La revista avícola en español leída en más países

Menu

Implementación de medidas de seguridad en granjas de broilers para reducir la prevalencia de Campylobacter

Ver PDF de la revista de Junio de 2015
Actualmente, la implementación y mejora de las medidas de bioseguridad en las granjas de broilers es la una de las principales herramientas disponibles para el control de Campylobacter en el primer eslabón de la cadena alimentaria. Una de las principales actuaciones a acometer implica la instalación de una barrera higiénica en la antesala, así como un entrenamiento del ganadero, quien va a tener que cambiar sus hábitos de trabajo. Hay que tener en cuenta que la principal vía de transmisión de Campylobacter dentro de la granja es a través del personal, que suele circular por la misma con la misma ropa y calzado de una nave a otra.

IMPLEMENTACIÓN DE MEDIDAS DE SEGURIDAD EN GRANJAS DE BROILERS PARA REDUCIR LA PREVALENCIA DE CAMPYLOBACTER

CUESTIONES PRÁCTICAS, PROBLEMAS Y SOLUCIONES

M. Cerdà-Cuéllar y col.

LI Symp. de la AECA-WPSA. Valencia, 2/3-10-2014

Resumen

Actualmente, la implementación y mejora de las medidas de bioseguridad en las granjas de broilers es la una de las principales herramientas disponibles para el control de Campylobacter en el primer eslabón de la cadena alimentaria. Una de las principales actuaciones a acometer implica la instalación de una barrera higiénica en la antesala, así como un entrenamiento del ganadero, quien va a tener que cambiar sus hábitos de trabajo. Hay que tener en cuenta que la principal vía de transmisión de Campylobacter dentro de la granja es a través del personal, que suele circular por la misma con la misma ropa y calzado de una nave a otra. Así pues, la barrera higiénica evita tanto la introducción de la bacteria dentro de las naves, como la transmisión entre estas. Dicha barrera higiénica consiste en dividir la nave en dos zonas: la sucia, en el lado de la puerta de acceso al exterior, y la limpia, en el lado de la puerta a la sala donde se hallan los pollos. Por cuestiones prácticas, la separación de la zona limpia de la sucia puede consistir sencillamente en un banco que sirva para separar ambas zonas y que al mismo tiempo impida el paso de suciedad del suelo de la zona sucia a la limpia. Al entrar en la antesala, en la zona sucia hay que quitarse el calzado, y a ser posible la ropa de calle. Antes de pasar a la zona limpia, hay que lavarse bien las manos y una vez en ella, ponerse el mono y el calzado de trabajo, que deben ser específicos para cada nave, de igual forma que las herramientas y los útiles de trabajo. La implementación de estas medidas de mejora de la bioseguridad supone toda una serie de dificultades e inconvenientes a resolver.

2015_02_05_tratamiento_opt.jpeg

Equipos para el tratamiento del agua de bebida.

Para empezar, en la mayoría de granjas, aunque dispongan de antesala en las naves, ésta no ha sido construida pensando en la instalación de una barrera higiénica, por lo que dividirla en dos zonas de forma adecuada puede no ser tarea sencilla. Por otro lado, es frecuente que dentro de la antesala no haya un lavabo para lavarse las manos. Asimismo, es fundamental mantener las naves en perfectas condiciones, sin fisuras ni orificios en paredes, techos, puertas y ventanas, por los que puedan entrar roedores o pequeños pájaros. En caso contrario, todo el protocolo de entrada y salida de la antesala y la barrera higiénica sería en vano, pues el Campylobacter podría llegar a los pollos por otras vías. Otro punto importante a tener en cuenta es cómo sacar las bajas de las naves, así como la ubicación del contenedor donde depositarlas. En este trabajo se presentarán y discutirán éstos y otros temas prácticos.

Antesala_2_zonas_1_opt.jpeg

Antesala con división en zona limpia (donde está el pediluvio y el armario) y zona sucia (resto de antesala).

