Compartir

Comparte este artículo en Facebook, Twitter y Google+


Insertar artículo en página web


munavi_a1935m10v9n166_reavicultura.pdf munavi_a1935m11v9n167_reavicultura.pdf Nuestro programa para 1936 munavi_a1935m1v9n157_reavicultura.pdf Sobre la marcación de los huevos de importación munavi_a1935m3v9n159_reavicultura.pdf munavi_a1935m4v9n160_reavicultura.pdf munavi_a1935m5v9n161_reavicultura.pdf munavi_a1935m6v9n162_reavicultura.pdf munavi_a1935m7v9n163_reavicultura.pdf munavi_a1935m8v9n164_reavicultura.pdf munavi_a1935m9v9n165_reavicultura.pdf

munavi_a1935m10v9n166_reavicultura.pdf munavi_a1935m11v9n167_reavicultura.pdf Nuestro programa para 1936 munavi_a1935m1v9n157_reavicultura.pdf Sobre la marcación de los huevos de importación munavi_a1935m3v9n159_reavicultura.pdf munavi_a1935m4v9n160_reavicultura.pdf munavi_a1935m5v9n161_reavicultura.pdf munavi_a1935m6v9n162_reavicultura.pdf munavi_a1935m7v9n163_reavicultura.pdf munavi_a1935m8v9n164_reavicultura.pdf munavi_a1935m9v9n165_reavicultura.pdf

Año XIV. núm. 166 SUlVlARlO Octubre 1935 GRABADO EN PORTADA: PINTORESCO RINCON DE UNA CASA DE CAMPO EN INGLATERRA, CON SUS CLASICOS CISNES. DEL VI CONGRESO Y EXPOSICION MUNDIALES DE AVICULTURA: CONSTITUCION DEL COMITE NACIONAL ESPAÑOL. 218 UTILIDAD Y VENTAJAS DE LOS CRUZAMIENTOS: DOCTRINAL DE S. Castelló................220 ALGUNAS CONSIDERACIONES SOBRE EL AUMENTO DE LA PRODUCCION INVERNAL CON LA ILUMINACION DHL GALLINERO Y EL RACIONAMIENTO NOCTURNO .... 223 SOBRE LA TENENCIA DE GALLINAS ENIAULADAS.....230 LAS GALLINAS CANADIENSES CHANTECLAIR.......232 CONSULTORIO AVICOLA.......■........23; LEYENDO REVISTAS............... . 256 LA NICOTINA, DESTRUCTORA DE LOS PARASITOS EN EL GA- NAMO Y EN LAS AVES............ ■ • 238 LA ENSEÑANZA AVICOLA RADIADA...........239 MUNDO AVICOLA es Revista mensual ilustrada de información y cultura avícola, continuación de «La Avicultura Práctica», que comenzó a publicarse en 1897, y por lo tanto, es la más antigua de cuantas en su especialidad ven la luí en lengua castellana. La publica la Escuela Oficial y Superior Española de Avicultura de Arenys de Mar (Barcelona), bajo la Dirección del Profesor Salvador Castelló. — Es portavoz del progreso avícola moderno y eco, en lengua castellana, de los trabajos y actividades de la Asociación Mundial de Avicultura Científica, iniciadora y mantenedora de los Congresos Mundiales de Avicultura.—Suscripción anualr-Para España y Américas 10 pesetas, y 12 para otros países. VI Congreso y Exposición Mundiales de Avicultura Berlín - Leipzig del 24-julio al 2 agosto de 1936 La Biblioteca de Alemania, de Leipzig, próxima al Palacio de la Feria, donde tendrán lugar las sesiones del VI Congreso Mundial de Avicultura. (Vista tomada desde aeroplano.) Constitución del, Comité Nacional, Español, Bajo la presidencia del limo, señor Inspector General, Jefe de la Sección de Ganadería del Ministerio de Agricultura, don Santos Arán, se ha constituido ya el Comité Nacional Español para atender a la. representación de España en el VI Congreso y Exposición Mundiales de Avicultura que han de tener lugar en el próximo año con sede én Leipzig y celebración de algunos de sus actos en Berlín. Constituyen el Comité,' con dicho señor Santos Arán, los señores Director del Instituto de Biología Animal de Madfid, doctor don Carias Ruiz Martínez; el Presidente de la Asociación General de Avicultores de España (Federación Avícola Española), don Ramón Riera Chico; el Presidente de la Asociación Nacional de Cuniculicultores, don Emilio Ayala Martín; el Inspector General de Ganadería, don Juan Rof Codina, que ejerce el cargo de Secretario del Comité, y el Profesor don Salvador Castelló Carreras, en su calidad de Delegado en España de la Asociación Mundial de Avicultura Cientí- fica, iniciadora y mantenedora de los Congresos y Exposiciones Mundiales de Avicultura. Entre los acuerdos tomados por la Comisión, figura el de dar por clausurada la admisión ele trabajos o informes para ser enviados ab Congreso, con la admisión de los siguientes: Sección J" Problemas generales, Enseñanza y organización, — "Errores que se cometen inviniendo grandes capitales en explotaciones avícolas de carácter industrial", por el Prof. don Salvador Castelló Carreras, Director' de la Escuela Oficial y Superior de Avicultura de Arenys de Mar (Barcelona). Sección 2.a Fisiología y alimentación.— "Eliminación de la hormona folicular", por don José Ocariz Gómez, Técnico de Endocrinología y Nutrición en el Instituto de Biología animal de Madrid, que dirige el doctor don Carlos Ruiz Martínez. Sección 3.a Crianza y Genética. — España no presenta temas en esta Sección. Sección 4.a Higiene y enfermedades.— "Laringotraqueitis infecciosa de las gallinas en España", por don Crestenciano Arroyo Martín, Palacio de la famosa «Feria de Leipzig» donde se instalará la Exposición Mundial de Avicultura de 1936. El edificio mide 150 metros de largo por 80 de ancho y en él se han celebrado ya Exposiciones de Avicultura en las que han llegado a exhibirse 25.000 animales. Jefe de la Sección de Patología en el Instituto de Biología animal de Madrid (Director, doctor Carlos Ruiz Martínez). "Carencia e infección. — Una enfermedad :1e los patos con este doble aspecto", por don Cres-tenciano Arroyo Martín (ya citado) y don Rafael Campos Onettí, Veterinario pensionado (trabajo del Instituto de Biología animal de Madrid). Sección 5.a Problemas económicos.—"Confraternidad social-avícola internacional", por don Ramón Riera Chico, Presidente de la Asociación General de Avicultores de España (Federación Avícola Española) y de la Cooperativa Avícola Española. Sección ó." Cuniculicultura. — "Organización de la Cunicultura en España", por el Ingeniero don Emilio Ayala Martín, Presidente de la Asociación Nacional de Cunicultores. El Comité acordó la distribución del trabajo entre los miembros que lo componen, según sus respectivas especialidades, y dar comienzo a la .preparación de la concurrencia oficial de España, así como a la promoción de la asistencia de Congresistas españoles, dándose cuenta oficial de la constitución del Comité y de sus primeros acuerdos al Comité Ejecutivo de Berlin. Dichos acuerdos, así como la lista de los temas que la Delegación Española presentará al Congreso, han sido ya comunicados al Comité Ejecutivo de Berlín, quedando definitivamente cerrada la admisión de trabajos. En virtud de la substitución del Inspector General Pecuario don Juan Rof Codina, por el Inspector General don Salvador Martí Güell en el cargo de Jefe de la Subsección de Fomento pecuario, el primero de dichos señores ha dejado de actuar como Secretario del Comité Nacional Español para el VI Congreso y Exposición Mundiales de Avicultura de Berlín-Leipzig, de cuyo cargo ha tomado ya posesión don Salvador Martí, a quien pueden dirigirse todos los elementos avícolas del país, interesados en cuanto se relacione con dichos Congreso y Exposición, quedando establecidas las oficinas del Comité Nacional, en Madrid, Jefatura de la Sección de Ganadería del Ministerio de Agricultura, Industria y Comercio. En lo que afecta al viaje colectivo de españoles a Alemania con motivo del Congreso, viaje que tendrá lugar en autocar de turismo, en condiciones económicas, los interesados en tomar parte en el mismo pueden dirigirse a la Administración de Mundo Avícola (Arenys de Mar, Barcelona), la cual les informará de cuanto con el mismo se relacione, debiendo advertirse que siendo limitado el número de plazas, se dará preferencia a los que primero se inscriban. PARA LOS QUE QUIEREN APRENDER UTILIDAD Y VENTAJAS DE LOS CRUZAMIENTOS Por el Prof. S. CASTELLÒ El afán y la tendencia de los avicultores, en todos los países, se ha concentrado en la explotación de las razas puras, seleccionadas con miras al aumento de la postura. Como, de otra parte, en la Avicultura deportiva no se concibe que no se parta de la pureza de la raza o de la variedad, ya nadie, o pocos piensan en la utilidad y en las ventajas de los cruzamientos y esto es sensible, porque en muchos casos con éstos se aumenta y mejora la producción. Experimentalmente está comprobado, no sólo por los hombres de ciencia que a estos trabajos se han dedicado, sí que también por los simples avicultores que intencionadamente han hecho cruces, o que por un descuido ven de vez en cuando mestizos en su gallinero, que en primera generación los mestizos son más fuertes y vigorosos que sus padres; que son menos propensos a enfermedades, y si son hembras, que generalmente salen excelentes ponedoras. Predicamos la pureza de raza y tal vez hacemos mal, porque, si bien ello se impone en aquellos que seleccionan y venden huevos o po-lluelos para la población o repoblación de gallineros, a los que sólo aspiran a cosechar el mayor nvímero posible de huevos, y a los que quieran producir buena volatería de consumo, quizás debiéramos aconsejarles que se acogieran al cruzamiento. Jamás se apartará de nuestra memoria aquella lección práctica- que unos lotes de gallinas País rubias y País negras de los señores Hermanos Aparicio, de Cuenca, dieron a las Leg-homs, Rhode Island, Wyandottes, Castellanas,. Prat y otras razas concursantes en el primer Concurso Nacional de puesta celebrado por la Asociación General de Ganaderos en la Casa de Campo de Madrid en el año de 1923-24. Refresquemos la memoria de los viejos y pongamos el hecho en conocimiento de los jóvenes. Se trataba de unas gallinas surgidas de cruzamientos producidos en Cuenca en el gallinero de aquellos señores Aparicio, entre Castellanas, Prats y Rhode Island roja. En realidad, no debían haber sido admitidas en el Concurso, por- que en todos los de esta clase la pureza de raza es reglamentaria, pero lo fueron, y a falta de nombre, se inscribieron bajo los nombres de País rubias, las que con tal color habían salido (cruzamiento Prat-Rhode), y País negras, las de este color (posiblemente Prat o Rhode-Castellana). Por los nombres con que se inscribieron, no pecó la Comisión o Junta al admitirlas, pues no podía presumirse que se tratara de mestizas, pero en cuanto se vieron en el Concurso, pronto se advirtió el cruce, que leal y honradamente bien lo declararon sus dueños. No había por qué retirarlas, pues no estando prevenido en el reglamento que estaba reservado a las razas puras, en su perfecto derecho de tomar parte en él estaban las mestizas. Nótese bien que todos los que habíamos inscrito llevamos pollitas muy seleccionadas, algunas, hasta hijas de campeones o de gallinas traídas a alto precio del extranjero, muchas de las cuales bien probaron la excelencia de su estirpe, pero se quedaron cortas porque las mestizas de Aparicio batieron el record sobre todas. Tomaron parte en el Concurso, 57 lotes de seis cabezas cada uno: en total, pues, 342 ponedoras, figurando entre las razas nacionales la Castellana negra, la Prat leonada, la Andaluza negra, Andaluzas Azules, Menorquina, Llodia-na, unas País blancas, unas País cenizas, y las País rubias y País negras mejoradas a las que nos referimos en este escrito. En razas extranjeras figuraban Leghorn, Rhode Island roja, Wyandotte, Ancona, Plymouth blancas, Orpiugton negras, Orpington blancas y Dorking plateada. Entre tantas aves y de tantas razas, véase el resultado final del Concurso en los diez lotes que quedaron mejor clasificados. 1.° Las País rubias, mejoradas, de los Hermanos Aparicio, ele Cuenca, con 1.263 huevos de peso medio 75'18 gramos y 1.320'20 puntos. Puesta media por cabeza, 220 huevos. 2° Rhode Island roja, de Granja Paraíso de Arenys de Mar, con 1.167 huevos de peso MUNDO V COLA 22^% medio 65'12 gramos y 1.176'42 puntos. Puesta media por cabeza, 195'5 huevos. . 3.° Wyandotte blancas, del señor Marqués de Loriana, de Madrid, con 1.149 huevos, de peso medio 59'86. gramos y puntos 1.11571. Puesta media por cabeza, 190 huevos. 4. ° País rubias mejoradas de Aparicio Hermanos, con 1.079 huevos de peso medio 68'02 gramos y puntos 1.11571. Puesta media por cabeza, 179'8 huevos. 5. " Wyandotte blancas, del señor Marqués de Loriana, con 1.078 huevos de peso medio 58'06 gramos y puntos 1.065. Puesta media por cabeza, 179'6 huevos. 6. ° Leghorn blanca, de Granja Paraíso, con 1.063 huevos de peso medio 57'13 gramos y puntos 1.049'68. Puesta media por cabeza, 177*1 huevos. 7. ° Rhode Island roja, de la señora Marquesa de Casa Pacheco, con 995 huevos de peso medio 56'04 gramos y puntos 1.008'23. Puesta media por cabeza, 165*8 huevos. 8. ° País negras mejoradas, de Hermanos Aparicio, con 947 huevos de peso.medio 56'36 gramos y puntos 989'80. Puesta media por cabeza, 157*8 huevos. 9. ° Castellanas negras, de don A. G. de Mendoza, con 920 huevos de peso medio 55*32 gramos y puntos 967*28. PuESTA media por cabeza, 153 3 huevos. 10. Wyandotte blancas, del señor Marqués de Loriana, con 987 huevos de peso medio 51*97 gramos y puntos 963*89. Puesta media por cabeza, 164'5 huevos. Como consecuencia de esta clasificación, el lote Campeón general y Primer Premio en razas nacionales, correspondió a esas gallinas mestizas que dieron 96 huevos más que las Rhode Island (Primer premio en razas extranjeras) que le siguieron en orden, diferenciándose en promedio de puesta un lote con otro, en 24'5 huevos por cabeza. Pero no es precisamente esto lo saliente, sino el hecho de que, entre los diez lotes mejor clasificados, sobre 57, están otro lote de País rubias y otro de País negras, o sea, tres lotes de mestizas de los cuatro que se presentaron, y el cuarto ocupaba el onceno lugar; luego, esto demuestra lo que el cruzamiento dió a la gran postura de esas gallinas, porque ninguno de los cuatro lotes presentados, no sólo no quedó en nial lugar, sino que todos ocuparon lugar entre los once primeros puestos. Esta mayor postura en las aves mestizas de tres razas, ya de por sí ponedoras, como lo son la Castellana, la Prat y la Rhode Island, segu- ramente la han comprobado muchos de nuestros^*' lectores, pero no creemos que pueda presentarse otra comprobación oficial de ello, como la que quedó en constancia en el Concurso de Madrid de 1923-24. Ahora bien: al mismo tiempo que pudo verse esto, también ha podido ya comprobarse que este aumento de postura en los mestizajes entre razas ponedoras, en virtud de una ley mende-liana que, así se cumple en lo morfológico como en lo fisiológico, no perdura, y sólo se observa en la primera generación. En efecto: en la descendencia de aquellas gallinas País leonadas y País negras, que tan altas posturas dieron en 1923-24, en el siguiente Concurso (1926-27) también celebrado en la Casa de Campo de Madrid, ninguno de los lotes de dicha procedencia u origen pudo hallar clasificación ni entre los 25 lotes mejor colocados, y quedaron casi a la cola de los 47 lotes concursantes. El cruzamiento con miras al aumento de la postura, es sólo recomendable cuando únicamente se quieren los mestizos para utilizarse en sus dos o tres años de buena producción, pero nunca si, fiando en su postura, se piensa en que su descendencia sea tan buena. En todo caso, y en esto haremos especial hincapié para que no se nos pueda acusar de dar malos consejos, es necesario tener en cuenta, no sólo que las dos razas sean buenas ponedoras y de huevos grandes, sí que también que el gallo y la gallina que se unan, sean, a ser posible, L 2. La gallina por habérsele controlado la postura de primer año, y el gallo, por ser hijo de gallina L 2 y mejor si ya ha sido comprobado como engendrante de gallinas de la misma categoría. Sobre tales bases, no sólo no es criticable que haya avicultores que trabajen con gallinas mestizas, sino que, con fines exclusivamente hueveros, hasta es recomendable. Cuando se trata de producir pollería de consumo, los cruzamientos no son menos recomendables, porque, por medio de ellos, hasta, a base de la gallina común y corriente del país, se puede obtener; pollería de mayor volumen y mayor peso, así como de carne más fina y abundante. Gallos Rhode Island, Plymouth, Orpington, Wyandotte, Paraíso o Catalanes del Prat, dados a gallinas del país, producen hermosa y excelente pollería, que alcanza mejor precio en los mercados que la que a éstos suelen llevaf las gentes del campo. Esto lo saben muy bien muchos avicultores, en cuyos gallineros, casual o intencionadamente, se han producido estos mestizos. En Cataluña, y especialmente en Barcelona, donde en los días 21 al 24 de diciembre se celebra anualmente una grandiosa feria de volatería, en la que, lo que más abunda son los capones, se ven desde hace algunos años soberbios pollos y capones obtenidos por cruzamientos entre Rhode Island roja y Prat leonada, que aventajan en peso y precio a los mismos de esta hermosa raza catalana, y cualquiera que pruebe este cruce tenemos la seguridad de que ha de darse cuenta de ello. Esos mestizos, además de esto, son más vigorosos que los productos de raza pura, son menos propensos a enfermedades y hasta se ha comprobado que su crianza resulta más económica. En marzo del presente año, el Nezv F.n-qland Poultryman (Revista Norteamericana) publicó precisamente un interesante escrito de C. W. Knox y H. W. Titus, en el que se demuestra que como los mestizos tienen un crecimiento mucho más rápido que las polladas de pura rasa, pueden lanzarse al mercado mucho antes que éstas, y como han comido durante menos tiempo, su producción resulta más económica. Los autores del escrito dicen que en Inglaterra está produciéndose magnífica volatería cruzando Rhode Island roja con Wyan-dotte, con Sussex y con Plymouth, cuyos mestizos se venden a muy buen precio a las diez o doce semanas, en tanto la pollería de raza^ requiere, por lo menos, cuatro meses. No hay para qué decir que en los cruzamientos con miras a producir buena volatería de consumo, sólo deben emplearse razas de buen peso y de carne fina (blanca o amarilla según preferencia del consumo en los mercados en que debe ser vendida), y sí es que se tome como base la gallina común y corriente en el país (generalmente de poco peso) dándole gallos de raza que pueda aumentar la talla y peso de los mestizos. Inútil decir que en estos cruzamientos nunca deben emplearse gallos Leghorn, porque ni en peso ni en calidad de la carne, nada se ganaría. Si tanto para el aumento de la postura como para el mejoramiento de la pollería de consumo, el cruzamiento tiene ventajas ¿por qué no prestar atención a ello y por qué no llevarlo a la práctica, en la avicultura rural y pueblerina?.., Más fácil y económico es adquirir uno o algunos gallos de buena raza mejorante para darlos a las gallinas, que ya se tengan en la casa, que cambiar la raza, y esto es cosa que está al alcance de cualquiera. Téngase, sin embargo, en cuenta, que de los mestizos no debe guardarse descendencia, y que, por lo tanto, los que se atengan a este método de producción tienen que practicar anualmente el cruzamiento. Salvador Castelló mi unni ri i m'i: i il ii il ni mu i......il mm........li......'i......Iiiiiiiii mu m i mu i..........mu.......im mim in immillili mm.............inumimi.................................inumimi.......n..................................iimimimimimimiiiiiii.......... ini.....min....................un.......i.....................1111)11111..............................muntili......................................i..........tioi^m.......•.......i.....thuhmh.................................».............Humum.......... liti il mu un il il il il il il il ii il ijjjiiuinii Anuncios económicos por p alabr as ( Con mínimo de quince palabras, a 0,20 cada una) ¡¡OCASIÓN!! Por reforma de la instalación se ceden a buen precio: Una nave desmontable con dobles paredes de madera y uralita y techo igual de 24 metros de largo por 5 metros de fondo y 2,50 metros de altura media. 22 casetas de madera y techo de uralita con ponederos registradores de 1,20 m. X 1>20 #í. de planta y 1,50 m. de altura media con aseladero. Desmontable. 30 casetas de madera y uralita desmontables y con las mismas dimensiones de las anteriores. Comederos tolvas, para mezcla seca, de diferentes tamaños. Bebederos automáticos. Aseladeros de varios tamaños. Alambrera TT combinada de dos metros de altura para cercados. Un armario para 1,200 huevos. Cuatro incubadoras Buckeye de 600 huevos cada una a petróleo, con bandejas de volteo automático. Tres criadoras a petróleo Buckeye "Llama azul" para 350 polluelos cada- una. Pida precios y condiciones de venta a: AVICOLA CAMPILLO - Beas de Segura (Jaén). Disponibles 2 Criadoras Perfection para 50 pollos y 2 para cien. También 3 criadoras Llama azul para 350 pollos. Usadas en perfecto estado. Dirigirse a la Administración de "Mundo Avícola". Se vende incubadora "Torre Melina", de 350 huevos, en perfecto estado, por haber adquirido otra de mayor capacidad. Dirigirse al señor Pérez Coca. — Cepeda (Salamanca). Algunas consideraciones sobre el aumento de la postura invernal por la iluminación del gallinero y el racionamiento nocturno DOCTRINAL INSPIRADO EN EL LIBRO «AVICULTURA PRÁCTICA* DE j. RICE Y F. BOSTFORD Entre los diversos medios de lograr que las gallinas den huevos en otoño y en invierno, no cabe duda de que el más seguro es el de poner en práctica la tradicional costumbre de las aldeanas de Castilla, que antaño daban a las gallinas una ración de grano en las largas noches de aquellas estaciones para lo que, como es natural, entraban con luz en el gallinero. Esta vieja práctica descrita por Dieste y Buil en un libro impreso en Madrid en el año de 1803, debió caer en desuso en el siglo xrx, pero por los años de 1919 y 1920 volvió a hablarse de ello dándose como descubrimiento norteamericano debido al avicultor Waldorf. Hoy es ya del dominio universal y 110 hay persona que lo siga, que no se muestre satisfecho de sus inmediatos y buenos resultados. En España es ya cosa corriente entre avicultores por lo mucho que se han divulgado las excelencias del sistema, pero aún cabe tratar de esto, porque,' según como se practica, los efectos son más o menos sensibles. Cuando se partía de la base de que, lo que principalmente influía en la postura invernal era la ración de grano que se da a las gallinas en. las noches, con el objeto de que no pasaran tantas horas sin comer, la luz era lo de menos, pero desde que se ha comprobado que ésta tiene quizás mayor influencia que la ración nocturna, ya las cosas cambiaron-y vale la pena de que nuestros lectores sepan lo que sobre esto se dice o se viene escribiendo. Sin que nadie haya dicho que, de poco vale el grano que se da en las noches, ya que, cuando en el siglo xvnr y quizás mucho antes, lo daban las aldeanas de Castilla, sólo alumbraban el gallinero el tiempo necesario para que las gallinas comieran y ello era a la débil luz de un candil, hoy día se ha comprobado que, así la intensidad de la luz, como el tiempo que de ella gozan las gallinas, vale tanto, si no más, que el grano que comen. Se fundamenta tal afirmación en los resultados de muchas experiencias llevadas a cabo por hombres de ciencia de diversos países, los cuales han demostrado que la luz, natural o artificial, actúa sobre ciertas glándulas de secreción interna, como la hipófisis o pituitaria anterior cuya secreción, estimulada por la luz, activa el crecimiento en los animales jóvenes, y llegados éstos a la madurez sexual, actúa también sobre sus actividades sexuales, y, por lo tanto, determinando, en las gallinas, mayor secreción de vitelus y consiguientemente, mayor postura y en los gallos mayor actividad. Recientemente publicamos el resumen de una notable conferencia dada en la Universidad de Cambridge por el Dr. Hammond (número abril de 1935), en la que puso todo esto de manifiesto, ligándolo con el hecho umversalmente comprobado, de que las actividades sexuales, así en los gallos como en las gallinas, van en aumento cuando los días se alargan, en tanto decrecen cuando se van acortando, para llegar a ser casi nulas en otoño y en invierno, en que desde las cinco de la tarde hasta las siete de la mañana viven casi en la obscuridad. Teniéndose esto en cuenta, nada tiene de particular que esos hombres de ciencia a los que la moderna Avicultura debe sus mayores progresos, hayan seguido estudiando y experimentando en esta interesante materia. Así, alge que, como hemos dicho antes, fué sólo práctica rutinaria de nuestros antepasados, ha pasado ya a ser un sistema sujeto a reglas, que bien merecen ser conocidas. En cuanto a las horas de dar la ración nocturna, previa iluminación del gallinero, ya se ha dicho muchas veces en Mundo Avícola que lo natural es cortar la larga noche por mitad y dar el grano a medianoche, como lo hacían las aldeanas españolas de antaño, pero que, por lo incómodo de la hora, muchos lo dan a las 8, a las 9 ó a las 10 de la noche, y otros a las 5 o a las 6 de la madrugada, obteniendo próximamente iguales resultados. Puestas ya las cosas en el terreno de que la mayor influencia en las actividades ováricas está en la intensidad de la luz v en la duración Fíg. 1. — Medidas de la lámpara de 80 bujías y reflector. de la luminaria, ya el asunto merece mayor atención y vamos a prestársela inspirándonos en lo que Rice y Botsford consignan en su libro Avicultura Práctica, del que reproducimos algunas ilustraciones. Intensidad de la luz y colocación de las lámparas En lo que afecta a la intensidad de la luz, para que las gallinas dejen los aseladeros y bajen a comer, poca es la que debe precisar, cuando antiguamente bajaban, como se dijo antes, a la luz de un candil de aceite o de una bujía; así, pues, la de una lamparilla eléctrica de 5 ó de io bujías, la de un quinqué de petróleo o de una lámpara de acetileno, parecerán bastantes. Sin embargo, no es así, porque si dan luz suficiente para que las gallinas coman (con lo 6 m.- Fig. i. — Altura y distancia de las dos lámparas y zona o área intensamente alumbrada. cual algo se logra ya), la intensidad de la luz no alcanza a producir efectos estimulantes de las secreciones ligadas a su vez con el aumento de la postura. No sólo hay que atender a la intensidad de la luz sí que también al área que abarca y a*la distancia a que queda el foco luminoso de las gallinas. Una bombilla, sin reflector, ilumina todo el gallinero, así las paredes como el piso y el techo, pero como a éste y a las paredes no les hace falta, y donde interesa es en el piso, que es donde se hallan y comen las gallinas por haber dejado los aseladeros atraídas por el grano, de ahí que esto se haya estudiado debidamente, habiéndose llegado a puntualizar esas cosas de tal manera, que, sabiéndolas, se pueden hacer mejor de lo que generalmente se hacen. Como hoy en día hay luz eléctrica en todas partes, a ella nos concretaremos. La mejor iluminación es la que da una bombilla de 8o bujías con una gran pantalla o reflector cónico de 40 centímetros y 10 de altura 6 rn.~ Fig. 3. — Colocación de la lámpara entre aseladeros y pared del frente. Obsérvese un enor de dibujo al indicarse como área iluminada toda la parte baja de los aseladeros que en realidad alcanza solo a la parte del piso. pintado de purpurina de aluminio por dentro y mantenido a una altura de 1,80 m. sobre el piso del gallinero (fig. 1). Un foco luminoso de tal intensidad, y colocado a tal altura, ilumina una superficie de unos 20 metros cuadrados (4X5 m.), que son las medidas que suele tener un gallinero para unas 50 gallinas. En un gallinero para 100, cuyas medidas suelen ser de 4 X 8 m. ó de 6 X 6 m., precisarán dos lámparas distanciadas a 3 metros la una de la otra, y quedando, por lo tanto, cada lámpara a 1,50 m. de las dos paredes Este y Oeste del gallinero, cuando éste fué debidamente orientado con fachada al Sur o al Mediodía (fig. 2). Las lámparas deben colocarse (fig. 3) a mitad del espacio que haya entre la fachada y el tablero colector de excrementos sobre el cual se hallan los aseladeros a los cuales no importa que la luz llegue, en parte, indirectamente, porque, al darse, ya todas las gallinas descienden de ellos. En el diseño que se inserta (fig. 4), puede verse (A) la superficie que queda iluminada con dos lámparas puestas a distancia de 3 metros en gallineros de 6X6, pero si se separan más, distanciándolas hasta 3,65 m„ el área iluminada es la representada en B. En C puede verse la superposición de las dos áreas, apreciándose los espacios que quedan sin luz al comparar la una con la otra, lo cual no es conveniente. El Profesor Rice, de Cornell (N. Y.), da el cálculo del número de luces necesarias en relación con la superficie del gallinero, determinando ésta y dividiendo la cifra resultante por 18,58. Asi, en espacio de 6 X 6 = 36 m.2, divididos por 18,52, el cociente es de 1,93 y, por lo tanto, se necesitan 2 lámparas. Algunos dirán que, aunque quede algún espacio sin luz directa, en él la hay suficiente para que las gallinas que se remuevan en él puedan ver el grano, pero debe tenerse en cuenta que en el gallinero bien tenido el piso debe estar siempre cubierto de una gruesa capa de paja, de forraje y donde se tenga barata, de turba, y que el grano no se da a las gallinas en comederos, sino sembrándolo a la volea sobre dicha cama para que las gallinas tengan que escarbar en ella buscándolo, con lo cual están en continuo ejercicio. Siendo así, en los espacios de piso que no reciben luz directa y como el escarbar, el grano se mezcla y hasta tiende a irse a! fondo de la cama, no lo ven bien y no comen lo debido. Por esto es algo esencial que todo el piso del gallinero goce de plena e intensa luz, y esto se logra colocando bien las lámparas. Cuando el gallinero es muy largo por tenerse las gallinas a base de comunidad, será preciso colocar tantas lámparas como quepan distanciándolas de 3 en 3 metros. Si en los extremos quedare algún espacio sin luz directa, con 110 sembrar grano en ellos todo queda arreglado. Reglamentación del servicio de luz Ya dijimos que, lo que parece natural, es cortar la noche por mitad distribuyendo el grano a las 24 horas, pero como para evitar las incomodidades que esto origina, hay que recurrir al ingenioso sistema de emplear uno de esos aparatitos de relojería que automáticamente dan la luz a la hora en que se quiere darla, muchos han adoptado el método de alargar el día, dando la luz en cuanto anochece y manteniéndola hasta las 9 (las 21). Otros, lo que hacen es anticipar la claridad diurna e iluminan y dan el grano a las 5 ó a las 6 de la mañana, lo cual, aunque obliga a madrugar, es más fácil que iluminar a medianoche, porque en las granjas y en general en las casas de campo, siempre hay ya alguien despierto o levantado a dichas horas. Cualquiera de los tres sistemas de iluminación es bueno y da, poco más o menos los mismos resultados, pero vale la pena de meditar sobre este punto y elegir el que se encuentre más conveniente, según el caso. ¿Cuál es, en realidad, el doble objetivo de la iluminación del gallinero y del racionamiento nocturno? Es, en primer lugar, el de que las gallinas no pasen demasiadas horas sin comer, y en segundo lugar el de que las muchas horas de obscuridad no den lugar a que mengüen las actividades de aquellas glándulas de secreción interna de las que antes se hizo mención, e indirectamente las del ovario, secretor de la materia prima del huevo. Con miras a lo primero, no hay duda de que la distribución del grano a medianoche es lo que mejor parte el tiempo en que la gallina no come, pero en cuanto a la influencia de la luz caben las siguientes consideraciones. La mayor intensidad de la postura, es decir, el momento del año en el que las gallinas dan más huevos, es, en las latitudes de España, en abril, mayo y junio, meses en los que la duración del día es de 12 ó 14 horas, contándose con los crepúsculos. Mientras hay luz, las gallinas comen, y así se las ve despiertas y correteando a las 5 de la mañana y comiendo aún, a las 5 y a las / de la tarde. Todo lo que sea, pues, mantener la luz durante 12 ó 14 horas, es colocar a las gallinas en iguales condiciones en que esfán en la primavera. En otoño e invierno a las 6 es ya de noche, en tanto en primavera y verano hasta las 7 las gallinas gozan de suficiente luz para comer. En Efectos de la iluminación sin pantalla o reflector, lo cual da luz difusa e insuficiente. Efecto de una buena iluminación con reflectores adecuados, situados a tres ms. uno de otro. Efecto de un potente reflector que solo ilumina intensamente el espacio en que se disemina el grano. (DeMlbro «Avicultura Práctica» de Rice y Botsford. — Editorial Luis Giii. narcéiona). lo que afecta al despuntar el día, en oton invierno se puede decir que hasta las siete" la mañana no hay luz suficiente para que las gallinas se lancen a comer, en tanto en primavera y verano, la hay desde las 5 y aun antes. Son, pues, cuatro horas las que deben ganarse, dos matutinas y dos vespertinas, y si. la iluminación y el grano se dan a medianoche, en realidad debería mantenerse la iluminación durante cuatro horas. Hasta hace poco se decía que bastaba mantenerla durante tres cuartos de hora o una hora, es decir, el tiempo suficiente para que las gallinas coman, pero desde que se ha apreciado la influencia directa de la luz, ya esto no cabe, pues aquél sería el tiempo con que se tratarían de compensar las horas en que la luz solar falta, y no sería bastante. Ateniéndose a esto, los que quieren hacer las cosas bien, establecen el siguiente régimen. Desde septiembre n octubre dan la luz en los interiores del gallinero al anochecer, cuando se ve que las primeras gallinas van entrando. Como con la luz aún pueden ir comiendo de la mezcla seca que se tiene en las tolvas, y no sienten la necesidad de acomodarse en los aseladeros, siguen activas y esperando la distribución de grano que se les da a las 7 ó a las 8, dejándoles la luz encendida durante ima hora.- A las 9 se apaga la bombilla de luz intensa y se enciende otra que sólo dé la suficiente, y mejor si es bombilla roja, para que las gallinas puedan subirse a su acomodo nocturno. Cuando se ve que todas están ya en los aseladeros, se las deja a obscuras del todo. Es cosa esencial evitar que alguna quede en el suelo, si bien esto no ocurre más que los primeros días, porque pronto adquieren la costumbre de aselarse, en cuanto notan el cambio de luz. Aunque con los aseladeros sobre tableros, a 80 centímetros de altura, las gallinas suben hasta ellos de un salto, en los primeros días bueno es adosar al tablero colector de excrementos una escarnía, por si, faltas de suficiente luz, algunas no se atrevieren a dar el salto. Con la iluminación y el racionamiento vespertino se ganan de dos a tres horas de luz, y esto ya es algo, pero muchos lo completan con otra sesión de luz y otra ración matutina a las cinco o a las seis de la mañana, es decir, cuando el alba apunta. Así, cuando el sol sale ya están las gallinas comiendo. Ganadas al atardecer dos o tres horas de luz y una al amanecer, las gallinas gozan en junto y por lo menos úh las doce horas que tienen para comer'en primavera. M UNDO V La ración vespertina tiene la superioridad sobre la matutina, de que, como por mucho que haya comido, para el grano la gallina siempre tienen un rinconcito en que colocarlo, al retirarse a descansar lo hacen con el buche bien repleto, y sabido es que esto es de lo que más influye en que la gallina dé muchos huevos. El plan de las dos raciones, la vespertina y la matutina es el más completo, pero desde luego el vespertino es el que, evitando las molestias del de la medianoche, se puede indicar como el más sencillo y práctico. Inútil es decir que, guiándose por la hora de la puesta de sol, la iluminación se adelantará o se retrasará según convenga en el período de septiembre a marzo inclusive, pero no deberá sufrir ninguna interrupción, pues las gallinas, como todos los animales domésticos, son muy sensibles al régimen alimenticio a eme se les tiene sujetos y un día que quedaran sin distribución de grano, les podría motivar un descenso y hasta un paro en la postura. En la Sección de Avicultura y Departamento experimental de la Universidad de Cornell, Ithaca (Estado de Nueva York), se han establecido unos gráficos que indican las horas en que debe darse la luz desde septiembre a marzo inclusives. Estos gráficos que reproducimos del libro Avicultura Práctica, de Rice y Botsford, ya traducido al castellano, sirven también para España. Uno de estos gráficos es guía para cuando se apela únicamente a la alimentación y al racionamiento nocturno, otro para el matutino y otro lo es para cuando se siguen los dos, el matutino y el vespertino. En este último caso se recomienda que, al principio, sólo se dé la ración vespertina, porque, con ello, aunque la postura no despierta tan brusca y abundantemente como cuando re dan las dos raciones, se ha podido observar que las gallinas mantienen mejor su peso y luego la puesta se sostiene mejor. Después de tres o cuatro semanas de darse la ración en las tardes, no hay ya inconveniente en que se combine con la de las mañanas. Tanto el, racionamiento matutino como el vespertino, entre sus ventajas tienen el inconveniente de que quita horas de dormir a las gallinas, lo cual no ocurre cuando el grano se da a medianoche, porque al darse la luz ya las gallinas han dormido algunas horas y vuelven a recobrar el sueño cuando se las deja a obscuras. Si se les dejare encendida dos o O L tres horas, se caería en el mismo inconveniente de quitarles horas de sueño. En resumen, lo más aconsejable es el dar luz al gallinero en cuanto las gallinas se retiran ; distribuirles el grano sobre las 8 ó las 9 de la noche, y sí se quiere, completarlo con la sesión de luz y el pienso de grano antes del amanecer. Sea cual fuere el horario que se adopte para la iluminación, tanto al empezarse el régimen como cuando se suspende, es necesario evitar el cambio brusco en la vida normal de la gallina. Cuando se empieza, los primeros días se deja encendida la luz- sólo una horita y luego se va aumentando la sesión de luz para que en ocho días se llegue a la duración máxima. Al suspender la iluminación debe hacerse también acortando la sesión y la ración, de día en día. En los primeros días hay que estar muy atento, para que, al apagarse la luz no queden gallinas en el suelo, para lo cual, en tanto se acostumbran a subir a las perchas, si alguna queda abajo hay que subirla a mano. También en los primeros días se tendrá que echar abajo alguna que se quede perezosamente en el aseladero, pero así una cosa como la otra, es sólo cuestión de tres o cuatro días. Conviene decir también que cuando se ha forzado la iluminación y la alimentación y éstas se suspenden bruscamente, a veces las gallinas dejan de poner durante unas semanas y hasta se las inicia la muda, pero si se ha tenido el cuidado de ir disminuyendo poco a poco, así la duración de la luz como la ración de grano, esto no ocurre. Manera de suministrar el grano y cantidad y calidad del mismo Interesando, no sólo que las gallinas gocen de. luz y coman bien todas, sí que también que hagan ejercicio, el mejor sistema de distribuir el grano, ya se dijo que era el de sembrarlo o esparramarlo sobre la cama de paja o de forraje, la cual se mantendrá limpia renovándola con frecuencia. De esta manera las gallinas tienen que escarbar en la litera en busca del grano, y además de estar en continuo movimiento, lo van comiendo lentamente y para todas lo hay siempre. La ración puede ser de avena, trigo y maíz, poniendo mitad avena y la otra mitad de trigo y maíz en partes iguales y en cantidad de unos 25 ó 30 gramos por cabeza en la ración de la tarde y otros tantos en la de la mañana. - Puede darse también avena o trigo, suprimiendo el maíz, pero como éste es el grano que más gusta a las gallinas, mejor es lo hallen en la ración, aunque sea en poca cantidad. Si bien el objetivo principal del sistema es el de lograr que, gallinas que por su calidad no darían huevos en otoño y en invierno los den, sin que ello determine mayor postura al final del año porque los que forzadamente se les arrancaron con la iluminación los dan de menos en verano, el régimen tiene también otras utilidades y conviene tenerlas presente. Diremos ante todo que la iluminación conviene en general a todas las gallinas ponedoras, tanto si por sí mismas son ponedoras invernales como si no lo son, porque, si bien las que lo son no necesitan del régimen forzado, precisamente porque ponen más no les va mal la ración nocturna que las repone del mayor desgaste que sufre su organismo por su alta postura. Ahora bien: es conveniente no tener en un mismo gallinero las gallinas que ya se manifestaron como ponedoras invernales y las que, nacidas en primavera, en octubre o noviembre todavía no dan huevos. Ello es porque, en las primeras la sesión de luz debe ser más corta, bastando con la suficiente para que coman (una hora a lo, sumo), mientras que aquellas a las que han de arrancárseles los huevos a fuerza de luz, la requieren durante tres o cuatro horas. A las pollitas que nacieron después del mes de abril y que, por lo tanto, en otoño aún no han llegado a la madurez sexual, no es conveniente tenerlas con las de más edad, parque, sujetas al mismo régimen, así - en intensidad de la ración de grano como en la duración de las sesiones de luz artificial, se adelantarían en la postura, pero sería en detrimento de su salud y además darían huevos muy pequeños y de poco valor. Se ha dicho que a las gallinas reproductoras no debía sometérselas al régimen de la iluminación de] gallinero, a pretexto de que, al forzárseles 3a postura, los gérmenes del huevo podían ser débiles, pero después se ha visto que ello no tiene influencia, y en cambio, la prolongación artificial del día y la ración nocturna las fortifica. Se ha dicho también que a las ponedoras de primer año que se forzó la puesta con el régimen nocturno, dan muy escasa producción en el segundo, pero tampoco esto se puede dar como cierto. Lo que ocurre es que, generalmente se tienen en un mismo gallinero pollas de distintas edades y de distintas categi las que se somete ai mismo régimen, dándoles sesiones de luz artificial demasiado largas para unas y demasiado cortas para otras, y como es natural, de ello han de derivar consecuencias. Conviene, pues, la formación de grupos por edades y por categorías y luego atenerse a lo dicho en cuanto a la duración de las sesiones de luz que más puedan convenirles según las categorías. A las reproductoras y en general a las que se manifestaron como buenas ponedoras con alargarles el día y darles el grano entre 8 y 9 de la noche será lo suficiente, pero a las medianas ponedoras será preciso empezar por el alargamiento del día y seguir luego con la sesión matinal, al objeto de que, entre las dos sesiones y la duración natural del día, gocen de 13 ó 14 horas de luz. Hay que tener presente, finalmente, que la duración de las sesiones ha de variar según la raza de las gallinas. A las razas ligeras, como las mediterráneas (Castellana, Prat. Leghorn, etc.), les convienen como máximo 13 horas de luz, en tanto a las pesadas y semipesadas (Plymouth, Wyandot-tes, Rhode Island, Orpington, etc., etc.), mejor es procurársela de 14 horas al día. Conclusión El sistema de forzar la puesta y lograr huevos cuando por escasear en el mercado van más caros, mediante la luz y la ración extra ordinaria de grano, ha sido realmente uno de los mayores progresos que se han realizado en la Avicultura y no sabemos de nadie que lo haya puesto en práctica que no convenga en la efectividad de sus buenos resultados La aplicación del sistema origina ciertamente mayor gasto, pero éste queda sobradamente compensado con el aumento de la producción y eon el mayor precio que se obtiene de los huevos invernales. Los experimentadores norteamericanos esti man el gasto que se origina, por gallina, en lo que vale un huevo en invierno. Admitamos que exageren y que en vez de uno sean dos huevos Con que los dé de más la gallina entre octubre y febrero, paga sobradamente la parte que durante aquellos meses le corresponde en el gast de luz y\ en cuanto al gasto de grano, aunqu gaste 1 ó 2 céntimos más por día durante lo meses de escasez, bien los compensa dand> huevos que no hubiera dado y que pueden se vendidos á alto precio. MUNDO V 0 GRAFICOS ESTABLECIDOS POR LA UNIVERSIDAD NORTEAMERICANA DE CORNELL -ITHACA (N, Y.) NÚMERO DE HORAS DE LUZ SOLAR, DE OBSCURIDAD Y DE ILUMINACIÓN En periodos mensuales, a partir del i ° de septiembre, hasta el i.° de abril. — Iluminación desde el anochecer basta las nueve de la noche. Horario m I m \ PNI I M II ¿H I I M I í W I i IS 22.29 6 131027 3 10 tlf. ' B tí 22£9 5 1219162 9 ¡6 2í i i 1623 30 El encendido de las luces solamente hasta determinada hora de la noche, hace que sea desigual la longitud del dia. Obsérvese la distancia entre el amanecer y !a hora en que se apagan las luces por la noche. Las diferencias en la duración de! día, de un día a otro, no son satisfactorias. U a 22 21 20 19 la En periodos de cuatro semanas desde i ° de septiembre ai.0 de abril para oblener un día de 14 horas -tu 1 J7 ¡SSS¡S-2'S3SE-2Zli&Efii 2 1 2t IJenK W ÓcLílS Wo*2.m\Ci 2 3Ó\ f"o¿íílíei J3S.1 Mar' « Con iluminación artificial solo matutina Las luces s io pueden utilizarse en las mañanas, pero si se quiere obtener una longitud diurna siempre igual, deberán encenderse más tarde o más temprano, según se alarguen o se acorten los días, lo cual complica y puede dar lugar a una desigualdad en la duración del día. Horario 23 ÍSeptl liti I I I Dici I lfné-1 I feti 1 War I I Con lu\ artificial vespertina y matutina La iluminación en las madrugadas hasta la venida del día y desde el crepúsculo vespertino hasta determinadas horas de la noche, proporciona durante el invierno un dia de la misma duración y evita el cambio constante del número de horas de alimentación y de reposo de las aves, dando mayor regularidad a los intervalos entre las comidas. Sobre la tenencia de gallinas ponedo enjau ladas La revista «Eggs» (Huevos) no ha mucho tiempo publicó el siguiente artículo en cuya lectura podemos darnos cuenta de lo que en Inglaterra se piensa sobre la producción económica de huevos a ba- se rigurosamente intensiva. Cuando se quieren apreciar los gastos que origina la producción huevera, a base de las cifras que clan algunos famosos avicultores, fácil es ver lo mucho que se diferencian los unos de los otros. Sin comentarios en estas diferencias y sobre las personas y ios sistemas empleados, hay sin embargo algo que puede ilustrar, y es el resultado de unas experiencias extraoficialmente practicadas que permiten clasificar los costes de producción bajo una base imparcial y calcular el valor comercial de los varios métodos de producción, el coste mínimo de los alimentos y el valor del trabajo o mano de obra. La experiencia fué llevada a cabo por un avicultor que tenía sometidas sus gallinas al régimen intensivo, y enjauladas, esto es, en baterías, método de explotación tan combatido por lo que parece opuesto a la naturaleza vagabunda de la gallina, que se pasa la vida encerrada en una jaula que apenas tiene 18 X 15 pulgadas (45 X 37 centímetros), en tanto.las otras se pasean o corretean libremente por el corral. A pesar de esto, no es aventurada la idea de que, algún día, las fábricas de hilados y tejidos del Lancashire puedan convertirse en departamentos de estanterías o baterías para la producción o fabricación de huevos, porque bien pudiera ser que esto llegásemos a ver. Los que practican la explotación de las gallinas en baterías, aseguran que el edificio en que éstas se instalan no tiene importancia, si en los locales hay luz y buena ventilación, y si el precio de alquiler es moderado. Los principales factores en este método de producción de huevos son las facilidades en la vigilancia y alimentación de grandes grupos de gallinas en reducido espacio, así como el evitarse las pérdidas producidas por las alimañas, cosa a la que tan expuestas están las aves tenidas en plena libertad en el campo. Son también factores importantes, el poco coste de la mano de obra, y la profilaxis de enfermedades debidas a la falta de limpieza o de aseo. Muchos avicultores que trabajan a base de tener las gallinas enjauladas, aseguran que en ninguno de los otros métodos por ellos probados las han visto nunca tan satisfechas, y que en ninguno de ellos han obtenido tanta producción. En una de esas granjas intensivas del sur de Inglaterra, donde el sistema de baterías va reemplazando lentamente al de la tenencia de las gallinas en libertad, se trabaja a base de Rhode Island rojas y de Sussex, en primer año de postura, las cuales se adquieren en concepto de pollitos de un día, criándoselas en las condiciones normales, es decir, a base de criadoras, pero no de baterías. Cuando llegan a la madurez sexual se las pone en las jaulas y se las sujeta al régimen alimenticio adecuado al sistema intensivo, pudiendo apreciarse lo bien que se encuentran en las jaulas y lo bien que cumplen normalmente sus funciones, como si estuvieran en el campo. Muchas de esas gallinas están así enjauladas dos temporadas, con la ventaja de que a las así tenidas, cuando se las da al consumo están bien de carnes y éstas son más gustosas. Puestos ya a buscar baratura en la producción de huevos, no hay duda de que vale la pena de fijar la atención en este régimen rigurosamente intensivo, que cada día va teniende más adeptos. * * * Esto pudo leerse en la revista "Eggs", v de esto se ocupó extensamente Mundo . Avícola, cuando en su número de enero de 1935 dió cuenta de los resultados de las experiencias practicadas en Peñacastillo por nuestro malogrado amigo y compañero don Gabriel Fernández Otamendi, que con 40 gallinas enjauladas obtuvo promedios de puesta variables según las razas, de 156 y 190 huevos en el año y un beneficio neto de 20 pesetas por cabeza. Actualmente, en las cercanías de Madrid, en Canillejas, funciona ya una fábrica de huevos a base de 2.000 gallinas, que desde hace más de un año permanecen enjauladas y su propietario se muestra satisfecho de su explotación. Si de esto se hubiera hablado hace tan sólo veinte años se hubiera tenido por loco al que tales cosas preconizara. ¡Vivir.para ver!... DE LA EXPLOTACION DE LAS GALLINAS PONEDORAS ENJAULADAS Véase en este grabado la disposición del comedero para la mezcla seca y el bebedero en forma de embudo donde el agua corriente va cayendo a gotas. Gallinas ponedoras tenidas a base rigurosamente intensiva y detalle de las jaulas, de piso inclinado que da lugar a que el huevo se resbale hacia adelante, saliéndose del alcance de la gallina y facilitándose el registro de la postura. U 2 Aspecto general y detalle de una batería en una importante explotación rigurosamente intensiva norteamericana. Obsérvese que cada batería alberga 6o gallinas en tres pisos cada una, con 10 cabezas en la línea delantera y io en la posterior, teniendo cada jaula 30 centímetros de anchura por 50 de fondo o sean para toda la batería sobre 1 por 3 metros. (Modelo Milton H. Arndt). Las gallinas canadienses sin cresta, de nombre racial "Chanteclair" Se trata de esa original gallina blanca que carece de cresta, creación de un modesto, pero docto religioso: el Hermano M. Wifrid, director de la Sección y Escuela de Avicultura Canadiense, que anexo a su "Instituto Agrícola" sostienen los Padres Trapenses, de Oka, Instituto que dirige nuestro querido amigo, miembro de la Asociación Mundial de Avicultura Científica, Rdo. Padre Leopoldo Ortiz, en aquel delicioso lugar de la provincia de Ouebec. Muchos de nuestros lectores conocen ya la raza Chanteclair, y aun pudo ya verse en España, en el gran Certamen de Avicultura celebrado en Barcelona cuando la Exposición Mundial de 1924 y en otra celebrada después, pero leamos lo que de ella y de su creación dice el Hermano Wifrid, ya que nadie como él puede hablar de su raza. De cómo llegué a producís las Chanteclair Después de veinte años de dedicarme a la Avicultura, mucho me dolía que el Canadá no tuviese raza de gallinas propia. Pensando que una raza de gallinas, no de origen extranjero y aclimatada, sino verdaderamente aborigen, poseyendo de una parte las cualidades de las mejores razas existentes, y de otra, mejorada con miras a que soportara los rigores de los inviernos canadienses podía gustar a los avicultores del país, traté de crearla sin buscar .en ella ni fantasías ni bizarrías. Sabiendo por experiencia que los grandes fríos invernales son funestos para las crestas de los reproductores, pensé en obtener un tipo nuevo con la cresta todo lo reducida que fuere posible, y pequeñas barbillas. El plumaje blanco me pareció mejor, e inclinándome por el tipo de gallinas de utilidad general, pensé también en que mi raza fuera de carne abundanté y suculenta, al mismo tiempo que buena ponedora y ponedora invernal. Fijado ya el ideal a alcanzar, no tenía más que encontrar el medio de realizarlo. Lo que me pareció mejor fué apelar al cruzamiento juicioso de razas, y en cuanto a la elección de éstas, ya me la indicaban naturalmente las cua- lidades que yo quería ver reunidas en la nueva raza. Las condiciones climatológicas del Canadá exigían para la nueva raza un temperamento vigoroso y rústico. El Cornish (Combatiente de Indias) me pareció ser el ave ideal para dar a mi gallina dichas cualidades, asegurándole, además, carne fina y abundante, y sobre todo, la cresta y las barbillas apetecidas. Yo quería, al mismo tiempo, que mi gallina fuese muy ponedora y ninguna raza como la Leghorn (Livor-nesa) podía transmitírselo mejor. En fin, la raza Rhode Island, la Wyandotte y la Plymourh Rock, pudiendo aumentar el peso de la nueva raza, me pareció que podían contribuir también a asegurarle las cualidades que yo deseaba, además de todas las otras, esto es, la puesta invernal. Tal fué mi objetivo al pensar en crear la raza Chanteclair. Dicho lo que precede, el Hermano Wifrid explica minuciosamente el proceso de formación de su raza; que los interesados puedan leerla en el informe por él presentado al Congreso Mundial de Avicultura de Ottawa y que no reproducimos por su larga extensión, pero lo resumimos en tal forma que con lo siguiente se tiene la esencia de ello. El trabajo comenzó el año de 1908 cruzando un gallo Combatiente Indiano con una Leghorn blanca, por un lado, y por otro, un gallo Rhode Island rojo con gallina Wyandotte blanca. En la descendencia de ambos cruzamientos dominó tanto el blanco, que el rojo, convertido ya en leonado, tardó en reaparecer puro muchas generaciones (1), Conservados gallos blancos del cruce Rhode rojo y Wyandotte blanca y las pollas del cruce (i) Esto que al Hermano Wifredo le pareció extraordinario y hasta opuesto a las afirmaciones de ciertos genetistas fué cosa muy natural. El blanco de la raza Leghorn, está comprobado que es color dominante y en el cruce Rhodes rojo, Wyandotte blanca los machos tenían que ser blancos, porque se tenia que evidenciar el ligamen del factor color con el sexo. — N. de la R. Gallo Chanteclair, raza difundida va en todo el mundo, cuya particularidad es la de que casi no tiene ni cresta, ni barbillas, lo cual evita su heladura durante los intensos fríos norteños, y que además de ser muy vigorosa es ponedora, de carne fina y buen volumen. Cornish y Leghorn, en la primavera de 1909 el mejor gallo se dió a las mejores pollitas mestizas del otro cruzamiento y la unión dió descendencia de un color claro ceniciento y algún tanto mosqueado de tonos obscuros en algunos, pero manteniéndose bien las características dominantes del Cornish, en cuerpo grande, largo y cresta y barbillas casi nulas. En la primavera de 1910 las mejores pollitas fueron dadas a un gallo Plymouth blanco que pesaba unas 9 libras (3 kg. 600 grs.) obteniéndose una descendencia de un blanco más puro y abundante, pero casi sin variaciones en la forma del huevo y en la postura, pero por primera vez aparecieron crestas de guisante y crestas sencillas. En 1911 las mejores pollitas se dieron a un hermoso gallo lujo del gallo mestizo de Rhode Island y Wyandotte obtenido en 1909 alcanzándose descendencia de menos peso, aunque predominando las características Leghorn y las crestas de guisante. El plumaje era bastante blanco y la puesta aumentó, pero no la invernal. En 1912 se dieron pollitas de puesta invernal nacidas en 1911, a un gallo de 1910, y se obtuvo descendencia de poco peso, tipo Leghorn dominante, postura considerablemente aumentada, plumaje blanco y crestas, algunas de guisante y otras sencillas. En 1913, con el objeto de formar dos líneas, se dividieron las pollitas en dos grupos, dándose a uno un gallo Wyandotte de recruzamiento, para ver de obtener formas más graciosas, más compactas y menos alargadas, no obteniendo mucho de lo deseado y reapareciendo en cambio la cresta doble (1). Al segundo grupo de pollas se les dió un gallo consanguíneo con ellas, obteniendo en la descendencia un vigor y una rusticidad notables, no inferior a las primitivas y postura abundante sosteniéndose hasta el otoño. En 1914 se trató de obtener sangre nueva uniendo dos pollas Wyandotte blanca con un gallo de la raza en proceso de formación, nacido ese gallo en 1912, con cuya descendencia se proponía tener sangre de reserva para el caso en que fuera necesario refrescar la de aquéllas. Así prevenido para el porvenir, el Hermano Wifrid dispuso los acoplamientos de 1914, 1915 (i) Inevitablemente por ser ésta la del gallo Wyandotte dominante. —.N.'de la R. y 1916 a base de gallo de uno de los grarJby de 1913, con pollas del otro grupo, y gallo de este grupo con pollas del otro del mismo año de 1913. En la descendencia la influencia del gallo Wyandotte introducido en 1913 se notó grandemente en la forma de los hijos, que fué más graciosa y en el plumaje, que fué absolutamente blanco. En el 75 por 100 de la descendencia la cresta fué plana y pequeña y en los otros, de guisante o rosada, la puesta fué abundante y el vigor notable, Un solo defecto tenían las crías: era el de su poco peso. Como de las crías de 1916 había sobresalido una pollita que en puesta invernal había dado 91 huevos y al cumplir el año llevaba ya puestos 141, Wifrid concibió la idea de acoplarla con un soberbio gallo Plymouth blanco que pesaba 10 libras (4 kilos). De tal unión, en 1917 obtuvo descendencia que en otoño pesaban ya 9 y 10 libras y de ella un 75 por 100 tenía la cresta pequeña y plana (en bourrelct, dice el Hermano Wifrid), siendo su coloración de un blanco de nieve. En 1918 se acoplaron los mejores gallos de las crías de 1917 con crías de las dos líneas que se tenían, y en la descendencia obtenida se consideró ya suficientemente fijadas las características de la nueva raza y se comenzó a darla al público avicultor. En 1919 se refrescó sangre con elementos de la línea de reserva creada en 1914, en la que había gallos de un vigor excepcional y a los que se creyó conveniente recurrir. Con ellos se vigorizó la nueva raza a la que se'dió el nombre de "Chanteclair", siendo admitida por la Asociación Avícola Americana dándosele rango entre las adoptadas en el "Standard de Perfección". * * * Tal es en resumen el proceso de producción de esa raza moderna canadiense que honra a su creador ek Hermano Wifrid y a la Escuela de Agricultura de Oka en la que ejerce el profesorado de Avicultura. Al dedicar estas páginas a las Chanteclair, Mundo Avícola recuerda las atenciones recibidas por su director al visitar dicha Escuela, y la buena amistad que le une al Rdo. Director, al padre Leopoldo Ortiz. por cuyas venas corre sangre española, y al Hermano Wifrid, a quienes envía un cordial saludo y su admiración por la obra que en la creación de las "Chanteclair" realizaron. CONSULTORIO AVICOLA GRATUIT RESERVADO A LOS SUSCRIPTORES DE "MUNDO AVICOLA" Sobre la proporción de harinas de carne 0 de pescado que deben ponerse en las mezclas secas A don F. M., de Giiadalajara. Siendo la misión de las harinas de carne o de pescado el aportar a las mezclas proteínas animales, compensando su falta en ciertas harinas, fácil es comprender que la proporción en que se ponen aquéllas ha de variar según la relación nutritiva de las harinas vegetales empleadas. En general, no es conveniente el poner nunca más de un 10 por 100 de estas harinas ricas en proteína, pero generalmente se pone un 5 pur 100, y el otro 5 por 100 se proporciona con alguna otra fuente de proteína vegetal, como !a de harina de soya, o bien disminuyendo la proporción de harina de maíz y aumentando la de salvado o salvadillo, en los que la relación nutriva es muy estrecha, como 1:2,4. En ensayos practicados en la Estación Experimental de Hawkesbury, en el año de 1934, se pudo comprobar que la harina de carne, dada en proporciones variables, entre 6, 7 y 10 por 100, daban igual resultado, en cuanto a la postura, pero, siendo mejor la variedad en las mezclas, le aconsejamos que, si las harinas de carne o de pescado que usted emplee, llevan sobre un 60 por 100 de proteína, no las ponga en las mezclas en proporción mayor del 5 al 6 por 100 cada una de ellas. Sobre El color de la yema de los huevos y sus propiedades nutritivas ■A don J. G., de Málaga. Aun cuando es creencia general, que los huevos de yema muy roja son más nutritivos que los de yema pálida, hay razones que demuestran que esto no disminuye el valor nutritivo del huevo. En efecto: lo que da color al huevo es la xantofjla, materia rojiza amarillenta que abunda en los forrajes (alfalfa, hierba de prado, trébol, etcétera), así como en ciertos granos, como en el maíz rojo; materias todas estas ricas en vitaminas A, y por lo tanto muy nutritivas. Pero también las contienen el maíz blanco, los residuos de molienda y otras substancias que no conteniendo xantofila, son tan nutritivas como las otras que la contienen. Esto pudo comprobarse en experiencias ¡levadas a cabo en la Granja y Estación Avícola experimental de Beltsville (EE. UU.). Manteniéndose dos grupos de gallinas uno a base de maíz rojo y otro a base de maíz blanco, y si bien en este último grupo los huevos cosechados tenían la yema muy blanca, su análisis reveló que llevaban iguales elementos nutritivos que los del otro grupo, con yema roja. La Estación Experimental de Texas, lo comprobó también, pero prácticamente, alimentando dos grupos de ratas, unas con huevos de yema roja y otras con huevos de yema blanca, el crecimiento y peso de las ratas de la misma edad resultó ser el mismo. Mientras en los alimentos que se den i las gallinas no les falten esas vitaminas A y D. que son tan necesarias, el que den huevos" con yema roja o yema' blanca podrá no apetecer a los consumidores, pero se puede decir que reúnen igual valor nutritivo. Lo del color de la yema influye únicamente en el ser más apreciados los de yema roja, pero, si por dárseles maíz rojo o por darles poca verdura, las gallinas los dieran con yema blanca, esto se les puede corregir poniendo hasta un 1 por 100 de pimentón dulce en las mezclas secas, con lo cual esta bien probado que la venia vuelve a colorearse al cabo de unos días de su suministro. Sobre si la arena es algo indispensable a las gallinas A don J. M., Cifuentes-Almería. La arena, aparte de lo que en principios minerales puede beneficiar a las gallinas, les reemplaza los dientes, porque el roce de los alimentos con ella, especialmente cuando éstos se encuentran en la molleja, los macera. Pero igual efecto produce el polvo grueso de mármol y la conchilla de ostras, materias en las cuales van más substancias minerales que en la simple arena Mientras éstas no falten, la gallina no se resiente de la falta de arena, y ]a prueba está en ese sistema modernísimo de tenerse las raimas productoras enjauladas, a las que no se las da arena, aunque en las mezclas secas que se les preparan se ponga la conchilla de ostras en pequeñas dosis. Vea lo que de esto se publica en este número. LEYENDO REVISTAS SELECCION Y RESUMEN DE INFORMACIONES INSTRUCTIVAS (a cargo de Antonio Castellò de Plandolit) De 1.000 polluelos, ¿cuántas pollitas llegan a bien?, por D. M. Baebitt. De la revista Nezv England Poitltrymmi. ¿Cuántas pollitas pueden llegar a bien, de un grujió de 1.000 polluelos? Cualquier avicultor mediano podrá obtener sobre 375 pollitas. El autor da los datos precisos obtenidos en 643 Granjas durante un jieríodo de 7 años. El promedio de pollos obtenidos o comprados en estas 643 Granjas es de 1.446 piezas. La mortalidad fué de 14,1 por 100 y el número de pollitas salvadas fué de 37 por 100. Los datos obtenidos en 1934 muestran un ligero aumento sobre el promedio de los siete años anteriores. En 838 Granjas el promedio de polluelos obtenidos o comprados y criados fué de 1.312, con una mortalidad de 12,2 por ciento v un total de pollitas salvadas de un 38,3 por 100. Algunos factores que afectan a los nacimientos en la incubación artificial, por E. M. FüNK. Boletín núm. 341 de la Estación Agrícola Experimental de Missouri (U. S. A.). Después de numerosos experimentos llevados a cabo por el autor para determinar la influencia de ciertos factores en relación con el nacimiento, podemos anotar las siguientes conclusiones : 1. a Los nacimientos durante el verano suelen ser flojos debido al calor, no sólo por lo que éste afecta a los huevos, sí qu

