CURSO OFICIAL EN LA ESCUELA DE AVICULTURA DE ARENYS DE MAR Y LISTA DE ALUMNOS TITULADOS................. 74 VI CONGRESO Y EXPOSICION MUNDIALES DE AVICULTURA EN BERLIN-LEIPZIG. PROGRAMA E ITINERARIO DEL VIAJE EN CARAVANA ESPAÑOLA............ 75 CURSILLO DE AVICULTURA PRACTICA EN DOCE LECCIONES, MANERA DE EMPEZAR Y DE CONDUCIR EL NEGOCIO, por el Prof. S. Castelló. (Cuarta lección).......... 76 LA MISION DE LOS JUECES EN LAS EXPOSICIONES, por el Prof. CH. VoiTElLIEK................. 80 EJERCICIOS PARA LA APRECIACION DE LA BELLEZA EN LAS RAZAS DE "STANDARD" O PATRON BIEN DEFINIDO, RAZA WYANDOTTE BLANCA............. 85 LA CRIANZA INTENSIVA DE LOS PAVOS DE INDIA..... 8j CONVENIENCIA DE DFSINEECTAR LAS INCUBADORAS. ... 86 EL SALON INTERNACIONAL DE LA AVICULTURA DE PARIS EN 1936.................. 88 DE UNAS INVESTIGACIONES DE LA DOC I ORA AN1TA VECHI, SOBRE L*l HERENCIA DE LAS CARACTERISTICAS EXTERNAS EN LAS PALOMAS............ 90 SECCION DE CONSULTAS............... 95 LEYENDO REVISTAS................ 94 EL PROLAPSO DEL OVIDUCTO, por el Dr. Véritas...... 95 Es cuela Oficial y Superior Española de Avicultura TERMINACIÓN DEL CURSO OFICIAL DE 1936 e acuerdo con lo dispuesto por la Dirección General de Agricultura, Montes y Ganadería, el día 31 del pasado mes de marzo constituyóse el Tribunal de exámenes bajo la Presidencia del Señor Inspector Provincial de Higiene y Sanidad Pecuaria, don Aniceto Puigdollers, con asistencia del Señor Delegado del Colegio de Veterinarios de Cataluña, don Antonio Riera, y del Sr. Inspector Veterinario Municipal de Arenys de Mar don Antonio Comas Doy, procediendo al examen de 19 alumnos entre los 20 que han concurrido al curso del presente año, siendo todos ellos aprobados, doce de entre ellos con clastfi-ficación de Sobresaliente y cinco con la de Notable. Alumnos titulados en 1936 Doña Pilar Llanas Capdevila, de Barcelona. Doña Concepción Garcíanavarro Villegas, de Torrelavega. Don Juan José Alfaro González, de Burgos. Don Don Don basti án Don Don Don piona. Don Don Don Don Don tián. Don Don Don Don Don José Iribarren Irúrznn, de Pamplona. Alvaro Arzac Moya, de Pasajes. Luis Lavaur Tettamanzy, de San Se- Salvador Burcet Aznar, de Barcelona. Jesús Doncel Manleón, de Leache. Miguel Arrechea Sagardia, de Pam- José Miguel Mujica Diez, de Calatayud. Tomás Alonso Girgado, de Madrid. José M. Tuse!! Vendrell, de Barcelona. Juan Matas González, de Gerona. Félix González Tormes, de San Sebas- Domingo Vallés Serrés, de Falset. Ramón Bar ñola Lluís, de Puigcerdá. José Mata González, de Gijón. José Aguilera Vallés, de Igualada. José María Salanova, de Barcelona. Por la brillantez de sus exámenes y por concurrir en ellos las condiciones reglamentarias al título de Perito Avícola de los Sres. Alfaro, Arrechea y Mata González se agregó el Grado de Conferenciante en Avicultura. CUADRAGESIMO ANIVERSARIO DE LA FUNDACION DE LA ESCUELA Y DE LA INTRODUCCIÓN DE LA ENSEÑANZA AVÍCOLA EN ESPAÑA El día 2 de mayo próximo, la Escuela Oficial y Superior de Avicultura de Arenys de Mar tendrá la satisfacción de celebrar el cuadragésimo aniversario de su fundación en 1896 y de la introducción por ella de la enseñanza avicola en España. Con dicho motivo, en el próximo número aparecerá el historial u hoja de servicios de este centro de enseñanza y la reseña del acto de homenaje de que han sido objeto la Escuela y su fundador, por parte de los alumnos del presente curso y de cursos anteriores así como por el Ayuntamiento y la Villa de Arenys, anticipándose a la fecha aniversaria por la circunstancia de que el 2 de mayo nuestro director se hallará en Madrid dando el curso anual de Avicultura, que desde el año de 1923 viene dando por encargo ele la Asociación General de Ganaderos de España. MUNDO AVICOLA Del VI Congreso y Exposición Mundiales d e A v i cultura Leipzig - Berlín del 24 julio ai 2 agosto de 1936 viaje colectivo en autocar organizado por "Mundo Avícola" y al cuidado de la Agencia de Viaje y Turismo "Internacional Express". Duración del viaje, 30 días, y precio máximo: 1.550 pesetas Día 12 julio. — Salida de Barcelona y noche en Nimes. Día 13. — Etapa Nimes-Lyón. Día 14. — Etapa Lyón-Belfort (frontera franco-alemana). Día 15. — Etapa Belfort-Stuttgart (por la Selva Negra), Día 16. — Etapa Stuttgart-Heidelberg, por Hohenheim. Día 17. — Etapa Heidelberg-Francfort, por Darmstadt, el Bosque de Odenwald y Wen-heim y Ruta de las Montañas, pernoctando en Francfort. Día 18. — Etapa Francfort - El Rhin-Co-blenza. Día 19. — Etapa Coblenza-Colonia, por carretera, vía Bonn, o en navegación fluvial por el Rhin, a voluntad de los viajeros. Día 20. — Etapa Colonia - Dusseldorf, por Krefeld. Día 21. — Etapa Dusseldorf-Kassel. Día 22. — Etapa Kassel-Leipzig. Días 23 al i.° agosto, a elección de los viajeros las siguientes combinaciones: A) Dias 22 al 28, en Leipzig, y los restantes hasta el i." agosto noche en Berlín (1.530 pesetas). B) Días 22 al 25 en Leipzig y restantes hasta el i.° agosto noche en Berlín (1.550 ptas.). C) Alojamiento siempre en Leipzig, pasándose los días 29 julio y i.° agosto en Berlín. Día i.n agosto. — Todos los viajeros en Berlín para asistir a la inauguración de las Olimpiadas y noche en Leipzig. Día 2. — Salida de Leipzig para Bayreuth. Día 3. — Etapa Bayreuth-Nuremberg. Día 4. — Etapa Nuremberg-Munich. Día 5. — Estancia en Munich y excursión a Erdiug, con regreso a Munich. Dia 6. — Etapa Munich-Innsbruch (Austria) con visita a Garmisch-Parteñkirchen (higar de las Olimpiadas de Invierno) y ascensión al Monte Zugspitze. Día 7. — Etapa Innsbruch-Zurich (Suiza) por Feldkirch (Tirol austríaco). Dia 8. — Etapa Zurich-Ginebra, por Berna. Día 9. — Etapa Ginebra-Avignon. Día 10. — Etapa Avignon-Barcelona, por Nimes, Montpellier y el Rosellón. El programa detallado de lo que podrán ver los viajeros en las ciudades y lugares del recorrido, fué publicado en el número de Mundo Avícola de febrero y no creemos necesario repetirlo. Asimismo pudieron ver el Programa Oficial de todos los actos que tendrán lugar en Leipzig y Berlín durante los días del Congreso, a los cuales tendrán derecho de asistir en su calidad de congresistas. Los interesados en tomar parte en este inte--resante viaje de instrucción y de turismo, pueden dirigirse a la Dirección de Mundo Avícola indicando las plazas que debieran reservárseles en los autocares españoles lo antes posible, y como máximo hasta el 31 de mayo en que se cerrará definitivamente la inscripción. A los que prefieran hacer el viaje en ferrocarril, por su cuenta, se les darán precios e itinerario a seguir. PARA LOS QUE QUIEREN APRENDER Cursillo de Avicultura práctica en doce lecciones DEDICADO A LOS SUSCRIPTORES Dt£ «MUNDO AVÍCOLA» AUN PRINCIPIANTES por el Prof. SALVADOR CASTEI LÓ CARRERAS LECCIÓN IV LOS PRIMEROS PASOS DEL QUE COMIENZA Y MANERA DE EMPEZAR Y DE CONDUCIR EL GALLINERO Y EL NEGOCIO |a generalidad de los que empiezan lo hacen sin saber ni a dónde van ni cómo han de ir. Eso de la Avicultura es cosa en la que uno se entusiasma tan fácilmente que, apenas iniciado el presunto avicultor, ya quisiera verse dueño de millares de gallinas y cosechar los huevos a í\ carretadas. ^•T^Lm^.7*^. Un simple catálogo de una Granja avícola llegado a manos del que se siente predispuesto a tener gallinas y, a veces, todo lo más, la lectura de algún libro, es suficiente para calentarse de cascos y para que uno se engolfe en Avicultura sin medir el terreno en que se mete y, desde luego, sin base. Como se dijo en la lección primera, eso es ir derechito al fracaso. Para empezar hay que estudiar; hay que aprender en libros buenos, y al decir buenos, no aludimos a los primorosamente editados y lujosos, sino a los escritos por avicultores profesionales, o por técnicos especializados en Avicultura, que por propia experiencia saben lo que escriben y cómo deben escribir para que sus lectores aprendan. Iniciado por las buenas lecturas, el avicultor ha de empezar siempre teniendo pocas gallinas y disponiéndose a atenderlas por si mismo. Si pensare montar un gallinero para que otros se lo administren, mejor es que emplee sus aficiones en otras cosas. Ante todo debe elegir la raza de gallinas que más le conviene, según aspire a hacer industria huevera, industria pollera, en cualquiera de sus manifestaciones, o industria de la selección o de la raza. Una equivocación al elegirse la raza es algo desastroso. En lecciones sucesivas escribiremos de esto más extensamente al tratar de cada una de esas industrias. Aquí basta decir que cada una tiene sus razas y, por lo tanto, la buena elección es algo primordial. Elegida la raza, hay que empezar con pocas gallinas, 50, 100, 200, y no digo ya más, pues con 200 es ya cifra bastante para que el que comienza adquiera la experiencia necesaria y luego pueda tener más. Se puede empezar de cuatro maneras, a saber: i.° Adquiriendo huevos procedentes de aves seleccionadas y dándolos a incubar a gallinas o pavas, o a una incubadora artificial. Si quiere montar el gallinero a base de 200 ponedoras, le precisa comprar unos 800 huevos, ¿Es esto exagerado? Lo parecerá al principiante, pero la experiencia así lo enseña. De los 800 fruevos, por infértiles unos y falsos gérmenes los otros, así como por muertos en cáscara, bueno es ya sacar 500 polluelos, pero como de éstos, fácil es que antes de llegar a adultos mueran 100, quedan 400. Como de éstos la mitad salen gallitos, sólo quedan las 200 pollas. Si quiere empezar comprando polluelos recién nacidos hay que adquirir 500, y si se com- MUNDO V COL pran pollitas de tres meses bastan unas 220, porque ya a los tres meses se mueren pocas. Aun pueden adquirirse esas 200 pollas en edad de cinco o seis meses, a punto de empezar a poner, pero resultan caras de compra, si bien uno se ahorra trabajo, riesgos y el hacer gasto en incubadoras y criadoras. Sea cual fuere el sistema adoptado, entre la construcción del gallinerito y el llegar a tener las 200 pollas, cualquiera gasta en ello de 6.000 a 7.000 pesetas. Si todo marcha bien y el balance de fin de año revela que cada gallina deja, siquiera sean 8 ó 10 pesetas de beneficio limpio, ya el avicultor puede animarse, pero si no es así, que indague, que medite sobre las causas del poco beneficio o de los tropiezos que tuvo, y en tanto no sepa poner remedio, mejor es que no pretenda seguir adelante. Lo mismo diremos a los que empiezan con miras a la producción de pollería de consumo y a los que entusiasmados con lo que ganan o parecen ganar los fabricantes de polluelos de un día (las granjas), quieran emprender esta industria. Hay que empezar con una reducida producción, aumentándola poco a poco según va encarrilándose el negocio, y según se va adquiriendo experiencia. Empezar de golpe con 1.000 ó 2.000 gallinas es una locura, y si no, que lo digan los que con ellas salieron con las manos en la cabeza. Observará el lector que me refiero a los que en la Avicultura vislumbran fines industriales, que son la mayoría de los que en España sienten aficiones. Al que sólo aspira a tener un gallinerito para su recreo y a lo sumo para que le procure huevos frescos, buenos y baratos para las atenciones de la familia, o todo lo más para vender semanalmente algunas docenas a los amigos, a éste no hay para qué decirle, que ni con 200 debe empezar, pues con 50 le bastan. Volviendo al caso del que aspire a ser industrial, siquiera sea en mediana escala (que a nuestro juicio es el que está más en lo que le conviene), una vez poblado el gallinero ha de atender a la alimentación de las gallinas, y para ello le precisa saber qué alimentos les son mejores para el producto que les pide. La mayoría de los principiantes se queman las cejas buscando el modo de que las gallinas les gasten lo menos posible, confundiendo la baratura con la economía, y esto es un error craso. Llenar el buche de una gallina es cosa fácil por medio de cocimientos de mondaduras de patata, mendrugos de pan seco que se compran a poco coste y algunas hojas de col, todo ello'^S'•, amasado en el agua de cocción, con adición de un poco de salvado; pero aunque se las vea con el buche lleno, poco es lo que aquello las nutre, clan pocos huevos, y los pollos no engordan. Con esa alimentación, al parecer barata, las gallinas no pueden dar muchos huevos ni la pollería puede engordar, porque los huevos y la carne y grasa se forman con el remanente o el sobrante de la materia nutritiva que el animal ingiere y que no le fué necesaria para reponer sus desgastes orgánicos. Sin granos y buenas harinas el ave no hace más que vivir, pero no da producto. El avicultor principiante ha de estudiar muy seriamente cuanto afecta al problema de la alimentación, y para ello tiene todos los libros de Avicultura modernos en los cuales se le dan los elementos de cálculo y hasta también planes y fórmulas alimenticias ya exper i mentalmente establecidas, que le ahorran trabajo. Las gallinas, como todas las aves de corral, son animales omnívoros, lo cual quiere decir que comen así granos como materias animales y vegetales tiernas, sí que también ingieren substancias minerales cuando su organismo se las pide. Les gusta la variedad y comen más o menos según los alimentos que tienen a su alcance. El que no estudió Avicultura se deja influir fácilmente por los prejuicios y las rutinas de antaño, entre las cuales predomina la de que, para que las gallinas den muchos huevos no hay nada como el maíz, cuando, si bien les precisa, si se les da mucho lo que hacen es engordar, pero dando pocos huevos. En cambio, se condena la avena a pretexto de que no gusta a las gallinas, cuando este grano sí que favorece la postura. Oye hablar el principiante de que es bueno darles harinas de carne y de pescado, lo cual es cierto, pero como las da a ojo de buen cubero, unas veces las da en exceso y dañan, y otras las da escasas y no producen el efecto debido. En la mayoría de los casos, no es fácil procurarse substancias verdes y frescas, y como no se dan a las gallinas, también la puesta se resiente, como se resienten del desorden en darles las comidas. Si se trata de polluelos, dándose oídos a los prejuicios, los atiforra de arroz, porque ven lo bien que lo comen, pero, como en este grano faltan ciertos elementos nutritivos (vitaminas), cuya ausencia hasta puede acarrearles enfer- 7S MUNDO y- c o medades, se mueren muchos, y el avicultor novato se descorazona. El temor de gastar demasiado en la alimentación constituye un error en el que la mayoría de los principiantes caen. Hay que atender ciertamente a la economía, pero, como se dijo, sin confundirla con la baratura. Más barato resulta un litro de cocimiento de coles, mondaduras de patatas, mendrugos de pan y un poco de salvadillo, que un buen puñado de avena, pero ésta resulta ser más económica, porque la gallina dará más huevos, y si se da en harina, el polluelo crece mejor, en tanto coii el amasijo no hacen más que vivir y ni crecen ni producen cuando las aves llegan a ser adultas. El novel avicultor debe atenerse a lo que el progreso avicola moderno enseña organizando o adoptando un régimen alimenticio adecuado, no sólo a la edad de los animales, sí que también al producto que de ellos espera. En la primera edad, entendiendo por tal la de la crianza, o sea desde que el polluelo nace hasta que tiene tres meses, requiere elementos constructivos, que fortifiquen y desarrollen su osamenta, que desarrollen su musculatura. La experiencia da como buenas cualquiera de estas dos fórmulas : Num. t.