La revista avícola en español leída en más países

Menu

La maravilla blanca

Ver PDF de la revista de Enero de 1896
LA MARAVILLA BLANCA Nueva raza recientemente creada en los Estados Unidos de América (Véase correspondencia de Manchcstcr, SUMARIO Aviso á nuestros lectores. — SECCIÓN DOCTRINAL : Colombi-cultura, por Salvador Castellò. - CONSULTAS. —CORRESPONDENCIAS: La Maravilla blanca, por William Smith. — Las Sociedades y Exposiciones Avícolas, por Roger. — PARTE OFICIAL; Escuela de Avicultura de Arenys de Mar. Inauguración (conclusión). — Primer cursillo de 1 oAVISO á nuestros lectores De conformidad con la Circular distribuida con el primer número de esta Revista, rogamos d las personas que, recibiendo este número por remitírseles creyéndoles interesados en su lectura, que no deseen quedar como suscripto? es, nos lo notifiquen antes de fin de mes, pasada cuya fecha, consideraremos su respuesta como afirmativa, incluyéndoles en las listas de aquéllos. eecíon——-poctriimi Columbicultura LOS PALOMARES DE ANTAÑO Que la cría de palomas es productiva, lo demuestra el hecho de ver á todos los pueblos, desde la más remota antigüedad, criando esas aves y aprovechando sus rendimientos. No solamente es productiva la columbicultura (1), porque siendo los pichones ó palominos artículos de gran consumo se venden fácilmente, y á buen precio, sino que también la palomina, ó sea el excremento de las palomas» constituye uno de los abonos más eficaces en ciertos cultivos; y como se paga bien, algunos conceden tanta importancia á la producción de aquéllos como de esta última. En Egipto existen poblaciones enteras dedicadas á la cria de palomas con el único objeto de vender la palomina, y la descripción de algunos viajes á los bordes del Nilo, en los que se habla con frecuencia de las numerosas bandadas de palomas que cruzan sin cesar el espacio en aquellas regiones, corroboran los escritos de los autores que afirman ser antigua costumbre en el pueblo egipcio. De las investigaciones recientemente practicadas en los archivos parroquiales y municipales de la alta montaña de Cataluña, por el distinguido publicista D. Francisco Carreras y Candi, siem- (1) No extrañen nuestros lectores vernos usar la palabra columbicultura en vez de columbicultura, ya que nos parece más castiza, como derivada de calumba y no de columba. pre á la zaga de cuanto pueda arrojar alguna luz sobre las costumbres de nuestros antepasados, y especialmente de nuestra querida tierra catalana, se desprende que, en los siglos vi 11 y ix de nuestra era, la cría de palomas se halló muy generalizada en Cataluña y que ya en aquella época el mercado de Baicelona engullía todos sus productos, habiendo recogido datos curiosísimos del precio de los pichones y palomas domésticas, así como de las torcaces y silvestres en aquella plaza, los cuales permiten afirmar que, si nuestros abuelos, de espíritu más práctico que el que reina en nuestros tiempos, criaban palomas y aun á pesar de los difíciles y lentos medios de comunicación de que disponían, conceptuaban la industria p r u d u c 1 i v a , con mayor razón lo ha de ser en nuestros tiempos, en los que las razas se han perfeccionado, los medios de conducción al mercado son más fáciles y rápidos, y, sobre todo, el precio de los. pichones y palomas se ha encarecido, pagándose hoy 8 y 10 reales por un par de palominos que antaño sólo podían costar algunas monedillas de cobre. Cuando el Sr. Carreras publique sus investigaciones, con seguridad obtendremos nuevos datosde la columbicultura en aquellos tiempos. Interinamente, podemos afirmar que aquella industria se hallaba tan generalizada en los siglos xni y xiv, no sólo en Cataluña sino en todo Europa, que hasta la agricultura debió resentirse del gran número de palomas que, devastando los campos, causaba enormes perjuicios á las cosechas, pues se dictaron órdenes represivas que produjeron el cierre y derribo de numerosos, palomares. Y como consecuencia del régimen político de aquellos tiempos, los señores Feudales ó de Término consideraron que el mejor procedimiento era reservarse el derecho de criar palomas, obligando á sus vasallos á respetarlo, imposibilitándoles el ejercicio de la industria palomera. De ahí el origen del derecho de palomar citado en numerosos documentos del tiempo feudal y reglamentado por los legisladores, del cual, si pocos datos hemos