Artículo publicado en SELECCIONES AVICOLAS Nº000, sección de Archivo Historico

Año XIV. Núm. 167 UMARIO Noviembre 1935 GRABADO EN PORTADA: CONDUCCION DE UNA MANADA DE OCAS CHINAS. SOBRE LAS EXPOSICIONES DE AVICULTURA (Editorial) ... 242 EL CEBAMIENTO DE LAS OCAS Y PATOS, LA CONSERVA DE SUS CARNES Y LA PREPARACION DEL «FOIE-GRAS» . . 244 DE LAS GRANDES EXPOSICIONES INTERNACIONALES DE PARIS Y BRUSELAS................247 DE CONTABILIDAD AVICOLA, según Rice y Harold E Botsi-ord. . 248 PREPARACION DE LAS AVES QUE HAN DE FIGURAR EN UNA EXPOSICION................. 251 LOS HUEVOS MEDICINALES, según la Doctora Teresa Devalle. . 254 ORGANIZACION DE UN CONEJAR PARA UTILIDADES DOMESTICAS, por CH. VOITEILL1ER............256 VITAMINAS Y HORMONAS, EN AVICULTURA. Conferencia dada en Madrid pcr Don J. Sáinz S-Pardo .■ . .......258 VALE MAS PREVENIR QUE CURAR, por el Dr. Véritas .... 263 MUNDO AVÍCOLA es Revista mensual ilustrada de información y cultura avícola, continuación de «La Avicultura Práctica», que comenzó a publicarse en 1897, y por lo tanto, es la más antigua de cuantas en su especialidad ven la luz en lengua castellana. La publica la Escuela Oficial y Superior Española de Avicultura de Arenys de Mar (Barcelona), bajo la Dirección del Profesor Salvador Castelló. — Es portavoz del progreso avícola moderno y eco. en lengua castellana, de los trabajos y actividades de la Asociación Mundial de Avicultura Científica, iniciadora y mantenedora de los Congresos Mundiales de Avicultura. —Suscripción anual: Para España y Américas 10 pesetas, y 12 para otros países. Sobre las Exposiciones de Avicultura Las tendencias innovadoras de algunos que se muestran disconformes con las Exposiciones de Avicultura tal como venían organizándose en todo el mundo y se han venido celebrando hasta ahora en España, nos inducen a recordar lo que en ocasión dei III Congreso Mundial de Avicultura celebrado en Ottawa (Canadá) en 1927, expuso Mr. John R. Robinson, de Reading (Estado de Massachusetts), a propósito del porvenir de esas exposiciones en Norteamérica. Decía Mr. Robinson, que la situación de las Exposiciones de Avicultura en los últimos años constituía un problema algún tanto complejo, porque algunos pretendían que no eran ya tan bien vistas por el público y que no resultaban de utilidad desde el punto de vista industrial. Pero agregaba que tales opiniones sólo las sustentaban personas que al condenar las Exposiciones de Avicultura creían cumplir deberes, en lo cual Robinson cree que van equivocados. Sabido es que las primeras Exposiciones de Avicultura que se celebraron en Inglaterra no tenían otra finalidad que la exhibición periódica de las aves criadas por los aficionados (amaleurs en Francia y fanciers en Inglaterra), los cuales comenzaron a celebrarlas con carácter local y luego fueron alcanzando mayor radio de acción haciéndose regionales o en los Condados, para llegar a tener carácter general o Nacional. Eran, pues, simples manifestaciones deportivas, pero rio puede negarse la gran influencia que tuvieron en la difusión de las razas de gallinas y demás aves de corral. En casi todos los países así empezaron las Exposiciones de Avicultura, pero en algunos, como en España, tales fueron sus frutos que. sin la celebración de aquella Exposición Internacional que se celebró en Madrid en mayo de 1902, nuestra Avicultura aun estaría en mantillas. De aquella Exposición surgió todo lo que en España se ha podido hacer en Avicultura, no sólo porque gracias a ella el Gobierno y el país pudieron darse cuenta de lo que la Avicultura representaba, por lo que a Madrid trajeron en razas, en elementos de estudio y de trabajo y en personalidades que les representaron, ocho países, entonces; ya más adelantados que el nuestro, sí que también por lo que el público se interesó por aquel certamen, al punto de darse el extraordinario caso de., que habiendo costado su celebración 82.000 pesetas sólo dejó el insignificante déficit de 13.000 pesetas, que bien las valía lo que gracias a su celebración se había progresado y la entrada de España por la puerta grande en el concierto avícola universal, en el que aun mantiene, después de 34 años, el rango que en aquella ocasión supo conquistarse. Recordaba Mr. Robinson en Ottawa, que la primera Exposición de Avicultura celebrada en Norteamérica no fué cosa de los fanciers, sino que la organizaron los elementos agrícolas del país en el año de 1826. Hay que ver que han transcurrido ya 110 años y aun perduran las Exposiciones de Avicultura. La primera Exposición de carácter puramente-avícola se celebró en Boston en 1849 y sus organizadores persiguieron dos objetivos. Era el primero el de poder ver reunidos animales de las razas que se iban importando o produciendo en Norteamérica por mejoramiento de las que se tenían, mejoradas por las que al país habían ido llegando. El segundo objetivo era el de la apreciación de las características de las razas y de sus variedades en lugar de la apreciación de sus utilidades. En lo primero, decía Robín-son, el éxito fué completo, pero en lo segundo se fracasó totalmente, como fracasaron en esto las siguientes, hasta que decretados los Standar ds o Patrones de las rasas, los animales pudieron ser juzgados y criados bajo un modelo determinado por las personas especializadas eir el estudio y crianza de- cada raza. Durante cuarenta años, decía el informante, en las Exposiciones se juzgaba por las características utilitarias de ¡as rasas, y no arraigaban. Éstas no tomaron incremento hasta la imposición de los Standards que alejaron de las Exposiciones a las aves bastardas, por mucho-que se las quisiera tener como de utilidad práctica. En los años de 1865 y hasta el de 1900, los fanciers dominaron siempre en las Exposiciones. A partir de fines del siglo xix los progresos de la incubación artificial, la elaboración depiensos, lo que con el ramo de enseñanza avícola se prosperaba y otros elementos con la Avicultura concomitantes, dieron gran" variedad a lo que en las Exposiciones se veía y hasta con ello se atraía mayormente la atención del" MUND O O 243 público, pero nadie pensó jamás en combatir ■ni siquiera en discutir la conveniencia de juzgar las aves por sus respectivos Standards. Plasta aquel momento, decía Mr. Robín son {de fama mundial en el conocimiento de las Exposiciones), a nadie se le había ocurrido oponerse a que los animales se juzgaran por su belleza individual, pero entonces se comenzó a sustentar la idea de que debía darse preferencia a sus aptitudes prácticas (lo actual en España casi medio siglo retrasada en esto), pero la experiencia que ya se tenía de las razas mejoradas pronto demostró a los que estaban por las utilidades prácticas, la falsedad de su tesis, al pretender que una cualidad utilitaria o de capacidad es atributo de una raza. (Este último subrayado es de Robinson, no párrafo nuestro.) Los partidarios de las aptitudes prácticas insistieron en el sentido de que se diera a éstas la preferencia y se fijaron en las cualidades ponedoras comenzando a celebrarse concursos de gallinas de puesta en Inglaterra y en Australia a las que siguió América. Esto bien está; pero nada tiene que ver con la Avicultura deportiva que tiende a poner en evidencia el mérito del avicultor en saber criar las aves, de acuerdo con el Standard de la raza y de la variedad, y en saberlas presentar en los certámenes avícolas. Decía Robinson, que aquellos elementos innovadores habían aportado una verdadera confusión y que a causa de tal confusión y no pu-diendo durar esto, se impone un acuerdo lo antes posible. Durante una centuria, agregaba, las Exposiciones de Avicultura, como las de Agricultura, han constituido un elemento de contacto directo entre los intereses avícolas colectivos y el públi- co en general. Durante ochenta años las Expo% siciones de Avicultura, dondequiera que se ha- ^ • yan celebrado han sido el lugar donde se ha podido establecer una comparación directa en apreciación desinteresada del trabajo de los mejores avicultores. Esta unión de funciones es natural, lógica y eminentemente práctica. Ambos servicios son algo más que útiles, son esenciales para el desarrollo de la industria avícola. Como consecuencia de aquella división de criterio, Robinson reconoce lo que han perdido en Norteamérica las Exposiciones de Avicultura y señala la conveniencia de que esto se acabe para que vuelvan a ser lo que fueron. Ahora es en España donde se inician las diferencias y se meten las confusiones en las que hasta ahora no se había caído. Esas innovaciones nos llegan cerca de 40 años después de haber fracasado las de Norteamérica con consecuencias tan nefastas. ¿No podría servir de lección lo que allá ha ocurrido evitándose aquí lo que allá ha perjudicado a los avicultores? Celébrense en buena hora concursos de puesta; promuévanse, si se quiere, concursos zootécnicos en los que se juzgue como mejor parezca a sus organizadores, que, si lo hacen bien, no Ies faltarán concursantes, o bien verán que se quedan solos si lo hacen mal, pero que no se intente matar las Exposiciones con innovaciones, porque de éstas saben mucho más los avi cultores que los innovadores. Que no se prive a los aficionados a criar bonitas aves, de acuerdo con lo que la Avicultura mundial tiene establecido y es reconocido y aceptado por todas las Sociedades de Avicultura conscientes de su misión y de los intereses de sus afiliados. 244 MUNDO V c O PARA LOS QUE QUIEREN APRENDER EL CEBAMIENTO DE LAS OCAS Y PATOS, LA CONSERVA DE SUS CARNES Y LA PREPARACIÓN DEL SUCULENTO PRODUCTO DENOMINADO «FOIE-GRAS» Por el Prof. S. CASTELLÓ Todo el mundo sabe que el hígado graso (Foie-gras) deriva de un subproducto de las palmípedas (patos y ocas) en las que por medio de un cebamiento especial se provoca la hipertrofia o agrandamiento de su hígado y hasta su degeneración grasosa, sometiéndose después dicho órgano a cierto tratamiento y a sus mezclas con determinadas materias con las que se completa la preparación de tan suculento manjar. Poco se ha escrito en España sobre el Foie-gras y su preparación, al punto de que sólo los buenos reposteros o cocineros saben prepararlo y en cambio, allende el Pirineo es industria casera y no hay dueña de casa afecta a las labores culinarias que no sepa prepararlo, al natural y en pastel, ya que en ambas formas puede saborearse. De ahí que en obsequio a aquellas de nuestras lectoras que quieran ilustrarse en esta materia, nos dispongamos a informarlas dedicándoles el doctrinal de este raes. Para obtener el hígado graso el pato o la oca han de estar bien cebados y, por lo tanto, por el cebamiento empieza el trabajo. Hay que advertir que, aun sin el cebamiento, el higado de esas aves, especialmente el de las ocas o gansos siempre está propicio a ser convertido en Foie-gras, pero si no están muy gordas el hígado es pequeño y el producto no tiene su característica suculencia. Hay, desde luego, razas de patos y de ocas más predispuestas que otras, como lo son las famosas ocas de Toulouse y las de Pomerania, Jos patos de Rouen, el Normando y el pato Mulo o Mitlard, híbrido del pato Mudo y de cualquier otra especie, pero más o menos adecuados para este trabajo y hasta de los patos y de las ocas comunes y corrientes se puede echar mano. El cebamiento El cebamiento puede ser de dos clases, incompleto y completo. El cebamiento incompleto responde simplemente a la presentación de buenas piezas al consumo de sus carnes y el completo a la obtención de buenos y grandes hígados. Para el semicebo o cebamiento incomoleto, digamos para el simple engorde, cuando los patos tienen cuatro o cinco meses y a lo sumo seis (siempre antes de que las hembras empiecen a poner v de que los machos empiecen a perseguirlas) al recogérseles en las tardes se les da un pienso de maiz, avena y alforfón (trigo sarraceno) y luego agua blanqueada con un puñado de harina de cuartas. Después de quince días de tal preparación se les tiene en clausura en local bien ventilado y seco y dos veces al día se les dan amasijos preparados con cocimiento de patatas o de remolachas hervidos, mezclados con un poco de harina de maíz y de cebada. Con este tratamiento en quince o veinte días están en condiciones de ser llevados al mercado y ser bien vendidos. Para obtener el cebamiento completo, se empieza por el período preparatorio, pero a los quince días, en vez de darles el dicho cocimiento durante quince o veinte días más, sólo se les Cebando una oca, con bolas u pa>to»¿s da durante ocho días y transcurridos éstos sólo se les dan pastas o amasijos formados con harinas de maíz, de cebada y de alforfón amasándolas en leche aguada en un 50 por 100, leche desnatada o suero, residuo del queso, y este tratamiento puede seguir hasta que se nota que ya el ave no come por sí misma. Entonces se recurre al suministro de esas pastas en forma de bolas o pastónos del tamaño de una nuez y de forma oblonga para lo cual hay que dárselos uno a uno sujetando el ave con las rodillas, manteniéndole el cuello estirado con la mano izquierda y deslizándole los pastones en la boca y cuello con la mano derecha basta alojárselos en el buche. Pueden ciarse diez o doce pasiones en la sesión matinal y otros tantos en la de !a tarde, pero si en una sesión se viere que quedan residuos de la anterior, se dan menos y hasta puede no darse ningún pasión. Si se ve que el pato respira fatigosamente, que mantiene la cola levantada y el plumaje suelto es señal de que el cebamiento no debe proseguir y hay que sacrificarlo porque de seguirlo enfermaría. El cebamiento de las ocas es el mismo que el de los patos, pero así como en éstos basta tenerlos clausurados y no precisa recluirlos en jaulas, a las ocas en el último período se las encierra en cajas, jaulas o departamentos en los que se las mantiene casi inmóviles. A las ocas se las ceba también a base de papillas hechas con las tres harinas ya indicadas y leche, embuchándoselas con el auxilio de un embudo. En algunas localidades se las semi-ceba sólo con avena, llegando a buen punto para llevarlas al mercado cuando han consumido unos 20 litros de este grano por cabeza. La conserva de las carnes Como el objetivo principal de la industria del cebamiento es la obtención del hígado graso para ser vendido a los fabricantes de foie-gras. en los países donde en todas las casas de campo se ceban patos y ocas, sus carnes se conservan para irlas empleando durante el año en el consumo doméstico, y aunque la conserva de la carne de pato no es tan corriente, se prepara, como la de aquéllas, de la manera siguiente: Una vez bien desplumada el ave, teniendo el cuidado de ir separando las plumas por clases y sobre todo cuidando bien del plumón del vientre y flancos, que se vende a buen precio, se abre en canal, extrayéndole en primer lugar el hígado, que ha de aprovecharse o de venderse, y después todas las visceras y menudillos, que proporcionan elementos para un buen plato y especialmente para un buen arroz. Vacío el cuerpo, desperdiciados la cabeza, los intestinos y los tarsos y pies y recogidas todas las grasas internas, se trocea, haciendo partes, una con el cuello, dos con los muslos, dos con los tobillos, dos con las alas y cuatro con el tronco y se disponen éstos para la conserva. Esta puede hacerse en salazón, ahumada, maridana, o en confit (término francés que no tiene traducción, pero que bien podría decirse en sus grasas). La salazón. — Consiste en tener los trozos de la oca en sal marina, sal muera, disueltas en infuso de laurel durante unos quince días, y después de espolvoreadas con hierbas finas y pimienta, se cuelgan en lugar donde haya corriente de aire y se dejan secar. El ahumado. — Después de la salazón, en la que las carnes se tienen quince días, en vez de ponerlas a secar en corriente de aire se ahuman, como se hace con las carnes del cerdo, y se conservan colgadas. El marinado, t— El marinado se practica teniendo las carnes en la sal marina y salmuera disueltas en infuso de laurel y de otras plantas aromáticas que se quieran agregar, y en tal mezcla se conservan en jarras o en botes, sacando de ellos los trozos a medida que se quieren consumir. El confit o conserva en propias grasas. — Este método de conserva es más para las carnes de la oca que para las de pato. Tenidos los trozos de carne en la salazón ya descrita, durante dos o tres días, se limpian bien de las impurezas que les queden adheridas y se ponen en una cacerola con abundante grasa de la misma oca y se cuecen a fuego lento hasta que la carne queda a punto, lo cual bien lo sabe cualquier persona que haya cocinado. Después de cocidos los trozos se van poniendo en las jarras o en los botes y sobre ellos se derrama la grasa, tamizándola al través de un tul. La grasa debe cubrir las carnes en espesor de unos cinco o seis centímetros, y si no la hubiere en cantidad suficiente del propio animal, puede agregarse a ésta manteca de cerdo. Si nuestras clases aldeanas y campesinas se dieran cuenta de los servicios que estas conservas pueden proporcionar en la economía doméstica, a buen seguro que se acogerían a ellas y se fomentaría mucho en España la crianza de patos y de ocas, que hoy sólo tiene importancia en alguna que otra región, donde ni siquiera esas conservas son conocidas. E.l hígado graso Aun cuando se prepara foie-gras con el hígado del pato, el más apreciado es el de oca. Un hígado de oca raramente pesa menos de 200 gramos, pero son corrientes los de 500 y de 800, aun cuando los llega a haber de un kilo y hasta de 1 kilo 500 gramos. Extraído el hígado, se le quita muy cuidadosamente la vesícula biliar y se hierve el hígado en agua salada. Después se seca cuidadosamente, y si el fok-gras no debe ser preparado seguidamente, se puede conservar en lata de metal cuyos bordes se sueldan y, una vez soldada, la lata se tiene en el baño maria dos horas y media o tres, según el tamaño de la lata. Algunos al poner el hígado en la lata lo recubren de una capa de grasa y la sueldan después. Otros los conservan, en gelatina tenida .en., cíi-mara frigorífica, pero es procedimiento poco usado por ser costoso y menos seguro. Preparación del pastel de "eoie-gras" Este suculento producto se asegura que fué ideado por un tal Mr. Clos, cocinero del Mariscal Coutades, que ejercía mando en Strasbourg por los años de 1762 al 1788, y aunque en ello hubiese error, no deja de ser un hecho que es en Strasbourg, como en Toulouse, donde se fabrican los mejores pasteles de foie-gras, que a nosotros nos llegan en latas o en terrines, recipientes de tierra cocida especialmente fabricados para el envase de este producto. Aun cuando precisa reconocer que en la preparación del pastel de foie-gras se requiere cierto arte, mantenido hasta con cierto secreto por los que lo poseen, su preparación es la siguiente : Cuando se prepara con el hígado graso fresco, una vez hervido éste en el agua salada y limpio de nervios, se amasa, se le agrega un picadillo de trufas, se le da forma con un molde o con las manos, se le rodea luego de un picadillo de carne de buey, se le recubre de una capa de harina y se pone a cocer en el horno de la cocina, hasta que la pasta exterior queda bien dorada. Este es el clásico pastel de foie-gras, pero no el que nos llega en los botes y en las terrinas. El foie-gras fabricado se consume tal como sale de sus envases, y sea cual fuere el método de preparación y la forma en que lo presenten los fabricantes, la preparación es poco más o menos la misma y se reduce a lo siguiente: Bien limpio el hígado de los nervios o fibras, previa separación muy cuidadosamente de la vejiga de la hiél, se hierve en el agua salada hasta ponerlo casi blanco, se escurre bien y seguidamente se amasa. Separadamente se prepara la siguiente mezcla para un hígado de peso unos 500 gramos: Picadillo de mondaduras de trufa, 250 gramos; grasa del mismo hígado, 250 gramos; lomo de cerdo bien picadito, 125 grs.; tocino fresco en picadillo, 250 grs.; sal de cocina, 12 grs.; pimienta y nuez moscada, 2,50 grs. Preparada esta mezcla, incorpórese a la masa del hígado y amásese bien hasta que el todo quede bien revuelto, formando una masa homogénea, y cuezase al baño mafia, sirviéndose después de frío como pastel de foie-gras fresco. Si se quiere guardar, póngase en lata la masa antes de cocerla, suéldese bien la lata y póngase luego ésta en agua hirviendo. . Aun.hay otro método, de ]agrar foie-gras casero. Es el de cocer el hígado, después de limpiarlo de las fibras' y de sacarle la vejiga, y co- cerlo en la propia grasa del pato o de la oca. salándola prudentemente. Debe ser cocido a fuego lento durante media hora o tres cuartos de hora, según la fuerza del fuego. Después de cocido el hígado, amásese bien, mézclese con un poco de picadillo de trufas y una vez frío queda a punto de ser servido. Celebraríamos que este doctrinal, lindante en culinario, fuese bien acogido por nuestras lectoras, y si alguna de ellas ponía en práctica lo que se les ha explicado y salía airosa en el trabajo, mucho les agradeceríamos nos lo participara. Salvador Castetj.ó □ K<^>Erjrjoc! □□□□□□□□ De las grandes Exposiciones Internacionales de Avicultura de París y Bruselas En Bruselas En Bruselas ha tenido lugar la Exposición Internacional de Avicultura, que se celebra todos los años, en la que han podido verse reunidos 6.100 animales, con el siguiente reparto: En inscripciones individuales. 1.080 unidades En grandes razas .... 97 lotes En pequeñas razas .... 21 lotes En grandes razas .... 125 tríos En pequeñas razas .... 64 tríos Patos, ocas, pavos y guineas. 150 unidades Palomas........ 1.800 unidades Conejos........ 1.950 unidades En la Exposición figuraba una Sección especial para las pieles de conejo. El número de expositores fué de 978, de los cuales 423 belgas, 175 franceses, 250 holandeses, 70 luxemburgueses, 5 ingleses y un italiano. Un numeroso grupo de más de 40 personalidades francesas se trasladaron a Bruselas, siendo recibidos y agasajados por la Federación de las Sociedades belgas de Avicultura que preside Mr. Julles Maenhout, y antes' de su regreso a Francia visitaron la cripta en que reposan los restos de S. M. la Reina Astrid, depositando en ella sendos ramos de flores, así como en la tumba del Soldado desconocido. En París La Sociedad Central de Avicultura de Francia, que preside el ex Ministro de Agricultura, Mr. Aquiles Fould, va a celebrar su 72 Exposición Internacional de Avicultura en los días 30 del próximo mes de enero con duración hasta el 4 de febrero, instalándola como de costumbre en los Palacios para Exposiciones de la Puerta de Versalles, con el concurso de todos los Clubs de amateurs franceses y diversas asociaciones avícolas extranjeras. Como es sabido, esa grandiosa Exposición, bien llamada Salón Internacional de la Avicultura, atrae todos los años a numerosos avicultores de todos los países, que, con motivo de ella, el día de la inauguración se reúnen en fraternal banquete al que suelen concurrir más de 600 comensales. A los españoles que deseen visitar la Exposición de París y que quieran tomar parte en dicho banquete de confraternidad avícola internacional que será presidido por el Ministro de Agricultura, les notificamos que deben inscribirse antes del 15 de enero dirigiéndose al Secretario de la Asociación Central de Avicultura de Francia (Rué de Lille, 34, París) envián-dole al mismo tiempo 50 francos, precio del cubierto, y que la tarjeta o contraseña, Ies será entregada en la Oficina de la Exposición (Puerta de Versalles) el día de la inauguración, caso de no haberla recibido antes de su salida de España. DE CONTABILIDAD AVICOLA según los Profesores JAIME RICE Y HAROLD E BOTSFORD Entre lo mucho que puede leerse en los buenos libros de Avicultura, descuella un capítulo de las1 obras del Profesor James Rice, Primer Vicepresidente para América en la Asociación Mundial de Avicultura Científica, y Director de la Sección de Avicultura de la Universidad norteamericana de Cornell, establecida en Ithaca, Estado de Nueva York, y de su colaborador Harold E. Botsford, capítulo en el que tratan de la contabilidad avícola en forma tan clara como sugestiva. Los autores dicen que todos los años el avicultor deberá formularse las siguientes preguntas : 1. a ¿Cuál es la cuantía del negocio hecho por mí ? 2. " ¿Cuánto se ha ganado o se ha perdido en cada uno de los departamentos o secciones de mi granja? 2-a ¿Por qué en unos departamentos se ha ganado y en otros se ha perdido? 4." i Dónde ha ido a parar mi dinero? Invitamos a nuestros lectores a (pie mediten sobre el alcance de estas preguntas y a que traten de contestárselas, para lo cual se les auxilia dándoles una acertada guía o pauta con que practicar las operaciones necesarias para hallar las respuestas. r. Determinar el porcentaje de huevos mensuales. 2. Cálculo de la remuneración o renta del trabajo avícola. 3. Fijar los beneficios obtenidos. 4. Determinar el precio de coste de las pollas. 5. Determinar el precio de coste de los huevos. Determinación del porcentaje de huevos Cuando se tienen 100 gallinas y durante el mes han puesto todas ellas, se dice fácilmente que la puesta es de 100 por 100, o de 75 % si sóío 75 ponen y 25 no dan huevo, pero no es de ese porcentaje que aquí se trata, sino del de los nuevos cosechados por día, en relación con el número de gallinas que se tienen. Según esto, deben contarse las gallinas que se tienen en el gallinero, el día primero de mes, multiplicándose la cifra por el número de días que lleve el mes. Si durante éste hubo bajas, por defunción o por venta o por retirarse gallinas, del producto se restan los días que las gallinas dadas de baja dejaron de estar en el gallinero, y si, por el contrario, ingresaron gallinas nuevas, al producto se suman los días que erí él estuvieron. A título de ejemplo presentar: el de un gallinero con 681 gallinas en el mes de noviembre, que tiene 30 días, con baja de 4 gallinas durante el mes y establece el siguiente cálculo: Número de gallinas 681 x 30 = . . . 20.430 1 gallina muerta el 5. Fuera del gallinero.....26 días. 1 gallina muerta el 17. Fuera del gallinero, .... 14 » 2 gallinas muertas el 24. Fuera del gallinero.....14 » 51 di as Total. — 54 ¿0.376 Si las gallinas hubiesen dado un huevo cada dia, cada una, y, por lo tanto, en total 20.376 huevos (lo cual no es posible), diríamos que el porcentaje de la puesta ha sido el de 100 %, pero como admiten los autores que en aquel mes las 681 gallinas sólo dieron 2.280 huevos, para determinar el porcentaje resultante hay que recurrir a la siguiente regla de tres: J0373 100 como 2.280 de donde x = 11,2 0/° Esto indica que 100 gallinas sólo dieron 11,2 huevos por día. cálculo de la remuneración o renta del trabajo avícola ■ Por remuneración 0 renta del trabajo avícola, Rice y Harold E, Botsford entienden lo que el dueño de la Granja recibe o percibe por su trabajo durante el año, una vez descontados los gastos generales de la granja y el interés del capital empleado, y habiendo gozado, además, MUNDO V de habitación y del consumo de huevos y pollería en la familia. Algunos dirán, pues a eso debiera llamárseles beneficios, y en realidad no es así, porque dicen que los beneficios difieren de lo que se denomina remuneración o renta del trabajo en que, al calcularlos, la explotación es acreedora de todos los productos que el dueño consumió o empleó, mientras que en la remuneración el importe de los huevos y de la pollería consumirlos por la familia no se cuentan. Para el cálculo de la remuneración precisa, pues, establecer la cuenta general de gastos y de ingresos, entendiéndose por gastos, no sólo los de alimentación, sueldos o salarios del personal y los demás que se originen, sí que también el invertido en materiales y construcciones que pasan a engrosar el valor del inventario al final del año. En el capítulo de ingresos, además de los que proporciona la venta de huevos y de pollería, no hay que olvidar lo obtenido por la gallinaza y los demás ingresos que hubiere por otros conceptos, pero no debe contarse el valor de los huevos y pollería asi como el de los productos de la tierra consumidos por el dueño y su familia. La cifra resultante de la resta de los gastos, de los ingresos, da la de la renta o beneficios brutos que obtiene el avicultor sobre el capital empleado, pero hay que rebajar el interés de este capital (dígase un 6 %). Hecha la rebaja, y sumada la cifra resultante con la del valor de los productos consumidos por la familia, queda la cifra representativa de la remuneración del tiempo o del trabajo invertido por el granjero. cálculo de los beneficios Va hemos dicho que los autores diferencian entre la renta, la remuneración del trabajo y los beneficios. Dicen que el trabajo llevado a cabo por el dueño de la granja, debe cargarse a la cuenta de gastos de la explotación y definen los beneficios, diciendo que son "la cantidad en que los ingresos superan o sobrepasan al total de los gastos". Los ingresos abarcan tanto a los actuales como al capital realmente involucrado en la explotación, o una estimación aproximada del mismo. En los gastos se incluirán, tanto los corrientes, como el arrendamiento de las tierras, si no O L fuesen de propiedad del granjero, los seguro que se tengan hechos, las depresiones del capital empleado, etc., etc. Para determinar el beneficio limpio bastará añadir a la cifra representativa de la remuneración del trabajo, el valor de lo consumido por el dueño y su familia, y restar el valor del trabajo por él empleado, valor que variará según cada cual lo estime, pero que en los cálculos de Rice y Harold Bostford se estima en unas 3.000 pesetas anuales. Con seguridad que resultando a razón de 250 pesetas mensuales, a muchos les parecerá poco, pero que en gallinero de unas 600 a 700 gallinas, que es el que sirve de base de cálculos, no está mal. cálculo del precio de coste de las pollas ponedoras ! Para este cálculo, dicen que precisa: 1. ° Hacer dos inventarios, uno al empezar el año y otro al finalizar éste, incluyéndose en ellos todo lo empleado en las crías, pero 110 el valor de los polluelos. 2, " Llevar la cuenta de todo lo gastado en la crianza, incluyendo el valor de los huevos que se incubaron, comprados o producidos en la Granja, 3.0 Llevar cuenta de todos los ingresos, incluyendo el valor de los gallitos vendidos, de los consumidos en la granja y el de los conservados para el siguiente año, pero sin tener en cuenta el de las pollas vendidas o retenidas. Restándose los gastos de los ingresos se tendrá la cifra representativa del capital circulante que se ha necesitado para la crianza de las pollas, capital que no será devuelto al avicultor hasta que éstas entren en el gallinero de invierno y empiecen a dar huevos. Si a ese capital circulante se le agrega el 6 % de interés sobre ta mitad del capital general invertido y sólo por los seis meses de crianza de las pollas, se tiene el coste total de producción de la manada. Dividiendo luego la cifra resultante por el número de pollas salvadas y llegadas al momento de poner, se tiene el coste de producción de cada polla. cálculo del precio de coste de los huevos En las granjas en las que no se involucran los gastos de crianza con los ingresos y los in- 250 M UNDO ventanos, dicen los autores cuyo trabajo glosamos, que el coste de producción del huevo se encuentra fácilmente de la manera siguiente: A) Practicando inventarios al principio y al final del año e incluyendo en ellos el capital invertido en inmuebles, en las aves que se tengan y en material de puesta y de reproducción, pero sin que figure lo relativo a la cría. B) Estableciendo la cuenta de gastos efectuados para el sostenimiento de las aves adultas (alimentos, impuestos si los hubiere, seguros, intereses del capital representado por las gallinas, disminuciones en el valor del inventario, etc., etc.). C) Establecimiento de todos los ingresos habidos por venta de aves o de productos de las aves adultas (a excepción de los procedentes de la venta de huevos) incluyendo en los ingresos el aumento de valor en el inventario (si lo hubiere) y además el de cualquier ave ya vieja consumida por la familia o regalada. Restándose los gastos, de los ingresos, y dividiéndose la cifra resultante por el número de docenas de huevos cosechados, se tendrá el precio de coste de la docena, y, si se quiere, lo que en el año costó producir un huevo. Observación general Rice y Harold E. Botsford completan su capítulo de contabilidad avícola con las siguientes observaciones muy dignas de tenerse en cuenta. Dicen que el trabajo es un gasto, y que si no se ha llevado la cuenta de las horas de trabajo empleado, y no se les ha dado valor, se puede obviar estimándose aproximadamente a razón de las exigencias de la explotación. Estiman que, por término medio, puede partirse de la base de que, por cada gallina, pueden corresponder unas dos horas de trabajo al año y por cada polla, aun no ponedora, una hora, lo cual viene a representar de 3 a 3 y medio minutos diarios por gallina y de uno y algo más de medio, por polla. Teniéndose en cuenta el jornal corriente ern la localidad y lo que sale por hora, fácil es valorar lo que vale el trabajo de las dos horas empleadas en las gallinas y de la hora y media empleada en las pollas. En lugar donde el jornal corriente en los braceros del campo sea de 6 pesetas, si trabajan doce horas (que bien han de trabajarse en una explotación avícola), corresponden a 0,50 por hora, luego el trabajo por gallina puede valorarse en 2 pesetas y en una por polla, y esto es A VICO É^^L lo que debe cargarse respectivamente pdfeüQetfP' beza en un año. A esto hay que agregar lo que representa el trabajo de una caballería, si se emplea, así como el desgaste en el carruaje que se utilice y en los arneses. El trabajo de la caballería y el desgaste en el vehículo y aperos se evalúa en un 0,60 a un 70,% de lo que carga por hora en el trabajo de un hombre. Dicen los autores no hay que olvidar ciertos gastos, como el de contribuciones e impuestos si los hubiere; el importe de las cuotas en la asociación de avicultores a que se pertenece; el de las inscripciones de aves en las exposiciones y los concursos en que se tome parte; la que se pague por los seguros que se tengan hechos, y otros gastos imprevistos relacionados con la Granja. A veces la obtención de agua cuesta dinero y el gasto que origine debe cargarse. En cuanto al desgaste del material avícola y la depreciación en las construcciones, son también cosas a tenerse en cuenta y opinan que debería cargarse un 5 % en las construcciones y un 10 % en el material. Si no se quiere cargar esto en gastos, se puede rebajar del inventario. El material y las aves que se compran representan partidas que aumentan el valor del inventario y como todo aumento corresponde o equivale a un ingreso y tiende a rebajar los gastos en otros tantos, aquellas partidas deben asentarse en la cuenta de gastos a modo de compensación. La última partida que no debe olvidarse es la del coste de compra o de producción de Ios-huevos que se emplearon en la incubación. Factores que afectan a los beneficios En primer término, figuran las condiciones, disposiciones, aptitudes y temperamento de la persona que lleva el negocio. No hay para qué decir si afecta a los beneficios la forma en que se venden los productos, pues no es lo mismo venderlos directamente al consumidor que hacerlo i abonando comisiones, esto' es, por intermediarios. La vigilancia eficaz y constante del dueño de la Granja y el absentismo, son otros los factores de efectos completamente opuestos, en relación con los beneficios;'como lo son,.también la posesión de los conocimientos que se requieren para hacer Avicultura a la moderna, y en contra de esto, el quererla hacer a tontas y a M UNDO A O locas sin preparación teórica y sin la debida experiencia en el orden práctico. Otro factor de extraordinaria influencia es el del capital invertido en construcciones y en material. Esto, muchas veces mengua el beneficio, por lo que recarga los gastos el interés de este capital y el desgaste o la amortización. Inútil decir si influye el que se trabaje con buenas o malas gallinas y el que hayan sido bien o mal alimentadas. Tampoco cabe decir lo que influye el haber ido bien las incubaciones y las crías, pues son cosas de razón natural y en las que piensa cualquiera. Conclusión La ligera glosa hecha del capítulo del libro de J. Rice y Harold E. Botsford ya traducido al castellano por Soler y Coll, y publicado bajo el nombre de Avicultura Práctica, ha podido%. mostrar a nuestros lectores los muchos cabos que hay que atar para llevar bien la administración y la contabilidad de una Granji. Los que posean o quieran adquirir ese útilísimo libro (1) hallarán en su capítulo X no sólo mayores explicaciones, sí que también modelo de los libros y de los registros que deben ser llevados en una Granja, y como quiera que muchas fracasan por no llevarlas bien, nos congratulamos de haberles iniciado en este escrito y de recomendarles que a ello se atengan si no quieren exponerse a saldar con pérdidas, cuando, bien llevadas las cosas podría resolverse con beneficios. (i) Precio 23,60 (con franqueo) pesetas encuadernado. Pedidos a la administración del periódico. Arenys de Mar. aaaaaaaaaa<¡^>Tinnnaaaana Preparación de las aves que han de figurar en una Exposición En las Exposiciones que suelen celebrarse en nuestro pais es rarísimo ver algún que otro animal debidamente presentado. Por lo general, tal cual están en el gallinero van al certamen. A lo sumo se les lavan las patas, la cresta y las barbillas y eso es todo, cuando debiera tenderse a muchas otras cosas. En los libros modernos de Avicultura se da gran importancia al lavado del plumaje, especialmente en las aves blancas, pero sin dejar de reconocer que en realidad la tiene, no se hace mención de otras cosas que no la tienen menos. El gallo o la gallina sacada del gallinero y enjaulada seguidamente, en la exposición se pone nerviosa, y acostumbrada a no ver gente muy cerca de ella, apenas se acerca uno a mirarla se revuelve en su encierro, no se queda quieta ni un momento y asi es como no da lugar a que el juez que ha de calificarla aprecie bien en ella sus cualidades, sus taras y sus defectos. Animales acostumbrados a pisar sobre el terreno blando del gallinero, .al pisar en el piso duro de la jaula se sienten molestos y muchas veces aparentan tener algún defecto o alguna tara en los pies. La preparación de un ave para llevarla a la exposición es algo que merece la pena de ser tenido en cuenta, y aunque, por desgracia, el deporte avícola esté en España muy de capa caída, vamos a dar a nuestros lectores algunas instrucciones por si entre ellos hay todavía deportistas avícolas que quieran servirse de nuestros consejos. Al anuncio de la exposición y sabida la fecha en que debe inaugurarse, el buen amateur elige e inscribe las aves que quiera exhibir, y por lo menos quince días antes debe retirarlas del gallinero y alojarlas en jaulas, tenidas éstas sobre tablero o sustentáculo de altura unos SO centímetros sobre el suelo, es decir, tal como han de ser presentadas o tenidas en el certamen. Así enjauladas se tienen hasta el momento de expedirlas. Esta operación tiene tres finalidades. Es la primera, la de acostumbrar al animal a estar enjaulado perdiendo la nerviosidad que le da la pérdida de libertad. La segunda finalidad es la de que, sí en el ave hay algún defecto o de-fectillo que no se le apreciaba en el gallinero, al mirarla de cerca puede descubrírsele. La tercera finalidad es la de acostumbrar al animal a ver a las personas muy cerca de él, convenciéndose de que no le han de inferir el menor daño. Adiestrando una gallina Wyandotte para que no se extrañe de la varita del juez Para inspirarle mayor confianza, bueno es que, de vez en cuando se le pase al través dé los barrotes de la jaula un palito, con el cual hasta se le toca la espalda y se le acaricia la cola Esto, si las primeras veces le alborota, luego lo soporta muy quietamente convencido de que no le daña. Esa confianza adquirida con el palito, da lugar a que, cuando en la Exposición el juez, utilizando su varilla le obliga a moverse y a cambiar de posición para verlo bien en todas sus partes, no se alborote, cosa que muchas veces puede dar lugar a que el juez no pueda examinarlo debidamente. Enjauladas durante unos quince días, todas las aves se amansan y al ser llevadas a la Exposición se sienten ya acostumbradas al encierro y a que las gentes las vean de muy cerca con lo cual permanecen quietas y pueden ser mejor vistas. Al enjaularlas, en el período de preparación, conviene que en el piso de la jaula no haya paja ni ninguna clase de litera, pues si la hay no pueden vérsele bien los dedos y la manera de colocarlos o de moverlos. Cuando uno ha podido convencerse de que no hay en ellos ni taras ni defectos, entonces sí debe ponérseles cama de paja, porque, como se dijo antes, siendo duro el piso de las jaulas y blando el del gallinero, por la dureza de aquél podrían adquirirse vicios que eí juez podría luego creer que son taras o defectos. Durante el enjaulado preparatorio es conveniente estar pendiente del animal y frecuentemente darle miga de pan, algo de verdura y alguna golosina, todo lo cual contribuye a que se sienta mejor que en el gallinero. Cuarenta y ocho horas'antes de ser llevado al certamen, si éste se celebra en las cercanías del gallinero, o dos días antes de su expedición, si ha de llevarse a distancia, hay que proceder al lavado, por lo menos de la cabeza y de las patas, pero mejor es lavarles todo el plumaje, sobre todo si lo tienen blanco o de coloraciones claras. Varias veces Mundo Avícola se ha ocupado de esta operación y no creemos necesario volver a hacerlo detalladamente. Recordaremos, sin embargo, que precisa preparar tres baños, uno de agua jabonosa, otro para el primer aclarado y otro para un segundo aclarado antes de secar el ave. Recordaremos también que el ave debe sumergirse (salvo la cabeza) en el baño jabonoso MUNDO V O y que, estando en él, hay que estar moviendo las plumas, siempre en el sentido de su normal posición, cosa que debe repetirse en los dos baños para el aclarado. El agua debe ser ligeramente tibia y la operación debe practicarse en local caliente y en el que no haya la menor corriente de aire. En la operación del aclarado se puede emplear una esponja o un cepillo fino, pasándolos siempre sobre las plumas siguiendo su normal posición. Ya bien aclaradas, se secan con paños y se colocan en una jaula que se tiene en paraje caliente y mejor aún próximo al hogar o a una estufa, pero no muy cerca de ella. Nunca deben dejarse secar las aves al aire libre y menos al sol. Algunos, después del tercer baño, sumergen las aves blancas por unos momentos en un cuarto baño de agua, llevando un poco de azul del que se emplea para blanquear la ropa al practicarse la colada en la economía doméstica, y buena es la práctica. Al expedirse las aves con destino a la exposición, deben usarse buenos embalajes, de altura suficiente para que no puedan rozarse las crestas con la cubierta de aquéllos y debiendo tener suficiente espacio para que las aves puedan re^^, moverse bien sin peligro de que vuelvan a ensuciarse. Inútil decir que nunca deben ir gallo y gallina o gallinas en un mismo departamento. Pueden enviarse varias gallinas juntas, pero los gallos deben expedirse solos y nunca dos o más en un mismo embalaje. En las jaulas debe haber abundante cama de paja limpia y han de estar provistas de comedero y bebedero al exterior, y en tal forma que las aves puedan alcanzar su contenido sin estropearse ni las plumas del cuello ni ninguna de las partes de la cabeza. Los embalajes deben rotularse para que no haya confusiones al ser devueltas las aves y en las Ex posición es bien organizadas deben llevar las etiquetas que el Comité de la Exposición envía con antelación a los expositores, etiquetas en las que se consigna el número que llevará el ave en la Exposición, la raza v la clase en que está inscrita y el número de la jaula que cada animal debe ocupar en el certamen. Si se tuvieran todos estos cuidados no hay para qué decir si los animales lucirían más en las Exposiciones y si éstas resultarían más interesantes v vistosas. i......i......................ai ill uminili.........ni......il............i......limili liNlllllillllllllllllllll 1111111 in -|¡ IIIIIIIIIIIILI'IIIIIIIIIIIIIFIIIIIIIIIIIIIIIIII I ............... Anuncios económicos por palabras { Con mínimo de quince palabras, a 0,20 cada una) ¡¡OCASIÓN!! Por reforma de la instalación se ceden a buen precio : Una nave desmontable con dobles paredes de madera y uralita y techo igual de 24 metros de largo por 5 metros de fondo y 2,50 metros de altura media. 22 casetas de madera y techo de uralita con ponederos registradores de 1,20 m. X 1,20 m. de planta y 1,50 m. de altura media con aseladero. Desmontable. 30 casetas de madera y uralita desmontables y con las mismas dimensiones de las anteriores. Comederos tolvas, para mezcla seca, de diferentes tamaños. Bebederos automáticos. Aseladeros de varios tamaños. Alambrera TT combinada de dos metros de altura para cercados. Un armario para 1,200 huevos. Cuatro incubadoras Buckeye de 600 huevos cada una a petróleo, con bandejas de volteo automático. Tres criadoras a petróleo Buckeye "Llama azul" para 350 poltuelos cada una. Pida precios y condiciones de venta a: AVICOLA CAMPILLO - Beas de Segura (Jaén). Disponibles 2 Criadoras Perfection para 50 pollos y 2 para cien. También 3 criadoras Llama azul para 350 pollos. Usadas en perfecto estado. Dirigirse a la Administración de "Mundo Avícola". Se vende incubadora "Torre Melina", de 350 huevos, en perfecto estado, por haber adquirido otra de mayor capacidad. Dirigirse al señor Pérez Coca. — Cepeda (Salamanca). LOS HUEVOS Huevos yodados Sabido es que de mucho tiempo a esta parte la Medicina viene ocupándose de la posibilidad de suministrar las dosis de yodo que en el tra: tamiento de ciertas enfermedades se imponen, mediante el consumo de huevos portadores de tal metaloide, y son numerosos los trabajos llevados a cabo en esta cuestión en diversos países de Europa y de América, sobresaliendo los realizados en Alemania, Hungría e Italia. A propósito de esto, la doctora Teresa Devalle, del Instituto Zootécnico Caseario, de Florencia, que dirige el Prof. Villorio Vezzani, publicó ha poco un interesante trabajo, inserto en nuestro colega Rwista di Avicultura, del que tomamos las siguientes e interesantes notas: Como ha de comprenderse fácilmente, la obtención de huevos yodados tiene por base el suministro -de este metaloide a las gallinas ponedoras, en dosis que puedan ser soportadas por ellas y al mismo tiempo suficientes para que, llegando al ovario, los huevos lo lleven en las proporciones que la Medicina desea. En los experimentos practicados con éxito, Jaschik y Kieselbach, de Berlín, mezclaron a ciertos amasijos dados a las gallinas, hasta un 3 por 100 de solución alcohólica de yodo; W. Klein Ies mezcló aceite de hígado de bacalao yodado, porque le dió mejores resultados que el yoduro potásico y que la albúmina vegetal yodada. Así va citando la doctora Devalle los procedimientos' empleados por otros muchos experimentadores, haciendo notar que, salvo de las declaraciones de Jaschik y Kieselbach sobre el empleo de la solución alcohólica yodada al 3 por 100, de las otras nada puede decirse en concreto, pues no precisaron lo suficiente para poder derivar conclusiones■ prácticas. Para llegarse a ellas, dice la doctora Devalle en su escrito; es preciso tener en cuenta: a) Que el suministro de yodo a las gallinas no pueda dañarlas. b) Que el yodo debe suministrárseles en amasijos de fácil preparación. c) Que debe suministrárseles en tal forma, que asegure la producción de los huevos siempre portadores de una constante proporción de yodo. MEDICINALES d) Que el coste de producción del huevo yodado no resulte muy caro. Con el objeto de ver si pueden verse cumplidas estas cuatro condiciones, el Instituto Zootécnico Caseario comenzó a practicar una serie de experiencias y la doctora Devalle da ya cuenta de los resultados obtenidos en la primera. El experimento se llevó a cabo en diez gallinas livornesas y piamontesas de poca producción, comenzando a mediados de febrero de 1934 y terminando en agosto del mismo año, cuando las gallinas, .habiendo entrado ya en la muda, dejaron de poner. Esas diez gallinas se recluyeron, se pesaron todos ios meses y se sometieron a un régimen alimenticio fundamentando en 40 gramos de grano, 40 de mezcla seca y 40 de amasijo, preparados bajo las siguientes fórmulas: Grano, cu kilos. — Trigo, 30; maíz, 30; arroz, sin descortezar, 40. Mezcla, seca, en kilos.— Salvadillo, 30; salvado de hoja, 20; harina de maíz, 20; mezcla de triguillo, 10; harina de carne, 8; harina de avena, 7; harina de huesos, 2; mezcla de sales minerales, 3 (carbonato de calcio, 50 gramos; fosfato de calcio, 50; cloruro sódico, 50; sulfato" de magnesio, 20; sulfato de hierro, 20. y polvo de azufre, 10). Amasijo, en kilos. — Salvado de hoja, 15; salvadillo, 20; harina de maíz, 25; harina de carne, 8; harina de pescado, 4; torta de cacahuetes, 8; avena, 10; verdura, 10. El yodo se suministró en la ración en forma de solución de "yodoglutina" líquida, que. sola o mezclada con leche, se agregaba al amasijo. La "Yodoglutina" es un producto combinado con yodo y substancias orgánicas en estado coloidal, conteniendo yodo en la proporción de un 2 por 100, y se suministró a las gallinas durante- el experimento, previa dilución de la yodoglutina en las proporciones que correspondían a las cantidades del metaloide que se querían obtener en los huevos. Se adoptó la yodoglutina, a pesar de tratarse de un preparado de elevado coste, porque el yodo va en ella bajo una forma orgánica de fácil asimilación, como lo demuestra el que lo soporte el organismo humano. Las experiencias duraron seis meses, qué M UNDO A fueron divididos en diez períodos, y empezando a suministrarse el yodo en dosis de yodoglutina d^0,02 grs. por cabeza, se llegaron a dar hasta 0,30 gramos. Pero al llegarse al quinto período (del 14 abril al S mayo), notándose que la postura del grupo experimental disminuía, en comparación con la de otro grupo, no sujeto al tratamiento y tenido como testigo, se modificaron las raciones de mezcla seca y de amasijo, dándose estas nuevas fórmulas: Mezcla seca, en kilos. — Terceras, 20; salvado de hoja, 18; harina de maíz, 40; harina de pescado, 22. Amasijo, en kilos. — Salvado, 25; terceras, 30; harina de maíz, 30; harina de pescado, 5; harina de carne, 10. El amasijo se hacía con leche desnatada (un litro para todo el grupo) y agua, y además las gallinas recibían lechuga trinchada y el grano. Con el cambio de alimentación se obtuvo algún aumento de postura y se siguió con las nuevas mezclas hasta el final, no habiéndose registrado más que un caso de moquillo en el mes de junio y una defunción, por enteritis, en agosto. En los primeros días de agosto, la muda se inició normalmente. El peso medio de las aves, que al iniciarse el experimento y, con él, el período de aumento en la postura, fué de 1 k. 720 gramos, descendiendo normalmente por efecto de la postura hasta el de 1 k. 468 gr. al finalizar el ensayo. En cuanto a la yodificación de los huevos. O que al final del primer período pudo verse qn era de 0,59 por 100, fué aumentando hasta 1,21 al finalizar el segundo período, fué luego descendiendo hasta 0,63 por 100, y en agosto, al terminar la prueba, volvió a ser de 0,92 por 100. El trabajo de la doctora Devalle va documentado e ilustrado con varias tablas demostrativas y concluye afirmando: a) Que es posible la obtención de huevos yodados por medio del suministro de yodoglutina líquida mezclada con los amasijos. b) Que tal suministro no influencia desfavorablemente las condiciones fisiológicas de las gallinas y que, antes por el contrario, les confiere mayor resistencia contra enfermedades. c) Que con el suministro de dicho producto es posible obtener un título máximo de yodo notablemente superior al 5000 y (5414y), con una media superior a 3000 y (3216 y). d) Pero que el suministro del yodo con la yodoglutina no resulta suficientemente económico y, por lo tanto, hay que dar con algún otro medio eme permita resolver el problema con menor coste. Sabiendo que en España hay ya algunos avicultores que han pensado en la producción de huevos medicinales, nos complacemos en proporcionarles datos sobre las experiencias de! Instituto Zootécnico Caseario por si en algo pueden auxiliarles en sus trabajos. 256 MUNDO A V c O ORGANIZACIÓN DE UN CONEJAR PARA UTILIDADES DOMÉSTICAS Por el Prof. CHARLES VOITELLIER Aun cuando la crianza de conejos fué desde hace ya mucho tiempo más corriente en Francia que en muchos otros países, después de la guerra ha tomado gran incremento. Esto se ha debido a diversas causas. En primer lugar al hecho de que, desde hace quince años, hubo una constante diferencia entre el precio en que el agricultor vendía su ganado, y el precio al que tenía que pagar al carnicero o al almacenista la carne y los comestibles, mientras que con la producción de conejos no precisan intermediarios. En segundo lugar está la facilidad con que las clases rurales pueden auxiliar a la economía doméstica criando conejos. Y en tercer lugar está el hecho de que las pieles de los conejos, utilizadas en la peletería durante varios años, han tenido un gran valor, porque Francia tiene razas de conejos excelentes. De esas pieles, unas convienen a los industriales para transformarlas según sus conveniencias, y las otras se prestan a la confección sin necesidad de teñirlas, resultando inimitables; tales son las de los conejos Plateado de la Champagne, de los Chinchillas y de los Cas-torrex. Se ha pretendido que la producción de carne de conejo no podía ser remuneradora si no tenía por base el dar a esos animales los desperdicios de la huerta, sin valor, o las hierbas recogidas en la huerta o en los bordes de los caminos y en los terrenos no cultivados, pero hoy se ha demostrado muy bien que los forrajes, habitualmente consumidos por el ganada mayor, no tienen en el conejo menor coeficiente de utilidades. Está probado que la carne de conejo, eme puede tener un valor nutritivo análogo al de la carne de buey, no cuesta más de producirse, si para ello se adoptan ciertas reglas de orden técnico. Que nuestros lectores no caigan, por esto, en la creencia de que la industrialización de la crianza de conejos es cosa fácil y puede constituir una fuente de importantes beneficios; nosotros consideramos, por el contrario, que es algo aleatorio o de suerte, y que la creación de centros de cuniculicultura industrial sólo puede emprenderse con circunspección. Aquí no nos proponemos otra cosa que tratar de este asunto desde el punto de vista de la cría de conejos en las casas de campo, en conejar de importancia estrictamente limitada a las posibilidades del consumo de la carne del conejo en la vida familiar, conejar sin otro objetivo que el de procurar economía en los gastos de la casa. Partiendo de esta base, es, pues, necesario que la producción se escalone durante todo el ano, no dándose a la venta más que el exceso de producción. Sea cual sea el número de animales reproductores que se tengan, hay que pensar en la elección de la raza, y en el provecho que se pueda sacar de la venta de las pieles. Hay que ver si es preferible adoptar una raza cuya piel deba teñirse para ser utilizada en peletería, o bien otra de las llamadas de piel fina, en las que, por tener yá un color característico, una vez curtidas y suavizadas sirven directamente para la confección de abrigos u otras prendas de vestir. Sea dicho, de paso, que el curtido de las pieles, si teóricamente puede practicarlo el criador, hoy en día resulta más económico y más seguro si se confía a un especialista bien equipado para practicarlo. Algunos de estos especialistas cuidan de curtir las pieles y suavizarlas, a razón de ESO francos pieza, sí les . dan un centenar- a la vez, y hasta a 1 franco lo hacen si se les da un millar. El beneficio que actualmente se puede ob-■ tener en la venta o en el empleo de las pieles de conejo, como artículo de peletería, es relativamente poco, en relación con el que se obtenía hace algunos años, en los que el precio de venta por unidad, esto es, por piel, frecuentemente doblaba o triplicaba al de la carne del animal. Ahora no se pueden esperar precios mayores de seis o de ocho francos, cuando la carne se vende de 11 a 13 francos kilo. Nótese M N D O V 1 también que es imposible utilizar todas las pieles cuando se quiere tener carne todo el año. En efecto: sólo las pieles obtenidas de noviembre hasta abril tienen aprecio en la peletería. Además, sólo cuando el animal tiene seis meses, su piel tiene aplicación, porque la de gazapos de tres o cuatro meses tiene poco valor, pues sólo se puede destinar a la industria de los sombreros por su pelo, o para la fabricación de cola, o de abonos. Ahora bien: de los cuatro a los seis meses el conejo cuesta relativamente caro de mantener, pues sus aumentos diarios de peso van reduciéndose progresivamente en relación con la cantidad de alimento que van consumiendo. En otros términos: el coeficiente de transformación de los principios nutritivos es menor a partir de la edad de tres meses, y en resumen, el coste de producción de un kilogramo de carne es más alto. En el cuarto mes, hay, sin embargo, un mejoramiento en la calidad de las carnes, debida a una mayor fijación de las grasas, y de ello resulta un aumento por kilo en el precio de venta, que compensa completamente el aumento del precio de coste. La mejor edad para el sacrificio del conejo es, pues, la de cuatro meses, cuando la estación no permite el buen aprovechamiento de la piel. Es un hecho, que las numerosas razas de piel fina, y especialmente las de reciente creación, que derivan del Castorrex, y que, como éste, tienen el pelo corto, pueden dejar mayor beneficio que las razas corrientes. Admitamos que uno se proponga sacrificar cada semana una conejo de peso medio, es decir, dando en canal y vacío 2 libras y media de carne. La importancia a dar al conejar para llegar a este resultado tendrá por bases: la duración de la gestación, 31 dias: el período de lactancia, de 6 a 8 semanas (durante el cual convendrá evitar que la hembra vuelva a ser fecundada); y producción media, de siete gazapos en cada parto. Puede admitirse, sin exageración, que es fácil obtener de cada parto seis gazapos que lleguen a los seis meses, y que cada hembra para cuatro veces en trece o catorce meses. Siendo así, en principio, tres hembras pueden bastar ampliamente para la producción de un conejo por semana si se tiene el cuidado O de escalonar bien las fechas de su fecundación. Para esto, basta un conejar con cuatro jaulas, tres para las hembras y una para el macho, debiendo disponerse de otras para el alojamiento de los gazapos cuando el destete, al llegar al segundo mes. Para éstos bastan dos jaulones de dimensiones por lo menos dobles de las de las hembras, y en previsión de que la crianza se prolongue hasta los seis meses (con el objeto de poderse vender las pieles de buena calidad), hay que disponer también de jaulas suplementarias. En resumen, pueden decirse que el couejar más práctico es el de cuatro jaulas sencillas y cuatro dobles. Si se adoptan las dimensiones corrientes, de 80 centímetros de largo por 70 de anchura y 60 ó 70 de altura para las jaulas sencillas, y si las jaulas van sobrepuestas las unas a las otras, hasta un local de 4'80 metros de largo por 70 de anchura (1); pero con el objeto de facilitar la limpieza, para comodidad en las distribuciones de comida, y para resguardo de las lluvias, la techtimbre debe adelantarse un metro. El alero resultante de esto no debe dar lugar a que por él se impida que el sol llegue a las jaulas, porque los rayos solares son indispensables para el buen crecimiento de los gazapos. Al instalarse el conejar, la mejor orientación que se le puede dar es la del mediodía o la Sudeste. Tanto si el conejar es de madera, como si es de ladrillería o de bloques de cemento, en él no han de poder tener acceso las ratas ni los ratoncillos. Si el cobertizo es de madera, su piso debe estar 40 ó 50 centímetros más alto que el nivel del terreno, y sí es de ladrillería o de bloques de cemento, el piso debe estar pavimentado. Las puertas de las jaulas deben ser tan grandes como sea posible, para facilitar su limpieza. Para la recogida de los orines hay que disponer lo necesario por medio de una plancha inclinada, al objeto de menguar la posibilidad de la aparición de enfermedades. Charlf.s Voitku.iEr (De La Rcvuc Avìcole.) (i) O doble largo si no van superpuestas las jaulas. — N. de la R. 258 M U N D O A V C O VITAMINAS Y HORMONAS EN AVICULTURA CONFERENCIA DADA POR DON J. SÁ1NZ S-PARDO DURANTE EL CURSILLO DE AVICULTURA DADO RECIENTEMENTE EN MADRID EN LA ASOCIACIÓN DE VETERINARIOS Desde hace ya mucho tiempo se concede un gran valor en la alimentación y el fisiologismo de los seres animales, a dos clases de factores, unos de procedencia exógena o vitaminas y otros elaborados en el interior de estos seres u hormonas. Su importancia radica en el interesante papel que desempeñan en todos los pro- quíen comprobó que para el normal desarrollo de los animales, era necesario que en su ración figurasen, además de los principios nutritivos citados, otros, de naturaleza desconocida y a los cuales denominó "materias nutritivas accesorias o complementarias". Poco tiempo después, Funk, las denominaba "vitaminas". Este a b c d || ; Sensibilidad grande. . . Rata Perro Paloma. Gallina Rata Perro Cerdo Perro Hombre Mono Cerdo Aves Rata Sensibilidad media . Avf.s Cerdo Hombre Perro Hombre Sensibilidad nula . . . Conejo Rumiantes Solípedos Aves Rata cesos de la vida del individuo, especialmente en aquellos que, como el crecimiento y la reproducción, son la base de la explotación zootécnica. Como la Avicultura industrial está encaminada casi exclusivamente a la obtención de carne y huevos, claramente se comprende que estos principios deben ser bien conocidos de todo aquel que se dedique a la explotación racional de las aves domésticas. Ya en el año 1881, Lunin, notable fisiólogo de Basilea, descubre que animales jóvenes alimentados con una ración a base de las cuatro clases de principios nutritivos (albúmina, grasa, hidratos de carbono y sales minerales), no podían sobrevivir más allá de los 30 ó 40 días. Aunque estas experiencias quedaron relegadas al olvido, es justo decir que a este autor corresponde la prioridad en el descubrimiento de las vitaminas. Pero hasta-los primeros años del siglo actual no se adquirió la certeza de la existencia de estos elementos. Fué Hopkins nombre quiere decir "aminas necesarias para la vida", pero hoy que se va conociendo la estructura química de estos compuestos, se ve que no son aminas, pero a pesar- de esto, el nombre se ha generalizado por la costumbre y se usa umversalmente. Parece ser que la fuente principal de vitaminas existe en los vegetales y, dentro de éstos, en aquellas partes que por realizarse en ellas el desarrollo de la planta, tienen un desarrollo acelerado. Esto tiene cierta importancia, pues de estas regiones del vegetal es de donde los animales han de tomar sus vitaminas. El estudio de estos factores, tiene en Avicultura un doble interés. Eo primero, porque con una alimentación carente en alguna de ellas, la explotación no sería posible, por los múltiples trastornos que se acarrean; y segundo, porque siendo los huevos uno-de los alimentos más utilizados por el hombre en todas las latitudes, es conveniente suministrar a las gallinas las vitaminas nece- MUNDO V 1 O L A 259 sarias, no sólo para cubrir sus necesidades, sino también para que en los huevos existan las cantidades exigidas para el desarrollo embrionario, y al mismo tiempo constituyan una fuente de vitaminas para el hombre que los consuma. La necesidad de vitaminas en las aves es variable, pero está expresada aproximadamente en el cuadro de la página anterior tomado de Ran-doin y Simonnet, qu

Artículo publicado en SELECCIONES AVICOLAS Nº000, sección de Archivo Historico

Año XIV. Núm. 168 SUÍV1jAlRIC3 Diciembre 1935 GRABADO DE PORTADA: BONITA INSTANTANEA EN CRIADERO NORTEAMERICANO DE PATOS PEKIN ESES. NUESTRO PROGRAMA PARA 1936........... 266 A NUESTROS SUSCRIPTORES . . . ,......... 266 BALANCE AVICOLA ANUAL Y FELIZ AÑO NUEVO..... 267 DEL V CONCURSO DE PUESTA CELEBRADO EN MENORCA . . 269 PARA LOS QUE QUIEREN APRENDER: GALLOS Y GALLINAS BUENAS, MEDIANAS Y MALAS por el Prof. S. Castklló . 270 LAS RACIONES STANDARD PARA LAS GALLINAS, por el Profesor Ch. Voitellier............... 277 DE COOPERATIVAS HUEVERAS............ 280 LA VITAMINA E, ESENCIAL PARA LA FERTILIDAD DE LOS REPRODUCTORES ................ 2s2 LEYENDO REVISTAS.................. 283 INDICE DEL TOMO XIV................ 285 MUNDO AVICOLA es Revista mensual ilustrada lie información y cultura avícola, continuación de cLa Avicultura Práctica», que comenzó a publicarse en 1897, y por lo tanto, es la más antigua de cuantas en su especialidad ven la luz en lengua castellana. La publi' ca la Escuela Oficial y Superior Española de Avicultura de Arenys de Mar (Barcelona), bajo la Dirección del Profesor Salvador Castelló. — Es portavoz del progreso avícola moderno y eco, en lengua castellana, de los trabajos y actividades déla Asociación Mundial de Avicultura Científica, iniciadora y mantenedora de los Congresos Mundiales de Avicultura. —Suscripción anual: Para España y Américas 10 pesetas, y 12 para otros países. NUESTRO PROGRAMA PARA 1936 Nuestros lectores habrán podido darse cuenta de que, atenta la Dirección a mantener su interés, procura dar la mayor variedad posible al texto de la Revista, pero así como de vez en cuando se trata de palomas y de conejos, en atención a indicaciones recibidas de algunos sus-criptores, desde e¡ próximo año en casi todos los números se dará la cabida que sea posible a asuntos relacionados con dichos animales. Atentos también a informar a nuestros lectores de cuanto refleje estudios y progresos o enseñanzas en los órdenes educativo, cientifico, industrial y práctico, mantendremos esos doctrinales propios, o .de diversos autores que tanto contribuyen a la educación de los avicultores, reforzándolos con noticias de carácter instructivo e informativo que a la Redacción lleguen por diversos conductos. El sumario de materias que serán tratadas en Mundo Avícola puede, pues, decirse que será el siguiente en 1936. Sección oficial. — Decretos, Órdenes Ministeriales, Reglamentaciones y Disposiciones que afecten a la Avicultura, Convocatorias para Cursos, Cursillos, Conferencias, Exposiciones, Concursos, etc., etc. Editoriales. — Iniciativas, juicios, criterios u opiniones sustentadas por el periódico. Doctrinales.—Artículos instructivos y de índole práctica o teórico práctica, encaminados a imponer al lector sobre las prácticas modernas y los progresos o adelantos. Actividades avícolas. — Información de trabajos, actos y toda clase de.manifestaciones de actividades que emanen de las entidades avícolas, colombófilas y cunículas y de las agropecuarias que la secunden en su labor de fo- mento de dichas industrias y deportes en España. Información mundial. — Noticiario de cuanto pueda ser interesante conocer o saber, sobre lo que en las ramas de la Avicultura, Columbi-cultura, la Colombofilia y la Cuniculicultura se hace y se progresa en todos los países. Sección de consultas. — Contestaciones de aquellas que, dirigidas al periódico, tengan contestación que pueda ofrecer interés general. Páginas de palomas y conejos. — En las que Mundo Avícola se dispone a ilustrar a sus lectores sobre la Columbicultura, la Colombofilia y la Cuniculicultura y a cooperar en la 0i3ra de fomenta de las mismas en el país. Sección de profilaxis y de enfermedades sobre cuya utilidad creemos que nada hay que decir a nuestros lectores, ya que por sí mismos han de apreciarla. Además de estas secciones, la colección de Mundo Avícola de 1936 contendrá un inédito Cursillo de Avicultura Moderna En doce lecciones que nuestro director, el Profesor don Salvador Castelló, ha escrito expresamente, dedicándolo a nuestros subscriptores, el cual se publicará a razón de una lección cada mes, al objeto de que el cursillo termine en el número de diciembre y pueda así tenerse completo en el tomo XV correspondiente al año de 1936. Tales son nuestros planes y nuestro programa para el próximo año y ojalá tengamos el acierto de dejar satisfechos a nuestros subscriptores. □ o □□onnonciog>3] □□□□□□□□□ A nuestros suscriptores Con el reparto del presente número queda completo el tomo XIV de Mundo Avícola. La Dirección espera que nuestros lectores sabrán perdonar las deficiencias que en el año que termina habrán observado en la aparición de sus números, bien compensadas por las acti- vidades y los esfuerzos puestos en juego para cumplir nuestros deberes para con ellos, antes de terminar el año, quedando así normalizada la situación. El número de enero, primero del tomo XV, será distribuido antes del 15 de dicho mes. « li- Balance Avícola anual y feliz ano nuevo El año avícola de 1935 lia sido fecundo en actividades por parte de algunas Asociaciones que han organizado exposiciones y concursos; pero en el orden económico nacional, no sólo nada ganamos, sino que seguimos mal. A pesar de la intensa labor de la Asociación General de Avicultores de España y de las entidades avícolas y agropecuarias que con ella colaboraron, no ha podido lograrse una reducción en la contingentación de los huevos, que para el corriente año ha de ser la misma que en los anteriores, y así es como las importaciones, que fueron en 1935 poco más o menos las mismas que en 1934, con grave daño en nuestra balanza comercial, en 1936 podrán seguir en la misma intensidad que en los años precedentes. La marcación de los huevos importados con el nombre del país de origen, que tan buenos resultados dió en los países que la decretaron, falló por completo en España, porque el público consumidor no respondió como en aquéllos. Aquí se quiere el huevo barato, venga de donde venga y sea el que fuere, y ante esto la cosa no tiene remedio. Mientras el precio del maíz y de ciertos piensos no baje, en España no puede producirse el huevo al coste en que se cosechan en países más afortunados que el nuestro, y como la desvalorización del huevo nacional se sostiene, nuestra producción, lejos de aumentar, va en descenso, porque hasta son muchos los campesinos que se desprenden de las gallinas. De las peticiones formuladas al Gobierno, de acuerdo con las conclusiones de la Asamblea Nacional de Avicultores celebrada en Madrid en 1934, así en lo que se refiere a la reglamentación en la venta de huevos al detall, como a las condiciones sanitarias de esta mercancía, nada se ha logrado y siguen vendiéndose los huevos viejos y los conservados como frescos a ciencia y paciencia de las autoridades, al parecer encantadas de que todos los españoles puedan hartarse de huevos a bajo precio, aunque revienten. Lo de la marcación, medida tan eficaz en otros países, en España es un mito, porque el consumidor no para mientes en ello, porque en el comercio huevero (el de mala fe) se ha dado ya en el -modo de borrar la marca cuando le conviene hacerlo, y porque hasta lo hay que explota la presencia de la marca. Con el huevo de Polonia, cuya marca nacional sólo dice Poíska, hay quien, empleando un sellito con igual carácter de letra, le agrega la palabra "Granja", y así el huevo lleva marca Granja Polska, con lo que resulta ser huevo fresco español y hasta huevo de granja, con el que muchos hueveros dan el timo a sus parroquianos. En Madrid, en los tres últimos meses del año pasado, el 50 por 100 de los huevos que se vendieron fueron huevos conservados, demostrándolo, no sólo su estado, sí que también el bajo precio a que se vendía (2,40 docena al detall). En las provincias del país productoras de huevos estaban entonces a 3 ó 4 y aun a 4,50 docena, el fresco, y como en los meses de poca postura hay menor producción en todos los países de Europa que mandan huevos a España, ni aun en ellos podía estar el huevo fresco a un precio que permitiera venderlo en Madrid a cotización tan baja. Hasta el de Sudamérica, que podía ser más o menos fresco, llegaba y va llegando refrigerado. Con el retraso en que todo suele hacerse en España, el día 14 de octubre de 1935, el Congreso de los Diputados ratificó el Convenio Internacional de Bruselas de 11 de diciembre de 1931 sobre la marcación de los huevos de importación, cuando, por el Decreto Presidencial de 22 de noviembre de 1934 (Gaceta de Madrid del 27 del mismo mes), ya regía en '-1 país, pero sin que en él se incluyera lo acordado en el artículo 2.°, letra h, que dice textualmente-"Huevos conservados. — Deberán llevar marca en tinta negra", artículo completado en el Anexo del Convenio Internacional, en el que se precisa que los huevos conservados no sólo lleven la marca del país, sino la marca "Conservado" en la lengua del país de origen. En tanto el Decreto de 2 de noviembre no se complete ordenándolo así, podrá haber sido ratificado el Convenio de Bruselas, pero no se le dará el debido cumplimiento. La necedad de muchos consumidores españoles llega al punto de creer que esas marcas nacionales que lleva el huevo de importación, son marcas de granjas que se las ponen como garantía de que es huevo fresco, y así se da el extraño e inconcebible caso de que, lo que en tantos países ha menguado las importaciones, aquí las mantenga y las haga preferentes. Para el Gobierno español, el huevo se ha tomado ya como mercancía balanceadora en los tratados de comercio con los países que nos lo mandan, y hasta en algunos de América cuya salida de dinero está controlada, en el huevo se ha encontrado el modo de situarlo clandestinamente en España. Así llegan de Sudamé-rica partidas de huevos con orden de venderlos a cualquier precio que sea. La cuestión está en que se conviertan en el dinero que por vía legal no podía mandarse a España. Fracasada la marcación del huevo, no cabe otra salvación que el aumento de los derechos aduanales y la reglamentación, y aun la prohibición de importarse huevos conservados, cosas que los Gobiernos lo tienen siempre en su mano. Malo es, pues, el balance anual de 1935, en cuanto a la situación avícola general en el país, pero no es más halagüeño en lo que afecta a otras cosas, como por ejemplo al haberse suprimido por economías la divulgación avícola en la cátedra ambulante que tenia establecida la extinguida Dirección General de Ganadería y la partida para publicaciones agropecuarias de reparto gratuito. En las juventudes avícolas directoras se nota un espíritu innovador con tendencias a cambiar o modificar bases y organizaciones adoptadas en todos los países como buenas, sin que los innovadores las conozcan o sin que se hayan dado el trabajo de estudiarlas y de ver el porqué se impusieron. Aun podríamos señalar la falta de activi- dades en algunas Asociaciones avícolas, que clan fe de vida, y hasta la apatía de algunos significados avicultores que, ni asisten a las reuniones a que se les convoca, ni prestan el apoyo que debieran prestar a los elementos directivos de sus Asociaciones. A pesar de lo que se ha predicado la unión y el buen acuerdo, muchos de nuestros avicultores van siempre por su lado, no están conformes en cuestión de precios y de producción, y así es como se sienten ya los efectos de la competencia en ciertas producciones, llevándose a la ruina industrias relacionadas con la avicultura que, por ¡a unión y el buen acuerdo, han arraigado y florecen en otros países y que aquí en España, apenas nacidas ya van en decadencia. No hay ni que mentar esa avicultura poco escrupulosa, por no decir ya, de mala fe, que lanza al mercado huevos para incubar, polluelos y aves adultas que dice ser de selección, y que nada tiene de ella; lo que se perjudica a los avicultores en el ramo de piensos para las gallinas, de mala o defectuosa composición, y otras cosas que, por ser bien sabidas de nuestros lectores, mejor es no hacer hincapié en ellas. A pesar de las actividades y de los laudables trabajos de algunas de nuestras asociaciones, todas ellas merecedoras de gratitud y de felicitaciones, preciso es consignar que el año avícola español de 1935 no ha sido de los que merezcan buen recuerdo. Esperemos que las cosas mejoren en el que nace, y ya en él, Mundo Avícola desea a sus subscriptores y a todos los elementos avícolas del país venturas y satisfacciones. 269 -^\ ACTIVIDADES AVICOLAS ESPAÑOLAS Del Quinto Concurso de puesta celebrado por el Sindicato Avícola de Menorca Grato es poder consignar la perseverancia con que el Sindicato Avícola deMenor^ ca, que preside don Miguel Mercadal Papetcudi, viene celebrando anualmente sus concursos de puesta y las excelentes posturas que entre sus gallinas concursantes se registran. Véanse seguidamente los resultados del V Concurso por él celebrado en el año avícola de I¡f34-jj> siendo digno de notarse que en él sólo figuraron gallinas de ra\as nacionales. Nuestras sinceras felicitaciones al Sindicato y a los concursantes premiados. RESULTADO FINAL DEL CONCURSO Y RELACIÓN DE LOS PREMIOS CONCEDIDOS EN EL MISMO o — il 3 13 33 2 15 19 21 23 21 25 27 28 30 31 35 31 26 3 Lotes E raza Premios individuales Menorca negra » » » D » ,, » Balear negra . Menorca negra . Prat leonada . Menorca negra . Puesta invernal Menorca negra , Prat leonada . Menorca negra Premios de conjunio Menorca negra . . propietario D. Pedro Mir . . . D.¡1 Esperanza Benejam D. José Doménech . D. Pedro Mir. . . . D.;l Esperanza Benejam D. Antonio Ferragut ■B si ss a D. José Mari D. Miguel Mercadal D. José Doménech D. José Doménech . D. Miguel Mercadal D. Pedro Mir . . D. José Mari 105 226 188 202 195 190 163 174 162 188 191 206 201 172 188 64 67 63 818 P unluación Ente- Centé-ros simas 250 243 241 228 215 233 181 206 184 228 187 227 216 224 199 82 81 81 955 08 16 96 52 87 82 65 43 13 60 15 50 23 71 47 35 88 22 si; recompensas Campeonato Primer premio Segundo premio Terceros premios Campeonato Primer premio Segundo premio Extraordinario Notas. — i * En el concurso no se inscribió ninguna gallina de raza extranjera. — 2.a Los lotes eran de cinco pollas y el número de ellos de siete. PARA LOS QUE QUIEREN APREND GALLOS Y GALLINAS BUENAS, MEDIANAS Y MALAS por el Prof. S. CASTELLO Aun cuando a base de las doctrinas de Oscar Smart, divulgadas ya en España, fácil ha sido a la mayoría de los buenos avicultores apreciar las tres categorías de gallinas L 2, L 1 y L 0 (clasificación de Smart), de las que vamos a tratar aquí, es un hecho que todavía hay personas que no lo han entendido bien y viven en confusiones. Mundo Avícola fué la primera revista publicada en lengua castellana que dió a conocer las doctrinas de Oscar Smart, dedicándoles un número especial, con el que homenajeó al malogrado maestro, dedicándole el de septiembre de 1925. Luego el libro de Oscar Smart fué traducido íntegramente al castellano por don Pedro Laborde Bois, bajo el seudónimo de P. Le Bec, y con ello, y en poco tiempo, aquéllas se divulgaron, produciéndose en España el movimiento de progreso que habían determinado ya en todos los países en los que se habían dado a conocer. Ahora bien: sin menguar en lo más mínimo la gloria de Smart, ya que por su libro se divulgaron principalmente en Europa las modernas teorías sobre el valor práctico de los gallos y de las gallinas, en cuanto a la postura y los métodos o bases de una buena y eficaz selección, debe saberse que no fué solamente aquel genetista británico quien trató magistralmente de esa materia, porque con anterioridad lo había hecho en América el sabio doctor Raymond Pearl, de la Estación Experimental del Estado del Main, como lo han hecho después numerosos genetistas en diversos países. Es un hecho que, salvo ligeras discrepancias en la apreciación de los factores genéticos determinantes de la mayor o menor fecundidad de la gallina, en el fondo todos convienen en que la determinación de la categoría en la que entra la gallina, tiene por base el número de huevos que da en los doce meses siguientes a la postura del primer huevo, y en que, de dichos huevos, los más posibles sean dados en un período determinado. Este período es de tres meses a tres y medio, y para las pollitas nacidas en primavera, puede estar comprendido entre septiembre-noviembre (inclusives) ; octubre-diciembre; noviembre-enero; o diciembre-febrero, según el mes en que empieza la postura, y variando el número mínimo de huevos en tales períodos, entre más de 30, más de 40 o más de 60, según los tres meses que entran en el período. Por las estaciones en que tales períodos se encuentran, se ha venido diciendo siempre, período de puesta ¡inferna!, y el mismo Oscar Smart incurrió en esta falta al decir que eran gallinas L- 2 (es decir, superiores) las que daban más de 30 huevos en los tres meses de invierno, siendo así que debió decir, en parte del otoño y parte del invierno, porque el otoño alcanza hasta fines de diciembre. Claro está que el buen sentido de los lectores de su libro suplió la falta, entendiendo por invierno el tiempo frío, pero aun hay personas que, tomando al pie de la letra lo dicho por Smart, consideran falta que se diga otoño e invierno, cuando basta saber cuándo empiezan y acallan el otoño y el invierno para ver que no la hay. Otra cuestión de suma importancia, es la de que se ha venido hablando siempre del factor de la puesta invernal, cuando, en realidad, no hay tal factor. El factor que da la calidad a una gallina, es el determinante de su llegada a la madurez sexual en el momento normal en la raza a que pertenece la gallina, lo cual ocurre en las pollitas nacidas en primavera, en los meses de septiembre, octubre, noviembre o diciembre, según el mes de aquélla en que el ave haya nacido, y de ahí que dé el número fijado de huevos en tiempo frío. No hay, pues, tal factor de la puesta invernal, aunque por costumbre todos así lo hayamos admitido, sino factor de la llegada a la madurez sexual en un tiempo o momento normal. En demostración de esto está la tabla de Prueba Continua, establecida por la Asociación Británica de Avicultura Científica, a la que antes hicimos ya referencia, y a la que nada opuso el mismo Óscar Smart, tabla que reproducimos aquí para que la tengan a la vista los que con ella quieran guiarse para saber en qué categoría han de colocar a sus gallinas Como puede verse en esta tabla, y aun a pesar de haber dicho Oscar Smart que eran gallinas L. 2 las que daban más de 30 huevos en los tres meses de invierno (debiendo entenderse siempre, que se refiere a las pollas pri- MUNDO V C O A maverales con mínimo de 140 huevos en los doce meses siguientes a la postura del primer huevo), por gallinas L. 2 se tiene también a las que, empezando entre enero y agosto, den el mínimo de 140 anual, de los cuales 40, 50, 60 ó 65 en los tres primeros meses de postura, (**), no podrían tenerse por tales más que las que dieron por lo menos 30 huevos en los tres meses de invierno (si daban por lo menos 140 en el primer año), cuando también lo son todas las que, como L. (2), aparecen como tales en la tabla. TABLA DE PRUEBA CONTINUA Principiti de la puesta 1.° Enero . . 1.° Enero . . 1.° Lebrero . 0 Febrero . 0 Marzo . 0 Marzo . . 0 Abril . . 0 Abril . . 0 Mayo . . l.° Mayo . . 1.° Junio . . 1.° Junio . . l.° Julio . . 1.° Julio . . l.° Agesto . 1.° Agosto . l.° Septiembre 1." Septiembre 1.° Octubre . l.° Octubre . 1.° Noviembre 1.° Noviembre 1.° Diciembre. 1.° Diciembre. Fin de la prueba 81 Marzo . 31 Marzo . 30 Abril . 30 Abril . 31 Mayo . 31 Mayo , 30 Junio . 30 lunio . 31 Julio . 31 Julio . 31 Agosto. 31 Agosto. 30 Septiembre 30 Septiembre 31 Octubre . 31 Octubre . 30 Noviembre 30 Noviembre 31 Diciembre. 31 Diciembre. 31 Enero . 31 Enero . 28-29 Febrero 2S-29 Febrero Huevos puestos l>0 o mas . menos de 60 60 a más . menos de 60 65 o más , menos de 65 65 o más . menos de 65 65 o más . menos de 65 60 o más . menos de 60 50 o más . menos de 50 •10 o más . menos de 40 •10 o más . menos de 40 30 o más . menos de 30 40 o más . menos de 40 60 o más . menos de 60 L (2) y variando la cifra según el mes en que nacieron. A esas gallinas en las cuales esos tres meses no coincidieron' con el otoño o con el invierno, es decir, en aquellas en que la prueba no se pudo practicar en tiempo frío, la Asociación Británica de Avicultura Científica acordó que se las distinguiera de las L. 2 (de prueba invernal), poniendo la cifra 2 ó 1 entre paréntesis, lo cual a Oscar Smart le pareció muy cuerdamente dispuesto (*), sin oponerse a que fueran tan L. 2 como las otras. Llamamos especialmente la atención de nuestros lectores sobre el particular, porque es asunto de trascendental importancia, ya que, no teniendo esto en cuenta y ateniéndose a la definición dada por Smart de las gallinas L. 2 (*) Página 132. Línea 7 de su libro «La herencia de la fecundidad». Edición castellana. Cierto es que al avicultor más le convienen las L. 2 que las L. (2), porque, coincidiendo su llegada a la madurez sexual con el otoño o la entrada del invierno, le dan huevos cuando se venden a mayor precio, pero en cuanto a categoría todas entran en la misma, es decir, en la de buenas o superiores; digamos L. 2. Hay, pues, que aclarar, o mejor dicho, modificar todo lo que unos y otros hemos venido maquinalmente diciendo sobre el establecimiento de categorías de las gallinas a base de las doctrinas de Pearl y Smart, precisándolo de la manera siguiente: CLASIFICACIÓN Gallinas buenas o superiores. — Las de categoría smartiana L. 2 y las L. (2). (**) Página 45 de su libro. Se entienden por L. 2 las de Pearl y Smart, de nacimiento primaveral, que en los doce meses siguientes al primer huevo dan de 140 a 280 ó más huevos, pero de éstos: a) Entre septiembre, octubre y noviembre, 40 o más. b) Entre octubre, noviembre y diciembre, 30 o más. c) Entre noviembre, diciembre y enero, 40 o más. d) Entre diciembre, enero y febrero, 60 o más. Sé entenderán' por L. (2) las que, empezando a poner de enero a agosto, inclusives, dan en el primer año de 140 a 280 o más huevos, de los cuales: a) Entre enero, febrero y marzo, 60 o más. b) Entre febrero, marzo y abril, 60 o más. c) Entre marzo, abril y mayo, 65 o más. d) Entre abril, mayo y junio, 65 o más. c) Entre mayo, junio y julio, 65 o más. f ) Entre junio, julio y agosto, 60 o más. g) Entre julio, agosto y septiembre, 50 o más. h) Entre agosto, septiembre y octubre, 40 o más. Gallinas medianas. — Las de Pearl y Smart L. 1 y las L. (1). Se entenderán por L. 1, las- de nacimiento primaveral que en los doce meses siguientes al primer huevo dan de 50 a 80, como mínimo, purliendo llegar hasta 210, de los cuales: cuales: a) Entre septiembre, octubre y noviembre, menos de 40. b) Entre octubre, noviembre y diciembre, menos de 30. c) Entre noviembre, diciembre y enero, menos de 40. d) Entre diciembre, enero y febrero, menos de 60. Se entenderán por L. (1) las que, empezando a poner de enero a agosto, inclusives, den en su primer año de postura de 50 a 80, como mínimo, pudiendo llegar a los 210 huevos, pero de éstos: a) Entre enero, febrero y marzo, menos de 60. b) Entre febrero, marzo y abril, menos de 60. c) Entre marzo, abril y mayo, menos de 65. d) Entre abril, mayo y junio, menos de 65. e) Entre mayo, junio y julio, menos de 65. f) Entre junio, jtdio y agosto, menos de 60. g) Entre julio, agosto y septiembre^r^rje^ de 50. h) Entre agosto, septiembre y octubre, menos de 40. Gallinas malas. — Las L. Cero de Pearl y de Smart, o sea las que no dan ni siquiera 30 huevos en el primer año de puesta sin dar ninguno en otoño ni en invierno, y las L. (Cero) que empezaron a poner de enero a agosto y, sin llegar a dar más de 30 huevos en el primer año, se mostraron muy tardías en dar el primero. Así como la prueba de las pollas primaverales L. 2 debe empezar con el registro de la postura del primer huevo, Oscar Smart dice, y sus razones debe tener, que las pruebas para el descubrimiento de las L. (2) y de las L. (1), es decir, de las que no nacieron en primavera, deben empezar el día primero del mes siguiente al de la fecha en que dan el primer huevo, y, además, en este punto formula otras dos observaciones. Dice que, en primer lugar, no debe someterse a estas pruebas a las gallinas nacidas en época del año que las hizo tener edad suficiente para ser sometidas a la prueba L. 2 (es decir, a la otoño-invernal), y que en ella pudieren demostrarse ser L. 1 o L. Cero. Olvidar esto — sigue diciendo el maestro — es exponerse a incluir aves de clase inferior en los lotes de reproductoras, y el mismo criador sufriría las consecuencias de este error en la manera de juzgar. En segundo lugar — agrega Smart, — que las aves de madurez muy tardía (***) no deben someterse a la prueba del factor L. (2). porque, si demuestran tenerlo (****) además llevarán también el factor de madurez tardía en el linaje, que, como dejamos dicho, es cosa que nadie puede desear; porque es perjudicial. Antes de pasar adelante, conviene decir que, en general y sea cual fuere la categoría en que quede clasificada la gallina, en cada una de las categorías el número de huevos lo determina un factor f¡actuante, de suerte que no por dar una gallina 250 huevos en el año, sus hijas los han de dar también, pero, si los que da, entran en el número máximo o el mínimo asignado a la categoría de su madre, en puesta temporal o anual, queda en igual categoría. Sobre tales bases, que sin apartarse de las (***) Es decir las que posiblemente resulten ser L (Cero). — N. de la R. (****) Por anomalía, salto atrás, o mutación progresiva. — N. de la R. MUNDO AVICOLA N« I. N» i. Puesta invernal más de 80 Puesta"anual 280 o más N° 5. N- 6 Puesta invernal 40 a 49 Pltísta anual 200 a 229 !»• 3. »• «■ Puesta invernal 50 a 80 Puesta anual 230 a 280 N« 7. N» 8. Puesta invernal 31 a 39 Puesta anual 140 a 199 Clave I de Smart, para Sos diagramas de los gallos y gallinas L. 2. Clave II de Smart para los diagramas de los gallos y gallinas L. i. Puesta invernal 25 a 30 Puesta anua! 130 a 210 N° 13 N» 14. Puesta invernal 10 a 14 Puesta anual 60 a 110 N° it. tí" 11. Puesta invernal 15 a 24 Puesta anual 100 a 150 Uà Puesta invernal 1 a 9 Puesta anual 50 a 80 N- 17. *8f N- 18, Puesta invernal nula Puesta anual <i0 a SO M*ll. N»«r. Puesta invernal nula Puesta anual 30 a 39 N* 19. N* 20. Puesta invernal nula Puesta, anual 40 a 59 Puesta invernal nula Puesta anual menos de 30 Clave III de Smart, para los diagramas de gallos y gallinas L. Cero. 274 M U ■ N D 0 V C 0 doctrinas de Smart y Pearl se completan con el aditamento puesto por la Asociación Británica de Avicultura Científica, no objetado y aun cuerdamente establecido (según dice Smart en la página 132 de su libro en versión castellana), cualquiera puede clasificar sus gallinas asegurándoles la categoría que les corresponda, y nos parece que bien claras dejamos las cosas para que a lo expuesto puedan atenerse nuestros avicultores. Complementos de la clasificación Como quiera que en las categorías L. 2 y L. 1, como en las 1,. (2) y L. (1), cabe un mejor o un peor, según la calidad de los huevos, es decir, si son de mayor o menor peso, dentro de cada una de ellas se darán como mejores gallinas las que, en igualdad de número de huevos los den más grandes, no sólo porque se pagan mejor, sí que también porque el peso o tamaño del huevo depende en gran parte de un. factor genético y por lo tanto hereditario. En España pueden darse como de primera los de más de 65 gramos, como de segunda los de 55 a 65, como de tercera los de menos de 55. Todavía hay otras cosas a tener en cuenta, tales como el ritmo de la postura, la intensidad y la persistencia en la puesta. Por ritmo se entiende la marcha que lleva la gallina en los ciclos o puestas de los huevos, . dándolos a veces en número de 15 ó 20 y descansando luego muchos días, y otras veces poniéndolos seguidamente en series de pocos huevos, entre los que se toma uno o dos días de descanso, y éstas son mejores, y más aún, si ello va unido a la persistencia. Por persistencia se entiende el que la puesta se mantenga lo más posible en el año, es decir, que si la gallina da 150 ó 200 huevos, los reparta en tal forma, que hasta en tiempo de muda los vaya dando, sin soltarlos todos en la época de abundancia y guardándose sólo algunos para darlos en tiempo de escasez. Por intensidad se entiende el momento, o mejor, el mes del año en que la gallina da el mayor número de huevos, lo cual, en nuestras latitudes, ocurre en abril o mayo, si bien en esto puede haber variación por circunstancias ajenas a la naturaleza del animal. Ritmo, intensidad y persistencia, son cosas determinadas por factores genéticos, y por lo mismo, además de darse como mejores las gallinas por su postura y peso de los huevos, hay que elegir aquellas en las que dichas cualidades estén mejor de manifiesto. En la anotación de la intensidad, el avicultor tiene una guía para poder deducir con bastante aproximación los huevos que pueden esperarse de una gallina en los tres o cuatro años que puede ir dando huevos suficientes para pagar lo que come. Nos referimos al llamado "índice de Paterson", que tiene por base la multiplicación del número de huevos dados por la gallina de primer año de puesta en los dos meses consecutivos de mayor intensidad. ~. Si una de esas pollonas da en abril 25 huevos y 24 en mayo, se dice 25 X 24 = 600. De esos huevos, 200 serían los correspondientes al primer año de postura, y los cuatrocientos restantes serían los que podría dar en el segundo, tercero y cuarto. Así, pues, si la intensidad del primer año diese sólo un índice de 400, el tercio (133) correspondería al primer año, y en los tres años, hasta el cuarto, sólo cabría esperarle 266, o sea unos 88 por año, quizás 100 en el segundo, pero ya puede verse que es gallina que no ha de tener cuenta conservarla. Si bien el índice de Paterson no es ni puede ser de resultados matemáticos, en la mayoría de los casos concuerda con lo que se ve en la práctica. Aún cabe agregar en este punto que en la clasificación de Pearl, de Smart y, por qué no decirlo, en la ya umversalmente admitida, hay que tener en cuenta que, al tratarse de la llegada de las gallinas a la madurez sexual no caben reglas generales, pues hay razas que en ello se muestran precoces y otras tardías. Smart ya lo precisó señalando el promedio de tiempo en llegar a la madurez; de 6 a 6 y medio meses, en las razas ligeras, tales como las Leghorn, Campine, Ancona, Andaluza (inglesa) y Mendcl (a las que bien podemos agregar nosotros las Prat y Españolas negras de cara roja en sus distintas variedades). Con madurez sexual promedia de seis y medio a siete meses, indica Smart las Rock leonadas, las Menorcas (tipo inglés hay que entender), las Sussex, Wyandottes, Rhode Island roja, la Red Cap y la Bresse. Con madurez entre los siete y ocho meses, pone las Orpingtons y Plymouth Rock, y con madurez entre los siete y nueve meses, la Lang-shan y la Faverolles. MUNDO V O A Factores adquiridos Ahora bien: nótese que en la postura de una gallina no todo lo hacen sus factores genéticos, pues influyen esos factores adquiridos de los que trató Smart en su libro, los cuales pueden ser internos o externos, y, por lo tanto, al practicarse las pruebas se ha de evitar que tales factores se dejen sentir. Esos factores son los siguientes: 1° ha temperatura, que cuando es baja favorece y aumenta la postura y la disminuye cuando es muy alta. 2. " La luz, que siendo muy viva favorece la postura y la mengua cuando es débil. 3. " La humedad, que mengua la postura en tiempo lluvioso y la favorece la sequedad y el estar las aves en gallinero bien ventilado en el que no puedan resentirse de aquélla. 4. ° La altitud, que activa la fecundidad, según Oscar Smart, entre los 400 y 600 pies (120 a 180 metros), y la disminuye cuanto más va bajando de los 400. Esto lo tenemos plenamente comprobado en España, donde en la meseta central y en las localidades montañosas las gallinas ponen más que en los valles de poca altura y que al nivel del mar. Dice Smart que, a más de 6Ü0 pies, la puesta puede decrecer y tal vez sea así, pero es un hecho que en nuestra meseta central, como en Madrid, a más de 600 metros, las gallinas ponen mucho más que en las costas. 5. " El régimen alimenticio, que activa la puesta cuando en el adoptado predominan las proteínas, y la menguan cuando lo que predomina son las grasas y los hidratos de carbono; como lo sostiene la regularidad en las comidas, y la mengua la irregularidad y el poco cuidado en el darlas. 6. ° Los parásitos, tanto internos como externos, causantes de una postura floja y a veces casi nula en gallinas que limpias de tales huéspedes serían buenas. 7. " Los excitantes sexuales, que en forma de específicos o drogas muchos dan con miras a aumentar la postura, y aunque esto se logre de momento, a la larga la baja, pudiendo originar hasta males o la degeneración en los órganos sexuales. De nuestra cuenta agregaremos que, en ciertas razas propensas a la cloquez, el factor genético determinante de la mayor o menor frecuencia con que la gallina se muestra dispuesta a incubar, puede estar presente al mismo tiempo que el de la buena y gran postura e impedir que éstas se manifiesten por el tiempo que la gallina deja de poner, aun cuando se la desclueque y no se le dé flechadura. Todas estas influencias pueden dar lugar a que, gallinas de factor genético excelente, se manifiesten como medianas ponedoras, y que otras, siendo medianas, aparenten ser L. 2 o L. (2), gracias a que aquéllas les fueron beneficiosas, y por lo tanto conviene tener en cuenta esto. Esas influencias, sin embargo, sólo afectan al individuo, pero no a su descendencia, de suerte que puede darse el caso de que gallinas superiores por factor genético aparenten ser L. Cero y de ellas salir descendencia L. 2. Lo que no ha de verse, porque no puede suceder normalmente, es que de gallinas L. Cero, que por influencias beneficiosas (la iluminación del gallinero o la alimentación, por ejemplo), aparenten ser L. 2, den descendencia L- 2, ni L. 1. En la cuestión de la alimentación es lo que Oscar Smart hace más hincapié, recomendando que con ella no se trate de impulsar la postura, procurando al mismo tiempo que por su influencia no mengüe, en tanto las gallinas están en prueba. -1 / recia seca. — Cuando se dan mezclas secas, recomienda la siguiente fórmula: Cuartas, 4 partes en volumen; avena molida, 2; harina de guisantes, 1; harina de pescado, 1; harina de trébol (o de alfalfa), 1; salvado grueso, 28. Esta mezcla tenida todo el día a disposición de las gallinas. Amasijos. — Coles hervidas en peso, 6 partes; harina de pescado, 1; Cuartas, 8; mezcla a darse una vez al día, de preferencia al anochecer. Con estos regímenes y ración de avena en grano en las mañanas, dice Oscar Smart, la postura no puede activarse ni menguarse, de manera que sus records de puesta pueden proporcionar una base segura para la selección. Agrega también que ninguna de las dos fórmulas que recomienda tiene ni el más ligero efecto estimulante sobre los órganos de la reproducción, a pesar de lo que sostienen a las aves suficientemente bien nutritivas, para que sé evite el peligro de que reabsorban la yema. Aún remacha el clavo afirmando que ninguna de estas dos fórmulas, unida a la ración dé avéna, constituye lo que se denomina "ración de puesta", siendo su objeto, sencillamente, proporcionar una ración lo bastante nutritiva para sostener a las aves en perfecta salud, sin que pueda afectar a la puesta de huevos, con lo que se consigue que el resultado apreciado sea el verdadero, por no estar efectado por influencias modificadoras. Clasificación de los gallos En cuanto a la clasificación de los machos, su categoría la señala a priori, la de su madre, y aun la afianza su pedigrée, o sea la postura de aquélla y de la abuela o de hembras de su ascendencia, pero como no todos los gallos, hijos de los mismos padres, tienen igual grado de potencialidad transmisora de la gran fecundidad a los hijos, se impone la prueba y sólo cuando se han clasificado a sus hijas, se puede dar como seguro que es gallo L. 2, L- 1, o L. Cero. El Doctor Raymond Pearl, en numerosas experiencias pudo apreciar que del factor fecundidad es portador principal el gallo, por herencia de su madre y que del gallo lo reciben las gallinas. Si bien Smart no lo niega y aun admite la exactitud de las apreciaciones ele aquél, en algunos puntos, observa que, de gallinas L. 2, aun unidas con gallo L- 2 pueden surgir gallos L. 1, porque al someterlos a prueba con gallinas L. 2 dan descendencia E. 1. De ahí que en realidad no pueda decirse fijamente que tal o cual gallo, hijo de gallina E. 2 o L. (2) y aun de padre de iguales categorías, lo sea a su vez hasta tanto que se haya controlado al nido trampa la postura de sus hijas. Ea prueba del gallo se impone dándolo a gallinas L. 2 o L. (2) al cumplir el año, y como, hasta que sus hijas tienen ya unos 18 meses no puede saberse a qué categoría pertenecen, de ahí que, cuando se sabe de fijo la verdadera categoría o clase del gallo, éste tiene ya dos años y medio, pero ello no es inconveniente porque, como esos gallos en prueba se tienen con muy pocas gallinas, conservan igual vigor que al año y medio o a los dos. Para ello Smart aconseja tomar tantos machos como sea posible, hijos de gallina que se haya comprobado como L. 2, y aparearlos con gallinas de igual categoría comprobada y formar el mayor número posible de lotes, aunque sólo sean de un gallo con dos gallinas. Controlada la puesta de las hijas de cada gallo se ve en qué categoría pueden ponerse. Hecho esto, entonces sí cabe decir con precisión que el gallo es L. 2 o L. (2), no por su origen, sino porque engendra hembras de tales categorías. Respetando, como el que más, no sólo lo que aconseja Smart, sí que también la afirmación del gran maestro de todos, doctor Raymond Pearl, en lo que se refiere a ser el gallo el principal portaf'actor de la fecundidad, con el objeto de que no pueda dejar la menor duda de que en efecto es asi, yo me he permitido siempre aconsejar la prueba del gallo a base de utilizar las mismas gallinas. Para ello se puede poner uno de los presuntos gallos L. 2, de prueba con media docena de gallinas comprobadas L. 2 o L. (2), y recogidos tan sólo 80 ó 100 huevos de tal apareamiento, se retira el gallo, se deja a las gallinas sin macho durante 20 ó 25 días y entonces se les da otro gallo, hermano del primero, y tras éste, y procediendo en la misma forma, luego aun cabe darles un tercero. Así se tiene la completa seguridad de que, si alguno de ellos da pollas L. 1 o L. (1) es cosa de él porque, si con otro u otros de las mismas gallinas se obtuvieran pollas L. 2 o L. (2), en manera alguna puede atribuirse a las gallinas. Yo me guardaré bien de sentar cátedra en esto, pues ni remotamente quisiera que se me inculpase de querer enmendar la plana a nuestros tan grandes maestros, pero creyendo que con ello no me aparto de sus reglas y consejos, y que ningún daño puedo causar, me atrevo a señalar la posibilidad de practicar la prueba en esta forma. Probado y, por lo tanto, bien clasificado ya el gallo, unido éste a gallina L. 2 o L. (2) también comprobadas, darán descendencia de igual categoría perfecta, pero conste que no decimos toda ella perfecta, pues si bien lo serán todas las gallinas, algunos de los gallos, al ser a su vez probados, pueden revelarse como L. 1 o L. (1). Dicho esto y aprovechando la oportunidad para renovar nuestro homenaje de admiración y de gratitudes al doctor Raymond Pearl y a Oscar Smart, con piadoso recuerdo a la memoria de este último, así como a cuantos hombres de ciencia han trabajado y han ilustrado a los avicultores en el importante asunto de la fecundidad y de la selección, ponemos fin a este trabajo, que bien quisiéramos resultase de utilidad a nuestros lectores. Salvador Castello M UNDO V 0 Las raciones Standard para las gallinas pgr el Prof. CH. V01TELLIER Si bien hoy en día la ciencia precisa muy bien los datos sobre la nutrición de las gallinas y sus cotidianas necesidades, según edad, según se las tenga y según su adaptación, en la práctica es preferible que el avicultor no tenga que meterse en cálculos y que se acoja a la adopción de las raciones standardizadas. Bajo este nombre se,entienden aquellas fisiológicamente reconocidas y ya probadas que contienen, en las proporciones convenientes, los principios nutritivos que aseguren, bien sea el crecimiento rápido -de las polladas y su mejor constitución orgánica posible, bien el engorde de la volatería, bien una puesta abundante. Si alguno de los componentes de la ración resultare demasiado costosa por efecto de alteraciones en el precio de las materias alimenticias, fácil es substituirlo teniendo en cuenta la proporción de principios nutritivos que la substancia substituyente lleve, así como las materias minerales y las vitaminas de ías que sea portador. para pollitos en la primera semana Durante la primera semana las mezclas que dan los mejores resultados son las siguientes: A. — Miga de pan rayada. — Huevos hervidos hasta quedar bien duros. ■—• Verdura (lechuga, alfalfa, trébol, chicoria). En medidas iguales y finamente triturados todos los componentes (1). B. — Harina de cebada tamizada. — Harina de maíz tamizada. En medidas iguales. La molienda de la cebada y del maíz contienen demasiada celulosa, y, por lo tanto, a los polluelos de una semana dichas harinas deben dárseles bien tamizadas. Los polluelos no deben comer en los dos primeros días siguientes al nacimiento (2); así pueden emplear la reserva de yema de la que nacen ya provistos (33 a 37 por 100 de la que contenía (1) Un huevo para 20 polluelos. (2) Por lo menos en las primeras 24 horas, tas del Traductor. ■No- positivamente el huevo) dándose lugar al desarrollo gradual de sus órganos digestivos. Hasta los cinco días los polluelos no pueden digerir bien los granos que lleven, aunque sólo sea una débil proporción de celulosa o fibra, y entre los cinco y ocho días sólo se les pueden dar en pequeñas cantidades. Son indispensables seis distribuciones de esas raciones, en quince horas. Menos, contribuyen a menguar el apetito de los polluelos. En invierno, mediante la iluminación artificial del local en que se Ies tiene, conviene lograr unas quince horas de luz, necesarias para darles de comer esas seis veces. La leche desnatada como bebida es muy recomendable. Si no se les puede dar líquida y fresca, se puede recurrir a la condensada o a la leche en polvo, que se les destila en agua. Aunque la leche desnatada tenga un zmlor nutritivo inferior, poco más o menos en una mitad al de la leche pura de la que se obtuvo, puede ser preferida porque la parte grasa de la leche completa, está en proporción demasiado fuerte para los polluelos y la digieren mal. A falta de leche desnatada, mejor es dar agua. Cuando los polluelos han pasado mucho calor en la criadora artificial, tienen mucha sed y es prudente retirarles los bebederos y satisfacerles aquélla dándoles frecuentes distribuciones de miga de pan empapada en agua y bien desmenuzada con la mano. Así debe procederse también con los polluelos recién nacidos que han viajado metidos en una caja. para pollitos de una semana hasta un mes Cuando los polluelos son tenidos en una pollera con calefacción, y en tanto no tienen acceso permanente a un parquecito en el que haya hierba, se precisa que su ración diaria satisfaga exactamente sus necesidades, en sostenimiento y en crecimiento. Debe ser rica en materias azoadas de origen animal y de origen vegetal y al mismo tiempo ha de contener una cantidad suficiente de materias minerales y de vitaminas. MUNDO A V 1 C O Esta ración se obtiene, o con granos (A) o con mezcla de harinas (B). A. — Mijo. — Maíz finamente triturado. — Trigo. En pesos iguales. B. — Harina de maíz, 25. — Salvadillo de tri- go, 25. — Avena triturada, 25. — Harina de carne, 8. — Harina de pescado, 8. — Couchilla de ostras finamente triturada y tamizada, 2'50. — Sal de cocina, 0'5. — Aceite de hígado de bacalao, 2. •— Verdura, 4. (Entiéndanse esas cantidades en kilos y fracciones), dándose la mezcla ligeramente humedecida en leche desnatada. Como bebida, en tanto sea posible, dése leche desnatada. El número de comidas dadas a base de las raciones A y B deben ser las siguientes: De los 7 a los 15 días, 6 comidas, 1 de ración A y 5 de B. De los 15 a los 22 días, 5 comidas. 2 ele A y 3 de B. De los 22 a fin del mes, 4 comidas, 2 de A y 2 de B. En cada comida debe darse una cantidad aproximadamente igual a la dada en la anterior, para gallitos y pollitas desde un mes a tres meses En los gallineros bien establecidos, a esas edades las polladas disponen de salida a un par-quecito donde crezca la hierba, o a un prado; así, pues, basta suministrarles lo que en el parque no pueden encontrar. Su ración, diaria debe componerse de una mezcla de granos (A) y de una mezcla de harinas (B). . A. — Maíz de grano pequeño o de grano gran- de triturado. —Avena negra o gris. Mézclense en pesos iguales. B. — Maíz triturado, 27. — Salvadillo de tri- go, 27. — Harina de carne, 8. — Avena triturada, 27.—Harina de pescado, 8.—• Conchilla de ostras, 2'50. — Sal de cocina, 0'5. Cantidades en kilos, dándose la mezcla ligeramente humedecida. Como bebida, déseles agua o leche desnatada. Eí maíz puede substituirse por trigo, aumentándose la cantidad de este grano en una décima parte y disminuyéndose en una décima las cantidades de harinas de carne y de pescado. SÍ el tiempo no permite dar libertad a las po- lladas, se empleará la mezcla B indicada pífrít'8 los polluelos de 7 días a un mes. para gallitos que han de engordarse Cuando los gallitos llegan a la edad de tres a tres meses y medio y no han de ser utilizados como reproductores, deben ser prontamente vendidos para el consumo, sometiéndolos a un engorde intensivo los últimos quince días. Conviene tenerlos en gallineros con mucha luz o en simples cobertizos o hangares a razón de 3 por metro cuadrado. Se les darán los granos A y las mezclas B siguientes: A. — Maíz. — Trigo. En medidas iguales. B. — Harina de maíz tamizada, 35. — Harina de manioca, 25. — Harina de cebada tamizada, 25. — Harina de carne, 5. — Leche desnatada o en polvo. Cantidades en kilos, dándose la mezcla ligeramente humedecida en agua. Distribúyase una vez al día la mezcla A y dos veces la mezcla B. para pollitas de tres a seis meses y gozando de libertad en la pradera De los tres a los seis meses las pollitas deben prepararse para la postura por medio de una alimentación variada, rica en materias azoadas, en minerales y en vitaminas. -Cuando su crecimiento ha sido demasiado rápido, debe evitarse la postura precoz que podría ser perjudicial a la puesta de huevos en otoño y en invierno. En este caso se disminuirán las harinas de carne y de pescado. Deberán distribuírseles dos comidas al día: una compuesta de mezcla de grano A (50 gramos por cabeza), y otra de mezcla de harinas B. A. — Maíz amarillo. — Avena negra o gris. En pesos iguales. B. — Maíz triturado, 25. — Salvadillo de tri- go, 25. — Salvado de hoja, 8. — Harina de manioca, 8. — Harina de carne, 10. — Harina de pescado, 10. — Conchilla de ostras, 3'5. •— Sal de cocina, 0'5. Partes en kilos. . Esta mezcla se suministrará ligeramente humedecida y en tal cantidad que se vea que las pollitas quedan bien satisfechas, lo cual se aprecia al comparar lo que dejan en una comida, MUNDO AVICOLA en relación con lo que les sobró ele la anterior. Como bebida, déseles agua o leche desnatada. para polutas en sus cuatro primeros meses de puesta Las pollitas que empiezan a poner a los 5, 6 ó 7 meses, generalmente aun no han acabado su crecimiento del todo, y, por lo tanto, tienen más necesidades nutritivas que las que tardan más en llegar a la madurez sexual y que las gallinas adultas que dan la misma postura que ellas. Su ración debe componerse de tres mezclas A. B. y C. A. — Maíz amarillo. — Avena negra o gris. En pesos iguales. B. —Salvadillo de trigo, 21. — Salvado de hoja, 21. — Manioca molida, 16. — Maíz triturado, 15. — Harina de carne, 9.— Harina de pescado, 9. — Conchilla de ostra granulada, 8'5. — Sal de cocina, 0'5. C. — Salvadillo de trigo, 25. — Manioca moli- da, 25. — Maíz triturado, 30. — Harina de carne, 7. — Harina de pescado, 6. La mezcla de granos A debe ser distribuida en las mañanas, diseminándola sobre la paja o forraje que ha de cubrir el piso del gallinero para obligar a las gallinas a hacer ejercicio, en cantidad de unos 40 gramos por cabeza. La mezcla B se dará ligeramente humedecida en cantidad de 50 a 60 gramos por ave. La mezcla C se da en seco y se tiene en ración continua en el gallinero, desde medía tarde hasta el siguiente día a la hora de dar la ración de grano. Además de estas tres mezclas, durante el invierno ¡íay que dar a las pollas raciones de verdura (coles, lechuga o ensalada, o chicoria). Es también conveniente darles remolachas cortadas en dos trozos, que se mantienen colgados del techo del gallinero o en clavos sujetos a la pared, pero esos tubérculos no tienen iguales efectos que las verduras. Si por efecto del mal tiempo las ponedoras han de estar recluidas en el interior del gallinero más de tres semanas, cuando el gallinero esté cerrado con vidrieras, hay que agregar a la mezcla B, dos kilos de aceite de hígado de bacalao (1).- (r) Substitutivo de los efectos de los r.iyos ultravioleta solares, que quedan detenidos en los vidrias. — N. del T. . . para gallinas ponedoras adultas Cuando las pollonas llevan ya cuatro meses de dar huevos, se puede economizar en su alimentación, disminuyendo en la mezcla B recomendada para las pollitas, la cantidad de materia azoada dada en harinas de carne y de pescado. La mezcla B puede entonces prepararse así: B. — Terceras, 21. — Salvado de hoja, 21.— Manioca molida, 20. — Maíz triturado, 17. — Harina de carne, 6. — Harina de pescado, 6. — Conchilla de ostra, 8'50. —■ Sal de cocina, 0'5. ■ Ch, VoitelliER (De "Révue Avicole".) Como nuestros lectores han podido ver en el escrito del maestro Yoitellier, en él se muestra partidario de que las mezclas de harinas no se den en seco, sino ligeramente humedecidas en agua o en leche desnatada, tanto a los polluelos, desde que nacen, hasta que las gallinas están ya en puesta. Sólo recomienda la mezcla dada en seco para las ponedoras, así en el principio de la postura como cuando ésta está ya en plena marcha. Esto, que parece estar en oposición con la teoría moderna de no darse más que mezclas secas, en realidad no lo está, pues Voitellier no habla de amasijos (paites, como se dice en francés), si no de humedecer simplemente las mezclas, y, por lo tanto, no es que con el sistema de alimentación que Voitellier preconiza se tienda a volver a los tiempos de las pastas y de los amasijos, sino que se fundamenta en que las gallinas aceptan y comen más a gusto las harinas algo húmedas que secas y en que éstas se digieren mejor. Si se hace la prueba con gallinas tenidas en ayuno durante algunas horas y se les dan a la vez, en dos cacharros distintos, en uno mezcla seca y en otro mezcla ligeramente húmeda, se verá en el acto la preferencia por esta última. El sistema de las mezclas secas exclusivas evita trabajo ciertamente, y como el trabajo requiere tiempo y éste, dicen los ingleses y los norteamericanos que el tiempo es dinero (Time is money), de ahí lo mucho que se ha generalizado el método de las mezclas secas, pero no es porque las que se dan ligeramente húmedas sean perjudiciales ni a los polluelos ni a las gallinas. 2S0 DE COOPERATIVAS HUEVERAS Gracias a los resultados de una encuesta practicada por el Comité Agrícola Internacional (Sección de Cooperativismo), resultados que se dieron a conocer en una de sus frecuentes reuniones, celebrada en Laussanne (Suiza), ha sido fácil apreciar la importancia de las cooperativas bneveras en cuanto a la valoración 'de los huevos comerciales de exportación. Por desgracia, de ello se tiene buena prueba en España, donde se avaloran centenares de miles de quintales métricos de huevos que poco o nada valdrían en país originario y que aquí se venden bonitamente a precios tan remune-radores, que en el comercio huevero mayorista en pocos años se hacen verdaderas fortunas. No entraremos en la exposición de cómo están organizadas en casi todos los países estas cooperativas hueveras, porque de ello se trató ya varias veces en Mundo Avícola y mucho se ha dicho en otras revistas, en libros de Avicultura y en folletos de divulgación, de todo lo cual se dió cuenta en la citada Reunión Internacional de Eaussanne. Vamos sólo a tomar del informe a que la mencionada encuesta dió lugar, algunos datos muy interesantes sobre el cooperativismo huevero en algunos de los países que más se aprovechan de la triste situación por la que atraviesa la producción huevera española, y por ende, nuestra Avicultura nacional. En Dinamarca. —• La venta de los huevos a base cooperativa se opera de dos maneras. Una es la concentración de huevos en las 750 cooperativas hueveras ya existentes en el país y la otra, su concentración en ciertas fábricas de manteca que, al recibir la leche que les entregan sus innumerables proveedores, les reciben también los huevos que producen'sus gallinas, cuidando de su venta en el país, o los exportan utilizando la organización comercial que ya tienen establecida para dar salida al producto de su fabricación. En Bélgica, — En Bélgica hay una Asociación de carácter nacional que cuida de la venta en cooperación de productos agrícolas, la Boeren-bond belga, que hace las veces de Cooperativa huevera general. Esta institución, muy modesta en los primeros años de su funcionamiento, que tuvo lugar en la postguerra, es hoy una de las más poderosas del país. Por sus numerosas expendedurías establecidas en todos los buenos mercados del país, esta asociación asegura, antes que todo, el consumo interior de huevos frescos, que se eleva a un 75 por 100 de la producción nacional: el resto lo exporta. La Asociación clasifica los huevos por su peso, practica el miraje y los marca si aparecen como frescos, eliminando aquéllos en los cuales se aprecien señales de vejez, de em-mohecidos o de haber sido incubados. Luego procede a su venta en el país o a su exportación. Si los huevos han sido conservados en frigoríficos o por otros medios, en Bélgica no pueden ser vendidos si no llevan las marcas "conservado" o "refrigerado", pero, como España no lo ha exigido, así nos llega tanta cantidad de huevo belga conservado, que allí no podría venderse, porque el consumo los rechazaría. Un Holanda. — Las Cooperativas hueveras tienen secciones, al frente de las cuales están personas competentes que reciben semanalmente los huevos que les llevan los afiliados a la Cooperativa. Ésta los clasifica, los mira y los envía a la Central, que los vuelve a revisar, cargando la responsabilidad e imponiendo sanciones a los Jefes de sección, si envían huevos no aceptables como frescos. En ciertos centros productores en que hay mercados semanales, son los Ayuntamientos los que han tomado de su cuenta la inspección de los huevos y los que imponen multas u otras sanciones a los que llevan a la plaza huevos inaceptables. En Polonia. — En Polonia hacen - las veces de cooperativas hueveras, las Cooperativas lecheras, que a la vez que reciben diariamente la leche que les llevan sus afiliados, les admiten también los huevos del día. Esta organización se ha visto que es la más práctica y la más económica en el orden comercial. Como los huevos se venden en Polonia al peso, todos los productores procuran seleccionar en el sentido de jxxler presentar huevos de primera calidad. Al productor se le paga en el acto el huevo, al precio a que lo pagan aquel día en plaza los acaparadores y después de vendido en buen MUNDO V COL mercado consumidor, se les liquida la diferencia entre lo pagado en plaza y lo obtenido en aquél. Inútil decir que cada proveedor tiene su número, y que como con él debe marcar los huevos que entrega, al hacerse la inspección en la Cooperativa, fácil es ver quiénes son los que los mandan en malas condiciones. En Alemania. — Hasta hace pocos años no se hablaba en. ese país de Cooperativas hueveras, pero ahora son las organizaciones agrícolas las que hacen sus veces. Las hay locales y regionales o de distrito y en ellas tiene lugar ia revisión . y la marcación de los huevos frescos. Como en Bélgica, las cooperativas alemanas atienden primero al consumo de la localidad, y asegurado éste, envían el excedente a otros mercados y el sobrante va a la exportación por medio de dos grandes centros de concentración situados, uno en Berlín y otro en Dortmund (antes en Colonia). Hay también concentraciones en Hall y en Francfort sobre el Mein. Como en Polonia, en Alemania se ha recurrido también a las Cooperativas lecheras, y así es como el régimen cooperativo se ha ido extendiendo por todo el territorio del Reich. Las Asociaciones Cooperativas de Consumo vienen obligadas a vender de preferencia el huevo nacional y sólo pueden importar huevos cuando la producción nacional escasea. Ahora bien: en todos estos países, además de mirarse la calidad del huevo y de atenderse a su buena clasificación, según su clase, dándose como de primera el huevo de 60 a 65 gramos o de mayor peso, de segunda el de 55 a 60, y de tercera el de menos peso, en todos el embalaje está standardizado a base de 1.440 huevos o de 1.600 en cada caja, según calidad. Cada caja puede ser partida por la mitad para facilitarse su colocación sin desembalar el contenido. Así. llegue de donde llegue el huevo, al país que lo recibe, el comercio huevero encuentra en ello iguales ventajas y desde luego, gracias al excelente embalaje, apenas si registra roturas, todo lo cual contribuye a que el pequeño comercio preñere el huevo, que así le llega, al del país, que le llega mal embalado, sin haber sido revisado y muchas veces sucio. Sin esas Cooperativas o sin esas Asociaciones agrícolas o de especialidades lechera y mantequera que hacen sus veces, como en Francia y en Italia lo hacen los Sindicatos Agrícolas, no habría surgido este imponente comercio de e?^ portación del que España tanto sufre. Pero obsérvese bien que en todos estos países no son los avicultores que calificamos de industriales los que surten a los centros cooperativos sino el pequeño productor, el campesino, sin cuyo concurso la Cooperativa huevera no puede existir, como cien veces lo hemos dicho en estas columnas y públicamente cuando hubo oportunidad de decirlo. En Irlanda, donde tanto abundan las cooperativas, como en Escocia, son también las clases campesinas las que las constituyen. Miremos a América; y allá, en la del Norte, vemos que son los agricultores, los campesinos los que sostienen sus cooperativas, más que las grandes explotaciones avícolas, que cada cual bien se ingenia para dar buena salida a su producción. En la del Sur, buen ejemplo nos dan los argentinos, los uruguayos y los chilenos, que, aunque sin Cooperativas hueveras, bien se ingeniaron sus Sociedades de Avicultura para hacer sus veces. La "Chilena de Avicultores" ha logrado ya para el año de 1936 el goce de un contingente de 5.000 quintales métricos de huevos para ser lanzados al mercado español, contingente que, tan sólo a 1.440 huevos en un quintal, representa la importación de más de 7.000 millones de huevos, de los cuales, dice el órgano oficial de aquella Asociación, que unos 5 millones serán provistos por sus asociados, pero entiéndase bien que en su mayor parte, no son simples avicultores, sino terratenientes de grandes fincas en las que en todas se tienen gallinas, cuya producción huevera ha de concentrarse en los depósitos de revisión y de embalaje de la Asociación. En España, ha pocos años, los Sindicatos Católico Agrarios de la provincia de Ávila pensaron en crear el régimen cooperativo huevero a beneficio de sus asociados y reuniendo en dicha ciudad unos 100 campesinos, se Ies dió una semana de conferencias, con el objeto de predisponerlos a recibirlo bien y a explicarles cómo debían hacer la cosecha de los huevos. Sabemos que durante mucho tiempo se conservaron las buenas disposiciones de aquellos Sindicatos, pero hasta ahora nada se ha logrado y no se habla más del asunto. En tanto no se logre mover el interés de las clases campesinas, no vemos el medio de que en España arraiguen esas organizaciones cooperativas. 2ti2 MUNDO A V COL La vitamina E, esencial para la fertilidad de los reproductores Nuestros lectores saben ya que la vitamina E es la de la fertilidad, y que su ausencia en las substancias que constituyen el régimen alimenticio de las gallinas, da lugar a que se cosechen muchos huevos claros o infértiles, lo cual origina grandes pérdidas y hasta el descrédito de las granjas que se dedican a la venta de huevos para la incubación. Iguales efectos se observan en el ganado mayor y menor, en el que, falto de vitamina E, pronto se advierten manifestaciones de esterilidad. La vitamina E abunda en las leguminosas, tales como la alfalfa verde y en la henificada (así en rama como en harina), en el trébol verde y en la hierba de prado, pero de una manera especial cu la lechuga. Abunda en los gérmenes de trigo y en la avena germinada, encontrándose también en los granos y harinas de los cereales. Entre los residuos de la molienda de éstos, las lleva también el salvado de trigo y, en mayores proporciones, la llamada harina de segunda. El avicultor tiene, pues, a su alcance gran número de fuentes de vitamina E, y por lo tanto en su mano está evitar los efectos de su ausencia. Sabido es que hasta ahora la verdadera naturaleza de las vitaminas todavía no era conocida, y que la presencia o la ausencia de las mismas en una substancia alimenticia se aprecia por sus efectos; pero, recientemente se han realizado sendos estudios en el Instituto de Biología Experimental de la Universidad de California, y hasta se ha llegado a aislar la vitamina E. lo cual ha de permitir un suministro en forma efectiva y directa. Este trabajo se debe al Profesor Herbert Me Lean Evans, de San Francisco, biólogo y Director del citado Instituto, en colaboración con los doctores O. H. Emerson y G. A. Flmer-son, del mismo centro de estudios e investigaciones. En el año 1922 el doctor Evans, en colaboración con la doctora Catalina Bishap, fué el descubridor de la vitamina E, y desde entonces numerosos hombres de ciencia han estado trabajando en el aislamiento de la misma, em- pleando las substancias en las que su presencia había podido comprobarse. Hace ya algún tiempo, dos o tres laboratorios creyeron haber logrado la preparación de un extracto altamente concentrado que contenía vitamina E, pero, según se asegura, nada tiene que ver esto con la substancia onitalina obtenida por Evans y sus colaboradores, la cual la lleva en alto grado. Según Mac Lean Evans, la vitamina E pertenece a la familia química conocida bajo el nombre de alcoholes elevados. Cada molécula del cristal contiene 29 átomos de carbono, 50 de hidrógeno y 2 de oxígeno. La importancia práctica de lá vitamina E en la alimentación de los animales, como en la del hombre, dice el doctor Evans, que todavía no ha podido ser valorada, porque está tan ampliamente distribuida en los productos alimenticios, que casi parece imposible, que, así el hombre como los animales, no gocen de sus efectos, pero cabe presumir que muchos individuos necesitan mayor proporción de la que les llega en sus habituales alimentos. A la vitamina E se atribuyen también virtudes defensivas contra ese azote de la humanidad y de los animales que se conoce desgraciadamente bajo el nombre de cáncer, pues recientes investigaciones han comprobado que existe una relación concreta entre la vitamina E y la división celular, sin li