—'En kilos. Salvado grueso o de hoja, 20. Terceras o salvadillo fino, 45, Harina de maíz tamizada, 10. Harina de avena, 10. Harina de carne o de pescado, 5. Harina de soja (si se tiene) o si no harina de habas, 5. Leche en polvo, 5. Núm. 2. — Salvado de hoja, 50. Terceras o salvadillo, ro. Harina de maíz tamizada, 10. Harina de avena, 10. Harina de carne o de pescado, 5. Harina de soja o de habas, 5. Harina de alfalfa, 5. Leche en polvo, 5. Si en vez de darse agua se da leche como bebida, puede suprimirse la leche en polvo en la mezcla. Si se quiere activar el crecimiento y fortificar al polluelo, a cualquiera de esas dos fórmulas se le puede agregar un 1 % de aceite de hígado de bacalao y en tres meses el polluelo alcanza fácilmente los 800 gramos y aun un kilo o más peso. A los tres meses debe modificarse la mezcla adoptando una de las dos siguientes: Núm. 3. — Salvado de hoja, 20. Terceras, 30. Harina de maíz sin tamizar, 15. Avena molida o machacada, 20. Harina de carne o de pescado, 5. Harina de soja o de habas, 5. Harina de alfalfa, 5. Núm. 4. — Salvado grueso o de hoja, 45. riña de maíz sin tamizar, 20. Avena molida o machacada, 20. Harina de carne o de pescado, 5. Harina de alfalfa, 10. A esa edad la leche y desde luego el aceite de hígado de bacalao ya no son tan necesarios. Las mezclas 3 y 4 tienden a preparar a las pollas para la postura, pero si se trata de pollos destinados al consumo pueden suprimirse las harinas de carne o de pescado y las de soja o de habas, aumentando, en proporción de la suprimida, la cantidad de harina de maíz. Para cuando las pollas empiezan a dar huevos véanse tres fórmulas muy modernas y recomendadas por centros experimentales capacitados para ello. Núm. 5. — Salvado de hoja, 25. Terceras, 30. Harina de maíz gruesa, 12. Avena molida o machacada, 15. Harina de carne o de pescado, 6. Harina de soja o de habas, 6. Harina de alfalfa, 6. (Agregar yi kilo de sal.) Núm. 6. — Salvado de hoja, 20. Terceras, 20. Harina de maíz gruesa, 20. Avena molida o machacada, 20. Harina de carne o de pescado, 15. Polvo de leche, 5. Núm. 7. — Salvado de hoja, 20. Terceras, 20, Harina de maíz gruesa, 20. Avena molida o machacada, 20. Harina de carne o de pescado, 12. Harina de alfalfa, 8. (Agregar yi kilo de sal.) Desde que el polluelo tiene unos días, y en toda la vida del animal, debe tenerse a su alcance en comedero que no sea posible verter su contenido, algunas substancias minerales, como arenilla fina, o mejor, conchilla"de ostras (tamizada cuando polluelos y granulosa cuando adultos), así como polvo de carbón de leña. Los animales picotean en esas substancias cuando su naturaleza se lo pide. Esas materias minerales pueden darse también mezcladas ya con harinas, agregando a cualquiera de las fórmulas dadas 2 kilos a 2'5o kilos de la siguiente mezcla mineral: Polvo de huesos 6 partes; conchilla de ostra en polvo 2, y sal 2 partes. A partir de la edad de tres meses, además de estas mezclas tenidas en tolvas o comederos, siempre al alcance de las polladas y de las gallinas, hay que darles grano de maíz, trigo y avena, en partes iguales, en proporción de 20 ó 25 gramos por cabeza hasta que las pollas ponen y de 50 cuando ya dan huevos y distribuyéndolo de preferencia a la caída de la tarde. En las mañanas o, mejor, al mediodía, dar MUNDO V O siempre alguna verdura, siendo las mejores la alialfa, el trébol, la lechuga, la hierba de prado, la avena germinada y en último lugar las hojas de col. Aun cuando el régimen de las mezclas secas casi anuló el de los amasijos, éstos no deben proscribirse en absoluto. Cuando las gallinas ponen, a cualquiera de las mezclas, 5, 6 y 7 se le puede agregar un poco de agua hasta ponerla esponjosa y dársela así en amasijo, una vez cada día y siempre a la misma hora. En tiempo de muda (en nuestra latitud de junio a noviembre), puede substituirse la harina de soya o de habas por harina de linaza o por harina de cacahuet, cuyas partes oleaginosas favorecen la salida de las nuevas plumas y les dan lustre. A la pollería de consumo debe tratársela de distinto modo. A ésta, más que el salvado, que las terceras y que las harinas de carne y de pescado, les conviene el maíz y la cebada, y para engordar más, el trigo sarraceno (alforfón) dados en grano si gozan de libertad en el campo, y en amasijos con agua y residuos de las industrias lácteas si están clausuradas. He aquí resumidos los elementos nutritivos que la moderna Avicultura recomienda: El avicultor principiante ha de parar mientes en la higiene del gallinero, aseándolo a diario y evitando la invasión de gérmenes infecciosos y de parásitos; ha de atender a la buena cosecha de los huevos y al registro de la postura para desprenderse de las gallinas que den pocos huevos o que los den muy pequeños. La cuestión de las crías ha de ser por él atendida en el sentido de escalonarlas debidamente para cosechar huevos todo el año. Para ello debe tener presente que las pollas tempranas, de diciembre y enero, ponen ya en ve- rano, que las de febrero a abril empiezan a poner en otoño o principios de invierno, y unas y otras son los que han de proveerle de huevos cuando las gallinas adultas dejan de poner en verano o en otoño por estar en plena muda. Tendrá también presente que las crías van mejor cuando los días se alargan y en primavera, que en verano, cuando los días se acortan. No es menor la atención que ha de prestar a la venta de los huevos, directamente al consumidor, esto es, sin intermediario, vendiéndolos en calidad de huevos frescos del día, pues hay gran diferencia entre el precio de este huevo y el del huevo corriente o comercial. No hay para qué decir si conviene al que empieza, llevar siquiera sea una rudimentaria contabilidad y el extremar la vigilancia, si alguien más que él o personas de su familia intervienen en los cuidados del gallinero. Huevos y grano, son cosas que se prestan muy fácilmente a filtraciones, y luego las cuentas no salen y las pérdidas se achacan a las gallinas. Como complemento de esta leccioncita agregaremos el Artículo 10.° del Decálogo del Avicultor, que desde hace cuarenta años pedimos a los alumnos de esta Escuela que se aprendan bien de memoria. Lo tenemos pintado en grandes letras en una de las paredes más visibles de la Escuela para que lo lean todos sus visitantes, y dice así: "Sea cual fuere el fin que se persiga, el avicultor no deberá nunca confiar en obtener el fruto de sus desvelos hasta el segundo o tercer año de implantar el negocio, y caso de sentir impaciencia o necesidad absoluta por alcausarlos antes, por tener que vivir de lo que le dé el gallinero, o desistirá de su empresa o tendrá que armarse de paciencia y de constancia hasta lograrlo." 80 MUNDO V I O La misión de los jueces en las Exposiciones Por el Prof. CHARLES VOITELLIER Los prestigios universales de que go\a el ilustre Catedrático de Zootecnia de la Escuela e Instituto Nacional de Agronomía de París Mr. Charles Voücllicr, avaloran el siguiente escrito que acaba de ser publicada por nuestro colega «La Ritme Avicole» órgano de la Sociedad Central de Avicultura de Francia. i método de dar a juzgar los animales por clases y aun por razas a un juez único, en la práctica se ha demostrado infinitamente superior al de juzgarlos entre varias personas y hasta tan sólo entre dos. Este método viene ya consagrado por cuarenta y cinco años de practicarse. A ningún avicultor acostumbrado a las exposiciones se le podría ocurrir otro medio para la adjudicación de las recompensas en forma tan juiciosa y equitable. Recordemos, sin embargo, que el principio de la clasificación por un juez único, impone que éste sea designado antes de celebrarse la exposición y que en el Programa de la misma aparezca el nombre de la persona desigua-da para cada clase o grupo. Esto es esencial, porque precisamente la buena elección del juez da lugar a mayor concurrencia de expositores. Si en alguna exposición un juez se ha mostrado inepto o imparcial, motivando reclamaciones fundadas y la Sociedad que organiza una Exposición comete el desacierto de volverle a designar para otra, los expositores se abstienen de concurrir a ella. El interés de las Sociedades en tener jueces perfectamente competentes, es mucho mayor que el de las Administraciones (i), porque una buena designación da garantías a los expositores. Para la elección de buenos jueces no pueden fijarse condiciones reglamentarias y uniformes, pero importa que en la elección no se pongan trabas. A menudo sirve de guía los notorios éxitos alcanzados por la persona cuando era expositor, a lo cual se ha objetado que el simple hecho de haber adquirido fama como expositor no le da patente de buen juez. A pesar (i) Entiéndase entidades que quieren organizar Exposiciones. — N. de la R. de ello, la imparcialidad generalmente va ligada a la honradez comercial, como a la reputación de buen avicultor y es tan notoria como la competencia del juez. La facultad que el juez debe poseer, de apreciar rápidamente y de clasificar juiciosamente los animales, requiere también un buen carácter, un buen método para resolver con decisión y sin nerviosismo. Por ejemplo: un buen juez, cuando se impresiona posiblemente por los errores o las faltas de los expositores en la elección o la presentación de los animales, aunque no oculte su mala impresión, debe mostrarse tolerante. El juez único de nuestras exposiciones en el cumplimiento de su misión no puede mostrarse negligente sin comprometer su reputación. Si tiene alguna duda sobre la apreciación del mérito de un animal, tiene el derecho y aun el deber de consultar con sus colegas. En un fallo, en. exposiciones sucesivas, ha de mostrar una orientación uniforme para la buena crianza, que es el objeto final de los concursos y por las explicaciones que da a los expositores, después de su fallo, ha de acreditarse como buen consejero. La especialización del juez en el conocimiento de una raza vale más que lo que se gana con el estudio y con ver lo que hacen otros jueces. Cierto es que todo juez, aunque actúe por primera vez, puede proceder al examen de los animales en la forma que bien le parezca o según el método que más le convenga, con puntaje o sin puntaje, pero siempre tiene que juzgar de acuerdo con el "standard" (patrón) de la rasa, adaptando la subordinación de las características a lo establecido en la tabla de puntajes. Esta obligación no debe, sin embargo, hacerle perder de vista que juzga animales reproductores, y aún puede decirse, animales aptos para transmitir lo más fielmente posible las particularidades y las aptitudes características de la raza. MUNDO A V C O Según esto, en presencia de un animal enfermizo poseyendo todas las características fijadas en el standard de la raza, el juez no tiene que pensar en si lo que puede tener es mal grave o mal benigno, ni en si momentáneamente o para siempre ha perdido su facultad de reproducirse, sino que debe apreciarlo por su estado en el momento de juzgarlo, y si lo ve impropio para reproducirse en aquel momento, debe excluirlo o descalificarlo. El juez debe partir del principio de que, en una Exposición, sólo los animales que están en buen estado pueden ser recompensados y para garantizarse, en su carnet de juez debe anotar el estado del animal que da por enfermo, dando inmediatamente cuenta al Comité Ejecutivo de la Exposición; para que el veterinario pueda intervenir, porque puede darse muy bien el caso de que dos dias después el animal esté ya del todo bueno y entonces originarse reclamaciones o conflictos. A menudo se ha preguntado si es justo privar de toda recompensa los animales atacados, por ejemplo, con señales de coriza (moquillo) o de sarna en las patas. La coriza puede haberla contraído el animal en el viaje, al llevarlo a la Exposición y puede no ser coriza contagiosa o no tener consecuencias en su salud, y en este caso el juez puede mostrarse tolerante, pero cuando puede apreciar que el animal lleva ya tiempo con el mal, o bien cuando vea que el animal no puede curarse antes del fin de la Exposición, la descalificación se impone. En cuanto a la sarna en los tarsos, como es reglamentario que no pueden llevarse a las Exposiciones animales sarnosos, ya no caben dudas, por negligencia. Hay otros mótivos de descalificación no mencionados en ciertos standards, como las malas conformaciones del esternón, las jorobas, los dedos torcidos, los indicios de un mal crecimiento, la anemia o un desarrollo insuficiente imputable a un nacimiento tardío en verano u otoño. No puede admitirse, en efecto, que aves nacidas en épocas poco favorables hayan tenido un buen crecimiento (aves tardías), si sus formas son inferiores a las que debieran tener por su edad, porque no pueden luego ser buenos reproductores, transmisores a la descendencia de las buenas cualidades de la raza. Así, pueden verse pollitas que, a fines de enero o de febrero no han dado ningún huevo ni dan señales de empezar pronto a poner y a nuestro entender deben descalificarse, por perfectas que sean en sus características étnicas o raciales, y por bueno que sea su origen. Única- mente se puede prescindir de esto en las razas5* apreciadas solamente por la belleza de su plumaje o de otros atributos (las razas de lujo o las variedades deportivas de las razas de utilidad económica). Cuando se aplica estrictamente el puntaje, todas estas causas de exclusión deben ser objeto de. un ante scriptum. es decir, de una nota eliminatoria prefijada y no de unas simples anotaciones que permitan disminuir o rebajar el promedio de puntos resultante de la puntuación parcial. En todos los casos el juez debe recordar que su misión consiste, no solamente en asignar las recompensas ofrecidas, sino contribuir al progreso de la Avicultura por las enseñanzas que derivan de su fallo. Su deber es el de no premiar más que a los ejemplares que lo merezcan y que puedan perpetuar las razas conservándose sus actuales características, o a perfeccionarla en el sentido que marque su standard. En el caso de que se encuentre en presencia de un gran número de ejemplares de mucho mérito, y que dicho número sea superior al de premios de que el juez puede disponer, debe hacer presente su criterio y proponer que se les concedan Menciones muy honorables. Aparte de esto, todo ejemplar valorabie bajo el punto de ser apto para la expansión de la raza, y que posea las características principales de la raza, sin taras ni motivos de descalificación, debe ser señalado o indicado por el juez en forma que llame la atención de los compradores eventuales, a cuyo efecto junto al mismo puede ponérsele la plaqueta de Mención muy honorable. Tal distinción, sin embargo, debe entenderse que ni representa un Premio de compensación, ni un estimulo. A veces se ha pedido que los jueces, por medio de su buena clasificación, contribuyan en lo posible a la ilustración de los criadores y de los visitantes de la Exposición, a cuyo efecto podría ^ponerse en cada jaula una tarjeta indicando la nota dada en cada grupo de caracteres, a tenor de la tabla de puntaje en la raza. Esto sería evidentemente muy útil e interesante y lo hemos visto ya en los Concursos de ganado mayor en Suiza y en Inglaterra y hasta en algunas ocasiones en Francia. En Holanda ya se ha hecho en algunas Exposiciones de Avicultura, pero en todos los casos por la concisión de los datos consignados en las tarjetas el sistema presenta más inconvenientes que ventajas, porque sólo se consignan los defectos, para que se pueda deducir la causa del bajo puntaje dado al animal, pero no se consignan las cualidades, 82 MUNDO V O L ni siquiera algunas excepcionales. Sería, pues, preciso que en las tarjetas se consignara también el detalle relacionado con cada uno de los considerandos de la tabla de puntaje. La confección de estas tarjetas exige mucho tiempo y una vez hechas también lo requiere el ponerlas en cada jaula, así como un gran cuidado, una vigilancia extrema para que no puedan ser ni confundidas ni substituidas, haciéndolo imposible. No debe olvidarse que la aparición de los distintivos de los premios alcanzados (las Palmaras) es una de los principales éxitos en las Exposiciones y que debe evitarse todo lo que pueda retrasarlo. La clasificación establecida con método constituye, ya por sí sola, una buena enseñanza. A dicho efecto, el juez, en cuanto le sea posible, no debe interrumpir su trabajo, y por sí, o valiéndose de un ayudante, debe ir anotando sus apreciaciones por medio de señales o signos