podido recoger en España, son muy curiosos los que nos facilitan Las Costumbres de París y de Orleans, en las que no sólo se previene que el derecho de palomar es prerrogativa Una calle de palomares en Egipto de la nobleza, sí que también se determina que. no es sólo el título el que la hace acreedora al mismo, sino la extensión de sus fincas, al objeto de que, concediéndose sóloá las muy extensas, las palomas al salir del palomar, no puedan causar estragos á los predios vecinos, debiendo el mismo dueño soportar los inconvenientes de la industria. Este último detalle nos dice el régimen interior de los palomares de antaño. Por lo visto, debían estar poblados, en su mayoría, de palomas zuritas, ó sea la columbio, hvia en semidomestici-dad, á las que sólo darían comida en invierno, cuando la nieve, cubriendo el suelo, no les permitiese encontrar alimento, pero, abandonando por lo general su sostenimiento á sus propios Palomar señorial de ja Abadía de San Theodard, cu el Tarn Siglo xví instintos y dejándola que proveyeran por sí mismas á sus necesidades. Así se explica algún tanto que, á pesar del reducido precio de venta, la cría de palomas fuere productiva, compensándose hoy el mayor coste de producción por el aumento de precio de los productos. El sabio y popular escritor del siglo xvi Fr. Miguel Agustí, en el capítulo decimoquinto de su tan celebrado tratado de agricultura que, impreso en Barcelona en 1617 y bajo el título de Secrets de agricultura, casa rústica y pastoril, se encuentra aún entre los libros viejos de las casas de labranza, no sólo de Cataluña sino de toda España, por haber sido traducido al castellano por el mismo autor é impreso en numerosas ediciones en Perpiñán (Rosellón), Barcelona y Madrid (última edición en 1762), se habla de la cría de palomas como muy productiva al agricultor, estudiando el asunto bajo el epígrafe de Secretos de tas palomas y de los palomares. También el Prior, que así se llamaba en vida á Fr. Agustí, señala la existencia del derecho de palomar en nuestra tierra, cuando en un párrafo del mencionado capítulo nos dice: «Son los provechos que se sacan de los palominos del palomar, no menores que los que se sacan de otros animales volátiles, principalm, empleadas, me complazco en consignarlo, coh gran inteligencia, y hasta la gente del campo se anima, habiendo vislo simples pavesas pagar una peseta la pieza por huevos de raza, cuyos polluelos se destinan al cruce con las razas del pais que tratan de perfeccionar, pues la ven completamente degenerada. Al hablar de la gallinicuhura como industria, interesa hacer resaltar que los avicultores de corazón, los que tenemos fe en esa importante rama de la agricultura, no pensamos ni remotamente en ese impulso que hoy parece quererse dar en harcelona á la avicultura, lomeniando la cria de gallos de combatepara exhibirlos y obligarlos á pelear en público, pues no entra tal especulación en nuestro orden de ideas. Tras del gallo que riñe y del reñidero, se oculta el fomento de algo más que no interesa al buen avicultor, y queá nosotros, francos defensores de la verdadera galünicultura indus-irial. nos entristece y repugna en extremo. Afortunadamente, como he dicho, la galünicultura en el buen sentido de la palabra, progresa y hora era dé que así fuera, pues el lastimoso abandono á que se la ha tenido ha sido causa de que España haya venido á ser tributaria hasta de lejanas (ierras. Barcelona recibe por mar v tierra millones de gallinas que semanalmente sostienen sus mercados y los de las poblaciones comarcanas. Los huevos vienen en cargamentos enteros que tardan días y días en llegar, trayérulónos huevos que se venden por frescos sin poder serlo. Italia, Rusia. Portugal, Turquía y Francia, inundan los mercados españoles que por si solos podiían hasta dar para la exportación. No presumimos que tal pueda lograrse, pero sí que podríamos y debiéramos defendernos mejor de lo que hasta hoy hemos hecho. Éri tales momentos, abre sus puertas la primera escuela de avicultura española. Poco es lo que su director sabe y mucho lo que hay que enseñar. Dotado, sin embargo, de una gran dosis de buena voluntad, ferviente apóstol de la galünicultura industrial, y decididoácontribuir activamente al fomento de aquélla, pone sus escasos conocimientos y su granja ai servicio del público como el medio más eficaz para lograrlo. ¿Cómo pedir buenos