Artículo publicado en SELECCIONES AVICOLAS Nº000, sección de Archivo Historico

GRABADO DE PORTADA. — LA EXHIBICION DE PALOMAS MENSAJERAS EN UNA EXPOSICION DE AVICULTURA RECIENTEMENTE CELEBRADA EN BOGOTA (COLOMBIA). DEL CURSO OFICIAL DE AVICULTURA EN LA ESCUELA DE ARE- NYS DE MAR. — CONVOCATORIA A EXAMENES .... 2 A NUESTROS SUSCRIPTORES............. 2 DE LA ASOCIACION GENERAL DE AVICULTORES DE ESPAÑA Y LAS.CONCLUSIONES.DE LA ASAMBLEA DE MADRID ELEVADAS A LOS PODERES PUBLICOS......... 3 PARA LOS Q.UE QUIEREN APRENDER. — LAS VITAMINAS Y EL VEGETAMIN, por el Prof. S. Castelló.......... 6 DE UN ORIGINAL Y NUEVO PROCEDIMIENTO PARA DESPLUMAR. S SOBRE LA TENENCIA DE GALLINAS ENJAULADAS TODO EL AÑO. io DE LA GRAN EXPOSICION INTERNACIONAL DE AVICULTURA DE PARIS EN 1935 ............... 13 CURIOSIDADES: ¿CUANTAS GALLINAS Y HUEVOS SE CONSUMEN DIARIAMENTE EN BARCELONA?........ 3 5 DEL FOMENTO Y ORGANIZACION AVICOLA EN COLOMBIA . . 14 PONENCIA DEL PROF. S. CASTELLO EN LA ASAMBLEA DE MADRID................... . 18 ECOS DEL V CONGRESO MUNDIAL DE AVICULTURA (Continuación) 22 MUNDO AVÍCOLA es Revista mensual ilustrada de información y cultura avícola, continuación de *La Avicultura Práctica», que comenzó a publicarse en 1897, y por lo tanto, es la más antigua de cuantas en su especialidad ven la-luz en lengua castellana. La publica la Escuela Oficial y Superior Española de Avicultura de Arenys de Mar (Barcelona), bajo la Dirección del Profesor Salvador Castelló. — Es portavoz del progreso avícola moderno y eco, en lengua castellana, de los trabajos y actividades de la Asociación Mundial de Avicultura Científica, iniciadora y mantenedora de los Congresos Mundiales de Avicultura. —Suscripción anual: Para España y Amcricas 10 pesetas, y 12 para otros países. Escuela Oficial y Superior Española de Avicultura CURSO OFICIAL DE 1935 El día 8 del corriente mes dió comienzo el Curso Oficial de Gallinocultura e Industrias anexas, del presente año, con concurrencia de alumnos españoles y extranjeros, curso que terminará el 31 de marzo con el examen de los mismos ante el tribunal que designe la Dirección General de Ganadería. La Dirección de esta Escuela recuerda a los señores alumnos libres que se hallen o puedan hallarse en condiciones de pasar examen oral en la citada fecha, que, si quieren optar al Título de Perito Avícola, serán admitidos a examen si, lo más tarde el 15 de marzo, se personan en la villa de Arenys de Mar para las prácticas y preparación de los exámenes. Asimismo serán admitidos a examen aquellos que, ya en posesión del Diploma de Avicultor, quieran canjearlo por el Titulo de Perito Avícola. Unos y otros, deberán, sin embargo, comunicar sus propósitos a esta Secretaría antes del i.° de marzo próximo y asistir a las clases teóricas y prácticas, a serles posible durante todo el último mes, pero, por lo menos, en los últimos quince días. Unos y otros tendrán que satisfacer, además, la diferencia que haya entre la matrícula de alumno libre y la de los alumnos oficiales con los cuales quedarán plenamente equiparados al efectuar el cambio de matrícula. Lo que por orden de la Dirección se hace público para conocimiento de los interesados. Arenys de Mar, 15 enero de 1935. El Secretario. Lic. Jaime Ferrer Calbetó A nuestros suscriptores que no hayan renovado la suscripción para 1935 A nuestros suscriptores que al recibo de este número no hayan renovado su inscripción para el año de 1935, les rogamos se sirvan hacerlo lo antes posible, recordándoles que los que lo hayan hecho antes del 1.° de febrero, tienen opción al Sorteo de un trío de aves selectas, a elegir entre las razas Castellana negra, Prat, Leghorn, Rhode Island roja y Paraíso, a cuyo efecto se les envía con (esta edición el número que les corresponde en eí sorteo que tendrá lugar ante notario el día 15 de febrero. A los que no deseen continuar como suscriptores, les rogamos nos lo comuniquen prontamente. Caso de no haber recibido aviso del cese, como suscriptores el día 15 de febrero, la Administración interpretará su silencio en el sentido de que desean continuar recibiendo el periódico y les hará el envío del número de dicho mes, como en años anteriores, contra reembolso de pesetas 10, más ptas. 0,50 por recargo de cobranza postal. De !a Asociación General de Avicultores de España CONCLUSIONES DEFINITIVAS ELEVADAS POR LA ASOCIACIÓN A LOS PODERES PÚBLICOS COMO RESUMEN DE LOS ACUERDOS TOMADOS EN LA ASAMBLEA «PRO AVICULTURA» CELEBRADA EN MADRID EN LOS DÍAS 24 Y 25 DE NOVIEMBRE DE 1934 1. a ' Que se amplíe el decreto de 25 de septiembre último ("Gaceta" de 27 del mismo septiembre), en el sentido de que el marcado del huevo se haga en caracteres latinos de tres milímetros, perfectamente legibles y con tintas indelebles e innocuas, en tanto que se llegue a la ratificación de Convenio Internacional de Bruselas de 1931, que esta Asamblea pide se efectúe con la mayor brevedad. 2. " Que aceptando esta Asamblea, en principio, el sistema de contingentación como mal menor, sea reducida en un 25 por ICO anual la cantidad de 379.023 quintales métricos hasta su completa anulación; y que se modifique en el sentido expresado el contingente señalado para 1935 por decreto de 25 de septiembre último ("Gaceta" de 27 de igual mes). 3. " Que se eleven las actuales tarifas arancelarias para huevos importados en cuantía suficiente para equiparar el precio de coste del huevo nacional con la cotización media del importado, en los puntos españoles de destino; y que un 50 por 100 de las nuevas tarifas se aplique precisamente al fomento de la Avicultura española. Estas peticiones deben llevarse a efecto en un período máximo de 4 años. 4. " Que los huevos almacenados en los frigoríficos ti otros centros de contratación, sean reconocidos a su entrada y a su salida, marcándose en este caso con un sello que diga: "conservado", colocándose además en los embalajes etiquetas que lo acrediten, con la fecha de salida de la caja; desechándose por la Inspección sanitaria los que cuenten con más de ocho dias de la expresada fecha. Los huevos de producción nacional que sean sometidos a la conservación por cualquiera de los procedimientos industriales en uso, llevarán sobre su cáscara un rótulo que diga: "nacional conservado". 5. " Que se obligue a vender los huevos pre- cisaménte conforme a las categorías ¡que se proponen, con exclusión de otra denominación, debiendo ser acompañados de rótulos, etiquetas o carteles que lo indiquen; que la venta se realice por kilogramos, cientos o docenas, expresando en estos últimos casos el peso medio de la unidad, prohibiéndose en absoluto la venta en forma anónima, y de huevos mezclados de diversas categorías. Una comisión formada por representantes de la Dirección general de Ganadería, de los Avicultores y Vendedores estudiarán y señalarán urgentemente la clasificación de los huevos para la venta. 6. " Que en los mercados de las ciudades de más de 20.000 habitantes se establezcan secciones especiales para huevos, y puestos oficiales de miraje gratuito, en donde el comprador pueda formular las reclamaciones que estime pertinentes. Que se limite la venta de huevos a los establecimientos que reúnan las condiciones de higiene y las demás 'que puedan exigir las leyes y ordenanzas municipales, quedando exento de esta condición el avicultor, para los huevos de su propia granja, los que deberá expender marcados con el sello propio, para poderle exigir las debidas responsabilidades. 7. " Que los huevos de pata se vendan separadamente de los de gallina y queden sujetos a las mismas clasificaciones señaladas para éstos. 8. a Que se prohiba el embalaje de los huevos en malas condiciones y que se tienda a la unificación del embalaje, proponiendo que la Dirección general de Ganadería, de acuerdo con los elementos interesados, establezca el tipo apropiado. 9. " Que por las Compañías de Ferrocarriles se concedan tarifas especiales reducidas de grah velocidad para el transporte de huevos y que se haga en embalajes higiénicos aprobados por la Dirección general de Ganadería: y se admita para dicho transporte el paquete postal avícola. 10. Que se transporte por las Compañías de Ferrocarriles, incluso en los trenes llamados rápidos, las cajas que contengan polluelos recién nacidos. 11. Que por la Dirección general de Ganadería se intensifique la propaganda sobre la producción de huevos, embalaje, transporte, conservación, clasificación, reconocimiento, valor nutritivo y salubridad, a fin de que el consumidor pueda darse cuenta del verdadero alcance de la reglamentación en la materia. 12. Que se intensifique la inspección sanitaria de los huevos en los mercados, frigorificos, almacenes y comercios, y se castigue severamente a quienes a sabiendas vendan huevos alterados, mezclados o de categorías distintas a las ofrecidas, haciéndose extensivas a dichos infractores las penalidades que las leyes imponen a quienes atenían a la salud pública con la venta de alimentos en malas condiciones. 13. Que los huevos que por la inspección sean desechados para el consumo, se inutilicen. Cuando hayan de destinarse a usos industriales, se desnaturalizarán de modo que los haga inconfundibles, y no podrán circular sin una guía especial que los acompañará hasta su destino. El comprador industrial deljerá dar cuenta de haberse hecho cargo de ellos y del destino que recibirá la mercancía, a semejanza de como se procede con las carnes desechadas en los mataderos. Los industriales compradores de estos huevos deberán ejercer la industria a que éstos se apliquen, y quedarán sometidos al régimen de inspección. 14. Que por los traficantes y vendedores de huevos se lleve un registro de entrada y salida de éstos, con expresión de la procedencia y destino. 15. Que se prohiba la venta para el consumo de huevos rotos y abiertos, llamados tortilleras. 16. Que se prohiba la tenencia de huevos impropios para el consumo a quienes no estén autorizados para ello y, en este caso, siempre con la guía correspondiente y desnaturalizados. 17. Que, a semejanza de como se protegen otras industrias españolas, se obligue a los' tablecimientos oficiales, especialmente a los hospitales, centros benéficos y cuerpos del Ejército, al consumo de huevos nacionales con preferencia a los importados o conservados, viejos o alterados. 18. Que por la Dirección general de Ganadería y Asociaciones Avícolas se fomente la ciencia y la organización económica avícola, con objeto de alcanzar una mayor cultura en la masa rural y, como consecuencia, mayor rendimiento y beneficio con la supresión del intermediario. 19. Que por la Dirección general de Ganadería, ayudada por los elementos interesados, se haga un estudio del coste de producción de los productos avícolas en cada región, a las que dará la mayor publicidad por medio de los boletines de cotización, a fin de que los municipios puedan y deban tenerlos en cuenta para la fijación de los precios mínimos. 20. Que se cree una comisión que pueda denominarse Comisión Nacional del Huevo, formada por productores, importadores, industriales, vendedores y delegados de la Dirección general de Ganadería, que redacten el Reglamento del comercio interior de huevos en cualquiera de sus formas, sobre las bases que quedan expuestas, en beneficio de la probidad comercial y de la defensa de productores y consumidores. 21. Que para no perturbar la marcha actual del comercio con la aplicación súbita de la nueva reglamentación, se' haga ésta de un modo gradual pero progresivo, excepto en lo considerado de carácter urgente. 22. Que todos los avicultores que críen un número superior a 150 aves, tengan la ineludible obligación de inscribirse en un Registro que se abrirá en la Dirección general de Ganadería, no pudiendo ejercer la industria avícola los que no cumplan con aquel requisito, dentro de los dos meses siguientes, 23. Que dichos avicultores harán la inscripción en sus respectivos Ayuntamientos mediante relación jurada con arreglo al siguiente cuestionario: I. Propietario de las aves.—-II. Razas que explota o cría.— III. Número de aves de cada raza. — IV. Producción anual aproximada de huevos: a) Para el consumo, b) Para incubar. — V. Venta de aves: a) Adultas, b) Polluelos. 24. Que por quien corresponda se ordene a las autoridades provinciales y ¡municipales que se dé exacto cumplimiento a estas dispo- siciones, las que en su día se ampliarán para todos los criadores de aves. 25. Que se considera de gran interés la creación, en el Ministerio de Agricultura, de un Comité Avícola Nacional integrado por profesionales elegidos por las Sociedades de Avicultura y por técnicos o personal facultativo especializados en Avicultura en sus aspectos científico, industrial y deportivo, con el objeto de que actúe como Junta informante en todos los asuntos relacionados con la Avicultura. 26. Que como medida de cultura avícola, entre las clases aldeanas y campesinas, se estima de gran conveniencia el establecimiento de la enseñanza avícola primaria en las escuelas rurales, mediante la previa preparación de los maestros y maestras profesionales que la tendrían a su cargo. 27. Que es de sumo interés el sostenimiento de la enseñanza elemental media y hasta algún tanto superior en los Centros de enseñanza donde pueda darla el Estado, y en las Escuelas de Avicultura sostenidas por particulares, bajo la protección moral y material del Estado, a cargo de profesores titulados de reconocida competencia. 28. Que se considera de positivos resultados la Cátedra avícola ambulante, a cargo de profesionales debidamente capacitados o de técnicos especializados en Avicultura, creyéndose de mejores efectos si los instructores son personas conocidas y residentes en la región en que presten tal servicio, elegidos a propuesta del Comité Avícola Nacional, como se indica en la conclusión 25. 29- Qne como en otras ramas de la enseñanza, sería de desear que por el Estado se establecieran también becas para obreros, al objeto de realizar estudios de Avicultura en el país, y para los avicultores ya titulados en España que quieran ampliar sus conocimientos en el país o en el extranjero, si por sus méritos se hicieran acreedores a ello, recordándose en este, punto la misión que sobre el particular tiene ya a su cargo la Junta de pensiones. 30. Que para el fomento del cultivo y difusión de las buenas razas de gallinas nacionales y extranjeras de positiva producción en el país, sería conveniente estudiar la forma de reglamentar la producción, la venta y la difusión en España de dichas razas, en forma que, aunque conducida por el Estado, no pueda le£». sionar o perjudicar los intereses ya creados en la industria de la selección, tomándose al mismo tiempo las debidas precauciones para que, bajo el nombre de huevos, polluelos o aves adultas de selección, no puedan ser vendidos productos comunes y corrientes, significándose en esta materia la conveniencia de que, por parte de las Sociedades de Avicultura, se conviniera anualmente el precio mínimo a que pueden ser vendidos los huevos y los polluelos de un día, a título de productos de selección. 31. Que sería de desear que, así las Exposiciones de Avicultura como los Concursos de puesta que se celebren en el país, se rijan por programas y reglamentos unitarios y que, para juzgar en los mismos, se formara personal idóneo mediante exámenes, a los que debieran sujetarse cuantos en calidad de jueces quisieran ejercer. 32. Que como medida divulgadora, además de considerarse de gran provecho la difusión de los folletos instructivos que emanan de los Centros agrícolas y pecuarios oficiales, sería conveniente que por parte del Ministerio c'e Agricultura se celebraran conciertos con la Prensa avícola española, para que sus publicaciones puedan llegar a mano de las clases populares, en las bibliotecas, ateneos y centros de cultura popular. 33. Que, en cuanto a la lucha y a la defensa contra las enfermedades de las aves de corral, se extreme el cumplimiento de la vigente ley de Epizootias, exigiendo a los avicultores que denuncien la menor presencia en sus gallineros de cualquier foco de infección de carácter epizoótico, señalándose fuertes sanciones a los que los ocultaren intencionadamente o por negligencia. 34. Que se utilice por el Estado a la avicultura industrial — mediante técnica y societaria selección, — como principal mejorante de la rural — verdadero índice de la riqueza aviar del país, — a base de la mayor extensión de los principios de selección avícola, de economía estatal y bajo el control de las Asociaciones cooperativistas y, por fin, del Estado. 35. Que se conceda representación en el Consejo Superior Pecuario, organismo dependiente de la Dirección general de Ganadería, a la Asociación General de Avicultores de España. PARA LOS QUE QUIEREN APRENDI Por el Puof. S. CASTELLO LAS VITAMINAS Y EL «VEGETAMIN» A BASE DEL «EVIUNIS» Es posible que ni siquiera los profesionales que más estudian y, desde luego, que con mayor asiduidad leen la prensa avícola extranjera, no sepan lo que es el "Eviunis". Nada tiene de particular, porque del mismo tal vez Mundo Avícola es la primera revista avícola, entre las españolas y las iberoamericanas, que va a darlo a conocer. El Eviunis es un complejo vitamínico de la planta verdfé, que contiene en la debida proporción fisiológica las vitaminas A, B y D impulsadoras del crecimiento, anrirraquíticas y antineuríticas, acompañadas de fósforo vegetal en un 22.8 %, de fósforo orgánico y sales de calcio y de magnesio tal como se presentan en la naturaleza. Esas vitaminas, que también van en el aceite de hígado de bacalao, ya tan recomendado y empleado en Avicultura, van en forma más activa o de mayor eficacia en el "Eviunis" y son totalmente asimiladas. Del estudio que verdaderas notabilidades médicas nacionales y extranjeras han hecho de las vitaminas vegetales reunidas en el "Eviunis" y de lo qu¡e sobre el mismo han escrito y han hablado en conferencias y cátedras, se ha podido deducir ,que no sólo par lo dicho, sí que también por su atoxicidad, que no concurre en muchos productos vitamínicos, es el mejor entre los que hasta hoy se conocen. El "Eviunis" ha sido estudiado y ensalzado por los doctores G. von Wenu't, de la Universidad de Helsingfors; B. Bleyer y F. Fischler, del Instituto de Química Bromatológica en la Universidad de Munich; E. Wheeler Hill, del Hospital General de Hamburgo; por Eppendorf, y por Profesores del Instituto de Química Médica y Farmacológica de Berna y del Laboratorio Fisiológico de la Universidad de Groningen. En España son entusiastas del "Eviunis" los doctores Augusto Pi y Suñer, Director del Instituto de Fisiología de la Universidad de Barcelona y los Doctores J. A. Collazo y C. Pi Suñer y Bayo; los cuales, no sólo han emitido dictámenes favorables al suministro del "Eviunis" para favorecer el crecimiento de los niños y para fortalecer a los débiles en lucha contra el raquitismo, sino que lo suministran ya con maravilloso éxito. El Doctor T. Gordonoff, del Instituto Far- macológico de Berna, realizó experiencias sobre la influencia de los factores vitamínicos en la alimentación del ganado y en ello inspiró la Memoria que en 1930 envió al Concurso abierto por la Asociación General de Ganaderos de España, siendo premiada. En sus experiencias recurrió a las vita|minas vegetales del "Eviunis". El doctor Wendt, dice del "Eviunis" que en las experiencias practicadas en el Instituto de estudios sobre los animales domésticos, de Heisingf ors, al compararse ¡los efectos del "Eviunis" con los de las mejores clases de aceite de hígado de bacalao importados en Finlandia, ha podido comprobarse que, no sólo produce iguales efectos, sino que lleva ventaja, pues aquel aceite, como otros productos vitamínicos de origen animal, dados en dosis inadecuadas a la naturaleza y a la edad del individr , pueden tener efectos tóxicos, los cuales no caben en las vitaminas vegetales de las que es complejo el "Eviunis". El "Eviunis" se elabora en Suiza y lo recibe en España Ja "Chemirosa Ibérica S. A.", de la que forman parte notables personalidades médicas de Barcelona. Es producto, al parecer, carísimo, pues 1 kilogramo de "Eviunis" vale 45 pesetas, pero en realidad no lo es por las ínfimas dosis en que debe darse; 1 gramo por 50 kilos de peso vivo. A un niño que pese ib kilos le corresponde la ínfima dosis de dos decigramos, cuyo valor no llega a un céntimo de peseta. Ahora hipn: algunos dirán, ¿ qué tendrá esto' que ver con la Avicultura?, y su curiosidad quedará satisfecha. Cierto día los doctores que están al frente de la divulgación de las virtudes del "Eviunis" honraron a la Escuela Oficial y Superior de Avicultura de Anenys de Mar sugiriéndole la idea de experimentar sobre dicho producto, y le rogaron que les emitiera informe. Aceptado el encargo y resuelto, no sin grandes dificultades, la manera de que cada po-lluelo pudiese ingerir lo más exactamente posible, la dosis de "Eviunis" correspondiente a su peso, en la primavera de 1932 pusimos en experimentación dos grupos de 300 pollueOos cada uno de ellos, siendo de la misma raza Catalana del Prat -y de la misma edad y procedentes del mismo parque o gallinero, alimentándolos con la misma fórmula, pero "en el grupo A agregando "Eviunis" y no dándolo en el grupo B. Inútil decir que en ambas grupos se empleó el mismo sistema de criadora artificial y que estuvieran alojadas bajo el mis-, mo medio. Los resultados pueden verse consignados en el siguiente estado, alcanzando hasta las 12 semanas de haber nacido los polluelos, momento en el que dimos e! ensayo por terminado, en cuanto a las experiencias sobre peso y buen crecimiento. GRUPO A con Eviunis Promedio de edad peso Gramos GRUPO B sin Eviunis Promedio de edad peso Gramos 1. semana. 57 1 semana , 57 2 106 2 102 n 0 » 157 3 149 t •218 4 l'im; 5 Tí 812 5 » 270 G » 415 6 341 7 532 7 430 8 698 8 534 (i 883 9 » 648 10 » 1107 10 » 773 1 l 1336 11 » 935 12 1 ID7 VI 1184 De las cifras que aparecen en el cuadro se desprende que el aumento de peso fué sensible en los del grupo A, que en igualdad de edad y en promedio, aventajaron en cérea de 400 gramos a los del grupo B¿ pero no es precisamente a esto que damos la mayor importancia. Bien registrada la mortalidad en los dos grupos, desde que empezó el experimento, hasta que las polladas llegaron a madurez sexual, es decir, en unos seis meses, en el grupo B (testigo) fué la normal de un 12 %, mientras que en el grupo A, -sometido al suministro de "Eviunis", se limitó al 4 %. En cuanto al vigor sexual, las pollitas y los gallitos del grupo A se adelantaron en unos 18 a 20 días a dar pruebas del mismo. Un 22 % de las pollas que ingirieron "Eviunis" dieron hueves a los cinco meses, en tanto en las procedentes del grupo B sólo un 9 % empezaron a poner tan precozmente. Al castrarse pollos, los del grupo A pudieron operarse quince días antes que los del grupo B, y luego resultaron ser los mejores capones del año. En cuanto a la apreciación del vigor, los del grupo A dieron menos huevos infértiles^, que los del grupo B, e incubados los huevos, de unos y de otros, los huevos procedentes del grupo que ingirió "Eviunis" dan mayor proporción de nacimientos que los que proceden del grupo B, y los polluelos resultan más vigorosos. Con respecto a la fecundidad, no se han podido controlar diferencias, y ello es cosa natural, porque tanto las del grupo A como las del grupo B procedían de reproductores ya seleccionados y, por lo tanto, en cuanto al factor genital de la fecundidad:eran de la misma categoría, y en consecuencia no se aprecian grandes diferencias, como no sean,las que deriven en intensidad, en persistencia y vigor natural en los individuos de cada grupo. En conclusión, diremos que' el dictamen librado por la Escuela Oficial y Superior de Avicultura de Arenys de Mar, a requerimiento de los preparadores del "Eviunis", ha podido ya afirmar lo siguiente: 1. " Que influye en el aumento de peso durante la cría. 2. " Que disminuye la mortalidad. 3. " Que ejerce acción bien manifiesta en el avance de la madurez sexual o precocidad en la postura. 4. " Que da vigor a los reproductores. 5. " Que facilita la eclosión o nacimiento de los polluelos, los cuales surgen del huevo más vigorosos. 6. ° Que quizás pueda ejercer una probable influencia en el aumento de la postura si se administra a gallinas no seleccionadas, por lo que el sumiilistro del "Eviunis" pueda influir en concepto de estimulante y como factor adquirido. Para terminar diremos a nuestros lectores que, sin dejar de reconocer y de recomendar las virtudes del aceite de higado de bacalao, que la mayoría de los avicultores están ya empleando, creemos que en el suministro del "Eviunis" ha de haber ventajas, y como su suministro en el terreno práctico pudiere presentar dificultades, ya resolvimos bien lo que afecta al problema de la dosificación, según edades, en forma industrial, práctica y económica, por medio del preparado que lleva el nombre de "Vegctamin", a base del "Eviunis", que permite su suministro en forma que su empleo pueda ser confiado hasta a personas de .poca ilustración y aun a las clases pueblerinas y campesinas. Salvador Castiíixó DE COSAS NUEVAS DE UN ORIGINAL PROCEDIMIENTO PARA EL PERFECTO DESPLUME DE LA VOLATERÍA DE CONSUMO Sección de pulido en un establecimiento pollero del Estado de lowa, donde se despluman 300 piezas por hora A veces causa repugnancia ver el estado en que se exhiben en las pollerías las aves de consumo, mal desplumadas y llenas de jirones o de desgarrones, que en su piel se hicieran al quererlas librar de las plumas duras y difíciles de arrancar, o por lo menos, llenas de tubos o cañones que la mano del desplumador no logró sacar. Todo el mundo sabe que al ave que se sacrifica hay que desplumarla en caliente. Si se enfria, la operación se hace mal y difícilmente, y si, para facilitarla se recurre a escaldarla, sumergiéndola un momento en agua hirviendo, luego no resulta bonitamente presentable al consumidor. Sabido es que en Francia y en Inglaterra los polleros y hasta los campesinos de ciertas regiones ,como las del Mans y de la Brerre, son maestros en el arte de bien desplumar y de bien presentar las aves sacrificadas, y su mercancía, indudablemente, puede presentarse como ejemplo de su destreza, y modelo. Pero en el gran comercio pollero, por el gran número de piezas que hay que sacrificar y desplu-.mar en pocas horas, no se puede llegar a tales refinamientos y la volatería suele venderse muy mal desplumada. Agravó la cosa, la aparición en 1930 de las máquinas desplumadoras, con las que bastan dos minutos para dejar al ave tan limpia de pluma como el famoso gallo de Morón, pero tal mal despluman que, luego, hay que repasar el trabajo mecánico y hay «que sacar a mano, no sólo muchas plumitas que la máquina dejó, sí que también los innumerables cañoncitos que al quebrarse, quedaron en el pellejo para desesperación de los repasadores, y tras ellos, del cocinero o cocinera del consumidor. Los norteamericanos son fecundos en ideas y cada año nos dan verdaderas sorpresas, producto de su ingenio y de lo que les sugiere la necesidad de dar mejor salida a su enorme producción. Ahora nos la dan con un nuevo sistema de desplume, que, se dice, deja la pollería tan perfectamente desplumada, que ni la francesa la aventaja. Nos la da la revista avícola de Chicago "Egg and Poultry Magazine". Se trata del desplume fácil y perfecto del ave, con el auxilio de la cera derretida, que, al adherirse a las plumitas y a ios cañoncitos que quedaron en la piel, y al levantar la cera, quedan adheridos a ella, y el ave sin la menor pluma ni cañoncito en su pellejo. En los grandes establecimientos polleros, uti- Ave con el incompleto desplume en que las deja la máquina. lizan ciertamente las máquinas desplumadoras, que por primera vez se vieron funcionar en la Exposición Mundial de Avicultura, celebrada en el Palacio de Cristal de Londres en 1930 y que hoy tanto se han generalizado, pero como luego hay que pulir el ave a mano, se Ies ha ocurrido lo siguiente: Una vez practicado el burdo desplume a máquina, sumergen el ave, aun caliente, en un baño general de cera caliente, como si tratasen de amoldarla. Al instante, su piel se cubre de cera y como, casi al minuto, ésta se enfria, sobre el ave queda un capa a la que se pegan las plumitas y hasta los ¡hábitos que quedaron después del desplume a máquina. Al levantarse cuidadosamente la cera, ésta lleva consigo esas plumas y esos cañoncitos, y se dice, que el ave queda con ello admirablemente. Véase la muestra en los grabados que se intercalan. A juzgarse por esas fotos y la vista de un establecimiento pollero a base del nuevo desplume, debemos creer y creemos que el nuevo sistema es de resultados buenos y prácticos. La cera que se emplea es obscura y así puede verse, que, en el local de pulimento, todas las aves de la izquierda semejan ser negras o color obscuro, siendo su piel blanca o amarilla, pero invisible por estar todavía recubierta por la capa de cera. Las de la derecha ya están libres de ella y las operarías van revisándolas y quitándoles los pequeños residuos y las imperfecciones que aun pueden quedarles. Una vez recogida la cera, sin entretenerse en librarla de las ¡numerables plumas que lleva pegadas, se funde nuevamente, y en estado liquido, pasa por ciertos aparatos en los que quedan las plumitas y la cera vuelve al baño sirviendo para el desplume de nuevas piezas. El departamento de pulido que puede verse en el grabado, es el de un establecimiento preparador de pollería para la exportación, existente en el Estado y Yowa, del que, se dice, que despluma y prepara unas 300 piezas en una hora. Se asegura que la volatería desplumada por este sistema, se conserva en buen estado, naturalmente, durante muchos días, y que, internada en las cámaras frigoríficas, se conserva mucho mejor que la de desplume corriente. Ave después de sometida a! baño de cera y pulida El sistema ha sido patentado y, por lo tanto, se puede decir que todavía no es del dominio público, pero es de suponer que no tardará en serlo, porque con cualquier modificación, las patentes pronto se burlan. Sobre la tenencia de gallinas ponedora enjauladas todo el año INTERESANTES DATOS RECOGIDOS POR EL AVICULTOR DON GABRIEL FERNÁNDEZ OT AMEN DI En el número de Mundo Avícola de enero de 1934, escribimos sobre la tenencia de gallinas ponedoras, no sólo a régimen intensivo, sí que también en rigurosa clausura en jaulas, así, prisioneras durante todo el año, e hicimos mención de que el avicultor español don Gabriel Fernández y Otamendi, de Santander, había ya probado de tenerlas así, con buen resultado, experimentándolo en diez gallinas Catalanas del Prat, que, bajo tal régimen le habían dado un promedio de 214 huevos por cabeza. El señor Fernández Otamendi, alentado por el resultado obtenido, en su experimento del año 1932-33, ha querido agregar otro de mayor amplitud y con razas distintas. Habiéndonos comunicado los resultados, autorizándonos para darles publicidad, vamos a hacerlo, agregando de nuestra cuenta algunas consideraciones. Las experiencias se han hecho en su gallinero de Peña Castillo (Santander), sobre cuatro grupos de 10 gallinas cada uno, tenidas en cuatro jaulas. Uno de estos lotes, era el de Catalanas del Prat, ya tenido, enjaulado en 1932-33, y, por lo tanto, entrando en su segundo año de postura. Otro de los lotes era de pollas Leghorn blancas en primer año de puesta. Los otros dos lotes, también de pollitas de primer año, eran de mestizas, uno de Prat- Sussex y otro de Barnevelder-Sussex. El lote Prat sólo se ha tenido en registro de postura durante 10 meses, y los otros tres durante once meses. Las experiencias empezaron el i.° de octubre de 1933, terminándose el i.° de septiembre de 1934 en tres de los lotes y un mes antes en el de las Prat. En total se experimentaba sobre 40 aves con el objeto de determinar lo siguiente: 1. ° El promedio de huevos cosechados en cada lote. 2. " El promedio de peso o la calidad de los huevos. 3. " El gasto de alimentación en cada grupo y por cabeza. 4.0 El coste de producción de un kilo de huevos. 5.0 El estado de sanidad de las aves. 6." El promedio de beneficio obtenido en cada uno de los grupos y el total en las 40 cabezas. Las gallinas fueron todas ellas sometidas al mismo régimen alimenticio, a base de maíz triturado y mezcla seca, materias de las cuales, las Prat y las Leghorn consumieron, en promedio, 30 kilos de mezcla seca y 13 kg. 660 gramos de maíz, y las mestizas 32 kilos de mezcla y 10 de maíz por cabeza. Véanse ahora establecidos los datos, de acuerdo con las cifras que amablemente nos ha facilitado el experimentador: POR CABEZA LEGHORN PRAT PRAT-SUSSEX BAKNEVELDER SUSSEX En 11 meses En 10 meses En ii meses En ii meses » de peso de los huevos (gr.) Coste de alimentación (pesetas) . Peüo total de los huevos (pesetas) . Coste del kilo de huevos (pesetas) . Valor neto de un kilo huevos (ptas.) Valor de la puesta total (pesetas). . Utilidad por ave (pesetas).... 190 ' 58 18,81 11 y 20 grs. 1,70 3,65 40,22 21,41 3 156 63 17,10 9 y 828 grs. 7,74 3,65 35,87 18,77 3 189 60 19,60 11 y 340 grs. ' 1,73 ò,65 41,39 21,79 2 162 63 19,60 10 v 640 grs, ■■■ 1,84 3,65 38,85 19,25 3 NOTAS. — La mortalidad se debió, mis que a enfermedad, a canibalismo o a consecuencias de tenerse varias aves en una misma jaula. No se regisiró ni un caso de cloquez. MODELOS DE JAULAS PARA GALLINAS PONEDORAS TENIDAS EN RÉGIMEN ULTRAINTENSIVO PARA UNA O DOS GALLINAS Aprecíese el dispositivo para que el huevo se-deslice al ser puesto, quedando fuera del alcance de la gallina y frente a la misma, con lo cual el registro de la.postura es automático. Estantería para 18 gallinas a razón de unos 50 centímetros cúbicos de espacio para cada gallina. —La limpieza de las jaulas se hace por la bandejilla de cinc que se desliza por debajo del piso de alambrera inclinado, sobre el que descansan las gallinas. 12 MUNDO A V I C O L Teniendo a la vista todos estos datos, nosotros nos atrevemos a formular las siguientes Conclusiones 1. " Que si el lote Prat, en vez de estar en segundo año de postura en el que sólo en 10 meses dió promedio de 156 huevos, hubiese estado en el primero, en que dió promedio de 214, en los 11 meses que duró la experiencia en las Leghorn, hubieran dado más huevos que éstas, y de más peso, con lo cual hubiera resultado que superaban en rendimiento. 2. a Que estando debidamente alimentadas, las gallinas buenas ponedoras, tenidas en jaula todo el año, pueden dar excelentes posturas sin perjuicios en su salud, pues si bien en las experiencias hubo 11 defunciones, no se debieron a enfermedad, sino a causas evitables si las aves se tienen en jaulas individuales. 3. a Que el enjaulado disminuye la predisposición a incubar, pues estando en experimentación aves Prat y mestizas de esta raza y de Barnewelder, con Sussex, razas las tres con tendencia a la cloquez, sobre 30 no se manifestó ni una sola clueca. 4. a Que, según manifestaciones del experimentador, al venderse algunas de las aves, su precio excedió en unas 2,50 pesetas, del precio alcanzado por las de su misma edad, raza o cruzamiento tenidas en semilibertad en patio o parque, luego, como es ya sabido, el enjaulado cabe hasta en pollería de consumo. 5. a Que en los lotes de mestizas su peso excedía en 1,50 kilos del de las Leghorn, enjauladas como ellas, y si bien consumieron más alimento las Prat-Sussex las superaron en rendimiento huevero, de lo cual puede deducirse que si el cruzamiento, es bueno, la producción mejora, cuando menos en primera generación, tanto en peso como en huevos, sobre la de las Leghorn. 6. a Que habiéndose vendido los huevos por kilos, a ptas 3,65 el kilo, su venta por docenas hubiera sido en promedio la siguiente: En las Leghorn (a 17-18 huevos por docena), a ptas. 2,47. En las Prat (a 15-16 huevos por docena), a ptas. 2,77. En las Prat-Sussex (a 16-17 huevos por docena), a ptas. 2,67. En las Barnevelder-Sussex (a 15-16 huevo^^^F por docena), a ptas. 2,77. 7.a Que a tenor de los datos que se tienen a la vista, 30 gallinas enjauladas durante once meses y 10 durante diez meses, costaron de mantener unas 75r pesetas (18,77 Por cabeza) y produjeron en huevos 1.563 pesetas, dejando un beneficio general de 812 pesetas equivalentes a 20 por cabeza. S.a Que aun deduciéndose de estas 812 pesetas, el valor de las n gallinas muertas que, por tratarse de aves de selección, bien pudo ser de 25 pesetas pieza, o sean, por las once, 275 pesetas, aun quedaría un beneficio de 537 pe setas, equivalentes al de unas 13 pesetas por cabeza, con el que bien puede darse por satisfecho cualquier avicultor. 9. a Que, ante todo esto, no hay duda de que trabajando con gallinas de selección, el régimen intensivo a base de enjaulado individual es altamente recomendable, práctico y de buenos rendimientos. 10. a- Que este régimen puede constituir uh gran elemento para el fomento de los pequeños gallineros, y en especial del gallinero casero y urbano, donde generalmente no se dispone de espacio para tenerse gallinas, aunque uno quiera tenerlas. Completaremos lo dicho, agregando que, de un año a esta parte, casi toda la prensa avícola europea y americana se ocupa con aplauso de este nuevo sistema de tenerse gallinas, que, además de asegurar buenos rendimientos, evita el contacto de las aves con el terreno y hasta con la litera de paja de los gallineros, que son vehículos transmisores de muchos males, alejándolas también más fácilmente de los peligros de robo. Como reguero de pólvora. corren hoy por el mundo las excelencias del sistema, como en otros tiempos corrieron las de la crianza en baterías, aunque en éstas últimas bien ha podido verse que no todo son glorias. Para terminar, insertamos varios diseños de material para el enjaulado de gallinas ponedoras y ponemos fin a estas notas felicitando a don Gabriel Fernández Otamendi por el feliz éxito de sus laudables experiencias y agradeciéndole en nombre propio y de nuestros lectores, la atención de autorizarnos para que les diésemos publicidad. M UNDO V I C 0 L Del Gran Salón de la Avicultura Internacional de París en 1935 La Exposición Internacional de Avicultura que la Sociedad Central de Avicultura de Francia celebra anualmente en París, tendrá este año lugar en los Palacios de Exposiciones de la Puerta de Versalles en los días 14 al 19 del próximo mes de febrero. Los que, animándose a visitarla se hallaren en París el día 14, y desearen asistir al Gran Banquete de confraternidad Avícola Internacional que tendrá efecto en la noche de dicho día, pueden comunicarlo a la Secretaría de dicha Sociedad (Rué de Lille, 34, París), enviando 45 francos, importe del cubierto, antes del día 8 de febrero, fecha en la que se cerrarán las inscripciones. CURIOSIDADES ¿CUÁNTAS GALLINAS Y HUEVOS SE CONSUMEN DIARIAMENTE Y EN UN AÑO EN BARCELONA? Con motivo de la intervención de las Autoridades militares en la administración Municipal de Barcelona, a consecuencia de los luctuosos sucesos ocurridos en el pasado mes de octubre, y ante el fracasado movimiento separatista y revolucionario, condenado por la misma Cataluña, de orden, seria, trabajadora y sobre todo española, ha sido posible tomar algunos datos relacionados con el consumo habitual de Barcelona en productos avícolas. En lo que se refiere a huevos y pollería, desde el día 4 de octubre en que se inició la huelga general, hasta el día 11 en que todos los servicios quedaron restablecidos y la ciudad de Barcelona recobró la normalidad, se sacrificaron nada menos que 79.343 pollos o gallinas. Por las cifras dadas por la Alcaldía, a cargo accidentalmente del Coronel señor Martínez Herrera, ha podido saberse fijamente que Barcelona consumió diariamente entre gallinas v pollería corriente 12.265 piezas y 608.000 huevos, o sean 50.666 docenas. Como la mayor parte de las aves que se sacrifican en Barcelona son gallinas viejas, con destino al tradicional cocido y caldo de gallina catalán, ésas debieron cotizarse a un promedio de 10 a 11 pesetas, pero por lo que valgan rae-■ nos los pollos tiernos, cuyo valor es sólo de 4 »6 pesetas, admitamos que unas aves con otras valieran tan sólo unas 7 pesetas, lo cual da, por las sacrificadas cada día, .la cifra de 85.855 pesetas. Las 50.666 docenas, al precio medio actual de 3 ptas. en octubre, representan 151.998 pesetas, que con las 85.855, representan el valor de lo que en huevos y volatería se consume en Barcelona diariamente, que son 237.853 pesetas. Ahora bien: nótese que este consumo fué el registrado en días de plena revuelta, en la que, si no faltaron las provisiones, lo difícil era salir de casa sin riesgos para procurárselas y además, no estuvieron los ánimos para comer muchos pollos. A nuestro juicio, el consumo diario debe aún ser mayor, pero ateniéndonos a estas cifras, multiplicadas por los 365 días del año, resulta que en huevos, Barcelona consume 18.493.090 docenas de huevos, que a un promedio tan sólo de 2,50 pesetas, valen 46 millones 232.725 pesetas. Conservando el valor promedio de gallinas y pollería tierna en lo dicho antes, o sea a 7 pesetas pieza, los 4.466.725 aves que en Barcelona se consumirían como mínimo en un año valdrían 3r.367.075 pesetas. En junto, para atender al consumo mínimo de Barcelona durante el año, precisan 77 millones 499.800 pesetas. ¿Habrá quién diga que 110 vale la pena de impulsar la Avicultura en Cataluña? Del fomento y organización avícola en Colombia El Prof. S. Castelló (hijo) en sus correrlas estableciendo gallineros provinciales en Colombia por cuenta del Gobierno del país. Nos complace la llegada de la siguiente información que nos envía desde Bogotá una persona que ha venido siguiendo punto por punto la intensa labor de' fomento y organización avícola que está llevando a cabo en Colombia el Profesor de Avicultura español don Salvador Castelló de Plandolit, hijo primogénito de nuestro Director y ex alumno Titulado de Perito y Conferenciante avícola en la Escuela Oficial y Superior de Avicultura de Arenys de Mar y que durante varios años desempeñó la cátedra de Avicultura en la Escuela Superior de Agricultura de Barcelona. La información dice así: Sr. Director de Mundo Avícola. Arenys de Mar Muy señor mío: Considerando que ha de serle grato saber de la intensa labor de fomento y organización avícola que está realizando el Gobierno Colombiano bajo la dirección del antiguo alumno de la Escuela de Avicultura de Arenys de Mar, el Profesor don Salvador Castelló de Plandolit, reúno datos de los trabajos realizados durante el primer año de su actuación en este país, como empleado del Gobierno, en cuyas manos se puso el desarrollo del plan de fomento y divulgación avícola que con tanto éxito está llevando a cabo. La actuación del joven profesor español se inició en agosto de 1933, al tomar posesión del cargo que le fué conferido por el señor Minis- tro de Industrias. De la intensidad de su trabajo puede dar idea la siguiente nota: En la Universidad Javcriana de Bogotá. — Ciclo de conferencias oídas por numeroso y selecto auditorio,/y que versaron sobre los temas siguientes: "Ténica avícola moderna", "Alimenta c i ó n", "Selección", "Reproducción", "Avicultura industrial", "Las buenas razas de gallinas" y "Genética avícola". Algunas de dichas conferencias fueron ilustradas con proyecciones y todas ellas fueron radiadas por las dos estaciones de la capital del país. En la Escuela Superior de. Veterinaria.— Curso completo de Avicultura, de acuerdo con el programa de la Escuela de Avicultura de Arenys de Mar, con duración de cinco meses y asistencia de 103 alumnos, representándose todas las clases sociales. En la Sociedad de Agricultores de Bogotá. — Curso teórico-práctico de Avicultura, con duración de cinco meses, asistiendo al mismo 50 matriculados. En la Escuela de Agricultura de la Picota (capital). — Reorganización y ampliación de la planta avícola experimental, que ahora va a ser más ampliada con motivo de la creación del Ministerio de Agricultura, al que pasan los servicios de dicho ramo, que hasta ahora corrían a cargo de! de Industrias. Cátedra ambulante y servicios en provincias o departamentos. En Aiitioquía.—Ciclo de conferencias en lá Universidad de Vacaciones, con asistencia de 200 personas. En Medellin. — Dos conferencias para Institutores o Maestros con asistencia de 350 oyentes, dadas en la Universidad, y Semana Avícola completa en el Salón de Bellas Artes, con prácticas a diario. Dirección y Montaje de una planta avícola en la Escuela de Menores, con capacidad para tenerse 250 gallinas y roo conejos y quedando provista de los debidos elementos de crianza, de selección y de reproducción. Durante su estancia en Medellin, el Profesor Castelló Jr. dió cuatro conferencias radiadas de fomento avícola en general, y recorrió las poblaciones cercanas, de Barbosa, Don Matías, Río Negro, El Retiro., Venecia y Girar-dona, dando conferencias elementales a los campesinos de dichos lugares, visitando además los establecimientos avícolas cercanos que redamaron su presencia y practicando la vacunación antidiftérica a las gallinas que se quiso someter a ella. En Valparaíso. —Una charla avícola pública, con prácticas de caponaje y tratamiento de algunas enfermedades. En Pcreira. — Una conferencia pública en el Cine Caldas con asistencia de unas 400 personas v tres conferencias radiadas por la H. L.-4. En Mamzáles. — Conferencias en la Sociedad de Agricultores, exclusivas para los asociados; una conferencia pública en el Salón de la Caja Agraria; visitas y organización de los gallineros en el Reformatorio de Menores; dos conferencias radiadas por la Estación de Gobernación ; visitas a las granjas avícolas que la solicitaron y planeamiento de unos gallineros para la Granja Ganadera de Chinchillas, perteneciente a la Sociedad de Agricultores. En Cali. — Dos conferencias públicas en la Sala Beethoven, con asistencia de unas 300 personas; una conferencia de Genética avícola en la Sociedad de Agricultores; varias clases prácticas sobre vacunación, caponaje y tratamiento de algunas enfermedades, y a solicitud de algunos interesados, sobre preparación y entrenamiento de gallos de pelea, practicándose también algunas operaciones de injerto de testículos de gallos jóvenes a gallos viejos de pelea, ante un nutrido grupo de galleros de la localidad. lil Profesor Castelló de Plsndolit con fus alumnos de Bogotá y un Colegio de señoritas visitando la tíxpasicióu de Avicultura. También en Cali dio varias conferencias sobre palomas mensajeras y organización colom-bófila, dejando montado un palomar en el Cuartel de Bomberos; durante cinco días dió conferencias radiadas, y visitó establecimientos avícolas, indicando las reformas que en ellos podían ser convenientes, y dictando fórmulas alimenticias, así como reglas prácticas para la profilaxis de algunas enfermedades. En PaJmira. — Cursillo de ocho lecciones a los alumnos de la Granja Agrícola, y planeamiento de una Sección de Avicultura en la misma, dando además algunas conferencias de carácter práctico y público a los campesinos del lugar y de sus cercanías. En Buga-.— U-na conferencia pública en el Teatro Montufar dedicada a los campesinos, con motivo de ser día de mercado. En Popoyán--Conferencia al aire libre dedicada a los campesinos, y dada en la Plaza Caldas, ante incalculable concurrencia, por celebrarse mercado; conferencias especiales en los locales del Comité de Cafeteros y en la Sociedad de Agricultores y una conferencia de Genética avícola y alimentación, a base zootécnica, en el Salón de Actos de la Universi- dad, ante numerosa y selecta concurrencia. El Profesor Castelló Jr. visitó también diversas granjas en las que practicó trabajos de elección, vacunaciones y de enfermería. En Timbio. — Conferencia pública para campesinos, dada al aire libre en la Plaza de la Iglesia, en la que se reunieron numerosos oyentes que acudieron de las comarcas vecinas. De regreso, en Popoyán. — En esta localidad se dió por terminada la campaña del año en los Departamentos, y por cuenta de la Asociación de Cultivadores de Café, se le encargó una recopilación de lo dicho en su campaña divulgadora, imprimiéndose el escrito y haciéndose del mismo un tiraje de 20.000 ejemplares, que fueron distribuidos entre los campesinós del Departamento. Al volver a la capital, después de tan brillantes campañas, el Profesor Castelló Jr. ha presentado al nuevo Ministro de Agricultura y Comercio un amplio plan de enseñanza y organización avícola, que actualmente se halla en estudio, pero que, a juzgar por el favorable ambiente reinante en su favor, se cree que va a ser aceptado. Actualmente el profesor español se dispone a proseguir su campaña en oíros Departamentos, todavía no recorridos por él, y habiendo logrado reunir ya unas 300 inscripciones de aves y conejos, entre los aficionados y avicultores de la capital, ha podido organizar una Exposición en Bogotá con gran éxito y coronando con ella su labor realizada sólo en diez meses. En resumen, una labor intensa en la capital y en veinte localidades distintas, y numerosas lecciones y enseñanzas de las que han participado algunos miles de oyentes. Confiando que tales noticias han de ser gratas a su Escuela, de la que salió el actual Técnico avícola del Ministerio de Agricultura y Comercio colombiano, y a usted en particular, le queda atento admirador y le saluda desde lejanas tierras su atento S. S. Melchor de Dalmases Valls Bogotá, 20 noviembre de 1934. Los puntos suspensivos que preceden al final de esta carta, corresponden a algunas consideraciones del informante que, por referirse a persona tan allegada a nuestro director, dejamos de transcribir por la razón que bien ha de alcanzarse a nuestros lectores. AVISO DE INTERÉS Someta usted sus reproductores a la prueba del suerodiagnóstico, para asegurarse de que no llevan el bacilo de la diarrea blanca, y vacune todos sus polluelos y sus gallinas contra la viruela y la difteria, utilizando el «ANTID1FTERIN» del Dr. De Blice. — Dirigirse al Laboratorio de la Escuela de Avicultura de Arenys de Mar (Barcelona) Anuncios económicos por palabras (Con mínimo de quince palabras, a 0,20 cada una) Por reforma en los gallineros, vendo: Ponedero registrador, de uralita, frente de madera, piso de tela metálica y aseladero en la parte superior con chapa de uralita adosada al techo del ponedero para la recogida y fácil limpieza de los excrementos. Todo ello al increíble precio de 3 pesetas cada hueco. Mínimum de venta, seis huecos. — Granja Avícola Carmen. Calle Zamora, 37. Salamanca. Preciosa pareja de Faisanes Plateados con todo su color, en 120 pesetas. Vende Granja Paraíso. Arenys de Mar. Se vende incubadora GLEVUM, 360 huevos, y otra tres pisos BUCKBYB, 1-200 huevos, completa o fraccionada, seminuevas. Avícola Sevillana. Méndez Núñez. 1. Sevilla. Vendo dos incubadoras hidráulicas de 900 y 950 huevos, nuevas. Criadora carbón 500 polluelos; Isotermis de 250. Todo por 1.000 pesetas. Razón: Luis Miret, San Pedro de Ribas ( Barcelona). Ceniro Avícola Pecuario, Méndez Núñez, 35, Zaragoza, solicita cotización diez mil polluelos raza Prat Leonada, servir de enero a agosto en remesas mínimas de trecientos polluelos. Desea igualmente oferta dos mil quinientos a tres mil pollos tomateros, peso en vivo 900 a 1.000 gramos, servir de enero a julio semanal-mente 50 a 60. Joven avicultor, con título de Perito Avícola, se ofrece para Granja. Referencias Administración esta Revista. ■IMIItlIMIIIIHIIIMIÚtlIlMHIIIIllMimilIMHrtMlH^ <IIIIIIIIII|]|||III||lllllllll[]lll]llll!IIIIIIIIHnillllMIMIIIIIIIIIIIIII[IIIIIIII1lll[lllll1IIIIIIII]lllllllllllllllllll[lllllllllllllll IS M UNDO V C 0 DE LA ASAMBLEA "PRO AVICULTURA" ORGANIZADA POR LA ASOCIACIÓN GENERAL DE AVICULTORES DE ESPAÑA Madrid - Noviembre de 1934 Ponencia 7.a ORIENTACIONES RECOMENDABLES PARA EL FOMENTO Y LA ORGANIZACIÓN AVÍCOLA EN EL PAÍS, POR EL PROF. DON SALVADOR CASTELLÒ CARRERAS, Introductor de la enseñanza avícola en España Como miembro del Consejo Directivo de la Asociación General de Avicultores de España, ■convocante y organizadora de esta Asamblea, me encargué del desarrollo de este tema, y lo preparé con el mayor cariño, a base de dar a conocer mi modesto criterio sobre las orientaciones a seguirse en la obra de fomento y organización avícola en nuestro país. La mayor parte de mis puntos de vista no ofrecen novedad por entrar ya en los planes que están desarrollándose, por parte del Ministerio de Agricultura, y por ser también los de nuestra Asociación General, que en forma de ponencias los ha sometido a vuestra consideración en esta Asamblea, pero en algunos caben consideraciones o complementos de los que voy a tratar con la mayor concisión posible para no abusar excesivamente de vuestra atención. Declaro, desde luego, que no es mi ánimo el de enmendar planas, ni mucho menos el de imponer mi criterio, bastándome con que se me oiga con atención, por si, de lo que yo exponga podía surgir alguna nueva idea, algún complemento o cuando menos alguna modificación en las orientaciones ya adoptadas y de las cuales mi personal criterio pueda diferir, por efecto de la experiencia que me han dado más de cuarenta años de ejercer la avicultura, y mi constante e íntimo contacto con los elementos directivos del movimiento avícola- mundial. Yo os ruego acojáis este trabajo con la benevolencia -que corresponde a la buena voluntad con que lo he preparado, y al patriotismo que me lo inspiró, sin darle otro alcance que el de una simple exposición de mi particular- criterio, por si de algo puede valer en pro de la avicultura patria. Puntos de mira generales A mi juicio, la obra de fomento avícola, no sólo en España, sino en todos los países en los que se quiera impulsar la avicultura, debe tener como puntos de mira esenciales, especie de columnas o puntales en que fundamentarlo, los siguientes: 1. ° La existencia de una entidad que actúe como elemento directivo, ordenador y regulador de la producción, a la par- que mantenedor de la unión entre los avicultores y sus asociaciones, el comercio en productos del corral y los centros oficiales. 2. ° La ilustración de las clases populares y especialmente las aldeanas y campesinas en materia de avicultura rural y práctica y la debida organización y reglamentación de la enseñanza avícola, propi amenté dicha, para que a la misma puedan acogerse los que' quieran recibirla en sus diversos grados. 3-° El perfeccionamiento y mejoramiento de las razas de gallinas y demás aves de corral nacionales y de las extranjeras que se haya comprobado que pueden ser productivas en el país. 4.0 La ordenación o reglamentación en las granjas avícolas que, se dicen, seleccionadoras, con miras a que en todo momento pueda comprobarse, oficialmente, si la calidad de los productos que expenden corresponde a la de lo tute afirman que producen. U N D 0 V I 5.0 La higiene y sanidad: esto es, la previsión y la lucha permanente contra las enfermedades, y especialmente contra las epizoóticas, infecciosas, parasitarias y en general contagiosas. 6." La debida reglamentación en la venta de productos avícolas de consumo y el fomento de la organización de asociaciones cooperativas, en beneficio de productores y consumidores. 7.0 Las medidas conducentes al abaratamiento de la producción huevera y pollera, al sostenimiento de precios remuneradores en la venta de dichos artículos y la protección y defensa eficaces y decididas a la producción nacional. Analicemos ahora, una por una, tales premisas, y veamos si de ello pueden derivar conclusiones concretas y aceptables. El elemento directivo Debe constituirlo una entidad de carácter oficial, en la que tengan cabida los avicultores profesionales, representados por los Delegados elegidos por las sociedades de avicultura, y por elementos técnicos y profesionales de nombramiento gubernativo; pero no en atención a su personalidad ni al lugar que ocupen en la administración o en los centros consultivos, sino teniéndose en cuenta sus visibles aficiones a la avicultura, el haberse ya significado por sus escritos o por sus trabajos en pro de la misma, o por la concomitancia de la es-pecilidad a que se hayan dedicado con la industria, el comercio o el deportismo avícola. Pláceme consignar que, con respecto a sociedades de avicultura, no faltan en España, pues las tenemos ya de carácter regional, provincial y hasta algunas locales, teniendo también, y afortunadamente, una de carácter general como la que nos ha convocado, en la que yo quiero ver y veo, la más indicada para asumir la representación de la avicultura española ante el Gobierno, sin menoscabo de la autonomía absoluta de las demás asociaciones, en lo que hagan o puedan hacer en sus respectivos radios de acción. Tiene España una Dirección General de Ganadería e industrias derivadas a la que hoy están encomendados los asuntos de avicultura, la cual cuenta con personal facultativo y técnico, que no sólo bien demuestra su interés por la misma, sí que también se ha significado OLA por sus trabajos como capacitada para atender^ en ella y ha desplegado ya serias y laudables iniciativas en su favor. Si contamos ya con los dos elementos con los que es de razón natural que se constituya esa entidad directiva de la avicultura española ¿a qué esperar para constituirla? La tienen Inglaterra y el Canadá en sus Consejos Nacionales de Avicultura; la tiene Alemania en su Sección de fomento de la cría de animales útiles del Reich, y la tienen los Estados Unidos en su Sección de Industrias animales, de Washington, entidades todas ellas en las que predomina el elemento profesional sobre el técnico, porque bien se ha comprendido que ello es conveniente. En Francia, en Bélgica y en Italia, aún se ha sido más liberal, y se ha entregado la dirección de los asuntos de avicultura a las Federaciones de sus sociedades avícolas, reservándose únicamente el Estado una intervención técnica y una fiscalización, que, más que consultiva, actúa como resolutiva, a tenor de lo que las federaciones piden o proponen. En todas estas entidades, sus miembros profesionales, son nombrados, parte gubernativamente, y parte elegidos por las sociedades de avicultura, y todos actúan sin sueldo ni gratificaciones, por amor a la avicultura y por defender los intereses de la clase a la que pertenecen. A lo sumo, gozan de viáticos, si han de desplazarse para asistir a las reuniones. En los ministerios, un buen oficial de reconocida capacidad en los asuntos de avicultura comercial, industrial y deportiva, y un par de escribientes, se consideran suficientes y así se evitan gastos, que muchas veces impiden que se lleven a cabo laudables propósitos. Este caso lo tenemos aquí, pues, me consta, y grato me es consignarlo,- que en la Dirección General de Ganadería, no sólo se ha pensado en la necesidad de que surja ese elemento directivo de la avicultura española, sino que, hasta la cosa llegó a ser objeto de un proyecto, pero como al mismo iba anexa la creación de un nuevo Negociado y por dietas, gratificaciones, viáticos y otros conceptos se implicaban gastos, el proyecto no pudo seguir adelante. Yo entiendo, señores, que si se prescindían de muchas de esas cosas, ese Comité Avícola Nacional en el que con tanto acierto se había pensado, podría surgir desde luego, y como esto es lo principal, hagámos votos para que así sea, y en este primer punto se iría en perfecto acuerdo con mi manera de ver las cosas. De enseñanza avícola Si país existe en el que haya quedado plenamente demostrada la influencia de la enseñanza avícola en el levantamiento del espíritu público en favor de la avicultura, y en el despertar de las actividades nacionales, lo es España, donde, durante veinte años, fué una escuela de Avicultura la que soportó todo el peso de la obra de fomento avícola, y la que la encauzó, a medida de sus fuerzas, logrando, no sólo todo lo que la historia de nuestra avicultura tiene consignado, y que por razones que a todos pueden alcanzarse yo no he de recordar aquí, sí que también la entrada de la avicultura española, por la puerta grande, en el concierto avícola mundial, al punto de que, a la avicultura española fué confiada la preparación, la organización y la ejecución de aquel II y grandioso Congreso y Exposición Mundiales de Avicultura que tuvieron lugar en Barcelona, en mayo de 1924, en que tomaron parte 35 países, de los cuales 22 estuvieron representados en la Exposición y enviaron Delegaciones oficiales, reuniéndose más de 300 extranjeros y 700 españoles. Sin la existencia en España de una Escuela de Avicultura, téngase la seguridad de que tal cosa no se hubiera logrado. En los años de 1917 al 1918 algunas asociaciones de carácter agro-pecuario comenzaron a interesarse en favor de la obra de divulgación avícola y se inició una activa campaña de conferencias sueltas, de ciclos, de Semanas y de Quincenas avícolas que, patrocinadas unas veces por éstas, y otras por Diputaciones provinciales, se fué extendiendo por todo el país, con óptimos resultados. En 1922 La Asociación General de Ganaderos, instituyó su curso anual de Avicultura, que, como el de Apicultura y de Industrias lácticas viene sosteniendo, pudiendo decirse que, gracias a ella, todos los años pudo darse enseñanza avícola en la capital a centenares de españoles. En 1926 el Ministerio de Agricultura, por su Dirección General de Agricultura, dictó una Real Orden encaminada a impulsar la enseñanza avícola particular y publicó un Reglamento al que tal enseñanza debía sujetarse. Ello dió lugar a que surgiera en Madrid la Escuela del malogrado compañero Don Ramón J. Crespo, a la que siguieron las de los señores Barceló y Garcia de Paredes en Concell (Ma- llorca) y las de los señores Lacosta, en Bur sot y Gutiérrez Martín en Cuart de Poblet, (Valencia). Actualmente es ya el mismo Estado el que, sin dejar de protejer la enseñanza avícola particular, la ha establecido por sí mismo en los cursillos que anualmente se dan también en Madrid, en cursillos que se clan en provincias y en cátedra ambulante, y por lo tanto, de esto debemos felicitamos, porque demuestra lo que en ella se confia, pudiendo deducirse, de paso, lo que a la de los particulares se debe. Ahora bien; en esta materia hay que distinguir. Hay enseñanza avícola primarísima, elemental y práctica, media o segunda, y enseñanza superior, y para cada una de ellas se precisan elementos y maestros especiales para darlas. La enseñanza primarísima se da ya en varios paises a los niños y a las niñas que concurren a las escuelas primarias rurales, por sus propios maestros, debidamente preparados en cursos especiales que para ellos se dan, y dotándoles de pequeños gallineros para practicas y de catecismos o manuales para que sus pequeños alumnos pueden aprenderlos de memoria. En estas escuelas se inicia a los hijos de los aldeanos y de los campesinos en la avicultura elemental y éstos, cuando mayores, pueden atender debidamente los gallineros de sus casas. Ya se ha pensado en esto en España y posible es que llegue a ser un hecho la implantación de esta enseñanza primaria, con lo cual bien se ve que también en este punto van de acuerdo mis orientaciornes con las del Gobierno. La enseñanza elemental y la media o secundaria, es la que se da en las Escuelas de Avicultura sostenidas por el Estado, o por particulares debidamente auxiliadas por éste. En ellas cabe aún dar enseñanza algún tanto superior, si alcanza su programa a la Zootecnia, a la Genética elemental y a la Patología avícola elemental, pero en cuanto a esa enseñanza avícola verdaderamente superior, en la que se forma el avicultor científico, a mi juicio no cabe en las simples escuelas de Avicultura, y los que la quieran recibir, una vez titulados de avicultores, deben recurrir a las Facultades, a las Escuelas especiales de Agronomía y de Zootecnia o a los Institutos de las mismas o a los laboratorios, que es donde verdaderamente pueden hallarla. Por esto, señores, yo creo que lo que más conviene a los Gobiernos, es establecer o estimular las enseñanzas primaria, la elemental y la me

Artículo publicado en SELECCIONES AVICOLAS Nº000, sección de Archivo Historico

GRABADO DE PORTADA. — GRUPO ' DE CONSEJEROS DE LA ASOCIACION MUNDIAL DE AVICULTURA CIENTIFICA Y DE MIEMBROS DEL COMITE EJECUTIVO DEL CONGRESO MUNDIAL DE AVICULTURA DE 1936, REUNIDOS EN BERLIN EL DIA 28 DE ENERO DEL PRESENTE AÑO. SOBRE LA MARCACION DE LOS HUEVOS DE IMPORTACION: ORDENES MINISTERIALES............ 26 LA SEMANA AVICOLA DE BARCELONA Y LA EXPOSICION ANUAL DE RAZAS CATALANAS EN EL INSTITUTO AGRICOLA CATALAN DE SAN ISIDRO . '........ 28 PARA LOS QUE QUIEREN APRENDER: DE AVICULTURA DEPORTIVA, por el Prof. S. Castello.......... 29 UN CONCURSO DE AVES CEBADAS EN LA BRESSE, por J. M. Tutos. 31 DE LA ASOCIACION MUNDIAL DE AVICULTURA CIENTIFICA Y EL Vi CONGRESO Y EXPOSICION MUNDIALES DE BERLIN.................... 3 A LA RAZA RHODE ISLAND BLANCA, por F. Owentreuch. ... 38 NOTA BIBLIOGRAFICA SOBRE EL IV TOMO DEL LIBRO «GALLINAS Y GALLINEROS » DE R. J. CRESPO...... 40 CONCLUSION DE LA PONENCIA DE S. CASTELLO EN LA ASAMBLEA PRO-AVICULTURA DE MADRID........ 43 MUNDO AVICOLA es Revista mensual ilustrada de iniormación y cultura avícola, continuación de «La Avicultura Práctica», que comenzó a publicarse en 1897. y por lo tanto, es la más antigua de cuantas en su especialidad ven la luz en lengua castellana. La publica la Escuela Oficial y Superior Española de Avicultura de Arenys de Mar (Barcelona), bajo la Dirección del Profesor Salvador Castelló. — Es portavoz del progreso avícola moderno y eco, en lengua castellana, de los trabajos y actividades de la Asociación Mundial de Avicultura Científica, iniciadora y mantenedora de los Congresos Mundiales de'Avicul-tura. —Suscripción anual: Para España y Américas 10 pesetas, y 12 para otros países. SOBRE LA MARCACIÓN DE LOS HUEVOS DE IMPORTACIÓN NUEVAS ÓRDENES DEL MINISTERIO DE INDUSTRIA Y COMERCIO, DE FECHA 31 DICIEMBRE DE 1934 INSERTA EN LA «GACETA» DEL Lb ENERO 1985 Orden' de 31 diciembre 1934 linio. Señor: El Decreto dé 25 de septiembre último al fijar el contingente de huevos para i935j establece por su artículo 3.0, la marca sobre los huevos de importación. La Orden de este Ministerio fecha 22 de noviembre pasado, dicta reglas sobre el particular, acerca de las que se han suscitado dudas y aun reclamaciones, para dar satisfacción a las cuales, haciendo uso de la autorización contenida en el artículo 4." de la Orden ministerial expresada, este Departamento, a propuesta de esta Dirección General de Comercio y Política Arancelaria, se ha servido disponer lo siguiente: 1.° Se exceptúan del requisito del marcado a los huevos de importación establecido en el Decreto de 25 de septiembre y la Orden de 22 de noviembre próximos pasados, las mercancías que se importen en España, aun después del i.° de enero próximo, siempre que las importaciones se efectúen con las licencias co rrespondientes, esto es, al cupo de 1934, cuando la mercancía asimismo no haya salido de origen con destino a España antes del 31 diciembre del corriente, o se encuentra pendiente de despacho en las Aduanas o en los Depósitos francos de Comercio. Asimismo, y a resultas del dictamen de !a Comisión que se crea por el artículo siguiente, se exceptúan del marcado a la importación las expediciones de huevos procedentes de la Zona de Protectorado español en Marruecos. 2.0 Con el fin de estudiar debidamente el problema del marcado de huevos a la importación, se crea, bajo la presidencia del Director General de Comercio y Política Arancelaria, una Comisión constituida por: Un Vocal designado por la Asociación General de Avicultores de España. Otro designado por la Asociación General de Ganaderos de España. Otro por el Comité de Enlace del Comercio Huevero de España. Otro por la Federación de Comerciantes ^ Industriales de Productos Pecuarios de España. Otro por la Dirección General de Ganadería e Industrias Pecuarias. Otro por el Consejo Superior de Cámaras de Comercio, Industria y Navegación ; y Por un funcionario de la expresada Dirección de Comercio y Política Arancelaria, que actuará como Secretario de la misma. Una vez estudiado por la Comisión que al presente se crea, el problema de marcado de huevos de importación, en todos sus aspectos, para ver de obtener una'solución que armonice los intereses de los productores nacionales con los del comercio exterior huevero y los del consumo, y terminado de realizar su cometido, se estimará disuelta. ' A la Dirección General de.Comercio y Política Arancelaria corresponderá señalar fecha, hora y lugar para las reuniones de la expresada Comisión, correspondiendo asimismo al aludido Centro, el formular la propuesta que, previo informe de la Dirección, se derive de sus actividades. Madrid, 31 diciembre de 1934. Andrés Orozco Señores Ministro de Hacienda y Director General de Comercio y Política Arancelaria. * * * Como era de esperar, al tomar vigencia lo dispuesto en el Decreto de 25 de septiembre de 1934 y en la Orden Ministerial de 22 de noviembre último, sobre la marcación obligatoria de los huevos de importación con el nombre del país de origen, se armó gran revuelo entre los importadores y menudearon las gestiones y los trabajos para ver de poner impedimentos al cum- M UNDO A plimiento de lo dispuesto, o por lo menos lograr que se suavizaran tales ordenanzas. Como consecuencia de ello, debió lograrse la nueva Orden Ministerial de fecha 31 de diciembre de 1934 disponiendo la creación de una Comisión que entendiera directamente en el asunto y agregando que quedaban exentos del mareaje los huevos procedentes de ¡a zona del Protectorado español en Marruecos. La Asociación General de Avicultores de España y diversas entidades avícolas y agropecuarias de Madrid y provincias, para contrarrestar los trabajos que los importadores realizaban, hasta con pretcnsiones de ver derogado el Decreto de 25 de septiembre y las órdenes complementarlas de! misino, mantuvieron firmemente su actitud y llamaron la atención del Ministro de Industria y Comercio sobre el grave pe-bgro de que, como procedentes de la Zona del Marruecos Español pudiesen ser importadas grandes cantidades de huevos de otros países, concentrados clandestinamente en dicha zona La Escuela Oficial y Superior de Avicultura de Aretays de Mar, en su calidad de representante en España de la Asociación Mundial de Avicultura Científica, promotora e impulsadora de la campaña internacional en pro de la marcación, no podía permanecer indiferente al'asunto y al dar las gracias al Gobierno español por haber ordenado finalmente la marcación, con fecha 14 de enero próximo pasado, elevó a la Dirección General de Comercio y Política Arancelaria una atenta y respetuosa información en la que señaló los peligros de exención de mareaje en los huevos del Marruecos español y por lo tanto, aunque, ni remotamente pretendamos cjue a ello se deba la orden anulando dicha exención, nos complacemos en consignarla y felicitamos al Ministerio de Industria y Comercio por tan acertado acuerdo, haciendo extensivos nuestros plácemes a la Asociación General de Avicultores de España y a las entidades avícolas y agropecuarias que la secundaron y que tan bien han estado en la defensa de la Avicultura v del consumo huevero nacional . La nueva orden dispone lo siguiente: Orden de 24 enero 1935 Tras el preámbulo justificativo de la Orden, tomada .ante el informe de la Comisión encargada de estudiar el asunto de la importación, se ordena: l.° Dar las gracias a los señores que constituyeron la Comisión nombrada por Orden de O 31 diciembre 1934 por la emisión de un infor me sobre la marcación de los huevos de importación. 2. " Mantener en principio la marcación haciéndose extensiva a todas las mercancías de origen extranjero sin excluir de este requisito ni siquiera a los huevos del Protectorado español en Marruecos, aunque salvando las expediciones en camino y las pendientes de despacho a ¡a fecha de publicación de la presente Orden, según es norma en disposiciones de e.sta naturaleza. 3. ° El marcado de los huevos a la importación, que se exigirá para el despacho de todas las mercancías que se importen desde el momento de la publicación de esta Orden, con cargo a licencias del cupo de 1935, consistirá en la estampación con tinta indeleble e inocua sobre la cáscara de los huevos, y con caracteres latinos de dos milímetros de altura, cuando menos, del nombre del país de origen, bien en castellano, bien en el idioma de origen, o en otro que sea comúnmente usado en el tráfico comercial del artículo. El nombre del país de origen podrá también substituirse con el de una marca general de origen comunicada por el país de exportación al Gobierno español y aceptada por éste. Quedan derogadas cuantas disposiciones se opongan a lo consignado en la presente Orden debiendo ser resueltas las dudas que en su interpretación pudieren surgir, por este departamento. Madrid H enero 1935. Andrés Orozco Señores Ministros de Hacienda y Director General de Comercio y Política Arancelaria. * * * Nos complacemos en informar a nuestros lectores del estado en que se halla esta cuestión, y ojalá no se vuelva sobre esto y de una vez se convenzan los importadores de que no es tan fácil como ellos lo creían apagullar a la avicultura española y lograr que el Gobierno atendiera a sus intereses más que a los de ésta. Puesta en vigor la marcación del huevo de importación con el nombre del país de origen, en primer lugar, los consumidores podrán ahora distinguirlo del de producción nacional y en segundo lugar, fácil será distinguir también la calidad del huevo importado, acreditándose el de los países que lo manden bueno v desacreditándose, por sí. mismo, el de los que manden nuda mercancía, y así el país se librará de ella. 28 MUNDO A V I O L Hay, pues, en el asunto ele la marcación, la doble finalidad que le señaló la Asociación Mundial de Avicultura Científica al iniciarlo en el Congreso Mundial de Avicultura de Barcelona celebrado en 1934, las cuales guiaron también al Instituto Internacional de Agricultura de Roma que se hizo cargo de su tramitación y que lo ha llevado a feliz término. Error grave es suponer que la marcación es una traba a las importaciones de huevos, pues no hay nada de eso. La traba se la crean por sí mismos los países que no pueden enviar buena mercancía, en tanto es una garantía y hasta un factor de buen crédito para la de los que la mandan buena. Prueha de ello es, que no son los importadores de estos últimos los que han hecho la guerra, si no los de los primeros. Bien aclarado todo esto, el Gobierno español puede sentirse satisfecho de lo que ha hecho sin lesionar en lo más mínimo los intereses de los paises amigos de España capaces de auxiliarnos con buena mercancía en lo que nuestro mercado huevero pueda necesitar, en tanto aumenta y llega a ser suficiente nuestra producción nacional. ■ ■■■■■■■■ K4¡^»-s ■■■■■■■■■ LA SEMANA AVÍCOLA DE BARCELONA EN EL INSTITUTO AGRÍCOLA CATALÁN DE SAN ISIDRO Y SU EXPOSICION ANUAL DE RAZAS DE LA REGION EN DICIEMBRE 1934 La Semana Avícola se inició el día 14 con más de ochenta inscritos para asistir a las Conferencias, que se dieron hasta el 22. Presidió el acto, por la Junta Directiva, el señor don Jorge de Camps que declaró abierta la Semana Avícola de Barcelona, y seguidamente dió principio la primera conferencia confiada al entusiasta avicultor y publicista avícola don Luis Santisteban de Lezo, que fué presentado al auditorio barcelonés por el profesor Castelló, recordando lo mucho que el conferenciante ha estudiado sobre la moderna avicultura y la constancia con que en el norte de España la ha venido divulgando entre las clases campesinas en los últimos veinte años. Así, la primera conferencia de don Luis Santisteban de Lezo, como la segunda, que fué dada por él el día 15. fueron oídas con gran complacencia, siendo el conferenciante muy felicitado y aplaudido. El lunes, día 17, comenzó la serie de seis conferencias a cargo del Profesor Castelló, las cuales terminaron el día 22 con el acto del reparto de recompensas a los expositores premiados en la Exposición de Avicultura, que se tuvo abierta en el patio del Instituto durante los días 20, 21 y 22. La Exposición fué visitada por centenares de personas, y en ella fueron agraciadas con Primeros premios: la Granja Fivalles, de don Antonio Trinxet, en gallinas Prat leonada tipo moderno, en gallos y en gallinas, tipo antiguo, y en trío de gallo, gallinas de igual tipo ; don Santiago Arús lo fué en Tríos Prat leonada tipo moderno y en capones Prat, y don Fernando Junoy, en Paraísos blancas, gallo y gallinas. Obtuvieron Segundos premios : Granja Fivalles, en gallos; Eduardo Rifá, en gallinas y Juan Serra, en tríos, los tres, expositores de Prat leonada tipo moderno; Juan Serra, en gallos y gallinas Prat antiguos, y Antonio Alfonso, en tríos de igual raza y tipo, Rafael Larra-ñaga lo obtuvo en Panadesas aperdizadas, María Garay, en capones Prat, y Junoy, eri capones Paraíso. Los Terceros premios correspondieron ■ a Eugenio Morros, en gallos Prat leonada modernos; a Juan Vilano va, en gallinas de la misma raza y tipo, y a Marcos Pelachs, en tríos, con una Mención a Francisco Joaquín Pijoán. En Prat leonada antiguo, Granja Fivalles obtuvo tercero en gallo y gallinas, Francisco Torres, en tríos, y en Panadesas obtuvo tercero Jaime Heras. Tocios estos premios estaban acompañados de cantidades en metálico, con cuatro premias de 100 pesetas, dos de 75. cinco ele 50. dos de 40, tres de 30, cinco de 25 y dos de 20. En total el metálico distribuido en premios ascendió a 1.185 pesetas. Actuaron como jueces los avicultores y peritos avícolas señores don José Coraminas y don Enrique Castelló, en Prat Moderno, Panadesas y Paraísos, y en Prat antiguo con cresta de clavel, el señor Coraminas.; PARA LOS QUE QUIEREN APRENDER Por el Prof. S. CASTELLÒ DE AVICULTURA DEPORTIVA ¡ Qué cosa rara es eso de que en España no pueda tomar incremento la avicultura deportiva ; la que en todos los países mantiene el animo de los afectos a la crianza de gallinas y da lugar a que puedan celebrarse bonitas y frecuentes exposiciones! Se ha dicho siempre que España es el país de las dificultades, y en lo que atañe a la avicultura, razones hay para ello. Aquí, cuando de avicultura se trata, no se ve más que en sus aspectos rural e industrial; en su aspecto deportivo son contados los que paran mientes y como en aquellos aspectos surgen problemas difíciles de resolver, con los que nada tiene que ver el deporte avícola, en tanto todo el mundo espera la solución de aquellos problemas, los que en la avicultura sólo ven un simple recreo o un pasatiempo,' no hallan ambiente en que poner de manifiesto sus aficiones. La avicultura industrial, como la rural, ciertamente, no pueden substraerse a las influencias de las crisis económicas, agrarias o políticas de un país, y han de sufrir sus consecuencias, pero la avicultura deportiva se substrae a ellas, como ocurre con cualquiera de las manifestaciones deportivas, para las cuales siempre parece ser que todo son bienandanzas. La avicultura rural y la industrial están en crisis en todos los países, hasta en aquellos en los cuales más se ha hecho por ella, como en Inglaterra y en Alemania. A pesar de ello, en estos países siguen celebrándose esas grandiosas Exposiciones de Avicultura que atraen siempre a! público y le encantan, efectuándose en ellas transacciones por cantidades muchas veces inverosímiles, demostrando que también en el deporte avícola se gana dinero. En Alemania, donde en los últimos años han venido arruinándose numerosos avicultores industriales, en 1934 la Exposición Nacional de Avicultura de Leipzig reunió 24.000 aves y en la de Essen, que tuvo lugar el mes de enero próximo pasado, hubo 25.000 aves y conejos. Para la que tuvo lugar en Frankfort en el mes de noviembre de 1934, al cerrarse la inscripción hubo que preparar 15.000 jaulas nuevas. porque ya no bastaban las que se utilizaban otros años. Esto demuestra que los verdaderos amantes de la avicultura alemanes han- vuelto la mirada a la avicultura deportiva, y en la crianza de aves de pura raza ven más negocio que en la producción de huevos y de pollería de consumo que, costando tanto de mantener como la de Exposición, no está sujeta a los vaivenes del mercado mundial. Se celebró en Madrid la Asamblea "Pro Avicultura" y de no haberse hecho mención de las Exposiciones de Avicultura en mi ponencia, ni se hubieran mentado. En todos los países las exposiciones de avicultura son las mantenedoras del ambiente avícola y buen cuidado tienen las sociedades de avicultura de celebrarlas frecuentemente, ¿ Por qué no criar aves de raza cuando para ello basta tener un peqüeño pafqueV un jar-' dincito y hasta un pequeño patio ert que alojar veinticinco o treinta gallinas, que generalmente dejan mucho más beneficio que 200 gallinas aunque lleguen a dar hasta 130 huevos por' cabeza en el año?... ¿Que esto es exageración?... pues vamos a verlo. En el número de junio del pasado año hicimos el cálculo probable de producción de 200 gallinas, cuyo actual coste de alimentación fuese de 20 pesetas anuales, o sean 4,000, más 1.140 por mortalidad probable de 10 %, imprevistos, reparaciones, intereses y amortización del capital de 3.000 pesetas ampliadas en la construcción de gallinero y su equipo de accesorios. En aquel cálculo, admitimos que las 200 gallinas dieran 130 huevos por cabeza y que se vendieran los 26.000 huevos, o sean las 2.166 docenas a un promedio de 3 pesetas docenas, con ingreso de 6.498 pesetas, y deducidos gastos, beneficio neto de 1.458 pesetas, esto es. 7,29 pesetas por gallina. Hagamos ahora el cálculo, a base de veinticinco gallinas de raza, tenidas como deporte, y luego compararemos los resultados. Veinticinco gallinas y cinco eallos. dos en servicio y dos para cambiarlos frecuentemente asegurando así mejor la fertilidad de los huevos, y uno, siempre joven del año, en previsión de lo que pudiere ocurrir, son treinta cabezas para las cuales bastan un par de galli-neritos, que con sus alambreras para clausurar los parques y su equipo de accesorios, no pueden costar más allá de 1.000 pesetas. Admitamos que para empezar se compren dos gallos y cuatro gallinas de raza (la que más guste), y que se gasten en ello, aunque sean 1.000 pesetas, representando, pues, ambas cosas un gasto de 2.000 ¡pesetas. El adquirir dos gallos, tiene por objeto asegurar la cría, para el caso de que alguno de los gallos muriese. Cuatro gallinas, aunque fueren de alguna de esas razas de puro lujo que no llegan a dar ni 100 huevos, bien darán, unas con otras, 80 y por lo tanto con 320 huevos incubados por clueca, bien podrán quedarnos para el siguiente año los cinco gallos y las venticinco gallinas, base del pequeño gallinero. Aunque en las crías y en la manutención hasta adultas de las treinta cabezas, gastáramos 1.000 pesetas más, nuestro gallinero, ya en marcha, nos habría costado 3.000 pesetas, pero véase ahora lo que nos podría producir. Veinticinco gallinas, tan sólo a 80 huevos por cabeza, nos darían 2.000 huevos (166 docenas) en cifra redonda, los cuales, vendidos, mediante el debida anuncio en las revistas de avicultura, tan sólo a 10 pesetas docena, representan 1.660 pesetas. No queremos hacer ni mención de las crías hechas en la casa y que puedan venderse ?. 20 ó 30 pesetas pieza, porque podría destinarse el pago de los anuncios. Treinta cabezas a 20 pesetas pieza costarían de mantener 600 pesetas, luego quedarían de beneficio unas 1.000 pesetas que sobre las veinticinco gallinas representan un beneficio bruto de 40 pesetas por cabeza. Si de las 1.000 pesetas rebajamos 400 por reparaciones, imprevistos e intereses y amortización del capital invertido en el gallinero, en la compra de los primeros reproductores y en la cría de las 30 cabezas, aun beneficiaríamos netas 600 pesetas, que, sobre veinticinco gallinas dan un beneficio neto de 24 pesetas por cabeza, sólo en la venta de huevos Si a esto se agrega lo que puede dejar la venta de algunos individuos ya criados o casi adultos, vendidos como aves de exposición tan sólo a 40 ó 50 pesetas pieza, véase lo que puede producir un gallinero de aficionado bien entendido y bien regentado. Obsérvese que no hemos podido ser más parcos en el cálculo de ingresos, ni más liberales en el de gastos, porque en gallinero de esta naturaleza en él que pueden ser aprovechados muchos residuos de la mesa y de la cocina, en la alimentación de las 30 cabezas base del gallinero, con seguridad no sé gastarían más de 15 ó de 16 pesetas por cabeza en vez de las 20 que aquí se cargaron. En los ingresos hemos partido de la base de 80 huevos por cabeza, cuando en la mayoría de las razas a cuya crianza pueda inclinarse el aficionado, no dan menos de 100 y algunas, por entrar en la categoría de razas de producto, sus promedios normales son de 120 y 130 ó mayores. El gallinero del aficionado bien conducido, es, pues, más productivo que el del industrial, y si en España se lograba el convencimiento de esto, serían muchos los que se inclinarían de preferencia a la avicultura deportiva mejor que a la industrial. ¿Qué todo esto está muy bien si hubiese compradores para los huevos y para las crías que se produjeran?... Conformes en ello; pero téngase en cuenta que, iniciada y fomentada en un país la avicultura deportiva, los aficionados surgen como los hongos en el bosque y aparecen en todas las clases sociales, porque un pequeño gallinerito lo pueden tener hasta los que vivan de un modesto jornal. Una vez despiertas tales aficiones, los productos del gallinero deportivo se colocan fácilmente hasta en la localidad, con lo cual los huevos no sufren del transporte. Aun en pequeñas poblaciones se constituyen grupos de aficionados, base de esos millares de sociedades o de clubs de avicultores que existen en muchos países de Europa y de América. A título de curiosidad nos gustaría saber la opinión de nuestros lectores sobre el deportismo av'cola y les invitamos a que en carta y aunque fuere en una simple tarjeta postal, nos dijeran a qué raza les gustaría dedicarse. Si !ográbamos.„r,£urdr,..siquiera fuesen 200, 300 ó 500 contestaciones, haríamos de ellas un estudio para determinar las razas que mayor aceptación pudieran tener entre los aficionados españoles y hasta quizás cabría organizar su importación en forma que la adquisición de reproductoras resultare económica. I Quieren nuestros lectores ayudarnos en este trabajo?... Dicho esto, todos quedan en uso de la palabra. Salvador Castelló Un gran concurso de aves cebadas, en Bourg-en-Bresse (Francia) • IMPRESIONES DE VIAJE, por José María Tutor Sabida es la importancia económica que en Bourg y su región ha llegado a alcanzar la avicultura práctica. La producción anual, evaluada en cuatrocientos millones de francos, y la exportación de aves, que alcanza la cifra de ciento veinte millones, dan idea más clara que cuanto iludiese decir o comentar. La fama de las gallinas de la Bresse es mundial. A la sombra de esta fama se han cometido abusos por traficantes poco escrupulosos exportando como aves legítimas muchas que sólo lo eran de nacimiento pero no de calidad. Para salir al paso a esta habilidad, se asociaron los criadores auténticos representados por treinta sindicatos que comprenden ciento veinte ayuntamientos y adoptaron una marca indeleble que acompaña sus aves basta la mesa del consumidor. Pero no son estos sindicatos avícolas los organizadores de tales concursos, sino las entidades económicas de la región, porque a todas ellas interesa el sostenimiento de la enorme riqueza que representan. Estas entidades no se contentaban con saborear los éxitos alcanzados por sus aves en todo el mundo, pensando que era preciso sostener y aun avivar el fuego sagrado de los criadores y tuvieron la idea, hace ya medio siglo, de organizar concursos de estas aves cebadas, vivas y muertas, con premios liara aquéllas mejor preparadas, mejor presentadas y de mejor calidad. De este modo lian ido enseñando a las gentes cuáles eran las mejores cualidades a conservar y mejorar, y han conseguido alcanzar tal perfección que difícilmente podrá superarse, ni tal vez igualarse. A la Bresse han acudido comisiones de todo el mundo con el propósito de aprender el modas operandi; han adquirido aves de la mejor calidad : han seguido allende los mares y las fronteras los mismos procedimientos que los campesinos bresanos y, sin embargo, fracasaron; la carne de aquellas bresse no era la misma; el esqueleto perdía su finura característica; el perfume de la grasa, que amarilleaba, no era el de aquella blanca que habían saboreado en Bourg, en Coligny o en Pont-de-Vaux. El fracaso de todas las intentonas extranjeras hacía volver a la clientela, que cada vez estimulaba con su demanda el criador clásico. El Coomice agricole en Bourg y otras entidades similares en Louhans, en Chatillon-sur-Chalaronne y otros puntos, organizan concursos de una significación espiritual cierta y una importancia económica extraordinaria. Asistí a dos de estos concursos en los primeros puntos indicados y he de confesar que a pesar de la idea que había formado de ellos por las referencias obtenidas, quedé maravillado ante aquel espectáculo grandioso no fácil de describir. Todos ellos tenían las mismas características y finalidades. El de Bourg. sin duda el más importante, ha adquirido el renombre porque todos los elementos que a él concurren — comerciantes y consumidores — operan al máximum. En él, aunque organizado por el Comice agricole (una especie de Cámara agrícola española), toman activa jiarte, además de la entidad citada, de suyo ya importante, el Ayuntamiento, las Divisiones agrícolas de la región, la Sociedad provincial de Agricultura, la Cámara de Comercio, la Unión Comercial e Industrial clel departamento, el Sindicato de Hortelanos, el de Pasteleros, el de Licoristas, el de Exportadores de aves, el Agrícola local, el de Panaderos, el de Harineros, el de Vinos y Alcoholes, el de Hoteleros, el Comité de la Feria y un buen número de otras entidades de la región. Todos ellos lo subvencionan con proporcionada esplendidez. Comprendía aquel Concurso', capones, po.ular-des (pollas), ocas, patos, pavos y palomas. Se celebra todos los años en los últimos días de la segunda decena de diciembre y se establece en un espléndido local destinado a actos semejantes y a conferencias. Además de las aves muertas cuyo número ascendió en el año último a cuatro mil, comprende secciones destinadas a vinos y alcoholes del departamento (está organizada por la So- Sección de capones Bresse blanca, llevados al máximo grado de cebamiento ciedad de Viticultura departamental) y a mieles, hidromieles y material apícola, organizada por la Sociedad de Apicultura regional. Una sección de aves guisadas por más de treinta distintos procedimientos constituyó un atractivo más, de gran interés. Estos "platos" fueron presentados por hoteles, cocineros y particulares, y se exhibían en artísticos muebles. A las siete y inedia de la mañana del día señalado acudieron los expositores con sus aves y recibían al entrar el número correspondiente al sitio que habían de ocupar éstas. No hubo inscripciones previas, como es corriente en todas las exposiciones y no .podía, por tanto, calcularse el resultado. Esta operación de colocar las aves en su sección correspondiente debía estar terminada a las ocho y media, hora en -que se cerró la admisión. Pasando por alto algunos detalles relativos a la colocación de las aves, diré que éstas se presentan en grupos de dos, tres y cuatro piezas, cada uno abarcado por una cinta indicadora de la composición de los lotes, aun cuando pertenecieran al mismo expositor varios de ellos, que debían ser precisamente criadores y no recriadores ni traficantes. Para estimular 1a perseverancia de los expositores, dos ilustres personalidades establecieron sendos challengés destinados temporalmente a premiar aquellos expositores cuyos conjuntos de capones y poulardes merecieran estas recompensas. Para llegar a poseerlas definitivamente deben haberlas obtenido durante tres años consecutivos el mismo criador. Al filo de las nueve, todas las piezas estaban instaladas en un orden perfecto y se procedió entonces a desalojar el local, quedando en él solamente el Jurado. Yo tuve el honor de asistir a sus actuaciones y jamás he visto rigidez ni meticulosidad como aquéllas. Realmente hace falta conocer la materia, como los miembros de aquel Jurado la conocían, para poder examinar una a una las cuatro mil aves muertas presentadas, semejantes en cada grupo en tamaño, peso, finura y grado de cebamiento, y fallar sin que se oyese una sola protesta. Conversé después del fallo con un expositor a quien había conocido un año antes, a la sazón presidente de un sindicato de criadores, que venía obteniendo varios años el premio de honor de capones y que este año le dejaron sin él, aunque le adjudicaron el primer premio, y me decia. "Yo creía que mis capones eran los mejores, y esos de al lado tienen el premio de honor; pero no protesto. Él Jurado es el Jurado." ¡Qué encanto ser juez con expositores como éstos! ¿Ocurriría esto en España? Naturalmente, para cada sección había un Turado distinto, constituidos por personas de prestigio y de competencia acreditada en la materia. Hubo en este concurso algo que mencionaré tan sólo por el espíritu eme revela en el expositor. Por aquellos días se sufría im tiempo crudísimo; el termómetro marcaba catorce grados centígrados bajo cero a las ocho de la mañana. Algún día que pretendí salir en el primer viaje de un autocar de línea a las siete de la mañana, no fué posible poner en marcha el motor y hube de esperar al que salía dos horas más tarde. Las calles y caminos, con varias capas de nieve helada, no permitían la Aspecto general de una de las salas en la Exposición de volatería cebada de Bourg-en-Bresse circulación rápida. Pues bien; aquellas buenas gentes llegaban con retraso al concurso (algunos habían salido de sus casas a las cuatro de la mañana), con sus zuecos y sus gorros de piel, ateridas, con hielo en los bigotes y escarcha en los vestidos, llevando los cestos con las aves muertas, que no podían ser juzgadas. A pesar de la contrariedad que sufrían, no salió de sus labios una frase de reproche para el "auto" culpable o el pobre caballo que no pudo avanzar más. Se conformaban con haber llegado sin novedad y a tiempo para visitar el concurso, del que se mostraban orgullosos. La labor del Jurado, según estalla previsto, había terminado a las once y los premios se habían colocado sobre los lotes correspondientes. A dicha hora se permitió el acceso al local tan sólo a los expositores portadores de su contraseña. Rra éste un espectáculo curiosísimo; en el semblante de los expositores, que acudían precipitadamente a sus puntos respectivos, se reflejaba la misma ansiedad con que de niños acudíamos al balcón el día de Reyes de \a manó de los papás. Regocijo en los premiados y conformidad o resignación en los demás, pero ni una protesta, ni un gesto, ni una discusión, ni una voz alta. ¡ Cómo me sentía fuera de España en aquellos momentos! Instantes después se permitía la entrada al público, y en pocos minutos se llenó la escasa superficie del local que quedaba para la circulación. Empezaron las ventas. Como de ordinario, rompieron el fuego las aves distinguidas con los premios de honor, que se pagaron; los capones, con un peso de 3 kilos 850 grs, a trescientos francos cada uno, y las poulardes, pesando 3 kilos 100 grs., a doscientos francos. Las ocas, con un peso de 9 kilos 500 grs,, a ocho francos el kilogramo; los pavos, de igual peso, a ciento cuarenta francos cada uno, los patos, de 3 kilos 400 grs. de peso, a treinta y cinco francos cada uno. Las secciones de mieles, mantecas, alcoholes, conservas, cocinas v material de aplicación culinaria, con idéntico orden, representaban el interés que se presta a la producción regional secundaria, no despreciable, que rinde beneficios cuando es atendida como se merece y explotada racionalmente. En España, que yo sepa, no se ha hecho nada en este sentido. En Zaragoza se celebró aquella exposición de frutos en la Lonja que, a pesar del éxito alcanzado, no se ha repetido. Ahora se intenta hacer otra con aves cebadas, ¿Ocurrirá lo mismo? ¿Por qué no insistir, si en la continuidad y en la perseverancia está la clave del éxito? Pero no ha de eludirse por nadie el apoyo necesario, ya que a todos interesan estas pequeñas cuestiones. Tomemos ejemplo de los que prosperan y sintámonos generosos con estas obras que han de beneficiar principalmente a las clases humildes, sin reparar en si caen o no dentro de nuestras actividades particulares. Josií María Tutor Veterinario y Conferenciante Avícola titulado De la Asociación Mundial de Avicultura Científica y su próximo VI Congreso y Exposición mundiales de Berlín en 1936 REGLAMENTO Y PROGRAMA PROVISIONALES Es grato poder ya informar a los lectores de Mundo Avícola de lo adelantados que se hallan lqs trabajos preparatorios del VI Congreso y Exposición Mundiales de Avicultura que van a tener lugar en Berlín el próximo año. a base de los datos que nos facilita la Secretaría del Comité Nacional alemán, al que el Gobierno del Reich ha conferido la organización del Congreso y de la Exposición. El informe es muy extenso y demuestra las actividades desplegadas por los elementos directivos de la Avicultura en Alemania para poder presentar a la Asociación Mundial de Avicultura Científica un plan ya completo que permita asegurar al Congreso y a la Exposición de. 193Ó igual, si no, mayor éxito que los cinco anteriores. Con el objeto de darse cuenta de ello, en los días 27 y 28 del pasado mes de enero reunióse en Berlín el Consejo de la Asociación Mundial bajo la Presidencia del Profesor Alessandro Ghigi, con asistencia del Presidente Honorario y fundador doctor Sir Edward Brown, del ex Presidente W. Kock, de Dinamarca; del Vicepresidente y Director que fué del Congreso y Exposición de Londres, Mr. Percy A. Francis, del Prof. Lesbouyries, por Francia; del Dr. Cortis, por Italia; de la Doctora Kauf-nnm, por Polonia; del Prof. Mossinan, por Suiza; de los señores Vetter y Filler, por Alemania, y del Dr. Henneque, por Holanda, actuando este último de Secretario, y habiéndose adherido al acto varios consejeros imposibilitados de asistir, entre ellos los de España. Aun cuando en las reuniones se trataron asuntos de régimen interior, el principal objeto de la reunión fué el de oír el informe del Comité Alemán y ver sobre el terreno los elementos y los locales de que se dispone para la celebración del Congreso y de la Exposición. En reunión celebrada por el Consejo de la Asociación Mundial y el Comité Alemán, con asistencia del señor Vetter, Presidente de di- cho Comité, en representación del Ministro de Agricultura del Reich se trató extensamente del asunto. Del informe y plan leído por el Secretario del Comité alemán, Dr. Filler, que tenemos a la vista, se desprende lo siguiente r El Congreso 1. ° - Que el VI Congreso y Exposición Mundiales de Avicultura se celebrarán en Berlín en los días 31 de julio al 9 de agosto de 1936 bajo el Patronato Oficial del Gobierno del Reich y de Prusia y especialmente de sus Ministerios de Agricultura y de Alimentación. Las sesiones del Congreso tendrán lugar en el Palacio de la antigua Dieta de Prusia, habilitados al efecto, y la Exposición Mundial de Avicultura en el gran parque, palacio y terreno-de Exposiciones de la Feria de Berlín, en el Kaisser Damm, en los que, también en 1936, van a tener lugar las grandes Olimpiadas universales, con las que el Congreso 'coincidirá. 2. a Que se considerarán como Delegados Oficiales las personalidades extranjeras designados por sus respectivos gobiernos, como Delegados particulares los representantes dé las Sociedades y de los Sindicatos Avícolas y como Miembros Congresistas todas aquellas personas que soliciten serlo y se inscriban como a tales, abonando el importe de la inscripción, fijada en 16 marcos, para los que se inscriban antes del 30 de abril del año próximo, y en 24 marcos si se inscriben después de dicha fecha. Las señoras, acompañantes de los congresistas, gozarán de iguales derechos que éstos, pero no el de recibir el Libro del Congreso y demás impresos relacionados con el mismo, y su cuota de inscripción será de 8 marcos hasta el 3 d¿ abril y 12 marcos después. Se considerarán como Participantes o Adheridos al Congreso las personas que adquie ran el derecho de asistir a las sesiones y a visi tar gratuitamente la Exposición, aunque sin tenerlo a recibir el Libro del Congreso, ni a tomar parte en las recepciones y excursiones. Estos satisfarán la cuota de 5 marcos. Los miembros de la Asociación Mundial de Avicultura Científica gozarán de un descuento de ,10 7° s' se inscriben como congresistas antes del 30 de abril de 1936. Los Comités Nacionales de cada pais podrán recibir inscripciones de las que darán conocimiento al Comité Ejecutivo de Berlín. A los Miembros del Consejo de la Asociación Mundial de Avicultura Científica se les reconocerá categoría de Delegados Oficiales. 3. a Las lenguas oficiales en el Congreso, serán la alemana, la inglesa, la española, la francesa y la italiana, y durante las sesiones y todos los actos, actuarán intérpretes competentes para dar traducción inmediata a cuanto se diga en cualquiera de dichas lenguas. 4. " El Congreso se dividirá en Secciones, correspondiendo a las siguientes: 1.a Asuntos generales, enseñanza y organizaciones; 2.a Fisiología y Alimentación; 3.a Crianza y Genética; 4." Higiene y enfermedades, y 5." Cuni-culicultura. Se recibirán trabajos o informes de carácter general y especiales, pero en las Secciones sólo se tratará de asuntos de su competencia. No podrán ser admitidos más de 18 trabajos o informes de carácter general, y los autores de éstos deberán haber sido designados por les Comités Nacionales de sus respectivos países. De las Secciones podrán surgir acuerdos que se precisen en conclusiones o proposiciones para ser discutidas en Sesión general o Plenaria, si bien al Presidente del Congreso quedará reservada la facultad de admitirlas. No podrán ser admitidos más que cien tra ■ bajos o informes de Sección, y antes del 30 de agosto de 1935 los Comités Nacionales de cada país deberán informar a la Secretaría del Congreso (Kochstrasser 6-7, Berlín S. W.) del nú- Vestíbulo y escalinata del Palacio de la anti gua Dieta de Prusia, habilitado para las sesio nes del Congreso. mero de informes que su pais enviará, con in dicación del nombre y dirección del autor y dej título del informe, adjuntando un resumen de.l mismo. Los informes íntegros deberán hallarse en poder del Secretario General del Congreso antes del 28 de febrero de 1936, y no podrán tener mayor extensión que la de 10 páginas, escritas a ¡máquina, o sea, de unas 6.200 palabras eln los ¿11 formes de ¡Barateé reguera] y de 4 páginas, o 2.000 palabras, en los informes de Sección. Todos los informes deberán ir acompañados de un resumen que no exceda de 600 palabras en los informes generales, y de 300 en los de Sección. Los informes podrán ser acompañados de dibujos, gráficos o fotos para ser publicados, siempre y cuando éstos no aparezcan en excesivo número. Después del 28 de febrero de 1936 no podrá ser admitido ningún informe. Las Secciones serán presididas por Delegados Oficiales, cambiando la Presidencia todos los días y trabajarán sólo en las mañanas para que queden libres las tardes para visitas al Berlín oficial, artístico y monumental, así como para excursiones. La Exposición La Exposición comprenderá las siguientes Secciones: 1." Stands Nacionales representativos de lo que cada país exhiba como demostración de lo que poseen en Avicultura, no pudiendo figurar en ellos animales vivos, a menos de que se consideren indispensables para determinadas demostraciones y, por lo tanto, nunca relacionadas con el reclamo. La exhibición de animales vivos tendrá Sección especial. La superficie de los Stands Nacionales variará entre los 33 metros cuadrados y 46,50 metros cuadrados, siendo 30 los de la primera Edificios y Parque de Exposiciones y fiestas en los que se instalará la Exposición Mundial de Avicultura en 1936, junto al Stadio de los Juegos Olímpicos. Edificios en los que tendrán cabida los Stands nacionales e industriales, indicados con flecha en la foto central. MUNDO A cabida y 8 los de la segunda. La cuota a satisfacer por Stand ha sido fijada en 840 marco-; en los pequeños y i.nó para los grandes, y un mismo país podrá ocupar dos o más Stands si así lo desea y los pide a su debido tiempo. 2. " Sección de material y maquinaria en función, para lo cual podrá disponerse de fluido eléctrico con instalación y gasto de fluido de cuenta del expositor. No serán admitidas materias explosivas ni inflamables, así como las materias peligrosas. La Dirección de la Exposición cuidará de las instalaciones si para ello se le facilitan planos ' c instrucciones, pero los gastos serán de cuenta del expositor y de acuerdo con las tarifas para la mano de obra que se darán a conocer a los interesados. También atenderá en igual forma al montaje y cuidado de los Stands Nacionales de países que no envíen representación oficial, siendo de cuenta de éstos los gastos que ello origine. 3, " Sección de animales vivos, admitiéndose en ella gallinas, patos, guineas, pavos, ocas y palomas, por parejas de macho y hembra y conejos en inscripción individual. A excepción de las palomas, que pagarán 5 marcos por pareja y los conejos cuya inscripción es de 5 marcos por individuo, los demás animales pagarán 8 marcos como tarifa general para todos los países, siendo de cuenta del Comité Ejecutivo su alojamiento en jaulas de ex posición, su manutención y el cuidado y vigilancia de los animales. Éstos deberán ser enviados con certificación veterinaria de Sanidad y las que llegaren en ferinas o enfermaren en la Exposición serán debidamente atendidas en enfermería. En el Reglamento que próximamente se pondrá en circulación, se precisarán las fechas en que se cerrarán las inscripciones así para los animales vivos como para el material. Recepciones, excursiones y atracciones Durante el Congreso se celebrarán varios actos oficiales y se darán recepciones en honor de los congresistas y se les dará oportunidad de asistir a los Juegos Olímpicos que tengan lugar en los días 31 de julio al 9 de agosto. En las tardes tendrán lugar visitas a diferentes lugares cercanos a Berlín, a establecimientos de Avicultura y excursiones al Lago <le Havel, a Postdam y Sans-Souci. O L Al terminarse el Congreso se realizará un viaje por Alemania con duración de diez días, visitándose centros avícolas, agropecuarias y veterinarios, con itinerarios que permitirá conocer Dresde, Rothenbourg, Nurenberg, Munich (Alpes germánicos), Stuttgart, Francfort sobre el Mein, Colonia y Dusseldorf, con recorrido de parte del Rhin en navegación fluvial. En breve serán conocidos los detalles del pro grama de actos y recepciones, así como las condiciones en que podrá tomarse parte en el viaje post-Congreso. La invitación oficial del Gobierno de Alemania a España, fué ya recibida en el Ministerio de Estado y pasada para informe al de Agricultura, y una vez aceptada será nombrado el Comité Nacional Español que atenderá a la concurrencia de España al Congreso y a la Exposición. ínterin se constituye dicho Comité, así las Sociedades de Avicultura como todas las entidades interesadas y los particulares, pueden di rigirse al Delegado en España de la Asociación Mundial de Avicultura Científica, Profesor don Salvador Castelló (Escuela Oficial y Superior de Avicultura de Arenys de Mar, Barcelona). * * * Para terminar esta grata información, agregaremos que, durante la estancia en Berlín de los Miembros del Consejo de la Asociación Mundial de Avicultura Científica que concu rrieron a la Junta de enlace del mismo con el Comité Ejecutivo del Congreso y de la Exposición, fueron objeto de las mayores atenciones y de agasajos por parte de este último y de los elementos directivos de la Avicultura en Alemania, que les obsequió con un almuerzo y un espléndido banquete con que les homenajeó en el Grandioso Hotel Kaisserof, regresando a sus respectivos países grandemente impresionados por lo que pueden ser el Congreso y la í.xposición Mundiales de 1936, tan bien preparada, y para las cuales el Gobierno del Reicb se halla dispuesto a hacer cuanto sea necesario para mantener los prestigios que para la Avicultura universal se han conquistado en los cinco Congresos y Exposiciones hasta ahora celebrados. 38 MUNDO A V I CO ¿3 Las Rhode Island blancas de cresta doble, de rosa Gallo y gallina Rhode Island blanca con cresta de rosa, en su tipo de perfección Hace algunos años, en 1916 era •difícil encontrar Rhorle Island blancas. Habiéndose necesitado para la creación de la raza Paraíso, hubo que remover cielo y tierra para obtener un par de gallos. Hoy las Rhode Island blancas se crían ya en abundancia, porque, conservando la doble utilidad propia de esta notable raza, los avicultores las prefieren a las rojas, ya que, con el plumaje blanco no tienen las dificultades que con el rojo, que no siempre tiene la entonación caoba deseada en las Exposiciones, ni el negro de las alas y de la cola guarda la debida proporción. Siendo blanco el plumaje, con preocuparse del tipo, basta. De ahí la tendencia al Rhode blanco, poco abundante todavía en Europa, ñero que va tomando gran incremento en Norteamérica y en Australia. La preferencia no sólo se manifiesta por el color, sí que también por la variedad de cresta doble de rosa, pues sabido es que hay Rhodes con cresta sencilla y Rhodes con cresta doble. El fundamento de esta preferencia está en que las Rhodes blancas de cresta sencilla, a pri- mera vista parecen Plymouth • Rock blancas, mientras que con cresta doble no. A propósito del incremento que toman en Australia las Rhodes blancas de cresta doble, el periódico australiano Poitllry escribe lo siguiente : Las Rhode Island blancas por su belleza y su productividad por P, Owentrcuch La raza Rhode Island blanca es relativamente moderna en Australia, habiéndose introducido por Victoria, hace pocos años, pero pronto tomó incremento y hoy son muchos los avicultores que se muestran entusiastas y con ellas tienen firmes competencias con los avicultores de Mel-burne y sus contornos. En Victoria existe un Club de criadores de Rhodes blancas muy próspero y hoy goza de tanta fama como el de criadores de Rhode rojas En 1929-30, las Rhodes blancas, en un con- M UNDO V I 0 L curso de puesta celebrado en Victoria, fueron las que dieron mayores promedios de puesta. Algunos individuos llegaron a poner 272, 271 y 253 huevos en AS semanas. En el concurso de Geclong, en 1932-33 una de mis pollas Snow Batí (Bola de nieve) puso 254 huevos y otra, 247 en las 48 semanas. En el concurso de Colorado, una polla Rhode Island blanca denominada Lady Linda, obtuvo el record con 319 en 358 días.' Yo adquirí la raza a título experimental, porque me gustó y quise probarla, como he probado lautas otras en mis 40 años de avicultor. La raza Rhode Island, puede presentarse como una de las mejores ponedoras. Su cuerpo largo, su plumaje tupido y firme, la longitud bien proporcionada de sus piernas y la buena conformación de su cuerpo, en general, es lo que me indujo a pensar que la raza podía ser tan adaptable a la postura de huevos como a la producción de buena volatería, cuando se las cría con la debida inteligencia. Esto no puede decirse de todas las razas, en la mayoría de las cuales ha sido preciso establecer distinciones. En las Orpingtons, por ejemplo, hay el tipo para carne y el tipo de postura representado por las Australorps. En las Leghorn, una cosa es el tipo de producción y otra el de exposición y así sucesivamente podrían establecerse las distinciones en otras. Me incliné a las Rhode blancas por ser de este color, ya que, desde el punto de vista utilitario esto es de suma importancia, porque en las generaciones ese color se mantiene siempre igual y puro. El peso normal de los pollos Rhodes blanco es de unas 7 1/2 libras (unos 3 kilogramos) y una vez desplumados, su piel aparece blanca y fina, sin tubos o cañones negros que tanto afean a la pollería de otros colores. La cuestión de la pastura es cosa que ss logra con la selección, como ocurre con las Leghorns. A mi juicio, las Rhode Island, en general, constituyen una excelente raza que se produjo en los Estados Unidos por cruzamientos entre Cochinchinas aperdizadas, Wyandottes y Leghorn blancas. En 1922 fueron standarizadas, y por su belleza y su productividad, responden a todo lo que el avicultor puede desear, lo cual se resume en tres palabras: Bcauty and Business (Belleza y negocio). * * * Eso dice el australiano Owentreuch de esta raza Rhode Island que goza ya ele tanto aprecio en España y que tanto va extendiéndose. En variedad blanca, aun tendría la ventaja de dar aves de carne más fina y desde luego, desaparecería esa prevención que contra las Rhodes rojas tienen muchos, porque, aunque la descendencia salga siempre roja, no hay en ella uniformidad absoluta en la coloración. La raza Rhode Island blanca, aunque en su variedad de cresta sencilla, fué vista por primera vez en España en 1917 por haber importado algunos ejemplares la Granja Paraíso de Arenys de Mar, siendo su sangre uno de los elementos que entraron en la creación de la nueva raza "Paraíso", en la que se han juntado y perpetuado, de una parte, la finura de las carnes y el volumen de la raza Orpington inglesa, con la alta postura las buenas carnes también de las Rhodes y la rusticidad y postura de la raza Prat blanca, produciéndose el nuevo tipo que tanto se ha extendido ya en el pais, con excelentes resultados como ave de doble utilidad, para huevos y para carne, y del cual se ha ocupado con elogio la Prensa extranjera, catalogándose ya como raza nueva en las Exposiciones de Avicultura de carácter internacional. Canarios flauta. Blancos - Amarillos. - Junquillo. Se venden excelentes parejas seleccionadas para cria. AVICULTURA CASTELLÓ - Diagonal, 460 - BARCELONA NOTA BIBLIOGRAFICA cuarto lomo de "Gallinas y Gallin por el malogrado RAMON J. CRESPO Ordenado y terminado por IGNACIO MARGALET eros' Hemos recibida el tomo IV del libro Gallinas V gallineros, del malogrado don Ramón J. Crespo, alumno que fué de la Escuela Oficial de Avicultura de Arenys de Mar; tomo que se disponía a dar a la imprenta cuando la muerte le sorprendió en plena juventud y en las plenas actividades que le caracterizaban. Este tomo, con el que queda completo el libro de Crespo, trata de las Palmípedas, de las Guineas, de los Pavos, de las Palomas y de los Conejos y ha sido ordenado con los manuscritos del autor, por don Ignacio Margalet, que fué alumno del Sr. Crespo y también alumno v titulado en la Escuela de Avicultores de Arenys de Mar, por encargo de la Sra. viuda de Crespo, siendo publicada la obra por la Editorial Espasa-Calpé, S. A. de Madrid. El libro, primorosamente editado e ilustrado con numerosos grabados y preciosas tricromías, comprende nueve capítulos, correspondientes a las lecciones 33. a la -10, que abarca el Programa a que se ajusta la obra, con una lección más sobre materias de índole económica y administrativa, en relación con la avicultura. El libro empieza con una Advertencia o Prólogo de Ignacio Margalet en el que rinde justo homenaie a la labor de Ramón J. Crespo y lamenta, lo que él, modestamente, cree incompetencia para terminar el IV tomo de su obra, incompetencia, no justificada, pues el libro ha sido ordenado y completado, con tanto acierto, que, a vivir el malogrado autor, con seeuridad aplaudiría el trabajo de su discípulo y lo aceptaría v firmaría como suyo. Creemos que este es el justo y el mejor elogio del nuevo libro, del que Margalet. lejos de sentirse cohibido ante el trabajo que se le im-nuso puede mostrarse satisfecho y basta orgulloso por la labor realizada, completando el libro de Crespo y presentándolo al público con los primores con que éste presentó los tres primeros tomos del mismo. La primera lección está dedicada a las palmípedas (patos y gansos"), la segunda a las pin- tadas o gallinas de Guinea, la tercera a los pavos de Indias y la cuarta a las palomas, dedicándose gran parte de la misma a la Colombofilia. En la lección quinta) se trata del fomento, de la enseñanza y de la organización avícola del país y en la sexta, de la mujer en la avicultura, y de los gallineros en las escuelas de niñas. Las lecciones séptima y octava se dedican a los conejos, razas, crianza y explotación y la novena y última, como ya dijimos, a asuntos económicos y administración y a contabilidad avícola. El libro, recomendable en su lectura, como todos los de Crespo, adolece, sin embargo, del mismo mal de que adolecieron muchos escritos de nuestro malogrado amigo, mal contagiado a su continuador Margalet en cuya mano bien pudo estar el evitarse que en el postumo libro de Crespo siguiera apreciándose. Nos referimos a la sistemática tendencia .". callar, quitar valor y aun ocultar, o por lo menos procurar que se olviden, cosas en las cuales ellos no intervinieron. Al tratarse de la enseñanza avícola, en el capítulo quinto (lección 37), cualquiera que lo lea creerá que, hasta que Crespo se lanzó a la campaña de conferencias, que, según dice, en mancha triunfal, realizó en provincias (cosa que según nuestro recuerdo fué por los años de 1925-26). no había enseñanza avícola en España, cuando ésta existía desde el año de 1896 y no podía ignorarlo el señor Crespo (así como el señor Margalet), cuando a esta Escuela Oficial de Avicultura de Arenvs de Mar habían acudido en demanda de enseñanza (que quizás no necesitaban, pero de las que ambos señore-: creyeron necesitar) para alcanzar sus títulos de Perito Avícola que por dicha Escuela les fueron expedidos, previo brillante examen (que nos complacemos en recordar), título que les abrió puertas de lugares o de puestos en que poner de manifiesto sus conocimientos y sus actividades. Si de enseñanza avícola quiso tratarse en el MUNDO A V O A IV libro, justo hubiera sido que, en verdad histórica, se dijera que fué introducida en España en 1896, cuando ni aun los Estados Unidos la tenían, así cómo, quién y cómo la introdujo en el país v la mantuvo, solo y sin auxilio de nadie, durante casi treinta años, de esto, ni se hace la menor mención. Al tratar de cátedra ambulante, pudo haber citado la desplegada por la dirección de esta Escuela de Avicultura de Arenys de Mar, no sólo en toda España, sí que también en América, en Méjico, Argentina, Uruguay y Chile, en nombre de una Escuela Española de Avicultura. Hasta en buena lid y verdad histórica, pudo haber citado la influencia de tal centro de enseñanza! no sólo en la cultura, sí que también en la organización de la avicultura española y en la entrada de España en el concierto avícola universal, en aquellos tiempos en que el señor Crespo ni siquiera soñaba en ser avicultor. Como de nada de esto se hace mención (como nunca la hizo Crespo en ninguno de sus escritos, a pesar de saberlo), resulta que, para los lectores de su último libro, completado, aunque sin salvar omisiones, por el señor Margalet, la enseñanza y la organización avícola se inició cuando Crespo comenzó a actuar, dándose al olvido cuanto en la historia de la avicultura española consta eme se tuzo, desde los años de '896 al 1925, unos treinta años antes de ser Crespo avicultor, en muchos de los cuales Crespo, y con mayor razón Margalet, eran todavía muy niños. Cuando se trata de las Sociedades españolas de avicultura, el libro sigue dando por fracasadas la primitiva Sociedad Nacional de Avicultores y la Liga-Unión Nacional de Avicultores, cuando ninguna de las dos fracasó. La primera se disolvió por abandono de sus dirigentes (cuando en España empezó a germinar la polilla de la política y de los personalismos en avicultura), pero a ella se debieron muchos éxitos en la avicultura española y el que ésta fuese admirada y solicitada en los primeros países de Europa y de América que acudieron a su llamamiento cuando la Exposición Internacional de Avicultura, celebrada en Madrid, en 1902. Prueba de que no fracasó, lo es el hecho de que, los 100 socios que tenía al disolverse en 1916 (Crespo la da erróneamente por subsistente en 1917), se convirtió en la Liga-Unión Nacional de Avicultores, con más de 600 adheridos. Esta, no sólo no fracasó tampoco, sino que creó hasta once agrupaciones de avicultores en provincias, no pidió a sus adheridos, ni un céntimo, porque no regían cuotas y sólo en tres años, y después de una brillantísima Exposición en Barcelona (1920), pudo dar por terminada su misión con un capitolilo de 20.000 pesetas, entre efectivo y material de Exposiciones, que luego cedió a la Sección de Avicultura de la Asociación de Ganaderos de España, a la que las entidades afiliadas a la Liga, reconocióla virtualmente como entidad federativa. Así fué como la Liga dió por terminada felizmente su misión. Hablar de fracaso, en lo que fueron éxitos y glorias, es falsear la historia, y por lo tanto, lo que se dice en el nuevo libro, es tendencioso. Cuando se habla de la prensa avicola española, en el libro de Crespa, se quiere que Mundo Avícola no sea continuador de Avicultura Práctica (no Avicultura Productiva como dice también erróneamente el libro), cuando lo es, por tratarse de un misino periódico, órgano de la Escuela de Avicultura de Arenys de Mar, que, si en 1922 cambió de nombre y de forma y sólo estuvo por algún tiempo suspendida su publicación, es y seguirá siendo hasta que Dios lo quiera, el mismo periódico y la revista de avicultura más antigua de cuantas ven la luz en lengua castellana, aun cuando en el libro de Crespo, terminado por Margalet. otra cosa se diga. Cuando se hace mención al Curso anual de Avicultura instituido en Madrid, en 1922 por la Asociación General de Ganaderos, se presenta el hecho como si tal curso hubiese sido confiado a Crespo, cuando se confió desde su institución al profesor don Salvador Castellò, que sigue regentando dicha cátedra. El señor Crespo sólo la desempeñó un año, en 1924, cuando, por sus ocupaciones, al frente del Congreso Mundial de Avicultura de Barcelona, aquel año no pudo dar las clases el señor Castellò.' Con errores, equivocaciones y lagunas semejantes, mal pueden saber de la avicultura española las juventudes que sólo lean el libro de Crespo, en el que Margalet (también ex alumno de nuestro director y sabedor de todo), bien pudo encomendarlo y completarlo con notas (que no faltan en el libro) especialmente en lo que afecta al estado en el que hoy se halla la avicultura española, gracias a los esfuerzos de la Asociación General de Avicultores de España de la cual, si bien se hace mención en una nota ínuy escueta, algo más debió decirse en libro que vió la luz en 1934. Aún podríamos señalar ciertas omisiones y callamiento de nombres en la copia de párrafos de autores y de textos que aparecen al pie de la letra, sin citarse de quién y de dónde proceden. En la lección en que se trata de las palomas mensajeras, liay mutismo absoluto sobre lo mucho y bueno que tenemos en España en materia de colombofilia como lo es su perfecta organización federativa con más de treinta sociedades colomhófilas, de todo lo cual bien pudo decirse algo a los lectores. Si alguna referencia se hace de las palomas mensajeras en España, todo se reduce a cosas escritas o sucedidas en Valencia ("Crespo fué valenciano), pero, como si nada más existiera en España en el ramo de colombofilia, de lo que no debió ser ignorante, cuando en un párrafo se muestra lector de La Paloma M cusa jera, y siendo este periódico órgano de la Federación Colombófila Española. Véase, pues, si hay olvidos, omisiones, errores y falsedades históricas, que es grande lástima desluzcan el libro y den que pensar a los centenares de españoles que seguramente han de leerlo, los cuales, sabedores de lo que en él no se dice, o se dice erróneamente, han de apreciar en ello un espíritu tendencioso que no debiera verse en un libro que, como este, puede servir y sirve como libro de texto. Por nuestra parte lo excusamos y hasta queremos olvidarlo, mayormente por haber ya des- aparecido, desgraciadamente nuestro amigo don Ramón J. Crespo. A fuer de críticos y hecho ya el debido elogio de lo que del libro puede decirse y merece, be-mos tenido que consignar con verdadero sentimiento todo cuanto dejamos escrito, con el fin de que nuestro silencio no pueda ser interpretado como conformidad y para que nuestro aplauso general al libro, no pueda alcanzar a esos errores, omisiones u olvidos, que Marga-let, haciendo gala en este caso, de mejor memoria que Crespo, bien pudo evitar que se incurriera en ellos, en libro de texto en el que la verdad histórica y la justicia, hasta con los enemigos, debe ser la mejor prueba de sabiduría de sus autores. A la Editorial Espasa-Calpe, nuestras felicitaciones por la presentación del tomo IV del libro de Crespo, al que auguramos tanto éxito como los tres primeros aparecidos en vida del autor, y a la señora viuda de éste, un piadoso recuerdo a la memoria de aquél a quien, a pesar de todos sus olvidos, nosotros siempre distinguimos, reconociendo en él las buenas cualidades que le adornaron en vida y de cuyas actividades ha de quedar siempre recuerdo en los anuales de la avicultura española. I MENSAJERAS BELGAS | Excelentes parejas adultas, buenas criadoras. Recomendables como base de j un buen palomar de aficionado, actualmente disponibles a 50 ptas. pareja ¡ con embalaje. I GRANJA PARAÍSO - ARENYS DE MAR (BARCELONA) j MUNDO V ICOL DE LA ASAMBLEA "PRO AVICULTURA" ORGANIZADA POR LA ASOCIACIÓN GEN ERAL DE AVICULTORES DE ESPAÑA Madrid - Noviembre de 1934 Ponencia del Prof. S. Castellò Introductor de la enseñanza avicola en Espana ORIENTACIONES RECOMENDABLES PARA EL FOMENTO Y LA ORGANIZACIÓN AVÍCOLA EN EL PAÍS (Continuación y conclusión} Del mejoramiento de las razas y el aumento de la producción Dirigiéndome, como me dirijo a un público de avicultores, no hay para qué decir cómo se mejoran las razas y cómo puede aumentarse la producción. Las razas mejoran por la selección de los reproductores, por los cuidados del hombre, por la constante tenencia de buenas gallinas y demás aves de corral. El aumento de la producción viene luego por sí mismo, como resultado de lo primero y de la diseminación de la buena semilla. Pretender que se aumente la producción avícola, cunícula o apícola de un país impulsándose a los productores rurales, aldeanos o campesinos a que aumente el número de animales o de colmenas, es una utopía en la que sólo pueden caer aquellos que desconocen en absoluto lo que es la avicultura rural y hasta la industrial. El aldeano o el campesino no pueden tener más gallinas ni más conejos que los que le permite sostener el grano o los frutos de la tierra, de propia cosecha, que por tradición familiar, o por costumbre en la localidad suelen separar anualmente para su manutención. Si se les dice, en vez de veinte gallinas, tened cuarenta, y en vez de diez conejos, tened veinte, difícilmente entrarán en ello; pero, si se les dice, en vez de vejntc gallinas malas tenedlas buenas porque os darán más huevos, y en vez de diez conejos que crían poco, tenedlos buenos y os criarán más: si en apicultura se les da a entender que con mejores colmenas cosecharán más miel, en eso si entrarán y si algunos y, hasta muchos, se resistieren por efecto de los prejuicios pueblerinos, a ejemplo de los beneficios alcanzados por los que se acogieren al consejo, pronto seguirían los reacios. A inclinar y a convencer de esto a las clases rurales es a lo que debe tender principalmente la campana de divulgación avícola en el campo y en los pueblos y tras de ello, es cuando más efectiva puede resultar la labor de los gobiernos y de las sociedades de avicultura en difusión de las buenas razas. Que las tenemos en España y que las de mayor producción extranjera están ya per