secretos. Su trabajo debe empezar por pasar revista general a todos los animales que deben ser juzgados por él, con el objeto de formar concepto de la calidad promedia por ellos representada y así poder adoptar una buena base de puntaje cuando empiece el examen individual de los animales. Al pasar dicha revista general, el juez debe ir anotando en su carnet los números de las jaulas que aparezcan vacias por ausencia (falta de presentación) de los animales que debían ocuparlas en el momento de pasar el juez, y lo propio hará con la numeración de aquellos que a primera vista se le presentan ya como descalificares. Después de esto, si en el programa se ha previsto, en cada clase juzgará por separado los animales jóvenes y los adultos, atendiendo bien al hecho de que no se hayan cometido errores al ponerlos en las jaulas. Como el juez no debe saber nunca a quién pertenece el ejemplar que tiene a la vista, en caso necesario puede recurrir al Comisario de Sección para- que compruebe si todo está en orden, de acuerdo con los datos que dicho Comisario tiene. Cuando el expositor se ha equivocado y habiendo inscrito animales adultos los manda jóvenes, o viceversa, es responsable de su error y el juez debe descalificar al animal que no esta en la clase en que debía estar (i). (i) Esto se comprende, sí se considera que el juez no puede ni perder tiempo ni guardar consideraciones a los que Litaron enviando animales distintos de aquellos que inscribieron. — N. de la R. Al juzgarse los patos, las ocas, las palomas se impone un examen minucioso, pero en atención al tiempo que esto toma, es cosa establecida que no hay responsabilidad para el juez si en ello hubo alguna equivocación por parte del expositor; sin embargo, cuando después del fallo se advierta la equivocación, éste puede ser anulado. Cuando todas estas operaciones preparatorias han terminado, entonces es cuando el juez puede proceder al examen individual de los animales o al de los lotes presentados. En este trabajo es de mucha importancia que en todo lo posible se siga el mismo orden, empezándose por apreciar las características primordiales de la raza o de la variedad, como la talla y las formas generales, antes que las particulares de las regiones del cuerpo y la coloración, etc., etc. Cuando el juez ha tomado ya sus notas, bien sea de memoria o consignándolas por escrito en signos secretos, entonces el juez actúa prudentemente comparando los animales y estableciendo el orden de mérito resultante de las notas tomadas. Después de practicar una revisión por si cabe alguna modificación y cuando se siente seguro de no haber olvidado nada, puede entonces entregar su fallo al Comisariado de la Exposición. Cierto es que, a veces, se apremia a los jueces para que terminen pronto su trabajo, pero bueno es que se tenga en cuenta que, aun operando lo rápidamente posible, el juez no debe hacerlo nunca con precipitación y sin la debida circunspección. Charles Voitellier Aquellos de nuestros lectores que hayan leído lo que muchas veces ha dicho Mundo Avícola y que no ha mucho tiempo repitió, habrán visto en el escrito del Prof. Voitellier que coincidimos en absoluto y que el método del juez único, del fallo secreto y de la clasificación a base del Standard y de la distinción entre sexos y edades, sin olvidarse que, en ciertas razas de utilidad o de producto, hay que tener en cuenta las aptitudes de los animales como reproductores, son las bases de una Exposición, y que, sin ellas, se juega a exposiciones, pero ni éstas son lo que deben ser, ni de ellas deriva ninguna consecuencia educativa del público y de resultados prácticos. Porque lo decía Castelló no se hizo caso ni se le dieron oídos. ¿ Se convencerán ahora al oírlo del patriarca de la avicultura francesa y de juez tan umversalmente aplaudido? Ejercicios para la apreciación de la belleza en las raza, de "Standard" o Patron bien definido WYANDOTTE BLANCA NA de las creaciones que de Norteamérica llegaron a Europa, ya casi a fines del siglo pasado, fué la raza Wyandotte. Se la considera producto de un cruzamiento entre la raza asiática Brahma Pootra y la Hamburgo plateada lentejuelada de la que surgirían las primeras Wyandottes llamadas plateadas (Silvcr ]]ryandotte), pues tal cruzamiento da mestizas de formas bastante parecidas a las de las Wyandottes, pero como en las legítimas hay ciertas características que no aparecen en las de simple cruzamiento de aquellas dos razas, es de suponer que en la creación de las primitivas Wyandottes plaea-das intervinieron otros elementos que se ignora. Nadie puede decir, pues, a punto fijo, cuál fué el verdadero origen de esta hermosa raza. Al aparecer la raza llevó el nombre de Se-bright Americana, porque el plumaje ribeteado recordaba el de las Bantam de Sebright ya conocido. Cuando la raza fué admitida en el Standard americano de 1883 se le dió el nombre de Wyandotte, Condado del Estado de Kansas en la Confluencia de los ríos Kansas y Missouri, donde en el año de 1832 se habían establecido los indios Wyandottes, fracción de la Nación Hurona. Se dice que la Wyandotte es la raza de las curvas por sus formas redondeadas cortas y anchas. Hasta su cresta doble forma como una curva amoldada a la de la cabeza del animal. Hoy se conocen ocho variedades de Wyan-drtte; la plateada, la dorada, la negra, la perdiz, la leonada, la armiñada, la gira-blanca y la blanca, siendo esta última la más generalizada en todo el mundo, porque su coloración es la que da lugar a menor desecho y, además, porque es la que más se ha seleccionado en el sentido de la producción huevera y pollera. Son comunes a todas las variedades los defectos generales en todas las razas, como la falta de pureza en los colores, el no tener la cresta que deben tener, el tener orejillas de otro color del indicado en el Standard, etc., etc., pero en las Wyandottes se señalan como defectos especiales los siguientes: Las orej illas blancas y el blanco en la cara, el pico que no sea amarillo, las crestas bastas, pesadas y que no terminan bien en punta, sin que ésta se levante ni caiga hacia abajo y, desde luego, que la tengan sencilla; la cara y las orejillas rugosas, los cuerpos estrechos y el tener el plumaje muy ceñido al cuerpo, el tener plumas en los tarsos y dedos y el que estén doblados y no sean amarillos o con manchas verdosas, así como el que las patas sean demasiado largas, y el que la cola esté demasiado desarrollada o peque por demasiado corta. En la variedad blanca, que sirve de base al ejercicio de este mes, es gran defecto la falta de pureza del blanco y el tener en él tintes amarillos o plumas de otro color. La creación de las Wyandottes plateadas se remonta a los años de 1872, asegurándose que el primero que las presentó fué un avicultor llamado S. H. Towele, de Truxton (Nueva York). La variedad blanca surgió en 1885, atribuyéndose su paternidad al avicultor H. Stevens. Desde la aparición de la raza, las formas de los tipos tenidos como perfectos han variarlo mucho. Actualmente se da como bueno el dibujado por Stahmer que se presenta a la vista de nuestros suscriptores en esta edición. En gallo y gallina los ojos deben ser castaño-rojizos, el pico, tarsos y dedos deben ser amarillos, la cara, orejillas y barbillas rojas y estas últimas poco largas. La cresta doble, más bien estrecha que ancha, francamente asentada en la cabeza, ovalada, con pequeñas puntitas en su superficie, más ancha de delante que por detrás y terminándose en punta y curvándose siguiendo la curvatura craneal. El cuello es más bien corto y bien arqueado; las alas de mediano desarrollo y poco pegadas al cuerpo: el dorso corto, ancho y plano en la espalda; la silla ancha y llena subiendo en forma curvada hacia la cola. Esta es corta y abierta en su base, y en el gallo ha de ser llevada en ángulo de 50o con hoces cortas y bien arqueadas y cubriendo bien las rectrices. En la gallina la cola debe ser abierta y llevada en ángulo de 40o. El pecho debe ser ancho y lleno; el cuerpo corto, profundo y redondeado y el plumón bien tupido. Las patas deben ser cortas, fuertes y llevadas bien separadas. Véanse estas características bien representadas en el dibujo de Stahmer y apréciense algunos defectos en los diseños que aparecen al margen. Wyandottes plateadas, primera variedad en la raza. Véase la diferencia de su tipo, ya antiguo con el moderno DEFECTOS N.° 1. — En gallo y gallina el cuerpo es demasiado corto recordando el tipo antiguo (1905-1910). N.° 2. — El gallo tiene el pecho plano; y la gallina es alta de patas. N.° 3. — En gallo y gallina la cresta tiene forma demasiado parecida a la de la raza Hamburgo, y en ambos el dorso recuerda demasiado el de las Plymouth Rock. N-° 4, — El gallo tiene las patas demasiado cortas pareciéndose a las de la raza Orpington. La gallina tiene el vientre caído hacia atrás. N.° 5. - En gallo y gallina las patas están mal colocadas dando lugar a! desequilibrio del cuerpo. Dibujos de U A. Stahmer(D<: Poultry Tribune) La crianza intensiva iemprk se ha dicho, y Mundo Avícola conviene en ello, que para la crianza y explotación de los Pavos de las Indias se requería mucho terreno, pasto y mucho espacio libre. Ahora resulta que en Inglaterra están ya criándose intensivamente, y como, si es posible en clima tan poco adecuado para esos maleá-^~ít£i*3Ss gridos, mejor ha de serlo en España, atentos siempre a lo que puede ser de utilidad a nuestros lectores, vamos a informarles de lo que hace pocos meses decía de esto el "National Poultry Journal", británico. Según parece, los ensayos se han practicado en el Condado de Lancashire. Tuvieron por base la incubación artificial de loo huevos mantenidos a una temperatura de 39'1 C. en la primera semana y 397 en la segunda y siguientes. De los 100 huevos, 60 resultaron fértiles, y de ellos se obtuvieron 54 pavipollos el día 24 de mayo de 1934. Los pavipollos fueron alojados en una casa pollera corriente, dotada de buena luz, dividida en seis compartimentos de 270 metros por 1'80 cada uno. Al nacer se pusieron los 54 pavipollos en uno de estos compartimientos dotado de una criadora a base de calefacción por petróleo, dándosele la graduación corriente en los pollue-los de gallina (de 30 a 35° C.) en los primeros días, pero rebajándola gradualmente durante todo el primer mes. A medida que los pavipollos fueron creciendo se fueron repartiendo en los otros cinco compartimientos, que a las seis semanas que daron todos ocupados. Las ventanas de la casa-pollera se mantuvieron abiertas dia y noche, y en dieciséis semanas no murió ni un pavipollo, si bien se sacrificaron dos que estallan muy atrasados. En tal momento, el peso medio de los pavitas era de 4 kilos, cosa que, si se tratara de nuestros pavos españoles nos podría parecer dudoso, pero que, si se tiene en cuenta que eran de la llamada Pavos Mamut, es admisible. Considerándose que eran ya muchos, y que estaban demasiado crecidos para tenérseles en tan poco espacio, con los 52 individuos ya de cuatro meses cumplidos, se formaron dos grupos, uno constituido con 8 machitos y 20 hem-britas y otro con 24 machitos. El grupo de 8-20 se siguió teniendo en la casa pollera distribuidos sus individuos en los seis compartí- de Pavos de Indias mientos, y al grupo de los 24 machos se le sacó de ella, dándoles libertad completa en el campo. Al grupo de prueba se le mantuvo a régimen intensivo de clausura hasta su venta a fines de año, y el espacio de que cada pavito dispuso en los últimos tres meses y medio, fué el de, poco más o menos, un metro cuadrado por cabeza. Aparte de la comida que se Ies dió algo humedecida en los dos primeros días, durante las dieciséis primeras semanas no comieron más que mezclas secas, así compuestas: De 1 a S De 8 a 30 semanas semnnas Kilos Kilos Harina de maíz . . . 49 45 Salvado de trigo. . . 14 21 14 21 Harina de soya . . . 7 Harina de pescado . . . . 7 7 Polvo de leche . . . . 7 1 0'50 Harina de huesos . . 2 2'50 Totales . . . 99 99 A estas mezclas se agregó siempre un litro de aceite de hígado de bacalao. Hasta las ocho semanas, todos los días se les dió mezcla de granos (dos partes de maíz triturado y una de trigo), y de las ocho semanas hasta las treinta, sólo se les dió trigo. A partir de las dieciséis semanas, la mezcla se les dió algo humedecida y dos veces por i.ía, y la ración de grano, una vez, y en las tardes. Desde el comienzo de la crianza, todos los días se les dieron hojas de col bien trituradas y además amargón (diente de león), también picadito (1). El polvo de leche desnatada sólo se dió hasta las ocho semanas, y en las siguientes no, por dárseles la leche desnatada como bebida, y también se les suprimió la harina de soya. El peso vivo de los pavitos durante las primeras dieciséis semanas en que estuvieron todos en clausura, resultó ser el siguiente, en promedios : Al nacer......... 59 grs. A las 4 semanas....., 459 " A las 8 " ..... 1.643 " A las 12 " .....3.061 " A las 16 " .....4.140 " (i) Creemos que mejor, o por lo menos igual, seria ortigas. — N. de la R. 86 . M . Lì . A'.. D ■ 0- ■. <A V ! C • O ~ Una vez separados, el peso vivo promediado de los 28 pavitos retenidos en la caseta y tenidos a régimen intensivo fué: A las 20 semanas .... 5 K. 690 grs, -A las 24 " .... 6 " 685 " A las 28 " .... 8 " 142 " A las 30 " .... 8 " 007 " En el lote de 24 machos tenidos en libertad desde las dieciséis hasta las treinta semanas, fué en promedio: A las 20 semanas . . . . 7 K. 688 grs A las 24 rr . . 9 " 123 >J A las 28 ti . . 10 " 680 ti A las 30 r> . . 11 " 193 >J La diferencia de peso, mayor en el grupo" libre, se comprende por el hecho de que en él todos los individuos eran machos, que normalmente pesan más que las hembras, en tanto en el grupo en reclusión sólo había 8 machos y 20 eran hembras. Hay que considerar también que los individuos del grupo que estuvo libre en el campo, además de las raciones que recibían, comían mucho en sus correrías por el campo. Lo interesante de esta experiencia no está, pues, en la cuestión del peso, sino en la demostración de que. tanto pueden criarse los pavos libres como intensivamente, sin que con ello haya peligro para su salud. □oaocioooo cr<>gí>lj □□nonna □□ Conveniencia de desinfectar fas incubadoras Siempre se ha recomendado que al terminarse una incubación no se empiece otra sin limpiar a fondo la incubadora y mejor todavía si se ha desinfectado. Se suelen usar los vapores sulfurosos quemando una pajuela de azufre en la cámara de incubación, pero de efectos mucho más enérgicos son los de formaldchido. Estos se producen con formol y permanganato de potasa y la desinfección se hace del siguiente modo: Después de sacar los polluelos y una vez bien limpias las paredes de la cámara de incubación y ia rejilla portahuevos, para que no quede en ella ni excremento ni polvillo del que dejan aquéllos al nacer, se vuelve a la incubadora la dicha rejilla y se tapan bien con algodón los orificios de ventilación laterales, y los del tablero que forma el fondo de la cámara. Debe ponerse también algodón en el orificio, por el que pasa la varilla metálica del regulador y en el orificio de desvaporación de la parte alta, si lo hubiere. Así todo dispuesto, se utiliza una vasija de tierra bien plana, que pueda tener cabida en la rejilla porta-huevos, y en ella se pone formol en solución de 40 %. Sobre el formol se espolvorea el permanganato, previamente bien picadito hasta que quede en polvo. Inmediatamente se introduce en la incubadora colocando la vasija en el porta-huevos, y se cierra el delantero de la incubadora, poniendo unas tiras de tela en los cierres o juntas para que queden herméticamente tapadas las rendijas. Esta operación debe hacerse muy rápidamente, porque en el momento que se producen los vapores de formaldehido (que son irrespirables), no pueden resistirse, y, por lo tanto, conviene que no puedan salirse de la cámara de incubación. Una hora es tiempo suficiente para que la fumigación produzca sus intensos efectos desinfectantes. Una