avicultores si no hay donde formarlos? ¿Como hacer práctica sin exponer intereses, no habiendo un centro docente cuyas puertas siempre abiertas permitan ai interesado ejercitarse antes de trabajar por su propia cuenta? Kste es el vacío que, á pesar de sus muchas deficen-cias y de la sencillez con que ha debido montarla un simple particular, sin auxilio material de nadie y esperándolo todo de la protección moral del Estado, las autoridades y las corporaciones interesadas, viene á llenar nuestra Escuela. Recíbala el público con la confianza que le merezca; acudan ó no á nuestras aulas alumnos á los que ansiamos comunicar cuanto nuestra escasa experiencia nos ha enseñado, nuestra misión estará cumplida, y si desgraciadamente vemos desiertas nuestras aulas, si nos viéramos obligados á cerrar la escuela por falta de alumnos, nos sentiríamos abatidos, si se quiere, pero satisfechos de haber hecho algo, dentro de lo que permitan nuestras propias fuerzas, para el bien del suelo que nos vi ó nacer. Y si por el contrario nuestro ejemplo se imitara, si nuevas Escuelas venían en otras poblaciones á propagar con nosotros principios tan útiles como los que van á ser objeto de nuestras enseñanzas, entonces nos complaceríamos al ver que Jo que hoy sembramos da sus frutos, sintiendo en este caso orgullo, si orgullo puede haber en este mundo, al poder decir que Arenys de Mar, el pueblo en que nacimos, la blanca perla de la Costa de Levante de Cataluña les dió el ejemplo, y sin apoyo de nadie la tuvo antes. He dicho. Acto seguido D. Isidoro Aguiíó, ingeniero agrónomo jefe del servicio agronómico de la provincia de Barcelona, pronunció un elocuente discurso (i) en el que después de ensalzar las ventajas de la especialtpación y tributar calurosos elogios á los que como los Gironas, Rosal, Soldevila, Rayen tós, Casa novas y otros, habían sabido especializar, implantando en Cataluña industrias agrícolas altamente necesarias y productivas; examinó el estado actual de la avicultura en España, señaló la absoluta necesidad de la importación, por no producir el pais lo que consume, dando á conocer con cifras sorprendentes la importación actual, que se eleva por lo que solamente á Barcelona se refiere, á algunos millones de aves, y después de citar el ejemplo de Mondan, Le Mans y La Bresse, en Francia, poblaciones pobres que la avicultura ha enriquecido, cantó las innume- ( i) Por falta de espacio, reservamos para otro número la publicación íntegra del concienzudo trabajo del Sr. Agüitó. Palomar del siglo xvn en el Languedoc rabies ventajas que podía tener en lo sucesivo la existencia de un centro docente donde los agricultores y propietarios pudiesen mandar alumnos en busca de instrucción, y el adelanto que representaba la creación de la primera escuela de avicultura española. Examinó detenidamente el programa de los estudios y el plan de enseñanza, que halló completo y de resultados prácticos, y expuso su juicio sobre las instalaciones de la escuela, que elevó á la altura de las primeras del extranjero, terminando con un caluroso elogio al señor Castelló, para quien reclamó de las autoridades presentes al acto, todo su apoyo y el del Gobierno, ofreciendo desde luego al establecimiento el suyo propio. El Excmo, Sr. D. Bernardino Martorell, presidente de la Comisión del «Instituto Agrícola Catalán de San Isidro», dió las gracias al señor Castelló por el bien que con su nueva industria hacía á la agricultura catalana, fomentando una de sus ramas más productivas. Dijo que España era uno de los países en que la avicultura podía ser más productiva, por ser la volatería artículo de gran consumo, hasta el punto de haber sido bautizada por los extranjeros con el nombre de país del caldo de gallina, y terminó ofreciendo á la nueva escuela toda la protección y el apoyo de la Asociación cuya representación presidía. D. Andrés de Ferrán, secretario del Instituto, saludó al señor Castellò, como hijo de D. Salvador Castellò y Sala, uno de los fundadores del mismo, y de sus socios más activos, á quien dedicó un sentido recuerdo. Don Zenón de Poi, alcalde constitucional de Arenys de Mar, congratulóse de que en aquella villa se creara la primera escuela de avicultura española; felicitó al señor Castellò, hijo de la misma, y le ofreció el eficaz apoyo de la Corporación municipal que presidía. En parecidos términos habló D.José Busquets, que