Artículo publicado en SELECCIONES AVICOLAS Nº000, sección de Archivo Historico

GRABADO EN PORTADA. - CONEJO ANGORA BLANCO. PREMIO DE HONOR EN LA EXPOSICION INTERNACIONAL DE PARIS DE FEBRERO PROXIMO PASADO, PERTENECIENTE A LA SEÑORA DE 1NDAIS-LOUVEAU. DE RENNES (ILLE-ET-VILAINE). ACTIVIDADES AVICOLAS: LAS PROXIMAS EXPOSICIONES DE AVICULTURA Y CUNJCULICULTURA EN SEVILLA Y MADRID. — REGLAMENTO Y PROGRAMA........ ;o DEL NUMERO AGRACIADO EN EL SORTEO DE «MUNDO AVICOLA » EN 1935................ 50 PARA LOS QUE QUIEREN APRENDER: UN GRITO DE ALARMA EN LA AVICULTURA UNIVERSAL, por el Prof. S. Castelló. 54 EL SALON INTERNACIONAL DE LA AVICULTURA DE PARIS EN 1935 ...........■........ 57 CONVOCATORIA DE LA ASOCIACIÓN GENERAL DE GANADEROS DE ESPAÑA PARA SUS CURSOS EN MADRID ... 59 NUEVAS PALABRAS EN EL VOCABULARIO AVICOLA CASTELLANO- ..........'......... 60 LOS ANIMALES DOMESTICOS EN EL ARTE DECORATIVO . . 62 LA INDUSTRIA AVICOLA EN EL WEST INDIES, por C. A. Estévez. 65 LAS GALLINAS COLOMBIANAS DE PIEL Y CARNE NEGRAS, por S. Castelló de Plakdolit............. 67 ECOS DEL V CONGRESO MUNDIAL DE AVICULTURA .... 69 MUNDO AVÍCOLA es Revista mensual ilustrada de iniormación y cultura avícola, continuación de «La Avicultura Práctica», que comenzó a publicarse en 1897, y por lo tanto, es la más antigua de cuantas en su especialidad ven la luz en lengua castellana. La publica la Escuela Oficial y Superior Española de Avicultura de Arenys de Mar (Barcelona), hajo la Dirección del Profesor Salvador Castelló. — Es portavoz del progreso avícola moderno y eco, en lengua castellana, de los trabajos y actividades de la Asociación Mundial de Avicultura Científica, iniciadora y mantenedora de los Congresos Mundiales de Avicultura.—Suscripción anual: Para España y Américas 10 pesetas, y 12 para otros países. ACTIVIDADES AVÍCOLAS Próximas Exposiciones de Avicultura y Cuniculi-cultura en Madrid y Sevilla Nos complacemos en dar noticia de la próxima celebración de dos Exposiciones que van a tener lugar, una en Sevilla en los últimos días del mes de abril y otra en Madrid en el mes de mayo. La de Avicultura Ésta será organizada por el Sindicato Avícola de Sevilla con el Concurso de la Asociación General de Avicultores de España y se instalará en el delicioso Parque de María Luisa, que fué sede de aquella memorable Exposición Ibero Americana de 1929, localizándose el certamen en el maravilloso Palacio de la Plaza de España. Patrocinan esa Exposición, que puede resultar brillantísima, el Ministerio de Agricultura, la Diputación Provincial, el Ayuntamiento de la capital de Andalucía, y le prestan también su Concurso la Junta de Ganaderos y diversas entidades agropecuarias. Esta Exposición tendrá lugar en los días 21 al 25 del próximo mes de abril, tomando parte e! Gobierno, por su Dirección General de Ganadería. En la siguiente página pueden verse el Re- glamento y el Programa de los actos a celebrarse con motivo de dicha Exposición. La de Cuniculicultura Ésta va a ser la tercera Exposición que organiza y celebra la Asociación Nacional de Cunicultores, la cual tendrá lugar, como las anteriores, en Madrid, en el corriente mes de mayo, bajo el protectorado también del Ministerio de Agricultura, por su Dirección General de Ganadería. Aunque llevando mayor importancia la Cuniculicultura, también se admitirán palomas, gallinas y otras aves, cerrándose el plazo de inscripción el día i.° de mayo. Los interesados pueden dirigirse al Presidente de la Asociación, Serrano, 98, i.°, Madrid. Recordamos encarecidamente a nuestros lectores tomen nota de la celebración de dichas Exposiciones y procurando divulgarlo, contribuyan a que ambas se vean muy concurridas de expositores y de visitantes-. Felicitamos a las entidades organizadoras por sus actividades y les deseamos el éxito que merecen por su laudable labor. "Mundo Avícola" a sus s.uscri ptores DEL SORTEO DE 1935 Como anunciamos, el día 15 del mes de marzo tuvo lugar el sorteo de un lote de aves selectas, entre los.suscriptores de Mundo Avícola corrientes de pago en la suscripción de r935> el 31 de enero. El acto tuvo liigar ante el señor Notario del Ilustre Colegio de Cataluña don Aurelio Fernández, levantándose el acta correspondiente, en la que se da Fe de que el agraciado es el poseedor del Número 1.111 correspondiente a don Antonio Galván, de Mérida (Badajoz), el cual, notificado de que la suerte le favoreció, ha tenido a bien elegir un lote de Castellanas negras. Y para que conste, se hace público a fin de que llegue a conocimiento de los que entraron en el sorteo con número que les fué enviado con anterioridad al mismo. Reglamento de la Exposición Nacional de Avicultura de Sevilla Artículo i.° La primera Exposición Nacional de Avicultura e industrias anexas que organiza la Asociación General de Avicultores de España (Federación Avícola Española), se celebrará en Sevilla en la Plaza de España (Parque de María Luisa), los días del 21 al 25 de abril de 1935, con la protección del Estado y el control de la Dirección General de Ganadería. Art. 2.0 Podrán tomar parte en la Exposición todos los residentes en España a quienes interese exhibir aves vivas, productos, material, géneros y publicaciones relacionadas con el objeto del Certamen. Art. 3.0 La Exposición se compondrá de las siguientes Secciones: I.8 Gallinas; 2.a Palmípedas,-pavos, guineas, faisanes y demás aves ornamentales; 3." Columbicultura y columbo-fiiiá; 4.a Material y productos avícolas; 5.a Bibliografía. Art, 4.° En las Secciones de animales, los que de éstos se presenten con opción a premio habrán de s-er inscritos individualmente; y fuera de concurso, con el carácter de inscripciones comerciales, los lotes ordinarios de machos y seis hembras, como máximo, en gallinas y palmípedas; o de macho y hembra de igual especie, raza y variedad en palomas y aves ornamentales. Asimismo, podrán inscribirse, fuera de concurso también, grandes lotes extraordinarios comerciales, como manifestación de la explotación avícola. Art. 5.0 Los animales inscritos individualmente y las parejas de palomas serán alojados en jaulas por cuenta de la A. G. A. E. (Federación Avícola Española), y por la de los expositores, los lotes, faisanes y demás aves ornamentales que requieran instalación especial. La alimentación y cuidados de todos los animales inscritos individualmente, por parejas, o en lotes ordinarios, será de cuenta de la Federación. La de los lotes extraordinarios podrá ser objeto de convenio en cada caso. Art. 6." También podrán figurar en la Exposición toda clase de material, productos, gé- neros, publicaciones y bibliografía relacionados con las aves, siendo de cuenta de los expositores los gastos de instalación, adorno y cuidado de los stands. Art. 7-° Los derechos de inscripción, que estarán afectados por una bonificación del recorrido que hayan de hacer desde el punto de procedencia a Sevilla, lugar de la Exposición, se abonarán en el momento de hacer la inscripción, en la cuantía siguiente (1). Los lotes comerciales extraordinarios, según convenio en cada caso. Art. 8." Las inscripciones y las peticio-de espacio, deberán hacerse utilizando hojas especiales que se facilitarán en la Secretaría de la A. G. A. E. (Federación Avícola Española) y-en las de las Asociaciones, Secciones o Sindicatos avícolas provinciales federados. Estas hojas se remitirán directamente a las oficinas de la A. G. A. E. (Federación Avícola Española), Fernanflor, número 8, Madrid, en donde tendrán su entrada antes del 1.° de abril. Si se inscriben animales para los cuales no se haya especializado la clase en que deban ponerse, se hará diciendo: "Otras variedades no especificadas", haciendo constar el nombre de la raza o variedad. Art. 9.0 El que pretenda poseer una raza o variedad nacional no clasificada, o haber mejorado por selección cualquiera de las variedades de gallinas del país podrá inscribirlas en los Concursos 57 a 60 inclusives; teniendo que presentar cinco machos y cinco hembras de edad semejante, y de tipo, silueta y coloración absolutamente uniformes, sin cuyos requisitos no podrán ser admitidos en la Exposición. Art. 10. Los animales serán juzgados con arreglo al standard de cada raza por juez único, que designará la A. G. A. E. (Federación Aví- (1) Dichas cuotas varían en gallináceas y palmípedas ; en inscripciones individuales, entre 3 y 7 pesetas por cabeza, según la distancia en kilómetros entre Sevilla y el punto de envío. Para lotes, varían entre 2,50 y 6,75; para palomas, entre 3 y 7 por parejas, para otras aves, entre 6 y 14. Para los stands, la variación es de S a 9 pesetas por metro cuadrado. Las cifras de variación van indicadas en el Reglamento. cola Española), de acuerdo con este Reglamento y con el de jueces avícolas, aprobado en junta general de 25 y 26 de febrero último. Durante los dos primeros días de Exposición actuarán los jueces a base de fallo secreto, es decir, con desconocimiento absoluto del nombre del dueño del ejemplar. La concesión de premios se hará por un Jurado nombrado de acuerdo con el Decreto de Bases de la Dirección General de Ganadería, en el que actuaran dichos jueces como ponentes. Su fallo será inapelable. Sin embargo, si éste se hallare en desacuerdo con el presente Reglamento y con el de jueces avícolas, los expositores tendrán derecho a reclamar, por escrito, ante el Comité ejecutivo. Los jueces presentarán a dicho Jurado durante la mañana del tercer día de Exposición, su fallo en informe escrito sucintamente. Art. 11. Los jueces podrán presentar animales, material, etc., en cualquiera de las diferentes Secciones y Grupos, pero en las razas que juzguen, lo harán fuera de concurso. En este caso y a su petición serán calificadas sus aves, material o productos por- otro juez, pero sólo al efecto de determinar el mérito, nunca para recibir recompensas materiales; sin embargo, las calificaciones que obtengan sus animales serán válidas para el Libro de orígenes y demás efectos societarios, teniendo dichas calificaciones la misma significación y alcance que los premios a cuyas categorías se refieran, y se computarán como tales en el historial de los ejemplares a quienes afecten. Art. 12. Todas las aves, material, productos, etc., expuestos, tendrán durante los tres primeros días de Exposición, solamente el número correspondiente a su Sección, Grupo y Concurso, según catálogo, así como el nombre de la raza; el cuarto día se publicará el catálogo de las aves premiadas, distinguiendo a cada una de éstas en sus jaulas con el anuncio del premio obtenido; el mismo cha se darán a conocer los nombres de los propietarios; y el quinto se hará, solemnemente, la entrega de premios. Art. 13. Las recompensas se dividirán en ordinarias y extraordinarias. Se entenderán por ordinarias los primeros, segundos y terceros premios y las menciones honoríficas otor-gables por el Jurado en cada una de las Secciones de aves, premios que consistirán en Diplomas acreditativos de la categoría en que quedó clasificado el individuo o la pareja en su respectivo concurso. Las recompensas extraordinarias consistirán en cantidades en metálico, medallas, objetos de arte, etc., y se otorgarán en concepto de premios superiores, premios de honor, de conjunto, etc. Los premios asignables a las primera, segunda y tercera Secciones se determinan al final del programa de las mismas y al pie en cada una de las cuarta y quinta. En las Secciones de aves podrán ser otorgados grandes premios de honor por el mérito del conjunto de lo expuesto por un expositor en cada Sección; pero para tener opción al mismo será necesario haber inscrito, por lo menos, diez individuos en una misma Sección, o diez parejas de diferentes raza3, con preferencia nacionales, si es en la Sección de Columbi-cultura. Para precisar el mérito del conjunto se dará valor a los premios ordinarios alcanzados en la misma Sección, contándose a razón de ocho puntos los primeros, de seis los segundos, de cuatro los terceros y de dos las menciones. La suma de dichos puntos determinará el orden del mérito para la adjudicación del premio de conjunto. Los animales inscritos por lote a título comercial no tendrán derecho a premios ni serán juzgados; pero si algunos hubiesen dé excepcional mérito, podrán ser distinguidos con algún premio de compensación. En todo caso los expositores de lotes tendrán siempre el correspondiente Diploma de cooperación. Art. 14. Las aves habrán- de viajar en la máxima velocidad posible, pudiendo enviarse a Sevilla, consignadas a la A. G. A. E. (Federación Avícola Española), siempre que lo sean en gran velocidad y porte pagado, en cuyo caso el transporte de la estación a la Exposición lo hará la Federación con cargo a los expositores. También podrán ser entregadas en la Exposición, por los propios expositores; en todo caso, las aves deberán llegar a la Exposición, como máximum, antes de las doce horas del día 19. Igualmente habrán de estar terminados todos los stands a la hora anteriormente fijada. Del transporte del material cuidarán los mismos expositores. Art. 15. Los animales vivos habrán de ser retirados de la Exposición en todo el día siguiente a la clausura de la misma, debiendo quedar desalojado el local a las cuarenta y ocho lluras de haberse cerrado el Certamen. Los que deseen que la A. G. A. E. (Federación Avícola Española) les reexpida las aves inscritas, habrán de entregar el importe de dicho transporte más un 25 por 100 para dife- rencias imprevistas, en el momento de hacer la inscripción. El saldo que pudiese quedar a su favor se le liquidará dentro de los veinte días siguientes a la terminación de la Exposición y sus incidencias. Art. 16. Los animales pueden ser vendidos en la Exposición al precio que les fije el expositor en la hoja de inscripción, para lo cual habrá una Oficina de Ventas. Por dicho servicio la Federación se bonificará con un 5 por 100 del importe de la venta. Toda venta de animales que no sea hecha por dicha Oficina será nula. Art. 17. La Comisión receptora rechazará todo animal o lote que, por su mala presentación o por mostrarse enfermo, pueda deslucir el Certamen o ser causa de posible infección. Igualmente se reserva el derecho de limitar las inscripciones de aves si el número de éstas excediera al de jaulas disponibles para su alojamiento. Art. 18. Ninguna responsabilidad alcanzará a la A. G. A. E. (Federación Avícola Española) por la pérdida, muerte, accidente o deterioro que puedan sufrir las aves, material, piensos, etc., concurrentes al Certamen, si bien la Federación, por su propio prestigio, velará pollos intereses de todos los expositores. Art. 19. Por el sólo hecho de firmar la hoja de inscripción, se entiende que el expositor acepta en todas sus partes los preceptos del presente Reglamento. Art. 20. Aunque la Exposición tiene carácter nacional, serán admitidos, dentro de las condiciones del presente Reglamento y programa, ejemplares de procedencia extranjera, siempre que estén en posesión del expositor por lo menos con treinta días de antelación a la fecha de inscripción, y que se haga constar así. En el caso de que estos ejemplares, por sus cualidades, lo merezcan, podrán ser agraciados con premios especiales puramente honoríficos. Art. 31. Todos los proyectos de stands y gallineros de lotes habrán de merecer la aprobación del Director artístico de la Exposición. PROGRAMA DE ACTOS DE LA EXPOSICIÓN NACIONAL DE AVICULTURA DE SEVILLA DÍA 21 de abril Manana. — Inauguración oficial de la Exposición por las Autoridades agropecuarias, con asistencia de las locales; entrega de los títulos de Miembros de Honor de la Asociación General de Avicultores de España (Federación Avícola Española), a los señores a quienes se haya otorgado este galardón. Tarde. — Consulta sobre casos y cosas de Avicultura y después conferencia. Día 22 de abril Mañana. — Reunión de Avicultores, Inspectores Veterinarios y Maestros, y consulta sobre cosas y casos de Avicultura. Tarde. — Conferencia. Día 23 de abril Mañana.—■■ Reunión de Avicultores, Inspectores Veterinarios y Maestros, y consulta sobre cosas y casos de Avicultura. Tarde. — Conferencia. Día 24 de abril Mañana. — Reunión de Avicultores, Inspectores Veterinarios y Maestros, y consulta sobre casos y cosas de Avicultura. Tarde. — Conferencia. Día 25 de abril Mañana. — Consulta sobre casos y cosas de Avicultura y conferencia. Tarde. — Entrega de premios y clausura de la Exposición. Durante los cinco días de la Exposición actuará en ella el Equipo móvil número 3 de la Dirección General de Ganadería. Asimismo se dará un cursillo de Biología aviar a cargo del Instituto de Biología Animal. Las conferencias y consultas versarán sobre patología aviar, construcciones avícolas, alimentos de las aves y Avicultura en general, y estarán a cargo de personas de la más reconocida competencia. Se organizarán visitas colectivas oficiales de los señores expositores a los diferentes monumentos y joyas artísticas y arqueológicas de Sevilla y su provincia. Por fin, se organizarán un banquete oficial y un baile de gala, así como determinados festejos en el recinto de la Exposición. PARA LOS QUE QUIEREN APRENDER Por el Prof. S. CASTELLÒ UN GRITO DE ALARMA EN LA AVICULTURA UNIVERSAL La prensa avícola británica, como la canadiense y la norteamericana, se ocupan alarmadas del aumento de la mortalidad que se viene observando en los gallineros industriales, y hasta en los concursos de puesta de dichos países, donde se rodea a las gallinas concursantes de los mayores cuidados. No es menor la alarma en los gallineros de todos los países de la Europa continental, y, por lo tanto, nada tiene de particular que la Avicultura científica atienda a ello y deje oír el parecer de hombres de gran experiencia en el ramo de Avicultura. En los siete últimos años, en los Concursos de puesta celebrados en Inglaterra, la mortalidad ha aumentado del 5 %, eme se registró en 1926-27, al I2'9 % registrada en 1932-33. En 1933-34 en el Concurso del Yorkshire, en que tomaron parte 1.538 pollas, la mortalidad ha llegado al 18,72 %, correspondiendo un 28.37 % a las Leghorn, un 18,34 a las Wyan-dottes y un 16,14 % a las Rhode Island, siendo el promedio de 18 %. En los Estados Unidos, en los años de 1921 al 1925, estaban ya en mortalidades promediadas del 13,2 %. Del 1925 al 1929 se llegó al 38,4 %, y del 1929 al 1933 la mortalidad alcanzó, según datos de la Estación Experimental del Estado de Ohío, al 55.5 %. . No es esto solamente, sino que un 40 a un 60 % de las pollas que se inscriben, han de ser retiradas por enfermizas, y ante el peligro de que mueran en el Concurso. En los gallineros industriales semiintensivos el aumento de la mortalidad va en aumento de año en año, y como esto alarma, muy justamente, es preciso considerarlo a fondo y ver si la cosa tiene remedio. En el Concurso británico del "Harper Adams" celebrado en 1932-33 en que tomaron parte 2.034 pollas, un 30,2 % murieron de afecciones en el ovario y en el oviducto, y un 26,9 %, de accidentes y de enfermedades parasitarias del aparato digestivo. Se comprende el mayor porcentaje en las enfermedades del ovario y del oviducto, por la gran actividad que hay en dichos órganos, tratándose como se trata de grandes ponedoras. En cuanto a las enfermedades parasitarias, se atribuye a la infección del terreno, debida a la tenencia de muchas gallinas en espacio reducido, y a que muchas entran en el concurso ya infectadas de parásitos. Ahora bien: es sabido que en ninguna especie de animales domésticos se ha logrado un aumento de producción tan extraordinario como en las gallinas, que en el siglo pasado daban de 70 a 80 huevos como promedios, y hoy, en las razas seleccionadas, éstos suelen ser de 150 a 200 y aun mayores, registrándose algunos records de 300 y más. Esto se ha logrado por la eliminación de las malas ponedoras y no dando a la reproducción más que las buenas, pero atendiendo sólo a la postura, es decir, poniendo como primera condición el mayor número posible de huevos en el primer año, y no atendiendo también al vigor o robustez del animal. Ello es un gran error en la mayoría de los modernos avicultores. Porque una polla dió 250 ó más huevos, o porque el gallo es hijo de ponedora de tal mérito, se les considera ya en condiciones de ser buenos reproductores, siendo así que, aun llevando en su organismo el factor de la gran fecundidad, carecen del vigor necesario y de la salud suficiente para engendrar prole robusta. Obrar así, en realidad no es seleccionar, porque, aunque los resultados del registro de la postura nos den una guía para saber de las cualidades ponedoras de un ave, si al elegir los reproductores sólo nos atenemos a esto, en realidad no se selecciona. En Norteamérica, aun agravó la cosa, la tendencia a guiarse por el sistema de Walter Ho-gan, por el que se mide la amplitud abdominal y se da preferencia, no sólo a las que mayor separación se observa entre la punta de la quilla del esternón y los dos isquiones, y entre estos dos huesos, entre sí, sino que se dan como mejores aquellas gallinas que tienen esos huesos finos y flexibles, signos de debilidad, más que de otra cosa. Por el afán de seleccionar a base de la postura, la gallina Leghorn y aun la Wyandotte ha llegado a perder el normal volumen de la raza, porque, con tal de que dieran muchos huevos al formar los grupos de reproductores, no se atendía al peso y al volumen del animal. De ahí que las Leghorn inglesas sean de mayor volumen que las norteamericanas, porque se tuvo más cuidado en esto. Si en la raza Rhode Island no ha ocurrido esto, es porque, siendo más moderna cuando se generalizó, así en América como en Europa, ya los seleccionadores se habían dado cuenta de lo ocurrido en las Leghorns y en las Wyan-dottes. Eugenio Crema, avicultor italiano, en sendo artículo que publica Rivista di Avicultura, da un grito de alarma y dice que hay que poner remedio a todo esto, si no se quiere perder todo lo progresado en Avicultura. Como remedios preconiza cosas muy interesantes que nosotros recogemos para darlas a conocer a nuestros lectores. El autor dél artículo llama en primer lugar la atención sobre el hecho de que muchos huevos de las grandes ponedoras de 250 ó más huevos, que los dan de más de 60 gramos, no dan nacimientos, y si los dan. los polluelos nacen débiles y aunque vivan, son poco vigorosos y enfermizos durante toda su vida. Relacionando esto con la gran postura de la madre, estima que el esfuerzo soportado por su aparato genital durante el año de prueba o de registro de la postura determina en el ave una pérdida de vigor general que ha de reflejarse necesariamente en la salud y en el vigor de los hijos. Este hecho son muchos los que han podido comprobarlo, y lo más sensible es que lo han apreciado algunos de los que han pagado a elevado precio huevos para incubar de gallinas records, con primeros premios en Concursos de puesta. De ahí que Eugenio Crema estime que, si en todo reproductor el vigor es cosa esencial, en esas grandes ponedoras sea todavía algo absolutamente indispensable, y, por lo tanto, aunque su alta postura nos indique que llevan el factor genital de una gran fecundidad, sin dejar de tenerlo en cuenta, al elegir las reproductoras hay que eliminar sin piedad a todas aquellas que no estén en pleno vigor en aquel momento, y prefiriendo siempre Tas gallinas de razas seleccionadas, que han dado posturas de 150 a 250 huevos, mejor que las que han dado 280 ó más, porque en estas últimas el esfuerzo de su aparato genital puede haberlas debilitado más que el de las de posturas, buenas, pero más moderadas. Recuerda el autor los signos de vigor general, ya conocidos de los buenos avicultores, pero que vamos a precisar a beneficio de aquellos que aun los ignoren, según los puntualizamos en nuestro libro "La selección y los buenos reproductores, base principal del éxito en Avicultura.— Elementos de Genética avícola" (1). Es signo de gran vigor constitucional, el desarrollo y la textura fina de la cresta, y su buen color rojo intenso, así como el brillo del plumaje y la buena conformación del cuerpo. Los ojos saltones, de iris oscuro y pupila bien redonda y bien destacable, así como la continua movilidad del animal, son señales de sus energías y de su vitalidad. La anchura, la amplitud y la profundidad del cuerpo son señales de buena capacidad corporal, así como son también signos de vigor general y de buena salud, la propensión a comer y a llenarse bien el buche y el grosor de las escamas de los tarsos, sobre todo en los gallos. La blandura del abdomen, la amplitud del pecho, el grosor de los tarsos, los andares altivos y el aspecto belicoso, son también signos de vigor y de salud. En los reproductores, lo son también la amplitud, la redondez y el buen color del ano, el tardar mucho en irse a retiro y el ser los primeros en salir del gallinero para corretear por el campo, así como la frecuencia en dar el salto en los gallos y la de soportarlo en las gallinas, el frecuente cantar de los gallos y el continuo carear de las gallinas. A esto puede agregarse el acuerdo del peso del ave con el que el Patrón o Standard de la raza fija como buen peso normal para cada uno de los sexos. Con estos signos no es difícil apreciar si el ave está en buenas condiciones para pasar a Ser reproductora, pero atenerse sólo a su postura y sentarla como base exclusiva de la selección, es conducir las razas a esa degeneración y a esa falta de vigor y de vida de la que los mismos promotores del progreso avícola mundial ya se conduelen. James Rice dice, y dice con razón sobrada, (1) Volumen de 272 páginas profusamente ¡lustradas.— Precio, 12 pesetas en rústica y 14 encuadernado, y 0,50 ptas. por franqueo y certificado. 56 M UNDO A VICO que en cuestión de reproducción "hay que mirar más a la obtención de buena descendencia, en. general, que a lo de perpetuar solamente la gran postura, y que el valor del reproductor está en la buena descendencia que da, y no en su gran producción ni en su belleza". El ser de buena constitución física, el ser hijo o hija de buenos reproductores y el responder a las características propias de la raza, son tres cosas que deben ser tenidas en cuenta por encima de la gran postura, aunque si ésta concurre, completa las condiciones o requisitos que deberían concentrarse siempre en los buenos reproductores. Sabido esto y señalado el remedio, suscribimos en absoluto al escrito de Eugenio Crema, dando el grito de alarma sobre la posible degeneración de los gallineros en los que, no teniendo en cuenta más que la gran postura, desatienden la cuestión del vigor de los reproductores, deficiencia ya señalada hace muchos años por James Rice, el gran profesor de Avicultura norteamericano, que pronosticó el peligro de la degeneración tal como se viene tocando ahora en Inglaterra y en Norteamérica. A la condición de vigor, deben todavía unirse otros requisitos, tales como la buena alimentación de las ponedoras a base de abundancia de proteínas (verduras tiernas, especialmente leguminosas, harinas de carne, de pescado, de soya o de gluten, avena de preferencia al maíz rojo y buenos salvados o afrechos); el mayor espacio posible y a ser posible libertad absoluta en el campo; vigilancia en la salud y buen ere-miento de los primeros productos eliminando del grupo de reproductores los que los dan débiles, y desde luego no dar a la reproducción ningún gallo o gallina portador del bacittus pit-llorum, agente infectivo, productor de la diarrea blanca. Además de esto, no dar nunca a las gallinas gallos de su propia familia natural, es decir, de ellas parientes, es otra de las cosas a recomendar, pues, si la consanguinidad es aceptable para el sostenimiento de un tipo, es algo contrario al mantenimiento del vigor, y mal llevada fácilmente conduce a la degeneración. Eugenio Crema no hace mención en su es- crito, de algo que, a mi juicio, puede también dar lugar a que en muchos gallineros se acentúe el poco vigor de su población aviar, dando lugar al aumento de la mortalidad y hasta a la disminución de la postura. Aludimos al hecho de que son muchos los avicultores que empiezan y que, para tener pronto muchas gallinas, dan a incubar huevos de pollas que no tienen ni siquiera un año, o dan a las gallinas viejas pollitos demasiado jóvenes, y naturalmente, la descendencia es poco vigorosa. La diseminación de polluelos de un día producidos artificialmente en gran escala, es también algo que en mucho ha contribuido al desastre que se señala. En efecto: hay industriales fabricantes de polluelos que, por la necesidad de disponer de muchos huevos, dan ya gallo a las pollitas en cuanto éstas empiezan la postura, y destinan sus huevos a la incubación. Sobre el engaño de dar polluelos, que dicen ser de selección, cuando todavía no saben cuántos huevos darán sus madres, los dan hijos de reproductores que todavía no están en edad de dar descendencia vigorosa. Así resulta que se empiezan muchos gallineros bajo una base falsa y luego se tocan-las consecuencias. Gallos y gallinas de menos de un año, no deben nunca darse a la reproducción, y en las gallinas, mejor es esperar a que tengan 18 meses, y así uno sabe ya cuántos huevos dieron en su primer año de postura. El grito de alarma lanzado en Italia por Rivista di Agricultura en el escrito de Eugenio-Crema, es eco del que se ha lanzado ya en Inglaterra y en Norteamérica por el aumento de la mortalidad en los gallineros industriales, bien, comprobada en los Concursos de puesta, y bueno es que en España, se pare mientes en ello, porque, a pesar de lo que aquí hemos progresado, todavía muchos están en el terreno de fiarlo todo al registro de la postura y a los-huevos que las gallinas o las madres de las gallos dieron, cuando, lo repetimos para terminar, si esto es un buen signo, no es la cualidad principal, si el vigor falta en los reproductores.. Salvador Castelló Canarios flauta. Blancos - Amarillos. - Junquillo. Se venden excelentes parejas seleccionadas para cría. AVICULTURA CASTELLÓ - Diagonal, 460-BARCELONA M U N D 0 A. V 1 C OLA El Salón Internacional de la Avicultura de Paris en 1935 Apuntes del natural tomados por el dibujante Denise; de los gallos y gallinas Houdan de los Establecimientos Duperray, de Meulette-Houdan (Serie et Oise), agraciados con el Premio de Honor en razas francesas en la Exposición de París de este año. En los dias 14 al 19 del pasado mes de febrero se celebró en los Palacios de Exposiciones de la Puerta de Versalles, de París, la se-tcntiunaava Exposición internacional de Avicultura organizada por la Asociación Central de Avicultura de Francia, bien llamado Salón Internacional de la Avicultura. Inaugurada por el Ministro de Agricultura y oficialmente visitada por el Presidente de la República francesa, la Exposición fué visitada por más de cien mil personas, y, como las an teriores, tuvo excelente éxito. El estudio del Catálogo de la Exposición pone de manifiesto eme, a pesar de las malas circunstancias, la afición al deporte avícola no decae, pues poco más o menos concurrieron tantos expositores como otros años (unos 1.113) ascendiendo el número de inscripciones en aves de corral y de conejos a 9-54°> a 'as flue hay que agregar las de aves ornamentales, pajarería, material avícola, apicultura, jardinería y demás secciones comprendidas en el programa del Certamen. Correspondiendo muchas inscripciones a pa- rejas o a lotes, en gallinas, palomas, patos, gansos, pavos, pintadas y conejos, pudieron verse reunidos unos 10.500 animales. Dejando siempre a un lado la pajarería y las aves ornamentales, pudieron verse en el gran Certamen internacional de París hasta 175 razas y variedades distintas así distribuidas : Razas y variedades de gallinas francesas .................. Razas y variedades de gallinas extranjeras.................. Razas y variedades de palomas. Razas y variedades de patos ... Razas y variedades de ocas- ... Razas y variedades de pavos ... Razas y variedades de conejos . Total......... 23 34 40 16 5 7 SO 175 Para tener una idea de lo que representa juzgar tanta clase de animales, basta saber que han actuado en la Exposición de París, nada menos que 76 jueces, así distribuidos: En gallos y gallinas francesas ...... 20 En gallos y gallinas extranjeras ... 13 En palomas........................ 17 En patos........................... 4 En ocas........................... 2 En pavos ........................ 2 En volatería de consumo............ 1 En conejos........................ 17 Total ............ 76 Como nota curiosa, debe consignarse la de que todos esos señores entran en funciones a las ocho de la mañana del día en que, a las 2 de. la tarde, debe ser abierta oficialmente la Exposición, y que, al mediodía en punto, cada uno de ellos debe haber terminado su trabajo y extendido su fallo, sirviéndole éste de papeleta de entrada en el comedor en que se les sirve el almuerzo con que les obsequia la Suciedad Central de Avicultura, inútil decir que pocos son los que se hacen esperar. En tanto los jueces almuerzan, numeroso personal se ocupa de ir poniendo en el frente de cada jaula el distintivo del premio alcanzado por el animal que la ocupa, y asi a la hora de entrar el público, todo está en orden y con el catálogo en la mano se puede ir viendo a quién pertenecen los ejemplares expuestos, porque en las jaulas no puede aparecer el nombre del expositor, para que los jueces (que trabajan ' sin catálogo y sólo con la numeración de las jaulas en que deben juzgar, puedan aduar a base absolutamente secreta), puedan hacerlo imparcialmente y sin influencias. El Gran Premio, Vaso de Sez'res, donado por el Presidente de la República, ha sido adjudicado este año a Mr. Marcelin Poimboeuf, de Chaon (Loire-et-Cher) por sus hermosos Pavos de Sologne. En la Sección de gallos y gallinas inscritos individualmente (machos o hembras) los grandes Premios de Honor han correspondido al "Elevage du Puits-Avril", de Ail!ard-sur-Tholon (Jonne), por una pollita raza gatinesa. en cuya clase actuó de juez nada menos que el conocido millonario y aristócrata francés, Conde P. de la Rochefoucauld, gran deportista avícola. En palomas, el Premio de Honor lo alcanzó M. Paul Perrier, de Chambon-Feugerolles (Loire) por su macho raza Mundana plateada barrada, con patas sin plumas, de la que pu- blicamos la foto con que nos ha favorecido su propietario. En palmípedas, el Premio de Honor ha correspondido a la señora de Bodinier-Poché, La paloma Mundana sin plumas en las.patas, de Mr. Paul Peérier, de Chambons-Feugerolles (Soire) agraciada con Premio de Honor. de La Selle-Craonnaix (Mayenne), por su magnífico Ganso de Toulouse. En conejos, obtuvo premio de la misma categoría Mr. Jean Dujardin, de Roubaix (Nord), por su conejillo macho Negro y Fuego. En la Sección de tríos, obtuvieron Premio de Honor, el Establecimiento Duperray, de Meullette-Houdan (Seine et Oise), al que difícilmente se le quita esa alta recompensa en la raza Houdan; la señora Bodinier-Poché, ya citada antes, en Orpingtons negra y la señora Eugenie Fierobe, de Chiry (Oise), por sus Hamburgo enanas. El Marqués de La Croix, de Steenockerzel (Bélgica), lo obtuvo por sus patos Rouen obscuros ; Charles Sonnelite, de Chanerey (Cote d'Or) por sus palomas Romanas bayas; Fierre Pauly, de Bage la Ville (Ain) por sus palomas de Alto vuelo francesas: la señora de Judais-Louveau, de Rennes (Ule et Villette) por sus conejos Angora blancos (cuya foto ilustra este número) y la señorita Marie Duelos, de Couf-tans-Sáint-Honorine (Seine et Oise) por sus conejos Gigantes de Beberen azules. Tales fueron las altas recompensas obtenidas' en el Salón de la Avicultura del presente año, aliarte las recompensas ordinarias en cada clase y variedad, sexos y edades. Man turnado parte en el mismo, 64 Sociedades y Federaciones y 44 Clubs avícolas especializados en razas, o sea en total 108 entidades avícolas francesas y de otros países. Como todos los años, se celebró en los Salones del grandioso Hotel Lutecia el banquete de Confraternidad Avícola internacional bajo la presidencia del Ministro de Agricultura, al que asistieron unos quinientos comensales, y al terminar tuvo lugar el baile de gala con que la Sociedad Central de Avicultura de Francia obsequia anualmente a las familias de sus asociados. En resumen, dicha Sociedad se ha visto una vez más favorecida con el éxito de su setenta y sieteava Exposición, y por ello la felicitamos, abrigando la esperanza de que otro año los aficionados españoles se resuelvan a dar fe de vida y pueda haber representación española, que no la ha habido en la Exposición Internado-nal de París desde hace muchos años, y convendría que en ella figuraran nuevamente nuestras razas nacionales como las de otros países que tradicionalmente concurren a la más importante de las exposiciones de Avicultura que se celebran en países latinos. Convocatoria de la Asociación General de Ganaderos de España para sus cursos en Madrid La Asociación General de Ganaderos de España ha hecho ya pública la convocatoria para los cursos de Avicultura, Apicultura e Industrias lácticas que desde hace ya catorce años vienen dándose de su cuenta en el aula y Parque de Exposiciones y Concursos de la Casa de Campo de Madrid, los cuáles se darán simultáneamente empezando el día 29 de abril para terminar el 29 de mayo. Las clases correrán a cargo: la de Industrias lácticas al del Ingeniero Agrónomo y catedrático don Juan Díaz Muñoz, Director General de Agricultura; la de Apicultura, al del patriarca de la misma en España, Profesor don José Trigo, y la de Avicultura, al del Profesor don Salvador Castelló Carreras. Los interesados en asistir a alguno de dichos cursos o a los tres, pueden dirigirse, en petición de Reglamento y Programas, a la Secretaría de la Asociación General de Ganaderos de España, Huertas, 30, Madrid. Estos cursos, que anualmente se ven concurridos por más de 200 alumnos, permiten adquirir en el breve plazo de un mes, los cono- cimientos necesarios para sentirse iniciados en esas tres industrias rurales, y por la situación central de la sede de los cursos, permite que asistan alumnos de todo el país. Durante los cursos teóricos, se realizan prácticas a base del magnífico material y de las instalaciones de que dispone la Asociación General de Ganaderos y además se realizan excursiones semanales a los establecimientos de Avicultura y de Apicultura próximos a Madrid, con los cuales los asistentes a dichos cursos completan los conocimientos adquiridos en las clases y por sí mismos forman concepto de lo que ven, para utilizarlo luego en propio provecho. Llamamos la atención de nuestros lectores sobre el hecho de que las personas que no iludiendo seguir un largo curso de Avicultura quieran posesionarse de los debidos conocimientos en poco tiempo, tienen en su mano lograrlo asistiendo al curso que va a darse en Madrid, resumen del que da nuestro Director en su Escuela de Arenys de Mar. 60 MUND O V c o Nuevas palabras en el vocabulario avícola castellano Con motivo de la traducción al castellano del libro "Avicultura Práctica", de los Profesores Rice y Botsford, de cuya feliz aparición nos ocupamos en nuestro número de noviembre ele I934> su traductor, don José M. Soler Coll, usa por primera vez en castellano la palabra tría como significativa de elección o separación de unas gallinas ele otras, acto que basta aquí todos hemos venido designando con la palabra selección y en ciertos casos mal hacíamos al emplearla. En nota del traductor, que calza el pie de la página en la eme por primera vez aparece la palabra tria, se dice que, para ello, se inspira en escrito del Profesor Charles Voitellier, en el ■que establece un distingo entre los significados de las palabras francesas choisir (escoger) y selectioner (seleccionar), ya que significan cosas distintas. Seleccionar es, en efecto, algo más que separar unas de otras las cosas según conveniencias particulares, porque envuelve el concepto de un acto o práctica que responde a un método o sistema con que ir mejorando la calidad de la cosa, y si se trata de animales, su perfección o su producción. De ahí que nos parezca muy bien la iniciativa del señor Soler Coll de buscar palabra con que designar lo que, efectivamente, no es verdadera selección. Seleccionar, según el Diccionario de la lengua castellana es la elección de una persona o cosa entre otras, como separándola de ellas y prefiriéndola. Selecto o selecta, es lo que se reputa por mejor de entre cosas de su especie. No hay, pues, la menor duda de que no debe ser confundido el simple hecho de separar unas gallinas de otras, con el de practicar en ellas una selección, pero sí al separarlas hay ya el propósito de conservar las que se reputen como mejores para la reproducción, seleccionamos. Soler y Coll, observando eme Rice y Botsford establecen diferencia entre los términos ingleses culling (separar) y selecting (seleccionar) traduce el culling por tria, como Voitellier emplea el término francés choix (elección). Amantes del estudio y gozosos de colaborar en las iniciativas de Soler y Coll en su acertada sugerencia de distinguir entre el significado de dos prácticas avícolas y de aplicar a cada una de ellas la palabra o término castellano que mejor pueda designarlas, consultamos los diccionarios y anotamos lo siguiente: Triar, según el diccionario de la Academia de la lengua Castellana (edición de 1809) significa escoger, separar o entresacar. No se determina, pues, el objeto de la operación, pero el diccionario francés es más explícito y dice que, Tricr, es, limpiar o quitar la broza, esto es, lo inservible, y, por lo tanto, es algo distinto de choisir que, según el mismo diccionario francés, es término que envuelve ya el concepto de escoger o de elegir, en tanto trier envuelve el de desechar o de despreciar. Cuando de un gran montón de judías, por ejemplo, separamos las malas o taradas, despreciables para el consumo, o malas para ser sembradas, triamos. Cuando, siendo las judias de diversos colores, las vamos separando formando grupos con las de un mismo color, es-cojemos o elegimos las que han de ir en cada grupo; pero si lo que nos guía no es ni el interés de eliminar las judías malas (la broza), ni el de agruparlas por colores, si no el de elegir aquellos granos que mejor pueden convenir para una buena sembradura, entonces es cuando en realidad seleccionamos la simiente, de acuerdo, ciertamente con un método o sistema, pero ejecutando un acto o una práctica. A nuestro juicio no son, pues, ríos los términos a usar, sino cuatro y por cuarto admitimos el de entresacar, que para el caso a que Soler y Coll se reíicre y respetando su parecer, aun nos parece mejor que el de triar. Entresacar, dice siempre el diccionario ele la lengua castellana, es, sacar, escojjr y apartar de entre un número considerable de cosas, algunas de las comprendidas en él. Dícese particularmente de la corta dS árboles y plantíos y también del corte del cabello, citando está muy espeso y sólo se trata de aclararlo.. En el párrafo primero del Capítulo I de Avicultura práctica, el texto inglés de Rice y Botsford usa el término culling (que Soler y Coll traduce por tria) en el trabajo de aclarar el grupo de gallinas, para que se descongestione el gallinero y puedan darse a las diferentes clases el tratamiento que a su posible adaptación convenga. No tratándose, pues, únicamente de eliminar lo malo (triar) ni de uitlizar sólo lo mejor (elegir), ni tampoco de. escoger los animales que mejor puedan servir como reproductores (seleccionar), se trata de una operación que debe tener nombre y, a nuestro juicio, el de entresacar o Practicar una entresaca es el más apropiado. Con respecto a la afirmación, que concuerda con la de Voitelicar, de que, selección es un método o sistema, estamos conformes, pero sin que ello implique que la práctica de tal sistema o método, deje por esto de ser un acto cuyo nombre es seleccionar. Nos parece, pues, que, en el sentido que emplea la palabra Soler y Coll, mejor traduce el sentido de culling el verbo entresacar (del cual deriva la palabra entresaca), que es la que creemos que debiera emplearse, mejor que triar, reservando este verbo para cuando el objeto principal de la entresaca, sea el de separar las aves o los animales malos, con objeto de desecharlos, quitando del grupo lo que es broza, cosa inútil para la reproducción o de escaso o nulo valor para el consumo. Hay todavía otra razón que nos inclina más a la entresacar que a la tria. Es la de que, la palabra entresacar, en cualquiera de los significados que le da el diccionario, lleva igual objetivo (el de aclarar o reducir el número de cosas que están juntas), mientras cjue el verbo triar tiene significados muy distintos, porque, además de escoger, separar o entresacar lo malo, significa también entrar y salir con frecuencia las abejas de una coime-va, clarearse una tela y cortarse la leche. Tria se llama también, al traslado de una colmena débil o poco poblada, al sitio de otra fuerte, y ésta al de aquélla, mientras se hallan fuera las abejas, para que cambien de vaso y quede reforzado el débil y aligerado el fuerte. Si tria y triar tienen varios significados y entresacar no tiene más que uno (porque aunque se aplique a varias cosas, la finalidad de ellas es la misma, clarear o descongestionar), ¿no parece mejor adaptar este término, cuando no hay el deliberado propósito de elegir lo bueno, o el de separar lo malo? Aunque felicitamos al señor Soler Coll por la atinada observación que da lugar a este escrito (observación que prometemos tener en cuenta en nuestros escritos sucesivos) nosotros nos inclinamos al mejor uso de los términos entresacar y entresaca, cuando sólo se trate de aclarar, recurriendo a los tria y triar, cuando se practique el desecho, a los de elejir o elección cuando se trate de separar lo que se crea mejor, según el objeto que se persiga, y a los de selección y seleccionar cuando la entresaca tenga como especial fin la elección de reproductores, bien sea con miras puramente morfológicas, bien fisiológicas o bien con ambas a la vez. A nuestro juicio la entresaca es la liase de todo. Es ei término que mejor traduce el culling inglés, porque de la entresaca puede derivar, la tria si se elimina lo malo; la elección cuando uno guarda lo que más le convenga (como, por ejemplo, los animales a llevar a una exposición), y la selección, cuando lo elegido guarda relación con las excelencias de los productos en el sentido de una perfección en tipo y características en el de su producción o en ambas cosas a la vez. Rogamos a nuestro buen amigo don José M.a Soler Coll, no tome a mal estas observaciones, que formulamos sin el menor intento de enmendarle el término, si no como adición a lo que, bien dicho está por él, pero eme quizá por las razones expuestas pudiere haber oportunidad de completarlo. No podemos decir lo mismo de otra palabra que usa un autor cuyo nombre no conocemos, pues suele escribir sistemáticamente y siempre bajo seudónimo. En uno de sus innumerables escritos, llama asiladcros a los aseladeros, perchas o barrotes en que se posan las aves en las noches. La palabra aseladero viene del verbo castellano viejo aselarsc (acomodarse las aves para pasar la noche); pero por lo visto, el aludido autor o no se fijó, o cree que es error nuestro, y trata de enmendarnos la plana suponiendo que, acomodarse las gallinas, es buscar asilo, cuando quiere decir buscar silla o asiento. Vea el diccionario que dice "Aselarse". (De a y el latín sella, asiento). Si laudable es la iniciativa de Soler y Coll, aportando una nueva palabra al diccionario avícola, lamentable es el error y el intento del autor anónimo en su afán de corregir, porgue, además de cometer un error, desorienta, como desorientan generalmente sus pintorescos escritos al que los lee... 62 M UNDO V I C O L Los animales domésticos en el arte decorativo Desde los tiempos prehistóricos el hombre tuvo tal afecto a los animales, especialmente a los domésticos, que en todos los tiempos y en todas las edades trató de representarlos en el decorado de sus viviendas o en el de los objetos de su uso o de su mayor aprecio. Hasta en aquellos tiempos tan lejanos en los que el hombre primitivo vivía en las cuevas o cavernas que la naturaleza le deparaba como asilo, hay vestigios de ello. En España los tenemos esplendorosos en el decorado de la rocosa bóveda de las famosas cuevas o 'grutas de Santularia del Mar, en la que el ingenio de sus habitantes legó a la posteridad una brillante muestra de su arte. Aquellos animales esculpidos o pintados ett la roca viva con pinturas que los siglos no han logrado debilitar en su colorido, permiten ver caballos, ciervos, jabalíes, bisontes y otros cuadrúpedos habitantes de las selvas cantábricas, en aquellos tiempos, hábilmente representados con una soltura y una perfección inconcebible en aquellos hombres cavernarios. Los chinos y los japoneses, desde tiempos inmemoriales, recurrieron a la representación de animales y especialmente de aves en el decorado de sus viviendas, de su mobiliario y de sus joyas, armas y utensilios. No hay para qué recordar que los babilonios y los egipcios no fueron menos aficionados a esto, porque no hay vestigio de las construc-1 dones de aquellos pueblos en los que no cam- ARCHt ■ coto OSTI Sarcófago particular romano. Museo Laterano Urna cineraria. —Mus.ío Lateranense peen esculturas representativas de animales domésticos. Griegos y romanos siguieron con iguales afectos y entre todos los animales, los gallos atrajeron mayormente su atención, y a su representación recurrieron en esculturas, relieves, pinturas, armas, utensilios y joyas. Cuando el viaje de los congresistas a Roma en 1933 tuvimos oportunidad de recoger algunas fotografías con las que ilustramos estas columnas, dándolas a conocer a nuestros lectores. Ellas patentizan que- la tendencia del hombre a perpetuar su afecto a los animales, no se ha perdido y que se conserva a través de los siglos. Por lo que afecta a las aves domésticas, la posteridad tendrá aun pruebas de ello en las Gallo de la Torre del Campanario en la Basilica de San Pedro de Roma (Ciudad Vaticana) maravillosas esculturas que decoran el grandioso Templo de la Sagrada Familia que está construyéndose en Barcelona. En lo que de él turaleza y en especial hacia esos seres que Dios creó para que le acompañaran y le sirvieran en las necesidades de la vida. El mismo Dios, cuando en su universal castigo dispuso que se salvaran los que con Noé le fueron fieles, quiso también salvar a los irracionales dándoles cabida en el Arca. Al venir al mundo, quiso hacerlo en humilde pesebre, y que el Niño-Dios se abrigara al calor del suave aliento de dos de sus moradores. Cuando Vaso Etrusco del siglo v antes de Jesucristo. Museo del Vaticano. aparece ya levantado, hay una joya que admiran, no sólo los españoles, sí que también los millares de extranjeros que anualmente visitan Barcelona. El genio del gran arquitecto Gaudí, que empezó las obras de dicho Templo, concibió para una de sus fachadas laterales el proyecto de representar en esculturas la divina obra de "La Creación". Para ello se valió, entre otros elementos decorativos, de esculturas representando animales. Todo el zócalo de aquella maravillosa fachada lo reservó a las aves domésticas y hay que ver los primores que sus artífices llevaron a cabo en su representación. El más riguroso de los jueces avícolas no podría descubrir ningún defecto en la representación de aquellas aves allá tan formidablemente esculturadas., Hay en los hombres, especialmente en los que sienten el arte en sus diversas manifestaciones, algo que eleva su espíritu hacia la na- Joya Etrusca del siglo m antes de Jesucristo. Museo del Vaticano. envió su Espíritu a los apóstoles, aun quiso que a ellos llegara en forma de paloma... A ejemplo del mismo Dios, ¿cómo no han de quererles los hombres?... NOTICIARIO AVICOLA LA INDUSTRIA AVÍCOLA EN EL WEST INDIES (ESPECIAL PARA «MUNDO AVÍCOLA») Trinidad, fértil y primorosa posesión británica, está situada ai nordeste de Venezuela, y es — sin duda — la más bella de las islas que forman la encurvada cadena que se extiende desde la península de la Florida, en Norteamérica, hasta las bocas del majestuoso Orinoco, constituyendo el West Indies. The ¡and of the Hupiing-bird o Tere era el nombre indígena de la isla que, apenas separada de Venezuela por el Golfo de Paria y las Bocas de "Dragón" y de "La Serpiente", fué descubierta por Colón el martes, 31 de julio de 1498, después de los sesenta largos y terribles días de su tercer viaje. Desde aquella memorable fecha, por voto y voluntad del Descubridor, ha sido llamada "Isla de la Trinidad". El clima de Trinidad es cálido y húmedo, siendo sano con las ligeras excepciones de sus partes pantanosas. Tiene dos estaciones: !a de lluvia y la seca. Aquélla comprende los meses de junio y diciembre; ésta, los del resto del año. Los calores de la estación seca, que registran 32 grados a la sombra, suelen ser refrescados por brisas del Norte; los de la estación lluviosa, con fluctuaciones entre los 23 y los 50 grados, son húmedas, causando uno de los mayores trastornos en el control de las enfermedades endémicas, que—por ese tiempo — son un poderoso enemigo de la industria aviar. Tanto Trinidad como Tabago (Isla del Tá-bago), constituyen el sistema Colonial Administrativo, cuyo Gobierno, directamente dependiente de la Corona inglesa, ha llegado a Implantar el notable progreso que, en todas sus manifestaciones, es por doquiera visible. Ambas hermanas, agobiadas por la depresión de su poderosa industria agrícola (el cacao), son ahora entusiastas iniciadoras de la avicultura, en la confianza de que en ella habrán de encontrar nuevas fuentes de trabajo remunerativo. De aquí que, por dondequiera, se escuche el rumor de una propaganda ingenua y que va acrecentándose, más que al calor de entidades encargadas de conseguirlo, al impulso de un natural y profundo convencimiento de que es en !a avicultura donde reside el factor que habrá de contrarrestar la depresión actual. Por esto hay deseos de aprender y buena voluntad para trabajar, pero a base de leyes fijas y adecuadas a nuestro clima tropical. De aquí el empeño que se ha puesto en acoplar todos aquellos datos, emanados de los famosos Congresos de Avicultura mundial, adaptables al medio en que trabajamos y en los cuales está basado el Manual de Avicultura tropical de que soy autor y cuya impresión está haciéndose. Trinidad cuenta con más de cincuenta establecimientos de Avicultura, siendo el más importante el del Gobierno Colonial, anexo a la famosa Granja Avícola de San José, a cargo del notable hombre de ciencia, Dr. Metivier. Allí se produce la buena semilla, que, de las razas de utilidad ya aclimatadas, se disemina ñor las islas, a base de fundation stock (pedigrée). Ya la fama o bien merecida reputación de las razas españolas Menorquina negras, del Prat leonadas y de las Castellanas negras, etc., asi como también de las Chantecler, canadienses, ha llegado hasta nosotros, y puede decirse, de manera segura, que su importación se intenta a base de prueba, en el sentido de su aclimatación. De todas las razas extranjeras, ninguna que nos haya dado mejores resultados, a este respecto, que la americana Rhode Island Red El mayor trabajo que en ella encontramos reside en levantar los polluelos hasta la edad de tres meses. Después, son resistentes a los fuertes calores y a las lluvias, sin que los cambios bruscos de temperatura, ni las plagas tropicales Ies causen daño aparente de mayor significación. Nuestra avicultura es incipiente, como ya se dijo, pero el ardoroso empeño con que se trabaja, es promesa de estabilidad y aun de amplio desarrollo. Naturalmente, nuestros estudios actuales se refieren preferentemente a ¡a elección acertada de las variedades que hayan de implantarse con carácter definitivo y a base de la mejor aclimatación y producción posibles. Como punto de vista halagador, tenemos un 66 M N D O consumo grande de huevos y volatería, todavía muy distantes de nuestra actual capacidad productora, lo que implica la consiguiente importación huevera, que nuestro Gobierno (incuestionablemente a nuestro favor) no podrá controlar, en tanto que no podamos atender a las demandas del mercado local. También los mercados venezolanos nos infunden otra halagadora esperanza: tenemos un servicio aéreo que, tres veces por semana, podrá llevar nuestros po-lluelos a la Guaira, Maturín, etc., en travesía de hora y media, aproximadamente. En consecuencia, es de esperar que, una vez que les ofrezcamos productos de primera calidad, nos será fácil restarle muchas ventas al comercio avícola de Norteamérica, ora por la aclimatación ya transmitida a los polluelos, ora por que éstos, debido a su cortísimo viaje, les llegarían en mejores condiciones o, como bien dijo uno de nuestros avicultores, porque los obtendrían "just tc¿r/í the heat of its shell" (con la cabeza en forma). Nuestros métodos de cultivo, con referencia a ponedoras de huevos infértiles y polladas cié corta edad, se fundan principalmente en el sistema semiintensivo. Desde luego, que tenemos que habérnoslas con la enorme cantidad de parásitos, insectos, microbios y gérmenes infecciosos de varias clases, ratas y ratones, murciélagos (vampiras spectrum) y el manicou (opos-sunt), en sus tres variedades, que pululan en nuestra zona. Para controlar sus desastrosos efectos, nuestras construcciones avícolas tienen que ser a prueba de mosquitos, amplias, llenas de luz y bien ventiladas, pero sin corrientes directas ; requieren pisos de concreto, paredes laterales y por el norte, ancha puerta al este y cielos rasos. El frente (mirando al sur) necesita largas celosías plegadizas y una serie de ventanas hechas con Cel-O-Glass, el famoso vidrio artificial que tan excelentes resultados nos ha dado y al través del cual se obtienen los rayos ultravioleta. Tanto las ventanas — que se envt-sagran por su parte superior, — como las celosías, están defendidas por detrás con fina tela metálica, a cuyo través distribuímos a voluntad calor o brisa fresca. Por una puertecita, a! norte, nuestras gallinas tienen, en la estación seca, libre acceso a grandes patios bien cercados, que en el invierno se les cierran, y de nuevo se cultivan con pastos y gramas resistentes, para su recreo en la próxima estación. El To.vitc, nuevo y excelente producto de los avicultores norteamericanos, '"fruslow Bros." es el agente desinfectante que usamos contra la coccidiosis, los parásitos intestinales y externos, etc., obteniendo resultados sorprendentes. El sistema empleado por nosotros para la calefacción de polluelos también difiere en mucho del que se emplea en Europa, por razones del clima. Usamos cajas ventiladas, de conveniente capacidad, en cuyas tapas hacemos agujeros donde metemos tubos cilindricos que, al ser ajustados, bajan hasta el fondo de las cajas. Estos tubos o depósitos, se llenan de noche con agua caliente y luego se tapan. Los polluelos, que se agazapan a su alrededor, reciben la calefacción, al través de un fieltro grueso, que los protege contra el exceso de calor. Este sistema que, a! menos hasta el presente, no nos ha indicado la necesidad de un cambio, resulta absolutamente inexpensivo y satisfactorio. También en la alimentación hay divergencias que anotaremos, como quiera que nos importa darlas a conocer. Acostumbramos a dar cuatro raciones diarias, así : a las seis y a las diez de la mañana, y a las dos y a las seis de la tarde. No creo exagerada la aserción de que las gallinas, comen de gula cuando se las regala con una alimentación abundante y permanente, y esto, particularmente en los climas cálidos, produce trastornos digestivos, que degeneran en parálisis y en ceguera, cuando no son causantes de una mortandad, cuya causa no podríamos explicarnos de otra manera. Las aves que mantienen la región intestinal llena hasta su completa capacidad, rebajando el grado de acidez, aumentan el de alcalinidad, que es favorable ai desarrollo de bacterias y de lombrices intestinales, mientras que aquéllas que han sido forzadas a permanecer hambrientas por periodos fijos y prudenciales, mantienen en balance sus condiciones normales. Querrá decir que nuestro sistema será menos productivo, si para aumentar la postura se requiere la alimentación permanente, pero preferimos la salud y conservación de nuestras gallinas, a cambio de unos cuantos huevos de menos. Los laboratorios de los Brujos de la Ciencia avícola, como cariñosamente llamamos al eminente profesor Ghigi, de Bolonia, y a Castellò, de Arenys del Mar, de altísima reputación, ¿serán tan bondadosos en prestarnos su valiosa ayuda, en este punto de tanta importancia para la Avicultura tropical? No lo dudamos, toda vez que, a imitación del Patriarca Universal de la Avicultura, Dr. Sir Edward Brown, ellos se han impuesto sobre sus hombros la cruz del Apostolado de esta Ciencia, esparciendo por doquiera — con tanto provecho como abnegación y desinterés, — la luz esplendorosa de su vastísimo saber. Por esto que a los agraciados nos corresponda devolverles en Honor y Gloria, el favor recibido. Finalmente y para terminar haré una ligera mención de las razas comunes, originales de esta Antilla y de Venezuela, desde los tiempos de la dominación española. Éstas son: la raza anuropigidea, que se reproduce sin cultivo especial y que el pueblo designa con el nombre de "Poncha" y la "Galli-pava", generalmente conocida por "Clean-naked" (Pescuezo-pelada), en sus dos variedades de piel roja y de piel amarilla. Esta última es no solamente fuerte y vigorosa, como la mayoría de las razas tropicales, sí que también es insuperable entre la volatería regional, por la excelencia de su carne. El cuello de estas aves está exento de plumas, siendo esta característica transmitida al través de cualquier forma en que se efectúe el primer cruce, con aves de utilidad y pura sangre. Esta raza es de una resistencia física a toda nrueba y, relativamente, buena ponedora. La raza Poncha es mejor ponedora todavía, y se enclueca poco. Veremos lo que resulte de los trabajos de selección y reconstrucción ya iniciados. Creemos que las doctrinas para la producción o reconstrucción de razas, a base de leyes fijas y con prescindencia de teorías empíricas, están en el dominio de la Genética, la ciencia de Juan Gregorio Mendel. En ella, tarde o temprano, habremos de encontrar la clave apetecida, corona de la Moderna Avicultura. Camilo Axt. Estévez Puerto España (Trinidad), febrero de Ipj?5. LAS GALLINAS COLOMBIANAS DE PIEL Y CARNE NEGRAS Hace dos años llegué a este bello país de América, en el que trabajo divulgando e impulsando la moderna avicultura, al amparo de los elementos que el Gobierno colombiano ha puesto en mis manos, Enitre mis impresiones anoto una, de la que quiero hacer participar a los lectores de Mundo Avícola. A los extranjeros que llegan a Colombia y especialmente al Valle de Bogotá, les llama mucho la atención la abundancia de gallinas que tienen la piel y la carne negras, características que no concurren más que en alguna que otra raza exótica en Europa y en casi todas las Americas. Es algo ciertamente original, como lo es el huevo verde azulado que suelen dar en Chile ciertas gallinas, cosa tan extraordinaria, que, cuando por primera vez se habló de ello en el Congreso Mundial de Avicultura celebrado en La Haya en 1921, fué preciso mostrar algunos huevos de tal color, para que los técnicos lo creyeran. La característica piel y carne negra, es debida a la abundancia de pigmento melánico y como es factor hereditario y más o menos dominante, nada tiene de particular que cuando se produce por variación brusca en gallinas de carne blanca, o amarilla, se perpetué de generación en generación, y razón de más, cuando es ya cosa antigua, A estas gallinas aquí las llaman "Nicaraguas" y en los mercados suelen verse en pro- porciones de un 20 por 100 entre las que a ellos llevan los indígenas. En el país muchos las rechazan, porque existe el prejuicio de que llevan la lepra (?). Debieron conocerse en Colombia hace tantos años, que el famoso Darwhi escribió ya sobre la galliiía de carne y piel negras de