vez terminado, déjese ventilar bien la cámara de incubación y el local y vuélvase a encender la lámpara para empezar la siguiente incubación. En cuanto a las proporciones de permanganato y de formol a ponerse en la vasija, varían según el cubicaje de la cámara de incubación. La regla fija 12 centímetros cúbicos de formol y 6 gramos de permanganato por metro cúbico. Determinada la cubicación de la cámara de incubación por la multiplicación de la superficie de la base, por su altura, fácil es establecer la cantidad de ambos elementos que debe mezclarse. Si la superficie de la cámara de incubación es, por ejemplo, de 60 X 60 centímetros y la altura de 20, tendremos 60 X 60 = 3.600 centímetros que, multiplicados por 20, dan producto de 72.000 centímetros cúbicos. . Sabiéndose que en un metro cúbico entran 1.000.000 de centímetros cúbicos y teniéndose en cuenta que para tal cifra corresponden 12 centímetros cúbicos de formol y 6 gramos de permanganato, las cantidades que deben ponerse en la cámara de incubación de 72.000 MUNDO AVICOLA centímetros cúbicos, las determinan las siguientes proporciones: r* , , j 1.000.000 72.000 Para el tormol — :- ' 12 x de donde x = 0,86 centímetros cúbicos. B j. , 1.000.000 72.000 Para el permanganato---:- cié donde x = 043 gramos. Con o,8ó centímetros cúbicos de tormol en solución de 40 % y 0,43 gramos de permanganato potásico se produce, pues, el formalde-hido necesario para la desinfección a fondo de una incubadora de tipo corriente de loo a 120 huevos. Ahora bien, cuando sean difíciles de precisar estas cantidades, por lo pequeñas que resulten, pueden aumentarse siempre a base de que el número de centímetros cúbicos de formol sea doble que el número de gramos de permanganato. Este aumento en las cantidades no deberá hacerse nunca cuando se trate de la fumigación de una incubadora Mamut en funcionamiento. En las incubadoras Mamut la fumigación puede practicarse durante los nacimientos, pues como están dotadas de ventiladores en marcha continua, los polluelos no sólo no mueren, sino que se ha podido comprobar que nacen más vigorosos y desinfectados, pero la fumigación sólo puede mantenerse durante 10 minutos. Pasado este tiempo, precisa dejar abiertas todas las puertas durante cinco minutos y aún es bueno pulverizar en el interior hidrato de amoníaco que anula los efectos an-tirrespiratorios del gas formaldehido. Lo más conveniente es fumigar los pollos tres veces durante el nacimiento, con un intervalo de 12 horas entre cada fumigación, comenzando la primera cuando hay un 15 ó 20 por ciento de pollos nacidos. De todos modos recomendamos que la fumigación de los pollos en las incubadoras Mamut, se haga siempre de acuerdo con las instrucciones que facilite la casa constructora de la incubadora. En las incubadoras corrientes, en que no hay ventiladores en marcha continua nunca debe darse la fumigación habiendo huevos ni polluelos en la incubadora. Haremos especial hincapié en la recomendación de que en las incubadoras Mamut los polluelos recién nacidos sólo pueden soportar una fumigación, y por lo tanto, hay que retirar todos los polluelos nacidos, después de cada fumigación, pues de lo contrario serían perjudicados. Los vapores de formaldehido nn sólo tienen bien probada su acción germicida y parasiticida, en general, sí que también su especialí-sima acción bactericida sobre el Bacilas pullo-ruin causante de la diarrea blanca, así, pues, si en el polvillo que se produce cuando los polluelos nacen, o en sus primeras deyecciones hubiere tal germen de la pullorosis, con el Eor-maldehido quedan destruidos en absoluto. Los vapores de formaldehido pueden también emplearse de preferencia a los sulfurosos y a los hiponítricos para las fumigaciones en los gallineros y en las casetas o locales de crianza azotados por los parásitos externos, porque los exterminan. Calculando el cubicaje del local, determínense las proporciones de formol y de permanganato que hay que poner y practíquese la desinfección. El Salón Internacional de Avicultura (París 1936) ion su 72.a Exposición Internacional, la Sociedad Central de Avicultura de Francia ha celebrado su Salón de la Avicultura en 1936, el cual fué abierto al público el día 30 de enero, clausurándose el día 4 de febrero. Inaugurado por el Ministro de Agricultura, Mr. Thellier, y visitado por S. E. el Presidente de la República, desfilaron por la Exposición millares de visitantes y a ella concurrieron 542 expositores franceses y de diversos países, en inscripciones de aves y conejos, y 165 en la Sección de mieles, cera y abejas. En la Sección Industrial (material de Avicultura y Cuniculicultura), figuraron unos cien expositores; en la Bibliográfica 10; en la de Alimentos 17, y en la de Horticultura y Jardinería, las cinco principales casas de París, que todos los años cuidan de la ornamentación del Palacio de la Puerta de Versalles donde se instala la Exposición. En la Exposición figuraron también aves canoras y pájaros exóticos, y, como de costumbre, la Unión de Piscicultores de Francia prestó su concurso aportando unos 20 expositores. En suma, la Exposición Internacional de París en 1936 ha tenido unos 900 expositores con inscripciones individuales, pero si a éstos se agregan los de inscripciones colectivas, la cifra excede largamente de los 1.000. Según nuestro recuento general, y salvo errores y omisiones que involuntariamente pudiéramos haber cometido, el número de animales vivos y el de volatería muerta que ha podido verse en ta Exposición de París del presente año, es el de 8.166 piezas, así distribuidas: Gallos y gallinas 3.212. Patos y ocas 862. Pavos y Pintadas 83. Palomas 1.523. Conejos de diversas razas y cobayas 1.793. Castorrex y Rex 419. Aves canoras, canarios y pájaros exó- ticos 229. Conejos y volatería sacrificada en Concurso de animales de consumo de clase extrafina, 45. El total de piezas expuestas resulta ser, pues, el de 8.166 cabezas. En la variedad de razas de gallinas y demás aves de corral, y de conejos, anotamos las siguientes : En gallinas, razas francesas...... 23 distintas En gallinas, razas extranjeras ... 41 En pavos y guineas............ 6 En palomas......... ............ 40 En patos........................ 21 En ocas........................ 7 " En conejos..................... 49 Total razas distintas 207 Los Grandes Premios de Honor fueron adjudicados entre los siguientes expositores: Gran Premio del Presidente de la República (Copa de Sevrés), a las Bresse negras de monsieur Warroquiez, de Montmorenci, Director del periódico "L'aviculteur français". En razas de gallinas obtuvieron Premios de Honor, además de las Bresse negras de Pablo Warroquiez, en individuales y lotes ; las Ham-burgo negras de Carlos Chamby, de Milly, las Holandesas de la señora viuda de Arrondeau de Bobigny (Sena). En palmípedas, lo obtuvieron las ocas de Toulouse de la señora Elena Bodinier-Poche, de La Selle-Craonnaise (Mayenne). En palomas, fueron Premio de Honor, las Carneau, de Eugenio Salbat, de Bois-Colombes (Sena) ; las Carrier negras, de la señora J. Thuilliez, de Amiens (Somme), y las Mundanas francesas sin plumas en las patas, de Carlos Va-nacker de Roubaix (Norte). En pavos, los alcanzaron los Pavos blancos de la Marquesa de Robien, de Quintín (Costas del Norte), y los Negros de Sologne de Luciano Basquín, de Monfort l'Amaury (Sena y Oise). M U N P O AVICOLA cada raza y para cada variedad, el Jurado dispuso de la concesión de primeros, segundos, terceros Premios y Menciones, así en machos y en hembras, siempre con la clásica distinción entre los jóvenes y los adultos. A título de curiosidad insertamos la fotografía de la gran Pirámide de Honor en la que la Sociedad Central de Avicultura de Francia ofrece tradicionalmente a la vista de los visitantes de su Exposición, lo que bien puede titularse la flor de la misma, porque sólo tienen cabida en él los animales agraciados con los grandes Premios de Honor. Felicitamos a la Sociedad Central de Avicultura de Francia por su nuevo éxito y como todos los años a nuestros lectores les ofrecemos el fruto de nuestro análisis en los resultados de la grandiosa Exposición Internacional que desde hace ya tantísimos años se viene celebrando en Francia. La Pirámide de Honor tn la que anualmente son colocados todos los animales agraciados con los Grandes Premios de Honor en la Exposición Internacional que organiza la Asociación Central de Avicultura de Francia. En conejos, correspondieron a los Plateados ingleses de la señora de Aubry, de Chaudeli-neau (Maine y Loire), a los Beveren Rex, del Elevage Ste. Marthe, de Vigneau-sur-Seine (Sena y Oise), y a los Beveren de la señora María Duelos, de Montgerón (Sena y Oise). Además de estas altas recompensas se adjudicaron hasta 165 Premios extraordinarios consistentes en Objetos de Arte, Medallas y cantidades en metálico y 32 Premios a establecimientos por la buena calidad de los animales por ellos presentados. En calidad de Recompensas ordinarias, para Agregaremos, que, con motivo de la Exposición de París, tuvo lugar una reunión de Consejeros franceses de la Asociación Mundial de Avicultura Científica a la que asistió, en representación del Comité Ejecutivo del VI Congreso y Exposición Mundiales de Avicultura de Berlín-Leipzig, su Secretario general, doctor Kupsch, y por la Asociación de Avicultura Científica el Vicepresidente, Charles Voitellier, y el Secretario para Europa, Dr. Hennepe de Rotterdam. Dichos señores, acompañados, por el exministro de Agricultura de Francia Mr. Aquiles, Fault, fueron luego recibidos por el nuevo Ministro, Mr. Thellier, con el que convinieron la forma en que Francia tomaría parte en dicho VI Congreso Mundial de Avicultura y en ía Exposición de Leipzig. De unas investii nes sobre la her< eia de las características externas en las palomas El Boletín de Zoología números 1 y 2 de Bolonia del año 1935, insertó uto interesante Colipavo bayo trabajo de la doctora Anita Vecchi sobre la herencia de los caracteres externos de las pa- Moolced negro-plateado lomas, a base de experiencias llevadas a cabo por ella en un cruzamiento de Paloma Colipavo y Paloma Mookee. La elección de estas dos castas de palomas fué hecha, en primer lugar, como puede verse en los dos grabados que se intercalan porque tienen características muy opuestas, y en segundo lugar porque en las dos concurre una, la del temblor continuo del cuerpo y especialmente del cuello. Obsérvense en los dibujos algunas de los caracteres morfológicos opuestos en las dos clases Mestizo obtenido en primera generación entre Colipavo y Mookee de palomas, porque otros no pueden verse en ellos, Colipavo Cabeza de color. Ausencia de tufo o moño nucal. Cola con 24 plumas. Cola levantada y abierta en abanico. Ausencia de glándula uropigídea en la rabadilla. Mookee Cabeza blanca. Tufo en la nuca. Cola de 12 timoneras. Cola horizontal y nonnal. Presencia de glándula uropigídea. M UNDO 1. — Ejemplar de 3.B generación con 21 plumas caudales y sin glándula uropigídea. 2. — Ejemplar de 2." generación con 1S plumas caudales y sin glándula, uropi-gídea. La paloma Colrpavo era de color bayo (rubio) y la Mookee negra plateada, teniendo la Co-lipavo empleada 32 plumas en la cola y la Mookee 12. En la primera generación todos los hijos salieron con la cabeza blanca, sin tufo, cola en posición normal y porte de la casta Mookee, lo cual demuestra el dominio de dichas características sobre las otras, si bien en algún individuo el blanco de la cabeza tenia máculas de color. En cuanto a la presencia de glándula uropigídea, la había en los siete individuos obtenidos en Fi, (Primera generación.) En la segunda generación (debe entenderse entre mestizos hermanos) reaparecieron las cuatro combinaciones previsibles entre alelomorfos (entiéndase entre individuos de características distintas), obteniéndose cabezas blancas, cabezas de color, individuos con tufo en la nuca y otros sin él. En los individuos de cabeza blanca se notaba mayor proporción de máculas de color que en las crías de primera generación. Iguales observaciones pudo hacer la doctora Vecchi en tercera y en cuarta generación, y en uniones de individuos de segunda con otros de tercera y de cuarta, lo cual le permitió concluir que hay otros factores subordinados a la presencia del factor blanco de la cabeza. En cuanto al número de plumas en las colas, en las generaciones F^ F2, F„ y Ft hubo variación entre 12 y 27 plumas, siendo más las que tenían 14. Observa Anita Vecchi que hasta en las Colipavo puras el número de timoneras varía mucho, y esto le permite sentar la suposición de que el número de [as plumas caudales puede depender de muchos factores, de los cuales unos regularían la salida de las plumas del lado derecho y otros la del lado izquierdo, pero independientemente unos de otros. Del experimento se pudo deducir que el porte levantado de la cola y su apertura en abanico es carácter recesivo (es decir, que queda oculto en primera generación), y que el gene de tal característica no está ligado con el que determina el número de plumas timoneras, de suerte que caben todas las conbinaciones posibles entre tales factores. La medición de 54 ejemplares de F.,, F;i y Fj mostró tales oscilaciones en el índice que pudo suponerse que probablemente las plumas espatuliformes se deben a diversos factores. Por tal carácter, el Mookee podía entonces ser considerado como heterozigótico, y esto explicaría en la F¡¡ y siguientes generaciones la aparición de plumas normales. La presencia de glándula uropigídea en todos los individuos de primera generación demuestra el dominio de tal característica. Si bien en cuarta generación hubo un individuo con glándula uropigidea que sólo tenía una apertura papilar, en tanto la normal tiene dos, la doctora Vecchi estimó que sólo por un caso no podía apreciar la confirmación de la tesis de Morgán al afirmar que el tipo de glándula uropigídea de una sola abertura papilar es debido a un factor especial. En cuanto a relaciones entre la presencia y la ausencia de dicha glándula y el mayor o menor número de plumas en la cola, y con el porte más o menos vertical de la cola y su apertura en abanico, no pudieron apreciarse en el experimento. Las conclusiones formuladas por la autora del experimento fueron las siguientes: 1. a Que el blanco en la cabeza de la paloma Mookee es dominante. 2. a Que tal blanco puede creerse depende de más de un factor, lo cual puede dar lugar a 1. —Ejemplar de 3.a generación con 24 plumas caudales y glándula uropigídea 2, — » » 2.a a » 18 » » » » 1. — Ejemplar hijo de hembra de 8." generación, con macho de 2.a, que presentó 20 plumas caudales y glándula uropigídea. 2. — Ejemplar hijo de hembra de 3.a generación, con macho de 2.a, que tenia 25 plumas caudales y no tenía glándula uropigídea. sus manifestaciones en forma más o menos igual. 3. " Que el tufo de la nuca en los Mookee es característica recesiva que se oculta en la primera generación. 4. " Que el número de plumas de la cola es una característica que depende de varios factores y tal vez es disimétrica. 5. " Que la forma de espátula es la normal en las plumas timoneras, determinándola múltiples factores. 6. " Que la presencia de la glándula uropigídea es característica dominante. 7. " Que la ausencia de dicha glándula no parece relacionada con el número de plumas timoneras. 8." Que la posición normal de la cola en abanico, y vertical y la ausencia de la glándula uropigídea, características de las palomas Co-lipavo son en ella características independientes. El resultado final de sus experiencias fué que la doctora Anita Vecchi produjo dos nuevas variedades de Colipavos no vistas aún: la Colipavo de cabeza blanca y la Colipavo de cabeza y cola blanca. Felicitamos a su autora y nos complacemos en dar a co

Artículo publicado en SELECCIONES AVICOLAS Nº000, sección de Archivo Historico