llevaba en el acto la representación de la Diputación provincial, la cual dijo estaba dispuesta á favorecer cuanto podía redundar en bien de la provincia, y que por lo tanto patrocinaría la obra del señor Castellò, á quien deseó feliz éxito en su empresà. El Excmo. Sr. D. José M.a Planas y Casáis, visiblemente emocionado, recordò el corto tiempo que llevaba representando el distrito en el Congreso, y las muchas satisfacciones que había sentido en el mismo, al ver su actividad, de la que era prueba fehaciente la creación de la Escuela del señor Castellò. Felicitóse de representar el distrito de Arenys de Mar, y tributó calurosos elogios al propietario y director de la nueva escuela, que dijo estaba plenamente convencido de que tenía que dar resultados eminentemente prácticos. Pidió al señor Castellò, que en cuantas ocasiones creyera podía serle útil su apoyo personal y el del cargo que ocupaba; que acudiera á él, seguro de que tenía que hacer cuanto estuviera de su parte para la prosperidad del establecimiento que con tanta solemnidad y en tan favorables condiciones se inauguraba. Finalmente, resumió los discursos el excelentísimo señor Gobernador civil de la provincia, quien en entusiastas frases ensalzó la empresa del señor Castellò; echó una ojeada sobre el deplorable estado de la agricultura española, y culpó del mismo, no á la falta de protección sino á la desidia de los propietarios que abandonaban sus fincas, sin cuidar en lo más mínimo de su prosperidad. Dijo que si el ejemplo del señor Castellò fuese imitado por todos los agricultores españoles, dedicando cada uno sus fincas á la explotación más apropiada, la agricultura prosperaría, levantándose del lastimoso estado en que se halla. Finalmente y felicitando calurosamente al señor Castellò, á quien ofreció dar cuenta de" aquel solemne acto al Gobierno de S. M., terminó declarando abierta la primera Escuela de Avicultura española, establecida en la «Granja Paraíso», en Arenys de Mar, 1 Primer cursillo de 1896 Abierta la matrícula el día 4 de Mttyo, inscribiéronse cuatro alumnos, que desde aquella fecha hasta el 31 de Agosto en que terminó el cursillo de Gallinicultura é Industrias auxiliares han venido asistiendo á las coníerencias y explicaciones teóricas dadas en el aula del establecimiento, prestando, además, servicio activo en la granja, en la que desempeñaron á satisfacción de la dirección cuantos trabajos prácticos -les fueron confiados, siendo llamados á exámenes para el día 6 del corriente. Constituido el tribunal á las 9 de la mañana deesa lecha, bajo la presidencia del excelentísimo Sr. D. José M. Planas y Casáis, diputado á Cortes por el distrito de Arenys de Mar y catedrático de la Universidad de Barcelona, actuando de secretario D. Felipe Ferrer y Ferrer, abogado y propietario-agricultor, con asistencia del señor D. Francisco Valls y Ronquillo, director de la Escuela de ciegos y sordo-mudos de Barcelona, que accidentalmente se hallaba en Arenys, y del director de la Granja-Escuela, fueron examinados tres de los cuatro alumnos que empezaron el curso, adoptándose el procedimiento de examen vigente en los centros docentes del Estado, ó sea el sorteo de tres lecciones entre las 60 que tenía el programa. Oídos los ejercicios teóricos y la resolución de varios casos prácticos á que fueron sometidos los examinados, el tribunal deliberó sobre el resultado del examen, acordando proponer al director del establecimiento la concesión del diploma y certificado de capacidad para los alumnos D. José Bombi y Roget, D. Pedro M. Puig y Estapé y D. Francisco Castelló y Molas, y que atendido la brillantez é igualdad de los exámenes de los tres señores mencionados, el diploma fuera acompañado de la certificación de sobresaliente que acreditara su capacidad y grado de conocimientos para el ejercicio de la avicultura como industria. Llamados nuevamente los alumnos, el señor Presidente les dirigió una oportuna alocución, poniéndoles de manifiesto los servicios que pueden prestar á la agricultura con los conocimientos adquiridos al lado del Sr. Castelló, director de la Granja-Paraíso, á quien felicitó por los primeros resultados obtenidos, y encargándoles finalmente que no dejaran de ejercer su nueva profesión, dio por terminado el cursillo de 1896. Tipografía «La Académica», de Serra HB0» y Russell, Ronda Universidad, 6; Teléfono 861.—Barcelona