Artículo publicado en SELECCIONES AVICOLAS Nº000, sección de Archivo Historico

Año XIV. Núm. 160 SUMARIO Abril 1935 EN PORTADA: EL TRIBUNAL DE EXAMEN ES Y LOS ALUMNOS DEL CURSO DE AVICULTURA DE 1935 EN LA ESCUELA DE AVICULTURA DE ARENYS DE MAR. TERMINACION DEL CURSO OFICIAL DE 1935 ....... 74 PARA LOS QUE QUIEREN APRENDER: INFLUENCIA DE LA LUZ EN LA FERTILIDAD DE LOS HUEVOS Y EN LAS ACTIVIDADES DE LOS GALLOS. — Glosa, por S. Castelló. ... 76 DEL PIGMENTO COMO DETERMINANTE DEL COLOR EN LAS PLUMAS. EN LOS TARSOS Y EN LA YEMA DE LOS HUEVOS, por L. Robinson.............. 82 LOS GALLOS JAPONESES DE LARGA COLA........ 85 ALCANCE.................... . 88 DE AVICULTURA CIENTIFICA: DE EXPERIENCIAS SOBRE LA RELACION DE LAS GLANDULAS PARATIROIDES, CON EL METABOLISMO DEL CALCIO, EN LAS GALLINAS, por el Dr. Véritas.................. 89 DE LA LECTURA DE COSAS UTILES E INTERESANTES ... 91 ECOS DEL V CONGRESO MUNDIAL DE AVICULTURA. — Conclusión. — Por S. Castelló............. 93 MUNDO AVÍCOLA es Revista mensual ilustrada de información y cultura avícola, continuación de «La Avicultura Práctica», que comenzó a publicarse en 1897. y por lo tanto, es la más antigua de cuantas en su especialidad ven la luz en lengua castellana. La publica la Escuela Oficial y Superior Española de Avicultura de Arenys de Mar (Barcelona), bajo la Dirección del Profesor Salvador Castelló. — Es portavoz del progreso avícola moderno y eco, en lengua castellana, de los trabajos y actividades de la Asociación Mundial de Avicultura Científica, iniciadora y mantenedora de los Congresos Mundiales de Avicultura.—Suscripción anual: Para España y Américas 10 pesetas, y 12 para otros países. Escuela Oficial y Superior de Avicultura de Arenys de Mar TERMINACIÓN DEL CURSO OFICIAL DE 1935 Bajo la Presidencia del Sr. Inspector Pecuario de Cataluña, D. Jesús Luque, por Delegación de la Dirección General de Ganadería y .constituido el Tribunal con los Señores don Antonio Riera, Delegado del Colegio de Veterinarios de Cataluña y el Inspector Pecuario Municipal D. Antonio de las Comas, el día 30 del próximo pasado mes de marzo tuvieron lugar los exámenes de fin de Curso en esta Escuela Oficial y Superior Española de Avicultura en la forma acostumbrada y reglamentaria en la misma. Sustentaron examen para la obtención del Título de Perito Avícola 12 alumnos, de los cuales, tres, de nacionalidad extranjera, sobre 15 que fian concurrido al Curso del presente año, habiendo sido todos ellos aprobados con las siguientes calificaciones: Titulados Peritos Avícolas en 1935 Srta. D." Pilar Sanz Solé (española): Sobresaliente. Srta. D." María Sanz Solé (española): Sobresaliente. Srta. D." Carlota M. Reifenberg (alemana): Sobresaliente. Sr. D. Georges Besse (belga): Sobresaliente. Sr. D. Juan I. Hazen Comes (español): Sobresaliente. Sr. D. Bonifacio Calvo Sendino (español): Sobresaliente. Sr. D. Vicente Arieta Alberdi (español): Sobresaliente. Sr. D. Antonio Villacampa Ara (español): Sobresaliente. Sr. D. Francisco Amador Martín (español): Notable. Sr. D. Javier Iribarren Irurza (español): Notable. Sr. D. Carlos Llasat Domingo (español): Notable. Sr. D, Otto Adomait (alemán): Notable. A las Maestras Nacionales Srtas. Pilar y María Sanz Solé, al Veterinario Sr. Villa-campa y a los señores Besse y Arieta, por hallarse en posesión de Títulos Académicos, y estando en condiciones reglamentarias, los Títulos de Perito Avícola fueron acompañados del Grado de Conferenciante en Avicultura. Como todos los años, durante los tres meses de permanencia de los alumnos en la Villa de' Arenys de Mar, han realizado todas las prácticas de Granja y han concurrido a excursiones visitando establecimientos de Avicultura y feriales de Cataluña. A la terminación del Curso los alumnos se reunieron en fraternal banquete con el que homenajearon al Director de la Escuela, llevando la palabra don Vicente Arieta, que expresó su ■gratitud y' la de sus compañeros por las enseñanzas recibidas y por las atenciones de que han sido objeto durante su estancia en la Escuela y en Arenys de Mar. Mr. Georges Besse, de nacionalidad belga, congratulóse de haber recibido útilísimas enseñanzas en España y aseguró que llevarla consigo gratísimo recuerdo de las mismas. La señorita Carlota M. Reifenberg, por sí y en nombre de su compatriota alemán señor Otto Adomait, se expresó en iguales términos, MUND O •A-- V COL así como el veterinario español don Antonio Villacampa en nombre de todos los alumnos españoles. Don Jaime Ferrer Calbetó, Secretario de la Escuela y Presidente de una entidad de cultu- La alumna alemana, Sobresaliente en el Curso del presente año, Srta. Carlota Marcus Reifenberg practicando una operación. ra y recreo de Arenys de Mar, refiriéndose a los conceptos vertidos por los alumnos en gratitudes a dicha Villa, dijo que ésta se sentía orgullosa de recibir anualmente a los muchos alumnos nacionales y extranjeros que acuden a la Escuela del Profesor Castelló en demanda de enseñanzas, haciendo constar el buen recuerdo que en la misma suelen dejar y saludando a los señores y señoritas asistentes al acto. El Inspector Pecuario local, D. Antonio de las Comas Doy, que formó parte del Tribunal de exámenes, y que fué invitado al acto, aseguró que así él como el Delegado de la Dirección General de Ganadería y el representan- te del Colegio de Veterinarios de Cataluña habían quedado altamente impresionados de la brillantez de los exámenes en el curso de 1935, y que ante ello habían tomado el acuerdo de dirigirse a dicha Dirección General, no sólo dando cuenta de haber cumplido la misión de ella recibida, sí que también llamando una vez más su atención sobre la intensa y fructífera labor de fomento y enseñanza avícola que desde hace tantos años viene llevando a cabo el Profesor Castelló no sólo en su Escuela de Arenys de Mar, sino también en todo el país. Puso fin al acto nuestro Director, agradeciendo el homenaje recibido y los conceptos vertidos por el Sr. de Arieta y por todos los que hicieron uso de la palabra y asegurándoles la pena que sentía al ver alejar a sus queridos alumnos a los que durante tres meses se había consagrado en cuerpo y alma. Dirigiéndose a los alumnos extranjeros, recordó lo que a Bélgica debía él, pues en la Escuela de Agricultura belga se había formado y había adquirido los conocimientos con que luego pudo fundar su Escuela y emprender la labor que ha realizado en España y dijo que, hallándose en deuda de gratitudes con aquel pais, la había pagado, en parte, dando a su vez enseñanza avícola a su ciudadano el aventajado alumno Sr. Besse. Dirigiéndose a los alemanes, puso de manifiesto lo que el Gobierno de su . país está ya haciendo actualmente en preparación y organización del VI Congreso Mundial de Avicultura que ha de tener lugar en Berlín en 1936, y congratulóse de las aptitudes y de la aplicación por aquéllos puestas de manifiesto en el Curso. Dirigiéndose a las tres señoritas, dos de ellas Maestras Nacionales, que han concurrido al Curso de 1935. ensalzó la influencia de la mujer avicultriz en la buena marcha de una explotación avícola, encomendando a las Maestras, así como al veterinario Sr. Villacampa, que utilizaran los conocimientos adquiridos divulgándolos en el ejercicio de su profesión. Dirigiéndose al Sr. de las Comas, Miembro del Tribunal, rogóle que hiciera llegar a la Dirección General de Ganadería la expresión de su gratitud por la protección y la ayuda que viene prestando a la Escuela de Avicultura de Arenys de Mar, congratulándose de la buena impresión que en el ánimo del Tribunal habían dejado los alumnos del presente año. 76 M U N D 0 A V O PARA LOS QUE QUIEREN APRENDER SOBRE LA INFLUENCIA DE LA LUZ EN LA FERTILIDAD DE LOS HUEVOS Y EN LAS ACTIVIDADES DE LOS GALLOS Uno de los grandes progresos de la Avicultura en los últimos veinte años, ha sido el de lograr que gallinas que durante el otoño y el invierno no darían huevos, los den, y que, en general, se cosechen en dichas estaciones casi tantos huevos como se cosechan en primavera. Todos los buenos avicultores saben que, aparte de lo que influye la buena alimentación (rica en las proteínas que van en las leguminosas y en las harinas de carne o de pescado), esto se logra dando luz al gallinero en las noches y suministrando a las gallinas una ración extraordinaria de grano, estableciendo este régimen en primeros de octubre y manteniéndolo hasta fin de enero o primeros de febrero. Aunque se tiene esto como descubrimiento norteamericano, debido al avicultor Waldorf, que fué el primero en adoptar este régimen, hace ya por lo menos 150 años que se seguia en Europa y especialmente en España, pues así lo dice un librito impreso en Madrid el año de 1803, escrito por un publicista agrícola de aquellos tiempos, don Francisco Dieste y Buil, que dedica cuatro páginas a explicar cómo las aldeanas de Castilla lograban cosechar huevos en invierno, mediante el suministro de una ración suplementaria de grano a sus gallinas en las largas noces otoñales e invernales. Para ello, entraban a medianoche en el gallinero provistas de una luz, obligando así a las gallinas a que interrumpieran su sueño y a que comieran, si bien a los pocos días, en cuanto entraban con luz, ya por sí solas bajaban de sus aseladeros presurosamente y comían. Hoy en dia esto es cosa corriente entre los avicultores que sólo se dedican a la producción de huevos de consumo, con la ventaja de que la luz de que se dispone es mucho más intensa que la de los viejos candiles que tenían que utilizar las aldeanas de aquellos tiempos. Ahora bien: se da como explicación, por cierto muy natural, la de que, siendo cortos los días y largas las noches en otoño y en invierno, Glosa y resumen de una interesante conferencia del Dr. Hamiuoiid en la Universidad de Cambridge. las gallinas pasan demasiadas horas sin comer y, por lo tanto, necesitando mayor cantidad de materias nutritivas para reponer sus desgastes orgánicos, no les queda sobrante suficiente para ser transformado en huevos. Esa es la explicación que hasta ahora se ha venido dando y la que daba ya Dieste y Buil en su librito ochocentista, pero como "hoy las ciencias adelantan que es una barbaridad", según dice el viejo verde en el popular sainete español, se sabe ya algo más, y de ello se ocupó hace pocos meses el doctor Hammond en una notable conferencia dada por él a los alumnos de Avicultura del Harper Adams Collccje anexo a la Universidad de Cambridge. La tesis del Dr. Hammond es la de la influencia de la luz en la fertilidad de los huevos y en la postura de las gallinas, y de su conferencia vamos a hacer un resumen a beneficio de nuestros lectores, pero antes conviene recordarles ciertas cosas. Es teoría umversalmente admitida, que la mayor o menor fecundidad de una gallina depende de la mayor o menor actividad fisiológica de su ovario, glándula secretora de vkelus (yema de huevo), del cual se van llenando los óvulos que, una vez maduros, van desprendiéndose de aquel órgano para convertirse en huevos en el oviducto, donde el óvulo se envuelve, primero en albúmina (la clara) y después, ésta, en la materia calcárea que forma el cascarón- Ahora bien: esta mayor o menor actividad ovárica la determina principalmente un factor genético y, por lo tanto, hereditario, pero esto dice Hammond que está ligado con algo que influye en que dicha actividad sea más o menos manifiesta y ese algo es lo que explicó en su conferencia. Lo atribuye Hammond a la llamada secreción liipofisaria que emana de la hipófisis, glándula de secreción interna, situada junto al es-fenoides, hueso craneal y, por lo tanto, la se creción tiipofisaria se produce en la cabeza. Las alumnas del Curso de 1935, Srtas. Pilar y Maria Sanz y Carlota M. Reifenberg, en el trabajo La vía de excreción de esta materia es el torrente sanguíneo, que lo es también de las hormonas que van en ella, esas substancias químicas que se producen en ciertas glándulas y que. al ser transportadas por la sangre a los órganos y a los tejidos, producen en ellos determinados efectos. En las gallinas, las hormonas que emanan de su ovario impiden el desarrollo de parte del plumaje, y así se ve que es distinto del de los gallos, no sólo en forma y coloración de las plumas, sí que también en la falta de algunas de ellas, como ocurre en las grandes de la cola (las caudales) características de los gallos. En las gallinas a las que se les extirpa el ovario 0 en las que éste se atrofia o se agota por causa patológica o por vejez, inmediatamente aparecen las plumas propias de los gallos y otras características secundarias, tales como el esr polón y el cambio de temperamento femenino en el masculino. Ello se debe al hecho de que, habiendo cesado la producción horniónica del ovario, ya no existe el obstáculo que impedía la aparición de aquellas plumas, ni la que determinaba su temperamento. En los gallos, los testículos emiten a su vez hormonas testicular es, y en cuanto aquéllos se extirpan por el caponaje. dejan de producirse, y debido a su ausencia, el plumaje del ave adquiere mayor desarrollo, se intensifica en su color y en su brillo y en cuanto a la influencia de dichas hormonas sobre los órganos de la digestión, al cesar la acción hormónica testicular por extirpación de los testículos, la asimilación es mayor, al punto de que los capones comiendo menos que los gallos engordan más, y desde luego sus carnes son más finas y más jugosas. Ahora bien: Hammond admite la posibilidad de que la secreción hipofisaria. al llegar por el torrente sanguíneo al ovario de la gallina y a los testículos de los gallos, active sus correspondientes secreciones, vi fe! us en el primero y esperma en los segundos, y como es ya sabido que la luz aumenta las actividades de la hipófisis, de ahí el que ligue las activi- dades sexuales con la influencia de la luz y, pollo tanto, de la mayor o menor duración del día. La atención de los investigadores, y entre éstos la de Hammond, se ha fijado en la averiguación de la influencia que la secreción hipofisaria ejerce o determina en la actividad de los órganos genitales; testículos en los gallos y ovario en las gallinas. He aquí la base de la notable conferencia del Dr. Hammond de Cambridge. Sostiene éste que, aparte lo que el factor genital determina en la gallina, sus condiciones de buena o de mala ponedora, y especialmente la cualidad de ponedora invernal; aparte también de lo que influye en la mayor o menor postura, su buena alimentación, la maniestación de tales cualidades o de tales efectos, ha de estar influenciada por la actividad de la hipófisis, cuya secreción estimula a su ves las del ovario de las gallinas, ¡así como la de los testículos en los gallos, y como la secreción hipofisaria (o glándula pituitaria anterior) está a su vez influenciada por la luz, o sea por la duración del día, de ahí que, cuando los días se acortan las gallinas pongan menos y los gallos se muestren más flojos, cosechándose entonces mayor proporción de huevos infcrtiles o claros. Tal es, resumida en un solo párrafo, la teoría que sustenta Hammond, apoyándola con las debidas razones. Influencia de la luz en las gallinas Observa Hammond que es cosa sabida que en todos los países las oscilaciones de la postura en todos los gallineros se manifiestan en curvas casi iguales en los de una aproximada latitud, tanto si se trata de países orientales como occidentales. Así es en efecto: en Europa la mayor intensidad de la postura se aprecia de marzo a abril y el período de escasez es el de otoño e invierno, así como en Norteamérica, pero en cambio, en el hemisferio austral es al contrario; de marzo a mayo las gallinas ponen poco y en cambio, de octubre a enero ponen más. Ello es porque las estaciones van a la inversa, siendo aquí primavera cuando allá es otoño, y aquí verano lo que allá es invierno. En los países de las zonas tropicales en las que la duración del día es casi igual en todos los meses del año, esas curvas u oscilaciones de la postura casi no son perceptibles y las gallinas, así como los gallos, están igualmente activos durante los doce meses. Esto por sí solo demuestra la influencia de la luz, esto es, de la duración del día en las ac: tividades de los gallos, como en la postura de las gallinas, pero así como hasta ahora la dábamos como influencia directa, Hammond, aunque reconociendo que es asunto en el que todavía cabe estudiar mucho, emite la posibilidad de que la luz influya de una manera indirecta, es decir, determinando, primero, mayor actividad en la secreción hipofisaria y llegando a los órganos genitales por conducto de la sangre. Como ya se sabe que cuando los días se acortan disminuye la actividad hipofisaria, en tanto aumenta cuando se alargan, como en primavera y verano, de ahí el fundamento de su hipótesis. Es sabida y demostrada también la influencia de la secreción hipofisaria en el crecimiento, o mejor, en el desarrollo de la osamenta (esqueleto) de los animales, y no lo es menos que, cu tanto éstos no han adquirido su completo desarrollo, la madurez sexual no se' presenta, pues ni los testículos ni el ovario entran en funciones. De ahí que las pollitas de crecimiento normal y rápido empiecen a poner antes que las de crecimiento lento, porque su organismo ha tardado más en completarse. Relacionado con esto, puede verse que las pollitas primaverales que crecen en el período de días largos o que van alargándose, son las que menos tardan en poner, en tanto las que nacen en verano y en otoño, cuando los días van siendo cortos, a veces están siete o más meses antes no les llega la madurez sexual. Ello es porque sus huesos siguen necesitando' de la secreción hipofisaria y la retienen para sí, no alcanzando todavía a despertar las actividades ováricas. No habiendo eludas sobre todo esto, bien cabe admitir en principio esa nueva hipótesis que Hammond sustenta, y que concuerda con la afirmación de Whetman (que también se ha dedicado al estudio de esta cuestión) el cual dice que la producción huevera está en relación directa con la duración del día. Por lo dicho, los efectos del régimen de iluminación del gallinero, de octubre a enero, en el hemisferio norte, y de abril a julio en el austral, no se deberían precisamente a la ración que se da a las gallinas, sino a la excitación por la luz de las actividades hipofisarias, aunque, naturalmente, la ración extraordinaria no deja de tener influencia en la mayor secreción de vitelus. Dicha influencia sería la que estimularía la maduración de los óvulos y su consiguiente desprendimiento del ovario más sucesivamente y con mayor regularidad. Los alumnos del Curso de 1935 en clases y prácticas de cebamiento, sacrificio, desplume y presentación de aves finas al mercado. — El Profesor mostrando el trabajo terminado, en una pularda Paraíso. Dijo Harnnlond en su conferencia, que el órgano de la vista en las gallinas es de una gran sensibilidad, como lo demuestra entre otras cosas el hecho de despertar apenas apunta el dia, y citó el caso, varias veces observado, de que, por efecto de un eclipse total de sol, apenas se inicia, las gallinas corren presurosas a recogerse, creyendo que la noche se les viene encima. Yo pude comprobarlo en 1906, cuando el eclipse total visible en España, en un gallinero de Almazán (provincia de Soria) contiguo al campo de observaciones astronómicas en el que yo me hallaba en el momento del eclipse, que nos dejó casi a obscuras. El equilibrio de la secreción hipofisaria o de la pituitaria anterior, en la sangre, explicaría, según Hammond, la diferencia básica cutre las buenas y las malas razas de gallinas y en ellas, entre las buenas y malas ponedoras, y como esto es algo que va en la naturaleza del animal, por factor genético, así las cualidades ponedoras se perpetúan, pero manifestándose con mayor o menor intensidad, según Jo que las estimule el auxilio hipofisario, suficiente, hasta en los meses de días cortos, en las que se revelan como ponedoras invernales, pero insuficiente; en las que, por la larga duración de las, noches, las actividades de la hipófisis no son bastantes para la estimulación del ovario. De ahí que en ellas el estímulo de la luz artificial produzca el efecto tan bien comprobado. Hammond aun apoya su hipótesis en el hecho de que, cuanto más intensa es la luz que se da al gallinero, más se notan sus efectos, lo cual demuestra que no es precisamente por el alimento recibido, sino por la luz, que las gallinas dan más huevos. Todavía precisa algo más, y es que, si desde el primer día se da la luz intensa, las gallinas empiezan a poner antes, pero al cabo de unos días la puesta decrece, mientras que, si en los primeros días se da poca luz y de día en día se va dando más intensa, una vez despertada la postura, al dejarse de dar la luz se sostiene hasta la muda. Inútil decir que, cuando se registra la postura con el objeto de descubrir las ponedoras invernales, el régimen de iluminación del gallinero no cabe, porque, de emplearlo, no se podría descubrir las gallinas portadoras del factor genético de la puesta invernal, ya que todas parecerían tenerlo, cuando muchas de ellas darían huevos por el estímulo de la ración extraordinaria recibida, o —¡ según Hammond — por la influencia de la luz, mediando en ello la actividad hipofisaria. Influencia de la luz en la fertilidad de los huevos La proporción de huevos fértiles cosechados de una gallina, depende, en primer lugar, de la cantidad y vitalidad de los espermatozoides producidos por el gallo en el momento de la aproximación sexual, y en segundo lugar, del tiempo que media entre el coito y la postura del huevo. Por el coito, los espermatozoides quedan depositados en la cloaca de la gallina y por su movilidad natural han de ir ascendiendo por el oviducto de ésta, hasta colocarse en la sección alta o primera del mismo (el infundíbulo) que es donde alcanzan al óvulo en el momento de iu desprendimiento del ovario, y para ello necesitan dos o tres horas. Téngase esto muy presente, pues son muchos los que creen que los óvulos son fecundados cuando aun forman parte del ovario, es decir, antes de su desprendimiento, y esto es un error craso. Sabido lo que en realidad ocurre, una vez fecundado el óvulo, el huevo, que a base del mismo se forma en el oviducto, no ha de ser puesto antes de 18 ó 20 horas de haber sido fecundado, porque es el tiempo que se necesita para completar la formación del mismo. Hammond, en su conferencia, se extendió en la siguiente consideración: Cuando se examinan los huevos recién puestos por una misma gallina, aquel puntito blanco que se ve en la superficie de la yema (la cica-trícula o germen) es siempre de igual diámetro (algo mayor en los huevos fecundados que en los que no lo fueron), y ello es porque, próximamente, al ser puestos llevan las mismas horas de haberse desprendido del ovario y de haber sido fecundados. Si la fecundación de los óvulos tuviese lu- gar en el ovario, al fecundarse varios óvulos a' la vez, por la acción del calor del cuerpo del animal, los que tardaran algunos días en ser huevos completos, llevarían el germen ya mayor porque en él se habría iniciado un principio de desarrollo del embrión, y en tanto en unos habría embrión de unas horas, en otros lo llevarían de tres, cuatro o más días y el diámetro del punto blanco sería más o menos grande Aun cuando dos o tres horas después del coito estén ya algunos espermatozoides en la parte alta del oviducto, para que el óvulo sea fecundado precisa que sean, muchos, porque no todos tienen la debida vitalidad para cumplir su misión. Así se ve que una vez puesto el gallo con gallina que no lo tuvo, hasta los tres, cuatro o cinco días, ésta no da huevos fértiles, porque hasta entonces, y en z>arios coitos, no se ha acumulado suficiente número de espermatozoides para que de entre ellos surjan los suficientemente vigorosos para alcanzar al óvulo. Por lo mismo, se comprende también que al retirarse el gallo, de día en día la gallina vaya dando menos huevos fértiles, y ello es porque los espermatozoides que aun quedaron en su infundíbulo, de día en día pierden vitalidad y escasean los susceptibles de fecundar. Después de la separación, hasta a los veintiséis días puede cosecharse algún huevo fecundado, pero a los diez días, el 50 por 100 ya no lo son, y a los diecinueve días, sólo un 15 por 100 son fértiles. De todo esto se desprende la importancia que tiene la abundancia de espermatozoides en el número de huevos fértiles cosechados de una gallina, pero como poco se ha estudiado sobre esta materia, hay que reconocer que nada puede decirse todavía en firme, y que lo expuesto debe ser tomado como probable, no como cosa confirmada. Hammond dijo en su conferencia que, experimentándose sobre el particular y recogiendo por medio de una cucharita alguna cantidad del líquido fecundante dejado por el gallo en la cloaca de la gallina, se ha podido ver, al microscopio, que en un milímetro cúbico de esperma, hay unos cinco millones y medio de espermatozoides, calculándose que en cada coito van quinientos millones de espermatozoides, y hay gallo que da 20 a 40 saltos por día. La producción de esperma, y por lo tanto la cantidad de espermatozoides emitidos por el gallo varía, como varía la producción de huevos en la gallina, siendo mayores en ambos sexos, en las razas ligeras (tales como la Leghorn) MUNDO V COLA que en las pesadas, en las cuales un gallo puede cubrir bien pocas gallinas, en tanto en las ligeras cubre muchas. Correspondiendo la actividad de las glándulas seminales productoras de la esperma con la del ovario, productor de óvulos, las actividades y potencialidad del gallo depende también de la actividad de la secreción hipoñsaria, y así se ve que, en invierno, por la poca duración del día, los gallos se muestran mucho menos activos que cuando los días se alargan y que en primavera, corriendo esto parejas con lo que ocurre a las gallinas. Esta mayor o menor actividad en los gallos guarda la consiguiente relación con el volumen de sus glándulas seminales, variable en las estaciones del año. Muy reducido en invierno, aumenta considerablemente en primavera y en verano para reducirse en otoño. Esto ha podido comprobarse hasta en aves, selváticas, habiéndose investigado en los estar-niños, que sometidos a sesiones de luz artificial en invierno, han mostrado testículos más voluminosos que otros de igual edad tenidos como testigos. Ocurre a veces, que en un gallinero hay una o dos gallinas que dan huevos iníértiles, en tanto todas sus compañeras los dan fértiles. Esto puede deberse a que el gallo las desprecia y no las cubre; así, pues, antes de condenarlas por iníértiles. conviene ponerlas a prueba dándoles otro gallo; así Hammond lo aconseja. Proporción de huevos fértiles que llegan a dar polltjelo vivo ■He aquí otro punto del que trató Hammond en su conferencia. Todos los avicultores saben, por desgracia, que, tanto en la incubación natural como en la artificial, no todos los huevos fecundados llegan a dar polluelos vivos. Hammond dijo que esto se debía a varias causas, que clasifica formando con ellas dos grupos. En el primero pone aquellos que son determinados por factores externos, como lo son la irregularidad del calor, la baja o el alza de la temperatura, la falta o el exceso de humedad, la deficiente ventilación, la edad del huevo, etc. En el segundo grupo (factores internos) incluye los que dependen del huevo, del vigor del germen y de las anomalías que pueden presentarse en la formación del embrión. Entre los del primer grupo, fijóse especial- mente en la vejez del huevo, o mejor, en stí edad, contada desde el día de su postura. Observó en este punto que, cuando la gallina da el huevo, éste ha pasado varias horas bajo la acción de su cuerpo, que es la de unos 42 grados, y, por lo tanto, en los huevos fértiles se ha iniciado ya un principio de desarrollo del embrión, el cual queda en suspenso durante algunos días, en los que conserva la vitalidad del germen, pero si pasan demasiados, éste perece y da lugar a los falsos gérmenes, verdaderos abortos en el huevo. De ahí que, con huevos muy frescos (de ocho días todo lo más), se obtenga mayor porcentaje de nacimientos que cuando se incuban huevos de quince o de más días, en los que un gran número de gérmenes han muerto. Con respecto a otras causas externas nada diremos aquí, pues son sobradamente conocidas de todos los avicultores. En lo que afecta a las causas internas, recordó Hammond en su conferencia que en el germen del huevo, con los genes o factores de las cualidades y de las características morfológicas de los padres, y por atavismo, de los abuelos, van también muchas veces genes patógenos o genes de defectos de índole hereditaria. Cuando estos últimos existen, aunque se inicien la formación del embrión y aun cuando en el mismo hayan empezado sus naturales evoluciones, hay ya un germen de muerte que no le permite seguir viviendo y el embrión muere a los pocos días de incubación o casi al final de la misma. De ahí esa mortalidad de embriones que los avicultores conocemos bajo el nombre de muertos en cascara, aparte de lo que puede también determinarla la mala colocación del embrión en el huevo, del cual no puede salir por imposibilidad física. De lo expuesto por Hammond se desprende que, así la fecundidad en las gallinas como el vigor sexual de los gallos y la fertilidad de los huevos, es mayor cuanto más se hallen las aves al influjo de la luz natural o artificial, estimulante de aquéllos, y según la teoría del conferenciante, estimulante de la secreción hipoñsaria que, a su vez, es actuante sobre aquéllas. Esta teoría nueva es digna de que los hombres de ciencia fijen en ella su atención y se pronuncien a tenor del resultado de sus investigaciones Por la glosa y el resumen, Salvador Castelló DE TECNICA AVICOLA DEL PIGMENTO COMO DETERMINANTE DEL COLOR DE LAS PLUMAS, PIEL Y TARSOS, Y EN LA YEMA DE LOS HUEVOS Por L. ROBINSON Mucho se ha escrito y se ha trabajado en relación con las materias colorantes tan extendidas en la naturaleza. En general son complejos orgánicos cuya formación y cuya- función se presenta confusa. La extraordinaria variedad de los colores en las plantas, en los animales y especialmente en las aves, se debe a la presencia de fragmentos o materias orgánicas colorantes. En las gallinas los colores del plumaje y de los tarsos, es lo que más permite fijar las características de las razas y de las variedades. Mucho aiites de que en Avicultura se hablara de sus manifestaciones industriales, la cuestión del buen colorido era lo que más preocupaba a los avicultores, y aun ahora, por el buen color, más se pagan las aves de raza, tanto si se trata de ejemplares de exposición como de utilidad práctica. Pigmentos principales En las gallinas el color se debe principalmente a dos pigmentos, el Lipocromo (i) y la Aíelanina (2). El primero determina el color amarillo, desde el amarillo limón al anaranjado obscuro, según el estado de concentración del pigmento. La melünina o pigmento melánico es el que determina los colores negro, gris y en general los tonos obscuros, mostrándose en su estudio, en forma de granulos microscópicos. Aunque la cuestión del color parezca que sólo puede afectar a las aves de exposición, tiene también su importancia en las aves de consumo, porque, si bien el pigmento no influye en el valor nutritivo del animal, sí tiene importancia en cuanto a la preferencia que en los mercados se da a la volatería de tal o cual color. En ciertos países, y en cada uno, en sus mercados, unas veces se prefiere la volatería de (1) Materias colorantes de las grasas, rojas y amarillas. (2) Pigmento negro u obscuro. (M. de la R.) carne blanca y patas blancas o azuladas, y otras la de piel, carne y patas .amarillas, y, por lo tanto, hasta en la Avicultura rural y en la industrial tiene importancia la cuestión de los colores. En las razas de piel amarilla, la intensidad del color en las patas, o la debilidad del mismo, hasta puede llegar a indicar el grado de vigor en que se halle el individuo y aun, con bastante aproximación, el número de huevos que ha dado en el año una gallina (3). Hay razas en las cuales es mayor la acumulación de pigmento que en otras, y esto es debido a que en las razas de piel blanca hay un factor genital que lo impide, y no hay formación de pigmento lipocromo. Todo avicultor práctico, sabe que la producción o formación del pigmento guarda relación con el régimen alimenticio que se da a las gallinas, porque, cuando a las gallinas de piel amarilla se les dan alimentos poco pigmentados, como por ejemplo, cebada 'o avena en vez de maíz rojo, sus carnes se blanquean. De los alimentos depende también que la yema de los huevos sea de un anaranjado subido o de un amarillo pálido. En lo que no influyen es en la coloración de la cáscara, porque ésta es cosa peculiar de la raza. La mclanina se forma directamente en la sangre, mientras que la xantofila, que es lo queda color a la yema del huevo, la sangre la absorbe" de los intestinos, y la grasa de la sangre la pasa al ovario y a otras partes del cuerpo. Esto explica que una buena circulación de la sangre contribuya al buen aspecto y al buen colorido del plumaje. En las gallinas de poca salud el plumaje tiene siempre poco brillo. (3) En las que ponen poco, el amarillo es muy intenso, en tanto lo es muy poco en las que han dado-muchos huevos, y desde luego, tanto en unas como ert otras, en plena postura disminuye la intensidad de! amarillo, al punto de que los tarsos son casi blancos. (N. de la R.) La coloración de los tarsos Según Barrows, que ha estudiado esto muy a fondo, el color de los tarsos se debe a la combinación de pigmentos. Las patas negras se deben al pigmento negro o melánico, predominante en la piel o epidermis, y sea cual fuere el color del dermis (4) las patas son siempre obscuras, siendo tanto más negras, si dermis y epidermis llevan pigmento melánico. Cuando éste sólo existe en el dermis, pero no en la piel, los tarsos son entonces azul pizarra, y cuando la melanina se halla en el dermis y la piel es amarilla, entonces se produce la coloración verdosa en los tarsos. Como puede verse, si hay pigmento melánico en el dermis o en el epidermis, la coloración de las patas es siempre obscura. Es cosa sabida que hay cierta relación entre los pigmentos vegetales y los pigmentos animales. Las substancias verdes, por ejemplo, mejoran el color de la yema del huevo y el de los tarsos, porque los cloroplastos, que son unos corpúsculos presentes en las células de las plantas, contienen una substancia rojiza denominada carotina y otra de color rojo obscuro denominada xantáfila, a la que antes ya nos referimos. La clorofila, a la que las plantas deben su color verde, al parecer no juega ningún papel directo en la nutrición del animal, porque, aunque las aves en su estado natural o selvático se alimenten principalmente de verduras tiernas, experimentalmente ha podido demostrarse que tal alimento no es esencial para el crecimiento y para el sostenimiento de una buena producción en las gallinas. Actualmente se admite que el pigmento de la yema del huevo, en su constitución, es similar al de la xantofila. En cuanto a la carotina (5), ciertos experimentos han demostrado el hecho sorprendente de que ésta tiene cierta influencia en el color de la leche y, sin embargo, no la tiene en el color de la yema del huevo. De esto puede deducirse que es la xantofila la que da el color amarillo a la yema del huevo, y al mismo tiempo, al pico, a los tarsos y a la piel en las razas de carne amarilla. Como quiza que dicho pigmento se disuelve en las grasas, de ahí el porqué en las aves muy gordas sometidas a un régimen de alimentación nor- (4) Tegumento subcutáneo profundo. (JV. de la R.) (5) Substancia que se encuentra e-n las raíces de las plantas, especialmente en las zanahorias, (N. de ¡a R.) mal haya cierto colorido en las partes del cuer-^* • po desprovistas de pluma y aun en las mismas plumas. En las aves blancas, el pigmento amarillo, soluble en las grasas, aparece frecuentemente en algunas plumas, y los buenos avicultores han podido observar que las gallinas blancas que mudan pronto el plumaje son generalmente las que menos producen y su plumaje es algún tanto amarillento, en tanto el blanco es puro y argentino en las más productivas. Alimentos portadores de pigmento amarillo Con el fin de mejorar el color de la yema del huevo y de intensificar el amarillo de los tarsos, siempre y cuando el ave goce de perfecta salud, sólo se necesita darle alimentos ricos en xantofila, tales como las verduras, la harina de alfalfa, los forrajes secos y, sobre todo, el maíz rojo, por lo que en ellos abunda tal pigmento. Todos los demás alimentos empleados por los avicultores son deficientes en la aportación de xantofila y, por lo tanto, si se tienen las gallinas en reclusión, es decir, si no pueden ir al campo para procurarse substancias verdes y ciertos granos, hay que dárselas en el gallinero, en abundancia, así como maíz rojo, sin lo cual las yemas de los huevos y sus tarsos serán siempre de un amarillo pálido. El trigo y los despojos de su molienda contienen pocas cantidades de xantofila y por esto . en los amasijos preparados con salvado o con harinas bajas hay que agregar siempre harina de alfalfa, a menos de que se den también verduras en abundancia. Algunos experimentadores han realizado interesantes experimentos, dando también cierta substancia tintórea denominada Sudan III, soluble en las grasas, la cual colorea los tejidos grasos y las yemas de los huevos (6). En las razas de piel amarilla el pigmento va desapareciendo poco a poco, en tanto la postura va en aumento, y la llamada "substancia blanqueadora" tiene cierta importancia en las prácticas de la selección. Se ha supuesto, y hasta cierto punto la suposición vale, que la cantidad de pigmento amarillo de los tarsos, indica la cantidad de huevos que ha puesto la gallina, pero es peligroso fiar la selección a este solo (6) No sabemos a qué substancia puede referirse el autor, pero quizá se refiera al pimentón, que, como es sabido, produce el mismo efecto mezclado en las harinas secas y en los amasijos. (N, de la R.) indicio, por dos razones: En primer lugar, porque ciertos individuos llevan más pigmento que otros, y por lo tanto, varía la proporción en que éste va desapareciendo. En segundo lugar, hay que tener en cuenta la clase de alimentos que el ave ha recibido. De ahí que la intensidad del color amarillo de los tarsos, como lo que resulten blanqueados, sólo puede ser tomado como un indicio aproximado de la producción dada por la gallina, y sólo en ciertos momentos del año nos dirá algo seguro. Así, por ejemplo, si en junio o julio una gallina de raza con tarsos amarillos (7) tiene el pico y las patas de un amarillo intenso, es señal de que ha dejado ya de poner, porque, si sigue dando huevos, la coloración será muy pálida. El pigmento y el vigor La cantidad de pigmento puede también constituir un indicio revelador del vigor del animal, pero para ello precisa que se tengan en cuenta y se recuerden bien las pigmentaciones que ostentaban las gallinas al empezar a dar huevos, así como la calidad de los alimentos que se les dieron. La escasez de pigmento en las gallinas, durante los meses de otoño, siempre y cuando el animal goce de buena salud, indica que el ave está en condiciones de seguir dando huevos, porque por estar poniendo se produjo la deco- (7) Supongamos una Leghorn, una Rhocle Island, una Plymouth o una Wyandotte. (¿V. de la R.) loración. Si al dejar de poner, el pigmento reaparece en su intensidad normal, es señal definitiva de que el ave está débil y, por lo tanto, carece de vigor (8), a menos de que la decoloración subsistiere por efecto de una deficiente alimentación. En general, todas las gallinas poco vigorosas acusan falta de pigmento, porque carecen de grasa, y por ello, cualquier enfermedad les decolora las patas, por deficiente asimilación de los alimentos, y porque las reservas de grasa en todo el cuerpo se van consumiendo, y a falta de ellas el pigmento soluble va disminuyendo y desapareciendo. Son muchos los avicultores que conceden mucha importancia a la cuestión del pigmento, cuyas funciones, aun existiendo, parecen no tener mucha, pues ello se demuestra en el hecho de que algunas razas carecen de pigmento. La ausencia de éste no es, pues, en absoluto, signo de .falta de vigor. El blanqueamiento de la piel, en las razas que la tienen amarilla, no perjudica al organismo, como no lo perjudica tampoco la vigo-rización del amarillo, por medio de una alimentación rica en pigmento. Cuando ninguna de estas dos cosas se consigue, debe pensarse que hay en el individuo algo de anormalidad y que su organismo no funciona debidamente. (8) Téngase esto en cuenta al elegir las gallinas reproductoras, pues aun habiendo dado muchos huevos, si carecen de vigor deben desecharse. (N. de ¡a R.) AVISO DE INTERÉS Someta usted sus reproductores a la prueba del serodiagnóstico, para asegurarse de que no llevan el bacilo de la diarrea blanca, y vacune todos sus polluelos y sus gallinas contra la viruela y la difteria, utilizando el ccANTIDIFTERIN» del Dr. De Bliec. — Dirigirse al Laboratorio de la Escuela de Avicultura de Arenys de Mar (Barcelona) Los galios japoneses de larga cola RAZAS FENIX Y YOKOHAMA DEL JAPON Atentos a las peticiones de nuestros suscrip-tores, complacemos en este número a una señora que nos pide datos sobre la más hermosa de toda la raza de gallinas de larguísima cola, la llamada Fénix, del japón. No es la primera vez que tratamos de ella, pues hace ya algunos años lo hicimos y publicamos alguno de los grabados que reproducimos en este número, pero como de aquellos tiempos acá son tantísimos los suscriptores, ya nos lo perdonarán y lo soportarán los que la conozcan, en aras de los que aun nada saben de ella. Conocimos esta raza en la Exposición Universal de París de 1900. Entre otros de la misma raza figuraba una pareja de Fénix, presentada por Hugo du Roí, la más alta personalidad avícola de Alemania en aquellos tiempos, al que se otorgó el Premio de Honor en razas exóticas. El gallo volvió a figurar, ya fuera de Concurso, en la Exposición Internacional de Avicultura de Madrid en 1902, y su dueño tuvo la atención de dejarlo en España, obsequiando con él a la Escuela de Avicultura de'Arenys de Mar, acompañándolo su hembra, y de la pareja aun pudo hacerse alguna cría. Los franceses obsequiaron también a la Escuela de Avicultura Española con otra pareja de Yokohamas, y así fué cómo por primera vez en España se pudieron ver esas preciosas aves. El gallo Fénix tenía una ya larga y hermosa cola, era dorado y en aquellos tiempos toda Europa habló del mismo como lo más her-mpso que en esa raza se había visto, pero de entonces acá han transcurrido ya 34 años y hoy se quedaría tamañuelo al lado de los Fénix que se producen en el Japón, cuyas larguísimas colas dan idea los grabados que ilustran este escrito. Los pasearon triunfalmente por el mundo los conocidos esposos y artistas Mr, y Madame Torcat, los famosos adiestradores o amaestradores de gallos que tantos aplausos cosecharon en diversas ocasiones en Madrid, Barcelona y otras capitales de España, como en sus tournées por todo el mundo. Los japoneses, maestros en tantas cosas, ignoradas en Occidente, han llegado a perfeccio- nar esas sus razas en tal manera, que hoy, copio siempre, los Fénix y los Yokohamas son los verdaderos reyes de las Exposiciones. Ambas razas fueron introducidas en Europa por los años de 1870 al 75. Los Yokohamas distan mucho de ser aves tan extraordinarias como los Fénix, porque, si bien son muy hermosas, su cola es relativamente corta, pero sus finas plumas caudales, aunque de estructura larga y colgante, como las de los Fénix, raramente tiene mayor longitud de un metro. Los Fénix llegan a tenerla larga de dos, de cuatro y hasta de más metros, lo cual, sin esa hermosa foto que ponemos a la vista de nuestros lectores, podría parecerles exagerado. Las gallinas, tanto en una raza como en otra, no tienen nada de particular, y su parecido es extraordinario con las gallinas de pelea, pequeñas y con cola normal en las mismas. Ambas razas son de poco volumen y su peso no suele exceder de 1 kilo 800 grs. a 1 kilo 900 grs. los machos y de 800 a 900 gramos en las hembras. Las crestas son sencillas en ambas razas, pero más pequeña y menos alta en la Yokohama que en la Fénix. En la raza Fénix se conocen dos variedades, la dorada y la plateada. En la primera el gallo es rojo dorado con pecho, vientre y piernas negro verdoso y las plumas de la cola verdes con hermosos reflejos metálicos. En la variedad plateada el rojo dorado va substituido por el blanco plateado. En cuanto a las gallinas el color es uniforme, como aperdizadas en la variedad dorada y blancas con estrías negras en la plateada. En la raza Yokohama hay variedad de diversos colores, pero los más corrientes son la blanca pura, la blanca y roja y la rojo dorarla. Se cree que esas razas derivan de la raza Malaya, en la que se producirían variantes o mutaciones que los japoneses supieron aprovechar, no sólo conservándolas, sí que también logrando un mayor pronunciamiento hasta llegarse a esas larguras de cola que las distinguen de todas las razas conocidas. En los Fénix y en los Yokohamas se puede ver como un tránsito del faisán a la gallina. Las características indicadas en el Standard inglés de ambas razas son las siguientes: Gallo. — Cabeza pequeña y alargada en forma algo cónica. Pico fuerte y encorvado. Cresta sencilla, pequeña y llevada baja. Cara roja Gallo Fénix con la cola enroscada para ser enjaulado. y de fina lectura. Orejiilas pequeñas, ovaladas, en forma de almendra y muy pegadas a la cabeza. Barbillas redondas y pequeñas en proporción con la cresta y las orejillas. Cuello lar- Cajas para el transporte de gallos Fénix go ton muceta bien emplumada y flotante. Cola y caireles o plumas lloronas lo más larga posible y con abundantes cobijas y caudales largas y finas. Toda la cola debe formar une', curva graciosa, llevándole siempre baja. Patas y pies de mediana longitud, tarsos muy finos y cuatro dedos. Porte elegante con movimientos o andares semejantes a los de los faisanes. Peso, 4 libras y media. Gallina. — Características generales como fll del gallo, pero con las diferencias propias de su sexo y la cola cerrada y llevada baja. En las gallinas se da como cualidad que el cuerpo sea largo, de poca amplitud y estrechándose hacia la cola. En cuanto al puntaje con que se juzga a los Fénix y a los Yokohamas en las Exposiciones, los ingleses lo ajustan al siguiente patrón en escala ascendente: Tipo y aspecto del ave (Cohdition). 25 puntos Cola (forma y longitud) ......... 25 " Caireles o plumas lloronas......... 20 " Color........................... 10 " Cabeza........................... 10 " Volumen........................ 5 " Patas y dedos .................. 5 " Total 100 puntos Como puede verse en esta escala, todo tiende a apreciar el mérito del ejemplar por su plumaje y por la.belleza general del ave. A las características de la cabeza, color, volumen y extremidades posteriores se les da poca importancia. Esas dos razas, cuando menos en Europa, se crían muy raramente y siempre ha de ser a base de incubación y crianza al natural. Los que se dedican a ellas tratan las crias como las de los faisanes, mimando a los polluelos al punto de darles huevos de hormiga y haciéndolos conducir, mejor que por la madre, por gallinas enanas Bantam, o por Sedosas del Japón que, como es sabido, son muy dóciles, en tanto las gallinas Fénix y las Yokohamas no lo son tanto. Las crías deben ser siempre primaverales, pues los polluelos son muy frioleros. Estas gallinas, aunque perteneciendo al grupo de razas de lujo o de fantasía, suelen poner bastante, pero no hay para qué decir que no puede pensarse en tenerlas como ponedoras. Gracias que se les salven algunas crías, cuyo alto precio compensa todos los cuidados que en ellas se hayan puesto y todo lo que costaron, pues se venden a altísimos precios, sobre todo los Fénix. Una pareja de Fénix jóvenes sin gran desarrollo en la cola no vale menos de 1.000 a 1.500 francos, pero si se trata de individuos adultos de larga cola, no tiene precio. Los esposos Torcat compraron cuatro gallos en stt tournée por el Japón y pagaron por ellos 50.000 francos. El mayor cuidado que requieren esas aves es su conservación en buen estado. Esto se M UNDO comprende fácilmente, porque, si la cola se les estropea o se les ensucia, pierden su atractivo y desmerecen. De ahí el arte de tener y de conservar los Fénix y los Yokohamas en tal forma que su plumaje se mantenga siempre perfecto. Para ello se les tiene en amplios gallineros, que casi son más que tales, pajareras, en las que se implanta un viejo tronco de árbol o se dispone una percha a cuatro o cinco metros de altura sobre el piso, con algo que dé facilidades a los gallos para que se suban y pasen gran parte del dia en el punto más alto, con !o que la larga cola de los Fénix no se restriega por el suelo. En los Yokohamas. que no tienen !a cola tan larga, esto no se impone tanto.. La pajarera debe llevar techumbre, pues las aves de ambas razas gustan de pasar las noches a! aire libre, cuando menos en primavera y verano y así están a cubierto de la lluvia y del relente. En el interior del gallinero han de disponerse igualmente los aseladeros muy altos, por si en invierno se recogían en los interiores. Como se trata de aves dé gran lujo, con ellas se tienen todos los miramientos y todos los cuidados propios de los buenos aficionados, y por lo tanto, no hay para qué decir que nada se les regatea en la comida, alimentándolos principalmente con granos fma:z, avena y trigo), con Inicuos amasijos de salvado v sobras de la mesa y de la cocina, y en concepto de verduras, lechuga o ensalada, servido todo como si dijéramos, en comedores de oro o de plata. Lo más complicado en la tenencia de Fénix de larga cola es su transporte de un lado a otro, bien sea cuando se venden, bien cuando se llevan a las Exposiciones. Para esto hay dos procedimientos. Uno de ellos es el de arrollarles cuidadosamente la cola en un papel como tratando de formar con aquélla un gran rizo, lo cual permite luego meterlos en una cesta o una jaula corriente. El otro sis- Espléndido gallo Fénix de larguísima cola. (Nótese que es foto, no dibujo; tema es el de disponer de unas cajas de las que dan idea los diseños que se intercalan. Son cajas de un metro veinte centímetros a ss MUNDO A V I C O Lj^y!^. tino cincuenta y de unos 40 centímetros de anchura, divididas en dos compartimientos, por si hay que llevar dos gallos, correspondiendo a cada uno unos 18 a 20 centímetros, con lo cual una vez puesto el gallo en su lugar no puede darse vuelta. El piso de la jaula está substituido por unos barrotes de madera (B) recubiertos de cordel, sobre el cual descansa el galio y está colocado muy alto (a unos 35 centímetros del techo. Por el frente llevan una rejilla para dar luz y ventilación y la parte posterior la forman dos largas puertas (D.D.), por las que se meten las aves. Junto a las rejillas del frente hay un espacio A. donde se pone el recipiente en que se les sirve el grano y el agua durante el viaje. En la parte posterior de la caja van unos travesanos C, entre los cuales se les van pasando las largas plumas de la cola con el objeto de que no se líen o se barajen las unas con las otras. El mayor espacio de esas cajas está, pues, reservado a las plumas caudales que van en él perfectamente acondicionadas y sin temor a que se ensucien, como no sea con alguna partícula de excrementos, de los que se les limpia al sacar las aves de la caja. Las cajas están provistas de asas que, además de facilitar su transporte, indican la posición en que deben ser mantenidas. En las Exposiciones los Fénix, por lo menos, y a veces los Yokohamas, no pueden exhibirse en jaulas corrientes y hay que disponerles grandes jaulas o verdaderas pajareras con perchas altas para que las colas puedan ser bien lucidas y sin temor a que se estropeen. Inútil decir que, siendo la cola lo que mayor importancia tiene en esas dos razas, la paja* que cubre el piso del gallinero, así en su interior como en su parque, debe estar siempre muy limpia, renovándose con gran frecuencia. A nuestro juicio el suave clima de algunas regiones de España permitiría la crianza de Fénix y de Yokohamas, porque en 1902-1903 se criaron bastantes en Granja-Escuela Paraíso, de Arenys de Mar. Por desgracia, en 1904 y 1905 las crías se malograron, sin duda por vejez de los reproductores con que se la había obsequiado, y el descuido de no haber conservado aves jóvenes (todas ellas muy solicitadas del extranjero y vendidas hasta a 500 pesetas la pareja) de tres y cuatro meses, dió lugar a que nos quedásemos sin las dos razas, aunque probada la posibilidad de su crianza en el país. Esto es cuanto podemos decir a nuestra lectora interesada en saber de esas bellísimas gallinas de larga cola. Sólo podemos agregar que son poquísimos los que en la Europa continental crían y exhiben Fénix y Yokohamas en las exposiciones. En Francia suele presentarlas una señora, Mme. Pilorget, que en la de París del próximo pasado mes de febrero exhibió un gallo y una gallina, pero los mejores ejemplares no hay duda de que los tiene Mr. Torcat, que los exhibe en los teatros y en los circos, donde presenta su colección de gallos amaestrados. En Inglaterra tiene gran fama otra señora, Mistress L. C. Prideaux, de Lindfteld, a la que se deben algunas de las notas que van en este escrito, así como los clisés y la descripción de las jaulas que ella emplea para el transporte de sus valiosos iesoros. ALCANCE En el momento de cerrar esta edición se nos -comunica el feliz éxito de la I Exposición Nacional de Avicultura, organizada por la Aso-■ciación General de Avicultores de España (Federación Avícola), la que ha tenido lugar en Sevilla en los días 21 al 25 del presente mes. Inaugurada en representación del Ministro de Agricultura, por el Director General de Ganadería y autoridades sevillanas y clausurada por el Presidente del Consejo de Ministros don Alejandro Lerroux, la Exposición ha resultado brillantísima, exhibiéndose en ella más de 1.000 aves. En el próximo número daremos amplia y detallada información. De experiencias sobre la relación de las glándulas paratiroides con el metabolismo del calcio en las gallinas Por el Dr. V é R I T A S A los que no saben lo que por metabolismo se entiende, les diremos, ante todo, que en el caso del que vamos a ocuparnos, es el proceso por el que el animal extrae el calcio de los alimentos y lo conduce por la sangre a los tejidos, transformándolo luego en huesos y oíros tejidos estructurales. Les diremos también que las paratiroides son dos glandulitas adicionales de las tiroides que así el hombre como todos los vertebrados tienen en la garganta por debajo de lo que vulgarmente llamamos la nuez del cuello. Si nos apretamos con la mano la hendidura que tenemos en nuestra garganta por debajo de dicha nuez y tratamos de tragar saliva, no lo lograremos, porque la presión sobre los tiroides lo impide, Los investigadores han estudiado mucho sobre estas glándulas cuyo desarrollo anormal produce lo que vulgarmente se denominan bocios, pero durante mucho tiempo se desconocía la existencia de esas otras dos glándulas anexas o adheridas a la tiroides a las que hoy se conoce bajo el nombre de paratiroides. Cuando comenzó a operarse en perros para la extirpación de las tiroides, solía presentarse el tétanos, y si no se auxiliaba al animal, éste moría, pero cuando, hace 40 años, se conoció la existencia de las paratiroides, en vez de la tiroides, le extirparon éstas, obteniéndose los mismos resultados, lo cual demostró que eran las paratiroides y no ¡as tiroides las que producían los efectos que se notaban en los enfermos. A] extirpar experimentalmente las paratiroides en perros, pudo verse que no les eran absolutamente indispensables para vivir observándose en dichos animales, que su sangre contenía mayor cantidad de calcio que la normal en la especie, de lo cual pudo deducirse que faltando la acción hormónica de las para-tiroides, el metabolismo del calcio disminuía, aun cuando no pudo precisarse la influencia de aquéllas, como toclavia no se ha logrado saber, pero no cupo la menor duda de que tal influencia existía. Más adelante, Callip, que con su colaborador el Profesor Macleod obtuvieron el famoso Premio Nobel por su descubrimiento de la insulina, aisló la hormona o principio activo de la paratiroides y estudió sus efectos fisiológicos obteniendo la substancia denominada "Parator-mone", que es una de las preparaciones de hormonas más corrientes en la moderna terapéutica. Inyectada esta substancia en perros privados de paratiroides, les compensa la falta de sus hormonas, les evita el tétanos y en el acto se nota en la sangre el aumento de calcio. En 1913, Mariné manifestó que había visto gallinas alimentadas a base de substancias propensas al raquitismo, o sea en las que no había vitaminas D, en las cuales las glándulas paratiroides eran de un desarrollo extraordinario; Doyle en 1925, y Nomdy y Goodale en 1927, observaron también el extraordinario desarrollo de las paratiroides en pollitos, estudiándose dichos casos bajo el punto de vista •del metabolismo del calcio, en relación con el gran volumen de aquellas glándulas. Sheard e Higgins, investigando en pollitos, se dedicaron a averiguar la influencia de ciertos rayos u ondas solares en el crecimiento de aquéllos y, como es natural, el estudio de las para-tiroides entraba en sus trabajos. Los pollitos fueron divididos en grupos, teniéndoseles en locales unas veces cubiertos por cristales que sólo dejaban pasar determinados rayos de la luz solar, otras veces, por Vitrex, esa materia vitrea ya tan conocida en España y que los ingleses denominan Cel-o-glass o Vitaglas, otras veces con vidrios azules y otras con vidrios o cristales opacos. Los que recibían la luz solar a través de vidrios, sólo percibían la mitad de los rayos ultravioletas ; los que la recibían a través del Vitrex, gozaban de un 6o % de dichos rayos, los sometidos al vidrio azul, sólo percibían un 40 %, y a los que estallan bajo los vidrios opacos no les alcanzaba ni siquiera una ínfima parte de los rayos solares. De ahí que hoy todos los buenos avicultores prefieran el Vitrex al vidrio, para sus polleras o departamentos de crianza. Cada uno de estos cuatro grupos fué stib.di-vidido en dos. A los dos subgrupos se les dió la misma mezcla seca, pero a uno, se le agregaba un 2 % de aceite de hígado de bacalao, y al otro, no, y los resultados de tales experiencias fueron las siguientes: Los polluelos que se tuvieron bajo la acción del vidrio azul, o del vidrio opaco (esmerilado, como se dice en España), perdieron en igual tiempo de un 20 a un 30 % de su peso inicial, cuando no recibieron el aceite de hígado de bacalao; en tanto, en los que se les dió ese elemento, riquísimo en vitaminas D, no hubo diferencia sensible con los que se criaron bajo Vitrex o vidrio, en los cuales tanto si se les dió aceite de hígado de bacalao como si no se les dió, el peso se mantuvo igual y bien. En los grupos que no recibieron debidamente la acción de los rayos ultravioletas, el aceite de hígado de bacalao hizo las veces de aquéllos. Por algo a este rico producto vitamínico le llaman los norteamericanos el sol embotellado. Veamos ahora lo que Sheard e Higgins observaron en cuanto a las paratiroides: En la 2.a, en la 3.", en la 4.", en la 8." y en la 12.a semana se procedió al sacrificio de uno ■de los polluelos de cada grupo, practicándosele la autopsia, con el objeto de apreciar el d arrollo de las paratiroides que se amoldaban para reconstruirlas luego en cera y poder conservar constancia de aquél. Los resultados obtenidos demostraron que en los grupos que por estar bajo cristales azules u opacos no habían recibido la acción de los rayos ultravioletas, ni la compensadora del aceite de higado de bacalao, sus paratiroides pesaban hasta cinco veces más que los que lo habían consumido. Seguramente a falta de aquellos factores del crecimiento, el organismo trata de remediarla con el aumento de actividades en las glándulas paratiroides cuya mayor producción de hormonas contribuye a la mejor y mayor retención del calcio que va en los alimentos. Hay que advertir, sin embargo, que esa acción honnónica es únicamente temporal, pues a la larga y faltando la ficción de los rayos ultravioletas o de su substituto en vitaminas D, bien sean las del aceite de hígado de bacalao, del Eviunis o de otras procedencias, el raquitismo o la degeneración no se evitan, porque !a estructura de las células se modifica; a veces se forman quistes. Aun cuando este escrito resulte ser de orden muy científico, bueno es que los avicultores se enteren de su contenido, siquiera sea para apreciar lo que en favor de ellos se trabaja y se estudia en las esferas de la Biología, de la que es rama la Avicultura científica. "Dr. Véritas Avicultor if N D O A V I O L De la lectura de cosas útiles e interesantes Sobre la natalidad en los polluelos En el "National Poultry Journal" leemos algunas interesantes notas sobre el buen o el mal éxito de las incubaciones, asunto que constantemente preocupa a los avicultores, especialmente a los principiantes. Sobre la gran proporción de huevos inférti-les, el "Harper Adams College", anexo a la Universidad de Cambridge y sede del Instituto Nacional Británico de Avicultura, recomienda que no se den nunca más de 12 a 15 gallinas a un gallo en las razas semipesadas tipo Rhode Island, y 15 a 20 en las razas ligeras tipo Leghórn, y que en el caso de que en un grupo así formado se observe que hay una excesiva proporción de huevos claros, es inútil esperar que la cosa mejore, a menos de eliminar gallinas dejando menos al gallo. Si ni aun así se notare mejoría, hay que cambiar el gallo sin dilación o eliminar las gallinas que den siempre los huevos claros. Anota igualmente el hecho de que muchos huevos se malogran por heladura del germen, lo cual impone las frecuentes cosechas y el guardarse los huevos en local templado, no importando la posición en que se tengan, mientras no sea la de punta arriba. Los huevos en espera de incubación deben ser removidos o volteados todos los días, y así pueden tenerse unas dos semanas sin riesgo de que se malogre el germen. Observa también el "Harper Adams College" (Sección experimental) que en la incubación es más perjudicial que la temperatura tienda a subir que que tienda a bajar, pues el exceso de temperatura mata el germen, mientras que un descenso de la misma, si no es muy prolongado, todo lo más retrasa de un día los nacimientos. Sobre la misma materia, el "Egg and Poultry Magazine" (Revista huevera y de Gallinas), en artículo de Alexis L. RomanofT, dice que el resultado de una incubación se fundamenta siempre en el número de polluelos que en la misma nacen y en su buen aspecto al nacer, pero sin tenerse en cuenta la calidad de los huevos en cuanto a su edad y al vigor de los gérmenes, así como en cuanto a las condiciones en que ha tenido lugar la incubación. Bajo el püntp de vista biológico, afirma Romanoff que en los huevos de gallinas consanguíneas con el gallo, hay menos proporción de nacimientos que en los de aquellas cuyo gallo no les es próximo pariente. De ahí que en los huevos procedentes de un cruzamiento la proporción de nacimientos sea mayor. Otro factor causante de que se malogren muchos huevos, es el de que, los huevos procedan de gallinas portadoras del Bacillus Pullo-ruin, causante de la diarrea blanca, lo cual se evita con el examen 'de la sangre de los reproductores, eliminando todos aquellos cuva sero-diagnosis resulte positiva, cosa ya corriente en España, pero de la cual pocos son los que de ella hacen caso, a juzgar por el gran número de avicultores que todavía forman sus grupos de reproductores sin aquella práctica, única efectiva en la profilaxis de la diarrea blanca. En cuanto al medio ambiente, esto es, a las condiciones en que ha tenido lugar la incubación, afirma Romanoff que mientras unas favorecen los nacimientos en huevos de una especie, los desfavorecen en otra u otras. A

Artículo publicado en SELECCIONES AVICOLAS Nº000, sección de Archivo Historico

Año XIV.Núm. 161 UMARIO Mayo 1935 EN PORTADA: CLAUSURA OFICIAL DE LA EXPOSICION DE AVICULTURA DE SEVILLA Y REPARTO DE PREMIOS POR EL PRESIDENTE DEL CONSEJO DE MINISTROS DON ALEJANDRO LERROUX ENTREGANDO LA COPA DE LA DIRECCION GENERAL DE GANADERIA A DON JUAN NEUFELD. DE ENSEÑANZA AVICOLA ESPAÑOLA: CURSOS PRIMAVERALES DADOS EN MADRID............... 98 EL CONDE DE LAS NAVAS: (Nota necrológica), por S. Castelló . . roo DE LA EXPOSICION NACIONAL DE AVICULTURA DE SEVILLA: INFORMACION GENERAL, CRONICA Y RECOMPENSAS ALCANZADAS POR LOS EXPOSITORES........ . 102 SOBRE LAS LLAMADAS AVES DE RAZA..........117 LOS CONEJOS REX Y CASTO-REX. por el Dr. Caulo Meschini ... 119 MUNDO AVICOLA es Revista mensual ilustrada de información y cultura avícola, continuación de «La Avicultura Práctica», que comenzó a publicarse en 1897. y por lo tanto, es la más antigua de cuantas en su especialidad ven la luz en lengua castellana. La publica la Escuela Oficial y Superior Española de Avicultura de Arenys de Mar (Barcelona), bajo la Dirección del Profesor Salvador Castelló. — Es portavoz del progreso avícola moderno y eco, en lengua castellana, de los trabajos y actividades de la Asociación Mundial de Avicultura Científica, iniciadora y mantenedora de los Congresos Mundiales de Avicultura.—Suscripción anual: Para España y Américas 10 pesetas, y 12 para otros países. M UNDO vico DE ENSEÑANZA AVICOLA EN ESPAÑA Los anuales cursos de Avicultura, Apicultura, Cunicuiicultura e Industrias lácticas en Madrid Como todos los años, la Asociación General de Ganaderos de España ha mantenido en el presente los cursos teóricoprácticos que desde el año de 1922 viene sosteniendo en su Parque de Exposiciones y Concurso de la Casa de Campo de Madrid. A los de 1935 han concurrido unos 200 alumnos, de los cuales 80 cursaron Avicultura. Las clases se abrieron el dia 29 de abril, ostentando la representación del Consejo Permanente de la Asociación, el señor Marqués de Casa Pachecho, con asistencia del Secretario general de la Asociación Sr. Marqués de la Frontera, los cuales en sendos dircursos pusieron de manifiesto el interés y la constancia de aquélla en el mantener esos cursos, en los que han recibido enseñanzas titiles tantos centenares de alumnos. Hecha la presentación de los profesores Don Juan Díaz Muñoz, ex Director General de Agricultura, Don José Trigo, patriarca de la Apicultura española y de nuestro director Don Salvador Castelló, las clases de Industrias lácteas, Apicultura y Avicultura comenzaron seguidamente, desarrollándose en aquel ambiente de confraternidad entre profesores y alumnos que ha venido siendo la característica de las enseñanzas de la Asociación General de Ganaderos de España y que tanto contribuye a que se vean anualmente tan concurridos. La circunstancia de que en las tres clases concurran alumnos que otros años han ya seguido dichos cursos, pone anualmente de manifiesto el agrado con que se asiste a ellos y el fruto que en los mismos se cosecha, pues, muchos, que un año asisten como simples aficionados, al siguiente concurren ya como profesionales. En los cursos de 1935 ha podido comprobarse esto evidentemente por el hecbo de que, a pesar del mal tiempo que ha reinado durante todo el mes, en el cual las fuertes lluvias no han cesado, las clases se han visto tan concurridas como si la primavera luciera sus naturales galas. En lo que afecta al curso de Avicultura se han llevado a cabo prácticas de incubación y de crianza, obteniéndose en las de incubación un 88 por 100 de nacimientos sobre los huevos fértiles y en las de crianza un precioso grupo de políuelos en el cual sólo hubo alguna que otra defunción por accidente, pero ni una sola de enfermedad infecciosa. En las prácticas de caponaje despuntaron algunos alumnos en los que se observó excepcional destreza. Durante el curso hubo también prácticas de cebamiento y de vacunaciones y se llevaron a cabo excursiones en autorcar a varias granjas avicolas situadas en las cercanías de Madrid, tales como "El Encín", de los Sres. Hijos de Jerónimo Escudero (proximidades de Guada-la jara).; Granja "La Concepción", de Don Antonio Villazpn, y "Granja Complutense", de Don Juan Neufeld, en Alcalá de Henares; "Granja Veíanle", de Meco: Granja Avícola de Villafranca del Castillo, de los Sres. de Ballesteros ; Granja "Los Peñascales", de Torre-lodones, propiedad de Don Gabriel Enríquez, y "Granja San Femando", de Don Enrique Pastrana, de Madrid. El día 27 la clase de Avicultura fué visitada por una representación de la Asociación General de ¡Avicultores de España, y el Secretario general, en representación del Presidente, explicó a los alumnos lo que era la A. G. de A. de E., invitándoles a que ingresaran en ella y ofreciendo el concurso a cuantos fueren luego avicultores. Los cursos terminaron el dia 29 del corriente, asistiendo al acto el Subsecretario de Agricultura y Diputado a Cortes don José Romero Radigales, que presidió el acto de clausura. El Barón de Andilla, Presidente de la Asociación General de Ganaderos de España, pronunció el discurso de clausura, en el que se congratuló de la concurrencia de tantos alumnos en los cursos del presente año, de su asiduidad en la asistencia a las clases y de su apli- cación, teniendo frases de elogio para los profesores, y de gratitud hacia el Ministro de Agricultura, en aquel acto dignamente representado por su auxiliar el Subsecretario don José Romero, que puso ¡fi.ii al acto en un discurso de encomio por la labor que desde hace ya tantos años vienen realizando la Asociación General de Ganaderos y sus profesores, y asegurando que podían contar con el decidido apoyo y la colaboración del actual Gobierno. En su discurso, y con aquella corrección de estilo y claridad de concepto que caracterizan a don José Romero Radigales, dió la simpática nota de decir a los alumnos de los cursos de 1935, que, si en aquel acto ocupaba la presidencia en representación del Ministro de Agricultura, en 1933 también había asistido al acto de clausura acompañado de su esposa, pero sentándose ambos en los bancos que los alumnos ocupaban, por haber seguido como matriculados y muy asiduamente, el Curso de Avicultura de nuestro Director, don Salvador Castellò. Agregó que, con lo que aprendieron, se hizo también avicultor, teniendo actualmente unas 800 gallinas, de cuya producción se sienten satisfechos y guardando el más grato recuerdo de las enseñanzas recibidas; manifestaciones que le valieron un caluroso aplauso. La Asociación obsequió seguidamente al ilustre enviado del Gobierno y a los alumnos, con un lunch, y a su vez los alumnos homenajearon, al siguiente día, a sus profesores, ofreciéndoles un delicado banquete al que concurrieron más de cien comensales. En nombre de la Comisión organizadora del homenaje habló el alumno don Gaspar Del-boulle Baldrich, agradeciendo a la Asociación y a |los profesores las enseñanzas recibidas y asegurándoles el buen recuerdo que de ellos se llevan. En nombre de los profesores señores Trigo, Díaz Muñoz y Castellò, contestóle el Presidente de la Asociación, Piaron de Andida, dando las gracias y rogando a los alumnos que, al volver á sus lares, no dejaran de mantener su contacto con la Asociación y con sus profe^fy sores que en todo momento se complacerían en atenderles si en la práctica de lo aprendido les cabían dudas o necesitaren guía o consejos. También se han dado este año en Madrid cursos de Avicultura, Apicultura y Cuniculi-cultura a cargo de los profesores Tapia y Mar-galet en el primero, Escalera en el segundo y Ayala Martín en el tercero, siendo dichos cursos organizados por la Dirección General de Ganadería y viéndose también muy concurrí-, dos. Estos cursos se han dado en dos series de veinte lecciones, una en marzo y otra en abril-mayo. En los del presente año se ha dado la simpática nota de reunirse los alumnos de la Dirección General y los de la Asociación General de Ganaderos para asistir a una sesión de cine, dada en el "Cine Castilla" con asistencia del alto personal de las Secciones de Enseñanza y Labor Social Pecuaria del Ministerio, reuniéndose más de seiscientas personas. En dicha sesión cinematográfica se proyectaron películas presentadas por la Escuela Oficial y Superior de Avicultura de Arenys de Mar y la película "El campo y la ciudad", impresionada por orden de la Dirección General de Ganadería, en la que, de una manera muy sugestiva se ve lo que en la Avicultura rural puede lograrse acudiéndose a dicha Dirección General y ateniéndose a las enseñanzas y a los consejos que de la misma emanan. Nos complacemos en consignar nota tan simpática, quizás precursora de posibles inteligencias que permitan otro año unificar la actual labor de la Dirección General con las que desde hace tantos años vienen realizando la Asociación General de Ganaderos de España y la Escuela Española de Avicultura de Arenys de Mar, con lo cual no hay duda de que la enseñanza avícola española y los alumnos que hacia ella se inclinaren, a nuestro juicio saldrían altamente beneficiados. 100 M UNDO El Conde de las Navas falleció cristianamente en Madrid el 28 de abril próximo pasado (E. P. D.) Si la personalidad de D. Juan Gualberto López-Valdenioro de Ouesada, Conde de las Navas y del Donadío del Casasola, Decano de los Mayordomos de Semana y Bibliotecario Mayor de Sus Majestades, era conocida como hombre de letras, como escritor y publicista eminente, como Académico de la Lengua, y como docto Catedrático, sólo pocos más de los que con nosotros impulsaban la Avicultura nacional, hace ya casi cuarenta años, sabían que, además, el Conde de las Navas era una de las personas más entendidas de España en el ramo de Avicultura, y uno de los que más ayudaron a nuestro director en sus primeros pasos, así en la enseñanza, como en la organización avícola del país. El Conde de las Navas, a pesar del extraordinario trabajo que pesó siempre sobre él, era un devoto de la Avicultura. Leía con fruición.cuanto de ella se escribia en todo el mundo, y su biblioteca avícola era sin duda una de las mejores si no la mejor. En la Exposición Internacional de Avicultura celebrada en Madrid en 1902, exhibió lo que ya entonces tenía, junto a la colección de libros de Avicultura presentada por el francés Mr. Ch. Couvreux, que tenía fama de ser la mejor de Francia, pero la del Conde de las Navas ya entonces la superaba. A base de la misma, tenía en preparación un libro "De gallinas y sus concomitancias", que por su muerte quizás quedará inédito. En aquellos tiempos, es decir, hace ya 33 años, la biblioteca avícola del Conde de las Navas reunía 114 publicaciones en varias lenguas (alguna en latín, griego y árabe) y 9 manuscritos de gran valor. Hoy se ha aumentado hasta unos 400 volúmenes, todos ellos uniformemente encuadernados y presentados en libre- Su último retrato ría, sobre la cual puede verse aún la Copa de Honor con la que en la Exposición Internacional de Avicultura de Madrid fué premiada tan espléndida colección. Cuando en España se inició el movimiento avícola nacional, por los años 1890 al 94, el Conde de las Navas dirigía la Explotación Avícola "El Gallo de Plata", establecida en la posesión del Duque de Sexto, en Algete (proximidades de Madrid), y hacía avicultura profesional, dedicándose al mejoramiento de la raza Castellana negra y a la aclimatación de la raza inglesa Dorking, de la que era un profundo conocedor. Al crearse la Sociedad Nacional de Avicultores Españoles en 1897,. fué de los que más trabajaron para encauzarla, y en su calidad de Vicepresidente de la misma, cuando la citada Exposición Internacional deseni]>eñó un alto papel cautivando con su saber y con su exquisito trato a las delegaciones oficiales que de diversos países vinieron a Madrid, y con las que fácil le fué intimar por ser poseedor de diversos idiomas. Aunque, al parecer, ajeno al progreso y al movimiento avícola del país en los últimos veinte años, seguía atento al mismo, y si no actuaba, era porque su delicada salud le obligaba a guardar una vida retirada, pero vivía siempre en él, el alma avícola de sus juventudes y se complacia al ver cómo de año en año se iba progresando. Aun en los momentos en que su quebrantada salud le tenia mayormente postrado, se reanimaba si de Avicultura se le hablaba, y reviviendo en él las añejas aficiones, daba gusto oírle tratando de esa materia, en la que revelaba lo mucho que de sus lecturas aprendía. Muchos de nuestros viejos amigos recordarán sus escritos en "La Avicultura Práctica", y en otras revistas y publicaciones avícolas del país. Escritor correcto y poseedor, como pocos, de nuestra bella lengua nacional, aunque andaluz de nacimiento, su habla era siempre tan castizamente castellana y su estilo tan puro, que bien se le tenía por uno de los Académicos que con mayor justicia ocupaba asiento en aquella docta corporación, que con la muerte del Conde de las Navas ha perdido uno de sus más pleclaros miembros. Para formar concepto de la fecundidad literaria del Conde de las Navas, baste saber que, desde el año de 1893 en que publicó su primer trabajo "Memoria acerca de las conveniencias de publicar en castellano una Enciclopedia de bolsillo ilustrada", hasta el de 1928 en que dio a luz su libro "El doctor Thebunsen", debiéronse a su pluma hasta 49 publicaciones, todas ellas tan pulcramente editadas, que cualquiera de ellas sería broche de oro en biblioteca del más refinado de los bibliófilos. Cuentista pulcro y ejemplar, suyos fueron: "La docena del fraile", "De allende Pajares", "La decena" (cuentos y chascarrillos)'; "La inedia docena" (obra declarada de texto para niños), "Cuentos y Chascarrillos andaluces", "Un Pároli" y "Ni carne ni pescado" (ambos libros de la Biblioteca Amarilla y Verde), "De chicos y grandes", "Fósiles" y "El chascarrillo andaluz". En historia, y de viajes, dió a la imprenta dieciocho libros y como novelista obtuvo siete éxitos, entre los cuales descuellan "El Procurador Yerbabuena", "¡Un infeliz!", "La Pelusa", "La niña Araceli", "Retama" y otros. Para el teatro escribió "Non torno", cuento dialogado estrenado con gran éxito en el Teatro del Real Sitio ele San Ildefonso (La Granja), en 1897. Su obra "El espectáculo más nacional"' (Historia del toreo y noticias sobre las grandes corridas celebradas en España), valió al Conde de las Navas uno de sus mayores éxitos, y su libro "La educación de un Rey", publicado en 1921, así como su discurso de recepción en la Real Academia Española, en el año 1924, son también obras que por sí solas acreditan a un escritor. A la pluma del Conde de las Navas debe España la biografía del insigne literato, pensador y humorista don Mariano Pardo de Figneroa y Serna, que escribió y fué conocido no sólo en España sí que también en el extranjero bajo el seudónimo de El doctor Thebunsen. A la biografía de éste, a la glosa de sus escritos y a dar a conocer su significación, dedicó el Conde de las Navas uno de sus últimos libros en 1928. Durante 37 años nos sentimos unidos al Conde de las Navas en entrañable amistad, y Dios ha permitido que nos halláramos en Madrid el día de su fallecimiento. Al contemplarle y al orar cerca de él. ya amortajado con el hábito de Oblato de la Orden Benedictina, a la que pertenecía, nos sentimos profundamente conmovidos. Recordábamos tiempos y cosas pasadas relacionadas con la Avicultura española, de las que, muerto el Conde de las Navas, ya con ninguna otra persona hemos de poder hablar. La noticia de su muerte cundió rápidamente en Madrid, y la conducción de su cadáver a la Sacramental de Santa María, donde yace, fué una manifestación de duelo, en la que los amigos y admiradores del ilustre finado rindieron tributo a su memoria y aportaron consuelo a sus hijos D. Norberto y doña María y demás familiares, a los que en nombre de la Escuela Oficial y Superior Española de Avicultura les enviamos nuestro más sentido pésame. Que la Avicultura patria no olvide nunca que en el Conde de las Navas tuvo uno de sus más pleclaros impulsadores, y que Dios le tenga en su Santa Gloria. S. Casteixó De la Exposición Nacional de Avicultura celebrada en Sevilla en el mes de abril por la Asociación General de Avicultores de España (FEDERACION AVICOLA ESPAÑOLA) Presumíanlos el éxito, y hasta diremos que lo esperábamos, pero después de celebrada la Exposición Nacional de Sevilla, preciso es reconocer que aquél ha superado a todas las esperanzas, y justo es tributar a los iniciadores, organizadores y patrocinadores del certamen los aplausos que se merecen. Inició el proyecto de la Exposición el Sindicato Avícola Sevillano, que preside el doctor D. José Salvador Gallardo, y del que forman parte un nutrido grupo de avicultores andaluces. A su iniciativa siguió el acuerdo de la Asociación General de Avicultores de España (Federación Avícola Española), aceptándola y encargándose de recabar del Ministerio de Agricultura los elementos y el apoyo necesarios para llevarla a cabo. Era Ministro del Ramo el señor Jiménez Fernández, y Director General de Ganadería don Francisco Sánchez. Poco bastó para que, acogiendo el proyecto con entusiasmo, arbitraran los recursos necesarios, hasta la suma de 45.000 pesetas, y en 40 días, la Asociación General de Avicultores de'España, que preside nuestro querido amigo y ex alumno, muy distinguido, de la Escuela de Avicultura de Arenys de Mar. don Ramón Riera, realizó el milagro de llevar a la práctica la iniciativa sevillana y fué un La Giralda'y una parte de la Catedral hecho esa Exposición, una de las más brillantes de cuantas en Avicultura se han celebrado en el país. Presumiéndose que no podía bastar el material de exposiciones avícolas del que dispone la Asociación General de Ganaderos, que prestándole eficaz concur.-ro lo puso a disposición de los organizadores, en tan pocas semanas se construyeron en los talleres de Prado Hermanos, de Bilbao, 1.000 hermosas jaulas metálicas, modelo completamente nuevo y no visto aún en exposiciones azi-colas. Activados los preparativos, la Exposición de Sevilla pudo abrirle el día 21 de abril, fecha para ello señalada, con más de 1.000 gallinas y algunos centenares de palmípedas, palomas y otras aves. La Exposición fué instalada en aquel maravilloso palacio que fué construidos en los jardines de María Luisa, para la Exposión Ibero-Americana de 1929, alineándose las jaulas en su extenso hemiciclo, de largo 250 metros, a manera de correcta parada. Además de la representación de los avicultores andaluces, y especialmente sevillanos, tomaron parte en el Certamen representaciones de Castilla, Cataluña, Galicia, Aragón, Baleares, Valencia, Vascongadas y los Sindicatos Avícolas de otras regiones. Con carácter M UNDO A V ICOL A El Presidente del Consejo de Ministros, Don Alejandro Lerroux, recorriendo la Exposición antes de clausurarla El Director General de Ganadería Sr. San Román y ti peisonal de la misma, recorriendo el certamen después de la inauguración. ■oficial, y en salas o secciones especiales, tomaron también parte las dependencias de la Dirección General de Ganadería, Fomento Pecuario, Enseñanza y Labor .Social, Instituto de Biología Animal de Madrid, y Granja y Estación Avícola de Córdoba, así como la Escuela Oficial y Superior de Avicultura de Arenys de Mar, en stand demostrativo de sus enseñanzas, amablemente hospitalizado en el recinto dispuesto por la Dirección General de Ganadería. EL acto inaugural A pesar del gran retraso con que fueron llegando las aves, y de la premura con que todo tuvo que ser hecho, ia Exposición pudo ser Felizmente inaugurada el día 21 de abril, a la hora fijada. Presidió el acto el nuevo Director General de Ganadería, Sr. San Román, en representación del Ministro de Agricultura, asistiendo todas las autoridades civiles y militares, provinciales y locales y numeroso público. Abierta la sesión, el Presidente de la Asociación General de Avicultores de España, señor Riera, relató el proceso de preparación del certamen, que "se presentaba ya a la vista del representante del Gobierno, al que la Asociación y el Sindicato Avícola sevillano agradecían el apoyo que les había prestado y los elementos que había puesto en sus manos para su realización. Dijo el Sr. Riera que, aun cuando la Asociación General de Avicultores de España haya cuidado de la organización y de la ejecución del certamen, éste se debía a las iniciativas y a los previos trabajos del Sindicato Avícola de Sevilla, y tributó un elogio a la labor de D. José Salvador Gallardo, presidente del mismo, y a los que en aquéllos colaboraron. El Director General de Ganadería, en discurso muy correcto y preciso, puso de manifiesto lo que el Gobierno se interesa en la cuestión de las industrias rurales, y especialmetne de la Avicultura, de cuyo fomento y organización viene ocupándose seriamente. Congratulándose del éxito obtenido, y en nombre del Ministro de Agricultura, declaró inaugurada la Exposición, que desde el primer día fué muy visitada, calculándose en algunos miles de personas, de todas las clases sociales, las que por ella desfilaron en los cinco días que permaneció abierta. Labor divulgadora De auerdo con el programa establecido, desde el día 22 al 25, inclusives, mañana y tarde, se dieron conferencias en el Salón de Actos de la Exposición, corriendo éstas a cargo de los pro- 104 U N /' 0 1 C 0 Algunos de los Stands montados al sire libre fesores y de los facultativos designados por la Asociación General de Avicultores, de acuerdo con los Departamentos de Enseñanza y Labor Social, y de Fomento Pecuario, a cargo, respectivamente, de los señores Inspectores generales, señores D. Antonio Eraña y D. Juan Rof Codina, y tomando parte el Equipo de Conferenciantes que actúa en cátedra ambulante en la región de Andalucía. Dichos actos fueron presididos por el comi-sionario general de la Exposición e Inspector General Pecuario D. Santos Arán, o por los señores Eraña y Rof Codina, iniciándolos el conferenciante pecuario D. Francisco Carpió en consultorio público, y siguiéndole en el uso de la palabra el Dr. D. Alejandro Steiner, que desarrolló el tema "Enfermedades infecciosas en las aves". El día 22 celebróse una reunión de avicultores, veterinarios y maestros nacionales de las provincias de Cádiz, Málaga y Almería, cambiándose impresiones sobre temas de avicultura, y en la tarde del mismo dia, dió su primera conferencia D. José Ocáriz, del Instituto de Biología Animal, sobre el tema "Alimentación de las aves". En la mañana del día 23 se celebró reunión de avicultores veterinarios y maestros de las provincias de Granada. Jaén y Córdoba, y en la tarde la conferencia corrió a cargo del biólogo Dr. Steiner, sobre el tema "Enfermedades parasitarias de las aves". El dia 24, la reunión matinal se reservó a los avicultores veterinarios y maestros de Huel-va y de Badajoz, y las conferencias fueron dadas por el Profesor D. Salvador Castelló, sobre el tema "Cuarenta años después»? resumen de lo progresado en avicultura desde los albores de la misma en España, y por D. José Ocáriz, bajo el tema "Factores que influyen en el crecimiento de las aves". El día 25 dióse la última lección del cursillo de Biología a cargo del señor D. Carlos Ruiz Martínez, Director del Instituto de Biología Animal, que versó sobre las enfermedades más frecuentes en las aves de corral. Casi todas las conferencias fueron ilustradas con proyecciones o con la presentación de gráficos y de preparaciones de Patología aviar, y estuvieron muy concurridas. Es digna de aplauso la feliz idea de la Asociación General de Avicultores, de asociar a la Exposición aquel ciclo de conferencias, con lo cual puso de manifiesto la posibilidad y la conveniencia de asociar a lo agradable a la vista,, lo útil y lo instructivo. La Exposición La Exposición de Sevilla se puede decir que la constituyeron, no sólo las secciones de gallinas, pavos, palmípedas, palomas, material avícola, bibliografía y prensa avícola, sí que también otras dos secciones; una, de carácter oficial,, representada por el salón dispuesto por la Dirección General de Ganadería, en el que se exhibió gran parte de lo expuesto en la Exposición Mundial de Avicultura de Roma en 1933, y todo lo que con posterioridad ha venido atesorándose, no sólo por parte de las secciones de Fomento Pecuario y de Enseñanza y Acción Social, sí que también del Instituto de Biología Animal, que hizo gala de lo que en el mismo se trabaja en el ramo de avicultura. Anexa al stand oficial, aunque en salón especial, la Granja y Estación Avícoia de Córdoba, que dirige el Inspector Pecuario y aventajado ex alumno de la Escuela de Avicultura de Arenys de Mar, D. Mariano Jiménez Ruiz, expuso un gran número de gallinas, pavos y palomas seleccionados en la misma y varios lotes de aves camperas, de tipo bastante uniforme y susceptibles de ser algún día razas definidas, los cuales, junto con los presentados en el stand de la Dirección General, ponían de manifiesto lo que el elemento facultativo depen- Dos aspectos de la Exposición ■diente del Ministerio de Agricultura se preocupa <en el asunto del mejoramiento de nuestras gallinas nacionales. Precisa hacer mención también de las nutridas colecciones de gallinas y patos de alta postura o de pedigrée presentada por la Granja Avícola de VTllafranca del Castillo, propiedad de los señores de Ballesteros, y por la Granja Complutense, de D. Juan Neufeld, Presidente del Consejo General de la Federación Avícola Española. A estos grupos de aves de selección, cabe agregar el de gallinas Paraíso blancas presentado, como los otros, fuera de concurso, por Granja Paraíso de Arenys de Mar, creadora de la raza, de la cual unos expositores, los señores Croke Hermanos, de Granja Los Pingüinos, de Málaga, exhibieron una gallina con su hoja ■de puesta invernal, en la que aparecen dados por ella IOS desde el día de su primer huevo (18 de septiembre de 1934) a fin de enero de 193S, continuándose tan alta postura con ritmo 'fijo y cortos descansos hasta el momento de ser llevada a la Exposición. Con material avícola, concurrieron diversas casas constructoras del mismo, así como varios preparadores de alimentos y de artículos sanitarios, cuyos stands, artísticamente presentados, contribuyeron al esplendor del certamen. Algunos de dichos stands fueron instalados en el interior del hemiciclo, y otros en el exterior del mismo, donde se hallaban también gran número de lotes de gallinas y de palmípedas alojados en pequeños parques, muchos de aquéllos, preciosos, y siendo una lástima que no pudieran ser juzgados y premiados por exhibirse fuera de concurso. La sección de gallinas A fuer de justos, y aunque con riesgo de ser calificados de rigurosos, preciso es consignar que, si el número de gallos y de gallinas fué enorme, por lo que del actual estado de la avicultura española podía esperarse, en general, la calidad no guardó parejas con la cantidad. • -No hay para qué decir que predominaban como razas españolas la Negra de cara roja Stand demostrativo de la Granja Avicola y Estación Pecuaria de Córdoba. Stand de Mundc Avícola, publicaciones avícolas de S. Castellò, y de Granja Paraíso de Arenys de Mar, en el que se exhibieron ejemplares «Paraíso blancos», raza de su creación. Aspecto de las dos galerías cubiertas en las que se exhibieron las aves de concurso individual en sus variedades, castellana, andaluza y balear y las catalanas del Prat, viéndose también algunos ejemplares de Llodsanas rubias, de Franciscanas, de Andaluzas indígenas azuladas, de Utreranas y algunas otras de características indefinidas. En razas extranjeras se puede decir que la Exposición era casi exclusiva de Leghorns blancas, pues, aunque las Rhode Island y las Wyan-dottes ocupaban también buen número de jaulas, pocas más eran las razas que en el certamen de Sevilla pudieron verse, pero precisamente en estas pocas estaba, a nuestro juicio, lo mejor de la Exposición. A señalar en este punto una magnífica pareja de pollo y polla de seis meses, Orpington azules, nacidos en España, y propiedad de don Rafael Ochoa, de Sevilla; un soberbio gallo Piymouth barrado, y una no menos soberbia pareja de Langshan blanco, de doña María Grand Gerard, de Casoliba de Alella; una preciosa pareja de Leghorns leonados, también de Ochoa, otra de Brahma armiñado presen- tada por el Sindicato Avícola de la Coruña; algunos gallos y gallinas Rhodes y Wyandot-te expuestas, fuera de concurso, por el Sindicato Avícola de Vizcaya; un precioso pollo Menorca, de doña Esperanza Benejam, de Villa Carlos (Maltón); unas bonitas Wyandottes blancas de José M. Tutor, de Zaragoza, y algunas parejas de Paduas y de Brantams, del señor marqués de Paterna (fuera de concurso) y de otros expositores. En Leghorns. a pesar de figurar en la Exposición unas 100 aves de tal raza, quedó ésta tan mal representada que no hubo posibilidad de hallar gallo o gallina en condiciones de alcanzar primeros premios. Sólo a un pollito de esta raza pudo alcanzarle tal distinción. En Rhode Island, sólo una gallina y un pollo pudieron obtenerlo, quedando el primer premio desierto en gallos. Esto prueba que nadie atiende a la belleza de los animales que destina a la reproducción, parando únicamente mientes en la postura, lo cual constituye un error, porque cabe muy 108 MUNDO VICO bien atender a ambas cosas, y, por lo menos, conservar siempre un grupo de reproductores lo más perfectos posible, sin lo cual lo que se hace es llenar las exposiciones de verdaderas birrias. En el grupo de razas españolas no hubo mejor suerte, pues, en general, el ganado, aunque abundante, en gran parte casi eran aves de poco mérito. Hay que que hacer mención, sin embargo, de algunos gallos y gallinas Catalanas del Prat, muy bellos, y bien presentados por José Colominas, Emilio Trinxet, las menorquinas de Benejan, de Villa Carlos (Mar hón), alguna que otra Castellana negra, unas bonitas Franciscanas del Sr. Castillo, de Utrera, y algunas Llodianas del Marqués de Loriana y de Pérez Vizcaíno. En conjunto, gran cantidad, pero poca calidad, y, por lo tanto, es conveniente que nuestros avicultores tomen nota de nuestro juicio, si de algo puede valer, y que para otro certamen procuren presentar mejor ganado y en mejores condiciones de las que, en mayoría, fué llevado a Sevilla. Sección de palomas Si floja en calidad estuvo la de gallinas, superior, en número y en calidad, se presentó la sección de palomas, cuya organización y montaje corrió exclusivamente a cargo del leader de la colombicultura deportiva española D. Cé-ser Martínez. Su preciosa y variada colección y la del señor marqués de Paterna, por sí solas, bastaban para dar brillo a esta sección y a la Exposición en general. • La de D. César Martínez se componía de 40 parejas, representantes de 36 castas distintas en razas nacionales y extranjeras, y de 12 castas, la del marqués de Paterna. En conjunto, en la sección de palomas se exhibieron unas 300 aves. Los jueces Con excelente criterio, la Asociación General de Avicultores de España dispuso que en su Exposición de Sevilla rigiera el método de actuar sólo un juez en cada sección, y a base del fallo secreto, esto es, con desconocimiento absoluto del nombre del expositor, cuando menos, en las secciones de aves vivas. Actuaron en calidad de jueces de sección los señores D. Juan Neufeld, Presidente del Consejo General de la Federación Avícola Española; el Profesor D. S. Castelló, Director de la Escuela Oficial de Avicultura de An de Mar; D. Enrique P. de Villaamil, Director del Gallinero de Selección de la Asociación General de Ganaderos de España; D. Mariano Jiménez Ruiz, Director Jefe de la Estación Pecuaria y Avícola de Córdoba y Perito Avícola; D. César Martínez (este último en la sección de palomas), y los señores D. Gumersindo Aparicio, Inspector provincial de Higiene y Sanidad pecuarias, y Ramón G. Noblejas, Tesorero de la Asociación, y avicultor profesional. Dichos señores dieron sus respectivos fallos parciales para recompensas ordinarias, y reunido el Jurado en pleno bajo la presidencia del comisario general D. Santos Aran, se otorgaron las siguientes recom pensas extbaohdinarias Diplomas de honor Gran Diploma de Honor, a la Dirección General de Ganadería e Industrias Pecuarias, por su brillante cooperación y la valía de lo expuesto en su stand oficial. Diplom-as de Honor. — A la Estación Pecuaria regional de Córdoba. A la Junta provincial de Fomento Pecuario de Córdoba, A los Sindicatos Avícolas de Sevilla, Madrid, Coruña, Vizcaya, Cádiz, Menorca y Teruel. A la Asociación Avícola Aragonesa, y a las de Mallorca, Reus, Santander y Torrelavega y a la Asociación general de Ganaderos de España.- A D. Salvador Castelló, por sus Paraíso blancas, raza de su propia creación. Al señor marqués de Paterna, por su colección de palomas. Premios de Honor Copa de la Dirección General de Ganadería, con Diploma de Honor, a D. Juan Neufeld, de Granja Complutense (Alcalá de Henares), por el conjunto de las aves por él presentadas en concepto de animales de pedigrée. Copa de la Asociación General de Avicultores de España (Federación Avícola Española) y Diploma de Honor, al Sindicato Avícola de Sevilla, por el conjunto de las aves de sus asociados aportadas a la Exposición. Copa de la Diputación provincial de Sevilla y Diploma de Honor, a la Granja Avícola de Villafranca del Castillo, de los señores de Ba- Sala de las aves selectas y de pedigree. La Sección de palomas llesteros, de Madrid, por el conjunto de sus aves.de pedigrée o de selección como ponedoras. Copa del Círculo Mercantil de Sevilla, y Diploma de Honor, al Sindicato Avícola de La Coruña, por el conjunto de las aves expuestas por sus asociados. Objeto de arte donado por el limo. Rector de la Universidad de Sevilla y Diploma de Honor, a la Asociación Avícola Aragonesa. Copa donada por la Sociedad "Productos Sánitas" y Diploma de Honor, al Sindicato Avícola de Vizcaya, por el conjunto de las aves aportadas por sus asociados. Premio del "Instituto seroterápico Victoria", de Salamanca, a don José María Tutor, de Zaragoza, por sus Wyandottes blancas. Diploma de Gran Premio de Honor, a don César Martínez, por su brillante presentación de 40 parejas de palomas representativas de ■36 castas distintas, nacionales y extranjeras. Diplomas de Honor en material, alimentos y accesorios de Avicultura A los señores Prado Hermanos, de Bilbao, por su material avícola. A D. Victoriano García, de Madrid, por su material avícola. A la señora Viuda de Ra ves, de Barcelona, por sus alimentos para las aves. A "La Avícola Moderna'', de D. Rosendo Orozco, de Madrid, por sus productos avícolas. Menciones. — A D. Martín González y a los señores Jubia y Compañía, por su material avícola. ■ , A la casa "Productos Sánitas", por sus desinfectantes. Al "Instituto Seroterápico Victoria", de Salamanca, por sus productos terapéuticos y sanitarios. A los señores Busquets Hermanos y Compañía, de Barcelona, por sus "Productos Bestol". A la casa "Contrucciones Salomita", por su aislante "Salomite". En bibliografía y prensa Diplomas de Honor Al Profesor D. Salvador Castelló, por sus obras y publicaciones avícolas y su revista "Mundo Avícola". A D. Raúl Mir, de Barcelona, por su revista "El Cultivador Moderno". A las revistas "Avicultura" y "Avicultura Modelo de los nuevas ¡nulas metálicas vistas por primero vez en la Exposición de Sevilla. y Ganadería", de Barcelona, y "Agricultura", de Madrid. Menciones honoríficas. — A D. Melquíades Alvares:, de Colmenar de Montemayor (Salamanca), por su obra "Despierta, labrador". A la Editorial Espasa Calpe. de Madrid, por sus libros y publicaciones avícolas. Diplomas de cooperación.—A todos los expositores. Premios de campeonato en aves En razas de gallinas nacionales A una pareja de gallo y gallina Prat leonada sin apéndices ni clavel, de D. José Colominas, de "Granja Prat". En razas de gallinas extranjeras A una pareja de pollo y polla de seis meses Orpington azul, nacida en, España, de don Rafael Ochoa Vila, de "Granja Victoria" (Sevilla). Premios extraordinarios En metálico En gallinas. — Primero, a la pareja de Lang-shan blancos, de doña María Grand Gerard de Casoliba, de Alella (Barcelona). — Segundo, a la pareja de Brabma armiñado, de Juan Rubal, de La Coruña. — Tercero, a la pareja Bantom perdiz, de Avelino Martínez, de Caramoniña (Coruña). En palmípedas. — Primero, a D. Juan Ru-bal, del Sindicato Avícola de La Coruña, por su pareja de ocas de Toulouse. En aves ornamentales y canoras. — Primero, a una pareja de canarios Yorkines, de don Angel Monasterio. — Segundo, a una pareja de faisanes dorados, de Aureliano García de Guadiana, de Trujillo (Cáceres). Premios ordinarios a base de clasificación individual (Simples Diplomas) Pasas nacionales Castellanas negras Gallos. — 1.°, a Francisca Guillén, de "Granja la Milagrosa", de Peñaflor; 2.° a Benito González, de "Granja Arauees", de Ciudad Lineal (Madrid). Gallinas. — 1.°, desierto; y 2.°, a Benito González, ya citado; con Menciones a Luis Hoyos, de Pozuelo de Alarcón (Madrid), y a otra gallina de Benito González. Menorcas negras Gallos. — Desiertos todos los premios. Gallinas. — l.°, a Esperanza Beneján, de Villa-Carlos (Menorca); 2.°, a Aurora Sánchez, de "Granja Natalia", de Jabugo (Huelva); 3.°, desierto, y Aleaciones, tres a "Granja Natalia" una a Esperanza Beneján, una a Ricardo Be-nanza, de Santiago de Compostela, y una a José Alcaide Sabuceda, de Paradas (Sevilla). Pollos. — 1.°, a Esperanza Beneján, ya citada, y 2.°, a Leopoldo Torres Orozco, de Sevilla. Catalanas del Prat, tipo moderno Gallos. — 1." y 2.a, a José Colominas, de "Granja Prat", de Prat de Llobregat (Barcelona), y 3.°, desierto. Gallinas. ■—■ 1.° y 2°, al mismot con Mención para Emilio Trinxet, de "Granja Fi Valles", de San Felíu de Codinas (Barcelona). ■ Pollos.— 1.", desierto; 2.°, a Luis Hoyos, de Pozuelo de Alarcón (Madrid); 3.°, desierto, y Menciones a Emilio Trinxet y "Granja Solaire", de Tortosa. Paraísos blancas Gallinas. — 1.°, a la granja "Los Pingüinos", de los señores Croke Hermanos, de Málaga. (Fuera de concurso todas las demás aves de esta raza.) Llo dianas Gallos.— 1." y 2.°, desiertos; 3.°, a Manuel Pérez Vizcaíno, de Ciudad Lineal (Madrid). Gallinas. — desierto, y 2." a granja "Las Jarillus", del Marqués de Loriana (Madrid). Pollos. — 1.", desierto y 2.°, al mismo. Andaluzas azules Pollas. — 1.° y 2°, desiertos, y Mención a tres gallinas de "Granja Avícola Perteguer", de Camas (Sevilla). Otras razas de gallinas nacionales, con mi has a rsu standarización Mención especial a un grupo de cinco gallos y cinco gallinas gris barrado, de Joaquín del Castillo, de Utrera (Sevilla), presentadas como nuevo tipo, bajo el nombre de Utrcranas franciscanas. Mención sencilla al grupo de un gallo y cinco gallinas blancas, del mismo, denominadas Utre-ranas blancas. Razas extranjeras Legtiorn blancas Callos.— 1." y 2.°, desiertos; 3." a Moisés Ocaña del Castillo, de Camas (Sevilla), con Mención a Julio García, del Sindicato de La Coruña. Gallinas.— 1.", desierto; 2.°, a Moisés Oca-ña del Castillo, ya citado, y 3.°, a José Barrios Barrios, de "Granja Miraaltajo", de Aranjuez, con Mención a otra gallina de Ocaña del Castillo. Pollos. — L°, al mismo. Pollas.— L", desierto, y 2.a y 3.°, al mismo. Leghorn leonado C7íj//o.t. — 1.°. a Rafael Ochoa, de "Granja Victoria", de Sevilla. Gallinas. — 1.°, al mismo. Gallo y gallina Langshan blanco, de Maria Grand Gerard de Casoliba Pollo y polla Orpington azul, de Rafael Ochoa Rhode Island roja Gallos.— 1.°, desierto; 2.°, a Jesús Blanco, de Santiago de Compostela, y 3.° a José Salvador Gallardo, de Sevilla. Gallinas. — 1.", a "Granja Santa Juliana", de Julio Muñoz Chapul, de Granada; 2.°, a Jesús Blanco, del Sindicato Avícola de La Coruña; 3.°, a la 'Sección de Agricultura de ta Cámara Agrícola de Reus, con una Mención a gallina de Jesús Blanco. Pollos. — 1." a Carlos Croke Heredia, de Málaga. plymouth barrada Gallos. — 1", a María Grand Gerard de Casoliba, de "Granja Casoliba", de Alella (Barcelona); 2.°, a Aurora Sánchez, de "Granja Natalia", ya citada, y 3.°, a la misma. Gallinas. — 1." y 2", a la misma, y 3.°, a Antonio Gutiérrez Hurtado, de Cádiz. Pollos. — 1.", a Aurora Sánchez, de "Granja Natalia". Plymouth leonado Gallos. — 1.", a Antonio Gutiérrez Hurtado, de Cádiz. Gallinas. — 1.°, desierto, y 2.° y 3.°, al mismo. wyandotte plateada Gallos.— 1.°, a Rafael Ochoa, de "Granja Victoria", de Sevilla. Gallinas.— 1.°, al mismo. Gallina Paraíso blanca, de Granja «Los Pingüinos», de los Sres. Croke Hermanos, de Málaga. Orpington azul Polios. — 1.", a Rafael Ochoa, de "Granja Victoria". Pollas.— 1.", al mismo. Wyandotte blanca Gallos.— 1.°, a José María Tutor, de Zaragoza. Gallinas. — 1.° al mismo. BRAHMA armiñado Gallos. — 1.°, a Juan Rubal, de La Coruña. Gallinas.—• 1.°, al mismo. Langshan blanco Gallos.— 1.", a María Grand Gerard de Casoliba, de "Granja Casoliba", ya citada. Gallinas. —■ 1.", a la misma. Hamburgo plateada lentejuELADA Gallos. — 1.°, a Rafael Ochoa, de "Granja Victoria". Gallinas. — 1.°, al mismo. Padua gamuza En gallos y gallinas, 1.° al Excmo. Ayuntamiento de Cádiz. Sedosa del Japón Gallos. — 1.°. a José Salvador Gallardo, de Sevilla, y 2.° y una Mención, al Excmo. Ayuntamiento de Cádiz. Gallinas.— 1.° y 2.°, a José María Tutor, <le Zaragoza: 3.°, a José Salvador Gallardo, de Sevilla, y una Mención al Excmo. Ayuntamos» to de Cádiz. Bantam perdiz Gallos. — 1.°, a "Granja Caramoniña", de Avelino Martínez, de Santiago de Compostela. Gallinas.-—-1.°, al mismo. Pelea preparada para la riña Gallo. — 1.°, a José Luis Charló Rodríguez, de Sevilla. Sección de palomas Colecciones de D. César Martínez y del marqués de Paterna, fuera de concurso para Premios ordinarios. Rocas nacionales Mallorquínas. — 1.°, 2.a y 3.°, en hembras, a la Asociación Avícola Aragonesa. Buchonas colipavos. — A Aureliano G. de Guadiana. Mención en machos y en hembras. Monginas españolas. — 2.°, en machos, y 2.°, en hembras, al Sindicato Avícola de La Coruña. Buchonas colitejas negras. — 1.°, en hembras, y 2.°, en machos, a Valentín López, con un tercer premio extraordinario a una pareja del mismo. Buchonas colitejas. — 2.°, a una hembra blanca, y 3.°, a un macho negro, de Valentín López. Buchonas jerezanas. — 1.°, al macho rojo, y 1.°, a la hembra azul del mismo. Magnífico gallo Plymouth Rock barrado, de María Grand Gerard de Casoliba. Rasas extranjeras Romanas.— 1.°, desierto; 2'.°, en machos, y 3.°, en hembras, a Aureliano G. de Guadiana. Paloma-gallina de Malta. — 1.°, en machos, y 3.°, en hembras, al mismo. Gazzis. ■— 1.°, desierto ; 2." y 3.°, en machos, a la Asociación Avícola Aragonesa, y 3.°, al Sindiato Avícola de La Coruna. — En hembras, 1. °, desierto; 2.°, a la Asociación Aragonesa, y Mención al Sindicato de La Coruña. Buchonas inglesas. — 1.°, desierto; 2°, en machos, y 2.°, en hembras, a Aureliano G. de Guadiana. Ballonblazer de Amsterdam. — 1.°, desierto ; 2.°, en machos, y 2.°, en hembras, al mismo. Dragonas.-— 1." y 2.°, desiertos; 3.", en machos, y 3.u, en hembras, al Sindicato Avícola de La Coruña. Conchas de Holanda.— 1.°, 2." y 3.°, desiertos ; Menciones en machos y en hembras al Sindicato Avícola de La Coruña. Milanesas rizadas. — 1.°, desierto ; 2." y 3.° en machos y en hembras, y respectivamente, a la Asociación Avícola Aragonesa y a Aureliano G. de Guadiana. Capuchinas mosqueadas. — 1.9, en machos, y en hembras, al Sindicato Avícola de La Coruña, con un 2." premio extraordinario a la pareja. Colipavas negras. — L°, en machos, y 1.°, en hembras, a Aureliano G. de Guadiana, y un 2. ° premio en machos y una Mención en hembras, al Sindicato Avícola de La Coruña. Colipavos de escudo. — 1.°, desierto ; 2°, a un macho, del mismo Sindicato. Pollo Menorca, de Esperanza Benejan Gallina Prat leonada, de José Colominas Satinetas. — 1." y 2.a, desiertos; 2." en hembras, y Mención, en machos, al mismo. CorbaTadas chinas. — 1.°, desierto; 2.°, en machos, y 2.°, en hembras, a la Asociación Avícola Aragonesa, con un tercer premio a la pareja y un 3.°, en machos, y un 2.°, en hembras, a otras del Sindicato Avícola de La Coruña. Mensajeras belgas. — l.er premio, en hembras, y 2.°, en machos, a Valentín López, con un 3.el' premio extraordinario a la pareja. Tales fueron las recompensas ordinarias y extraordinarias otorgadas, según los datos personalmente recogidos y salvo errores u omisiones, involuntarias siempre. Clausura de la Exposición La Exposición Nacional de Avicultura de Sevilla fué clausurada el día 25 de abril por el Excmo. Sr. Presidente del Consejo de Ministros D. Alejandro Lerroux, en solemne acto que tuvo lugar en :el Paraninfo de la Exposición, con asistencia de todas las autoridades de Sevilla y su provincia y numeroso público. Constituida la sesión de clausura, el presidente del Sindicato Avícola de Sevilla, D, José Salvador Gallardo, hizo uso de la palabra en discurso explicativo del proceso seguido en la preparación del Certamen y agradeciendo al Gobierno y a la Asociación General de Avicultores de España el haber acogido favorablemente sus iniciativas, facilitando los elementos materiales con que celebrar la Exposición, así como a las entidades oficiales y a las autoridades de Sevilla su cooperación. Leída por el Secretario de la Asociación General de Avicultores de España, D. Francisco Enseñat, la lista de recompensas extraordinarias, el Presidente de la Asociación General, D, Ramón Riera, pronunció un discurso de verdadera altura, poniendo de manifiesto ante el Jefe del Gobierno lo que a juicio de la Asociación requería a la avicultura española, así como lo agradecida que ésta debe mostrarse a la protección de que viene gozando en la actualidad y dando las gracias a cuantas entidades han cooperado en el éxito de la Exposición de Sevilla, así como a los expositores, por su brillante concurrencia. Puso fin al acto la entrega por el Presidente del Consejo de Ministros de las copas a los agraciados con ellas, los cuales recibieron aplausos del numeroso público que a la clausura asistía, y pronunciando un elocuente discurso, en el que puso de manifiesto, no sólo lo que por la Avicultura se interesa, sí que también lo que de la misma sabe, pues, aunque, como simple aficionado, D. Alejandro Lerroux se tiene también por avicultor. En el discurso, pronunciado con aquella claridad de concepto y aquella llaneza que caracteriza al Sr, Lerroux, se dignó recordar la labor que desde hace tantísimos años ha venido realizando en España nuestro director don Salvador Castelló, a quien dijo deberse que la Avicultura se haya fomentado y encauzado en España y para quien tuvo frases de elogio y de manifiesto afecto, que nuestro director agradeció profundamente, complaciéndonos nosotros en consignarlo y en agradecerlo también, por la parte que a Mundo Avícola puede corresponder como portavoz de las enseñanzas y de las obras de fomento llevadas a cabo por su director. Recogiendo algunos párrafos de los discursos de los señores Gallardo y Riera, el Presidente del Consejo de Ministros contestó a los mismos en términos que evidenciaban lo muy al corriente que se halla de la situación y del problema avícola del país, y en un gesto que fué premiado con un nutrido aplauso, dijo que. queriendo él aportar su material concurso a la obra que realiza la Asociación General de Avicultores de España, de sus ahorros en los fondos de que dispone por gastos de representación quería hacerle un donativo, encargándose de cubrir con aquéllos el déficit que pudiera dejar la Exposición, y si no lo hubiera, dándole la cantidad que le fuera posible, para contribuir a las necesidades de la Asociación! Dicho esto, D. Alejandro Lerroux declaró clausurada la Exposición Nacional de Avicultura de Sevilla, siendo calurosamente aplaudido por el numeroso auditorio que durante largo rato estuvo pendiente de su autorizada y grata palabra. Terminado el acto, los expositores y los invitados al acto fueron obsequiados con un espléndido luch¡ delicadamente servido por la Casa de Rafael Ochoa, y durante el cual el señor Lerroux confraternizó con los avicultores, que oyeron de sus labios cosas muy gratas en favor de nuestra Avicultura, y sobre las disposiciones del Gobierno que el Sr. Lerroux preside, en pro de la misma. Nuestro juicio La Exposición Nacional de Avicultura de Sevilla ha constituido un verdadero éxito al activo de la Asociación General de Avicultores de España, éxito que se merecía por el formidable esfuerzo que ha tenido que realizar y, por lo tanto, nos complacemos en consignar nuestras más sinceras felicitaciones a los iniciadores de la Exposición, esto es, a los señores del Sindicato Avícola de Sevilla, y en especial a su dignísimo Presidente, Dr. D. José Salvador Gallardo, y a la Junta Directiva del mismo. Efusivas son también las que dedicamos a la Asociación General de Avicultores de España, organizadora y ejecutora del Certamen, admirando la intensa labor llevada a cabo por su digno Presidente D. Ramón Riera Chico, por su Secretario D. Francisco Enseñat, por su Tesorero, D. Ramón García Noblejas, y demás miembros de la Junta Directiva que en .Sevilla trabajaron con febril actividad, complaciéndonos en agregar que en los momentos de mayor trajín, como lo son los de la llegada y la ordenación de las aves, les secundaron bellas damas, tales como las señoras de Riera, de Enseñat y de Alonso, cuyo trabajo arrancó aplausos a cuantos en el mismo pudimos admirarlas. No son tampoco menos efusivas nuestras felicitaciones a la Dirección General dé Ganadería, y en especial a los que eran Ministros de Agricultura cuando aquélla arbitró los recursos para que la Exposición pudiera celebrarse, señores Jiménez Fernández y Francisco Sánchez, así como al Director general. Sr. de San Román, y al comisario general del cevtamen, D. Santos Arán, y a los Inspectores generales señores Eraña y Roí Codirra, representantes de dicha Dirección General en la Exposición, y a los profesores que tomaron parte en el ciclo de conferencias que durante la misma se dieron. Cuanto se diga en aplauso de lo hecho y de lo logrado en el cortísimo plazo que tuvieron los organizadores, será siempre poco, pero en demostración de que no adulamos al decirlo, tanto a la Asociación General de Avicultores de España, como a los elementos oficiales que la ¡latrocinaron y ta auxiliaron en su labor, vamos a formularles algunas observaciones, ya míe creemos que no han de tomarlas a mal, y, además, por autorizarnos a ello el hecho de haber pasado por las manos de nuestro Director tantas Exposiciones nacionales e internacionales celebradas bajo su dirección, lo cual le habilita para inspirarnos estas líneas. En la de Sevilla hemos observado un espíritu de innovación al que no puede entregarse nadie que no se halle dotado de larga experiencia para mantenerlo. Las Exposiciones de Avicultura, en todos los países tienen ya su standard o patrón, logrado después de muchos años de celebrarse certámenes de esta naturaleza, viéndose los inconvenientes de hacer las cosas de tal o cual manera y las ventajas de hacerlas de tal o cual modo distinto. Separarse de este patrón (a base del cual se celebró ya en Madrid la Exposición Internacional de 1902 y se han celebrado todas aquellas en que ha tenido intervención la Escuela Oficial de Avicultura de Arenys de Mar), es un error craso porque, no sólo aumenta y complica el trabajo de los ejecutores de los certámenes avícolas, sí que también perjudica los intereses de los expositores, y hasta evita que los visitantes de las exposiciones saquen de ellas el fruto que pueden sacar. Ese patrón es ya internacional, y querer emplear otro, equivale a querer jugar al tenis o al foot-ball con reglamentos o bases distintas de las que rigen ya en todos los países. Entre algunas innovaciones de menor cuantía apreciadas en la Exposición de Sevilla, hubo unas sobre las cuales no podemos guardar silencio, pues aun cuando aceptadas por todos los expositores, ya que constaba en el Reglamento, importa que se medite sobre ellas. Nos referimos al artículo 12 del Reglamento, en el que se decía que hasta el tercer día de la Exposición; sobre las jaidas de los animales no aparecería el nombre del expositor ni la indicación de la recompensa obtenida, artículo^ que se cumplió fielmente, cuando, en el patrón universal los jueces actúan antes de la apertura de la Exposición a base del simple número que ven en las jaulas, pero terminada su labor y ya en el momento de darse entrada al público, en todas las jaulas hay ya el nombre del expositor y cu las de los animales premiados el distintivo muy visible y saliente del premio obtenido. Sabemos que para introducir innovación semejante se creyó que de ello podían derivar, no sabemos bien qué ventajas, a nuestro humilde juicio innecesarias, pero se cayó en la falta de que, puestos los nombres y las divisas la víspera de la clausura, los visitantes de los primeros días nada pudieron aprender en la Exposición ni los expositores lucir sus aves y quizás venderlas, que ambas cosas se persiguen en esos certámenes. Eso, que visto por cualquier persona acostumbrada a visitar exposiciones, pudo constituir un enorme lunar de la de Sevilla, no lo fué en ella, toda vez que de antemano conocían o debían conocer el artículo 12 los expositores, pero de repetirse, de mantenerse ese criterio innovador, así en la Asociación como por parte de los elementos patrocinadores de sus exposiciones, sería algo tan grave, que pocos serian los que tomaran parte en tas mismas, y ante esto, creemos que vale la pena de que se medite y no se vuelva a caer en tal error. Sobre otra cosa conviene llamar la atención de los que en lo sucesivo -vayan organizando exposiciones de Avicultura. Es en la manifiesta tendencia que se observa, y que bien se puso de manifiesto en la Exposición de Sevilla, según la cual en aquéllas tendría más mérito la productividad del ave que la pureza de la raza, que la belleza del animal y que la perfección de su tipo, lo cual es dar al traste con el verdadero objeto de las exposiciones de Avicultura, como de las caninas, las felinas y las de otros animales domésticos, en las que lo que se luce y se premia es la belleza morfológica. Para ello se han establecido los standard o patrones de cada raza, precisándose lo que en cada una constituyen cualidades o defectos. Por lo general, las aves de producción, ni son presentables en las exposiciones, ni para ellas se celebran éstas, ya que su verdadero mérito sólo puede apreciarse en los concursos de puesta, que para ellas se han establecido. En Sevilla, las dos más altas recompensas se han asignado a expositores que no presentaban sus aves por su belleza, sino por su pe- digrée o historial, en muchas de ellas traído del extranjero, pues eran importadas. Téngase en cuenta que a cualquiera de los señores agraciados con tales recompensas por su colección de aves de pedigréé, les reconocemos méritos sobrados para haber alcanzado aquellas distinciones, y, por lo tanto, no es que critiquemos que se les hayan asignado, ni que pongamos en tela de juicio que las merecieran; así, pues, hecha tal declaración, no pueden sentirse molestados, porque nos referimos, no precisamente al caso concreto, sino al criterio que vemos prevalece, y que pugna en absoluto con el verdadero espíritu de las exposiciones de Avicultura. De persistir tal criterio, de repetirse el caso y de estimarse que en una Exposición tiene más mérito una gallina o un ave cualquiera, más o menos bonita o más o menos fea, que otra perfecta, sólo porque la primera se exhiba acompañada de una hoja de postura notable, se acabaron las Exposiciones de Avicultura. Para esas aves, repetimos que están los concursos de puesta, y ellas deben ser llevadas por los que en concepto de productores quieran lucirlas y lucirse. Si lo que vale es el historial del ave, en mano de cualquiera que tenga dinero para traerse de Inglaterra o de los Estados Unidos una docena de aves de pedigréé, está el alcanzar las más altas recompensas, sobre todo, cuando ni concurre la circunstancia de haber nacido en el país, con lo cual el mérito no está en el expositor, sino en el inglés o en el yankj que logró sacarles su notable postura u obtenerla de sus ascendientes. Se dirá que, de algunos años a esta parte, en las Exposiciones de Avicultura de Inglaterra se han abierto ciases especiales para las aves de producción, y, en efecto, es así, pero adviértase que para esas aves hay una sección especial que nada tiene que ver con la de las que se exponen por su simple belleza. Además, no es el pedigréé lo que rige para premiarlas, sino un standard especial que para las aves, ponedoras se ha creado, standard que tiene su puntaje bien establecido, premiándose al ave, no por los huevos que sus expositores dicen que pusieron, sino por reunir más visiblemente las características determinadas como mejores en las buenas ponedoras. Conviene tener esto muy presente y meditar sobre la conveniencia de no volver a caer en' error, ni de olvidarlo. Si el criterio de innovación que se ha visto en Sevilla prevaleciere, mejor es no organizar exposiciones y guardar el dinero para organizar buenos concursos de puesta, y como, por lo que se ve en el concierto avícola mundial, sin perjuicio de mantener los concursos de puesta, no decaen las exposiciones, algo ha de haber que aconseja mantenerlas en el verdadero espíritu de las mismas. Aun cabe otra observación, y es la de que en el Programa-Reglamento de la Exposición de Sevilla, a lo que son clases se les llamó concursos, lo cual, si bien parece no alterar las bases de la clasificación, choca ese espíritu de innovación, que, de otra parte, no está justificado, porque en realidad no hay tales concursos, sino simples agrupaciones de las aves, por razas, variedades y edades. He aquí otra cosa digna de tenerse en cuenta. La Asociación General de Avicultores de España no puede ni debe de tomar a mal esas indicaciones ni el que hayamos dado publicidad a nuestro' leal y franco criterio, cuando sabe el afecto y la admiración que la profesa nuestro Director, honrado por ella elevándole a su presidencia honoraria, y por lo mismo nuestros lectores no han de tomar lo observado en son de crítica, muy lejana de nuestro espíritu. Pero debíamos de exponer nuestro criterio sobre cosas de tamaña importancia en las Exposiciones de Avicultura, porque, guardar silencio, sería tanto como dar nuestra conformidad! Atento Mundo Avícola a cuanto pueda contribuir a mantener los prestigios de la Avicultura española, a encauzarla más y más cada día y a ordenarla, debía señalar el mal, por si, los que pueden, quieren oír la voz de la experiencia y quieren ponerle remedio en otra ocasión. Repetimos que ello no constituyeron lunares, toda vez que era cosas que ya se sabían de antemano ; así, pues, en nada pueden empañar el éxito y el esplendor de la Exposición Nacional de Avicultura de Sevilla, que queda escrito con letras de oro en los anales de la Avicultura española, y del que, así el Sindicato Avícola de Sevilla, como la Asociación General de Avicultores de España, y con ellos la Federación Avícola Española, motivos tienen para sentirse satisfechos y para estar orgullosos del éxito alcanzado. SOBRE LAS LLAMADAS AVES DE RAZA De algunas semanas a esta parte se nos han dirigido varias cartas en las que se pide nuestra opinión sobre un escrito publicado en nuestro estimado colega "Avicultura", bajo el epígrafe "Las llamadas aves de raza". Esas consultas se justifican cuando se ha leído el escrito, que firma Arturo Oleina, del cual surgen confusiones y los lectores tienen que pedir explicaciones. En el citado escrito se condena que haya avicultores que vendan a alto precio huevos para incubar, diciendo que son de rasa seleccionada, no siéndolo, y en ello estamos completamente conformes, como lo estamos también en que, lo que es verdaderamente seleccionado debe pagarse más que lo corriente. Pero como en explicaciones se dicen en el escrito cosas muy erróneas, natural es que los lectores se alarmen, se desconcierten y se metan en un mar de confusiones altamente perjudiciales : de ahí nuestra intervención. Sabiéndose que son ya universalmente admitidas las bases de la selección que emanan de las pautas norteamericanas del famoso Dr. Raymond Pearl y otros investigadores de su país, y la inglesa de Oscar Smart, más conocida de los avicultores europeos, natural es que llamen la atención de muchas personas las cosas opuestas, o por lo menos confusas, que se leen en el escrito de Oleina. Proclaman aquellas pautas que gallinas que den más ele 140 huevos en los doce meses siguientes a la postura del primer huevo, cuando de éstos, muchos (más de 30, dicen), los dieron de octubre a enero inclusive, son ponedoras superiores, o L. 2, según su clasificación. Oleina les dice ahora que las que no llegan a dar lóo huevos (sin hacer ninguna referencia a la puesta otoñal e invernal), son ya gallinas "corrientes", que deben ser dadas al consumo y que sus huevos, vendidos para incubar, ■ no deben-ser pagados a más de 30 ó 40 céntimos pieza. La gallina que en su primer año de postura da 160 huevos, con tal de que, nacida en primavera, dé huevos (siquiera algunos) de octubre a enero inclusives, es gallina L. 1 de Pearl y de Oscar Smart, como lo es para todos los avicultores que saben de estas cosas. Si, aun dando 160 clió más de 30 en otoño y en invierno, hasta J.° de febrero, es tan gallina L. 2 como la que da 250 ó más, y por 3o tanto, cri- men avícola es darla al consumo o despreciar sus huevos, si los fecundó gallo de su misma categoría. El libro de Oscar Smart fué ya traducido al castellano por P, Le Bec, se imprimió precisamente en Valencia y ha sido y es muy conocido en toda España. O no lo ha leído el Sr. O'lcina o se pasa de maestro enmendando la plana al gran Oscar Smart, ante cuya obra se ha inclinado todo un mundo avícola. Aparte de lo dicho por Smart, la gallina que da 160 huevos, da un número de huevos superior al que es necesario para que quede beneficio. En efecto: esas 13 y media docenas, vendidas tan sólo a 2,50 pías., valen ya casi 34 pesetas, y aunque la gallina haya gastado en comida y gastos generales 25, quedarían 9 pesetas limpias por cabeza, si no quedaban más, porque los huevos de invierno bien se habrían vendido por lo bajo a 3 y a 4 ptas. docena. Ahora bien: ¿sabe el Sr. Olcina en qué proporciones salen esas gallinas en los grandes gallineros canadienses, de cuyas altas ponedoras se hace lenguas en su escrito? Pues no se descubren nunca en proporciones mayores al 35 o al 40 por 100, y por lo tanto, si para formar los grupos de reproductores hay que desechar anualmente más de la mitad de las pollonas cuya puesta se registró, dígase si al avicultor selec-cionador se le puede imponer que venda los huevos para incubar, de las que le quedan, sólo a 10 céntimos más de lo que valen los huevos de consumo. Se demuestra aún mayormente el error del articulista en la materia de que escribe, cuando admite que, porque una gallina dió 250 ó más huevos y procede de familia de tan alta postura, se puedan vender sus huevos a 5 pesetas pieza, porque hoy ya se hizo, mucha luz sobre esto, y se sabe experimentalmente y por la práctica, que no son esas tan altas ponedoras las que mejor transmiten sus cualidades ponedoras, sino las de 150 a 200, ya que, no agotándose tanto, sus descendientes mantienen mejor el vigor de la familia, que mucho mengua cuando sólo se cría a base de ponedoras excepcionales. Precisamente ahora está sobre el tapete esta cuestión, así en el Canadá como en los Estados Unidos y en Inglaterra, donde la mortalidad normal, que antes fué de 12 por 100 todo lo 118 M UNDO más, hoy ha llegado a pasar del 40 por 100, y todo el mundo es