GRABADO EN PORTADA: DEPARTAMENTO DE UNA FABRICA NORTEAMERICANA DE CARAMELOS, DONDE SE PARTEN DIARIAMENTE 240.000 HUEVOS FRESCOS. LA ESCUELA DE AVICULTURA DE ARENYS DE MAR EN EL CUADRAGESIMO ANIVERSARIO DE SU FUNDACION . . 98 DEL PROXIMO CONGRESO Y EXPOSICION MUNDIALES DE AVICULTURA EN LEIPZIG-BERLIN...........IOj CURSILLO DE AVICULTURA PRACTICA EN DOCE LECCIONES, INDUSTRIA HUEVERA, SUS BASES Y VENTA DE LOS PRODUCTOS, por el Prof. S. Castelló. (Quinta lección).....104 EJERCICIOS PARA LA APRECIACION DE LA BELLEZA EN LAS RAZAS DE «STANDARD» O PATRON BIEN DEFINIDO. RARA RHODE ISLAND ROJA............108 DE COMO PODRIA MEJORARSE Y PERFECCIONARSE UN TIPO DE GALLINA DEL PAIS, OBTENIENDOSE UNA NUEVA RAZA ESPAÑOLA.................no ROJO-BLANCO-AZUL, por Antonio Castelló.........112 COMPROBANDOSE LA GRAN PRODUCCION HUEVERA DE LAS GALLINAS ENJAULADAS, por N. Rumo de i.a Okden . . .' . 114 DISPOSICION, EQUIPO Y POBLACION DE UN PALOMAR DE PRINCIPIANTE.................115 LA SARNA AURICULAR EN EL CONEJO.........118 SECCION DE CONSULTAS................119 LEYENDO REVISTAS................120 La Escuela Oficial y Superior de Avicultura de Arenys de Mar en el cuadragésimo aniversario de su fundación y con ella, de la introducción de la enseñanza avícola en España ; i, día 2 del presente mes de mayo cumpliéronse cuarenta años de la introducción de la enseñanza avícola en España, con la fundación de la Escuela de Avicultura de Arenys de Mar por parte de un simple particular y sin la menor subvención ni del Estado ni de nadie. La Escuela, que a los diez años de su fundación fué reconocida por el Gobierno español como entidad oficial, y desde el año de 1922 goza de subvención clel Estado, ha vivido y trabajado activamente durante cuatro décadas al servicio del país, y en sus aulas y en cátedra ambulante ha dado enseñanzas a más de 20.000 personas. En el cuadragésimo aniversario de su fundación, la Escuela reitera sus gratitudes a los Gobiernos, a ¡as entidades oficiales y a tas avícolas y agropecuarias que la auxiliaron en su labor, y dirige un cordial saludo a todos los españoles y a los extranjeros que a ella se acercaron en busca de enseñanzas, así como a los avicultores españoles en general. Con el objeto de que quede constancia de la labor por la Escuela Oficial y Superior Española de Avicultura realizada en sus cuarenta años de existencia, entresacamos de su archivo los siguientes datos: 1896. — La Escuela fué abierta el 2\ de mayo, bajo la Presidencia del Gobernador Civil de Barcelona, en representación del Gobierno español ; dió su primer curso sólo con tres alumnos, los tres, vecinos de la villa de Arenys de Mar, y empezó la publicación de su revista La Avicultura Práctica, de la que Mundo Avícola es continuación. S. M. la Reina Regente del Reino, queriendo significar el agrado con que era vista la introducción de una nueva enseñanza en el país, por parte de un simple particular, agració a la Escuela de Avicultura de Arenys de Mar con el título de Real Escuela. 1897. — Dió su segundo curso con diez alumnos y celebró en Barcelona una Exposición particular de Avicultura, con elementos exclusivos de la Escuela, destinando los productos al socorro de los heridos de las guerras de Cuba y Filipinas, e inició los trabajos para la constitución de una Sociedad de avicultores. 1988. — Dió su tercer curso, tomó parte en la Feria-Concurso Agrícola de Barcelona, y constituyó la Sociedad Nacional de Avicultores Españoles, con la Presidencia y Sede en la Escuela. 1899. — De acuerdo con la Diputación Provincial de Barcelona, montó en su Granja-Escuela Agrícola una Sección de Avicultura, y trasladó sus clases teóricas a Barcelona, que- M N D 0 A V. I dando la' Escuela de Arenys de Mar sólo para prácticas, y organizó y dirigió una Exposición Nacional de Avicultura en Barcelona. 1900. — Dió el Curso oficial en Barcelona, con gran concurrencia de alumnos; tomó parte en la Exposición Universal de París, y ostentó la representación oficial de España *en el Congreso Ornitológico Internacional (Sección de Avicultura), en el que fué aprobado el plan de enseñanza y el programa de estudios de la Escuela de Arenys de Mar. 1901. — La Escuela concurrió a la Asamblea Internacional de Avicultores, celebrada en Milán, y en ella se sentaron las bases para una Exposición Internacional de Avicultura en España. Diéronse las clases en Barcelona. 1902. — Por el Gobierno español se confirió a la Escuela la Comisaría General de la proyectada Exposición Internacional, y ésta tuvo lugar en Madrid con representaciones oficiales de ocbo naciones y más de 3.000 ejemplares. Con tal motivo, la Escuela de Avicultura de Arenys de Mar, en asamblea que tuvo lugar simultáneamente con la Exposición, propuso la creación de una Federación de Sociedades Europeas de Avicultura, y ésta, constituida en 1905 con sede en Bruselas, aún subsiste, habiéndose mantenido siempre en la primera Vicepresi-détícia a la Dirección de la Escuela de Arenys de Mar. Las clases, en Barcelona. 1903. — La Dirección de la Escuela cultivó las relaciones internacionales establecidas y concurrió a diversas asambleas celebradas en París, Londres y Bruselas. Las clases, en Barcelona. 1904. — La Dirección de la Escuela ostentó la representación oficial de España en el Congreso Universal de Avicultores celebrado en San Luis Missouri (Estados Unidos), y, a petición del Gobierno de Méjico, dió un cursillo de Avicultura en la Escuela de Agronomía de Méjico (capital) v im ciclo de conferencias sobre Colombofilia militar en su Escuela de Guerra. Las clases, en Barcelona, siempre con gran concurrencia de alumnos. 1905. — Se dejaron de dar las clases en Barcelona y se restableció el funcionamiento del aula teórica en Arenys de Mar, con buena concurrencia de alumnos nacionales y extranjeros. 1906. — La Dirección de la Escuela se retiró de la presidencia de la Sociedad Nacional de Avicultores españoles y limitó sus actividades a dar sus clases en Arenys de Mar, por ejercer un cargo público en Barcelona. Por una Real O Orden de Fomento, la Escuela fué agraciada con Honores de Escuela Oficial y exámenes de Real Orden para sus alumnos, ante Tribunal designado anualmente por la Dirección General de Agricultura, prerrogativas de las que sigue gozando en 1936. 1907 a 1909. — La Escuela mantuvo sus actividades y los cursos siguieron dándose con buena concurencia de alumnos, concurriendo de diversas regiones del país, siendo oficialmente visitada por S. M. el Rey Don Alfonso XIII en el año de 1908. 1910. — Los cursos siguieron bien concurridos, y la Escuela tomó parte en la Exposición Centenaria Argentina, de Buenos Aires, ocupando un stand educativo y dando a conocer en Sudamérica las razas de gallinas nacionales Castellana y Catalana del Prat. 1911-1912. — La Escuela tomó parte en los trabajos que se realizaron en tales años para la constitución de una Asociación Universal de profesores e investigadores en el ramo de Avicultura. Los cursos siguieron bien concurridos. 1913. — Requerida por elementos avícolas y agropecuarios sudamericanos, la Escuela resolvió realizar una campaña de divulgación avícola por América y suspendió sus clases teóricas, aunque manteniendo su Sección de prácticas. 1914. — Por cuenta del Gobierno Uruguayo, la Dirección de la Escuela dió un curso completo de Avicultura en el salón de actos de la Sociedad Rural, en Montevideo, concurriendo al mismo unos 300 alumnos. En el mismo año, y por cuenta del Gobierno Chileno, dió otro curso en el Paraninfo ele la Universidad de Santiago de Chile, con 614 matriculados, y organizó y dirigió en dicha capital una Exposición Internacional de Avicultura. 1915. — Por cuenta del Gobierno Argentino, la Dirección de la Escuela dió una serie de conferencias en Buenos Aires, en el salón de la Sociedad Rural Argentina, y ciclos de conferencias en cátedra ambulante en La Plata, Bahía Blanca, Mendoza y en pleno campo, participando de ellas más de mil personas, y después de actuar como Juez en la Exposición de Avicultura de otoño, celebrada por la Asociación Rural en Palermo, regresó a España. 1916. — Se reanudaron las clases en el aula de la Escuela, y ésta inició una activa campaña de divulgación avícola en cátedra ambulante, comenzando por una Semana Avícola dada en Zaragoza bajo los auspicios de la Casa de Ga- 100 M U N D 0 V Ì naderos, y otra en Barcelona bajo los auspicios del Instituto Agrícola Catalán de San Isidro, concurriendo en una y en otra unas 350 personas, y la Escuela introdujo en sus enseñanzas, la de alumnos libres por correspondencia. En aquel año la Escuela comenzó a trabajar en la creación de la raza española de gallinas, denominada Paraíso, e introdujo en España las primeras Rkode Island Rojas vistas en el país. 1917. — Disuelta en tal año la Sociedad Nacional de Avicultores españoles, la Escuela de Avicultura de Arenys de Mar reunió a sus dispersos elementos y bajo su dirección creó la Liga Nacional de Avicultores, con más de 600 adheridos, entidad que tuvo por objeto la creación de Sindicatos Avícolas en todo el país y, después, su Federación. La Liga se mantuvo en acción durante tres años, en los que llegaron a crearse hasta once Sindicatos, refundiéndose en 1920 con -la -Sección-de-Avicultura de- la Asociación General de Ganaderos de España, como entidad federativa. En el mismo año, la Escuela de Avicultura de Arenys de Mar dió su primer Cursillo de Avicultura en el salón de actos de dicha Asociación General, en Madrid, concurriendo al mismo más de 350 inscritos. Seguidamente la Escuela dió enseñanza avícola en Valencia, bajo los auspicios de la Sociedad Valenciana de Agricultura, con las lecciones en el gran salón del Conservatorio de Música y unos 500 concurrentes a las mismas. 1918. — Fué año de grandes actividades, en el que la Escuela dió Semana avícola en Mahón bajo los auspicios del Ateneo Literario y Artístico de Menorca, con cátedra ambulante en varias poblaciones. Subvencionada la Escuela por el Ministerio de. Agricultura, dió también Semana avícola en Santander, y bajo los auspicios de la Diputación de Vizcaya mantuvo una decena avícola en dicha provincia, con conferencias en Bilbao y cátedra ambulante en los distritos de Guernica, Balmaseda, Durango y Marquina. Bajo los • auspicios vde la-Diputación de Guipúzcoa se dió también un ciclo de conferencias en el Teatro Moderno de San Sebasitán, y bajo los de la Diputación de Asturias, Quincena avícola, con conferencias en Oviedo y cátedra ambulante en Pravia, Gijón y Gangas de Onis. Como formando parte del Programa de festejos del Centenario de Nuestra Señora de Co-vadonga, organizó también y dirigió una Exposición Nacional de Avicultura, celebrada con gran éxito en Oviedo. 1919. — La Escuela de Avicultura de Arfeos de Mar obtuvo la cesión del salón del Ateneo de Madrid, y en él dió un curso de veinte lecciones, de las que participaron más de 400 oyentes. Aquel mismo año dió Semana Avícola en Ciudad Real bajo los auspicios de la Junta de Ganaderos y de los Servicios Agronómicos del Estado, y conferencias sueltas en León, Falencia, Coruña, Soria y Valladolid. 1920. — El Ayuntamiento y la Junta de la Feria de Muestras de Barcelona encomendaron a la Escuela y Liga Nacional de Avicultores la organización de una Exposición General de " Avicultura "y "Colombofilia, que tuvo lugar en dicha capital, exhibiéndose en ella más de 1.200 ejemplares. Coincidiendo con la Exposición, la Escuela convocó una asamblea de avicultores, que se celebró en el salón de actos del Instituto Agrícola Catalán de San Isidro, en la. que se.,acordó la fusión de los Sindicatos creados por la Liga, con la Sección de Avicultura de la Asociación General de Ganaderos de España. Aquel mismo año, la Escuela había promovido y llevado a la Exposición Internacional de París una magnífica concurrencia española, y en dicho certamen hizo la presentación reglamentaria de la nueva raza de gallinas españolas Paraíso, creación de la Escuela, siendo agraciada con Premio de Honor. 1921. — La Escuela promovió la concurrencia oficial de España al primer Congreso y Exposición Mundiales de Avicultura, celebrado en La Haya; dirigió el montaje de la Sección Española con material educativo" y 80 aves vivas, y la Dirección ostentó la Presidencia de la Delegación oficial de España. La Escuela concirrrió-a una Exposición en Burgos y dió en dicha ciudad algunas conferencias divulgadoras. 1922. — Encargada por la Asociación Mundial de Avicultura Científica, de gestionar del Gobierno español que patrocinara el Segundo Congreso y Exposición de 1924, la Escuela de Arenys de Mar no sólo lo logró, sí que también alcanzó de la ciudad de Barcelona que lo costeara, la cual se celebró en los palacios ya construidos de su Exposición Universal. La Escuela dedicó todas sus actividades a la preparación de aquellas manifestaciones del progreso avícola universal. En virtud de dos mociones, simultáneamente formuladas en el Congreso de los Diputados y en el Senado, por el Ministerio de Agricultura se acordó subvencionar a la Escuela de M UNDO V C 0 Arenys de Mar, que desde aquel año viene siéndolo por el Estado. 1923. — La Escuela introdujo en España las incubadoras Mamut para la producción de po-lluelos en gran escala, que tanto se han generalizado en España, y la Dirección recorrió varios países de Europa gestionando, con éxito, de sus Gobiernos, la participación de los mismos en el Congreso y Exposición Mundiales de Avicultura de Barcelona. Aquel año, la Dirección de la Escuela, requerida por la Asociación General de Ganaderos, aceptó la cátedra que ésta !e ofreció en sus cursos de Industrias Rurales, de la que aun sigue encargada en el presente año. 1924. — Bajo la presidencia del Director de la Escuela de Avicultura de Arenys de Mar y del fundador de la Asociación Mundial de Avicultura Científica, doctor E. Brown, se celebró en Barcelona el Segundo Congreso y Exposición Mundiales de Avicultura, tomando parte 35 Estados, de los cuales 22 representados en la Exposición, y concurriendo unos 800 congresistas. Congreso que ganó para España todos los prestigios de que goza en el concierto avícola universal. 1925. — La Escuela tomó parte en la Exposición Internacional de Avicultura de la Habana, ocupando stand educativo y presente un representante de la misma. Durante seis meses, en conferencia semanal, dió un curso de Avicultura radiado por el micrófono de Radio Barcelona. Por Real Orden de 8 de enero, la Escuela fué reconocida como Granja Avícola Experimental, y en ella se llevaron a cabo experiencias de puesta bajo el control de funcionarios del Estado. 1926. — Se dió Semana Avícola en Palma de Mallorca, y durante todo el año se intensificó la cátedra ambulante en Cataluña. 1927. — Semana Avícola en Granada bajo los auspicios de la Diputación Provincial, y ciclos de conferencias divulgadoras en Sevilla, Córdoba, Cádiz (Jerez de la Frontera) y Huel-va, participando de dicha campana por Anda-lucia, más de 1.000 personas. Aquel año, y después de veinte años de soportar sola la Escuela de Arenys de Mar la divulgación de la enseñanza avícola en cátedra ambulante, por Real Orden de 18 de enero la Dirección General de Agricultura dispuso el establecimiento de Secciones de Avicultura en las Granjas Agrícolas del Estado y dió publicidad a un programa de enseñanza en perfecto acuerdo con el mantenido por la Escuela de Arenys de Mar. La Dirección de la Escuela felicitó al Ministerio* de Fomento y se congratuló de haber contribuido con su labor a que el Estado tomara finalmente de su cuenta dichas enseñanzas. La Dirección de la Escuela fué encargada por el Ministerio de Fomento del montaje de la Sección Española en el Tercer Congreso y Exposición Mundiales de Avicultura celebrado en Ottawa (Canadá), en el que ostentó la representación oficial del Gobierno español y llevó la voz de las Sociedades de Avicultura de la Europa Continental, quedándole confiado el cuidado de la Asociación Mundial de Avicultura Científica en la Europa Continental y la Primera Vicepresidencia para Europa, cargo que sigue ejerciendo actualmente. 