CATEGORÍAS DEL ARTÍCULO

ARTICULOS RELACIONADOS

La avicultura práctica

Agosto de 2016
La avicultura práctica

munavi_a1936m1v9n169_reavicultura.pdf

Enero de 1936
munavi_a1936m1v9n169_reavicultura.pdf

munavi_a1936m2v9n170_reavicultura.pdf

Enero de 1936
munavi_a1936m2v9n170_reavicultura.pdf

munavi_a1936m3v9n171_reavicultura.pdf

Enero de 1936
munavi_a1936m3v9n171_reavicultura.pdf

munavi_a1936m4v9n172_reavicultura.pdf

Enero de 1936
munavi_a1936m4v9n172_reavicultura.pdf

munavi_a1936m5v9n173_reavicultura.pdf

Enero de 1936
munavi_a1936m5v9n173_reavicultura.pdf

munavi_a1935m10v9n166_reavicultura.pdf

Enero de 1935
munavi_a1935m10v9n166_reavicultura.pdf

munavi_a1935m11v9n167_reavicultura.pdf

Enero de 1935
munavi_a1935m11v9n167_reavicultura.pdf

Nuestro programa para 1936

Enero de 1935
Nuestro programa para 1936

munavi_a1935m1v9n157_reavicultura.pdf

Enero de 1935
munavi_a1935m1v9n157_reavicultura.pdf

Sobre la marcación de los huevos de importación

Enero de 1935
Sobre la marcación de los huevos de importación

munavi_a1935m3v9n159_reavicultura.pdf

Enero de 1935
munavi_a1935m3v9n159_reavicultura.pdf

munavi_a1935m4v9n160_reavicultura.pdf

Enero de 1935
munavi_a1935m4v9n160_reavicultura.pdf

munavi_a1935m5v9n161_reavicultura.pdf

Enero de 1935
munavi_a1935m5v9n161_reavicultura.pdf

munavi_a1935m6v9n162_reavicultura.pdf

Enero de 1935
munavi_a1935m6v9n162_reavicultura.pdf

munavi_a1935m7v9n163_reavicultura.pdf

Enero de 1935
munavi_a1935m7v9n163_reavicultura.pdf

munavi_a1935m8v9n164_reavicultura.pdf

Enero de 1935
munavi_a1935m8v9n164_reavicultura.pdf

munavi_a1935m9v9n165_reavicultura.pdf

Enero de 1935
munavi_a1935m9v9n165_reavicultura.pdf

Primer número de esta Revista

Enero de 1896
Primer número de esta Revista

La maravilla blanca

Enero de 1896
La maravilla blanca