Artículo publicado en SELECCIONES AVICOLAS Nº000, sección de Archivo Historico

AñoXIV.Núm. 162 Junio 1935 GRABADO EN PORTADA: GRUPO DE ALUMNOS Y LOS PROFESORES SRES. TRIGO, DÍAZ MUÑOZ, Y CASTELLÓ AL CLAUSURARSE LOS CURSOS DE INDUSTRIAS RURALES DEL PRESENTE AÑO EN LA CASA DE CAMPO DE MADRID, BAJO LA PRESIDENCIA DEL MINISTRO DE AGRICULTURA, REPRESENTADO POR EL SUBSECRETARIO D. JOSE ROMERO RADIGALES. IMPRESIONES: EDITORIAL.............. 122 VISITA DEL SUBSECRETARIO DE AGRICULTURA SR. ROMERO RADIGALFS A LA ESCUELA DE AVICULTURA DE ARENYS DE MAR...................125 PARA LOS OUE QUIEREN APRENDER: LA HERENCIA DE LA PERSISTENCIA Y SU RELACIÓN CON LA FECUNDIDAD, por S, Castelló................ . 126 HOMENAJE A VICTOR PULL1NCKX EEMAN........128 LAS DIRECCIONES GENERALES DE AGRICULTURA Y DE GA-. NADERIA EN SUS PUBLICACIONES DE DIVULGACION AGRO-PECUARIA............... 130 UNA EXPOSICION DE AVICULTURA EN GUECHO (VIZCAYA) . 131 LA EXPOSICION NACIONAL DE CUNICULICULTURA DE MADRID FN 1935................. .'35 LA MUJER AVICULTRIZ............... 138 DE LA ESCANDALOSA IMPORTACION DE HUEVOS CONSERVADOS...................139 NOTICIARIO AVICOLA: DE LA UNION SOVIETICA.....1^2 DEL CONCURSO OFICIAL DE PUESTA CHILENO EN 193W935 . jiZ ÉL INSTITUTO NACIONAL BRITANICO DE AVICULTURA. . . 143 IMPRESIONES Vulgar es ya el clásico cambio de impresiones y preciso es reconocer que de mucho sirve, porque es oyendo a varios cuando el oyente forma concepto exacto de una situación. Dos meses de recorrer el país; de visitar granjas y de confraternizar día tras día con avicultores profesionales y aficionados; un mes de estar en íntimo contacto con los elementos directivos del movimiento avícola español y de i elación casi diaria con el personal técnico y facultativo que en el Ministerio de Agricultura ha tomado de su cuenta la protección avícola en España, es ya tiempo suficiente para que se pueda pensar y aun escribir sobre nuestra situación avícola. De ahí este editorial en el que procuraremos reflejar en lo posible nuestro pensamiento sobre lo que con ella se relaciona. Los industriales en el ramo de Avicultura (entendiendo por tales los que invirtieron sendos capitales y hoy gobiernan explotaciones de algunos miles de gallinas) siguen clamando por el sostenimiento del alto precio en granos y piensos, sobre todo en el del maíz, que consideran insustituible, a menos de tenerse que soportar su falta en la alimentación de las gallinas y con ellos claman también los campesinos. Claman también por el bajo precio de los huevos, que durante el mes de mayo han estado vendiéndose en las hueverías de Madrid hasta a 1,50 pesetas docena, lo cual indica lo poco que debieron pagarlos los acaparadores o mayoristas. El huevo grande de Castilla, que fué el mejor cotizado, a mediados de abril se vendía en Madrid a 16 pesetas el ciento, o sea a 1,92 pesetas docena, pero poco se vendía, porque el del Marruecos francés se daba a 1,60. a 1,50 y hasta a 1,44 (12 y 12,50 el ciento); el de Polonia a 1,56, y aun a 1,44, y el huevo turco de 1,68 y a 1,74, y así siguiendo. Hasta el buen huevo de Holanda y de Dinamarca se daba a 2 pesetas menos el ciento que el espléndido huevo grande de Castilla, rebosante de sanidad y de frescura, pero al que, por ser éste más caro, las granjas castellanas no podían darle fácil salida. Las importaciones siguen, pues, en todo su esplendor y los millones de pesetas van saliendo de España que es un encanto, con la agravante de que, a pesar de estar vigente la marcación obligatoria del huevo importado, en las grandes capitales se vende mucho huevo extranjero sin marca. Si en las Aduanas se cumple lo mandado, sólo mediante alguna artimaña de los importadores o de los vendedores pueden venderse sin marcar. Como no se vigile para impedirlo estaremos como antes, porque el público seguiría engañado y se mantendría la desvalorización del huevo fresco nacional. Clama el pequeño comercio huevero contra los grandes acaparadores y contra los importadores que, manteniendo el bajo precio de! huevo, no les permite vender los frescos del país al mejor precio a que podrían venderlos, si el mercado no estuviese abarrotado de huevo extranjero o de huevo nacional, pero ya viejo o tortillero... No claman menos los importadores que no pueden obtener todos los contingentes que para sí quisieran, clamando contra esa Asociación de señoritos avicultores (?) que logró la contin-gentación primero, y después lo de ía marcación del huevo importado, sin considerar que, aun se Ies hizo gracia del aumento en los derechos arancelarios de los huevos, que es a lo que en definitiva se tendrá que llegar. Claman las empresas de las cámaras frigoríficas porque el comercio huevero español no Ies confía huevos en los meses de abundancia. Ello es porque no les interesa conservar la superproducción de la primavera, en la seguridad de que en otoño e invierno, no les ha de faltar bu,evo de importación a bajo precio. Gran parte del mismo es ya procedente de frigoríficos extranjeros, y como el huevo conservado tiene entrada en España, como el huevo fresco, natural es que así procedan, llevando a la ruina a los frigoríficos españoles, en los cuales podría almacenarse la superproducción primaveral huevera española, que se restituiría al mercado en otoño e invierno, quedando el dinero en el país Sabemos de algunas granjas de gran produo iluc- MUNDO AVICOLA ción, cuya clientela deja de consumirles, porque el comercio huevero ofrece género a un precio tan bajo que, si a tal precio quieren vender las granjas, pierden dinero en su producción. Así es cómo ante el peligro de perderlo todo, tienen que claudicar y han de recurrir al mayorista que, aun a sabiendas de que es huevo fresco, no se lo paga a más de lo que Daga por el huevo de caja, sea turco, búlgaro o africano. Los productores de polluelos claman contra los que los anuncian de selección y no seleccionan y contra los que, aun seleccionando, para dar salida a su exceso de producción, dan los polluelos de un día y hasta los ya criados, a precios ruinosos, con lo cual matan una industria que florece en otros países, por la unión y el acuerdo de los productores, en tanto aquí va ya a la muerte, apenas nacida, por la falta de acuerdo y por la competencia, rémora sempiterna de la producción española. Claman los que, sacrificándose en sus intereses, se dedican a la enseñanza de la Avicultura y la Cuniculicultura, de buena fe, contra los que sin base de maestros, se las dan de tales, y en libros, periódicos y hasta en conferencias escriben o hablan a su antojo de gallinas, con cuatro cositas leídas, a veces, en malos libros, pero sin experiencia propia, porque nunca las tuvieron ni las manejaron. Claman los principiantes porque se Ies sirvieron aves inútiles cuando no infectas, cundiendo entre ellos el desaliento. Claman también los que gastaron buenos dineros importando aves de gran precio, por sus bellezas o por el pedigrée o historial que las acompañaba, clamando unas veces porque en lo recibido se les dió gato por liebre, y otras veces porque, aun correspondiendo a lo ofrecido, como tienen que vender su descendencia a mayores precios que los que ofrece la competencia, no encuentran compradores. No es menor el clamor de los avicultores que se acogieron a ciertas razas de gallinas, famosas como ponedoras, pero cuya pollería de consumo resulta despreciable por su poco peso o por la mala calidad de sus carnes incebables por mucho que las aves coman. Clama, en fin, la avicultura española por el chalanismo que impera en ella y porque, hasta en cosa tan elevada como lo es la enseñanza avícola, abundan los que en ella sólo ven un Wodus vivendi... Así, claman tantos y tantos, pero no aquellos que supieron dominar sus entusiasmos y que se limitaron a hacer esa avicultura que preconizan las Escuelas, y la Cátedra ambulante, en reducida escala, la casera y ¡a rural, cuando ésta se estableció a la moderna. De éstos sólo hemos recogido buenas impresiones. Este año hemos visto a muchos que frecuente ron los cursos primaverales que se dan en Madrid y que, empezando con 20 ó 30 galli-nitas, tienen ahora 200, 300 ó 500, y como las atienden por sí mismos, sin el menor gasto de personal, y vendiendo los huevos, por lo menos a 3 pesetas docena, entre la reducida pero buena clientela que supieron captarse, bendicen a las gallinas en tanto las maldicen los que se dieron a ellas a tontas y a locas. Claman los directivos, porque, a pesar de sus íeiterados llamamientos, no hay disciplina y pocos forman, cuando a formar tocan. Atentos a tanto clamor, así en los Centros ministeriales como en los directivos de la Asociación General y de la Federación Avícola Española, se hace cuanto se puede para encauzar la situación, pero sin lograrlo. La Dirección General de Ganadería se dispone a reglamentar la enseñanza avícola y la Asociación General sigue a su vez clamando para ver de organizar la Cooperativa, que pondría remedio a muchas cosas, pero esto no ha de bastar si el público no las secunda. Nadie debiera lanzarse en la avicultura sin aprender de ella con buenos maestros; nadie debiera pensar en aprender (como no fuere a título de simple aficionado o de diletante avícola), si luego no ha de contar con los debidos elementos para conducirla por buenos derroteros, o si, por circunstancias especiales o por falta de salud o del temperamento adecuado, 110 puede luego atender por sí mismo a las gallinas. Ese público consumidor, inclinado siempre a comer barato, debería darse cuenta de que, aceptando el huevo comercial traído muchas veces de lejanas tierras, sobre perjudicar a su salud, compra caro, por poco que el huevo le cueste, porque, si de una docena comprada a 1,50 ó a i'6o ptas. le salen cuatro huevos malos, más a cuenta le saldría pagar 3 pesetas por el huevo fresco del país, del que no suele haber desperdicios. Las clases aldeanas y campesinas debieran prestar mayor atención a lo que en conferencias divulgadoras se les dice, pero a su vez los conferenciantes debieran dejar muchos tecnicismos en sus gabinetes de trabajo y en sus labo- 124 MUNDO A V O ratorios, hablando a aquellas gentes sencillas en términos que puedan entenderles y sobre todo, en lengua avícola, que sólo se domina después de muchos años de bregar con las gallinas. Todo lo dicho es eco de lo que en dos meses hemos oído de unos y de otros y algunas cosas hasta las hemos vivido. No son, pues, ni figuraciones ni quimeras, son impresiones reales de las que hemos podido ampararnos fácilmente, porque de la Avicultura española sabemos desde que, como en la conocida fábula, se dice: Un viajero dejó por accidente un gallinero Estamos ya en aquel pasaje en que la fábula agrega: Al fin todos eran inventores Y los últimos huevos los mejores. No vayamos, pues, a malograr lo que en tantos años se ganó. Predíquese y escríbase de Avicultura como es debido; hágase Avicultura racional y no Avicultura ilusoria; coopere y responda el público a lo que en su bien hagan los elementos directivos y, sobre todo, que no se condene a la Avicultura y en especial a las gallinas, cuando no son ellas la causa de que se oigan más clamores eme satisfacciones. UN NUEVO LIBRO DE AVICULTURA DEL PROFESOR SALVADOR CASTELLO A petición de muchísimas personas interesadas en poseer el último libro de nuestro director, Curso Completo de GaUinocultura e In- -¿#K— ínséranza avícola! CASTÈLLO «*SOÍÍmiKXUt>rB ÍSfUÉLAOFtClilV UJRA t' IMKJSTHÍAS [ SUPÍHtOH fiPAÍOU duslrius anexas, obra de texto en la Escuela Oficial y Superior de Avicultura de Arenys de Mar, libro reservado a los alumnos de la misma y ante la insistencia con que, así en España como en las Américas latinas se pide que el libro sea puesto en venta, la Dirección de dicha Escuela ha resucito acceder, dando a la venta el número limitado de cien ejemplares y sólo hasta fin del presente año. La obra, primorosamente encuadernada, consta de cinco partes, y 6o capítulos, desarrollándose un programa completo de acuerdo con los más recientes progresos de la Avicultura en sus aspectos técnico, económico, industrial, deportivo y práctico, haciéndose un especial estudio de la selección y la alimentación y finalizando con el de las enfermedades a que están afectas las aves domésticas. El libro consta de unas 750 páginas, ilustradas con más de 300 grabados y está a disposición' de nuestros suscriptores al precio de 60 pesetas, franqueo y certificación postal comprendidos. ADVERTENCIA A las personas que adquieran el nuevo libro del Prof. Castelló (edición de 1935) y que más adelante se matricularan como alumnos para la obtención del Título de Perito Avícola o el simple Diploma de Avicultor, les será descontado del importe de la matrícula el precio del libro, siempre y cuando sea el solicitante de la matrícula quien lo adquirió. Este libro sólo se vende solicitándolo directamente de la Secretaría de la Escuela de Avicultura de Arenys de Mar (Barcelona). Visita de! limo. Sr. Subsecretario de Agricultu a la Escuela Oficial y Superior de Avicultura de Arenys de Mar El día ii del presente mes la Granja Escuela Paraíso de Arenys de Mar se vió favorecida con la visita de don José Romero Ra- Don José Romero Radigales, diputado agrario y Subsecretario de Agricultura dígales, Subsecretario de Agricultura, al que acompañaban su distinguida esposa, entusiasta e inteligente avicultriz, y don Luis Martínez de Velasco. hermano del ilustre Jefe del partido agrario español. Al clausurar los cursos de Industrias rurales de la Asociación General de Ganaderos de España, el 29 del próximo pasado mes de mayo, en su discurso el Sr. Romero Radigales dijo que así él como su esposa hacía dos años que habían cursado también en el aula del Profesor Castelló y que, como agricultor y ganadero, sentía la Avicultura como todas las industrias anexas a la Agricultura yi la Ganadería. No es, pues, de extrañar, que en su primer viaje a Barcelona, en el ejercicio del alto cargo que desempeña y llevando la representación del Ministro de Agricultura, significara su deseo de visitar esta Granja-Escuela. El viaje del Sr. Romero Radigales a Barcelona tuvo por objeto presidir la Asamblea General y anual de la Federación de Sindicatos Agrícolas de Cataluña, la cual tuvo lugar el día 10 en el grandioso Teatro Tívoli de Barcelona, a la que concurrieron más de 2.000 labradores de tocio el Principado Catalán. Ostentando la representación oficial de los señores Ministros de Agricultura y de Hacienda, el señor Romero Radigales pronunció, en dicho acto, no ya un discurso de circunstancias, sino que dió una verdadera conferencia en la que puso de manifiesto los conocimientos que posee en los asuntos que afectan a la Agricultura y a la Ganadería. El discurso-conferencia de don José Romero Radigales fué radiado y pudo ser oído por millares de agricultores de Cataluña, en los que causó profunda impresión. Sus oyentes directos del Tívoli le ovacionaron, quedando en el ánimo de todos la impresión de la lealtad y Ir. nobleza de sus sentimientos, así como la seguridad de que en él tiene la Agricultura y la Ganadería españolas un decidido protector. En su visita a la Escuela de Avicultura de Arenys de Mar recorrió todas las dependencias de la misma, y como conocedor del asunto, pudo darse perfecta cuenta de lo que en la misma se hace y de los servicios que presta al país. Con motivo de su recorrido por las poblaciones de la costa de levante de Cataluña, reuniéronse aquel día en Arenys de Mar numerosos pequeños agricultores y al frente de ellos los señores Jordá, Presidente de la Federación, y Cabot, que lo es de los Sindicatos de dicha Comarca, obsequiando a los ilustres visitantes con un banquete, en el que don Luis Martínez de Velasco, en nombre de su ilustre hermano don José, agradeció a los Sindicatos agrícolas la brillante recepción que habían dispensado a los representantes del Gobierno y del Partido Agrario español. La Escuela de Avicultura de Arenys de Mar agradece a los señores Romero Radigales y Luis Martínez de Velasco la honra que le dispensaron, así como las palabras de admiración y de complacencia que dejaron escritas en el álbum de visitantes de la Escuela, guardando gratísimo recuerdo de su estancia en la misma. 126 MUNDO V O PARA LOS QUE QUIEREN APRENDER Por el Prof. S. CASTELLÒ LA HERENCIA DE LA PERSISTENCIA Y SU RELACION CON LA FECUNDIDAD Inspiramos este doctrinal en un luminoso informe de F. A, Hays, eminente genetista norteamericano y Jefe de la Sección de investigaciones avícolas en la Escuela de Amherst, Estado de Massachusetts (EE. UU.). Recordaremos, ante todo, que en Avicultura ■ se entiende por persistencia la continuidad de l'i postura en las gallinas, es decir, el que si-5;an dando huevos durante el mayor número de dias del año y. sobre todo, si sostienen la postura en el período de la muda del plumaje. Las hay que, apenas iniciada la muda, dejan de poner, en tanto otras, ciertamente pocas, siguen poniendo y sólo durante cuatro o cinco semanas, y a veces sólo una quincena, están sin poner; y, como es natural, éstas se encuentran entre las grandes ponedoras. El Profesor Hays ha investigado mucho en este asunto y estima que la persistencia es algo que se hereda, y por lo tanto depende de un factor genético, y además, que éste va ligado con la fecundidad del individuo. Así lo sostuvo en el Congreso Mundial de Avicultura de Ottawa en 1927 en informe que vamos a glosar en forma que, hasta las personas que carecen de preparación genética puedan entendernos. El informe de Hays comprende, pues, dos partes. Es la primera la de determinar si la persistencia es heredable, y la segunda si guarda relación con la fecundidad de la gallina: así, pues, veamos lo que de las dos cosas puede decirse. De cómo si: transmití-; hereditariamente la. persistencia En el primer año de postura — dijo Hays — la persistencia debe medirse por el número de días que transcurrieron desde que la pollita de crías primaverales da su primer huevo en otoño, hasta el momento en que empieza a mudar el plumaje en el verano o el otoño siguientes. Como el primer año de postura toma 365 días siguientes a la postura del primer huevo, 365 seria el máximo de persistencia asignable, y a lo cual bastante se han aproximado los grandes records que alcanzaron a 350 y pico de huevos. Las investigaciones de Hays se hicieron a base de gallinas Rhode Island rojas seleccionadas rigurosamente desde el año de 1916 al 1924, no sólo en el sentido de la postura, sí que también en el de eliminarse todas las que se manifestaron con tendencias a ponerse cluecas, así como en el de conservarse de preferencia las gallinas cuyos huevos dieron mavor proporción de nacimientos y hasta en el de preferirse las de mejor coloración obscura. Hays y su colaborador Ruby Sandorn, que con él trabajó en 1926, partiendo de la base d° que la muda puede durar, por término medio, unos dos meses, o sean unos 60 días, creen que deben formarse dos categorías de gallinas, unas que dan huevos, por lo menos durante los 3J5 días siguientes a la postura del primer huevo (unos diez meses, día más, día menos), dejando luego de poner'por estar en muda, y otra categoría, superior, en la que estarían las que, transcurridos dichos 315 días, siguen poniendo, siendo las mejores las que más sostienen la postura hacia los 365 días totales del primer año de puesta. Ahora bien, hay pollitas que siendo de la misma edad llegan a la madurez sexual, esto es, empiezan a poner mucho antes que otras, siendo las primeras las que suelen dar más huevos, pero no siempre son las de mayor persistencia. La madurez sexual precoz o tardía se deben a la presencia de factores que la Genética designa respectivamente con las letras E y E1, los cuales son probadamente hereditarios. Hays }' Sandorn trataron de averiguar la relación que podía existir entre tales factores v el factor P, representante o determinante de la persistencia, y por medio de uniones entre individuos portadores del factor E o del factor E1, gallo y gallina, o bien de unión de gallo E y MUNDO A V O gallina E1 o viceversa, establecieron las fórmulas genéticas resultantes en la descendencia, según se manifestó en ellas el factor P, y así l udieron llegar a las conclusiones presentadas al Congreso de Ottawa, que son las siguientes: A) Que la madurez sexual precoz, es decir, que el empezar a poner muy pronto es algo íntimamente relacionado con la gran persistencia, esto es, en que la puesta se mantenga durante más de los 315 días siguientes a la postura del primer huevo. B) Que, a pesar de tal relación, la persistencia no viene determinada por el factor de li madurez precoz, sino por la presencia de un factor Único (P) que parece ser dominante, esto es, que prevalece en la mayor parte de la descendencia. C) Que no puede precisarse si la gran persistencia depende del sexo del progenitor que más posea el factor P determinante de la misma. D) Que los gallos o gallinas de madurez sexual tardía raramente dan descendencia muy persistente. De la relación entré la persistencia y la fecundidad En un grupo formado por 2.151 pollas de primer año de postura, Hays pudo comprobar que las que más huevos dieron fueron las que mostraron también mayor persistencia, de lo cual puede deducirse que hay íntima relación entre la fecundidad de la gallina y su aptitud para seguir dando huevos durante el mayor número de días del año. Discusión Al abrirse discusión sobre el documentado informe de Hays, terciaron en ella eminencias tales como James Rice, de la Universidad de Cornell, W. R. Graham y D. H, Reíd, los cuales convinieron en la efectividad de las con- clusiones de Hays, y aún, en perfecto acuerdo, agregaron lo siguiente: i.° Que la gran postura otoñal (por madurez precoz) no influye en la vitalidad de los embriones y en el nacimiento de los polluelos, en los huevos dados más adelante a la incubación. 2.0 Que las grandes ponedoras ponen seguidamente, y que en el ritmo de la postura de las pollitas conservadas para la reproducción, los descansos no suelen ser mayores de cuatro días. 3.0 Que las influencias externas o internas actúan manifiestamente sobre la postura, y que, cuando se experimenta en estas materias es necesario que dichas influencias sean siempre las mismas, esto es, que las aves en que se experimente sean todas nacidas en igual época del año, que se tengan en el mismo gallinero en que se tuvieron las de los años anteriores y que la alimentación siga siendo la misma. Deducciones prácticas De todo lo expuesto nuestros lectores pueden deducir las siguientes enseñanzas: i." Que de pollitas primaverales que empiezan a poner anticipándose en mucho a otras de la misma raza y de la misma edad, cabe esperar ponedoras de mayor número de huevos y pollonas que sostendrán mejor la postura durante más días del año y algunas hasta en el período de muda. 2" Que al elegir las pollonas que en puesta de segundo año han de tenerse como reproductoras, conviene dar preferencia a las que demostraron mayor persistencia, dándoles gallo hijo a su vez de gallina de gran persistencia. Como ambas cosas puede practicarlas cualquier avicultor, buen observador y cuidadoso de sus intereses, tómese buena nota de ello como fruto de este doctrinal, inspirado en el trabajo y en el acuerdo de tan notables investigadores. Por la glosa, Salvador Castf.lló Canarios flauta. Blancos - Amarillos. - Junquillo. Se venden excelentes parejas seleccionadas para cría. AVICULTURA CASTELLÒ - Diagonal, 460-BARCELONA 128 M UNDO A V O LS Homenaje a Víctor Pullinckx Eeman, con motivo de sus bodas de oro con la Avicultura Los que saben y leen de la Avicultura en el siglo xx, conocen sobradamente la personalidad del ilustre y veterano maestro de avicultores Víctor Pullinckx Eeman, patriarca de la Avicultura entre los belgas y de fama mundial entre, los jueces avícolas europeos. Los avicultores españoles le conocieron en 1924, formando parte de la Delegación Oficial de Bélgica en el Congreso y Exposición Mundiales de Avicultura de Barcelona, y volvieron a verle cuando en 1928 acudió graciosamente al llamamiento de la Asociación Regional de Ganaderos de Cataluña, en cuya Exposición Regional de aquel año, en Barcelona, actuó en calidad de juez único. Nosotros le conocemos hace ya más de treinta años, con él nos unen lazos de fraternal amistad y le respetamos y admiramos, teniéndole como uno de nuestros mejores maestros. La Avicultura belga acaba de hacerle objeto de. un Homenaje nacional, al que se han adherido diversas asociaciones avícolas de Francia y al que en espíritu nos unimos también nosotros, en celebración de sus bodas de oro con la Avicultura. Después de muchos años de hacer avicultura en Gante, en 1898 Pullinckx Eeman obtuvo el Título Oficial de Conferenciante avícola, y desde entonces no ha cesado ni un día de trabajar por la Avicultura y la Cuniculicultura, pues, sin dejar de ocuparse de otras ramas de la Zootecnia, son aquéllas las que más ha cultivado. Pullinckx Eeman debutó como Juez avícola en 1894 en una Exposición celebrada en su pais, en Renaix, y tanto se acreditó en su veredicto, como recto e inteligente, que desde aquel momento fué requerido por todas las sociedades de Avicultura. Más adelante, al decretarse que no se podía actuar de Juez en una Exposición belga sin ¡tahcr sufrido un examen y sin la obtención de tal Título, Pullinckx Eeman pasó también su examen y obtuvo el primer Título de Juez avícola expedido en Bélgica. Luego quedó para siempre en el tribunal que ha venido actuando, y ha capacitado a tantos jóvenes que hoy se honran teniéndose por alumnos suyos. A pesar de su avanzada edad (cerca de 80 años), aun ahora actúa como en sus años juveniles, no arredrándole ni las distancias ni el mal tiempo con que muchas veces tuvo que luchar. Hace pocos años, en un mismo día, se celebraban en Bélgica tres exposiciones en distintos lugares, y en las tres se le había requerido. El maestro no quiso desatender ninguna de las tres invitaciones, y mientras a las seis de la mañana juzgaba en la exposición de Alost, en tierra walona, a las once lo hacía en Aude-naerde y poco después del mediodía en Lem-beke, en tierra flamenca. Esto demuestra, no sólo su resistencia física, sí que también la prontitud con que juzga, pues a Pullinckx Eeman le basta una simple ojeada para determinar cuál es el primer premio, el segundo o el tercero en una parada de aves o conejos de la misma raza y variedad. En 1900 Pullinckx Eeman fundó la revista El Indicador avícola, y en 1911 sucedió al gran Luis Vander Snickt, juez y publicista belga, en la dirección de la Sección de Avicultura del semanario de circulación mundial Chasse ef Peche. Sus publicaciones y sus libros de Avicultura y de Cuniculicultura en general, sus manuales, los folletos, de divulgación escritos por cuenta del gobierno belga y sus opúsculos "Las gallinas, las Palomas y las Palmípedas por la imagen", editados con la colaboración del dibujante René Delin, son obras con las que se han formado millares de buenos avicultores, y especialmente de conocedores de las características y del Standard o patrón de las razas. A Pullinckx Eeman se debe la brillante representación que ha tenido siempre Bélgica en los Congresos y las Exposiciones Mundiales de Avicultura, y, como dijimos antes, en las de Barcelona, en 1924, desempeñó brillante pape! en la Delegación de su país, habiendo sido agraciado con la Condecoración del Mérito Agrícola español, como por sus relevantes méritos lo fué en diversas ocasiones por su pais y por otros, que le honraron con tantas otras condecoraciones, de las que se halla en posesión. Paladín delantero en el asunto de la marcación obligatoria de los huevos de exportación, Ad U N- D 0 A V O A Busto del eminente Juez y publicista avícola belga Víctor Pullinckx Eeman, modelado por el escultor W. Anthoons, descubierto en Bruselas con motivo del homenaje nacional de que ha sido objeto al celebrar sus bodas de oro con la Avicultura, el patriarca de la misma en aquel país. con el nombre del país de origen, bien puede decirse que a su constancia en predicarlo se debe en gran parte que rija ya en diversos países, y entre éstos en España. Como hombre de gran cultura y de fácil palabra y de escritura correcta y contundente, Pullinckx Eeman es umversalmente conocido y tenido como una de las personalidades más salientes entre los elementos -publicistas y directivos de la Avicultura mundial. El-homenaje de que acaba de ser objeto tuvo lugar en Bruselas, bajo la presidencia del Diputado Mr. Jules Maenhout, presidente de la Federación de las Sociedades belgas de Avicultura, tomando parte en el mismo representaciones de las del norte de Francia y de la región francesa del Sena y Oise. Ofrecióle el Homenaje el Presidente de la Corporación de Jueces avícolas belgas, nuestro querido amigo y colaborador artístico, el eminente pintor animalista Pené Delin, que le hizo entrega de un cuadro al óleo que se le dedica, en el que Delin ha simbolizado la tenacidad desplegada por Pullinckx Eeman en su labor avícola y lo que por la Avicultura ha luchado, en la figura de un soberbio gallo Combatiente belga. Después de varios discursos pronunciados en lenguas francesa y flamenca por altas personalidades de la avicultura del país y de Francia, el Presidente de las Federaciones de las Sociedades de Avicultura de Bélgica y de la Federación de las Sociedades Europeas de Avicultura, Mr. Jules Maenhout resumió lo dicho por todos los oradores, felicitó al homenajeado, deseándole a él y familia muchos años de vida, y entre aclamaciones hízole entrega de un magnífico busto, obra del escultor belga W. Anthoons, en el que la figura del gran maestro de avicultores y de jueces avícolas aparece admirablemente modelada. Después de la ceremonia los asistentes al acto obsequiaron al homenajeado con un banquete, en el que se brindó por la gloria de Víctor Pullinckx Eeman y por su fecunda y grandiosa obra. Mundo Avícola se adhiere con toda el alma a tales manifestaciones y envía a su viejo y querido amigo y a su familia su cordial y bien sentida felicitación. BIBLIOGRAFICAS Las Direcciones Generales de Agricultura y de Ganadería en sus publicaciones de divulgación agro- pecuaria De algún tiempí> a esta parte, el Ministerio de Agricultura, por sus Direcciones Generales de Agricultura y de Ganadería, viene dando a luz una serie de folletos divulgadores de enseñanzas útiles a los agricultores y a los ganaderos que, siendo todos ellos de distribución gratis, circulan ya por el país, orientando a los no iniciados en las materias de que tratan y predisponiéndoles a un estudio más amplio o más detenido de las mismas. El departamento de Publicaciones Agrícolas, bajo la dirección de su Jefe, el activo e ilustre Ingeniero agrónomo don Fernando G. de Luna, ha publicado ya unos 15 folletos, escritos por especialistas en cada uno de los ramos a los que su biblioteca alcanza y, de éstos cinco tratan de las mal llamadas pequeñas industrias rurales. Son éstos Las gallinas y sus productos. Las palomas y sus utilidades, Pavos, patos y gansos, escritos los tres por nuestro director don Salvador Castelló. De éstos, los dos primeros se agotaron con tal rapidez, que van a tener que hacerse de ellos nuevas ediciones para satisfacer la gran demanda de que son objeto. El tercero, está distribuyéndose actualmente. Igual acogida tuvieron los folletos Cunicultura, de don Emilio Avala Martn (también agotada la primera edición) y La crianza del gusano Je seda, del Ingeniero agrónomo don Felipe González Marín. En el ramo de Agricultura han aparecido El enstlaje y sus ventajas, por don Carlos Morales Antequera (I. A.). Defectos, alteraciones y enfermedades de los vinos, por don José María de Sarsa (I. A.). Piscicultura agrícola e indas!vial, por don Estanislao Quedrada Salcedo (P. A.). Descubrimiento de Manantiales, por don Leopoldo Hernández Robredo (I. A.). Los cereales de invierno en España, por don Daniel Nagore (I. A.). Nociones de Jardinería, por don Emilio Ostalé (P. A.), Metercología Agrícola y pronóstico del tiempo, por don L. Hernández Robredo (I. A.) y otros. Todos estos folletos están primorosamente editados en n X 16, siendo completado el texto con numerosas ilustraciones, presentándose bajo artísticas cubiertas en tricolores o litografías y formando pequeños volúmenes de unas 100 a 200 páginas. La prensa española se ha ocupado con singular elogio de esta pequeña biblioteca agrícola, tributándose aplausos a su director, don Fernando G. de Luna, por el acierto que ha tenido, no sólo en la edición de aquélla, sí que también en la elección de los autores a los que se ha confiado el texto de cada uno de los folletos. La Dirección General de Ganadería, por su Sección de Enseñanza y Labor Social Pecuaria, de la que fué Jefe el Inspector General Pecuario don Cayetano López y que hoy está a cargo del Inspector General don Antonio Eraña, así como por la de Fomento Pecuario, a cargo del Inspector General don Juan \<<>\ Codina, ha publicado también diversos folletos y hojas divulgadoras sobre especialidades ganaderas y sobre Avicultura, entre las cuales, la última es la Hoja divulgadora de la Avicultura, escrita por ej veterinario don León Her-quita Navas, y profusamente distribuida entre los visitantes de la Exposición Nacional de Avicultura celebrada en Sevilla en abril próximo pasado. También fué distribuido profusamente otro folleto emanado de la Sección de Fomento pecuario, que lleva el nombre de La Avicultura en España, en el que. en resumen, se hace historia del proceso de la Avicultura en el país en los últimos años, explicándose cuál es su estado actual, y presentándose en colores las cuatro razas de gallinas nacionales que se dan como bien fijadas o definidas. Es de creer que muchos entre nuestros lectores se hallen ya en posesión de alguno o algunos de los citados folletos, pero si así no fuera, los que deseen conocerlos, pueden solicitar su envío dirigiéndose al Servicio de publicaciones Agrícolas del Ministerio de Agricultura, el cual se los enviará gratuitamente, y de estar agotado el folleto que se pida, se tomará nota del pedido, para servirlo cuando se haga nueva edición. MUNDO V O ACTIVIDADES AVICOLAS EN ESPAÑA Una Exposición de Avicultura en Guecho (Vizcaya) A nuestro corresponsal en Vizcaya debemos lií siguiente información sobre una bonita Exposición de Avicultura que ha tenido lugar en la pintoresca población de Guecho, a pocos ki- Jnaiigurnción y aspecto genera! de la Exposición de Avicultura de Guecho (Vizcaya). ómetros de Bilbao. A juzgarse por los datos recibidos y por las fotos que ilustran la información, bien puede ser considerada como un éxito para la Avicultura vizcaína. La iniciativa partió del Ayuntamiento de Guecho, que halló favorable acogida cerca de la Dirección General de Ganadería, la cual acordó patrocinarlo y subvencionarlo, y obtuvo el apoyo y la colaboración del Sindicato Avícola de Vizcaya, que tan activo se viene mostrando desde su creación. Llevado adelante el proyecto, el Comité Organizador o Ejecutivo quedó constituido en la siguiente forma: ^ Presidente, el señor Teniente Alcalde de Guecho, don Prudencio Muguerza; Secretario, don Bonifacio Campo, del Sindicato Avícola de Vizcaya, y Vocales, don Juan Gadorqui, también del Sindicato, los Concejales don Julián Muniozguren y don Bruno Platas, y don Julio Prado por las casas constructoras de material avícola. En calidad de Comisario, fué nombrado y actuó el Concejal don Juan Ramón Amann, verdadero promotor de la Exposición, y en concepto de Inspector Sanitario, don Joaquín C&rrandi, Veterinario Municipal de Guecho. Cónstituído el Comité Ejecutivo, y siendo Presidente Honorario del mismo el señor Director General de Ganadería, activáronse los trabajos y la Exposición pudo celebrarse felizmente en los días 26 al 30 del próximo pasado .lies de mayo. El Certamen se instaló en el parque denominado Campo de la Avanzada, en donde pudiéronse verse alineadas hasta cien espaciosas jaulas y diseminados varios sfands de material avícola, implementos auxiliares de la Avicultura y otros materiales con ella en concomitancia, así como dispuesto un bar para el recreo de los visitantes. La Exposición fué inaugurada el día 26 por el Inspector Pecuario don Martín Ciga, en representación del Director General de Ganadería, asistiendo las autoridades provinciales y locales, y amenizando el acto un concierto por la Banda Municipal. El día 27 hubo reunión de avicultores y de maestros que, después de visitar la Exposición, oyeron una conferencia dada en el Salón de actos del Ayuntamiento por el Secretario del Comité Ejecutivo, Sr. Campos (avicultor), poniendo fin un discurso del Director del Servicio Pecuario de la Diputación de Vizcaya, señor Arcmiega. abogando por la unión y el perfecto acuerdo entre los avicultores y los veterinarios. El día 28 visitaron la Exposición los niños de las Escuelas Municipales, a los que en el recinto de la misma dió una amena conferencia nuestro querido amigo y propagandista avícola don Luis Santisteban de Lezo. En la tarde del mismo día los productos de la en- 132 MUNDO AVICOLA En la Exposición de Guecho. — El auditorio infantil en la conferencia pública de Avicultura de don Luis Santisteban de Lezo. Lote Wyandottes de Granja OHarrecbe, uno de los primeros premios en la Exposición de Guecho. trada a la Exposición se dedicaron a la Liga Antituberculosa de Guecho, con cuyo motivo se celebró una fiesta que proporcionó respetables ingresos, y en la noche se proyectó la película cedida por la Diputación de Vizcaya "El ■ciclo del huevo", con explicación previa del-se-üor Santisteban de Lezo. El día 29 el Sr. Besterrechea, Veterinario del Ayuntamiento de Bilbao, dió una Conferencia sobre "Enfermedades de las gallinas y su profilaxis", y en la tarde de aquel día tuvo lugar una excursión en autocar a la Granja avícola del Marqués de Olaso, en Algorfa, a la que concurrió un nutrido grupo de alumnos de la Escuela de Veterinaria de Zaragoza. Como puede verse, la manifestación avícola de Guecho no se limitó a la Exposición, sino que constituyó una asamblea de avicultores y veterinarios y una Escuela práctica de Avicultura, gracias al bien combinado programa dispuesto por los organizadores y muy bien desarrollado por los que en el mismo temaron parte. El Certamen se clausuró el día 30, fecha en la que, después de una conferencia dada en el Salón de Actos del Ayuntamiento por el Veterinario Militar Sr. Ferreras, sobre "Genética avícola y selección", tuvo lugar un homenaje al Comisario de la Exposición y Concejal de Guecho Sr. Amano, iniciador de la misma, y después se celebró el reparto de Premios, poniendo fin al acto un oportuno discurso del Alcalde de Guecho, Sr. don Luis de Urresti, felicitando a los expositores premiados y a los que habían contribuido al éxito del Certamen, que dió por clausurado, haciendo votos para que el próximo año pueda aún celebrarse con mayor esplendor. El Jurado y los Premios Las razas visibles en la Exposición de Guecho fueron, en las del país, la corriente en las Provincias Vascongadas, la Española negra, tipo Castellana, y la Catalana del Prat, y entre las extranjeras, la Leghorn, la' Rhode Island, la Plymoüth, la Wyandotte y diversas razas enanas y de combate. La Granja Ollareche exhibió algunos lotes de polluelos obtenidos de cruzamientos, con el objeto de poderse distinguir los sexos por la coloración de los recién nacidos, asunto de cuya importancia bien pueden darse cuenta los avicultores que de esto tienen ya conocimiento. En la Exposición exhibiéronse también palomas y algunas aves ornamentales y en la Sección de material y productos para la Avicultura exhibieron los industriales Zubia, de Elorrio; Velasco, de Villasana de Mena; la casa de maquinaria de Víctor Gruber, de Bilbao ; los productores de alimentos Uribe, la Agencia de las Incubadoras "Petersime"; el Desinfectante "Fenal"; el Laboratorio "Praga", de Bilbao, y en bibliografía don Luis Santisteban de Lezo y la revista Mundo Avícola. El Jurado fué constituido por los señores Presidente de la Junta Provincial de Fomento Pecuario, y por los Veterinarios Inspector Pro- MUNDO AVICOLA "v-incial, Director del Servicio Pecuario de la Diputación de Vizcaya y los Veterinarios Municipales de Bilbao y Guecho, no explicándonos en este punto, cómo no formó también parte del mismo algún o algunos avicultores profesionales, entre los varios e inteligentes ■que existen en las Provincias Vascongadas, y especialmente en Bilbao. Se otorgaron los siguientes premios: Recompensas ordinarias País. — i.a, 2." y 3.", a Lenarrieta Juasoroa, ■de Lequeitio. Castellana negra,— 1.a y 2." a Fidel Ortiz ■de Zárate, de Medina Pomar. Prat leonada. — Dos primeros a la Granja Sorriba, de Santoña, 2." a Granja San José, de Zaballa, y 3.a a Granja Sorriba. Ex raizas extranjeras Leghom blanca, — 1.a, a Juan Bilbao, de Guecho, y 1.a también a Marcelo Legórburu, de Vitoria; 2.a, a Granja Ollarreche, de Guecho, y terceros, en número de trece, a Granja Henales, de Villaverde de Trucios; José Campo, de San Salvador del Valle; Emilio Azaróla, de Berengo; José Zubelda, de Amorebieta; Juan Goitia, de Amurrio; José Schmeling, de Plencia; José M. Urube, de Urduliz; Julio Martínez, de Amorebieta; Juan D. Alberdi, de Lesnona; Granja San José, de Zalla: Emilio Azaróla, de Berengo, y Juan Rentería, de Plencia, con Diploma de Mención a Antonio Urcarte, de Begoña. WyandoHe blanca. — Dos Primeros y un Segundo a Granja Ollarreche, de Guecho, y segundo también a Julio Goraizar. de Algorta. Rhode Island roja. — Largo se mostró el Jurado en esta raza, llegando a otorgar nada menos que once Primeros Premios y seis Segundos. Obtuvieron primeros los señores Pedro Juberia, de Ibarrecolanda (cuatro); Granja San José; Granja Ollarreche (dos); Marcelo Legórburu : Pablo Lequé, de Deusto; Emilio Azaróla y Luis Ojanguren, de Mungía. Obtuvieron segundos premios Granja Ollarreche ; Antonio Uriarte; Julio Martínez, de Amorebieta; Juan D. Alberdi; Granja San José y Juan Rentería. Plimouth barrada, — ia Marcelo Legórburu y 2.a a José Arría, de Algorta. Razas ornamentales. — i.° a Manuel Sán-gorta, y 3.0 al mismo. Palomas. —1.° a las Mensajeras de Juan Gardoqui, de Plencia; 2°, a las Capuchinas del mismo, y 3.0, a las Mallorquínas de José Ler-chundi, de Plencia. Recompensas extraordinarias Campeonatos En razas españolas, a la Granja Sorriba, de Santoña, por sus Catalanas del Prat leonadas. En razas extranjeras, a Pedro Zubiria, de Ibarrecolanda, por sus Rhode Island rojas. Gran Premio de Conjunto A Granja Ollarreche, de Guecho. Copas y Objetos de arte Del Excmo. Sr. Gobernador de Vizcaya a Granja Ollarreche, Del Excmo. Sr, Presidente de la Diputación Provincial a Granja Sorriba. Del Sr. Alcalde de Guecho, a Pedro Zubiria. Del Sr. Presidente de la Junta de Ganaderos, a Marcelo Legórburu. De don Pedro Zubiria, a Granja Ollarreche. Del Sr. Director del Ferrocarril de Santander, a Granja San José. Del Sr. Presidente de la Cámara de Comercio, a don Emilio Azaróla. Diplomas de Honor Al Sindicato Avícola de Vizcaya. A la revista Mundo Avícola de Arenys de Mar (Barcelona). A las Incubadoras Petersime (Estados Unidos). A los productos Zubia y Cía., de Elorrio. A Suministros Agrícolas "Uribe", de Bilbao. Menciones honoríficas A Leodegorio Velasco, de Villasana de Mena (Burgos). 134 M UNDO V O A Luis Santisteljan de Lezo, de San Sebastián. A Víctor Gruber y Cía., de Bilbao. * * * Agradecemos vivamente a nuestro corresponsal el completo informe y las fotos que nos ha enviado, gracias a lo cual hemos podido reseñar esa Exposición y esas actividades desplegadas en favor de la Avicultura por parte del Ayuntamiento de Guecho, de la Comisión organizadora y Ejecutiva y de sus colaboradores, autoridades y Sindicato Avícola de Vizcaya, y agradecemos la alta recompensa que el Jurado se dignó otorgar a Mundo Avícola. Bien lo han hecho los de Guecho y elogios y aplausos merecen por ello, pero en prueba de que no son adulaciones nuestros plácemes, vamos a llamar la atención de los organizadores sobre dos pequeños lunares que advertimos, y que llenos de buena voluntad sometemos a su consideración por si en otra Exposición quieren evitarlos. Nos referimos, primero, al hecho de la ausencia absoluta de un avicultor profesional y bien conocedor de las razas en el Jurado, y en segundo lugar al haberse, no ya doblado y triplicado los premios ordinarios en una misma raza, sino otorgado en alguna hasta once primeros y seis 2.08, y en otra, hasta trece 3.08, lo cual prueba, o que sólo se miraba a que 110 Iludiese haber descontentos, o que entre tantos ejemplares de la misma raza el Jurado no supo apreciar cuál era el mejor, y esto es altamente lamentable. De haber formado parte del Jurado, un profesional competente en la raza, y sabedor de que no se doblan nunca los premios, no hay duda de que hubiera sabido elegir el el 2." y el 3.0, no dando a los otros, y en corto número, más que simples Menciones. Estamos hartos de repetir esto sin lograr que en España se entre en ello, y en tanto esto no se logre, las Exposiciones 110 darán los frutos que de ellas puede esperarse, el público no aprende a distinguir lo superior de lo inferior, y hasta los mismos expositores van desorientados, cuando no, engañados. Véase lo que representa que tantos puedan titularse Primer Premio en Rhodcs (gallos o gallinas), en la Exposición de Guecho... Perdonen los organizadores del Certamen estas observaciones, que en nada menguan las felicitaciones y los aplausos que tan sinceramente les dirigimos. DE LA EXPOSICION DE AVICULTURA DE SEVILLA ERRORES Y OMISIONES DESLIZADAS EN EL NÚMERO ANTERIOR al PUBLICAR LOS PREMIOS CONCEDIDOS EN LA RAZA PRAT LEONADA RECTIFICACIONES Y ADICIONES Q.UE VALEN En Prat moderno sin apéndices Gallos.— 1." y 2." a José Colominas, de Granja Prat, de Prat de Llobregat; con 3." y una Mención a Emilio Trinxet, de Granja Fi Valles, en San Feliu de Codinas. Gallinas. — 1.", 2." y 3." a Granja Prat, con una Mención a Granja Fi Vallés. Pollos. — 1." desierto ; 2." a Luis de Hoyos, de Pozuelo de Alarcón (Madrid) ; 3.° a Granja Fi Vallés y una Mención a Granja Solaire. Pollas. — 1.", 2.", 3.0 y dos Menciones a Granja Solaire, de Tortosa. En Prat antiguo con apéndices Gallos. — i.° desierto; 2." a Antonio Margelí, de Granja Solaire, de Tortosa, con 3.0 y una Mención a Granja Prat. Gallinas.— 1." y 2.0 a Granja Fi Vallés, con 3-n y tres Menciones a Granja Prat. Pollos. — Desiertos todos los premios. Pollas. —1.° a Granja Solaire; 2° a Granja Fi Vallés, y 3." desierto. MUNDO O La Exposición Nacional de Cuniculicultura de Madrid La Asociación Nacional de Cuniculicultorés que preside su fundador don Emilio Ayala Martín, celebró su III Exposición Nacional, que tuvo lugar en' los últimos días del mes de De la Exposición Nacional de Cuniculicultura de Madrid en 1935, — Dos aspectos y preciosas conejeras de lujo presentadas por doña Matilde Gimeno. mayo, y en ella ha cosechado un nuevo éxito y ha dado prueba de sus actividades en forma precisa y contundente. Inaugurada por el Excmo. Sr. Presidente del Consejo de Ministros, don Alejandro Lerroux. con asistencia del Subsecretario de Agricultura y. del Director General de Ganadería, se clausuró el 6 de junio por el Subsecretario don José Romero Radigales y por el Director de Ganadería, habiendo sido visitada por más de 4.000 personas, y colectivamente por muchos colegios de niños y de niñas de Madrid. Antes de la clausura los cuniculicultores se reunieron en fraternal banquete, y en demostración de gratitud al Presidente don Emilio Ayala Martín, le hicieron entrega de una placa de plata, dedicándosela por su activa e intensa labor. La Exposición de hogaño se ha visto muy concurrida, así de ganado como de expositores y material, viéndose representaciones de la peletería y de las industrias que de la Cuniculicultura derivan. Entre los expositores figuró don Alejandro Lerroux, presentando un bonito e interesante Stand con productos de su conejar en San Rafael. Recompensas ordinarias Angora blancos.— 1." Emilia Jimeno, viuda de Gaus : 2." Laura H. de la Torre, y 3.a a Matilde Jimeno. Rusos.— 1." Laura H. de la Torre; 2.a a X'. Negrón, y 3.a a Granja La Jaramilla. Plateado Rico. — i.a a la Excma. Diputación Provincial de Madrid. Castor Re.v.— i.11 a Javier Bordiú ; 2.'1 a Granja Fuente Olivo, y 3." a Granja La Jara-milla. Armiño Rcx. — i.° a Javier Bordiú; 2." a Granja Fuente Olivo, y 3.a a Concepción Sayos de Isern. Ruso Re.v. — i.a a Javier Bordiú. Negro Rcx. — 1.a a Concepción Sayos de Isern; 2.a a Granja La Jaramilla, y 3.a a Javier Bordiú. Angora azul.— ia a Laura H. de la Torre. Angora Chifnn. — 1." a la misma señora. Angora Siberiano.— 1." al lote de la señora viuda de Gaus. Azulde l'iena.— 1." a Javier Bordiú. Blanco de Vendce.— t.° a Laura H. de la Torre. Gigante de Roiiscat blanco. — 1.a a la Granja La Jaramilla ; 2." a Concepción Sayos de Isern, y 3." a Rosario Ingeldo. 136 MUNDO V O Chinchóla.— i.» a "La Jaramilla" ; 2.a a Concepción Sayos, y 3.a a Rosario Ingeldo. Habana. — i.a desierta, y 2." a Rosario Ingeldo. Chinchilla Rex. — 1.a a Alfredo Lamarca, y 2.a a Ana Maria Hurtado de Mendoza. Castor leonado. — 1." a Granja Fuente Olivo. Gigante de Flandcs.— r." a "La Jaramilla", y 2." a Rosario Ingeldo. Gigante de España.— i." a Ernesto Ale-many : 2.a a Leovigildo Ponce de León, y 3.a a Antonio Fernández Cuervo, Gran Normando. — 1.a a Granja Fuente Olivo, y 2.a a Leovigildo Ponce de León. Mariposa francés. — 1.a a Granja Fuente Olivo. Ragondines.— 1.a a los Hermanos Rodeiro Amado. Corderos Karakul. — A la Estación Central Pecuaria de Madrid. Recompensas extraordinarias Copa de la Dirección General de Ganadería. a la Granja Fuente Olivo, por su Stand de animales vivos y pieles. Copa de la Asociación Nacional de Cuniculicultores, a doña Laura H, de la Torre, por su Stand de animales vivos, pelo hilado y tejidos de pelo de Angora. Copa del Comité Ejecutivo de la Exposición, a doña Matilde Jimeno de Gaus, por su Stand de pieles y jaulas de lujo. Copa del Excmo. Sr. Alcalde de Madrid, al Excelentísimo Sr. D. Alejandro Lerroux, por su Stand y sus animales vivos. Copa de la Asociación Nacional de Veteri-ttaria, a la Granja "La Jaramilla", por su Stand y animales vivos. Copa de la Asociación General de Avicultores de España, a doña Concepción Sayos de Isern, por su colección de peletería y sus animales vivos. Copa de la Asociación General de Ganaderos de España, a don Joaquín Gironza, por sus jaulas industriales metálicas "Fomento Rex". Copa de la Cooperativa de Cuniculicultores, a los Hermanos Rodeiro Amado, por sus Ra-eondines. Copa de la Liga de Mujeres Campesinas, á doña Rosario Ingeldo, por su Stand y anímales vivos. Premio de la Escuela Superior de Veterinaria., a don Emilio Ayala Martín, por su escrito sobre el conejo Castor Rex. Mi:dalla,s de cooperación Categoría oro A los Sres. Excmo. Sr. D. Alejandro Lerroux, Excmo. Sr. Ministro de Agricultura, Excelentísimo Sr. Subsecretario de Agricultura e limo. Sr. Director General de Ganadería, Excmo. Sr. Alcalde de Madrid, Excma. Diputación Provincial de Madrid, Asociación Nacional Veterinaria, Asociación Nacional de Ingenieros Agrónomos, Asociación General de Ganaderos de España, Escuela Superior de Veterinaria, Asociación General de Avicultores de España, a los Sres. Inspectores Generales Pecuarios don Cayetano López y don Juan Rof Codina, e Inspector General de Higiene y Sanidad Pecuaria de Madrid, a la Estación Central Pecuaria, a la Liga de Mujeres Campesinas, a la Srta. doña Rafaela de Hornedo, a don Santiago y a don Pablo Tapias, a la Peletería "La Dalia y el Pekan", a don Cesáreo Pardo, a don Guillermo Calero y a don Julio Merino. Nos complacemos en felicitar calurosamente a la Asociación Nacional de Cuniculicultores. y en especial a su Presidente .don Emilio Aya-la Martín por el justo homenaje de que ha sido objeto en ocasión de la Exposición del presente año, pero no podemos menos que hacer un gesto de horror ante algo que no afecta ciertamente a la Asociación de Cuniculicultores y que, por poder llegar a tener alcance a la de Avicultores, lo consideramos desastroso, así para la Cuniculicultura como para la Avicultura españolas. Deploramos que con nota tan desagradable tenga que terminar esta grata información, pero no puede tomarlo a mal la Asociación de Cuniculicultores. cuando con ello creemos defender sus intereses. ¡El horror! Lo sentimos al tener a la vista el acta del Jurado formado por los Sres. don Pablo Tapias (veterinario) y don Cesáreo Pardo (ignoramos si lo es también), en la que se lee el siguiente despropósito: MUNDO V I O "Creemos necesario hacer constar, en primer lugar, que en sucesivas Exposiciones no se debe conceder ningún premio a animales aislados, siendo necesario que para optar a premio se presenten un macho, varias hembras y, a ser posible, su descendencia." Afortunadamente no hay segundo lugar, a pesar de que, de la lectura del párrafo se desprende que debió haber intento de haberlo; pero con lo del primer lugar basta y sobra para poner de manifiesto el absoluto desconocimiento que los firmantes de aquél tienen de esta clase de Exposiciones. Es algo absurdo, y pugna con todo cuanto rige en el mundo en Exposiciones, no sólo de Cunicul ¡cultura y de Avicultura, sí que también en las de Ganados en general, y parece imposible que sea, por lo menos, un señor veterinario quien diga esto. De tomarse en consideración tal observación, sobre acabarse las Exposiciones, España correría un ridículo universal en esta materia, y pasaríamos por ignorantes, cuando nada tenemos ya que aprender del extranjero, aun cuando agradecemos siempre lo que en las Exposiciones de tantos países aprendimos y nos honramos en tomarlo como modelo de organización. Por fortuna, no creemos que los encargados de resolver caigan en el pecado de aceptar tan absurda proposición, y con ello dormiremos tranquilos, pero no podemos menos que llamar la atención de las Asociaciones Nacional de Cuniculicultores y General de Avicultores de España sobre los perjuicios que a ellas y a los intereses de los expositores se irrogarían, caso de que se tomara en serio aquella desastrosa iniciativa, y les encarecemos tomen sus medidas para que la superioridad encargada de legislar o de resolver no pueda inedvertida-mente caer en tamaño error por no habérsela advertido a tiempo, aun cuando no cabe esperarlo, cuando menos, de los elementos técnicos e informativos que hoy actúan afortunadamente, en la Dirección General de Ganadería. llIllllMlllliniItlIlinMUIIIIIIIIIIIIIIIMlilllllllllllllIllllllMlIIIIIlItlIlllllllUllllIlllllIIMIllllIlllllllItlIHIlllllllIIIIIIIIII iiiiiiiMiuiiiiiiiiiMiiitiiiiii muí mu mti iiiii mu mei muí iitii immilli ititi nummi un ititi iti Ulti iiMtiMiirniiiiiiirtiiMHiiiiLiiniiitiiti^tMtiiikiiKittiiiiiiHiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiri Anuncio s económico s por palabras (Con mínimo de quince palabras, a 0,20 cada una) GRANJA PARA VENDER EN GERONA. Reúne inmejorables condiciones. Dirigirse, J. Nadal. Cassá de la Sch'a. Técnico avícola, de 26 años, con estudios en Alemania y práctica de seis años en Granja del extranjero, solicita plaza Director Granja, disponible inmediatamente, pretensiones moderadas. — Rudolf Fuchs. ■—- Pomponetíe, par La-f/ny (S. & M.), Villa Solitude.— Francia, Compraría Marnmoth Buckeye ocasión, buen estado, capacidad dos a diez mil huevos. Dirigirse Granja Fi-Vallés, St. Feliu Codines (Barcelona). ¡¡OCASIÓN!! Por reforma de la instalación se ceden a buen precio: Una nave desmontable con dobles paredes de madera y uralita y tedio igual de 24 metros de largo por 5 metros de fondo y 2,50 metros de altura media. 22 casetas de madera y techo de uralita con ponederos registradores de 1,20 m. X 1,20 m. de planta y i,§o m. de altura media con aseladero. Desmontable. 3o casetas de madera y uralita desmontables y con las mismas dimensiones de las anteriores. Comederos tolvas, para mezcla seca, de diferentes tamaños. Bebederos automáticos. Aseladeros de varios tamaños. Alambrera TT combinada de dos metros de altura para cercados. Un armario para 1,200 huevos. Cuatro incubadoras Buckeye de 600 huevos cada una a petróleo, con bandejas de volteo automático. Tres criadoras a petróleo Buckeye "Llama azul" para 350 políuelos cada muí. Pida, precios v condiciones de venta a: AVÍCOLA CAMPILLO - Beas de Segura (Jaén), LA MUJER AVICULTRIZ Que la Avicultura, como los quehaceres domésticos son cosas de mujeres, lo dice el vulgo y tiene razón, porque en todos los países son las mujeres de los campesinos y las aldeanas las que tienen a su cargo las faenas del corral. Pero aparte de esto, en la moderna Avicultura ha tenido que reconocerse que donde hay una avicultriz todo marcha mejor que cuando son únicamente los hombres los que atienden a ello. En España, entre las mujeres, desde las campesinas de alguna ilustración hasta las damas de alta alcurnia, va despertando la afición a instruirse en Avicultura, en Cuniculicultura, en Apicultura, y son ya muchas las que regentan granjas, con la particularidad de que todas ellas marchan mejor que aquellas en que la mujer brilla por su ausencia. Si esto ocurre en país en el que, como España, aun no existen escuelas especiales de Avicultura para mujeres, calcúlese lo que, ocurrirá en Inglaterra y en Alemania, donde tales centros de enseñanza no faltan. La primera Escuela de Avicultura especial para mujeres, la concibió y fundó el nunca bastante ponderado patriaixa de la Avicultura Mundial, el entonces (1889), modesto profesor de Avicultura británico Edward Brown y hoy Doctor Honoris Causa, por sus méritos, y Barón Sir Edward Brown, por gracia que en recompensa a sus servicios al país le otorgó en 1930 el Rey Jorge de Inglaterra. La primera mujer que se lanzó a divulgar lo aprendido recorriendo la Gran Bretaña, Escocia e Irlanda, dando conferencias divulgadoras de lo que en la Escuela de Brown se enseñaba, fué Miss Maidment, y la primei-a que abrió Escuela bajo la protección del Condado de su residencia, fué Miss Martha Brown, hoy Mrs. Reeves, La primera Escuela particular de Avicultura establecida en Inglaterra la fundó también una señorita, Miss Edwards, en Cauley (Gloucestershire). La Escuela para avicultrices de Kork (Irlanda) tiene fama mundial, y en la Escuela de Avicultura de Escocia, que dirige Miss Kinross, el 90 % ele los alumnos que a la misma concurren son mujeres. En Alemania hay también Escuela de Avicultura para mujeres en Hall; en Bélgica, aunque no haya escuela especial, se da enseñanza avícola en las llamadas jEcoles Ménagbres (Escuelas de quehaceres domésticos). En España, excepcional es el año en que la Escuela Oficial y Superior de Avicultura de Arenys de Mar no tenga alguna señora o señorita que siga el Curso, y en los que da en Madrid nuestro director, por cuenta de la Asociación General de Ganaderos, el 30 % de los inscritos son siempre mujeres. En Inglaterra, en las oposiciones que anualmente se celebran para alcanzar el gran Diploma Avícola del Reino Unido, las dos terceras partes de los concursantes son mujeres, y muchos años, es una mujer la que obtiene la más alta calificación. Cuando en Inglaterra se inició la enseñanza ambulante fueron maestras en el ramo de industrias lácticas y en Avicultura las que primero la dieron. En Escocia actúan actualmente en cátedra avícola ambulante unas 40 avicultrices Diplomadas, y si bien hubo un momento en que en dicha cátedra se dió entrada a dos hombres, pronto se vio la diferencia en los resultados y se les dió el cese. En las escuelas rurales, cuando las niñas tienen de once a catorce años, sus maestras les dan ya clases de Avicultura, Cuando el Gobierno Imperial quiso fomentar la Avicultura en las posesiones británicas de la India y de Nueva Zelandia, envió allá a Mrs. Fawkes, la cual ha llevado a cabo una intensa labor de transformación avícola entre los indígenas de dichos países. En el primer Congreso Mundial de Avicultura celebrado en La Haya en 1921, la notable ayjcultriz inglesa Miss Nelly Bell, famosa como creadora de extirpes de altas ponedoras, leyó un documentado informe sobre la mujer avicultriz, y los más eminentes profesores norteamericanos convinieron con ella en que también en su país eran las mujeres las que mejor conducían la Avicultura. No fué de menor importancia el informe de Mrs. H. Maciver, Inspectora del Ministerio de Agricultura de Escocia. En Checoeslovaquia fué la Doctora Kukln-wa. Delegada de su país en el Congreso Mundial de Avicultura de Barcelona (1924), quien impulsó y encauzó la Avicultura por los senderos de la ciencia, como lo hizo en Polonia la, Sra. Kareyroska. La creadora de los tan famosos patos ponedores Khaky Cambell, fué la señora Mrs. Cambell, y de ahí el nombre que lleva la raza. M UNDO AVICOLA Lady Hamhers, fué la que produjo la clase de faisanes que lleva su nombre, y una señora inglesa, la Vizcondesa de Holmesdale, fué quien por primera vez se atrevió a tener gallineros con frente abierto todo el año, de lo cuai se rieron los avicultores de su tiempo (fines del siglo pasado), en tanto hoy día el gallinero sin frente y sólo protegido por un simple cierre en chasis, portador, de una sutil tela de cáñamo o de algodón, es cosa corriente en todo el mundo. En la Estación avícola Experimental de la Asociación británica de Avicultura Científica, es Mrs. Tom Newman la que más ayuda a su esposo, director de aquélla. Así podríamos seguir citando nombres y recordando avicultrices ya umversalmente conocidas. De una queremos hacer especialísima mención, aunque es ya conocida de los lectores de .Mundo Avícola., por lo que ha figurado en todos los Congresos Mundiales de Avicultura. Nos referimos a Mrs. Comyns Lewer, la Directora y mantenedora desde hace más de cuarenta años del semanario avícola londinense Feathered World, que es la publicación de Avicultura de mayor circulación en el mundo. En los Estados Unidos, en el Canadá, en Inglaterra, en Escocia y en Irlanda, en Alemania, en Francia, Bélgica y otros países, son nnjchas las señoritas que, necesitando de su trabajo y no queriendo hallarlo en un empleo, se han procurado un medio de subsistencia o un auxilio proveyéndose de una de esas grandes incubadoras modernas en las que tienen cabida millares de huevos, comprando éstos a las granjas y vendiendo los polluelos recién nacidos. Es trabajo que sólo les ocupa las veinte o las veintidós semanas en las que, razonablemente, deben hacerse incubaciones. En tan corto.plazo-ganan más de lo que ganarían en un buen empleo al que estarían sujetas todo el año y bajo el mando de un jefe. Alienten, pues, las españolas que se sientan inclinadas a la Avicultura como a la Apicultura y a la Cuniculicultura, quieran ser como las inglesas y las mujeres de otros países, no simples avicultrices caseras trabajando a impulso de las viejas prácticas y de los tradicionales prejuicios que tanto abundan en nuestro arte. Concurran a los cursos de Avicultura; traten de Titularse, capacitándose como los hombres y piensen que, aunque no necesiten vivir de la Avicultura, en ella pueden hallar una bonita ocupación muy adecuada a su sexo, y en último caso lo necesario para satisfacer sus caprichos femeniles sin tener que recurrir al haber de sus padres o de sus esposos. t......[iiiNiiiMiiiiiiiiiiiiiiiimiiiiiiiiiiiiii......muí........niiiMimiiiiiiiiiiii.......iiiiiiiiiiiiimmiiiiiiiiim......mu Buckeye / Compre ahora la incubadora que necesite para la próxima temporada y se beneficiará de la rebaja que concedemos a los subscriptores de esta Revista para las compras de aparatos Buckeye que efectúen en agosto PRECIO DE CATÁLOGO N.° 65, de 75 huevos, Ptas. 225. Precio de Rebaja, Ptas. 190 N.°66, » 150 » » 400. » » » » 340 N.°67, » 286 » » 550. » » » 465 N.°68, » 400 » 725. » » ». » 615 N.°69, » 576 .» » 900. » » » » 765 Granja Paraíso / Arenys de Mar / Barcelona De la escandalosa importación de huevóos conservados, en España Sabido es que de la enorme cantidad de huevos que anu