1928. — Semana Avícola en el Instituto Agrícola Catalán de San Isidro, de Barcelona; quincena avícola en Extremadura bajo los auspicios de la Diputación provincial de Badajoz; quincena avícola en Galicia patrocinada por la Diputación provincial de Pontevedra, y campaña de divulgación avícola en Portugal, con Semana Avícola en Lisboa y conferencias en Oporto. En aquel año la Escuela de Avicultura de Arenys de Mar introdujo en España la crianza intensiva de los polluelos en baterías o estanterías, que luego tanto se ha generalizado en el país. 1929. — Semana Avícola en Palencia bajo los auspicios de la Diputación Provincial, y campaña por Europa, preparatoria de la concurrencia de los países visitados, al Cuarto Congreso y Exposición Mundiales que debía tener lugar en Londres en 1930. La Dirección de la Escuela tomó parte en la Asamblea de las Sociedades Europeas de Avicultura reunida en Bruselas bajo convocatoria de su Federación, y en ella se le reeligió para la Pri mera V icepresidencia de la misma. 1930. —Concurrencia de la Escuela de Arenys de Mar, con stand educativo y demostrativo, en el Concurso ganadero de Madrid y en la Asamblea Nacional de Avicultores, presentando los standards de las razas de gallinas Catalanas del Prat y Paraísos, que fueron discutidos y aprobados, rigiendo hoy en las Exposiciones españolas y extranjeras. La Escuela tomó parte en el IV Congreso Mundial de Avicultura de Londres, en cuya Exposición montó la Sección Española y ostentó la representación oficial de España, haciendo además uso de la palabra en el solemne 102 M UNDO COL acto inaugural, en nombre de la Sección de la Asociación en la Europa Continental. 1931. — Encargada la Dirección de la Escuela, de ultimar con el Gobierno italiano las bases sobre las cuales podía celebrarse en Roma el V Congreso, llevó a cabo con éxito las negociaciones y además obtuvo la cooperación del Instituto Internacional de Agricultura de Roma en favor del asunto de la marcación obligatoria de los huevos de exportación, que terminó satisfactoriamente en el acuerdo diplomático de Bruselas de diciembre de aquel año, base de la reglamentación actualmente vigente en España y en la mayoría de los países de Europa. Aquel mismo año, la Escuela dió Semana Avícola en Pamplona, patrocinada por la Diputación Provincial de Navarra. 1932. —La Escuela elevó razonados informes al Gobierno español sobre la situación de nuestra Avicultura, y a la Dirección General de Rentas sobre la tributación fiscal de los avicultores. Aquel año dióse Semana Avícola en Ávila, patrocinada por los Sindicatos Agrícolas de la provincia, con especial campaña en favor de la creación de una Cooperativa huevera, dándose también algunas conferencias de divulgación avícola en Valladolid. La Escuela tomó parte en la Exposición y en la Asamblea de avicultores de Zaragoza, en la que se inició el proyecto de la fundación de la Asociación General de Avicultores, dando también algunas conferencias de Genética avícola en la Facultad de Medicina de dicha capital. 1933. — La Escuela tomó parte en la constitución de la Asociación General de Avicultores de España. 1934. — La Escuela concurrió a la Asamblea Nacional de avicultores celebrada en el Ministerio de Agricultura, y en ella presentó un plan completo de fomento y reglamentación de la Avicultura en España, cuyas conclusiones fueron aprobadas y tomadas en consideración por la Asociación General de Avicultores. 1935. — La Escuela tomó parte en la Exposición Nacional de Avicultura de Sevilla y desarrolló un tema en la Semana Avícola anexa a la misma. La Dirección de la Escuela, en nombre de la Asociación Mundial de Avicultura Científica, gestionó del Ministerio de Agricultura la concurrencia de España al VI Congreso y Exposición Mundiales de Avicultura de Leipzig-Berlín, y formó parte del Comité Nacional es- pañol preparatorio de la concurrencia oficia! España a dicho Congreso, Por encargo de la Dirección General de Ganadería, el Director dió un Cursillo de Avicultura en la Asociación de Veterinarios de Madrid, con unos cien oyentes. 1936. — La Escuela de Avicultura de Arenys de Mar ha explicado en su aula, con gran concurrencia de alumnos y por cuadragésima vez, su curso oficial de internado; celebra los cuarenta años de su fundación, y recibe como homenaje de gratitud de sus numerosos alumnos y ex alumnos el acta de constitución de la nueva asociación "Pro Avicultura", cuyo principal objeto es el de establecer un lazo de unión entre todos los que de ella recibieron enseñanzas, y la divulgación de éstas en todo el país. Tal es, en resumen, la ejecutoria con que cuenta la Escuela Oficial y Superior Española de Avicultura de Arenys de Mar, a la que damos publicidad para que de ella quede constancia en los anales de la Avicultura patria. La villa de Arenys de Mar y los alumnos y ex alumnos de la escuela oficial y superior Española de Avicultura tributan un homenaje a la escuela en el cuadragésimo aniversario de su fundacion El día 30 de marzo, víspera de la clausura del curso oficial de 1936, los alumnos del mismo y muchos ex alumnos, representación de la Asociación General de Ganaderos de España y de la Regional de Ganaderos de Cataluña, con adhesiones del Instituto Agrícola Catalán de San Isidro y de elementos directivos de la Asociación General de Avicultores de España, de la de Avicultores Aragoneses y de avicultores de Cataluña, congregáronse en el salón de actos de la Escuela de Avicultura de Arenys de Mar con el objeto de felicitar a su fundador, el Profesor don Salvador Castelló, con motivo de celebrarse en el presente mes el cuadragésimo aniversario de su fundación y de la introducción, por ella, de la enseñanza avícola en España. • Presidiendo el acto el Alcalde accidental de Arenys de Mar, con asistencia de todas las Autoridades civiles y militares de la localidad. El ex alumno don Antonio de Carranza en elocuente discurso expresó la gratitud de los que recibieron enseñanza del señor Castelló y le ofreció el homenaje que a él y a su Escuela se le tributaba. La alumna del curso de 1936 señorita Concesión García Navarro leyó un mensaje de felicitación al Sr. Castelló, en el que se con- MUNDO V C O L signan, en un documento que lleva numerosas firmas, los acuerdos tomados por los alumnos del curso y otros de anteriores, entre los cuales figura la creación de la Sociedad "Pro-Avicultura", asociación de alumnos y ex alumnos de la Escuela, cuyos Estatutos fueron seguidamente leídos por el alumno don Juan José Alfaro, asociación que se ofrece al Profesor Castelló como homenaje y en garantía de unión y confraternidad entre todos aquellos que en sus cuarenta años de trabajo han recibido enseñanzas del mismo. Don Juan Comamala, en nombre de las Asociaciones General de Ganaderos de España y de la Regional de Ganaderos de Cataluña, puso de manifiesto los servicios prestados al país por el Profesor Castelló y su Escuela, y don Felipe Ferrer Calbeto, hijo de don Felipe Ferrer, primer Secretario que tuvo la Escuela y colaborador del señor Castelló en sus primeros años de trabajo, agradeció el recuerdo eme a su señor padre se había dedicado en aquel acto. El Alcalde, D. José Pons Guri, en nombre del Ayuntamiento y de la población, felicitó al señor Castelló, congratulándose de que sea la villa de Arenys de Mar la cuna de la enseñanza avícola española y asegurando al señor Castelló y a su Escuela que toda la población le felicitaba, admiraba su labor y estaría siempre a su lado y atenta al cuidado de los estudiantes que, de todas las regiones de España y aun del extranjero, vienen anualmente a recibir sus enseñanzas. En la noche los estudiantes ofrecieron un banquete al señor Castelló, y éste, así en el acto celebrado en la Escuela como después del banquete, agradeció conmovido los homenajes de eme se le había hecho objeto, asegurando que en tanto sus actividades se lo permitieran, seguiría en su obra, a la que ha consagrado su vida entera, y recomendando la unión entre los avicultores y en especial entre los que han sido sus alumnos, para bien de la avicultura española. En el otro número nos ocuparemos de la naciente Asociación "Pro Avicultura" con la debida atención, al objeto de que puedan ingresar en ella aejuellos de nuestros lectores con elerecho a ser miembros de la misma. □ □□□{]□□□□ a<^>S □□□□□ nao o Del próximo Congreso y Exposición mundiales de Avicultura de Leipzig-Berlín Mundo Avícola recuerda a aquellos ele sus lectores que quieran inscribirse como congresistas, bien fuere para asistir al Congreso, bien únicamente para recibir el Libro del Congreso en español y demás impresos relacionados con el mismo, que pueden escribir directamente en íéngua española al Secretario General del Congreso. Dr. Kupsch (Vosstrasse 17 — Berlín W. 9), solicitando su inscripción y enviándole por giro postal la cantidad de 16 Reich Marcos, si lo hace antes del 30 de mayo próximo, y 20 si lo hacen después de dicha fecha. El giro debe hacerse a nombre de VI. Geflügelkongres •— Berlín. Los que después de inscribirse quieran ir a Leipzig para asistir al Congreso y ver la Exposición, habiéndose cerrado ya la inscripción para el viaje colectivo en autocar, les recomendamos se dirijan a "Viajes International Express" de Barcelona, que les dará precios en condiciones muy económicas para realizarlo en ferrocarril, con alojamientos y manutención comprendida. (Plaza de Cataluña, 8, Barcelona). PARA LOS QUE QUIEREN APRENDER Cursillo de Avicultura práctica en doce lecciones DEDICADO A LOS SUSCRIPTORES DE «MUNDO AVÍCOLA» AUN PRINCIPIANTES por el Prof. SALVADOR CASTEILÓ CARRERAS LECCIÓN V INDUSTRIA HUEVERA, BASES FUNDAMENTALES DE LA MISMA Y PROCEDIMIENTOS DE VENTA DE LOS PRODUCTOS 5. :1 Emprender el negocio en pequeña, o todo lo más en regular escala, ampliando lo a medida que lo vayan justificando los beneficios que se toquen, en relación con el tiempo y el trabajo empleado y con el capital invertido; nunca comenzar a base de una explotación en gran escala. 6. " Procurar la venta de los huevos siempre directamente al consumidor, esto es, sin intermediarios, y si tal es la cosecha que la venta tenga que hacerse ya al por mayor, recurrir a una tienda, con la que se hace un arreglo, para que a su vez venda directamente a los consumidores, con el objeto de que, a lo sumo, los huevos pasen sólo por un intermediario a comisión fija. 7. " Activar o favorecer la puesta invernal estableciendo el régimen de iluminación del gallinero, dando ración de grano extraordinaria, en las noches, en cualquiera de las formas acostumbradas, y escalonar bien las crias con el objeto de poder cosechar huevos todo el año. 8. a Trabajar de preferencia con gallinas nacidas en febrero a abril inclusive y explotarlas unos dos años (la postura de los tres últimos meses del año, la del segundo año completa y la del siguiente hasta junio, en que dejan de poner) ; esto es, en tanto la gallina no pase la segunda muda normal, vendiéndolas antes de la misma. 9. a Cuando las gallinas cumplan los 18 me- a rama de la Avicultura que más cautiva a los que se inclinan hacia la misma, es la de la industria huevera. A mí qué me importan las aves bonitas—se suele decir ;— lo que a mí me interesa es que las gallinas me den muchos huevos y el poderlos vender bien. Esto está bien, hasta cierto punto, porque nada se opone a que las gallinas den muchos huevos conservando el tipo y las buenas características de la raza; pero para que se cumplan los deseos del que aquello diga, se necesita saber ciertas cosas sin las cuales el presunto avicultor va desorientado. Etl otros términos: esta industria tiene sus bases, que son las siguientes: 1. " Trabajar sólo con gallinas capaces de dar. como mínimo, los huevos necesarios, no sólo para cubrir gastos, sí que también para dejar un beneficio razonable. 2. " Establecer el negocio a base de una economía absoluta en el montaje del gallinero, así en su construcción como en el terreno ocupado. 3. a Establecer un régimen alimenticio adecuado a la obtención del mayor número posible de huevos. 4. " Trabajo y vigilancia personalísima del mismo dueño y, a ser posible, sin el menor gasto de personal. M KPS_ SI MUNDO A V 1 C 0 L ses, si no han dado, por lo menos, 120 huevos, no esperar a más para desecharlas. 10." Establecer el registro de la postura desde el primer día por medio de los nidales registradores, con el objeto de poder desechar en todo momento las que se vayan mostrando malas ponedoras. Otros requisitos Al cumplimiento de estas bases hay que agregar el conocimiento del mercado en cuanto al precio medio de los huevos y de los alimentos que han de darse a las gallinas, a la calidad de los huevos más apetecidos por su coloración, al tratamiento que hay que dar a las gallinas ponedoras, a la cosecha, almacenaje y embalaje de los huevos, y a ja manera de componérselas para ganarse una buena clientela a la que poder vender diariamente la cosecha en calidad de huevo fresquísimo. Véase, en resumen, lo que puede decirse de todas estas cosas: Calidad de los huevos.—En ciertos mercados se aprecian más los blancos que los coloreados, y en otros éstos se pagan más. Según sea, el avicultor ha de elegir la raza que los dé del color preferido. El mejor huevo es el de la semana, y en cuanto a clase, se pueden considerar como de primera los de más de 60 gramos; de segunda, los que, sin alcanzarlos, no bajan de 55, y de tercera, los de menor peso. En tamaño, se dan como de primera los que no pasan por una anilla de 40 milímetros; de segunda, los que pasando por ésta, no pasan por la de 38, y de tercera, los que pasan por ésta. Oscilaciones de la puesta. — En España, la puesta de las gallinas despierta en enero, para seguir aumentando hasta abril y mayo, meses en que alcanza la mayor intensidad, disminuyendo luego hasta octubre y noviembre, que es cuando menos ponen las gallinas. Ello es efecto, de una parte, de la influencia de la luz (duración del día) sobre las actividades ováricas, y de otra (verano y otoñol, de la muda del plumaje. Las oscilaciones de la puesta guardan relación con el precio de cotización del huevo, si bien, por efecto de las importaciones y de la invasión de nuestros mercados por el huevo conservado o refrigerado, la variación no es tan manifiesta como lo fué en otros tiempos. El precio medio del huevo corriente y comercial nacional, en España, suele mantenerse en 2,50 pesetas. El huevo fresco de granja y de buena calidad, que puede ser vendido directamente al consumid alcanza promedio de 3 a 3,50 pesetas. Medios de lograr mayor postura cuando las gallinas ponen poco en otoño e invierno. — Esto es debido a que, gallinas no portadoras del factor puesta invernal, se resienten de la poca duración del día, que da lugar a que pasen demasiadas horas sin comer. No hay duda de que lo más práctico es apelar a la iluminación artificial del gallinero, dando una ración extraordinaria de grano (30 a 35 gramos de trigo y avena en partes iguales, o maíz, trigo y avena en iguales proporciones). La iluminación y la ración pueden darse a medianoche, a las ocho de la tarde o a las cinco de la madrugada, manteniendo la luz- encendida, por lo menos durante una hora, si se da la ración a las doce. Si se da la ración vespertina, se ilumina el gallinero en cuanto va a anochecer, para que las gallinas puedan ir comiendo de la mezcla seca que se tiene a su alcance, y a las nueve o nueve y media se les da el grano, bajando la luz a las diez para que las gallinas puedan acomodarse en los aseladeros. Cuando se da ración matutina, a las cinco o a las seis de la mañana, la luz se deja encendida hasta que amanece. La intensidad de la luz y el área del piso que queda iluminada son cosas importantes, porque, como el grano se esparce sobre la cama de paja o de forraje que cubre el piso del gallinero, escondiéndose en ella, precisa buena luz para que la vean, y además, para que la gallina la reciba con la debida intensidad. Deben emplearse bombillas de 80 bujías con reflectores de 40 centímetros de diámetro, colocados a 1,80 metros del piso, y si el gallinero es largo y precisan más de una, separando las luces tres metros unas de otras. El régimen de iluminación es de efectos inmediatos y seguros, debiendo empezarse en octubre y sostenerse hasta fines de enero. También activan la postura las mezclas de harinas secas en las que abundan las proteínas, y, sobre esto, los interesados deben atenerse a lo que hoy se recomienda en los buenos libros de avicultura La verdura abundante y el suministro de avena germinada contribuyen también al aumento de la postura en tiempo de escasez de huevos. Otro medio para tener huevos todo el año. •—■ Se puede asegurar también la cosecha de huevos en todas las estaciones, escalonando las crías. Las pollitas tempranas que nacen de 106 MUNDO A V O L diciembre a febrero, dan huevos en verano. Las que nacen en febrero, hasta abril, en España normalmente dan huevos en otoño, cuando las gallinas viejas están despuestas y las de crías tempranas dejan de poner durante algunas semanas. En diciembre ya se inicia la nueva puesta, y en enero y febrero todas ponen. Cosecha, almacenaje y embalaje de los huevos. — Cosas son éstas en las que el avicultor huevero ha de poner gran cuidado. Los huevos deben ser cosechados dos o tres veces en la mañana y otras tantas en la tarde, para no dar lugar a que se calienten en los ponederos. Bastan dos o tres horas de calentarse bajo una gallina clueca que se haya apoderado de un ponedero con huevos, para que los gérmenes empiecen su evolución, y como luego, al enfriarse, éstos mueren, el huevo se descompone rápidamente. Huevos que quedan en los ponederos de un día para otro, en invierno pueden llegar a estar a menos de 0 grados y el germen también muere. Para evitar esto, es por lo que tanto se recomienda que en las granjas hueveras se tengan siempre las gallinas sin gallos, porque, poniendo igual, no llevan germen fecundado. En los buenos gallineros hay siempre nidales registradores de la postura, y si no se pasa frecuentemente para ir sacando a sus ocupantes, éstas pasan horas sin comer, se ponen nerviosas y su puesta se resiente, Los huevos cosechados deben tenerse en parajes ni muy secos ni muy húmedos, no almacenándolos nunca entre paja ni forrajes, porque el huevo toma muy rápidamente los malos olores y adquiere mal sabor. Mejor es tenerlos sobre una capa de salvado de hoja y aún mejor, en estanterías y sin nada. Por lo antedicho no es bueno embalar los huevos entre paja o forraje. La lana de madera es lo mejor, pero a base de que no sea de madera resinosa. Al embalar, mejor en cajas que en cestos, deben colocarse los huevos en forma que se toquen los unos a los otros y en pisos (no más de cuatro). Tómese como modelo el embalaje que puede verse en todas las hueverías para ese huevo importado. Conservación. — En buenas condiciones, los huevos se conservan bien durante un mes; pero cuando se quiere especular, guardándolos para cuando la mercancía se encarece, se puede apelar a cualquiera de los procedimientos en uso universal, de los que tantas veces nos hemos ocupado en Mundo Avícola; pero al granj" huevero más a cuenta le sale poder vender ef * huevo fresco de la semana (llamado huevo del día), porque se evita trabajo y riesgos y los vende mejor. Raza. — En la industria huevera lo principal es dar con gallinas muy ponedoras, y éstas sólo están en las razas que han sido debidamente seleccionadas, y entre las españolas, todo el mundo sabe que no hay más que la Catalana del Prat, con huevo grande y coloreado, y la Española negra, con huevo el más grande y blanco, en cualquiera de sus variedades Castellana, Andaluza, Balear, etc. Entre las razas extranjeras, las que mejor resultado han dado en España, como en el mundo entero, son las Leghorn y las Rhode Island, las primeras con huevo blanco, aunque algo pequeño, y las segundas con huevo mediano y coloreado. Consideraciones. — Bien sea a base de razas nacionales, bien de extranjeras, hoy en día, al precio a que están granos y piensos, sí las gallinas no dan, por lo menos, 120 huevos, no pueden dejar beneficios al granjero. Los dejan al campesino, que las mantiene casi del aire del cielo; pero, explotadas industrialmente, no pagan lo que en ellas se emplea. De ahí que, pensar en la industria huevera a base de la gallina común o corriente, no seleccionada, es sencillamente un disparate en el que tantos incurrieron y, por desgracia, seguirán incurriendo. Manera de empezar El negocio debe emprenderse siempre en pequeña escala, agrandándolo a medida que uno ve que le sale a cuenta tenerlo. Granja huevera empezada con 1.000, 2.000 ó más gallinas es granja que corre peligro de fracasar. Un gallinero a base de 200 gallinas atendidas por el mismo dueño y cosechando de 130 a 140 huevos por gallinaj puede dejar 1.500 a 2.000 pesetas limpias, pero el de 1.000 gallinas no dejará nunca las 10.000 pesetas que proporcional-mente le corresponderían, sin contarse con los mayores riesgos que tiene el gallinero de gran población. Empezando con 200 ó 300 gallinas se adquiere experiencia, se ven muchas cosas de las que no suele hablarse en los libros ni en los escritos de los periódicos, porque sus autores muchas veces ni tuvieron gallinas. El que empieza con algún centenar de gallinas y convencido de MUNDO AVICOLA que las gallinas le dejan beneficio va agrandando el gallinero, ése va bien. El que no quiere someterse a esto y apenas iniciado no sueña más que en manejar miles de gallinas, éste es avicultor para pocos años y, por lo que en las gallinas perdió, maldecirá de ellas. Por lo que se dijo en la lección anterior, ya saben nuestros lectores cómo puede ser poblado el gallinero. Lo más aconsejable es la adquisición de polluelos seleccionados de buena raza, recién nacidos y recriarlos, si puede ser, en pleno campo. Ya se dijo que para asegurar la posesión de 200 pollas precisa comprar unos 500 polluelos. Cien para que se mueran, doscientos que resultarán ser gallitos y doscientos que serán pollas. Para empezar el año con 200 pollitas basta la inversión máxima de unas 6.000 a 7.000 pesetas. Si éstas dejan limpias tan sólo 1.500, nos parece que con un beneficio de un 20 por 100 cualquiera puede contentarse, y conste que este cálculo está hecho a base de que el promedio de puesta sea tan sólo de 130 huevos y que la manutención de la gallina salga a 20 pesetas por cabeza; así, pues, dedúzcase lo que pueden dejar las gallinas, dando más huevos y costando menos de mantener, cosas ambas algún tanto dificultosas en los actuales momentos, pero no imposibles. En efecto; nuestros lectores saben ya algo de ese modernísimo sistema de explotar las gallinas ponedoras a base rigurosamente intensiva, no sólo recluidas en interiores simplemente, sí que también enjauladas en departamentos individuales, y como se ha comprobado lo mucho qus ponen, esto está ya promoviendo una revolución en el mundo avícola, porque pone la avicultura huevera al alcance de cualquiera que no disponga de espacio o de terreno para tener las gallinas en régimen semiintensivo. En cuanto al sistema intensivo o de reclusión, es cosa corriente hoy día, pudiendo verse en el extranjero gallineros de varios pisos para miles de gallinas. Con buenas gallinas, ya en España son varios los que logran mejores beneficios con gallinas enjauladas, de los que suelen obtenerse en las granjas en que las gallinas se tienen en semi-libertad; pero como el que tiene las gallinas enjauladas sólo cosecha huevos claros, porque no están con gallos, no puede reponer los desechos con las crías obtenidas en la granja y todos los años tiene que comprar pollas ya a punto de poner, lo cual resulta muy caro. De todos modos, hoy no se puede hablar de nuevo sistema de fabricar huevos, aun cuando por su novedad no quepa todavía declararlo superior a los métodos de explotación corrientes. Posiblemente, en el Congreso Mundial de Avicultura que va a tener lugar en Leipzig en el próximo mes de julio, trataremos extensamente de esto y podrán oírse autorizadas opiniones. Para terminar esta lección vamos a tocar otro punto, tratando de algo que justifica el fracaso de muchos que en la industria huevera se metieron de cabeza sin las debidas reflexiones. Aludimos a las locuras que se han cometido empleando serios capitales en lujosas construcciones. Si el granjero tiene fortuna suficiente para pasarse tal capricho y no cuenta en el capítulo de gastos el interés del capital invertido y su correspondiente amortización, menos mal; pero si lo cuenta, aunque no quiera confesarlo, si sólo es avicultor huevero, pierde anualmente dinero, aunque se consuele con el gusto de seguirlo siendo y siga con ello. Al que no le ocurre lo mismo; al que por el afán de hacer lo que otros y de tener lo que éstos tienen se gasta diez, doce o veinte mil duros en construcciones, para tener 1.000 ó 2.000 gallinas, y en ello invirtió cuanto tenía, podrá ir sacando algo de sus gallinas ponedoras, pero la amortización de lo invertido se le lleva el beneficio, y gracias si llega a ver amortizado el capital. Por lo que las gallinas dan más beneficios, no es porque estén alojadas con lujos, cuando no en palacios, sino por lo que comen, por ser de buena raza, por los cuidados que les preste .i» (iucíio. Como para esto basta tenerlas en modestas casucas, si se quiere, pero que reúnan las debidas condiciones, de ahí que ello esté al alcance de cualquiera, en tanto lo otro queda para los que, favorecidos por la fortuna, pueden permitirse aquellos lujos sin gran detrimento en sus rentas. En resumen: la industria huevera es algo positivo, y a pesar de la crisis que se atraviesa en España, nos consta que son millares de pequeños industriales los que en ella ganan dinero; pero sin tener en cuenta todas estas cosas de las que en esta lección se ha tratado someramente, y, sobre todo, si no es el mismo dueño el que trabaje en el gallinero y venda su producción, tiene sus contras. Ejercicios para la apreciación de la belleza en las raz de "Standard" o Patron bien definido RHODE ISLAND ROJA ace unos ochenta años, surgió la raza Rhode Island en un pequeño Condado del Estado norteamericano de dicho nombre, y aun cuando se ha venido diciendo que en ella entraron elementos asiáticos, ello no puede ser, pues su aparición es anterior a la llegada a América de dichos elementos. Aunque, raza tan antigua, como puede verse, tardó mucho en ser incluida entre las razas norteamericanas dignas de prestárseles atención, al punto de que no se le otorgó standard oficial hasta el año de 1904 en su variedad de cresta sencilla, y hasta 1905 en la de cresta doble, pues ambas crestas entran en la raza. El color usual de las Rhode Island red (roja), como su nombre lo dice, es el rojo, pero un rojo obscuro, que modernamente se ha puntualizado diciéndose rojo-caoba : pero también hay Rhode Island blancas, aunque de aparición relativamente reciente, ya que sólo en 1922 fueron standardizadas. Las Rhode Island rojas fueron introducidas en España en 1916 por el Prof. S. Castelló, y la raza ha respondido admirablemente a las cualidades que con razón se le atribuyen. Según el standard de la raza, los gallos deben pesar unos 3 Kg. 850 gramos, los pollos .3 Kg. 400 gramos, las gallinas adultas 2 Kg. 950 gramos y las pollas 2 Kg. 260 gramos. El color debe ser de un rojo-caoba intenso, y en sus formas se busca que el largo de su cuerpo (de pecho a cola) sea el doble que el alto de su cuerpo, quedando como metido en un cuadrilátero rectángulo de 2 de base por 1 de altura. La cabeza es poco grande, y la cresta, así en la -variedad de cresta sencilla como en la de cresta doble, de un desarrollo mediano. En la variedad de cresta sencilla debe tener cinco dientes poco largos, llevándola recta en gallos y gallinas. En la variedad de cresta doble, ésta es de forma oval con pequeñas puntas en su superficie plana; y terminada en punta. El pico, medianamente largo y algo curvado, es de color córneo rojizo; los ojos, grandes, ovales, castaño obscuro y prominentes; las ore-jillas, oblongas y rojas, y las barbillas, poco largas; el cuello, largo, con esclavina no muy emplumada; el dorso, ancho y largo, llevado bien horizontalmente, aunque con ligera subida junto a la cola. Ésta es de mediano desarrollo y debe ser llevada por el gallo en ángulo de 40 grados, y en la gallina, de mediano desarrollo y'llevada abierta y colocada en ángulo de 35 grados sobre la horizontal del dorso. El pecho ha de ser ancho, amplio y bien redondeado; los muslos, bien redondeados y gruesos; los tarsos, amarillos o córneo-rojizos, de mediana longitud y bien separados, asi como los dedos, que deben ser largos. La carne es algo amarillenta, pero fina, y el huevo, coloreado de un rosa pardo. En las Rhodes se dan como defectos graves, causantes de descalificación: a) La mala configuración del cuerpo y la estrechez de éste. b) Tener crestas demasiado grandes. c) El blanco en cara y orejillas. d) Tener plumas enteramente blancas en las alas, siendo éstas vistas al exterior cuando el ala está plegada, así como blanco u otros colores en el plumaje, o amarillo u otros colores en la variedad blanca. c) El no tener pico córneo-rojizo y los tarsos de este mismo color o amarillos. f) Las colas demasiado desarrolladas y mal colocadas. (j) Tener las plumas del cuello, silla, cola y arco de las alas filamentosas. h) Las patas mal colocadas y el mantenerlas siempre juntas o muy largas. En las Rhodes rojas es también defecto saliente el tener el subcolor de las plumas grisáceo (base o nacimiento de las plumas), de entonación grisnegruzca; pero esto, que constituye defecto en una exposición, es cosa buscada en los reproductores, porque la descendencia no tiende a aclararse de color. Véase en el grabado, la silueta y formas de la Rhode Island roja de cresta sencilla en su tipo de perfección, y algunos diseños señalando los defectos más corrientes, según dibujos de L, A. Stahmer. LO PERFECTO Y LO DEFECTUOSO EN LA RHODE ISLAND ROJA Rhode Island roja, de cresta sencilla. Tipo de perfección DEFECTOS N.° 1.—Gallo con cola de látigo y cabeza pequeña. Gallina con igual clase de cola. N.° 2. — Cuerpo demasiado grueso en gallo y gallina, recordando el tipo de las Plymouth Rock. N.° 3. — Gallo con cuerpo corto y cresta mal aserrada. Gallina con dorso encurvado y cabeza de gallo. En ambos patas demasiado largas. N.° 4. — Patas colocadas demasiado atrás desequilibrando el cuerpo. N.