Artículo publicado en SELECCIONES AVICOLAS Nº000, sección de Archivo Historico

Año XIV. Núm. 163 UMARIO Julio 1935 GRABADOS EN PORTADA. - EL RDO. DON AVELINO MARTINEZ Y DEMAS EXPOSITORES PREMIADOS RECIBIENDO LOS DIPLOMAS Y COPAS CON LAS QUE FUERON RECOMPENSADOS EN LA RECIENTE EXPOSICION DE AVICULTURA DE LA CORUÑA. ESCUELA OEICIAL Y SUPERIOR ESPAÑOLA DE AVICULTURA DE ARENYS DE MAR. - CONVOCATORIA PARA EL CURSO OFICIAL DE 193G.............. 146 DE LAS RECIENTES EXPOSICIONES DE AVICULTURA EN LA CORUÑA, GRANADA Y REUS...........147 EL PROBLEMA DE LA ALIMENTACION EN SUS TRES ASPECTOS CIENTÍFICO, ECONOMICO Y PRACTICO, por el Profesor S. Castelló. — FOLLETO DEDICADO A LOS SEÑORES SUSCRIPTORES DE o MUNDO AVICOLA».......151 LA LECHE EMPLEADA COMO BEBIDA EN LA CRIANZA DE LOS POLLUELOS.................168 MUNDO AVÍCOLA es Revista mensual ilustrada de información y cultura avícola, continuación de «La Avicultura Práctica», que comenzó a publicarse en 1897, y por lo tanto, es la más antigua de cuantas en su especialidad ven la luz en lengua castellana. La publica la Escuela Oficial y Superior Española de Avicultura de Arenys de Mar (Barcelona), bajo la Dirección del Profesor Salvador Castelló. — Es portavoz del progreso avícola moderno y eco, en lengua castellana, de los trabajos y actividades de la Asociación Mundial de Avicultura Científica, iniciadora y mantenedora de los Congresos Mundiales de Avicultura. -Suscripción anual: Para España y Améncas 10 pesetas, y 12 para otros países. Escuela Oficial y Superior Española de Avicultura de Arenys de Mar CURSO OFICIAL DE 1936. - CONVOCATORIA rías, según trato y comodidades que los alumnos quieran procurarse. Eseñanza Libre A los alumnos ya matriculados en la Sección de enseñanza libre por correspondencia, así como a los que, no pudiendo asistir, al Curso oficial de tres meses, quieran estudiar en sus casas, a base de los libros de texto facilitados por la Escuela, se les recuerda que, si se consideran capacitados para presentarse a exámenes y permanecen en la Villa de Arenys de Mar por lo menos los últimos quince días del mes de marzo para ejercitarse en prácticas, se les admitirá a examen para la obtención de dicho título mediante abono de la diferencia entre la matrícula de alumno libre y la de alumno oficial o de internado. A lo que se da publicidad para conocimiento de los interesados. Por orden de la Dirección, El Secreta! io, JAIME FlíRRER CALBETÓ A NUESTROS SUSCRIPTORES Llamamos la atención de nitestros suscriptores sobre lo que representa él presente número en el qws nuestro Director les ofrece las primicias y la esencia de su trabajo sobre "El problema de la alimentación en sus aspectos científico, económico y práctico", que posiblemente será dado al público en libro de mayor extensión, pero del qtie ha querido dar antes un anticipo a nuestros habituales lectores. Dada su extensión, pudo darse por partes en varios números, pero pareciéndonos que nuestros suscriptores han de preferir conocerlo todo de una vez. retiramos material y va íntegro en el presente. La Dirección hace público que el Curso oficial de Gatlinocultura e Industrias anexas para obtención del Título de Perito Avícola en el año de 1936, empezará el día 7 de enero próximo durando hasta el 31 de marzo, fecha en la que tendrán lugar los exámenes ante el Tribunal que nombre la Dirección del Ministerio de Agricultura, Industria y Comercio, a la que corresponda designarlo en el próximo año. Podrán asistir a dicho Curso alumnos de ambos sexos mayores de 18 años, los cuales deberán permanecer en la Villa de Arenys de Mar durante todo el Curso, asistiendo a las dos clases diarias y ejercitándose en las prácticas de Granja avícola que completan las lecciones teóricas. Esta Secretaría enviará a los que lo soliciten, el Reglamento, Programa de estudios y condiciones de admisión, así como datos sobre el precio de alojamiento y manutención de los alumnos en los hoteles y pensiones de la Villa de Arenys de Mar, cuyos precios en general puede decirse que varían entre 5 y 10 pesetas día- ACTIVIDADES AVICOLAS ESPAÑOLAS \ De las Exposiciones de Avicultura en Coruña, Granada y Reus El reparto de premios y una conferencia en la Exposición de Avicultura de la Cortina EN LA CORUÑA Como todos los años, el Sindicato avícola de la Provincia de La Coruña ha celebrado su acostumbrada Exposición, estableciéndola en los terrenos de la Granja Agrícola que dirige su Presidente el Ingeniero Agrónomo don Ricardo de Escauriaza, miembro de la Asociación Mundial de Avicultura Científica. La Exposición tuvo lugar en los días 14 ■al 17 de julio y a pesar de tratarse de un Certamen de alcance puramente provincial, figuraron en ella unos 520 ejemplares, con exhibiciones de material avícola e implementos de Avicultura y Cuniculicultura. En concepto de recompensas ordinarias fueron distribuidas hasta 1.390 pesetas y entre los Premios de Honor destacóse la Copa de la Dirección General de Ganadería adjudicada al entusiasta y activo avicultor y columbicultor, Reverendo D. Avelino Martínez, de Santiago de Compostela, expositor de gallinas, palomas, conejos, pavos y pintadas en un total de 54 ejemplares. La Copa de la Asociación General de Avicultores de España (Federación Avícola Española) fué adjudicada a don Juan Rubal, por sus Leghorns, Padua, Brahma y Ocas de Toulouse. Otros Premios de Honor fueron adjudicados a don Luis González da Santiago por sus palomas, conejos y gallinas Cochinchinas, y a don Antonio Veiga, de La Coruña, también por sus conejos, palomas y gallinas. Así al acto de apertura como al de clausura asistieron las autoridades y en último lugar tuvo efecto el reparto de Premios. Don José En-señat, en nombre de la Asociación General de Avicultores, hizo entrega al Presidente del Sindicato de La Coruña, señor de Escauriaga, de la; Copa que obtuvo dicho Sindicato en la reciente Exposición Nacional de Sevilla. En el grabado que aparece en la portada de este número puede verse en primer término al Rdo. don Avelino Martínez, cuyos éxitos en tantas exposiciones y especialmente en la reciente de La Coruña le han colocado ya en primera línea entre los avicultores españoles. Además de obtener el Gran Premio de Honor adjudicándosele la Copa de la Dirección General de Ganadería, le han correspondido 25 Diplomas de primeros premios -en gallinas, guineas, pavos reales, palomas y conejos, los cuales acreditan su Granja Avícola "Caramoniña", de la que con motivo de tales éxitos El Pueblo Gallego ha publicado una interesante descripción en la que se pone de manifiesto el amor que el Reverendo clérigo compostelano siente JULIA** Arriba: Entrada al Concurso Provincial de Ganados en los jardines del Genil, en el que en calidad de anexo se estableció una bonita Exposición de Avicultura. Abajo: Detalle de ios parques para la exhibición de lotes y Stand de Granja Santa Tuliana al que se adjudicó el Primer Premio. {Fotos enviadas por un avicultor granadino) MUNDO AVICOLA 149 DE LA EXPOSICION DE LA CORUNA Lote Padua holandesa, Primer Premio de Juan Rubal, de La Coruña Lote Primrr Premio en Cochinchinas, de Luis González, de La Coruña. por la Avicultura y lo cpie en ella hace, en cuanto se lo permiten sus ocupaciones y deberes en la Basílica de Santiago. Así a don Avelino Martínez como a los demás expositores premiados y a los organizadores de la Exposición, nuestras sinceras felicitaciones. EN GRANADA En el Concurso-Exposición de Ganados celebrado en Granada en los días 21 al 24 de junio, la Avicultura y la Cuniculicultura tuvieron en él una brillante representación. Las Secciones de Aves y Conejos se establecieron en los Jardines del Genil cedidos para ellas por el Ayuntamiento y se vieron muy concurridas, habiéndose otorgado los siguientes premios ordinarios acompañados de 100 pesetas los Primeros, de 75 los Segundos y de 50 los Terceros. En razas de gallinas nacionales: Castellana negra, 1.° a la Srta. Silvia Leyva. Prat leonada. — i." a José Néstores; 2.° a Julio Muñoz Chápulli, y 3.0 a Miguel Rojas. En razas extranjeras. ■— Leghorn blancas : i.° a José Herrera, y en Leghorn negra, 2° al Duque de Wellington. En Rhode Island roja. —1.° a Julio Muñoz Chápulli, y 2.4 a Antonio Ballesteros. " Sussex armiñada. — i.° al Duque de Wellington. En Conejos raza española fueron agraciados con primer premio Enrique Rojas, por su semental gigante de España, con 2" Juan Hermoso, en la misma raza, y con 3." José Villenas en raza del país. En razas extranjeras. — Claudio Hernández obtuvo i.° en Nutria-rex: Julio Muñoz 2.0 en hembra Angora, y Claudio Hernández 3." en Viena azul. En el Grupo de Instalaciones el Primer Premio fué concedido en la Sección de Avicultura a la Granja Villa Juliana, de nuestro buen amigo y entusiasta avicultor granadino don Julio Muñoz Chápulli, por sus condiciones de economía y de higiene, y en la de Cuniculicultura, el Primero se otorgó al Conejar de don Claudio Hernández. Se nos dice que fué muy aplaudida la actitud del Jurado clasificando por razas y no doblando nunca los premios en una misma raza, cosa que tantas veces hemos recomendado, por lo que le felicitamos, celebrando que en Gra- nada, como este año también en Sevilla,' yamos sido oídos. En el Concurso celebrado con motivo del Corpus granadino hubo Secciones de ganado cabrío, vacuno, caballar, ovino y porcino, las cuales se vieron muy concurridas. El certamen fué patrocinado y subvencionado por la Dirección General de Ganadería, por la Diputación Provincial y por el Ayuntamiento y su organización y ejecución corrió a cargo de la Junta Provincial de Fomento Pecuario. EN REUS También la Asociación Avícola de Reus. que preside don Arturo Vilanova, tuvo en los últimos días de junio su Exposición, que auspició la Cámara Agrícola de dicha Ciudad, instalándose, como otras que en ella se han celebrado, en la Estación Enològica del Estado. Fué, más que una Exposición de aves, una exhibición de Stands representativos de las varias granjas avícolas existentes en Reus y otras poblaciones tarraconenses, las cuales, rivalizando en la colaboración prestada a los organizadores, lograron que aquéllas resultasen interesantes e instructivas, que era el principal objeto de la Exposición. El Certamen fué clausurado por el Jefe de los Servicios de Ganadería de ia Generalidad de Cataluña, Sr. Simó, y con motivo de dicho acto se proyectaron interesantes películas avilas norteamericanas facilitadas por nuestro buen amigo don Ricardo Banús, c-uya Granja avícola de Reus, productora de huevos en gran escala, es una de las mejores y principales de España, no sólo por su gran producción, sí que también porque su dueño ha sabido acumular en ella todo lo que el progreso moderno ofrece a los avicultores con elementos económicos para implantarlos. Aun cuando ninguna información haya llegado a nosotros (pues Mundo Avícola no tuvo noticias de que la Exposición se preparaba hasta que fué ya clausulada), nos complacemos en dar cuenta de su celebración, deplorando que los elementos avícolas de Reus, que en otras ocasiones solicitaron nuestro concurso y lo obtuvieron tan largamente como fué posible prestárselo, por esta vez nos hayan olvidado. Lejos de. guardarles resentimiento, les enviamos un cordial saludo con motivo de su Exposición y .felicitamos a la Asociación Avícola de Reus por el éxito obtenido en su Certamen. PARA LOS QUE QUIEREN APRENDER SOBRE EL PROBLEMA DE LA NUTRICION Poh el Prof. S. CASTELLÒ Nuestros antiguos suscriptores han de recordar nuestro doctrinal de abril de 1933 en el que tratamos de la alimentación de las gallinas en sus tres aspectos, científico, económico y práctico. El escrito alcanzó tal éxito, que dicho número se agotó ya hace mucho tiempo y aun se nos sigue pidiendo con insistencia. Mejor que reproducirlo, preferimos escribirlo de nuevo y ampliarlo. Son muchos los que tienen gallinas y toda su preocupación es la de ver cómo pueden mantenerlas gastando poco; así es cómo les contenta ver que llevan los buches llenos, pero sin atender a las cualidades nutritivas de lo que se les dió para llenarlo. De algunos sabemos que se complacen en decir que ellos nada dan a sus gallinas; que las tienen siempre sueltas en el campo y que, si bien no les dan muchos huevos, así tratadas, todo es beneficio y hay que ver qué gallinuchas tienen y el misero estado de las crias que de •ellas obtienen. Si se quiere que la gallina viva sana y que produzca, no sólo hay que alimentarla, sí que también debe nutrírsela debidamente; no hay ■que olvidar que no es lo mismo alimentar que nutrir. Alimentar es proporcionar al animal aquellos elementos de vida que le son indispensables para compensar o reponer el desgaste de materia orgánica que de continuo sufre el ser viviente en sus actividades funcionales. Nutrirle es algo más; es, no sólo aportarle dicha materia reparadora de las pérdidas en sus humores y tejidos vivientes, sí que también proporcionarle elementos que, confundiéndose con la propia materia del ser, acumulan en el mismo las substancias primas necesarias para que el animal, o la planta, se desarrollen y den producto, que en las aves domésticas viene representado por sus carnes, por sus huevos y por su buena descendencia. Llenar el buche de una gallina de materias poco nutritivas, por baratas que cuesten, es engañarla a ella y engañarse a sí mismo, porque, aunque a uno le parezca que le da lo suficiente, ya que la ve que sigue viviendo, no saca del ave el producto que ésta le daría si estuviese mejor alimentada. Hoy en día ha sido ya tan profundamente estudiada la nutrición, así en el hombre como en todos los animales domésticos, que el problema de la alimentación y de la nutrición lia quedado satisfactoriamente resuelto en sus tres aspectos, y para aquellos que nada sepan todavía del mismo, vamos a repetir y aun a ampliar lo dicho en el doctrinal de abril de 1933. Factores que entran en la solución del problema Son de tres clases, científicos unos, económicos otros y prácticos los restantes. Forman en el grupo de los técnicos o científicos : i.° El conocimiento de la composición química del alimento, y a base de la misma, la determinación de su relación nutritiva. 2° El conocimiento de la digestibilidad propia del alimento. 3." La determinación de su valor nutritivo. 4.0 La observación de los factores internos y externos que influyen en la buena nutrición. Entre los factores económicos está: 1. " La determinación del precio a que resulta la materia nutritiva del alimento. 2. " El racionamiento o averiguación de la cantidad y calidad de la comida que debe darse para obtener tales o cuales efectos. 3. " La determinación del coste de producción de un huevo o de un kilo de carne, en relación con el precio de la materia nutritiva que los producen. Entre los factores de orden práctico sobresalen : 1. " La acertada elección del alimento o alimentos que más convienen en cada caso. 2. " El establecimiento de buenos regímenes alimenticios. 3.0 Los cuidados del avicultor en materia de alimentación y de nutrición. Aunque con la concisión que impone el espacio que puede desarrollarse este escrito, vamos a considerar por separado cada una de estas cosas, utilizando para ello el lenguaje más sencillo que pueda emplearse, al objeto de que puedan entendernos hasta aquellos de nuestros lectores que carezcan de preparación. Factores científicos Composición química del alimento y determinación de su relación nutritiva La composición química del alimento nos la dan las tablas establecidas, previo análisis, por los hombres de ciencia que a su hallazgo se dedican. En todas las substancias alimenticias, así las de origen animal como las de origen vegetal, van en mayores o menores preparaciones los mismos elementos constitutivos del ser viviente, a saber: nitrógeno o ázoe (proteína), grasas y aceites, extractos no azoados o hidratos de carbono y sales minerales. La vida no es más que la resultante de la continua reposición de lo que en el organismo se van gastando o consumiendo dichas substancias por las que, de igual naturaleza le llegan del exterior, por los alimentos y por el oxígeno que el ser, animal o vegetal aspira. La combustión de esas substancias desarrolla calorías, que es lo mismo que decir energías, y como al consumirse éstas, menguan, hay que reponerlas en iguales proporciones que se han perdido. En el organismo animal, los elementos azoados o proteínas constituidos por la albúmina, la fibrina y la caseína, están casi en igual proporción que las grasas y los extractos no azoados (dextrina, féculas, azúcares, almidón, etc.). Por cada parte de proteína que se consume, se consumen cinco de los elementos no azoados, grasas y aceites, y siendo asi, para que el equilibrio orgánico se mantenga (estática animal) es preciso que en la alimentación tales principios vayan en las mismas proporciones o sea la de i es a 5 (i: 5). El análisis de las carnes del pollo, de la gallina y del pollo castrado (capón), dan en promedio las composiciones siguientes: En porcentaje Pollo ... Gallina Capón Agua 55.4 55.8 41,6 Elementos proteicos 21,2 21,6 I9.4 lixtractos no nitrogenados y grasas 18,0 17,0 33.9 Minerales o cenizas 3-4 3.8 3.7 Como puede verse, entre el pullo y la Nina poca diferencia hay, pero en el capón superan las grasas, por lo que, en virtud de un proceso fisiológico, se acumulan al tiempo que el ave entra en carnes por el cebamiento o engorde a que se sujeta el capón. En cuanto a los efectos de los alimentos, por su composición si la proporción en que se hallan es la de 1: 10, o más amplia, el animal engorda, pero, falto de elementos azoados, el animal consume los de su propio organismo. Si es al revés, si la proporción es tan estrecha como 1: 1 ó r : 2, son las grasas y los elementos no azoados los que se consumen del propio ser y éste se quedaría en piel y huesos. A esa proporción en que se hallan los dichos componentes, es a lo que se denomina relación nutritiva. En ciertos alimentos de origen vegetal hay una materia leñosa, celulosa o fibra, tan poco digestible que apenas si puede ser tenida en cuenta en el valor nutritivo del alimento que la lleva, pero tiene su utilidad, que es la de ensanchar o llenar los intestinos para que sus jugos impregnen mejor los alimentos. En los alimentos va también agua, -y agua o líquidos necesitan además ingerir los animales como bebida, pero sus efectos no son precisamente nutritivos (a menos de darse leche como bebida) sino mecánicos, porque con el líquido injerido se ablandan los alimentos, preparándose para su digestión y ésta además sirve de vehículo que transporta los principios nutritivos hacia el torrente circulatorio. Van también en los alimentos sales minerales útiles y aún necesarias al organismo, tales como las de cal, hierro, fósforo, azufre, potasio, etc., etc., pero así el porcentaje de éstas, como el de la celulosa y del agua cuentan por poco en la apreciación del valor nutritivo de un alimento. Relación nutritiva Regla para determinarla. — Multipliqúense las grasas por 2,25; súmese el producto con los extractos no nitrogenados y. con la celulosa o fibra (si la hubiere) y divídase la suma resultante por la proteína. La multiplicación de las grasas por 2'2^ es necesaria para equilibrar su valor energético con el de los hidratos de carbono o extractos no nitrogenados. Uno de grasas equivale a 2'25 de aquéllos y de ahí su aumento en la regla. MUNDO V C O A Como en abril de 1933, insertamos aquí las famosas tablas de Kaupp e Ivey que se dieron a conocer en Europa en el Libro II del Congreso Mundial de Avicultura (1) celebrado en Barcelona en 1924, y que son hoy en día las que más se usan por haber sido establecidas especialmente ¡jara uso de los avicultores. La tabla núm. 1 da la composición en porcentajes brutos, la núm. 2 indica la digestibi-lidad teórica y la núm. 3 la digestibilidad real apreciada experimentalmente en gallinas por los autores de las tablas, Profesores en la Estación Experimental de Avicultura norteamericana del Estado de Carolina del Norte. Ahora bien: si se toman las cifras de la Tabla número 1 obtendremos la relación nutritiva en cifras brutas, lo cual, si nos permite formar concepto sobre los efectos que desde luego pueden atribuirse al alimento, no nos dará su relación nutritiva real y efectiva, porque no todo lo ingerido es digestible, y por lo tanto, cuando se tienen a la vista tablas de di-gestibilidades, es de éstas y no de las de la simple composición química de las que las cifras deben tomarse. Si a título de ejemplo aplicamos la regla a algunas de las substancias más corrientes en la alimentación de las aves domésticas, utilizando los porcentajes digestibles de Tabla número 3, obtendremos las siguientes relaciones: Maíz {^17 X 225) + 62'73 + o'io : 8'42 = 8'S- Avena (2*72 X 2*25) + 45*73 + 1*28 : 9*77 = 5'4- Salvado (1*63 X 2*25) -\- 24'yo : n'47 = 2'4. Esto quiere decir que en el maíz la relación nutritiva es de 1: 8'5; en la avena, de 1: 5'4 > en el salvado de trigo es de 2*4, de lo cual se pueden ya deducir los efectos que cada uno de estos alimentos produce. El maíz, por su relación bastante amplia, lleva abundancia de elementos engordantes, y por lo tanto es útil para el engorde, pero como no los lleva en exageración, no es muy perjudicial a la postura, si bien para ésta conviene más la proteína que las grasas y que los extractos no nitrogenados. La avena lleva relación más equilibrada y (1) Acotada la edición española y disponibles todavía algunos ejemplares de la francesa y de la inglesa al precio de 10 pesetas. — Pídanse a la Administración de Mundo Avícola. es más recomendable para la postura que para-^. el engorde. El salvado de trigo es un gran elemento para contrarrestar los efectos engordantes del maíz. La determinación de la relación nutritiva es lo primero que debe hacerse para apreciar la utilidad de cualquier alimento; pero debe tenerse presente que, como la composición química varía en cada muestra de grano o de harina que se analice, el resultado de la operación varía siempre en algo, aunque en poco, en cada caso. Generalmente en las tablas, las cifras de los porcentajes son las obtenidas como promedios en muchos análisis, pero en algunas tablas hay los máximos, los mínimos y los promedios, y éstos son los que deben tomarse para los cálculos. Cuando se quiere averiguar la relación nutritiva de una mezcla, la relación nutritiva por unidad se multiplica por las partes del alimento que entran en la misma; se suman las relaciones resultantes; se divide por las partes en que entran los componentes, y luego se deduce la que corresponde por unidad. Digestibilidad Ya se dijo que no todo el alimento ingerido es digestible, y por lo tanto asimilable. La digestibilidad mayor o menor depende de la constitución molecular del alimento y del aparato digestivo del animal que lo consume. Hay alimentos groseros y alimentos concentrados. Se tienen como groseros aquellos en los que la fibra, celulosa o parte leñosa del alimento va en más de un 20 %, como ocurre en las pajas y en varios forrajes. Los concentrados llevan poca fibra y desde luego son más digestibles que los groseros. Las harinas son también más digestibles que los granos y la cocción aumenta también la digestibilidad. Un mismo alimento es más digestible en una especies que en otros, y apreciado esto se rom-prende la superioridad de las tablas de digestibilidad de Kaupp e Ivey, porque han sido establecidas después de experimentar la digestibilidad directamente en gallinas, mientras que la generalidad de esas tablas dan digestibiüdades establecidas por los zootecnistas en el ganado mayor y menor. Preciso es tener en cuenta también que la digestibilidad no es la misma para la oroteina, las grasas, los extractos no nitrogenados y la celulosa, variaciones bien determinadas en la tabla número 2 de Kaupp e Ivey. Tabla N.° 1 de Kaupp e Ivey Porcentajes en la composición química de los principales alimentos de las aves de corral. AUMENTOS Cebada........ Alforfón....... Trébol rojo (verde).... Maíz . ...... Maíz-triturado (1) . . . . Harina de maíz cernida (1) Harina de maiz sin cerner (1). Harina de maiz..... Harina de semilla de algodón. Guisantes forrajeros . . . . Avena......... Avena descortezada (1). . . Avena molida..... Sorgo kafir...... Mijo........ Patatas crudas..... Harina de cacahuete (con grasa) ....... Guisantes....... Arroz........ Centeno....... Harina de soja..... Trigo candeal..... Salvado de trigo..... Salvad ¡lio de trigo (1) . . . Residuos de carne . . . . Harina de sangre..... Suero de leche (seco) (1) . . Harina de pescado (1) . . . Harina de carne y de huesos . Digcster tankage (2) . . . Atina 9,31 11,90 73,80 12,01 10,29 13,13 11,10 11,30 7,91 11,60 9,21 8,20 7,90 11,35 9,10 78,80 6,10 9,20 9,33 9,43 11,12 10,20 10,10 9,29 7,50 9,64 10,12 9,70 5,90 7,42 Cenizas minerales 2,70 2,21 2,10 1,51 1,61 1,23 2,00 1,30 6,40 3,40 3,41 3,10 2,00 1,78 3,30 1,10 4,90 3,40 5,05 2,00 5,38 1,90 6,30 4,34 fl,60 13,34 6,42 31,10 36,36 19,29 11,49 10,84 4,10 10,39 10,30 10,10 9,10 9,30 37,60 23,60 12,39 13,90 16,00 11,02 11,80 2,20 21,30 22,90 7,78 11,80 41,66 12,41 16,00 15,72 59,30 82,38 34,16 49,80 39,63 52,15 Extractos no nitrose. 4,59 10,10 7,30 1,30 2,00 1,79 2,90 2,30 11,50 4,10 10,10 1„90 1,50 2,33 7,80 0,40 16,60 5,60 9,60 1,86 5,46 2,20 9,50 7,15 2,09 3,11 69,82 62,24 II, 70 69,28 70,79 68,10 09,30 72,00 28,37 55,80 III, 50 61,20 66,10 70,52 64,70 17,40 15,50 57,80 66,34 73,10 28,90 71,19 53,70 59,00 5,00 3,77 48,31 4,89 4,03 Número de anAUsIs 2,11 2,71 i, 00 5,01 6,01 5,65 5,l¡0 3,80 8,20 1,50 3,3fl 8,70 6,50 3,00 3,30 0,10 35,60 1,10 1,90 1,81 7,48 2,10 4,40 4,50 ii, 60 0,87 0,99 0,90 11,37 14,00 302 21 85 58 5 6 4 7 .486 11 498 5 8 141 6 465 4 6 16 112 10 863 7.742 10 31 50 4 4 63 57 NOTAS, — (I) Según análisis de Kaupp e Ivey. — (i) El digestor tankage es xtn residuo de las fábricas de conservas de carne, depuradas sus grasas, Tabla N,° 2 de Kaupp e Ivey Porcentajes de digestibilidad teórica ALIMENTOS Número de ensayos Materia orgànici! Proteina bruto Extractos no ulti ogc nodos Cebada ........ Alforfón....... Trébol (calculado) ..... Maiz,........ Maiz triturado...... Harina de maiz cernida . . . Harina de maíz sin cerner . Harina de maíz' , Harina de semilla de algodón . Guisantes forrajeros .... Avena........ Avena descortezada .... Avena molida ...... Sorgo kafir. ...... Mijo......... Patatas........ Harina de cacahuete (grasa no extraída)...... Guisantes ....... Arroz Centeno....... Harina de soja (extraída la grasa) ....... Trigo candeal...... Salvado de trigo..... Salvadillo de trigo , , . . Maíz amarillo...... Residuos de carne . . . , Harina de cangre..... Leche desnatada (seca) , . . Harina de pescado . . . . Harina de carne y huesos . . Tankage....... 5 8 3 18 2 5 3 5 4 6 19 5 4 11 2 6 5 3 5 4 16 3 18 3 4 4 5 5 2 2 76,46 70,14 27,70 86,43 83,30 84,67 83,21 84,80 7-3,32 71,90 63,52 81,75 89,30 83,50 78,30 65,94 76,60 69,17 77,65 77,61 80,68 46,70 52,55 72,70 83,60 86,71 80,79 91,60 36,32 85,50 75,90 56,79 70,60 81,05 72,20 74,04 73,50 74,60 81,94 73,85 69,83 80,10 68,05 02,40 46,90 80,35 88,10 73,08 71,56 83,33 69,82 71,70 64,52 75,00 91,40 88,10 82,55 91,48 92,17 90,70 66,45 85,00 35,50 83,23 87,10 86,26 84,50 89,80 79,05 88,70 80,22 81,57 92,20 76,96 86,70 78,41 81,20 80,00 25,05 81,41 48,78 37,00 53,59 83,80 91,00 78,36 78,01 92,24 93,13 91,71 4,33 6,33 5,86 6.GS 6,80 5,46 11,69 4,91 4,45 4,08 5,31 4,68 2,16 6,40 8,45 3,23 3,94 84,52 82/69 14,30 90,55 88,10 88,18 87,60 89,30 82,92 87,50 74,37 82,22 94,30 90,60 98,40 84,50 84,14 87,10 78,93 84,19 83,14 87,73 46,00 54,81 93,40 71,55 81,14 76,56 81,88 Tabla N.° 3 de Kaupp é Ivey Porcentajes de la digestibilidad real en los alimentos dados a las aves de corral. ALIMENTOS Cebada ...... Alforfón....... Trébol rojo (en verde) . , . Maíz.......... Maiz triturado...... Harina de maiz cernida . . , Harina de maíz sin cerner . Harina de maiz..... Harina de semillas de algodón. Guisantes forrajeros . . . . Avena ........ Avena descortezada . . . . Avena molida...... Sorgo kafir....... Mijo. Patatas crudas...... Harina de cacahuete (con grasa) ....... Guisantes . ,..... Arroz........ Centeno....., . Harina de soja (extraída la .grasa)....... Trigo candeal...... Salvado de trigo..... Salvadillo de tri£0 . . , , Residuos de carne . . . . Harina de sangre..... Suero de leche (seco) . Harina de pencado .... Harina de carne y huesos . Dlgester tankage..... Materia seca. Totnl 90,69 88,10 16,20 87,81 89,71 86,87 88,90 88,70 92,09 88,40 80,79 91,80 92,10 88,65 90,90 21,20 93,90 90,80 90,67 90,57 8B,88 89,80 89,90 90,71 92,50 90.26 89,88 90,30 94,10 92,58 Proteina bruta 8,70 6,14 2,89 8,42 7,44 7,47 6,69 6,93 27,63 9,77 9,70 12,82 6,56 7,36 1,03 17,11 20,17 5,69 B,44 34,71 8,66 11,47 10,14 54,20 72,58 27,86 45,10 36,53 47,30 Flora o celulosa 0,18 0,64 0,10 0,12 0,19 0,78 1,28 0,09 0,10 0,68 0,56 0,09 0,11 0,14 0,60 0,07 0,09 Extractos no.azoados 58,94 51,47 1,67 62,73 62,54 60,05 60,53 64,30 23,54 48,82 45,73 55,35 62,33 63,89 63,66 14,71 13,04 50,34 52,36 61,54 24,02 62,45 24,70 32,33 2,70 39,20 3^74 3,08 1,40 2,30 0,35 4,17 4,36 4,87 4,73 3,41 6,93 1,33 2,72 7.3G 5,99 2,31 2,83 27,91 0,89 1,52 0,46 6,09 1,02 1,63 2,41 10,56 0,68 0.77 9,18 10,5B 12,84 69,22 60,55 4,91 75,42 74,34 72,51 72,14 74,64 58.B8 50,15 59,50 72,50 81,14 73,86 73,85 15,74 58,74 71,40 60,13 70,53 64,93 72,27 37,80 45,48 64,76 75,91 67,83 54,23 50,98 -63,31 Tabla N.° 4. —Vitaminas Indicando la mayor o menor uroporción en los alimentos y su ausencia V 1 T AMINAS MATERIAS A B C D E G p X X 0 O O X 0 — — O = X X X 0 — — — X X X - — O ' _ X o — — o __ X X X = O O o Guisantes secos...... — X — _ Arroz sin descortezar , . . X X 0 = — _ X » descortezado . . . o — — X X 0 — o X Salvadillo y terceras .... T X X — — ■ - _ T X X 0 — .— _ X 0 0 0 0 — _ — 0 0 O - _ 0 X X x — — XXX — Trébol tierno...... . X X X — y X X XXX X X X X X X X 0 XXX XXX X X X X X — T X _ _ X X X — T 0 Tomates........ X X X X XXX — T — Aceite de hígado de bacalao . XXX 0 XXX — o o Leche de vaca fresca .... XXX X X X X X X X X X 0 — — X X — Polvo de leche. ...... X 0 .— — XXX — Harinas de carne y de pescado. X 0 X X = SIGNOS. — Los X , por su número indican e 1 grado d e las vitaminas presentes.- -El sifi' no — la vitamina posiblemente presente, pero pudiendo faltar. — O, índica ausencia absoluta y T indicios de presencia. — Donde hay el —, es que no ha podido comprobarse la presencia ni la ausencia absoluta. Véase en ella que, en la digestibilidad del maíz, la proteína se digiere en un 81*05 %. las grasas en un 83'23, los extractos no nitrogenados en un 90' 5 5 y la celulosa sólo en un 5'86. Para determinar, pues, la digestibilidad total, precisa calcular las cifras parciales que resultan de los porcentajes brutos indicados en tabla núm. i. El maíz lleval io'39 % de proteína bruta, y si de la proteína del maíz se digiere un 81*05 %, de los 10*39, se digieren sólo 8*42. Llevando 5'or de grasas y siendo la digestibilidad de éstas la de 83*23 %, de los 5'01 sólo se digieren 4*17. Llenando Ó9'28 de extractos no nitrogenados y siendo su digestibilidad la de 90*55, en el maíz se digieren 62*73. En cuanto a la celulosa bruta, que aparece con 1*51, por su poca digestibilidad de 5*86 sólo se digiere o'10. Practicadas estas operaciones parciales es cuando puede decirse que la digestibilidad total promedia del maíz, según Kaupp e Tvev, es de 75'42 % (8*42 + o*io + 62*73 +'417 = 75'42). Entre dos o más alimentos de igual o semejante relación nutritiva, es decir, que puedan producir parecidos efectos por su composición química, siempre debe ser preferido el de mayor dige.stiblidad, porque en ello está la verdadera y positiva nutrición del animal. Alimentos poco digestibles, en porcentajes bajos de 20 y 30 % o menores, llenan el buche del ave, pero la nutren poco y equivalen a poco menos que a un engaño. Podrán darse como variantes en un régimen alimenticio, o como estimulantes del apetito, por lo que algunos gustan a las gallinas, pero nunca en concepto de estimulantes de la producción huevera, del engorde, ni del buen crecimiento y buena salud del animal. Sin el conocimiento de la digestibilidad de lo? alimentos que se quieran emplear en los animales, y hasta en los del hombre, no es posible saber qué alimentos son mejores que otros. 1 El valor nutritivo El valor nutritivo de un alimento está en el porcentaje de calorías energéticas que aporta al organismo, entendiéndose por caloría, el calor que precisa para elevar de un grado la temperatura de un litro de agua. Antiguamente, la escuela francesa de Boussingault lo apreciaba sólo por su proteína, lo cual, si bien fué un error, aun cabe cuando se quiere utilizar tal o cual alimento como fuente de proteina <tft$¡¡\ racionamiento de las polladas en cría y recría y en la alimentación de las gallinas ponedoras o de los reproductores, casos en los cuales la provisión de proteina es lo principal. Se determina también el valor nutritivo de un alimento por la simple suma de su materia digestible o nutritiva y así se dice, en el maíz, que su valor nutritivo es de 75>42> p°r ser esta cifra la suma de sus porcentajes digestibles de proteina, de grasas, de extractos no nitrogenados y de celulosa; pero en realidad ello no es cierto, porque se prescinde de las calorías energéticas que aportan tales elementos, independientemente de su digestibilidad. El verdadero valor nutritivo lo da el cálculo o determinación de las calorías que el alimento aporta, o de las llamadas unidades nutritivas expresadas en almidón, según la escuela alemana de Kelner, hoy universamente aceptada y de la que seguidamente nos ocuparemos. Valor ex proteína. Regla. ■—■ Se determina dividiendo el precio del alimento por su porcentaje de proteína digestible. Apreciémoslo en tres de las substancias a las que se suele recurrir como fuentes de proteína, la avena, el salvado de trigo y la harina de pescado. La avena molida lleva un 12,82 % de proteína digestible, luego, en un kilo de avena van 128,82 gramos de proteína. Si la avena molida se compra a 40 pesetas los 100 kilos, el kilo vale 40 céntimos, y esto es lo que valen 128,82 gramos (dígase 129) de proteína de avena; luego, un kilo de la misma valdrá 3,10 pesetas (40 X 1.000: 129 = 3,10). Con el salvado de trigo llevando 11,71 % de proteína digestible y 'unos 117 gramos en un kilo, a 36 pesetas los 100 kilos, el kilo de proteína de salvado valdrá 3,07 pesetas (36 X 1.000: 117 = 3,07). En la harina de pescado, que lleva 45.1° % de proteína y, por lo tanto, 451 gramos en un kilogramo, aún empleando la que vale yo pesetas los 100 kilos, el kilogramo de proteína tomada de esta harina sólo vale 1,55 pesetas (70 X 1.000:451 = 1,55). Comparando los tres precios a que sale el kilogramo de proteína, fácil es ver que, aun pagando casi a doble precio la harina de pescado que la avena molida y que el salvado, sale más a cuenta tomarla de aquélla, con la ventaja de que para suministrarla ocupa menor volumen. At UNDO A V COL Dedúzcase de esto la utilidad del cálculo del valor nutritivo por su porcentaje de proteína, a pesar de no ser bastante para apreciarlo en la totalidad de la materia nutritiva. Valor en calorías. — Son base de este sistema de valoración las experiencias realizadas por Wolf, de Munich, en el siglo pasado, pop las que se llegó a la conclusión de que las oro-teínas tienen un coeficiente calórico de 4,1 ; los extractos no nitrogenados, de 4,2 y las grasas de 9,5. Según esto, el porcentaje de calorías se determina de acuerdo con la siguiente Regla.—Se multiplica la proteína, las grasas y los extractos no nitrogenados por sus respectivos coeficientes y la suma de los fres productos da el número de calorías que desarrollan 100 partes del alimento. Efectuando la operación con el maíz y pres-cindiéndose de la calculosa, de ínfima digestibilidad y poco valor calórico, tendríamos: Proteína digestible ... 8,42X4.1= 34,522 Grasas ............... 4,17 X 9.5 = 39,6r5 Extractos no nitrogenados............... 62,73 X 4,2 = 263,466 Total calorías ............ 337.603 Si con 100 gramos de maíz proporcionamos 337 calorías en cifras redondas, los 50 gramos que suele consumir una gallina al día, le proporcionan 168. Con el maíz a 50 pesetas los 100 kilos y, por lo tanto, 50 céntimos el kilo, 100 calorías de maíz se proporcionan con 1,48 céntimos de peseta (5 X 100: 337= 1,48). Por, las unidades nutritivas expresadas en almidón. — En los extractos no nitrogenados (en su mayoría hidratos de carbono), casi la totalidad es materia asimilable y, desde luego, en el almidón, que forma en este grupo, lo es en su totalidad. El almidón ha sido, pues, tomado como unidad de medida, y Kelñer, determinando la equivalencia de !a proteína en almidón, la fijó en 0,94 y fiara las grasas en 2,41, 2,12 y 1,91, según las grasas procedan, respectivamente, de materias animales ü oleaginosas, de granos y sus derivados, o de substancias vegetales frutos de la huerta o forrajes. A base de tales equivalencias y según fórmula de Kelner umversalmente admitida, surgió la siguiente Regla.-—Multipliqúense la proteína y las grasas pofí sus respectivas equivalencias en al- midón, y la suma de los dos productos con los extractos no nitrogenados y la celulosa, da .el porcentaje de unidades nutritivas. Debe advertirse, que para algunos alimentos, la suma debe ser multiplicada por un pequeño coeficiente diferencial representante del déficit posible en las equivalencias nutritivas de aquéllos con el almidón, coeficientes que varían entre 1 y 0,20. Como para los alimentos concentrados que suelen darse a las gallinas sus coeficientes diferenciales son de 1 %, con sólo alguna décima o centésima de diferencia puede préscindirse de dicha multiplicación. Algunas escuelas no llegan a lo que precisa la liase de Kelner, y ni multiplican la proteína por 0,94, ni establecen diferencias entre !a procedencia de las grasas, multiplicándolas siempre por el promedio 2,4. En el resultado hay alguna diferencia, pero también puede admitirse este procedimiento. Aplicando la fórmula de Kelner al maíz tendremos : Proteína............... 8,42 X 0,94 = 7,91 Grasa ............... 4,17X 2,12= 8,84 Extractos no nitrogenados ............ 62,73 Celulosas............... 0,10 Unidades nutritivas en almidón ...... 79.5& Practicando el cálculo a base de la simple multiplicación de las grasas digestibles por 2,4, resultan 81,23 unidades nutritivas y como la diferencia es de 1,65, fácil es ver la mayor exactitud que da el cálculo por la fórmula de Kelner. Ahora bien, si con el maíz a $0 pesetas los 100 kilos y, por lo tanto, a 5 céntimos los 100 gramos, apartamos 79,58 unidades nutritivas expresadas en almidón, cada una de estas unidades nos cuenta 6 centésimas de céntimo, porque 5: 79.58 = 0,06. Por las vitaminas. — El valor de un alimento, se estima también por su aportación de vitaminas, esas substancias o materias cuya naturaleza aún no se conoce, pero de cuya existencia se sabe por los'efectos que producen su ausencia o su presencia en los alimentos, pero entiéndase bien que no se trata precisamente del valor nutritivo del alimento, sino del mismo en lo que sus vitaminas influyen en la nutrición. Nuestros lectores saben que la vitamina A es la que da robustez a las polladas, impulsán- lóS .1/ UNDO A V C 0 doles e¡ crecimiento y protegiéndolas contra ciertos males, como la oftalmía o mal de ojos y aun se afirma que contra el moquillo y la difteria. Saben también que la vitamina B es la que impulsa el crecimiento y defiende el organismo contra la parálisis y la avitaminosis, polineuritis o beriberi, en la especie humana; que la vitamina D es la antirraquítica. y, por lo tanto, la que debe abundar en la alimentación de los polluelos, y que la vitamina E es la de la fertilidad, cuya ausencia determina la abundancia de huevos infértiles y la muerte de polluelos en cáscara por debilidad de los gérmenes. Recientemente se ha descubierto en la Universidad de Cornell (EE, UU.) una nueva vitamina, la G, semejante a la vitamina A, a la que se atribuye la virtud de impulsar el rápido crecimiento y, por lo tanto, de gran importancia en Avicultura. De otras vitaminas que se consideran convenientes en la alimentación del hombre, como la C y la P, respectivamente defensoras del mismo contra el escorbuto y la pelagra, no hay que hacer mención en Avicultura, porque tales enfermedades no son conocidas en las aves. La presencia de vitaminas en los" alimentos es necesaria, y tanto más valor tiene el alimento, cuanto, por sus efectos, más abundante se muestra en vitaminas. De ahí el suministro de aceite de hígado de bacalao, riquísimo en vitaminas A y D y de ciertos preparados vitamínicos con los que se afianza la presencia de las mismas en los regímenes alimenticios. En la tabla de vitaminas que se intercala pueden verse los alimentos en los que suelen encontrarse vitaminas en sus diferentes clases. Observación sobre las influencias internas o externas que intervienen en la nutrición A parte del valor o condición nutritiva de un alimento, debe tenerse presente ciertas cosas, no de escasa importancia, como por ejemplo el buen o mal sabor del alimento, esto es, el que guste o repugne su consumo. Si no es del agrado del animal poco come, y 'por lo tanto, no se nutre debidamente.» Cuando le gusta suele comer demasiado y hay que limitar su suministro. En los amasijos y en las mezclas de harinas que se dan secas, nunca debe faltar la sal, porque, además de darles mejor sabor, estimula el apetito. El buen estado de conservación de los alimentos es otra de las cosas a tenerse en cuen- ta.. Granos o harinas enmohecidas nunca dí^Je* darse, por nocivas a la salud. Las aves gustan de la variedad y, por lo tanto, otro de los factores que tienen influencia en la buena nutrición, es el de que tengan a su alcance varias clases de alimentos, no condenándolos nunca al régimen de servirles siempre una sola substancia. Ciertos frutos de la tierra, especialmente los tubérculos, deberán darse siempre en cocimientos, porque su digestibilidad, de suyo escasa, con ello aumenta. No hay para qué decir si tiene influencia el que la gallina no oase hambre, porque, si llega a esto, luego come glotonamente y en demasía, y a veces hasta puede llegar a enfermar. Si las aves no tienen siempre comida a su alcance y se les da a horas fijas, la puntualidad en ello es otro factor importante. No diremos tampoco de lo que conviene que alimentos y bebidas se les sirvan en recipientes adecuados y limpios, porque esto es elemental y cualquiera lo sabe. La luz. — Entre todas estas influencias, una hay sobresaliente. Es la de la luz solar y especialmente la de los rayos ultravioletas de • la misma, que, además de impulsar el crecimiento de los polluelos y de defenderles contra el raquitismo, influye en las actividades ovarin.s de las gallinas, como lo demuestra el hecho de que la postura va en aumento y las polladas crecen mejor cuando los días se alargan, en tanto mengua la puesta cuando se acortan, siendo escasísima en otoño e invierno, por la corta duración de los días. De ahí esas prácticas modernas de iluminar los gallineros y dar una ración nocturna a las ponedoras en las largas noches invernales, y la de dar sesiones de rayos ultravioletas artificialmente producidos, a las polladas rtfcbiles, así como la de preconizarse que en los gallineros y en las casas de crianza la luz solar tenga pleno acceso. Factores Económicos Del racion'amiÍtN'to y de la cantidad y calidad de la comida, necesaria Cuando de racionamiento se trata, hay entender que uno se refiere, no precisamente a lo que se conoce por ración en el lenguaje vulgar, sino a lo que se suministra al animal, en cantidad y calidad en el día, o mejor dicho, en el período de veinticuatro horas. Dada la naturaleza omnívord de las aves de M V N D 0 A V COLA corral, precisa que en su régimen alimenticio entren materias vegetales y materias animales, amén de las partículas minerales que en tierra y arena la gallina se procura por sí misma si goza de libertad, o las toma de las que se ponen a su alcance, si está cautiva. Cantidad y calida. — En pleno campo una gallina está más o menos bien alimentada con el grano que se le da mañana y tarde, con el amasijo de saivado y hortalizas que diariamente suelen darles los campesinos y con lo que en substancias verdes, insectos, larvas y gusanillos se procura en sus correrías. Con el grano (maíz, trigo y avena mezclados en partes iguales) se les da alimento a base de relación precisamente de l : 7 y con el amasijo de salvado y tubérculos, de 1:4. Suponiendo (pues así lo permite la experiencia) que el ave consuma tanto grano como salvado, la suma de las dos relaciones 1: 4 y 1: 7 da 2: 11 y por unidad queda en 1 : 5.5, o sea casi la ración standard de sostenimiento. Con ello queda alimentada debidamente el ave, pero no suficientemente nutrida para que entre en carnes y en grasas, o para que dé muchos huevos. Si en sus correrías halla abundancia de materias animales ricas en proteína con relaciones tan bajas que no llegan a ser de i: 1, se rebajará la relación general al 1:4,5 y quizás a relación más estrecha.. Esto conducirá a la gallina a dar más huevos, al reproductor a dar crías vigorosas o'a las polladas a crecer mejor y más rápidamente, pero si las materias animales no abundan, con la ración general resm-lada a 1: 5 (poco más o menos)) no haría más que vivir sin dar gran producto y sin aumentar de peso. La relación normal debe ser, pues, algo más amplia, quedando entre unas substancias y otras de 1,5,5 a 1: %5- Como en los gallineros en que se tienen las gallinas clausuradas esa parte de su alimentación que instintivamente se procuran no pueden buscársela, hay que dársela, y de ahí esa necesidad de agregar a las mezclas corrientes esas proteínas animales o vegetales que la harían falta y que se les dan en harinas de pescado o de. carne, en harina de soya, de gluten de maíz (globazote), de habas o de guisantes secos. Cuando lo que se quiere es que el ave entre en carnes y grasas, hay que recurrir en cambio a las substancias engordantes, de relación amplia, tales como las harinas de maíz, de cebada y, mejor aún, la de alforfón, y a los cocimientos de patatas que a veces tienen hasta relación tan amplia como 1: 14. Pretender que un mismo alimento engorde y active la pos tura es un error craso. Ahora bien: ¿qué cantidad de alimento requiere diariamente el ave y cuánto puede gastarse en ella para que su, producción deje beneficios? Tratemos de precisarlo. Se dice, en términos generales, que una gallina está bien alimentada con 130 a 150 gramos de alimentos, entre granos, harinas y materias vegetales frescas, pero, si bien en principio esto es lo que suelen comer unas gallinas con otras, en realidad la cantidad debe variar según ¡os alimentos que se den. La gallina adulta necesita recibir diariamente de 70 a 75 unidades nutritivas, las cuales se le pueden procurar con 5° gramos de maíz, trigo y avena en partes! iguales, más cualquiera de las mezclas de mezclas corrientes de las que más adelante se -darán algunas fórmulas. Si de ellas consumen, como suelen consumir, poco más o menos, igual cantidad que de grano, los 5o gramos de grano aportan unas 33 unidades nutritivas y las de harinas unos 35 en junto aportarán 68: las restantes 5 a 7 unidades las dan las verduras, que a diario no deben faltar, sobre todo si proceden de la alfalfa o la hierba de prado. Racionamientos. — El racionamiento debe variar según la edad y la adaptación que se da al ave, es decir, según se la destine a la reproducción, a la producción de huevos o a la de pollería de consumo. Hay tres clases de raciones, la1 de crianza y recría, la de sostenimiento y la de producción, y esta última admite dos subclases, la de producción- de huevos y reproducción y la de engorde o producción de carne. Ración de crecimiento, — La de crecimiento debe ser rica en proteínas y en vitaminas, así como en minerales (cal y fósforo especialmente) para el desarrollo y fortalecimiento del esqueleto. Las mezclas de harinas secas deben prepararse a base de raciones estrechas, de 1: 3 a 1: 4,5 y si se dan mezcladas con el grano, la ración general debe quedar en 1: 5 a 1:6. Si la crianza tiene lugar en interiores donde los polluelos no gocen plenamente de la luz; solar, debe agregarse siempre a las mezclas de harinas secas un 1 % de aceite de hígado de bacalao o de algún preparado vitamínico como el "Vegetamín", y 2 % de harina de huesos calcinados (fosfato de cal asimilable) sazonando también la mezcla de harinas con un Va % de sal de cocina. Véase en página 265- algunas fórmulas de buenas mezclas. Raciones de producción.-—Las mezclas ele harinas cjue se preparen para gallinas ponedoras y las reproductoras deben llevar relaciones de i:4a 1:4.5 ó 1:4,6 que equilibradas con las de grano, que la llevan de 1: 7 dan la relación general standard de r: 5,5 a 1: 6, pero así como en las ponedoras cualquier verdura es buena, aun mejor es la de leguminosas y en la alimentación de los reproductores mejor es la lechuga por su abundancia en vitaminas E, Si se quiere forzar la producción de huevos, dense todos los días unos 20 gramos de avena por cabeza además de la habitual distribución de 50 gramos de la mezcla de granos. Cuando se trata de engordar a las aves, tina vez han llegado a las 10 ó 12 semanas su racionamiento ha de tener por base el maíz v la cebada en harinas gruesas mezcladas con harina de cuartas y mejor que darlas en ración continua, es darlas en amasijos esponjosos, es decir, bien escurrida el agua. Si se dispone de tubérculos, especialmente patatas, agregúense éstas cocidas al amasijo y en calidad de grano, dése sólo maíz a última hora de la tarde, pero más que como base de alimentación como variante y golosina. Sobre tal régimen las aves resultan alimentadas con relaciones amplias de 1:7 a r :g que aun pueden llegar a : :io si se quiere extremar el cebamiento, pero sólo en las últimas semanas y conduciéndolo en la forma que se precisa en los libros de Avicultura. Ración de sostenimiento. — Ésta se obtiene con cualquiera de las mezclas para ponedoras suprimiendo las fttentes de proteína tales como las harinas de carne y de pescado o recurriendo a los cocimientos de hortalizas y tubérculos de poco coste, pero en la avicultura industrial de esta ración casi no se habla porque se procura mantener a las aves en producción durante todo el año. La relación nutritiva standard en esa clase de raciones debe mantenerse en la normal de 1:5, lo cual se logra limitando el suministro de grano. Lo que cuesta producir el huevo Ahora bien: si la mezcla de los tres granos resulta a 50 pesetas los 100 kilos y a 60 las de harinas (preparándosela uno mismo), los 50 gramos de una y los 50 de la otra, que la gallina consume por día, representan un gasto diario de 5,50 céntimos, que bien puede llevarse a 5,60 céntimos por los 30 a 50 gramos de materias verdes. Actualmente, en España la gallina de granja gasta en el año, sólo en comer, unas 18 a 20 pesetas, y creemos qudg£!y esto estarán de acuerdo con nosotros la mayoría de los avicultores españoles con granja en marcha y que alimentan a sus gallinas según la técnica moderna. Si al gasto en alimentos se agrega el que corresponde a una gallina en régimen intensivo o semiintensivo por los gastos generales de la explotación (amortización del capital invertido, intereses del mismo, personal, mortalidad, embalajes y transportes, imprevistos, reparaciones, etcétera, etc.), la gallina de puesta lleva un gasto mínimo de 22 a 23 pesetas y a veces hasta de 25, pero admitámoslo en 22-23. Si las gallinas dan promedio de unos TOO huevos (dígase 8 docenas y media), la producción del huevo viene costando de 22 a 23 céntimos, o sea a razón de 2,64 a 2,76 céntimos docena, y, por lo tanto, si han de venderse al precio del huevo comercial, que no excede actualmente (1935) del promedio de 2,50 pesetas, el avicultor perdería dinero. Su salvación está en que las gallinas den, por lo menos, promedio de 120 huevos (diez docenas), que a 2,50 docena cubren gastos y aun deja algún pequeño beneficio, pero no suficiente para que se compensen los riesgos de la explotación. El avicultor que hoy en día no pueda cosechar huevos a razón de unos 120 por gallina y que no pueda venderlos a un promedio de 3 pesetas docena, que se desengañe, no puede hacer avicultura a la moderna sin perder dinero. A partirse de las diez docenas, cuando se obtienen promedios de 140 y. 150 huevos (no decimos mayores porque, por más que se pretenda, son problemáticos), ya es otra cosa, sobre todo cuando los huevos pueden venderse directamente a la clientela que logre formarse sin intervención de corredores ni de intermediarios. Para esto precisa, sin embargo, que concurran muchas circunstancias y que se trabaje a base de gallinas de raza y bien seleccionadas, manteniendo la selección en los reproductores y en las crías de año en año, base de la Avicultura siglo xx. Cuando esto no se puede lograr sólo cabe la avicultura rural o campera y la casera (a base de residuos domésticos) en la que la alimentación de la gallina no cuesta más de 11 a 12 pesetas por cabeza. Aunque abandonadas a sí mismas las gallinas no den más que unos 80 huevos en promedio, o sean unas siete docenas, como no hay otros gastos que los de la alimentación, pudiéndose vender el producto, tan sólo a 2,50 pesetas docena, siempre queda un beneficio de 5 a 6 pesetas por cabeza, y así se M UNDO A V C 0 A explica que la avicultura rural prospere, en tanto la industrial va en decadencia porque la mayoría de los profesionales no atienden a muchas cosas, viven muchas veces de ilusiones y sin practicar lo que la técnica avícola aconseja con miras al aumento de la postura y a la producción de pollería de consumo de buena calidad y en condiciones económicas. De lo que pierde la gallina al dar el huevo Sabido es que el huevo es la transformación del exceso de materia nutritiva ingerida por el ave y transformada en huevo por la secreción ovárica (yema) y las del oviducto (clara y cascara). Analizado el huevo de gallina corriente, de unos 67 gramos, sus componentes se muestran en los siguientes porcentajes: Agua................................. 65,7 Materia azoada (proteína) ............ ir.4 Materia no azoada y grasas ......... 8.9 Minerales o cenizas..................... 12,2 En los componentes de 1 kilogramo de huevos (15, de 67 gramos) el Profesor Charles Voitellier, a base de análisis de Wicke estima que van 121 "8 gramos de proteína, 93*6 de grasas, 4'4 de extractos no azoados y 6'6 de sales minerales. Las unidades nutritivas que van en el kilo de huevos, descontado el peso de la cáscara y según fórmula de Kelner, alcanzan a 34443. y dividida esta cantidad por los 15 huevos que entran en un 'kilo corresponden para cada huevo 2293 unidades nutritivas, díganse 23 en cifras redondas. Véase la operación : (121 X 094) + (93'6 X 241) -f 4'4 = 344'43 Aparte de lo que la gallina necesita para su sustento, para que, cada vez que da un huevo pueda recibir los materiales necesarios para producir otro, necesita que se le aparten 23 unidades nutritivas, que pueden estar presentes en 32 gramos de trigo o 38 de avena. Si además de la ración de grano y de harinas habituales, se le dan esos granos en las cantidades precisadas, se pone a la gallina en condiciones de dar un kilo de huevos en 15 días, o en 25, si aquellas cantidades se reducen a 19 gramos diarios de trigo o 23 de avena. Con esto aumentamos ciertamente en 2 a 3 céntimos el coste del huevo, pero logramos que en vez de 100 huevos llegue al los 140-150, o en promedio, a las 12 docenas, y como éstas, tan sólo a 2*50 representan 30 pesetas, aunque la gallina lleve gasto de 25 pesetas, podría dejar 5 de beneficio neto. En la gallina campera esas 23 unidades nutritivas se las proporciona ella misma en los insectos y gusanillos que captura. Dice el maestro Voitellier que sesenta insectos de diversas clases los llevan sobradamente, y esta cantidad la captura una gallina activa en un par de horas cuando sale hambrienta del gallinero a primera hora de la mañana. De lo que cuesta producir un kilogramo de carne de pollo Para que un pollo común y corriente llegue a pesar 1 kilo, es necesario que haya comido, y bien comido, de 12 a 16 semanas. En las razas de doble utilidad como la Catalana del Prat y la Paraíso nacionales y las Rhode Island, las Plymouth, Orpington y otras extranjeras, a los tres meses, hasta a veces exceden del kilo. En la raza Leghorn. en la Española negra de cara roja y en general en lo que bien puede llamarse gallina mediana indígena o corriente en el país, raramente llegan a tal peso antes de las 1-4-0 16 semanas. En la pollería que se cría en pleno campo nadie es capaz de precisar lo que comió para llegar a pesar el klo, porque gran parte de ello se lo procuró ella misma. Así, pues, la única manera de formular un cálculo aceptable está en el fundamentarlo en la crianza artificial teniéndose los polluelos en rigurosa clausura. Como este es el sistema de crianza, generalmente seguido en todas las granjas avícolas, sobre tal base vamos a formular el nuestro, declarando lo que experimental mente se ha comprobado en la Escuela Oficial y Superior de Avicultura ele Arenys de Mar en crianza a base de calefactores a campana y llama azul hasta las 12 semanas, y en crianzas en baterías o estanterías hasta los ro semanas. Las siguientes cifras están tomadas de los promedios resultantes en la crianza de más de cincuenta grupos de 500 polluelos cada uno, llevados a cabo en la Granja Paraíso, anexa a esta Escuela en diversas ocasiones y en distintos momentos del año. Los promedios de mortalidad resultan ser menores en los grupos criados en baterías, en los que son de 1240 %, en tanto el promedio de mortalidad en la crianza por medio de campanas a llama azul es de I7'40. La alimentación fué la adecuada a cada uno de los regímenes de crianza no dándose e/rano triturado hasta las ocho semanas. Véanse seguidamente los resultados: Crianza a base de campana y llama azul Valor dado a los 500 polluelos al salir de la incubadora............... 500'— Gastado en calefacción............ i8..j'25 Valor del alimento consumido en 12 semanas........................ Q-i5'5° Total ptas. 1.590*75 Sin contarse en esto los cuidados y el desgaste del material y habiendo salvado en promedio unos 410 polluelos, cada uno resulta costar a razón de 387 por cabeza. Crianza en batería de cinco pisos Valor de los 500 polluelos al salir de la incubadora ...... ............ 500'— Calefacción........................ i43'6o Alimento durante 10 semanas de batería ............, ............... 853'/5 Alimento durante dos semanas al aire libre y sin calor.................. 212*50 Total ptas. 1.709*85 Con ¡el promedio de mortalidad de 12*40 % y habiendo llegado a bien 458 polluelos', su coste de producción, bruto, podemos fijarlo en 3*75 pesetas por cabeza. Como puede verse, el coste bruto de producción resulta ser poco más o menos el mismo y concuerda con el que por sí mismos han comprobado numerosos avicultores con los que, desde hace tantos años, venimos cambiando impresiones. Casi puede decirse que es ya cosa sabida que al llegar a los tres meses y pesando la pollería de 800 a 1.000 gramos, criada en una forma o en otra, las piezas de tal peso no cuestan menos de 3*50 a 4 pesetas pieza. Siendo el precio corriente de esta pollería, en vivo, el de 5'so o a lo sumo el de 6 pesetas kilogramo, el beneficio bruto puede ser de 2 .a 2*50 pesetas por pieza, pero algo hay que descontar por lo eme a cada pollo corresponde en gastos generales. Cuando se trata de producir volatería de mayor peso y de clase superior, a base de alimentación de cebamiento, con harinas de maíz, de cebada y de alforfón y con mayor razón, si se amasan en leche aguada o en residuos de las industrias lácticas, a los 6 meses de nacido el pollo ha gastado de 10 a 11 pesetas, y si tuviese que venderse aunque fuera a 6 pesera^' kilo, no saldría a cuenta. Esas piezas no pueden ni deben producirse en España como no sea con miras a su venta en las Navidades y fin de año y a base de poderlas colocar a mayores precios, lo cual no es difícil si a su debido tiempo los pollos se convirtieron en capones. Observación general. — El coste de producción es, pues, algo que el avicultor ha de tener siempre en cuenta, porque a menos de hacer avicultura de selección y de raza, cuando se practica con miras puramente de producir huevos y pollería de consumo, hay que tener presente que los precios se regulan por la producción rural que se obtiene a bajo coste y por las importaciones, y por lo tanto el granjero no puede imponer el precio, como no sea produciendo en muy reducida escala y a base de una buena clientela que por su inteligencia y su buen servicio haya logrado formarse. Factores de orden práctico Acertada elección de los alimentos según los casos Apoyándonos en lo que la técnica avícola ordena y teniendo en cuenta la relación nutritiva, la digestibilidad y el porcentaje de unidades nutritivas que aportan ese gran número de substancias vegetales, y algunas de origen animal, que el avicultor español tiene a su alcance por encontrarse en casi.todos los comercios de granos y de piensos del país, veamos cuáles son los que pueden señalarse, no sólo como buenos, sí que también como necesarios en muchos casos. Entre los granos. — Para constituir una buena mezcla, los mejores son el maíz, el tri?o y la avena, pudiendo mezclarse en partes iguales para emplearlos en uso general y si se quiere con tendencia engordante poniendo menos avena que maiz y trigo. Si se quiere que la mezcla actúe más sobre la postura, poniendo' una parte de avena por inedia de maíz y media de trigo. A las polladas en crecimiento, déseles con dos partes de maíz, dos de trigo y una de avena y siempre triturados los tres granos. La cebada, aunque engordante, también se da mucho a las gallinas, pero no es recompn-dable para las ponedoras, además de tener el defecto de que, si se emplea como substitutivo del maíz rojo, la yema de los huevos aparece MUNDO A V I C 0 L A pálida o descolorida. Además de esto debe tenerse en cuenta que, por razón de llevar menos porcentaje ele unidades nutritivas que el maíz, si éste se substituye del todo por la cebada hay que aumentar la ración 'en un 15 % dándose, en vez de 50 gramos de maíz, de 5" a 58 de cebada. Con el objeto de compensarse la falta del maíz rojo, en lo que afecta a la coloración bien anaranjada de la yema de los huevos, agrédese a la mezcla un 1 % de pimentón dulce en polvo. ■El trigo sarraceno (alforfón) es muy engordante y sólo puede emplearse para el cebamiento, teniendo la virtud de blanquear y afinar las carnes. El arroz, del que tanto se abusa en la alimentación de los polluelos, es desastroso para su salud, pues descortezado, carece en absoluto de vitamina B y acarrea la avitaminosis. Las escasas vitaminas del arroz están en su celulosa (cascarilla) y ésta las aves no la apetecen. El mijo y elJ panizo son más recomendables como granos variantes o como golosinas que como base de alimentación, aunque se asegura que el panizo de Daimiel activa la postura. Los cañamones son excitantes del vigor sexual, pero sólo pueden darse en pequeñas dosis y en los meses de reproducción. La simiente de lino es recomendable en tiempo de muda, pero también en pequeñas elosis y máximas de 5 % en las harinas secas. Como fuentes de proteína vegetal son recomendables los haboncillos, habas trituradas, los altramuces, los guisantes secos, la harina de soya, de nmcho uso para rebajar las relaciones nutritivas en las mezclas que resulten llevarlas demasiado amplias. En harina, cuak|uiera ele estos granos puede entrar en las mezclas secas en dosis de 5 %. Entre lo