° 5, — El gallo tiene la cola demasiado desarrollada y es algo ensillado. La gallina tiene el vientre caldo y las patas cortas. (Dibujos de L. A. Sthamer. en Poultry Tribune)). De cómo podría mejorarse y perfeccionarse un tipo de gallina del país, obteniéndose una nueva raza española iomo gallina española de tipo indefinido, es decir, cuyas características no se mantienen con suficiente fijeza para llegar a constituir rasa, hay una de plumaje listado o barrado muy extendida por todo el país, especialmente en la provincia de Santander, allá denominada Pedresa, y con otros nombres en otras regiones, que, a mi juicio, podría ser fácil y rápidamente mejorada. Es gallina de regular volumen, regularmente ponedora, de formas más o menos uniformes y coloración franciscana, término vulgar castellano con el que se designan las gallinas de plumaje blanco barrado, es decir, cuyas plumas, de fondo blanco, aparecen atravesadas por rayas o fajas negras paralelas unas a otras. Esta clase de gallinas debe ser muy antigua en la Montaña. Yo lo creo así, porque en Chile, a la gallina de tal color, la llaman Castellana y debe ser porque allá la llevarían los numerosos montañeses que se establecieron en aquel país, como en otros de América, después de su conquista por los españoles. En la Argentina y en el Uruguay, a esta gallina de plumaje barrado la denominan Bataraz, y abunda también mucho, pero, como la Pedresa o Franciscana de España y la Castellana de Chile, su barrado es tan desigual, que, mejor que barradas, sus plumas están irregularmente manchadas o moteadas de negro, y esto es facilísimo de corregir. De lograrse, España tendría una nueva raza moderna, y vale la pena de que los montañeses, y en general los españoles, piensen en ello. Nos induce a escribir esto una ilustración aparecida en uno de los últimos números de la preciosa revista neoyorkina que se edita en lengua castellana y lleva el nombre de La Hacienda, verdadera ilustración de carácter agropecuario y una de las de mayor circulación en su clase. El grabado a que nos referimos es el que reproducimos. En él puede verse a la izquierda (número 1) una gallina mestiza de coloración muy parecida a la de las Pedresas santande- rinas, a .'a que se dió un gallo pura sangre Plymouth Rock barrado, obteniéndose polladas de coloración mucho más marcada y uniforme en el barrado, como puede verse en el grabado (número 2). A las gallinas de mejor coloración se les volvió a dar gallo Plymouth Rock puro, obteniéndose ya tipos mejores (núm, 3), y dando a esas gallinas siempre gallo Plymouth Rock barrado puro, en tercer mestizaje las gallinas (número 4) eran ya unas perfectas Plymouth Rock barradas. A esta práctica, la Zootecnia la denomina cruzamiento continuo o cruzamiento de absorción de sangre, porque, siendo siempre de raza pura el progenitor empleado como elemento mejorante, en cada generación se va acumulando su sangre, substituyendo, por decirlo así, a la del progenitor que se quiere mejorar. En este caso, el tipo núm. 2 lleva media sangre de Plymouth pura, y la otra media sangre, impura de la gallina barrada sobre la cual se quiso experimentar. En la siguiente generación de gallina núm. 2 con gallo puro Plymouth, ya los hijos (núm. 3) llevan tres cuartos de sangre Plymouth y sólo un cuarto de aquella sangre impura de la gallina iniciadora de la línea. En el núm. 4, esa gallina lleva siete octavos de la sangre Plymouth y, por lo tanto, sólo un octavo de la sangre mestiza y es ya casi una Plymouth obtenida por el simple mejoramiento de la mestiza en tres generaciones de padre Plymouth Rock puro. Si esto se hacía con este tipo de gallina franciscana o pedresa, España tendría una nueva raza que podría luego ser conservada por simple selección y, desde luego, sería más productiva que la gallina vulgar, en primer lugar porque, al mezclarse dos sangres, la descendencia sale siempre más ponedora, y en segundo lugar, porque el elemento mejorante Plymouth elegido es de clase muy ponedora y de carne muy abundante y amarilla, que es la que más gusta, principalmente en el Norte de España, con lo cual los avicultores dispondrían de un tipo de gallina mucho mejor que el actual. Ahora bien: ¿ puede decirse a priori qué características tendría este nuevo tipo?: véamoslo. MUNDO AVICOLA Desde luego, por el mayor volumen de la raza Plymouth sobre el de la gallina Pedresa, el tipo obtenido superaría al de ésta. El color barrado es siempre dominante, y por lo tanto, aunque por llevar las gallinas que se tomaran para el primer cruzamiento sangre mestiza, en primera generación reapareciere algún color, manchas o tintes que pudieron tener algunos de sus ascendientes, el barrado puro Plymouth dominaría. La gallina Pedresa no tiene fijo el color de las patas, que por impureza de su sangre unas veces es blanco-rosado, y otras, más o menos amarillento; pero como la raza Plymouth tiene los tarsos de un amarillo intenso, y amarilla es también su piel y su carne, tales elementos predominarían en la descendencia. Tampoco es fijo el color de las orejillas de las Pedresas, blanco en unas, rojo en otras, o blanco con ribetes o puntos rojos en otras; pero siendo el color rojo de las orejillas de las Plymouth rojo intenso y casi siempre doniinante, es probable que esto se . obtuviera ya en primera generación y seguro, en las siguientes, y la nueva raza las tendría rojas. La cresta de'las Pedresas es sencilla, c¿~í la de las Plymouth, y nada habría que teme; Pén esto en cuanto a dominio. Lo que sucedería es que, así como las Pedresas la tienen muy grande y, en las gallinas, caída a un lado, como en todos los representantes de la gallina indígena española, al ser absorbida su sangre por la Plymouth, en el nuevo tipo las crestas serían más pequeñas que las de las Pedresas y, siendo pequeñas, no siempre caería en las gallinas. En la coloración del pico ocurriría lo mismo que en la de los tarsos y piel, esto es, que el amarillo del pico de la raza Plymouth predominaría sobre el blanco o sobre el córneo del de las Pedresas y la nueva raza lo tendría amarillo. El color de los ojos, indefinido en las Pedresas, sería a su vez dominado por el castaño-rojizo de las Plymouth. En cuanto al huevo, no hay ninguna duda de que tomaría un poco de color o no. sería de un blanco tan puro como el de las Pedresas y demás gallinas españolas. Resumiendo, puede decirse que la nueva raza, como se ha podido ver, obtenible en España, tan sólo en cuatro o cinco años, podría luego responder a las siguientes características: Cresta sencilla pequeña. Cara roja. Orejillas rojas o blanco-rojizas. Pico amarillo. Cola poco desarrollada. Patas sin plumas y amarillas. Piel y carne amarillas. Coloración barrada bien definida. Mayor volumen que la Pedresa. Huevo más o menos coloreado. Carne abundante. En cuanto a condiciones ponedoras, nada se opone a que sean buenas; y por lo tanto, eliminando los malas ponedoras, en pocas generaciones podrían ser tan buenas como las de cualquier otra raza de utilidad práctica. A mi juicio, la nueva raza debiera llevar el nombre de Pedresa o Montañesa. Sería conveniente que, al emprenderse este trabajo, se llevara á cabo sobre dos grupos de reproductores y empleando dos gallos Plymouth Rock puros. Llegándose en cada grupo hasta tercera o cuarta generación, entonces podría tomarse el mejor gallo del grupo o línea A. dándolo a la mejor gallina (en tipo y producción') del grupo o línea B, estableciendo con ello una familia y ateniéndose a la pauta que da la Tabla de Felch, ya conocida por la mayoría de los avicultores españoles. Celebraríamos que esta sugerencia de Mundo Avícola no cayera en saco roto, y que, estimulados nuestros aficionados y profesionales del Norte, y sobre todo los santanderinos, por lo f|ue queda escrito, dentro de poco tiempo nos dieran la sorpresa de presentar a la avicultura española esa nueva raza, luciéndola ya en algunas de nuestras exposiciones y beneficiándose de su producción. Salvador Castf.lló ROJO-BLANCO-AZUL UX BUEN PLAN DE SELECCION RECOMENDADO EN NORTEAMERICA PARA LA FORMACION DE PLANTELES DE REPRODUCCION CON MIRAS A LA PRODUCCION DE POLLITAS DE PUESTA odo avicultor que se dedique preferentemente a la producción de huevos para el consumo, y se produzca él mismo las pollitas de puesta, debe tener en cuenta una serie de factores que han de permitirle formar unos planteles o lotes de reproductores capaces de darle pollitas que rindan el máximo beneficio. No basta producir pollitas en cantidad y bien criadas. El productor industrial de huevos, en grande o pequeña escala, necesita disponer de estas pollitas que dan el máximo rendimiento. Muchos avicultores registran la puesta de sus pollitas y guardan las que dieron más huevos durante su primer año, para formar con ellas sus lotes reproductores. Esto no sólo no basta, sino que puede hasta ser perjudicial a la larga si no se tienen en cuenta otros factores que son esenciales para que una gallina pueda ser considerada como buena reproductora. Estos factores que hay que tener en cuenta al seleccionar las pollitas que han de ser destinadas más tarde a la formación de lotes reproductores, son : 1. " Precocidad en el desarrollo y madurez. 2. ° Intensidad de la puesta tina vez comenzada, y 3. " Persistencia en la puesta y muda tardía. Se entiende por precocidad en el desarrollo el crecimiento normal, pero rápido, de un ave, con buen peso durante su periodo de desarrollo, hasta que da el primer huevo, momento en que llega a la madurez. Intensidad de la puesta una vez comenzada, quiere decir que la pollita sigue dando un elevado número de huevos, después de dado el primero. Muchas pollitas ponen un número reducido de huevos pequeños después de iniciada la puesta y dejan de poner con regularidad. A esto no se le puede llamar puesta intensa. Persistencia en la puesta indica que el ave tiene resistencia para seguir dando buena puesta durante un período de varios meses. tavo Véase el plan de selección que recomendamos a continuación. Las mejores polladas para este objeto son las nacidas en marzo y abril (según la raza). Estas polladas deben separarse por sexos tan pronto como éstos se distingan y criarse, a ser posible, con el máximo de libertad, para que se desarrollen con pleno vigor. Las pollitas se alojarán en los gallineros de puesta antes de que comiencen a dar los primeros huevos. Se les colocarán sortijas numeradas y se registrarán todos los huevos. El día 1." de noviembre se hará un examen detenido de todas las pollitas. Las que hayan demostrado precocidad en el desarrollo y comenzado la puesta, serán marcadas con una sor- MUNDO A V I C O L tija roja. Las pollitas grandes, de precoz desarrollo y que comienzan la puesta teniendo buen peso suelen ser las que más tarde dan huevos de buen tamaño. Por el contrario, las de poco desarrollo y poco peso, aun siendo precoces en la madurez, suelen dar huevos pequeños y les falta vigor para'una puesta sostenida. Por lo tanto, las que tengan poco desarrollo y poco peso, así como las que presenten algún defecto físico como espalda, cola o esternón torcidos, etcétera, no deberán ser marcadas con la sortija roja aun cuando hayan empezado a poner. El día 1." de marzo se hará una segunda revisión para determinar las pollitas que han seguido dando buena puesta. La intensidad de la puesta de las pollitas, una vez comenzada, tiene gran importancia. Esta selección se hará fácilmente examinando las tarjetas de registro de puesta. Las que hayan puesto bien durante el otoño e invierno, serán marcadas con una sortija blanca. El día 1." de julio se hará una tercera selección. Muchas de las pollitas no habrán podido resistir una puesta sostenida hasta la citada fecha. Las que hayan dado poca puesta hasta aquella fecha y especialmente las que hayan empezado a mudar podrán ser ya desechadas y vendidas para carne. Entre las que hayan dado buena puesta, y que por lo tanto se guardan, habrán algunas que aún estarán poniendo. A éstas que aún ponen se las marcará con una sortija azul. En un grupo inicial de 100 pollitas que se hayan desarrollado normalmente, se habrán colocado unas 50 ó 60 sortijas rojas a las de precoz desarrollo y madurez en la puesta; 30 ó 40 sortijas blancas a las de puesta intensa durante el otoño e invierno, y 25 ó 35 sortijas azules a las de persitencia en la puesta y muda tardía. Durante la primavera y verano se tendrá ocasión de seguir vigilando las pollitas. Si se observa que alguna de ellas tiene tendencia a quedarse en los nidos durante la noche y muestra por fin síntomas definidos de cloquez, se la marcará con una sortija negra y en caso de ser alguna que lleve una sortija roja, blanca o azul, les serán retiradas las que lleven de estos colo-$^ res. Se ha demostrado que la propensión a la cloquez es un factor hereditario independiente de la alta puesta y por lo tanto deben ser eliminadas para la reproducción las que hayan sido cluecas. Si se encierra a las cluecas en una jaula con piso de listones o de tejido metálico y se las alimenta con ración húmeda de la mezcla para ponedoras, pronto dejan de ser cluecas. La pollita marcada con sortija negra, que vuelva a ponerse clueca, podrá ser ya destinada a la venta en la primera ocasión que se tenga, pues no será conveniente guardarla más tiempo ya que poco pondrá en lo sucesivo. Unos experimentos realizados en la Granja Experimental de Beltsville, Maryland, Estados Unidos, demostraron que el promedio de puesta anual en gallinas Leghorn blanca que no se pusieron cluecas fué de 41 huevos más que el promedio de las que se pusieron cluecas y en las Rhode Island, la diferencia entre unas y otras fué de 25 huevos. A principios del año siguiente, las pollitas marcadas en la temporada anterior con las tres sortijas, roja, blanca y azul, serán las que constituirán los mejores planteles de reproducción. Deberán unirse a buenos gallos hijos de gallinas que hayan dado muy buena puesta durante el invierno y a ser posible que no se hayan puesto cluecas. Es necesario también asegurarse que las madres de los gallos que se elijan, fueron ponedoras de huevos de buen tamaño y forma. Esto es esencial, pues estas características son transmitidas por el gallo a su descendencia. De estos planteles se obtendrán excelentes pollitas. El plan de selección indicado es fácil de llevar a cabo por cualquier avicultor. Tiene ciertos límites, pero practicado con constancia será de gran eficacia en el mejoramiento ele las pollitas de puesta, ya que está fundamentado en los factores que deben coincidir en una buena ponedora. Antonio Castelló CONEJOS Cedo una pareja adultos Castorrex, en Ptas. 75 y dos lotes de macho y tres hembras de cuatro meses, de la misma raza, en Ptas. 80 cada lote. El conjunto de 10 animales se cedería en Ptas. 215 con embalaje: GRANJA PARAÍSO. Arenys de Mar. - Barcelona. 114 MUNDO V O L Comprobándose la gran producción huevera de las gallinas enjauladas | esde que se comenzó a divulgar el nuevo método de explotar la puesta de las gallinas tenidas en baterías, esto es, en jaulas individuales dispuestas en estantería, son ya muchas las personas que Ío han establecido y nos comunican los buenos resultados que así obtienen. A título de prueba, nos complacemos en publicar los resultados alcanzados por uno de nuestros subscriptores, don N. Rubio de la Orden, de Barcelona, persona sumamente cuidadosa de sus gallinas y acreedora a toda la confianza, que son los siguientes: Experimento de régimen individual de puesta de gallinas en baterías Principio del experimento: 19 de marzo 1935. Final del experimento: 19 de marzo de 1936. Siete gallinas Leghorn blancas. Siete gallinas Castellana negras. Nacidas: Octubre de 1934. Kilos consumidos en rancho seco: 224, a pesetas 0,50 kilo, pesetas 112. Kilos consumidos en mezcla de granos: 290, a pesetas 0,45, pesetas 130,50. Huevos puestos durante el año : 2.744. Promedio de puesta por gallina : 196 huevos. Importe total de la venta: pesetas 831,35. Beneficio bruto. — Diferencia entre el coste de alimentación y el valor de los huevos : setas 588,85. Beneficio por gallina: pesetas 42. pe- Observaciones. — Enfermedades: Ninguna. — Deftmciones: Una por huevo atravesado.— Otras: Por defecto de construcción de las baterías y dar demasiada inclinación al piso de las mismas, dos o tres gallinas sufren una especie de flojedad en las patas, que atribuyo a lo antedicho. Barcelona 20 de marzo de 1936. N. Rubio de la Orden La experiencia no puede ser más concluyente, y si nuestros antiguos lectores recuerdan la realizada por nuestro malogrado compañero señor Fernández Otamendi, de Peñacastillo (Santander), podrán apreciar que poco más o menos concuerdan con la del señor Rubio de la Orden. No creemos que el asunto requiera comentarios, pero sí felicitaciones. • .mes huevos costo venta neto precio Marzo . . . ■• 102 11,75 23,50 26,80 12,05 2,15 Diez días sola- Abril..... 288 67,20 43,70 2..su mente. Mayo..... 297 19- to — 51 — 2,85 Junio..... 275 17- 08,75 51,75 3- Julio...... 277 24,50 78,20 53,70 3,40 Agosto..... 222 14,— 71,30 57,30 3,25 Septiembre. 184 16,50 63.75 47,25 4,15 Octubre..... 179 23,— 68,25 45,25 4,55 Noviembre.... 190 19,- 75,20 51,20 4,70 Diciembre .... 181 21,50 75- 53,50 5- Enero..... 149 17,20 75,90 55^80 4,60 Febrero..... 219 21,80 61,- 39,20 3,35 Veinte días so- Marzo..... 131 18,75 302— 19,25 4,— 2.7

Artículo publicado en SELECCIONES AVICOLAS Nº000, sección de Archivo Historico


Selecciona la página y tamaño


Selecciona y copia el código e insértalo en tu página web