Artículo publicado en SELECCIONES AVICOLAS Nº000, sección de Archivo Historico

AñoXIV.Num. 164 Agosto 1935 GRABADO EN PORTADA: UN EXCELENTE MODELO DE CASA DE CRIANZA, DE URALITA, UTIL1ZABLE LUEGO COMO DEPARTAMENTO DE RECRIA. DEL PROXIMO Y VI CONGRESO MUNDIAL DE AVICULTURA: NOTICIAS..................170 LOS TRABAJOS DE SELECCION DE LA GALLINA CASTELLANA NEGRA LLEVADOS A CABO POR DON ENRIQUE P. DE VILLAAMIL (GLOSA DE S. CASTELLO) ....... 172 EL PICAJE Y EL CANIBALISMO, por E. C. de P........ . 176 LAS GALLINAS CON ESPOLON............ . 179 PARA LA DISTINCION DEL SEXO EN LOS POLLUELOS AL NACER...................181 SOBRE LA PRODUCCION DE POLLERIA TIERNA DE CONSUMO EN ESTANTERIAS O BATERIAS........: . 185 PARA EL MEJORAMIENTO DE LAS RAZAS........185 MEDIOS PARA APRECIAR LA FRESCURA DEL HUEVO Y SUS ALTERACIONES...............186 MANERA DE QUE LAS MUESTRAS DE SANGRE LLEGUEN BIEN A LOS LABORATORIOS, PARA EL SERODIAGNOST1CO, por el Dr. Véritas.........•......189 LOS HUEVOS CON SANGRE......,.......i9I TRATAMIENTO DE LA GALLINAZA........... 192 MUNDO AVÍCOLA es Revista mensual ilustrada de información y cultura avícola, continuación de «La Avicultura Práctica>, que comenzó a publicarse en 1897, y por lo tanto, es la más antigua de cuantas en su especialidad ven la luz en lengua castellana. La publica la Escuela Oficial y Superior Española de Avicultura de Arenys de Mar (Barcelona), bajo la Dirección del Profesor Salvador Castelló. — Es portavoz del progreso avícola moderno y eco, en lengua castellana, de los trabajos y actividades de la Asociación Mundial de Avicultura Científica, iniciadora y mantenedora de los Congresos Mundiales de Avicultura.—Suscripción anual: Para España y Américas 10 pesetas, y 12 para otros países. 170 MUNDO ICOL Del próximo VI Congreso y Exposiciones Mundiales de Avicultura 24 julio al 2 agosto 1936 Llegan a nosotros frecuentes noticias de los preparativos que se hacen en Alemania para que el VI Congreso y Exposición Mundiales de Avicultura sea tan esplendoroso como los cinco ya celebrados, y todo permite creer que fácil ha de ser lograrlo, no sólo por los grandes elementos de cooperación con los que se cuenta, sí que también por el respetable número de países que han aceptado ya la invitación del Gobierno del Reich. En cuanto a la sede del Congreso y de la Exposición, el desgraciado incendio de gran parte de los edificios de Berlín, en los que debía celebrarse la Exposición y la carencia de otros locales apropiados en la capital, han obligado al Gobierno, de acuerdo con la Asociación Mundial de Avicultura Científica, a resolver que se celebraran en Leipzig. Han contestado ya y ofrecido su concurrencia los siguientes países: De Europa: Inglaterra, Estonia, Noruega, Suecia, Hungría, Suiza, Italia, Holanda, Checoeslovaquia y España. De America: Canadá, Estados Unidos Norteamericanos, Argentina v Ecuador. De Asia: China. De Africa: Rhodesia del Sur. De Oceauia: Australia. Por el Ministerio de Agricultura ha sido ya nombrado el Comité Nacional Español del que formarán parte el Jefe de la Sección de Ganadería, el Director del Instituto de Biología Animal, los Presidentes de la Asociación General de Avicultores (Federación Avícola Española) y de la Asociación Nacional de Cuniculi-cultores, y el Inspector General Jefe de la Sección de Fomento Pecuario, los cuales constituirán, cuando el Congreso, la Delegación Oficial de España, a la que se agregará nuestro Director, Vicepresidente y Delegado en España de la Asociación Mundial de Avicultura'Científica, iniciadora del Congreso, y del Comité Ejecutivo de Berlín, a quien desde este momento pueden dirigirse cuantas personas proyecten inscribirse como congresistas. Conviene recordar que a la terminación del Congreso tendrá lugar un viaje oficial por territorio alemán en el que recorriéndose las principales ciudades de Alemania y disfrutándose de las bellezas naturales que ofrecerá la navegación del famoso y legendario Rhin, podrán visitarse los grandes centros de producción avícola y conejil, así como lo que de más saliente tiene Alemania en los ramos de Zootecnia y de Veterinaria. Del Canadá se han recibido noticias que dan como segura la concurrencia al Congreso de unos iOO canadienses, a los que les representa recorridos de 6,ooo a io.ooo kilómetros, y un viaje de duración de diez a doce días, sólo para llegar a Berlín. La circunstancia de clausurarse el Congreso la víspera de la inauguración de los Juegos Olímpicos, permitirá a los Congresistas la asistencia a esas famosas manifestaciones del deporte universal, en las que gozarán de un billete de entrada, o pase, que se les facilitará en el momento de personarse en Berlín. Los Congresistas gozarán dé una rebaja de 6o por ioo en las tarifas ferroviarias alemanas y en el viaje post-congreso tendrán ocasión no sólo de visitar los principales lugares del país y de admirar sus bellezas naturales, sí que también de apreciar cuanto afecta a la Avicultura alemana, cuya importancia pone de manifiesto el gráfico estadístico que se intercala. Como puede verse, el valor de las aves de corral y de sus productos en un año, así en huevos como en pollería de consumo, se elevan actualmente en Alemania a unos 650 millones de marcos (cerca de 1.950 millones de pesetas, en tanto la industria del automóvil queda en 480 millones de marcos, la del hierro en 315 y la del carbón de piedra, en 300. Según tales datos, que emanan de estadísticas oficiales, la Avicultura en Alemania supera en 170 millones de marcos a la industria del automóvil; en 335 millones a la del carbón y en 300 millones a la del hierro. Los lectores de Mundo Avícola conocen ya MUNDO A V I C O h A PREPONDERANCIA DE LA AVICULTURA EN ALEMANIA clip 171^% Gráfico demostrativo de la producción avícola (d), eu millones de R. M., comparada con la de las industrias del automóvil (c), de la producción de carbón (b) y con la de las industrias del hierro (a). las bases del Programa y del .Reglamento del Congreso y de la Exposición Mundiales de Avicultura de Berlín por haberla publicado ya, casi íntegramente, en nuestro número de febrero del presente año, pero los que tengan interés en conocer la edición completa española pueden dirigirse desde este momento a nuestro director, que se lo enviará gratuitamente. La celebración del Congreso y de la Exposición en los terrenos de la famosa Feria de Leipzig no ha de menguar en lo más mínimo la importancia de aquéllos y, en cambio, beneficiará a los congresistas en muchos conceptos, entre los cuales, no es de poca importancia el menor precio de los alojamientos durante los días 24 julio al 2 de agosto. La corta distancia que separa Leipzig de Berlín, permitirá a los congresistas ir fácilmente a la capital, y desde luego serán huéspedes de honor del Gobierno del Reich que, en uno de los días del Congreso les llevará a Berlín en tren especial con todos los gastos de estancia y visita del la ciudad a cargo del Comité del Congreso y de la Exposición, siendo además obsequiados por el Ministro de Agricultura con un lunch. Al celebrarse la inauguración de los Juegos Olímpicos de Berlín, coincidiendo con la clau- sura del Congreso, los que lo deseen podrán asistir a dicho acto si se hallan en posesión de localidades, cuyos precios están ya fijados en 15, 10 y 6 R. M., según sean de 1.a, de 2." ó de .3." clase. También podrán asistir a la Gran Función de Gala que tendrá lugar en el Gran Teatro de Berlín la noche de la inauguración de las Olimpiadas, cuyas localidades se les expenderán a los precios de 6*, de 4 y de 2 R. M. según la categoría que se desee. El Comité ejecutivo del Congreso cuidará de retenerles las localidades una vez haya recibido la hoja de inscripción como congresistas. A los que se sientan dispuestos a ir a Alemania con motivo del Congreso, les recomendamos especialmente lo que se refiere al viaje de recreo y económico en magnifico autocar de turismo que organiza Mundo Avícola en obsequio a sus suscriptores, cuyo precio máximo se ha fijado ya en unas 1.650 pesetas, con alojamiento en hoteles de primera categoría, recorrido por las principales ciudades de Alemania y duración de unos veintiocho días. Dicho viaje, a cargo de la "International Express", de Barcelona, comenzará el 15 de julio para terminar el 1 r de agosto. Los trabajos de selección de la gallina castellana negra QUE LLEVA A CABO DON ENRIQUE P. DE VILLAAMIL, ÜJRECTOR DEL GALLINERO DE LA ASOCIACION GENERAL DE GANADEROS DE ESPAÑA Trio de Castellanas negras, del gallineio de la Asociación Geneial de Ganaderos de España (selección de Villaamil), que figuraron en la Exposición Mundial de Avicultura de Roma en 193í. Los avicultores españoles saben muy bien que la Asociación General de Ganaderos de España montó y sostiene en su Parque de Exposiciones y Concursos de la Casa de Campo de Madrid un gallinero modelo, cuya Dirección se confió al que fué Presidente de su, Sección de Avicultura, don Enrique P. de Villaamil. Saben también los que están al tanto del movimiento avícola, en el país, quien es el Ingeniero y avicultor Sr. de Villaamil, y lo que en. los últimos veinte años este señor ha trabajado, siempre ad honorem y llevado simplemente por su amor al estudio y al progreso avícola, pues don Enrique desempeña la misión que le fué confiada, sin sueldo ni gratificación. Si en tales condiciones se viene trabajando durante tantos años, quien tal hace, es un benemérito, y así ha debido reconocerlo la Asociación General de Avicultores de España al conferirle el Título de Socio de Honor. Cuando se estableció el gallinero experimental y de selección de la Casa de Campo, hubo que poblarlo y la Asociación General de Ganaderos, con muy buen acierto, eligió la raza Española negra de cara roja en su variedad Castellana, tal como se encuentra en los cortijos de la meseta central de España. Se trataba, pues, de una gallina sin selección con la que se iba a emprender la delicada labor de reconstituir su tipo y elevarla a la categoría de ave de Standard o de Patrón bien definido y al mismo tiempo de verse hasta qué punto era posible incluirla entre las razas recomendables por su postura, en ■xuanto al número de huevos, pues en cuanto a la calidad de éstos, por su tamaño y peso, sabido era ya que ninguna raza de las más famosas los da tan grandes y pesados como esa gallina negra de cara roja española, tronco originario de la que en el mundo avícola se conoce y se celebra bajo los nombres de Minorca, Minorque y, para nosotros, Menorquina o Balear. Como se trataba de trabajar sobre gallinas indígenas, se pobló el. gallinero con aves recogidas en pleno campo y en algún gallinero que aseguraba tener esas Castellanas puras, pero, como era de esperar, la mayoría tenían defectos en sus formas generales o parciales y en su M UNDO COLA coloración, cuando no las había con matices pardos o rojizos o con algunas plumas blancas. Esto dió lugar a un trabajo de selección que don Enrique P. de Villaamil llevó a cabo con el mayor acierto e interés, al punto de que. en 1928, al celebrarse una Asamblea Nacional de Avicultores en la Casa de Campo, pudo ya definir las características deseables en la raza, quedando decretado su Standard, que es el que hoy rige para las Castellanas en nuestras exposiciones de Avicultura. Como es sabido, ese Patrón tiene por bases principales la gallardía en las formas, la cresta sencilla, derecha, bien aserrada, con cinco o seis dientes, orej illas blancas, cara roja, tarsos negruzcos y, sobre todo, el color negro-cuervo, es decir, sin los reflejos verde metálicos que adornan a las Menorquinas y a las gallinas negras de la mayoría de la's Granjas, hijas de las clel país y de gallos puros Meuorcas traídos de Francia o de Inglaterra o llevando sangre de éstos. Villaamil condujo la selección de las gallinas de la Casa de Campo a base de lograr la fijación de ese tipo, pero como no se trataba sólo de mejorar esa gallina en lo morfológico, sino que se tendía también a lograrlo en cuanto a lo fisiológico, esto es, a su sanidad y al au-njento de su producción huevera, se ha venido trabajando asidua y simultáneamente en ambos sentidos hasta lograrse lo que don Enrique P. de Villaamil nos ha dicho en una serie de artículos que han visto la luz en La Industria Pecuaria números 1.205, T-2o6 y 1.207 correspondientes a los meses de julio y agosto últimos. No los reproduciremos íntegros por su extensión, pero sí glosaremos su contenido y lo resumiremos con el mayor gusto, para que del mismo tengan conocimiento nuestros lectores y puedan apreciar por sí mismos lo que: a la Asociación General de Ganaderos, y en especial al señor de Villaamil, debe la avicultura española. Villaamil, como todos los que han estudiado y saben de avicultura a la moderna, es un fiel devoto de las doctrinas de Oscar Smart sobre la herencia de la fecundidad, y por lo tanto, a las mismas se atuvo en sus trabajos, logrando comprobar las verdades de aquéllas. Bases de¡ la selección fisiológica En el primero de sus artículos recuerda dichas doctrinas, señalando cómo gallinas L. 2 aquellas que en los doce meses siguientes a la postura del primer huevo, dan por lo menos^*» 140 y de éstos más de 31 de octubre a enero. Se dan como L. 1 aquellas que, dando en igual período de 80 a 210, dan hasta un máximo de 30 en otoño e invierno, teniéndose por gallinas L. cero las que nn llegan a dar más de 80 y de éstos ni uno en puesta otoñal e invernal. A propósito de la puesta invernal, el autor refresca la memoria de los que ya algo saben de las doctrinas Smartianas, llamando su atención sobre los diversos grados en que aquélla se presenta en las gallinas L. 2, grados que van corriendo desde el de 31,huevos hasta el de 80 o más entre la postura del primer huevo en pollas primaverales, hasta fines de enero. Señala Villaamil como superiores, en las gallinas, los grados 20 (280 o más huevos y de estos más de 80 invernales) y 40 (230 a 280 huevos en el año y de éstos 5° f 80 invernales. Para los gallos, dichos grados son el io y 3 de machos, que corresponden a los grados 2° y 40 de sus madres. Recordado todo esto, Villaamil entra ya en materia. Organización de los gallineros Explica el autor, cómo concibió su trabajo con, el objeto de ver si entre aquellas gallinas del montón que se le confiaban, se descubrían algunas buenas ponedoras y no hay para qué decir que, desde el primer año en que huí jo pollitas de primera puesta,'je vino llevando el registro de la postura con todo rigor y precisión. Cuando tuvo suficiente número de ponedoras buenas unas y regulares las otras, empezó la parte seria del trabajo estableciendo las tres clases de gallineros siguientes: Gallineros de línea Ya en 1933j34 fueron cuatro, que tituló "de línea", porque fiaba en la calidad bien comprobada de sus pobladores para obtener la buena descendencia que ansiaba lograr. En esos cuatro gallineros se albergaban en junto 22 gallinas, todas ellas L. 2, comprobadas como tales por el registro de su postura en el primer año. Esas gallinas, algunas en segundo año y otras en tercero, aun mantuvieron en conjunto la buena postura, dando en el año 3,206 huevos. Esto representa un promedio de 174 MUNDO A V O 145'/ huevos por gallina con promedio de 33'6S de puesta invernal. Los cuatro gallos dados a esas gallinas eran todos L. 2 comprobados, es decir; hijos de gallinas L. 2, seguras, por el registro de su postura de primer año y seguros también ellos, por haber dado ya descendencia de la misma1 categoría. Esto logró, y la explotación de esos cuatro grupos de reproductores fué la base para la obtención de una descendencia mejorada y productiva, que es a io que tiende el gallinero social de la Casa de Campo. Entre esas 22 gallinas (de las que fallecieron 5), hubo que, en puesta de tercer año aún dieron más de 140 huevos y en puesta de segundo año, dieron más de 160, lo cual probaba que entre las que a priori se tuvieron como gallinas del montón, las había, hasta superiores. Gallineros de comprobación Bajo este nombre también en 1933-34 Villaamil formó otros cuatro gallineros a base de 12 gallinas que en su primer año de postura se revelaron como L. 2 o como L. 1, dándoles gallos hermanos de los L. 2 comprobados, pero no comprobados ellos. De esos cuatro gallineros cosechó 1,100 huevos con puesta media de 100 huevos por ave; de éstos, 28'54 en puesta invernal. Gallineros "H-H" Esos fueron ocho parques de reproductores establecidos también en 1933-34 C011 pollas que se revelaron como L. 1 ó como L. o, dándoseles gallos hermanos de los comprobados L. 2, pero aun no comprobados ellos mismos, y desde luego no hermanos de las gallinas que se les asignaron. De estos gallineros se cosecharon, sobre 27 gallinas que los poblaban, de las cuales una no dió ni un huevo, 1.831 huevos con el bajo promedio de 7°>4 huevos por gallina. De ellas, sólo 8 que eran L. 1, dieron 5,1 huevos por cabeza en invierno y en junto, promedio de 94.' Estudio comparativo A base de esas tres clases de gallineros Villaamil, en el informe que ha rendido a la Asociación General de Ganaderos y que ésta ha publicado en forma de artículos en La Ind$&■•, tria Pecuaria, formula el siguiente estudio comparativo : Gallinero de línea. — Todas las gallinas fueron L. 2, dando promedio de huevos en segundo y tercer año de puesta. Gallinero de comprobación. — De las 12 gallinas murió una, y de las vivientes, 6 se revelaron como L. r, con puesta invernal de 26 huevos, en promedies, y 5 fueron L. 2, con promedio de puesta invernal de 31 por cabeza. El promedio de puesta fué de 100 huevos. Gallinera H-H.— De las 26 gallinas que los poblaron hubo gallinas L. 1 y gallinas L. o con promedio sólo de 7ó;4, por lo cual Villaamil dice ser gallinas del montón. De haber estado reunidas las gallinas que se tuvieron separadas en los gallineros de línea, en los de comprobación y en los H-H, dice Villaamil que hubiera resultado gallinero con gallinas buenas y con gallinas malas, con promedio de puesta comprobada al año, de 105,74 huevos por cabeza, en tanto, las que estuvieron en los gallineros de línea lo hubieran dado de 145.7 y> P°r lo tanto, en conjunto, se hubieran; perdido 39,74 huevos por cabeza. Multiplicando esta cifra por el número de aves de que conste el gallinero de mezcla que se tenga, dice Villaamil que fácil es ver, la pérdida que se experimenta por no seleccionar. Aún profundiza más Villaamil y dice que, si con las 22 gallinas de los gallineros de línea se cosecharon 3.206 huevos y en los de comprobación y H-H juntos, con .sus 37 gallinas no se cosecharon más que 2.931, cabe preguntar, ¿cuántas gallinas tendrían que haberse tenido en los de comprobación y H-H para cosecharse los 3.206 recogidos en los de línea. El caso lo resuelve por la fórmula: 37 aves 3206 = 40,8 aves De esto se deduce que, si para obtener los huevos que dieron 22 gallinas seleccionadas, se necesitan 40,8 sin seleccionar, pronto se vería el gasto que ciarían esas) 18,8 gallinas de más, y ello da la pérdida que se sufriría por no seleccionar. Advierte Villaamil que, por tratarse de seres vivos, los resultados de todo cálculo no pueden ser matemáticos, pues aquéllos están sujetos a variaciones por diversas influencias, pero de algo valen los cálculos, aunque no se fundamenten en valores fijos. M UNDO V 0 L Observaciones y conclusiones de Villaamil En primer lugar, y ya en el primero de sus artículos, como fruto de su propia experiencia, que concuerda con las doctrinas de Smart, sienta las siguientes conclusiones: 1. " Que no deben aparearse más que aves L. 2 bien comprobadas. 2. " Que las hembras, y siempre que se pueda, deben ser L. 2, pero de los grados 2.° y 4.0 3. a Que los machos, siempre L. 2, pero en grado i.° y 2.° (hijos de gallinas L. 2 en grados 2.° y 4.0). 4. " Que toda gallina que resulte ser L. 2 pero de los grados 6.° y 8.°, correspondiendo a puestas invernales de 40 a 49 huevos y 31 a 39, respectivamente, no deben ser empleadas como reproductoras, vendiéndose lo mejor que se pueda como gallinas L. 2, con lo cual no se engaña a nadie, y aun puede salir beneficiado el comprador con alguna "progresión" que pueda presentarse en los hijos del ave. y que el avicultor seleccionador no puede esperar por no perder tiempo. Este caso se presenta al seleccionador en sus principios, no debiendo venderse las hembras L. 2 comprobadas, aunque sean de los grados 6," y 8°, hasta tener número suficiente de hembras L. 2 de los grados 2.° y 4.0, que cubran sus necesidades. Esta 4.a conclusión la deriva Villaamil de su profundo estudio del libro de Oscar Smart y de la herencia de la puesta invernal en sus diversos grados, pues éstos los determina un factor genético fijo, en tanto el que determina el número de huevos en el primer año, es varia-hle o fluctuante, dentro siempre de la categoría ya buena a que pertenece la gallina. Agrega Villaamil, que a la "progresión" es a lo que debe estar siempre atento el avicultor, pues de ella depende el que la puesta media del grupo vaya en aumento constante. Villaamil no fía en las gallinas fenómeno que dan una extraordinaria postura y de las que, dice, que sólo puede servirse al avicultor como reclamo de su granja, pero cuando su puesta invernal alcanza alto grado, esto si las valora y por ellas puede pagarse lo que se pida. Datos prácticos) Bajo este epígrafe el Sr. Villaamil pone fin a sus escritos formulando el plan que, a su juicio, debe seguirse en el manejo o gobierno del gallinero de la Casa de Campo y puntualiza lo siguiente: Textos de Villaamil La "Castellana negra", por término medio, tarda 188 días en romper la puesta, o sean seis meses y medio (más o menos); por lo tanto, debe nacer de fin febrero a segunda quincena de marzo, no más tarde del 22, para que empiece a poner el i.° de octubre del año de su nacimiento. Para que esto ocurra procúrese por todos los medios que el peso de la polla vaya progresivamente aumentando desde su nacimiento hasta llegar al de 1 kilogramo 600 grs. a primeros de octubre. Ese es el peso medio que debe tener la Castellana negra al romper la puesta. Si en r.° de octubre no tiene ese peso, nc pondrá, y si llega a poner, tendrá pausa invernal en los meses de noviembre, diciembre y enero, por debilidad, y hasta que consiga su peso no volverá a poner. Si en octubre no llegara al peso, procúrese que no empiece a poner hasta que lo adquiera, pues con la puesta se debilitaría y no podría mantenerla intensivamente. ;jí if. 2fC Siendo la capacidad de los gallineros de la Casa de Campo para unas 100 "ponedoras", y habiendo seis, el total de gallinas "ponedoras" a que puede aspirarse es el de 600, y hasta que se tengan los gallineros bien poblados no debe venderse ninguna de las aves que se vayan obteniendo y que cumplan las condiciones de selección estudiadas en el artículo. Tampoco se venderá ninguno de los huevos que puedan ser dedicados a la incubación, pues hasta llegar al límite indicado, todos hacen falta. Hasta que las cifras de puesta total (en este caso) no estén bien comprobadas, en dos o tres años, en abuelas, madres e hijas, no se llevará a "Concurso de puesta" ningún ave, porque sólo convienen para esto, aves en las que todos estos detalles estén bien comprobados. De no ser así se demuestra desconocimiento de los métodos de selección y es hacer un mal papel, que desprestigia y echa por tierra el trabajo de muchos años. Hasta que el factor blanco determinante de la aparición de alguna pluma de este color haya desaparecido por completo en dos o tres emparejadas sucesivas, tampoco deberán ser presentadas aves en las "Exposiciones de razas", 176 MUNDO A V COL pues hasta tanto que no se atienda a este requisito, serán gallinas que pondrán más que las corrientes y que darán huevos gordos, pero no tendrán el tipo de la gallina "Castellana primitiva", que es lo que, con los medios actuales de que se dispone, se está tratando de establecer. Aquí, el glosador del interesante y útil trabajo de don Enrique P. de Villaamil pone ya su punto final, pues cuantas consideraciones pudiese hacer en elogio, bien se las formularán por sí mismos nuestros lectores. Diremos únicamente que, si todos los que* dicen seleccionar lo hiciesen con la pulcritud, la constancia y la inteligencia con que lo viene haciendo el activo Director de los gallineros de la Asociación General de Ganaderos de España, pronto se verían los progresos de nuestras razas de gallinas nacionales, que, debidamente mejoradas y con la ventaja de dar huevos de mejor calidad, bien pueden llegar a ser tan buenas, si no mejores, que las más. rcDiitadas extranjeras. Por la glosa, Salvador Casteli.ó EL PICAJE Y EL CANIBALISMO Bajo el nombre de picaje, los avicultores conocen, por su desgracia, el vicio, la mala costumbre o la depravación que padecen algunas gallinas que picoteando en el plumaje de sus compañeras les van arrancando las plumas hasta dejarlas casi desnudas. Cuando, no contentándose con el arranque de las plumas, llegan a picotear en la piel o en ciertas regiones del cuerpo destruyendo tejidos o produciendo mayores daños, ya no es simple picaje, sino canibalismo. Ambas cosas son malas, y aunque debidas en realidad a causas distintas, cuando el picaje o el canibalismo se posesionan de un gallinero o de un grupo de polluelos en crianza causan graves perjuicios al avicultor. El profesor norteamericano D. C. Kennard, ocupándose de esos dos males, señala como causas de los mismos las siguientes: i;" La clausura y la tenencia de demasiadas aves en espacio muy reducido. 2. a En los polluelos, el exceso de calor en las criadoras. 3. a El exceso de luz en los departamentos de crianza. 4. " La falta de cuidado en el manejo de las polladas. 5. a El que las aves pasen hambre, o el que reciban una alimentación insuficiente. .6." El que no se retiren prontamente de las criadoras n de los gallineros las aves que tenga,)} alguna herida, o las que mueran. Con respecto a la causa 1.a, recordaremos que es cosa sabida que, donde las gallinas gozan de libertad no hay nunca picaje y mucho menos canibalismo; en cambio, donde se las tiene en rigurosa clausura, y sobre todo en reducido espacio, el picaje suele iniciarse por aburrimiento; por no saber en qué entretenerse. Empieza una gallina, como jugueteando, a picar a su vecina. Al arrancarle una pluma halla en su tubo o cañón la partícula de grasa da la piel que queda en aquél, y le toma gusto, arrancando otra. A ejemplo de ella pican también las otras, con la particularidad de que la gallina picada lo soporta y no pica a la que le picó; pero a su vez elige víctima y picotea a otra. Así, como reguero de pólvora, el picaje va contagiándose y generalizándose en el gallinero. Aun cuando los polluelos no están libres de contraer el picaje, éste es más bien peculiar de las polladas ya crecidas o de las aves adultas. En los polluelos es más frecuente el canibalismo. En todos los libros modernos de Avicultura se señalan como buena superficie, la de 10 metros cuadrados por gallina adulta, lo cual da una hectárea para 1.000 gallinas, puüiendo reducirse esa superficie a 5 metros cuadrados por cabeza, cuando se dispone de doble parque, es decir, cuando pueden tenerse las aves unas semanas en un parque y luego en otro. Con esto se evita que, la vegetación natural se agote, lo cual, proporciona distracción y actividades a las aves, no dándose lugar a que se aburran. En polladas en crecimiento, un metro cuadrado es bastante para tres cabezas, y si se trata de polluelos, el parquecito o espacio a que tengan salida debería tener una superficie que M UNDO V I C 0 L A resultare ser de 15 a- 2S centímetros cuadrados por polluelo, en tanto no tienen más de dos meses. En lo que afecta al exceso de calor en las criadoras, el picaje o el canibalismo puede tener su origen en la molestia que sienten los polluelos, como lo origina también el exceso de luz. En casas criadoras en las que sólo se permita que las bañe el sol a ratos y que haya posibilidad de obscurecer su interior, es raro que contraigan tales vicios. Cuando los polluelos se tienen en estanterías o balerías y en plena luz solar, el canibalismo es cosa corriente, y éste es'uno de los defectos que se han señalado siempre en este modernísimo sistema de crianza. De ahí que en los departamentos de baterías se mantenga el local bajo la influencia de luz rojiza o azulada, teniéndose que compensar la ausencia de los rayos ultravioletas de la luz solar, con el suministro de vitaminas D substitutivas de aquéllos en el metabolismo del ave, recurriéndose a las que van en abundancia en el aceite de hígado de bacalao. La irregularidad en el suministro de 1as comidas, tanto a los polluelos como a las gallinas adultas, las pone impacientes y nerviosas, y copio efecto de ello el picaje puede iniciarse, como puede ocurrir por las incomodidades que ocasionan a las aves los parásitos y la suciedad del piso sobre el cual caminan. No hay para qué decir si puede motivar vicios tan perversos el que los animales pasen hambre, tanto si ello es por escas'earles la comida, como si, por economía mal entendida, se le? dan alimentos poco nutritivos. La escasez de proteínas en los alimentos, inducen al animal a procurárselas, y así es como, instintivamente, las busca en la materia orgánica de las plumas, en las partículas de grasa y hasta en la gotita de sangre que frecuentemente mana de la piel al arrancarse la pluma. Cuando mana sangre de una herida el canibalismo es inmediato. Un polluelo o un ave adulta con herida en el pie, en la cabeza o en cualquier parte del cuerpo, atrae inmediatamente a las que están con ellos, que, a veces, abren brecha y llegan a matar al paciente. Si la brecha se abre en el vientre o pone al descubierto algún órgano interno, en pocos momentos se devoran. Desde que tanto se ha predicado la higiene y la limpieza en los gallineros, la buena alimentación a base de substancias proteicas de origen animal, como las harinas de carne y de pescado; desde que se han indicado como n&$^ cesarios el mucho espacio y la buena ventilación de los locales, y sobre todo, desde que impera el régimen de alimentación o racionamiento continuo, teniéndose el grano o la mezcla de harinas en comederos-tolva, y siempre al alcance así de los polluelos como de las polladas en crecimiento y de las aves adultas, mucho ha disminuido el picaje }r más todavía el canibalismo, hablándose menos de estos males, pero su peligro subsiste cuando tales cosas se descuidan. Cuando el picaje o el canibalismo se han iniciado, se impone el inmediato secuestro de los individuos viciados a los que puede intentarse la curación dándoles libertad en pleno campo. Hay que retirar también todos los individuos picados para atender a sus heridas, previo lavado con agua oxigenada y aplicándoles después un poco de alquitrán, que al mismo tiempo que cicatriza, desinfecta. Téngase siempre verdura fresca al alcance de las polladas y de las gallinas, pues picoteando en ella se distraen del vicio, caso de iniciárseles. La alfalfa, el trébol o la hierba de prado son los forrajes mejor indicados. Con ellos se forman manojos que se tienen colgados a una altura prudencial hasta que puedan alcanzarse, pero dando pequeños saltos, con lo que se tiene a las aves en continuo ejercicio. Un notable caso de canibalismo El canibalismo suele cebarse en los pies o dedos de los polluelos y en las picadas en el ano, llegándose a producir herida profunda y mortal. Kennard describe los siguientes casos por él presenciados: Uno de ellos ocurrió en gallinero de Leghorns blancas donde estaban alojadas 44 gallinas. Un día amaneció una gallina casi muerta por haber sido picada en el ano. Retirada la gallina, a las dos horas se notó un extraordinario movimiento en las gallinas, de las cuales algunas picoteaban en el ano de otras, y tres de éstas sangraban ya. Retiradas las que pudo observarse que picoteaban, así como las heridas, a las que se les aplicó pomada de alquitrán de pino, se conjuró momentáneamente el peligro. A las ya atacadas de canibalismo se les cortó la punta del pico en la mandíbula superior y se las volvió al gallinero, pero como no podían ya hacer 178 MUNDO V O la prensión de la pluma ni de la piel quedaron inofensivas. De no haberse acudido a tiempo, el desastre era inevitable. E) segundo caso se presentó en un gallinero de 38 gallinas, también Leghorn blancas. Súbitamente, vióse a una gallina picando en el plumaje de las otras, se la retiró, se le cortó el pico como en el otro caso, y se la volvió' al gallinero donde todo pareció quedar tranquila. Un mes después, apareció, un día, una gallina con el ano picado y destripado, al punto de sa-lírsele el oviducto, y estando la gallina para morir. A las tres horas había ya otras tres gallinas picadas en el ano y en condiciones de morir, y de las 38 gallinas. 17 sangraban del ano por efecto del canibalismo desarrollado en todas las aves por la vista de la sangre y atraídas por ella. En este segundo caso pudo pensarse en que, a la gallina que primero se destripó, debió sa-lírsele el oviducto, como suele ocurrir a muchas ponedoras, presentándose el caso bien conocido con el nombre de prolapso del oviducto, de suerte que bien pudo ser que fuera la presencia de égte al exterior lo que excitara a las gallinas. Aunque retirada la gallina, producida ya la excitación, empezó la furia del canibalismo en todas, lo cual demuestra que muchas veces el canibalismo no obedece a un vicio, sino a una excitación que puede producirse por un caso fortuito de prolapso o de herida. Kennard dice en uno de sus últimos escritos que, a veces, el picaje o el canibalismo se ha presentado en pollitas que se han tenido libres en pleno campo hasta que llega el momento de dar huevos y que luego se han encerrado en gallinero. Para evitar que esto ocurra, dice que son .muchos los que, antes de clausurarlas, les cortan el pico en su mandíbula superior, con lo cual quedan impedidas de picotear en las plumas y hasta de hacer la pren- sión de los granos, pero éstos se les dan molidos y comen bien de la mezcla de harinas, y beben bien. Como, si bien el pico les vuelve a crecer, tardando tres meses en tenerlo al nivel de antes, cuando esto ocurre ya están acostumbradas a la clausura y ya pasó el peligro. El picaje y el canibalismo suelen presentarse generalmente en primavera, y es precisamente cuando se manifiesta en esta estación, cuando más lo produce la presencia de algún caso de prolapso espontáneo del oviducto en gallinas que han dado gran postura. A veces puede también motivar el prolapso la puesta de huevos de gran diámetro, para cuya expulsión la gallina ha de realizar esfuerzos que dan lugar a dicho prolapso. Keimard aconseja que en abril y mayo no se alimente tan fuertemente a las pollonas que llevan ya seis u ocho meses dando huevos, porque no importa que pongan menos, ya que en tales meses los huevos están a bajo precio. Si se las deja descansar, luego vuelven x dar muchos huevos en otoño, y siendo alto su precio todo queda compensado. Para contener la puesta primaveral, basta un cambio de alimentación, pero no brusco, sino lento, en cuestión de dos o tres semanas, y sobre todo disminuir la proporción de proteína en las mezclas de granos y de harinas. En resumen diremos que, si bien el picaje y el canibalismo son graves daños que las gallinas causan al avicultor, si se procuran cortar en sus primeras manifestaciones, no son tan temibles, perd si se dejan apoderar, el canibalismo causa inmediatos destrozos y grandes pérdidas y el picaje, aunque con daño menos ■grave, se apodera de toda la población del gallinero y luego ya no hay quien lo quite. E. C. de P. JIIIIIMMMIiniMI¡ilHIIIIIHIIII!llllllllEIMIIIIH<illlllllllllll!ll!IIUI!llSIIUIIIlllll[IIIIIIIHII!MMIIIMI......1111 [ 111 ni 1111111 Anuncios económicos por palabras (Con mínimo de quince palabras, a 0,20 ptas. cada una) PARA VENDER EN GB- GRANJA ROÑA. Reúne inmejorables condiciones. Dirigirse, J. Nadal. Cassá de la Selva. Técnico avícola, de 26 años, con estudios en Alemania y práctica de seis arios en Granja del extranjero, solicita placa Director Granja, dis- ponible Inmediatamente, pretensiones moderadas.— Rudolf Fuctis. — Pomponette, par La-gny (S. & M.), Villa Solitudc. — Francia. Compraría Mammoth Ruckcye ocasión, buen estado, capacidad dos a diez mil huevos. Dirigirse Granja Fi-Vallcs, St. Feliu Codiues (Barcelona). ili UNDO V O LAS GALLINAS CON ESPOLÓN (DE (s RIVISTA DI AVICULTURA ») Es cosa sabida que en las gallináceas la presencia de espolón no es siempre característica masculina. Las hembras de ciertos faisanes (género Acomus) lo tienen siempre, como las del l'avo Spicifer, las de las Francolinas y las del género Galli pcrdix, gallináceas también. En los faisanes Acomus y en las pavas Spicifet, hasta el plumaje parece ser de machos. En otras gallináceas, aunque las hembras no presenten siempre espolón, por anomalía suelen tenerlo, especialmente cuando envejecen. En las gallinas domésticas esto ocurre con frecuencia. En la Estación Experimental de Avicultura de Rovigo (Italia) se han registrado ya muchos casos de gallinas jóvenes, de aspecto, normal y con ovario en plena actividad, a pesar de lo cual tenían espolón. . El Dr. Pezar (i) ha recordado el criterio de los avicultores franceses, opuesto a la tenencia de gallinas con espolón por considerarlas poco ponedoras, lo cual parece decir que la presencia del espolón es signo de mala ponedora (2), pero esto es asunto verdaderamente hipotético, porque el control de la puesta que se lleva en nuestra Estación Experimental de Avicultura desde hace ya varios años, nos permite decir que la presencia teratològica del espolón en las gallinas no es cosa que vaya ligada con la postura de huevos, y que se pueden encontrar gallinas con espolón, así de escasa como de gran postura. En uno de nuestros gallineros de selección, entre las mejores ponedoras, tuvimos una gallina Livomesa blanca provista de un buen par de espolones, la cual en su primer año de postura (lió 279 huevos en los 365 días del año (figura 1.a, 1). La mejor ponedora ¡entre 100 Livornesas blancas nacidas en 1932 nos di ó postura de 292 huevos y tenia espolón (fig. 1.a, 2). Una de nuestras mejores ponedoras de raza Valdarno, que dió en su primer año 207 huevos tiene también un discreto espolón (figura í.°, 3). (1) Del Laboratorio Pasteur y del Collegé de Trance dedicado a estudios de Ginandromorfismo. - (N. déla R.) (2) Asi lo afirmamos nosotros varias veces, quizás erróneamente. — (N. de la R.) En un grupo de gallinas cruzamiento de Valdarno X Braekel, la mejor ponedora, que dió 212 huevos en el primer año, tiene también dos espolones muy agudos (fig. iia, 4). Hemos comprobado posturas de 239, de 253 y de 257 huevos en Livornesas blancas portadoras de espolón, y el Gallinero Experimental de Bolonia nos envió unas gallinas de la nueva raza Grossa di Bologna, con plumaje negro, que llevaba buenos espolones, a pesar de lo cual una dió en el año 123 huevos y otra 153 en grupo de ocho gallinas. Una Rhode Island de nuestra Estación Experimental, que dió 179 huevos, sólo en ocho meses, tenía también un discreto espolón en uno de los pie.s. A propósto de esto, no es raro ver gallinas con espolón, asimétricas en cuanto al desarrollo de los espolones. Unas veces uno es más largo que el otro; otras, el espolón de un pie lleva una dirección y el del otro pie la lleva distinta; a veces, en un pie el espolón es agudo y romo en el otro, y hay gallinas que sólo tienen espolón en uno de los pies, como ocurría en la gallina Rhode Island citada. Todos estos casos demuestran que la presencia de espolón en las gallinas no es cosa de U que pueda decirse que indica en ella escasa postura. Las dos características, presencia de espolón y alta fecundidad, no son, pues, antagónicas, como de hecho ¡no lo son en la mujer la presencia de bigote o de barba y la normalidad de sus funciones sexuales. Cuando se presentan esos casos de gallinas muy ponedoras con espolón, mejor cabe pensar en si puede tratarse de características hereditarias. El hecho de apreciar espolones en algunas de las mejores ponedoras de nuestra Estación Experimental, dado nuestro sistema de reproducción en consanguinidad y dando únicamente a incubar huevos de las más ponedoras, confirmaría tal suposición, si bien, aun no pueden formularse conclusiones a base de experimentaciones. En los citados casos de gallinas buenas ponedoras, portadoras de espolón, la anomalía se les presentó ya siendo muy jóvenes, y en alguna hasta antes de llegar a madurez sexual, o sea cuando el espolón suele apuntar en los pollos. Una polla Livornesa (i) blanca, de-cinco meses, en grupo criado en nuestra Estación, presenta ya un espolón del mismo desarrollo que el de sus hermanos de la misma edad (figura 2.a, s). La presencia de espolón en una gallina no indica tampoco que ello pueda tener influencia en sus instintos maternales. Una gallina de raza Romagnola de esta Estación provista de buenos espolones (fig. 2.a, 6), ha sido una excelente clueca y ha conducido admirablemente y hasta el fin una pollada de Pintadillas, cruzamiento de AT ¡unida mifrata X Númida melea-gris. Aparte de lo observado en gallinas, en cuan- to a la presencia de espolón conservando en general aspecto femenino y una completa actividad ovárica, en nuestra Estación hemos podido observarlo también en otras gallináceas. Una Pava real (Pavo cristalus) de dos años, tenía unos discretos espolones (fig. 2.a, y), y otra de tres años, tenía uno algo más pequeño y débil que el del macho de su misma edad y origen. Como dichas pavas se adquirieron en el campo, cabe admitir que llevaran sangre del Pavo nmticus. (i) Los italianos llaman siempre Livornesas a las Leghom, por ser descendientes de las primeras gallinas llevadas de Livorno a Norteamérica. — (JV. de la R.) Al UNDO AVICOLA Para la distinción del sexo de los polluelos al nacer Sabido es que el cruzamiento de dos razas puras determina en la descendencia de primera generación mayor vigor que el que tuvieron los padres y desde luego un aumento de postura. En España quedó plenamente demostrado cuando se celebró el primer concurso de puesta organizado en 1922-23 por la Asociación General de Ganaderos en la Casa de Campo de Madrid. En él, así en puesta individual como de lotes, superaron a todas las razas seleccionadas, unas ciertas mestizas del Sr. de Aparicio, de Cuenca, inscritas bajo el nombre de País rubias producto de un cruzamiento entre Catalanas del Prat y Rhode Island. En cambio, en el siguiente Concurso, las hijas de aquéllas ya no resultaron ponedoras, completándose con esto la pública demostración de que los efectos del cruzamiento sólo se manifiestan en la primera generación. A pesar de ello, no hay duda de que a los que sólo se dedican a producir huevos y pollería de consumo, el cruzamiento es algo que puede determinarles un aumento de producción y de beneficios, aparte de otras ventajas que, bueno es recordar, y sobre las cuales vamos a extendernos en algunas consideraciones. En tales explotaciones el conocimiento del sexo del polluelo al tiempo de nacer es algo de suma importancia, porque inmediatamente pueden separarse los machitos de las hembritas y establecer en cada grupo el régimen alimenticio que más convenga. Á las pollitas que habrán de destinarse a la postura les convendrá una alimentación adecuada al aceleramiento de su madurez sexual preparándolas para una gran postura, y a los machitos, les convendrá, en cambio, un rápido desarrollo de su osamenta y la entrada en carnes y grasa para poder ser vendidos lo antes posible, cosas que no pueden lograrse por completo con una misma alimentación. El modernísimo descubrimiento del japonés Masui, que en los actuales momentos tiene revolucionado al mundo avícola, porque con él se,distinguen los sexos a poco que para ello se adquiera la debida práctica, es algo que indu- dablemente ha de beneficiar a los avicultores industriales productores de mercancía de consumo, pero en tanto no vengan por acá esos expertos japoneses que están ya diseminándose por todos los países enseñando prácticamente su original arte, para la visión de la eminencia sextial en la cloaca del polluelo, sabido es que en la práctica de cruzamientos hay también una base casi segura para la distinción de los sexos al nacer el nuevo ser. Tiene por base esta práctica la existencia de factores genéticos ligadas al sexo que fueron descubiertos por Batesson y Punnett, de la Universidad británica de Cambridge, y de los cuales tantas veces nos hemos ocupado en Mundo Avícola y más aun en nuestro libro "La selección y los buenos reproductores, base principal del éxito en Avicultura, Genética Avícola elemental" (i). Entre esos factores ligados al sexo están los de la coloración del plumaje y de los1 tarsos y el del desarrollo de ciertas plumas. Batesson y Punnett determinaron los del color del plumaje que se manifiestan en herencia cruzada, es decir, heredando las hembras el color del padre y los machitos el color de la madre, esto en tanto uno de los colores no resulte más dominante en el macho empleado en el cruzamiento. Gallo Plymouth barrado o Gallo franciscano (como decimos en España), de coloración gris barrada, siempre y cuando sea de tal color puro en muchas generaciones, dado a gallina española negra pura, en la primera generación dará hijos machos e hijos hembra de color barrado o franciscano (en Sudamérica bataraz), porque el gris barrado (si es de pura sanqre) es coloración dominante por factor mcndcliano. Si el cruzamiento se practica a la inversa, dando gallo español negro puro a gallina gris barrada pura, el factor dominante sólo prevalece en el cromosoma macho de la hembra, y así (1) Volumen de 270 paginas profusamente ilustrado y con láminas en colores. Rústica 12,50 pesetas y encuadernado 14,50 pesetas. Franqueo y certificación comprendidos. 182 M UNDO A I C 0 es como todos los machitos salen barrados y las hembritas negras, porque en el cromosoma hembra no tiene efecto el dominio del color y prevalece el color del macho que, siendo negro, asi lo transmite a sus hijas. Este fué el primer linkage practicado por Batesson y Punnett, que cruzaron gallo Langs-han negro con gallina Plymouth barrada, obteniendo todos los hijos de primera generación, negros si eran hembras y barrados si eran machos. En España, ya en el terreno práctico, en la Granja "La Jimena". de Ávila, propiedad de la Sra. Marquesa de Castañizas, se practicó industrialmente un cruzamiento parecido, dando gallo Castellano negro puro a gallinas Plymouth, obteniéndose invariablemente idéntico resultado. En tanto no entre en el cruzamiento el factor blanco, especialisimo de la Leghorn, este efecto del factor color ligado al sexo ha podido ya apreciarse en diversos cruzamientos, tales como los siguientes: A. Gallina Wyandotte blanca X gallo Plymouth leonado, B. Wyandotte blanca X Rhodes rojo. C. Sussex armiñada X Rhodes rojo. D. Wyandotte armiñada X Rhodes rojo. E. Sussex armiñada X Leghorn dorado. F. Wyandotte blanca X Leghorn dorado. G. Plymouth barrada X Leghorn negro. H. Sussex armiñada X Prat leonado. En todos estos cruzamientos el linkage de los ingleses, o sea el ligamen del color con el sexo, manifiesto, en herencia cruzada, raramente ha fallado. El Profesor Marcq, de la Universidad Agrícola de Gembloux (Bélgica), y otros, han comprobado también los efectos del linkage en la coloración de los tarsos amarillos, con gallina de tarsos obscuros, obteniendo los gallitos con tarsos obscuros y hembras con tarsos amarillos, pero esto no fija tanto como el color del plumaje, porque han de pasar bastantes días para que el color de los tarsos se manifieste claramente. Batesson y Punnett comprobaron también los efectos del linkage en la pigmentación de la piel y de la carne recurriendo al elemento de la raza Negra Sedosa, cuya piel y carne son negras. Por el procedimiento del First Croos (Primer cruzamiento), otros, como Kmugawa en el Japón y Warreu en los Estados Unidos, han apreciado también el ligamen de otro factor con el sexo del polluelo.; el de la lentitud o la rapidez con que aparecen las plumitas de la cola. Cruzando gallo de crecimiento de dichas pítimas rápido con gallina de raza en la que sea lento, en la descendencia de primera generación en. la mayoría de los gallitos la aparición de las plumitas de la cola es lento, en tanto oue es tan rápido en las hembritas, que a los cinco o seis días ya les empieza a salir, en tanto en los gallitos tardan de 20 a 25 días. También en este caso han de transcurrir unos días, después del nacimiento, para poderse decir cuáles son machos y cuáles son hembras, y por lo tanto, sigue siempre la superioridad de la distinción por el color del plumaje, que es de apreciación inmediata al salir el polluelo del huevo. Ahora se habla de otra observación también conducente a la distinción del sexo del polluelo de un día, cuya base está siempre en !a práctica de un cruzamiento y en el ligamen de ciertos factores con el sexo de aquél, y a la divulgación de esto tiende el presente escrito. Se debe la observación al conocido Juez avícola y experto británico W. Powell-Owen que la dió a conocer hace pocos meses en el Ponl-íry World, de Londres (1), de cuyo semanario avícola es asiduo colaborador. Se trata de que, en ciertos cruzamientos las hembritas nacen con las plumitas rémiges (las plumas de las alas) muy iniciadas, mientras que en los gallitos son tan diminutas que se confunden con el plumón. Como la observación de Powell-Owen tuvo lugar precisamente entre las dos razas extranjeras más generalizadas en España, la Leghorn blanca y la Rhode Island roja, de ahí la importancia que tiene el saberse de esto en nuestro país y en aquellos de América en los que les ocurra lo que en el nuestro. Los avicultores que han criado razas ligeras, como por ejemplo la Leghorn, la Bresse, la Campine, la Minorque y aquí en España la Española de cara roja en cualquiera de sus variedades regionales y hasta la misma Catalana del Prat, saben muy bien que, cuando nacen los polluelos, ya tienen bien manifiestas las plumitas de las alas, como saben también que en las razas semipesadas como las Orpington, Plymouth, Wyandotte, Rhodes y más aún en las pesadas, como las Brahma, Cochinchina y Lang-shan, apenas si apuntan aquellas plumitas estando aún ocultas bajo el sutil plumón. Cruzando una gallina de raza ligera con (0 Febrero de 1935. Arriba: El órgano capulatorio puesto a la vista en la cloaca del polluelo. Abajo: 1. — Una clas¡ de sexismo, técnica en la Facultad de Veterinaria de Tokio. 2. — A la izquierda del lector el doctor Ki- yoski Masui, descubridor del sistema, y a la derecha el doctor C. Ilashimoto, de la Universidad Imperial de Tokio. 3. — El Profesor Sakakiyana, de Nagoya en su clase de Sexismo. 4. — Hiroji Takahashi, Presidente de la Aso- ciación japonesa de sexistas, dando una conferencia. (De las ilustraciones que acompañan el libro del Prof. S. Castelló, próximo a aparecer.) 1S4 M UNDO VICO gallo de raza semipesada o pesada el ligamen del desarrollo de las plumitas de las alas se pone de manifiesto, y en tanto las hembritas las tienen bien marcadas, en los gallitos casi no se les ven. Poweli-Owen lo ha comprobado en el cruzamiento Leghorn blanco por gallo Rhodes rojo y sin hacer mención del color de los polluelos, porque en este cruzamiento el blanco es siempre dominante y éste y el rojo salen entremezclados, cuando menos en lo de las plumitas rémiges cabe muy bien establecer la distinción de sexo en los polluelos, pero, como en todos los casos de linkag.e, sólo en los de primera gefre* ración. Claro está que esto implica hacer el cruzamiento todos los años, lo cual obliga a Cultivar las dos razas, pero a cambio de tal engorro, además de obtenerse crías muy vigorosas, y las gallinas con más porcentaje de buenas ponedoras, se puede hacer la separación desde el día del nacimiento con las ventajas que al empezar este escrito señalamos. No recurriéndose a los cruzamientos, sólo cabe apelar al sistema del japonés Masui, al que antes aludimos y del que diremos algo más. De la distinción del sexo de los polluelos al nacer por el método japonés de los doctores R. Masin y J. Hashimato Por lo que Mundo Avícola y otros periódicos avícolas españolas y americanos han venido ya publicando en lengua castellana, algo saben ya los hispanoamericanos de ese modernísimo e ingenioso sistema de determinar el sexo de los polluelos al nacer, cosa de tamaña importancia en la avicultura rural y en la industrial. Lo escrito en castellano hasta ahora, alguna idea da del descubrimiento de K. Masuí y del método de distinción preconizado por éste y por su colaborador J. Hashimoto, pero no se ha divulgado lo más esencial, que es la manera de diferenciar los numerosos casos que pueden presentarse en la configuración de la cloaca de los pollos, asiento de la eminencia genital u órgano copulatorio determinante del sexo. A instancia de muchas personas que se vienen dirigiendo a esta Escuela de Avicultura en petición de más amplia información, desde el i.° de diciembre próximo estará a la venta un nuevo librito de nuestro Director don Salvador Castelló en el que, no sólo se dan a cono- cer detalladamente el procedimiento de sexismo de Masuí yr Hashimoto y el proceso y perfeccionamiento del mismo en sus aplicaciones prácticas, sí que también lo que dichos doctores han escrito en su libro Scxing Baby, Chicks, vertido ya del japonés al inglés y cuya glosa y resumen podrá tenerse en lengua castellana en el nuevo libro del Profesor Castelló que lleva por título "El arte de determinar el sexo del polluelo recién nacido". La obrita se edita en tomito de unas 8o páginas en 8.°, profusamente ilustrado y contiene el siguiente sumario: Prefacio. — Introducción. — Base y proceso del descubrimiento de Masuí. — Del por qué nacen tantos gallitos como pollitas.—Escuelas japonesas de sexismo. — Técnica del método de Masuí y Hashimoto. — Guía práctica para su aplicación. — Comprobación por la autopsia del polluelo. — Resumen y conclusión. Éste se pondrá a la venta antes de fin de año, pudiéndose pedir a la Administración del periódico. LEYENDO REVISTAS SOBRE LA PRODUCCION DE POLLERIA TIERNA DE CONSUMO EN ESTANTERIAS O BATERIAS Conformes cuantos se acogieron al sistema de crianza en baterías o estanterías, en que, para la crianza de pollitas destinadas a la postura, no respondía a las ilusiones y a las esperanzas que el nuevo método de crianza produjo, son muchos los que siguen utilizándolo en la producción de pollería tierna para el consumo y algunos muéstranse altamente satisfechos. La Vie a la Campagne, en su número 387 correspondiente al mes de marzo del presente año, publicó sobre el particular un escrito de H. Maigret del que extractamos algunas de sus apreciaciones. El escrito de dicho autor tiende a poner en claro si la crianza de pollería tierna, en batería, aventaja a su crianza por cualquiera de los procedimientos de crianza artificial generalizados en todo el mundo; si son mejores éstos, o si lo más recomendable es recurrir a una combinación de ambos sistemas. Desde luego, Maigret reconoce que sólo pueden ser criados en batería polluelos de raza vigorosa y mediante un régimen alimenticio muy especial. Refiriéndose a experiencias llevadas a cabo por él en la Granja Experimental que La Vie a la Campagne tiene establecida en el Cháteau de Druy, dice que las razas que mejor se le han criado en batería son la del Gatinais y la Sussex armiñada. Afirma el autor que la pollería tierna que se cría en batería y que se vende viva, suele tener el plumaje erizado, parece estar anémica y si se vende muerta y desplumada, la carne es poco blanca y poco abundante; cosas que no ocurren con el sistema corriente de crianza hacia el cual él más se inclina. Con el objeto de ver si cabe un sistema mixto, tomando de ambos sistemas lo bueno y" dejando lo malo, Maigret realizó la siguiente prueba: Mantuvo los polluelos en batería caliente durante 4 semanas y luego los pasó a otra batería, sin calor, en la que estuvieron retenidos 8 semanas, dándoseles alimentación con tendencia al engorde. Cuando las polladas tuvieron ya doce semanas, las tuvo 4 semanas más fuera ya de las baterías, en pleno campo y gozando de libertad. Luego las recogió y tuvo en reclusión en jaulas o baterías amplias y sometidas a cebamiento y asegura que le dieron pollería excelente. Su conclusión es la de que este sistema mixto es muy recomendable, pues si bien toma más tiempo para que la pollería vaya al consumo en buenas condiciones, su calidad es superior a la que se cría en batería hasta las 10 ó 12 semanas, y a tal edad se da al consumo, pero el exceso de tiempo y de trabajo, queda sobradamente compensado por el mayor precio que de tal pollería se obtiene. PARA EL MEJORAMIENTO DE LAS RAZAS DE GALLINAS El Egg & Poultry Magazine en su número de abril del corriente año publicó un escrito del conocido técnico norteamericano L. F. Payne, que nuestro colega italiano Rivista di Avicultura resume como sigue: Cuando se separó la crianza de razas de lujo de la de razas industriales, ambas ramas de la Avicultura tomaron distintos rumbos, al punto de que, en una misma raza, como la Lcghorn, el tipo de lujo es distinto del tipo industrial. En las razas de lujo se tuvo siempre en cuenta su standard (patrón) y se ha tendido a su perfeccionamiento, mientras que las de utilidad no se veían en las exposiciones, y así han ido perdiendo más o menos su forma típica, porque los avicultores tendieron principalmente a obtener de ellas el máximo de la postura. La Internacional Poultry Guide jar Floc Selection (Guía Internacional para la selección de las gallinas) en octubre próximo pasado pu- 186 M .U N D 0 V C O L blicó un escrito en el boletín de la "Asociación Internacional de productores de polluelos de un día" que tiende a aproximar las dos tendencias apoyándose principalmente en las cuestiones de la salud, del vigor, la precocidad y de la productividad, en tanto no se pase de los neque-ños defectos que pueden motivar la descalificación del ave en una exposición. La Guía considera incompatible con una explotación industrial, la eliminación de un individuo sano y robusto sólo por tener alguna pluma en las patas, por faltarle algún diente en la cresta o por ser marrón el raquis de una pluma blanca. Los autores de la Guía Internacional para la selección de las gallinas han creído oportuno dar máxima importancia a ciertos factores hasta ahora no tenidos en cuenta al seleccionar y que deben ser considerados en lo que afecta a la rápida plumazón en las polladas, al desarrollo de sus formas y a la calidad de la carne. Toda vez que el factor determinante del desarrollo lento del plumaje es hereditario, íá'-il es evitarlo uniendo siempre gallo y gallina en los que su plumazón fué rápida. En cuanto al subcolor (i) en las razas Plymouth barrada y Rhcde Island roja debe dársele menos importancia que a la uniformidad y a la perfección en la coloración y en el dibujo de las plumas en su porción visible. (i) Color de la base de la pluma que solo puede apreciarse levantando el plumaje con la mano, cosa de gran importancia en ciertas razas. — N. de la R. Estiman también hereditaria la curvatura riel esternón, especialmente en los machos más qué en las hembras y, por lo tanto, estiman conveniente la eliminación de los reproductores así mal conformados, y más rigurosamente en los gallos (i), si bien dicha curvatura pueden producirla también una mala alimentación y la mala configuración de los aseladeros. La buena calidad de la carne la determina su tejido y sus granulaciones. La cantidad de tejido conectivo en los músculos varía mucho en las razas. Cuantas menos fibras tenga, tanto mejor es la calidad de la carne, y de ahí que en esto superen la Orpington y la Brahma. La crianza de gallinas con miras al mejoramiento de las características invisibles, como la de la gran postura, la calidad del huevo y la calidad de la carne, requiere más experiencia que la que precisa para el mejoramiento de las características visibles, como lo son el volumen del ave, el número de dientes de la cresta, la configuración y porte de la cola, el color del plumaje, etc., etc., y de ahí que los avicultores deban posesionarse de los debidos conocimientos para tener éxito en el ejercicio de su profesión. (i) En este punto y para evitar malas Interpretaciones, Mundo Avícola, advierte a sus lectores que esto se refiere a individuos en los cuales no pueda atribuirse la curvatura del esternón o deformación debida al hecho de haberse permitido que el ave durmiera sobre aseladeros en su primera edad, o a una deficiente alimentación. MEDIOS PARA APRECIAR LA FRESCURA DEL HUEVO Y SUS ALTERACIONES De un interesante trabajo del Doctor L. Leu-ci, del Instituto de Higiene en la Universidad de Pisa, escrito inserto en nuestro colega Bassa Corte, de Milán, extractamos algunas de sus más interesantes notas. Para que el huevo conserve todas sus condiciones alimenticias — dice el Dr. Leuci—es necesario que se le pueda consumir fresco, es decir, a los pocos días de puesto, sin haber sido sometido a ningún método de conservación y sin que su contenido haya sufrido alteración. Desde luego, al simple miraje, el huevo fresco se distingue por su traslucidez y por no apreciarse en él la cámara de aire, pero hay medio, hasta de determinar muy aproximadamente la edad que tiene el huevo. Sumergido el huevo en agua salada (125 gramos en un litro) el huevo fresco del día permanece en el fondo del recipiente. Si tiene tan sólo dos días, ya no toca al fondo; si tiene tres se mantiene a mitad de aquél, y si tiene más días se mantiene casi a flor de agua y aun llega a flotar 611 ella si el huevo es viejo. Esta prueba — dice Leuci — buena en el huevo que no ha sido conservado, falla cuando ha estado ya sumergido en agua de cal, que es el recurso más generalizado entre los que quieren hacer pasar los huevos de varias semanas por huevos frescos. El autor cita el método de Wargenich v Hees-termann, que tiene por base la determinación de la edad del huevo por la fluorescencia del MUNDO V O L mismo sometido a la acción de los rayos ultravioletas de una lampará de cuarzo. En el huevo fresco no hay fluorescencia, pero sí en la cás-cara del huevo viejo, siendo ésta tanto más manifiesta, cuanta más edad tiene el huevo. Otro procedimiento es el de apreciarse el pH del huevo (su alcalinidad), que en el huevo fresco suele ser de 6,320 en la yema y 7,920 en la clara, pero éste es procedimiento que no está al alcance del público consumidor. Éste sólo puede guiarse por la ausencia o presencia de la cámara de aire y por el color mate de la cás-cara, que a medida que el huevo envejece se pone lustrosa. Trata Leuci de los diversos medios empleados para la conservación de los huevos, y hace notar que, si el huevo no se pone en conserva bien fresco y limpio, para lo cual debe lavársele la cáscara con alcohol y luego ha de secarse bien con un paño fino, no se conserva bien y menos si es huevo fértil, conservándose mejor los de gallinas que no tuvieron gallo. Entre los sistemas de conservación señala el del barnizado o impregnación del huevo con grasa, manteca, parafina o una solución de silicato sódico o silicato potásico, todo al objeto de obturar las porosidades de la cáscara para evitar la evaporación de los líquidos internos y la penetración de microorganismos del exterior. Cita también la conservación por el tradicional procedimiento campesino de cubrir los huevos con salvado, arena fina o polvos de mármol. Como método de inmersión, indica el de una solución al id % de silicato sódico neutro; el del silicato alcalino comercial en solución jara-bosa; el del ácido salicílico; el del ácido bórico y el del agua de cal. Los conservados por este último procedimiento se distinguen fácilmente porque al pasar la mano por la cáscara suelen blanquearla. Sin duda por desconocimiento del producto, no cita Leuci el empleo de los conocidos "Combinados Barra]", de París, en los cuales podemos garantizar que, si los huevos se ponen bien frescos en la solución de un disco de combinado por ocho litros de agua en

Artículo publicado en SELECCIONES AVICOLAS Nº000, sección de Archivo Historico

Año XIV. Núm. 165 Septiembre 1935 GRABADO EN PORTADA: UN BONITO GRUPO DE POLLUELOS RECIEN NACIDOS. CURSO OFICIAL DE AVICULTURA DE 1936. — RECORDATORIO. 194 DE LOS CURSILLOS DE AVICULTURA Y CUN1CULICULTURA DADOS EN MADRID RECIENTEMENTE.......194 EN CONTESTACION A UN ESCRITO DE REPLICA.....196 EL CRECIMIENTO DE LOS PICHONES..........198 LA AVENA GERMINADA, GRAN ALIMENTO VERDE PARA EL INVIERNO, por S. Castelló............ 199 LAS GALLINAS DE PLUMAJE RIZADO ..........202 EN QUE CONSISTE LA DEPURACION DE UN GALLINERO . . 204 CONDICIONES QUE DEBEN REUNIR LOS BUENOS REPRODUCTORES ...................206 TUBERCULOSIS Y ESTADISTICAS EN LAS AVES, por Miguel Sánchez López.........,.......208 EL ALTRAMUZ, FUENTE DE PROTEINA VEGETAL.....214 LOS PIOJOS ROJOS, DAÑINOS, HUESPEDES DE LOS GALLINE: ROS Y PALOMARES...............215 MUNDO AVÍCOLA es Revista mensual ilustrada de información y cultura avícola, continuación de «La Avicultura Práctica», que comenzó a publicarse en 1897, y por lo tanto, es la más antigua de cuantas en su especialidad ven la luz en lengua castellana. La publica la Escuela Oficial y Superior Española de Avicultura de Arenys de Mar (Barcelona), bajo la Dirección del Profesor Salvador Castelló. — Es portavoz del progreso avícola moderno y eco, en lengua castellana, de los trabajos y actividades de la Asociación Mundial de Avicultura Científica, iniciadora y mantenedora de los Congresos Mundiales de Avicultura. — Suscripción anual: Para España y Américas 10 pesetas, y 12 para otros países. Escuela Oficial y Superior de Avicultura de Arenys de Mar CURSO OFICIAL DE 1936 La Dirección recuerda a las personas interesadas en asistir al Curso Oficial de Gallino-cultura e Industrias anexas que, comenzando en este centro de enseñanza el día 7 de enero, terminará el 31 de marzo de 1936 y, según convocatoria, a la que se dió la debida publicidad, está abierta la matrícula y en Secretaría se tiene a disposición de aquellos que los soliciten, el Reglamento, Programa de estudios vías condiciones de admisión, así como cuantos informes puedan convenirles en lo que afecta a alojamientos o pensiones para la estancia de los señores alumnos en la Villa de Arenys de Mar durante los tres meses de duración del curso. Diríjanse los pedidos a la Secretaría de la Escuela. De los cursillos oficiales de Avicultura, Cuniculicultura y curtido de pieles DADOS EN LA ASOCIACIÓN DE VETERINARIOS DE MADRID POR LOS PROFESORES DON SALVADOR CASTELLÓ Y DON EMU 10 AYALA MARTÍN, POR DISPOSICIÓN DE LA DIRECCIÓN GENERAL DE GANADERÍA Dichos cursos comprendieron el desarrollo de programas de veinte lecciones, asistiendo a los mismos 80 alumnos, de los cuales 17 agrá-ciados con becas de 300 pesetas para atender a sus gastos de viaje y estancia en Madrid. La apertura de los cursos tuvo lugar el día 10 de octubre bajo la presidencia del señor Jefe de la Subseccíón de Enseñanza Pecuaria del Ministerio de Agricultura, Sr. Eraña, que hizo la presentación de los profesores, y desde aquel día hasta el 8 de noviembre, inclusive, se dieron regularmente las clases de cinco a ocho de la tarde, siendo digno de consignar- se la asiduidad y el interés con que los cursillistas asistieron a los mismos. Las explicaciones de los profesores se ilustraron diariamente con proyecciones demostrativas ; en el Parque de Cunicultura de Madrid se llevaron a cabo prácticas de curtido de nieles, así como de caponaje en la Sección avícola de la Estación Pecuaria de La Moncloa. y al finalizar los cursos se realizó una excursión y visita a la conocida Granja "Los Peñascales", de Torrelodones, propiedad de nuestro querido amigo don Gabriel Enríquez. Los días 19, 25, 26, 30 y 31 de octubre y MUNDO AVICOLA los / y 9 de noviembre, después de las clases diéronse varias conferencias a cargo de veterinarios especializados en diversas materias relacionadas con la Avicultura y la Cuniculicul-tura, tales como las siguientes: De don Miguel Sánchez López, estudiante de Veterinaria, becario del Instituto de Biología Animal, sobre Estadística de la tuberculosis en las aves. De don Alejandro Steiner, Profesor del Instituto Veterinario Nacional, sobre Prácticas de autopsias y recogida de productos (dos conferencias). De don Francisco Centrich, Veterinario, sobre Cooperación y comercio Avícola (dos conferencias). De don Jesús Sáinz-Pardo, Becario del Instituto de Biología Animal, sobre Factores Vitamínicos y Endocrinología aplicada a la Avicultura. Los cursos terminaron el día 8, y el día 9 tuvo lugar el acto de clausura y distribución de las Certificaciones de Asistencia, presidiéndolo el Inspector General Pecuario, don José Orensauz, y el Jefe de la Subsección de Labor Social, Sr. Eraña, asistiendo el de la de Enseñanza, don Luis Ibáñez, los Profesores señores Ayala y Castelló. La señora doña Eulalia Rivacoba y la señorita D." Etheria García Gómez, ambas cusillis- tas, leyeron dos interesantes trabajos inspirados en las enseñanzas recibidas, y en nombre de todos los alumnos agradeciendo al Ministerio de Agricultura y en especial a la Sección de Ganadería las actividades que despliegan en la divulgación de la Avicultura y la Cuniculi-cultura, así como a los profesores sus desvelos en el desempeño de la misión que se les había confiado. Después de la distribución de los Certificados de Asistencia, puso fin al acto un elocuente discurso pronunciado por don José Orensanz, que ostentaba la representación del Director General de Agricultura, Montes y Ganadería, en el que puso de manifiesto, no sólo su gran conocimiento de lo que son y representan en el país la Avicultura y la Cuniculicultura, sí que también el de sus derivaciones en los órdenes económico y comercial. Agradeciendo el buen celo desplegado por los profesores, para los cuales tuvo frases dignas de gratitud el señor, de Orensanz, en nombre de la Dirección General dió por clausurados los cursillos otoñales del presente año. La Escuela Oficial y Superior de Avicultura de Arenys de Mar se congratula de haber prestado su concurso por intermedio de su Director, al que se confió uno de dichos cursillos y agradece a la extinguida Dirección General de Ganadería la confianza en él depositada. En contestación a un escrito de répl En nuestro número de junio, al dar cuenta de la Exposición de Cuniculicultura celebrada en Madrid en mayo próximo pasado calificamos de horrorosa la proposición de los señores don Pablo Tapias y don Cesáreo Pardo que exteriorizaron su criterio en el sentido de que en esas Exposiciones no debían darse premios individuales sino a lotes de macho y hembras y a ser posible, con exhibición de su descendencia. El escrito ha sido replicado por dichos señores en las columnas de nuestro colega "Industrias rurales y Agricultura" y nos ruegan demos cahida a dicha réplica, en las nuestras en lo auu les complacemos, si bien lamentamos lencr que mantener nuestro criterio. El escrito de los señores Tapias y Pardo dice .asi: EL HORROR! En el núm. 162 de la Revista Mundo Aví-•cola (cuyo Director es el Sr. Castellò), correspondiente al mes de junio de 1935. aparece un artículo titulado: "La Exposición Nacional de Cuniculicultura de Madrid", enei que después de mencionar los premios y recompensas concedidas, finaliza dicho artículo con los siguientes párrafos que copiamos literalmente. "..............." "El horror." = "Lo sentimos al tener a la vista el acta del Jurado formado por los Sres. D. Pablo Tapias (veterinario) y D. Cesáreo Pardo (ignoramos si lo es también), en la que se lee el siguiente despropósito: "Creemos necesario hacer constar, en primer lugar, que en sucesivas Exposiciones no se debe conceder ningún premio a animales aislados, siendo necesario que para optar a premio se presenten un macho, varias hembras y, a ser posible, su descendencia." "Afortunadamente no hay segundo tuffar, a pesar de que, de la lectura del párrafo se desprende que debió haber intento de haberlo ; pero con lo del primer lugar basta y sobra para poner de manifiesto el absoluto desconocimiento que los firmantes de aquél tienen de esta clase de Exposiciones. "Es algo absurdo, y pugna con todo cuanto rige en el mundo en Exposiciones, no sólo de Cuniculicultura y de Avicultura, sí que también en las de Ganados en general, y parece imposible que sea, por lo menos, un señor Veterinario quien diga esto. "De tomarse en consideración tal observación, sobre acabarse las Exposiciones, España correría un ridículo universal en esta materia, y pasaríamos por ignorantes, cuando nada tenemos ya que aprender del extranjero, aun cuando agradecemos siempre lo que en las Exposiciones de tantos países aprendimos y nos honramos en tomarlo como modelo de organi- zación. "Por fortuna, no creemos que los encargados de resolver caigan en el pecado de aceptar tan absurda proposición, y con ello dormiremos tranquilos, pero no podemos menos que llamar la atención de las Asociaciones Nacional de Cuniculicultores y General de Avicultores de España sobre los perjuicios que a ellas y a los intereses de los expositores se irrogarían caso de que se tomara en serio aquella desastrosa iniciativa, y les encarecemos tomen sus medidas para que la superioridad encargada de legislar o de resolver no pueda inadvertidamente caer en tamaño error por no habérsela advertido a tiempo, aun cuando no cabe esperarlo, cuando menos, de los elementos técnicos e informativos que hoy actúan afortunadamente en la Dirección General de Ganadería." "Los señores que firmaron el acta y firman el presente comentario son ambos veterÍnar;os y no lamentan tener que contestar, sino agradecen muy mucho al Sr. Castelló. como Director de la citada Revista, la oportunidad de poder demostrar que el ignorante al parecer en asuntos zootécnicos es el autor del citado artículo, pues no concebimos cómo puede garantizar la pureza de un individuo por sólo si examen de su aspecto exterior Tsin tener en cuenta su genealogía y a ser posible su descendencia), principio que hoy rige de manera general en las Exposiciones, sistema que permite al comprador llevar este pensamiento: ¿El animal que acabo de adquirir, y cuyo primer pre> mió le han otorgado, reúne las garantías nece sarias como reproductor, para conseguir la mejora de mi explotación? Vea, pues, porqu propugnamos la formación de grupos que per mitán conocer, en lo posible, su ascendencia descendencia, garantizando no sólo la solvencia del Jurado al emitir su fallo, sino también la compra y por tanto la solvencia del expositor. "Si en alguna especie animal, es susceptible seguir en las Exposiciones, la premisa de a !e de : los u U N D 0 V premios por grupos, es precisamente en Cuniculicultura, pues de esta manera no ocurriría a ningún comprador lo que con frecuencia algunos industriales vienen efectuando, o sea, que no llevan otra mira que vender, sin que les importe mucho que el comprador obtenga o no los beneficios que espera. "Un ejemplo: ¿Qué diría el Sr. Castelló u otro avicultor cualquiera, si al adquirir como resultado de un Concurso avícola un lote de Prat que respondiendo al patrón definidor de dicha raza, hubiese sido premiado, se encontrase con que los pollitos de ellos descendientes, presentan caracteres opuestos? Es decir: ¿unos tuvieran patas claras y otros negras; unos plumas rojizas y otros negras; unos con capas totalmente clara y otros de capa totalmente obscura; unos con apéndice y otros sin él, etc.? Pues que el Jurado que calificó no sabía lo que calificaba. Y si en vez de esto, se tratase de una venta directa, ¿qué comentario haría el futuro avicultor? "¿Está claro o no lo está? ¿Es bueno nuestro principio o es mejor el que hasta ahora se viene practicando?, ¿somos ignorantes y mal intencionados o, por el contrario, deseamos se apliquen normas zootécnicas justas y nuestro consejo es honrado? "El lector juzgará, porque nosotros, veterinarios, hacemos punto final y no volveremos a insistir sobre dicho asunto. "Pablo Tapias v Cesáreo Pardo." Los señores Tapias y Pardo confunden los Concursos zootécnicos con las simples Exposiciones de Avicultura y de Cuniculicultura, manifestaciones del deporte avícola cuya esencia sentimos decirles que desconocen en absoluto. En todos los países civilizados se celebran anualmente centenares de esas Exposiciones a base de los premios individuales, porque tal es y fué siempre la base de su organización. La inscripción de parejas, de tríos o de lotes, aun cuando se admita en algunas Exposiciones, es siempre cosa secundaria y comercial, por lo que facilita su venta, pero pretender que no se pueda premiar un gallo porque se presentó sin su gallina o viceversa, es algo inadmisible. La innovación que preconizan los señores lapias y Pardo ni siquiera puede admitirse en esos llamados Concursos Generales en los que O L entra el ganado mayor y menor, los cuales se celebran en París, en Londres y en tantas otras capitales de Europa como en los de Norteamérica y en Argentina, Uruguay y Chile, de las que tanto podrían aprender los organizadores de esos certámenes en España. En todos esos Concursos, a pesar de su carácter zootécnico, la clasificación es siempre individual, y si no se nos quiere dar crédito, no hay más que verlo en los catálogos que de los mismos pueden procurarse nuestros replicantes, a los que recomendamos se enteren bien de ello, relevándonos de ese calificativo de ignorante que tratan de endilgarnos, cuando, por lo visto, son ellos los que no se han enterado de la esencia de esos certámenes y de cómo están umversalmente organizados. En cuanto al caso concreto que en su pregunta formulan, les diremos que no es probable que se presente, porque ningún expositor llevará a una Exposición un lote premiable que no sea de raza pura y, en cambio, donde se admiten lotes, no puede evitarse que, puestos de acuerdo dos o más personas, poniendo una el gallo y las otras las gallinis, presenten juntos el lote al que, si se quiere, pueden agregarse unas crías de otra persona, presentándolo todo como de un mismo expositor y impartiéndose luego el importe del premio entre todos. Esto lo hemos visto ya en España varias veces en Exposiciones en las que se ha burlado así al juez, al donante del premio y al público, porque, terminada la Exposición cada individuo ha vuelto a su gallinero. Entiendan bien los señores Tapias y Pardo, que no es que critiquemos su criterio ni la lealtad con que lo sustentan. Lo que calificamos de horroroso y de absurdo es que se trate de cambiar la esencia de esas exposiciones de carácter puramente deportivo, en las que lo que se aprecia es la inteligencia, el gusto y el arte de exhibir y de presentar en ellas los animales, dejando a cargo de los jueces el apreciar si son o no son de purísima raza, para lo cual éstos son los que deben capacitarse con el conocimiento del Standard o Patrón de cada raza, familiarizándose con lo que en cad.i una se dnn como taras y como defectos, así como con los signos caracterís-ticos en los buenos reproductores. Si para premiar un gallo se necesita ver la hembra con que va a aparearse y hasta los productos que dieron, que no se celebren exposiciones, porque no habría expositores. Es cuanto podemos decir a esos señores cuyo criterio respetamos, esperando que ellos respe-fen el nuestro. En cuanto a la apostilla agregada a su escrito por nuestro colega Industrias Rurales y Agricultura, diremos que, si nos asombra lo propuesto por los señores Tapias y Pardo, su solidaridad con ello nos desconcierta, porque su Director, Sr. Ayala Martín, bien sabe cómo y sobre cuáles ¡jases se organizan las exposiciones de Ctmiculicultura en el mundo entero y, por lo tanto, no se concibe que lo admita, A Industrias Rurales y Agricultura diremos, para terminar, que quien escribió lo que liar-**;» lu^ar a la réplica de dichos señores, no es una pluma juvenil e inexperta, sino la de esa capacidad técnica que tan benévolamente reconoce en el que esto escribe. Harto de ver y de organizar exposiciones en España y hasta en lejanas tierras, algo debe saber, ciertamente, de todo esto, y si tal capacidad se le reconoce, no nos explicamos cómo puede sorprender que no acepte esas innovaciones. Salvador. Castjilló El crecimiento de los pichones Los que crían palomas saben cuán rápidamente crecen los palominos. Del huevo de paloma, que sólo pesa de 20 a 23 gramos, en 18 días surge el palomino, que en la mayoría de las muchas castas de palomas, suele pesar unos 18 a 20 gramos. Lienhart, en la revista Comptes rendus de la Société de Biologie, tomo 107, página 47, dió cuenta de sus experiencias sobre el crecimiento del palomino y de su trabajo se desprende lo siguiente : En las primeras 24 horas que siguen al nacimiento, el palomino gana, en peso, unos 10 gramos y otros tantos en las 24 siguientes. En el tercero y cuarto día gana unos 20 gramos diarios; del 5." al 11.° día gana unos 30 cada 24 horas; a los 12 días el aumento es ya de 35 gramos, y a los 13 llega a ganar 40, pero en los días 15 y 16 el aumento sólo es de 10 gramos diarios para no ganar más de 5 gramos diarios en los días 17, 18, 19 y 20 siguientes al nacimiento. En tal momento el palomino pesa unos 435 gramos, habiendo consumido unos 600 gramos de alimento, lo cual, en la experiencia de Lienhart, demostró que, hasta que el palomino sale del nido, asimila un 72'5 por 100 del alimento recibido. ■■■■■■■■■■■■■■i n.........i.....mi..............................ii,ii„„iM„„,t,..............„„„hihihi...................munti, ......itimi « mi...........Iiiiiiiiiiii.....in........................iiiiriiiiiiiiiiiiiiiiuniiiiiiiii...........iiiiiiiiiiiiiiii......................iiiiiiiiiniiiiii..........iiinniiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiini ihiuiiiiiiiiii....................riniiiiiiirrtmi m'-ijui m mi.hu...........................ii.......- mu mu,minium...............•iiiiifiinMfiMiiii.mitiiiimiiiii............ Anuncios económicos por palabras (Con mínimo de quince palabras, a 0,10 cada una) ¡¡OCASIÓN!! Por reforma de la instalación se ceden a buen precio: Una nave desmontable con dobles paredes de nuzdera y uralita y techo igual de 24 metros de largo por 5 metros de fondo y 2,50 fitefros de altura media. 22 casetas de madera-y techo de uralita con ponederos registradores de 1,20 m. X 1,20 m, de planta y 1,50 ni. de altura media con aseladero. Desmontable. 30 casetas de madera y uralita desmontables y con las mismas dimensiones de las anteriores. Comederos tolvas, para mezcla seca, de diferentes tamaños. Bebederos automáticos. Aseladeros de varios tamaños. Alambrera TT combinada de dos metros de altura para cercados. Un armario para 1,200 huevos. Cuatro incubadoras Buckeye de 600 huevos cada una a petróleo, con bandejas de volteo automático. Tres criadoras a petróleo Buckeye "Llama acul" para 350 polluclos cada una. Pida precios y condiciones de venta a: AVICOLA CAMPILLO - Beas de Segura (Jaén). Se vende incubadora « Torre Melina* de jjo huevos en perfecto estado por haber adquirido otra de mayor capacidad. Dirigirse al señor Pérei Coca. - Cepeda (Salamanca). PARA LOS QUE QUIEREN APRENDE LA AVENA GERM1NADA GRAN ALIMENTO VERDE PARA EL INVIERNO por el Prof. S. CASTELLÒ El uso de la avena germinada es ya corriente entre los avicultores españoles que leen cuanto se escribe hoy en día en materia de alimentación, pero no dejan de ser hechos comprobados, que muchos no la aprovechan como es debido, que otros no saben todavía producirla y que la generalidad de los que la emplean no se han dado cuenta todavía del porqué se recomienda tanto su suministro. La avena germinada es el alimento verde ideal para aquellos que, no disponiendo de tierra de cultivo no pueden cosechar forrajes tiernos y han de comprarlos, costándoles a veces buenos dineros, que se ahorrarían dando avena germinada a las gallinas y a los po-Iluelos. En la avena germinada no va sólo el tallo que surge del grano, sí que también éste y las rai-celas. Un kilogramo de avena puesto a germinar en las debidas condiciones a los doce o quince días se ha transformado por lo menos en 4 a 5 kilos de alimento suficientes para alimentar de 80 a 100 gallinas. Si se le deja crecer hasta que tiene 12 ó 15 centímetros, el kilo de avena en grano llega a pesar hasta 8 y 10 kilos, y en ellos comen de 160 a 200 gallinas. Se dirá, pues, que gran parte del peso lo da el agua de la que la avena se empapó para germinar, y se observará que el agua no es gran alimento, pero a esto se contesta diciendo que el agua convierte la avena en substancia más grata a las aves que el grano seco y que, por sus virtudes fisiológicas, el agua, lejos de dañar favorece la digestión y la asimilación de los principios nutritivos del alimento. La avena germinada aporta al organismo del ave de 15 a 20 % unidades nutritivas, es muy apetecida por las gallinas y por los polluelos en crecimiento y así aquéllos como éstos se vuelven locos con ella. En la avena germinada abundan la vitamina A (que activa el crecimiento, evita el mal de ojos, y hasta se dice que es preventiva del moquillo) ; la vitamina B (defensora del organismo contra la polineuritis, avitaminosis o beri-bcri (debilidad, parálisis local o general, anemia y muerte) y la vitamina E (la de la fertilidad), gracias a lo cual, dada a los reproductores, se cosechan menos huevos infértiles, y de éstos se obtiene mayor proporción de nacimientos. Lai avena germinada se da de tres maneras. Unos dejan crecer los tallos o vástagos hasta que tienen de 10 a 12 centímetros, otros la dan cuando sólo tienen de 4 a 7, y otros no esperan a que aparezcan los tallos y la dan sólo iniciada la germinación y salidas los primeras raicillas, lo cual se logra a los cuatro o cinco días de puesto el grano a germinar.' Con este último sistema, cierto es que se aumentó ya la digestibilídad del grano y en él se obtuvo un aumento de materia, pero no tanta como cuando se dan el grano, las raicelas y los vástagos, dejando que crezcan más o menos. Cuando se da con vástagos, las aves disfrutan más, por lo que Ies gusta el tallo, y desde luego va en la avena, así germinada, mayor cantidad de alimento. La avena se pone a germinar en tableros o estanterías, si se quieren aprovechar los tallos, o en recipientes de metal de forma cilindrica y con la superficie del metal empleado (plancha de hierro galvanizado es el auejor) cuajada de taladros o agujeros. Aún puede prepararse más burdamente, en simple saco de los que se emplean para el transporte de granos, pero en este caso sólo cabe dar la avena con la germinación iniciada. Preparación de la avena Antes de ponerla en el tablero, en la estantería, en el germinador cilindrico o en el saco, la avena debe tenerse en remojo durante 36 ó 48 horas, poniendo iguales cantidades (en litros), de grano y de agua tibia, Para llenar un tablero, estante o bandeja de 50 X 5o centímetros precisará poner en remojo unos 5 litros de avena en 5 de agua tibia, agregando además una cucharada de las de café, de formalina, que evita el enmohecimiento del grano. Una vez dispuesto el cubo o el recipiente, es bueno cubrirlo con Un saco o con un trozo de arpillera. Construcción de la germinadora En todos los comercios de material avícola se venden ya germinadores de metal o de ma- dera, pero como se trata de una cosa tan sencilla, cualquiera puede construírsela. El germinador más corriente es el de madera. Se trata de un armazón formado por 4 pies de 1'80 metros de alto, con grueso de 1X2 pulgadas, y divididos en 6 ó 7 secciones, en cada una de las cuales ha de poder descansar, y correrse, unos tableros o bandejas de madera en las que los listones del fondo no deben tocarse, quedando entre ellos rendijas, para que el agua escurra bien, y de otra parte, lo suficiente juntas para que no pase el grano. A esos tableros se les suelen dar medidas de 50 X 50 ó de 60 X 60 centímetros, y en montante, alto de 1,80, caben 6 tableros o bandejas, quedando separadas unas de otras en 30 centímetros. Sobre el montante puede aún descansar otra bandeja, y así, serán siete las que sostendrá el soporte, con lo cual se tendrá a punto un tablero o bandeja para cada día de la semana, si es que no se quiere dar la avena con tallo o vástago de más de 7 centímetros, y para esto (si la germinadora se tiene en el medio adecuado que más adelante se precisará) bastan siete días. El piso de los tableros puede ser también de plancha metálica perforada, pero no de tela metálica, por lo que a ésta se agarran las raicelas, Carga del germinador A razón de 5 litros de avena en bandeja de 50 X 5°, ó de 6 litros en las de 60 X 60, se tiene la que en ellos cabe, una vez tenida en remojo y quedando en grueso de 2 a 2,50 centímetros. La germinadora no debe cargarse o llenarse en todas sus bandejas o estantes. Se llenará el de abajo, por ejemplo, un lunes ; el martes se pondrá la avena en el segundo, el miércoles en el tercero y así siguiendo hasta el domingo, día en que se cargará de avena la bandeja de arriba. Tratamiento de la avena Desde el segundo día de cargadas las bandejas deben correrse hacia adelante todos los dias y con una regaderita o un grueso pulverizador se riega el grano, teniendo el cuidado de ir volviendo las bandejas a su sitio en forma de que los cuatro lados vayan quedando alternativamente al frente, y así su contenido va gozando por turno de mayor luz. En tanto no apuntan los vástagos, antes del riego es conveniente remover la avena con los dedos dejándola luego bien nivelada. EstcráV:^ tiva mucho la vegetación. En la operación del riego, además de hacerse girar las bandejas para que cada día quede al frente uno de sus costados, deben ir subiendo de piso. La que el lunes se puso en el estante más bajo, el martes se sube al segundo y en su lugar se pone la bandeja que se llene aquel día. Así, día por día, la primera bandeja que se llenó, va subiendo y el domingo está en lo alto del armazón y su contenido es el primero que se distribuye. Esto tiene por objeto lograr que cada día la avena vaya gozando de mayor luz. Disponiéndose de siete bandejas y contentándose con que los tallos no tengan más de unos siete centímetros, cada día de la semana se puede vaciar una bandeja, volviéndola a llenar seguidamente, pero antes es conveniente lavarla bien en agua, llevando un 5 % de formalina, con lo que se desinfecta y se evita la formación de moho. Cuando se quiere que los vástagos alcancen los 12 ó 15 centímetros, como se requieren unos 12 ó 15 días, es cuestión de disponer de más de una estantería, pero el manejo de las-bandejas y el riego y tratamiento de la avena, es el mismo. Condiciones del local y medio favorable En los climas cálidos, o por lo menos templados, la avena germina en' pocos días hasta teniéndola al aire libre, pero es mejor tener el germinador en local templado y bien asoleado. La mejor temperatura para el local es la de IS a 25 centígrados. Con temperatura inferior a 15o la germinación es lenta y se corre el riesgo de que el grano enmohezca. Por esto, hasta en los climas templados hay que instalar los germinadores en interiores, porque, en cuanto-se inician los fríos, aunque durante el día no haga frío, lo hace en las noches y esos cambios bruscos impiden que la germinación se haga normalmente. ..En nuestras costas de levante y donde el' sol calienta bien, hasta en invierno, es bueno sacar todos los días las bandejas de la estantería y tenerlas tomando el sol, con lo que la germinación es más rápida y los tallos son más gruesos y vigorosos. No hay para qué decir que la habitación donde se tienen los germinadores debe estar bien ventilada. UNDO A V Germinadores cilindricos Cuando no se quieren aprovechar los vásta-gos, la germinación de la avena se puede lograr poniéndola en unos recipientes cilindricos de unos 20 centímetros de diámetro y 50 de largo, construidos con plancha de hierro galvanizada y con taladros. Los cilindros llevan tapa para que el grano no se salga al removerlo. Después de tener la avena en remojo durante las 36 a 48 horas, ésta se pone en el cilindro que se mantiene horizontal y todos los días se sumerge en un baño de agua que penetra por los taladros y por los mismos se escurre. Antes y después de la inmersión se agita bien el contenido. Por medio de un dispositivo se pueden tener a lo largo de una pared y hasta sobreponiéndolos unos a otros si se tienen muchos y la pared es corta. Algunos completan la instalación teniendo a lo largo y parte ba¡a de la pared un depósito de agua o una gran canal de unos 40 centímetros de ancho y profunda de otros tantos, a la que se hace llegar agua y así la inmersión de los cilindros es cosa rapidísima, porque no hay más que sacarlos de sus sustentáculos e irlos metiendo en el agua sin tenerlos que llevar de un lado a otro. A falta de esos germinadores, la avena germina también en sacos en los que se pone en cantidad prudencial para que el saco se pueda reniover fácilmente, y todos los días, después de agitar o remover bien el contenido, se sumergen durante cinco minutos en un tanque o en un simple recipiente donde quepan bien y luego se tienden en el suelo aplanándolo con las manos para que la avena ocupe la mayor superficie posible, quedando en grueso de 2 a 3 centímetros. Cuando la avena se germina en cilindros o en sacos, no es necesario el empleo de la formalina. Como en el caso de la germinación en bandejas o estanterías, con los cilindros o los sacos uno puede componérselas para tener uno o más disponibles para cada día de la semana y así hasta en el rigor del invierno se tiene verdura sin tenerla que comprar. Suministro de la avena Cuando no se utilizan los vástagos, en cuatro o cinco días la avena está a punto de consumirse presentándose como apegotados los gra- O A nos, unos con otros y enredados en las raicelas^» ya salidas. Vertida la avena en un cubo, si es poca o en una artesa si es ya mucha, con las manos se va desgajando la masa y se da a los polluelos o a las gallinas en comederos abiertos y bien limpios. Cuando se da el grano y los vástagos, a los cinco o seis días se ha formado ya en la bandeja como un pan de granos y raicelas, pan cada día más fuerte por la salida de los tallos. A los ocho o diez días ese pan es tan compacto que puede sacarse entero de la bandeja, en la que puede decirse que quedó amoldado. El trabajo del desgaje es en este caso mayor, pero se hace también fácilmente en la artesa y una vez bien desgajado el pan, se distribuye como antes se dijo. Cuando no se quiere utilizar la artesa, se puede sacar el pan entero de la artesa v colocándolo sobre un tablero, y utilizando un fuerte cuchillo, se va cortando a trozos que se van desgajando uno a uno con las manos. A cada gallina debieran dársele sobre unos 6 a 7 cen~ tí metros cuadrados. Un cuadrado de pan de avena germinada con tallo de 8 a 10 centímetros de altura y 6 a 7 centímetros de lado hasta para 10 gallinas. En un pan 50 X 50 centímetros de lado comen bien unas 80 gallinas y si los tallos son de 12 a 15 centímetros hasta el doble. En tableros de 60 X 60 con tallos largos, comen de 160 a 200 gallinas. Es bueno fijar la hora de mediodía para dar diariamente ía ración de avena. Cuando se da a los polluelos precisa desgajarla bien, y si los tallos son largos trincharlos bien para que queden en pequeños fragmentos. Conclusión La germinación y el suministro de la avena germinada fué una verdadera revelación cuando hace quince o veinte años se empezó a hablar de ello. En verdad resolvió el problema de obtener materia verde y buena con poco gasto, en todo tiempo y especialmente en invierno en que no hay alfalfa, trébol ni otros forrajes de leguminosas que son los más recomendables. Es de creer que muchos de nuestros lectores tienen ya la costumbre de dar avena germinada, pero a los qué no la hubieren ensayado les encarecemos que la prueben, en la seguridad de que se felicitarán de ello. Salvador Castelló LAS GALLINAS DE PLUMAJE RIZADO (Gallus pennis rivolutis-Lin) Gallo y gallina rizadas chilenas, con moño (Tipo de exposición) La pluma rizada en las gallinas, como en las palomas y en ciertas palmípedas como en la oca rizada del Danubio es una mutación que debió producirse en tiempos ya remotos v corresponde al rizado del pelo en ciertas razas de perros y de carneros, como en el famoso karakul. En el año de 1600 el ornitólogo y famoso Rector de la Universidad de Bolonia, Aldro-vandi, describió ya el plumaje de las gallinas rizadas y como hábil dibujante legó a la posteridad su efigie en aquella preciosa y valiosa colección de dibujos que se conserva como tesoro en dicha Universidad y que ha podido verse, sino completa, en gran parte, en los stands oficiales de Italia presentados en las Exposiciones Mundiales de Avicultura de Barcelona, Ottawa, Londres y Roma. En 1676 el ornitólogo Villughby también escribió sobre el plumaje de esas preciosas aves y con posterioridad el naturalista Linneo les dió nombres, tales como Gallas cristatus; primero, y después, el de Gallus pemiis rivolutis. Buffon, en 1799, atribuyó el origen de las gallinas rizadas a la Isla de Java, admitiendo que las había también en el archipiélago japonés y en parte del Asia meridional, pero admitió ya que también podían producirse en los climas cálidos del sur de Europa y no se equivocaba, pues abundan en la isla de Sicilia. En América las hay en Chile, donde se las conoce bajo el nombre de trintres, y con éstas y la Padua (moñuda) se produjo en Europa a fines del siglo pasado esa hermosa raza de lujo conocida por raza rizada de Chile que se representa en el grabado que ilustra este escrito y que casi ha desaparecido, pues es muy raro verla figurar en las Exposiciones. Los naturalistas Temminck y Darwin mucho escribieron sobre las gallinas rizadas como a fines del siglo pasado lo hizo Lewis Wright en su famoso libro "Book of Poultry". Que la rizadura del plumaje es una mutación espontánea, lo demuestra el hecho de que, en todos los países, de vezTen cuando salen gallinas rizadas sin que lo fueran así ni el padre ni la madre y sin antecedentes de familia. En la gallina común y corriente de España, surgen esas mutaciones con frecuencia, pero raramente se perpetúan y en verdad en parte se debe a que no hay interés en mantener tal característica, porque con ella no va ligada una mayor producción ni en huevos ni en carnes. A pesar de ello, no en todas partes se piensa lo mismo, y según el Profesor A. MagHano, del Instituto Zootécnico de Messina (Sicilia) MUNDO AVICOLA Gaílo y gallina negra sedosa del Japón €ii este país hay la creencia de que son más ponedoras sus gallinas rizadas que las de plumaje normal. Ello se debe a que han observado que, cuando en el período de la muda se desponen las gallinas normales, las rizadas, siguen poniendo, y así se explica que en Sicilia abunden, porque los campesinos las conservan para cuando las normales dejan de poner. La rizadura del plumaje ha sido y es actualmente objeto de estudio por parte de muchos biólogos, entre los cuales figuran eminencias tales como el Dr. Crew, Landauer, Hutt y otros. Crew opina que los hijog de gallo y gallina rizados tienen poca vida y mueren siendo muy jóvenes, pero Landauer y Hutt no llegan a tanto, pero coinciden en la creencia de que difícilmente llegan a la madurez sexual. Magliano, el citado profesor italiano que ha experimentado en las rizadas sicilianas, aunque reconociendo que aun le queda mucho por trabajar, afirma que en unión de gallo y gallina rizados surgen a veces polluelos de plumaje normal. Entre las rizadas sicilianas, dice Magliano que caben dos tipos, el de plumaje completo más o menos rizado, y el de plumaje rizado, pero quedando al desnudo parte del cuerpo. Algunas veces el plumaje rizado acompaña la desnudez del cuello y Magliano dice haber observado que en los gallos, aun presentando las características sexuales externas bien marcadas, llegan a la madurez sexual con los testículos diminutos y casi sin actividades. En las Exposiciones de Avicultura suele verse con frecuencia una raza de gallinas enanas de plumaje rizado con cresta triple, orejillas blancas, barbillas bien desarrolladas, plumaje blanco o negro y tarsos, unas veces emplumados y otras limpios de plumas. Algunos la creen derivada de la raza llamada Negra sedo-saj mientras que otros la creen oriunda de Ceilán y ser la que describieron los ornitólogos de los siglos xvn y xvin. Las gallinas rizadas nunca podrán ser consideradas como aves de producción. Su crianza só]o se concibe en calidad de aves de Exposición, y en verdad hay que reconocer que son muy hermosas. □ ooooaaoDnnoa<^>í3acpDDüODDDDü En qué consiste la 'depuración' de un gallinero Por eu Prof. Ch. YOlTELLIER La depuración (1) de un gallinero consiste en eliminar, poco a poco y en todos los momentos del año, las aves cuya producción es insuficiente, bien por haberlo sido siempre, bien por efecto de una causa cualquiera. Aunque teniendo el mismo -fin que la selección, con miras al aumento de la producción la depuración se distingue de la selección por los medios que en ella se emplean y por sus resultados. Una y otra pueden, sin embargo, practicarse conjuntamente. Así como en la selección se eligen los individuos que se dan como mejores para la reproducción, en virtud de sus características y de sus aptitudes de raza, la depuración alcanza, no sólo a las aves de raza pura, sí que también a las mestizas tendiendo a eliminar aquellas de las que suele decirse que no pagan lo que comen. La depuración empieza cuando el polluelo nace, debe seguirse practicando cuando éste se cria y cuando es ya ave adulta. Todo polluelo deforme al salir del huevo, o por lo menos débil, debe ser sacrificado, porque sería ave improductiva. Aun cuando hoy día pueda ponerse remedio a la debilidad por deficiencias en la nutrición debidas a la ausencia de vitaminas o de sales minerales, cosa muy frecuente, en la práctica tales deficiencias no se aprecian hasta después de transcurrido algún tiempo. Cuando se advierte, hay ya individuos demasiado endebles en los que no vale la pena de gastar para remediarles y hay que eliminarlos rápidamente, sobre todo si se trata de pollitas que se pensaba conservar como ponedoras. En efecto; no hay que perder de vista que, en relación con el precio de los huevos, más alto en noviembre y diciembre que en abril y mayo, los individuos que no están en condiciones de poner en octubre o que no han de dar huevos hasta enero o febrero, no pueden ser fuente de ingresos por sus huevos en su primer año de vida. A estas pollitas hay que procurar engordarlas y venderlas lo antes posible. Lo mismo "puede decirse de los gallitos de crías tardias, ésto es, obtenidos después de (i) De Departir. Limpiar, purificar. julio, así como aquéllos de poco crecimiento en otoño, y que, por lo tanto, no puedan adquirir el máximo de la talla en los reproductores de la raza a que pertenezcan, ni ser aptos para transmitir a su descendencia las características o las cualidades de la misma. La renovación completa de la población del gallinero, cada dos años y aun mejor la de la mitad de la población cada año, es algo esencial. La experiencia y la práctica demuestran, en efecto, que la producción huevera en el segundo año decrece en un 20 por 100 en relación con la del primero, y que en el tercer año aun decrece hasta el 40 por 100. La eliminación sistemática de las gallinas que están para terminar su segundo año de postura no es fácil si las gallinas no llevan marcas visibles por las que rápidamente pueda apreciarse su edad, como las sortijas de celuloide de diversos colores o las plaquetas de colores colgantes de las alas. La depuración, propiamente dicha, consiste, sobre todo, en apreciar el valor individual de las gallinas como ponedoras mediante la palpación, la pigmentación y la muda. Aunque este sistema de apreciación pueda practicarse durante todo el año, debe emplearse principalmente en octubre, en febrero y en julio. Sea cual fuere el momento en que se trate de practicar tal trabajo, la base está en el saber apreciar qué gallinas son las que ponen mucho, cuáles las que ponen poco, lo cual equivale a evaluar su producción actual, su producción pasada y la importancia de su producción. Los principales indicios de la puesta actual son: la amplitud y la dilatación de la cloaca, oblonga y húmeda; la flexibilidad de los huesos del pubis (isquiones), y el que puedan colocarse o alojarse tres dedos de la mano de un hombre entre las extremidades de aquéllos; la cresta grande, roja, turgente y brillante, y las barbillas y orejillas prominentes y suaves al tacto. La gallina que no pone en el momento de examinarla, tiene, por el contrario, la cloaca pequeña y contraída, redonda y seca; los huesos del pubis, rígidos y próximos; la cresta pequeña, pálida y rugosa, y las barbillas y orejillas. reducidas, duras y secas. UNDO V O L Las características de una buena producción, ya pasada, de las que puede deducirse que puede aún ser ulteriormente buena, son fáciles de apreciar, especialmente en las razas de tarsos amarillos y en las de orejillas blancas. En las que dieron buena postura, la cloaca aun se mantiene amplia y de un color blanco azulado durante el período de largo reposo ovárico. El pico y los tarsos han perdido la coloración amarilla y son casi blancos. Las que han dado pocos huevos, tienen la cloaca poco amplia, contraída y del color de la carne, conservando el color amarillo vivo en pico y patas. En cuanto a las características que indican una importante producción, pasada o actual, son las siguientes : Un gran desarrollo del abdomen ; el esternón inclinado en dirección al suelo: gran amplitud en la región de los riñones: el pecho ancho, sin grasa y con poco grosor en la piel de los flancos, al punto de podérseles contar las costillas; una gran distancia entre la punta del esternón y las de los huesos isquio-nes. En esta separación o espacio se estima ver la capacidad ponedora de la gallina y se aprecia teniendo sujeta el ave por las patas y sosteniéndola con la mano izquierda, y descansando su cuerpo sobre el brazo con la cabeza del animal hacia el hombro, en tanto la exploración se hace con la mano derecha colocando los dedos entre la punta del esternón y las extremidades de los isquiones. En las grandes ponedoras llegan a poderse colocar hasta cinco dedos de la mano de un hombre. En las razas en que el pico y los tarsos son de un blanco rosado, azules o negros, no hay el signo de la pigmentación amarilla, pero en lo demás, son los mismos signos, y desde luego, en todas las razas los da también el estado de la muda. El control de la postura por medio de los nidales registradores ha demostrado que. cuanto más tarda la gallina en empezar la muda del plumaje, más largo ha sido el período en que ha dado huevos y mayor fué su producción total en el año. En tanto la gallina va poniendo regulármenos' te, mantiene sus plumas viejas, y cuando cesa de poner, las va perdiendo poco a poco y en el siguiente orden: primero las del cuello, después las del dorso, siguiendo las de las alas, luego las de todo el cuerpo. La muda de las del cuello, es frecuente en cualquier estación del año, hasta en las buenas ponedoras, pero, aunque iniciándose, no sigue. Si continúa en las del dorso, entonces empiezan a desprenderse las rémiges de las alas. En tal caso, la puesta cesa y se ve que hay relación entre ambos fenómenos. El punto importante para la depuración del gallinero, es el de distinguir si se trata de una muda parcial o de la muda general. La muda general va indicada por la caída de las grandes plumas del vuelo. La primera de estas plumas — que es la vecina de las . secundarias, generalmente la última a partir de la punta del ala — cae cuando empieza la caída de las plumas de todo el cuerpo. Generalmente, precisan seis semanas para que la pluma nueva adquiera la medida de la vieja a la que substituye. Las otras plumas primarias del ala, van cayendo con intervalos de diez a quince días. En las'buenas ponedoras la postura vuelve a presentarse al aparecer las nuevas plumas v sigue aun cuando la muda no haya terminado del todo. Con el objeto de explicarse este fenómeno, se ha querido establecer relación entre el largo de las plumas y el número de huevos dado por la gallina en el año, con lo cual se ha perjudicado la vulgarización de la distinción de las buenas y las mediocres o malas ponedoras, a base de la muda, que es de lo que se trata aquí, no de la selección de las aves reproductoras. Limitando el trabajo de depuración a lo expuesto, permite a menudo la eliminación de un 20 ó 30 por 100 de mediocres o malas ponedo- ras en los gallineros rurales. Cil. VOITELUI-R Condiciones que deben reunir los buenos reproductores Cuando se acerca el momento de elegir los individuos con los que han de constituirse los lotes de reproductores, hay que atender a muchas cosas, de algunas de las cuales se prescinde y luego se tocan los resultados de su olvido. Por desgracia se oye decir frecuentemente como- yo ¡íío crío más que aves de exposición, no me importa su producción. Otras veces se oye lo opuesto: a mí qué me cuentan de tipos ni de "Standards" o patrones; yo no atiendo más que a la producción, y poco me importa sacar animales bonitos, lo que yo quiero es que me den muchos huevos ,y buena pollería. Los que dicen lo primero y los que dicen lo segundo son sencillamente unos malos avicultores, porque hay que atender a las dos cosas y fácil es lograrlo. Lo que hay, especialmente en el criador de aves de producto, es que no quieren tomarse el trabajo de hermanar la belleza del animal con la producción, o que ignoran la manera de lograrlo. Para que lo sepan los que lo ignoran y para que lo recuerden) y lo tengan presente los que lo olvidaron, vamos a concretar lo que se entiende por un buen reproductor en los campos de la Avicultura práctica y de la genética. i.° Vigor máximo y perfecta constitución general del cuerpo. — El hecho de que un gallo sea hijo de magníficos padres por su belleza y por su alta producción, y el de que la gallina haya dado en su primer año de postura 200 huevos, con buena puesta invernal es base para calificarlos, a priori, de buen reproductor, pero si el gallo se agotó, por excesivo servicio y la gallina por su gran postura, puede darse el caso de que en el momento de juntarla, uno de ellos, o los dos, no estén lo suficientemente vigorosos para dar buena descendencia y, por lo tanto, hay que desecharlos. El reproductor no debe ser juzgado por lo que valió en belleza o por su producción, pues, si bien esto constituye un signo o una guía, no es lo bastante. Lo que vale es la perfecta constitución de su cuerpo y su potencialidad fisiológica en el momento del acoplamiento. 2.0 Edad adecuada para la reproducción. — Tanto los gallitos como las pollitas en el momento en que se les manifiesta la madurez sexual, actuando los primeros y dando los primeros huevos las segundas, están en condiciones de procrear, pero su prole tiene que ser débil necesariamente. Los reproductores deben tener, por lo menos, un año y en las hembras es mejor que tengan 18 meses, porque así se ha podido ya ver cómo se comportaron en sus 12 primeros meses de postura. La mejor edad es, sin embargo, la de los dos a los tres años; así los gallos pueden ya ser comprobados. 3.0 En uniones de individuos de la misma raza y variedad, es necesario que haya la mayor, afinidad posible entre sus características. Sin esto, aunque la descendencia resulte productiva, el tipo de la raza pronto se va perdiendo, cambia el color, no se mantiene la talla, surgen los defectos; en una palabra, desaparece el tipo ideal que el buen avicultor ha de procurar que conserven sus gallinas. 4.0 Ausencia absoluta de defectos condenados por el Standard de la rasa o de la variedad. — La mayor parte de los defectos que el Patrón de la raza señala como causante de descalificación en las exposiciones, son hereditarios, por determinarlos factores genéticos que se perpetúan y, por lo tanto, la manera de evitarlos es la de eliminar todo reproductor que los ostente. De ahí la necesidad de que el buen avicultor conozca el Patrón o Standard de la raza que cultiva y que se atenga a lo que éste dé como defectuoso. Conviene no confundir los defectos salientes con los que son simplemente taras, porque éstas generalmente afean al individuo, pero, salvo casos especiales, no se transmiten a la descendencia. 5.0 Cuando se practican cruzamientos uniendo individuos de razas distintas, ha de haber la mayor paridad posible en las formas, MUNDO AVI caracterís'ticas locales y el color, porque, no siendo así, como se deben a factores genéticos cuya fusión determina efectos bien precisados en las leyes mendelianas, el sostenimiento del nuevo tipo obtenido daría lugar a un trabajo fácilmente evitable. Si una de las razas es de cresta doble y la otra de cresta sencilla, en la primera generación saldrán ciertamente toda la prole de cresta doble, porque ésta es dominante, pero en las siguientes saldrán individuos con cresta doble y otros con cresta sencilla. Si una raza es de un color y la otra de coloración distinta, en la primera generación habrá fusión de colores surgiendo uno nuevo o saldrá toda la prole del color del progenitor que lo tuviere dominante, pero también en tales casos, en las siguientes generaciones aparecerían indistintamente las dos coloraciones originales. Con paridad de formas, de características locales y de color, se obtendrá ciertamente un nuevo tipo que en formas, volumen, cualidades y producción podrá responder al objetivo motivante del cruce, pero en los mestizos habrá siempre uniformidades que podrán dar lugar a la fijación de caracteres y a la aparición de una nueva raza. 6." El "pedigrée" o buen origen.-—Cuando se quieran producir pollitas de gran postura, es necesario que, así el gallo como la gallina sean hijos de alta ponedora, y que la gallina, a su, vez, se haya revelado como ponedora de muchos huevos en su primer año de postura. No hay que ser exagerado en este punto, partiéndose de la base de que sólo pueden tenerse por excelentes o superiores reproductoras las gallinas que dieron 250 ó más huevos, pues no son esas grandes posturas las que más regularmente se heredan. Lo que sí debe exigirse en la gallina que se da a la reproducción, es el haber dado un mínimo de 140 ó 150 huevos, y de éstos más de treinta desde 1.° de octubre a 31 de diciembre, o más de 40 desde 1.° de septiembre a 30 de noviembre, o más de 60 desde l.° de diciembre a 28 de febrero. Con esto basta, si el gallo es, a su vez, hijo de gallina de igual categoría y más aún si el gallo ha sido ya probado como reproductor dando hijas también de buena postura y de su misma categoría, pero siempre sin olvidar que ambos estén en pleno vigor en el momento de juntarlos. y." Cuando se críe a base de producir volá- is tería de consumo, deberán elegirse individuos de pecho amplio y gruesos muslos y en este caso los cruzamientos son altamente recomendables, sin tenerse que prestar atención a lo prevenido en el inciso núm. 5, pero teniéndose siempre en cuenta que, si el gallo da las formas, el volumen del -mestizo generalmente lo determina la hembra. 8.° Cuando se trate de producir buenas aves de exposición, la cuestión del color es cosa principal, y, como aun siendo ambos progenitores de igual coloración, según la intensidad o ciertas particularidades de ésta, la de la descendencia sale algún tanto distinta, el avicultor ha de estudiar a fondo lo que en materia de coloración se ha observado en la raza que cultive. 9.0 En ciertas razas, y siempre a base de producir aves de exposición, cabe el pronunciamiento de características como la tiesura o la doblez de las crestas y el dibujo de las plumas, recurriendo a la crianza en doble grupo, para lo cual el avicultor deberá aleccionarse de esto en cualquier libro de Avicultura moderna. 10. Sanidad e inmunidad. — He aquí también dos condiciones que deben concurrir en los reproductores. Gallos y gallinas que pasaron el moquillo, la difteria, la viruela o cualquier otra enfermedad infecciosa, mejor sería no darlos a la reproducción, porque, habiéndose mostrado receptivos, fácil es que lo sean también sus hijos. Párrafo aparte merece el señalar como base eliminatoria la de ser portabacilos de la diarrea blanca, cosa fácil de saber por el modernísimo sistema de la serodiagnosis o análisis de su sangre, revelador de si se hallan libres del Badilas pullorum, perpetuador de dicho azote de los polluelos. Todo individuo portabacilo debe ser eliminado de la reproducción, y sin esto, la diarrea blanca ha de perpetuarse de generación en generación. Lo propio puede decirse de los portabacilos de la tuberculosis. Donde tal eleminación no se practicó todavía, se puede tener la seguridad de que una gran proporción de gallos y de gallinas son portabacilos y criando a base de sus productos el azote perdura de año en año. Ateniéndose el avicultor a estas diez bases principales irá bien, pero no prestándoles atención, podrá seguir teniendo gallinas, pero no cuente nunca sacar buenos productos. E. C. de P. Tuberculosis y estadísticas en aves CONFERENCIA DADA POR DON MIGUEL SANCHEZ LOPEZ EN LA ASOCIACION DE VETERINARIOS DE MADRID, DURANTE EL CURSILLO DE AVICULTURA Habiéndome correspondido desarrollar el tema de Tuberculosis y sus estadísticas cu aves, quiero con él hacer una síntesis de la importancia que en la explotación avícola adquiere hoy día la tuberculosis. Ante todo, sabemos es aquélla una explotación que tanto desde el punto de vista rural, como de la explotación industrial en gran es-eala. su rendimiento está basado principalmente en el aprovechamiento máximo de todos los subproductos o productos de menor cuantía tan abundantes en los rastrojos, barbechos, estercoleros, etc., y que no son más que desperdicios de cocina, gusanos, hierbas, granos diversos, etc., etc. Es decir, es la transformación de estos "infinitamente pequeños" alimenticios en el fin concreto y positivo, que se busca en toda explotación, o sea pesetas. Y que cuando la explotación se lleva con tacto y diligencia, se obtienen rendimientos muy elevados del capital invertido, como nos lo demuestra un práctico alemán, al establecer que 8 gallinas le producen tanto como una vaca y 50 les dan la misma renta que 125 áreas del mejor terreno y con la ventaja por añadidura del menor gasto de jornales... Y dicho esto, pasemos a considerar los factores negativos que pesan sobre toda explotación avícola, pues los positivos o fuentes de ingreso son bien simples: valor huevos, valor carne, y valor de productos secundarios como plumas y excrementos destinados a abonos. En cambio, la fuente de gastos es tan variada, está tan ramificada y tan íntimamente ligada con el valor producción, que la menor desarmonía entre ellos, actúa amplificando extraordinariamente su acción negativa, entregando al estancamiento cuando no al descenso al capital creado. May, pues, que considerar gastos de alimentación, que es fundamental, y de la que depende en alto grado los productos que obtengamos del animal, gastos de compra de aves de cría, de alquiler de locales y utensilios, intereses, etc., y por último un factor que es el que a nosotros nos interesa, y es el de "pérdidas por enfermedades", las cuales, si partimos de animales seleccionados gene.ipicamente cuyo pedi-cjrée y constitución genética sea inmejorable para el fin a que se destina, teóricamente, las tales pérdidas deben reducirse a un mínimo..., pero son tantos y muchos de ellos antieconómicos los preceptos higiénicos y profilácticos, que, de hecho, en toda explotación avícola hay que contar con la visita más o menos temprana de cualquiera de los agentes microbianos causantes de enfermedades, tales como la peste, tifosis, tuberculosis, etc. Aquí, nos toca hablar de la tuberculosis, que, desde el punto de vista clínico, se definiría como enfermedad infecciosa, crónica, cuyo agente causante, el bacilo aviar, ha sido objeto de largas discusiones científicas y del cual conviene recordar: i.° Que las aves, originariamente en su estado salvaje, no han padecido la tuberculosis, la adquirieron con la domesticidad y contacto con el hombre y bóvidos. 2.0 Que es posible el paso del b. humano al aviar, cultivándolo en sacos de colodión y en el peritoneo de la gallina "(Nocard) y, al contrario, por pases y adaptaciones sucesivas en los diferentes medios, se ha llegado a obtener del b. aviar en conejos y cobaya una tuberculosis típica, en lugar de la del tipo Yesin, que es la característica. Todos estos hechos confirman la idea ya propuesta por Koch de la unidad y variabilidad del b. de su nombre que por sucesivas adaptaciones daría el b. humano, bovino y aviar. Además, el b. tuberculoso no siempre sería tal bacilo, esto es, un bastoncito de unas 2-3 mieras de longitud, sino que en su origen adoptaría una forma de "ultravirus" capaz de atravesar por su diminuto tamaño los filtros más finos, lindantes ya con las membranas celulares, que sólo dejan partículas de algunas milimicras, o sea del orden de 10o mm„ tamaño no muy lejano del antiguo límite de divisibilidad de la materia, esto es, la molécula cuyo diámetro es del orden de io° mm. A continuación, este ultravirus daría lugar N D O V I a formaciones pulverulentas y granulosas hasta llegar al bacilo, el cual, a la vez que representa la última fase de transformación, produce la. tuberculosis en sus últimas formas o marcha crónica. Como detalle curioso les diré que los investigadores que se han dedicado a estos estudios (Sanavelli y Alessandrini) no han encontrado el ultravirus en ninguna lesión tuberculosa aviar. En cambio, el b. tuberculoso aviar ha sido estudiado hasta en sus menores detalles. Los bacteriólogos le han buscado todo el parecido que tiene con el bacilo humano, así como las diferencias más sutiles, le han sumergido en toda clase de colorantes, hasta dar con aquellos que más fácilmente le delatan, le han ido colocando en los medios nutritivos más variados, desde el más pobre hasta el más selecto, así como también le han buscado sus apetencias en cuanto a temperatura, humedad, resistencia frente a los antisépticos más usuales, etcétera. En una palabra, le han sacado su "ficha" y guardado en el fichero correspondiente, que en este caso sería la Bacteriología. De todos estos numerosos detalles, los que nos interesan son únicamente los concernientes a su distribución en el medio ambiente y al cómo intervienen en la preparación de la enfermedad. Este bacilo es eliminado por las gallinas con sus excrementos en cantidades enormes, sobre todo cuando presentan úlceras intestinales, lo que hace se infecte todo cuanto se ponga a su alcance, y más que nada, si las condiciones higiénicas de los gallineros dejan mucho que desear, como ocurre en una inmensa mayoría de los gallineros rurales, en que faltan las más elementales reglas de higiene. Estas circunstancias hacen que el bacilo se conserve por espacio de un año o más, frente a la acción de los agentes externos, con el consiguiente peligro para todo cuanto bicho viviente les rodea. De este modo mezclado por los animales con sus alimentos y bebidas es cómo se propaga de unos a otros, bien por vía digestiva o por heridas de la mucosa y piel, puestas en contacto con materias fecales impregnadas de bacilos. Pero no es este el único medio de infectarse las gallinas; se ha visto que la ingestión por parte de estos animales, de visceras tuberculosas, desechos de mataderos, etc., lleva consigo también la tuberculosis aviar y lo mismo se ha observado en gallineros que fueron cuidados por individuos tuberculosos que escupían frecuentemente sobre el suelo (Nocard). lambién puede transmitirse la infección por herencia, por contaminarse los huevos en la OLA cloaca, vista la frecuencia de la forma intesti nal en la tuberculosis aviar; y no sólo es peligroso para los pollos, que mueren en una proporción del 90 % a poco de nacer, sino que también lo es para el hombre, por la.ingestión de huevos nial cocidos, ricos en bacilos. El b. aviar no sólo representa, pues, un peligro para las aves, sino que cada dia adquiere mayor importancia en la etiología de la tuberculosis porcina. Conocida es la costumbre tan extendida por todo el agro, de criar juntos las gallinas con los cerdos, entre otros animales, coincidiendo con un. mínimo de condiciones higiénicas que reclama todo gallinero, y aun en el caso de estar perfectamente aisladas, queda el peligro de los pequeños roedores, que se encargan de transmitir la tuberculosis de uno a otro animal. Animal, el cerdo que se creía fácilmente atacado tan sólo por el bacilo de los mamíferos, hasta el punto de que los primeros casos de tuberculosis de origen aviar que fueron encontrados en el cerdo, apenas se les dió importancia y únicamente se tuvo la precaución de protegerles contra la tuberculosis humana y bovina, mediante la esterilización de la leche destinada al consumo de los lechones, igualmente que otros alimentos de origen posible tuberculoso. Y ocurrió que en aquellos países más adelantados — Estados Unidos, Rep. Argentina, Dinamarca — en donde se luchó contra la tuberculosis bovina, a medida que el número de bóvidos atacados disminuía u oscilaba ligeramente alrededor de la proporción últimamente alcanzada, el número de cerdos tuberculosos aumentaba considerablemente, de tal manera que en 1907 en Estados Unidos la proporción era de 13,8 % y en 1922 llegaba al 63,8 %, Esto hizo que los investigadores afinaran más en sus estudios y diera como consecuencia el descubrimiento de la importancia que en la tuberculosis porcina juega el b. aviar. Así Christiansen da las siguientes cifras: de 118 casos de tuberculosis, 28 tienen un origen bovino, 86 un origen aviar y 4 mixtos, o sea el 72,8 corresponde al b. aviar, cifra bien elocuente, así como las de Van Es que de un total de 14.300 cerdos inspeccionados, el 19,52 %, o sean 2.700, eran tuberculosos, y dentro de éstos seguían la si-guíente clasificación: de origen aviar, el 74 %', de origen bovino y humano, el 4,5 %, y mixto el 5>2 %, cifras que en su aspecto principal se muestran concordantes con las anteriores. La equivalencia de estas cifras en cuanto a formas clínicas y lesiones, puede afirmarse con Bang y Christiansen que la casi totalidad de tuberculosis en el cerdo localizada en los ganglios niesentéricos correspondería al b. aviar, tan sólo la mitad de los casos localizados en los ganglios del cuello y en menor escala los de tuberculosis visceral. Por lo que respecta a la frecuencia de la tuberculosis en las aves, los estudios realizados han sido poco profundos... Es clásica la lista de Rabinowistch y Max Koch, que dan para un total de: 39 loros autopsiados ... 2 tuberculosos 8 cuclillos............ 1 66 gorriones ......... 7 56 aves de rapiña...... 21 38 palomas............ 12 146 gallinas............ 46 33 zancudas ......... 13 13 cigüeñas............ 3 54 patos ............ 12 y los suministrados por las Escuelas de Veterinaria principalmente. Así en Alfort, de las gallinas enviadas por las causas más diversas, salieron tuberculosas en una proporción del 6,5 %• En el Instituto Veterinario de Leipzig durante la paz alcanzó la cifra de 5,5 %, que subió a 7,7 % en la guerra, debida a la penuria alimenticia y falta de personal. En la Escuela A^eterinaria de Berlín, Fróhner, de 700 papagayos encontró 170 que eran tuberculosos. Claro es que estas cifras que dan la mortalidad por tuberculosis en casos muy especiales, excederán con mucho a la frecuencia de la tuberculosis en gallinas; sin embargo, Zurn estima que el 10 % de las gallinas son tuberculosas, cifra que eleva a 13-15 % la Estadística de L'Office de Sanie, Ahora, señores, aceptando el promedio de Zurn, aplíquenselo a los 30 millones en números redondos de gallinas que posee España y tendrán ustedes, aparte del posible foco de infección que representan esos 3 millones, un lastre que gravitará sobre la Avicultura, impidiéndola su normal desarrollo. * * * No quisiera que al terminar con la lectura de estos datos estadísticos tan elementales como incompletos, sacaran de la Estadística como ciencia, este concepto ávido de apilar números y más números susceptibles a veces, para mayor claridad, de representaciones gráficas diversas. El

Artículo publicado en SELECCIONES AVICOLAS Nº000, sección de Archivo Historico


Selecciona la página y tamaño


Selecciona y copia el código e insértalo en tu página web