Introducción

El Campylobacter spp. es la causa más común de enteritis en el hombre en la Unión Europea. En los últimos 5 años se ha producido un incremento de los casos de campilobacteriosis, habiéndose confirmado en 2012 un total de 214.268 casos (EFSA, 2014). Asimismo, se ha estimado que sólo un 2,1% de todos los casos que se producen en la UE son declarados, y que la incidencia real de campilobacteriosis es de unos 9 millones de casos anuales (EFSA, 2011). Los productos cárnicos avícolas frescos se han identificado como el mayor factor de riesgo de contraer campilobacteriosis, causando el 20%-30% del total de casos notificados (EFSA, 2011). El 50%-80% restante se atribuye al reservorio avícola en conjunto. Es por ello que hay una prioridad en la UE para reducir o eliminar Campylobacter spp. en los lotes de broilers. Actualmente, la única medida efectiva de control disponible en granja es el aplicar unas medidas de seguridad estrictas, tanto a nivel de granja como a nivel de naves. Con ello se lograría reducir notablemente la prevalencia de Campylobacter, tal como se ha demostrado en el norte de Europa.

Implementar mejoras en las medidas de bioseguridad en las granjas de broilers es todo un reto por diversas razones: por un lado supone cambiar los hábitos de trabajo del personal de la granja, lo cual requiere tiempo; por otro lado implica solucionar diversas dificultades, como la instalación de una barrera higiénica en la antesala o almacén de las naves, ya que éstas no han sido construidas pensando en ello, por lo que dividirla en dos zonas -limpia y sucia- de forma adecuada puede no ser sencillo.

La bioseguridad a nivel de granja implica actuaciones con los animales de compañía, los vehículos ajenos a la granja, el suministro de agua, los silos, la yacija, la desinfección y el vacío sanitario

En este trabajo se presentan las diferentes actuaciones que se han llevado a cabo en una serie de granjas, con el objetivo de mejorar la bioseguridad tanto a nivel de granja como de nave, para reducir la prevalencia de Campylobacter, señalando algunos de los problemas con los que nos hemos encontrado y las soluciones aplicadas.

Actualmente la única medida efectiva de control en granja para el Campylobacter es aplicar medidas de bioseguridad estrictas, tal como se ha demostrado en el norte de Europa

DSC02592_valla_perimet_opt.jpeg

Vallado perimetral en una granja.

Nuestro trabajo

Para poner en práctica la mejora de las medidas de bioseguridad en granjas de broilers se seleccionaron una serie de granjas que debían cumplir como principal requisito el disponer de antesala o almacén en todas las naves. Por otro lado, se elaboró una lista de aspectos que se debían mejorar o implementar, y que hay que revisar semanalmente. Para ello se elaboró una “check list” que el veterinario o visitador revisa en cada visita que realiza a las granjas, marcando aquellos puntos que fallan para discutirlos con el granjero y así mejorar el manejo.

Una vez identificadas las diferentes medidas a implementar o mejorar, se llevó a cabo una formación a los veterinarios y visitadores, que a su vez transmitieron a los ganaderos. Tras el periodo de formación, se pusieron en práctica las diferentes medidas, resolviendo las diversas dificultades o contratiempos que fueron surgiendo.

La bioseguridad a nivel de granja implica seguir una serie de actuaciones que tienen que ver con el cercado perimetral en la granja, los animales de compañía, los vehículos ajenos a la granja, el contenedor de las bajas, la yacija limpia y la utilizada, el suministro de agua, los silos de almacenaje de pienso, el programa de desratización, la limpieza y desinfección de las naves, y el vacío sanitario.

A nivel de nave, éstas se deben mantener en perfectas condiciones - sin fisuras ni orificios en paredes, puertas, techos y ventanas - para que no puedan entrar roedores y pequeños pájaros y seguir un sencillo, pero estricto, procedimiento para entrar y salir de las naves de pollos, lo cual implica dividir la antesala en dos zonas, una limpia y una sucia.

Es fundamental llevar a cabo todas las medidas de forma correcta, a lo largo de toda la crianza, dado que cualquier rotura de la bioseguridad supone un riesgo de entrada de Campylobacter a las naves de pollos.

Resultados y conclusiones

Hasta la fecha, se ha implementado la bioseguridad en una serie de granjas con la característica común que todas las naves disponen de antesala o almacén. Son granjas de una o dos naves, con diferente tipo de ventilación -natural, transversal forzada y transversal forzada con túnel-, con una capacidad por nave de entre 13.000 y 50.000 pollos. El número de trabajadores por granja es de entre una y tres personas. No todas las granjas disponen de vallado perimetral, y en algunas hay animales de compañía - perros -.

Algunas de las actuaciones que se llevan a cabo a nivel de granja, o aspectos de los que se revisa su correcto funcionamiento durante cada crianza son:

  • mantenimiento del cercado perimetral, para limitar la entrada de animales silvestres, o de animales de compañía de granjas cercanas;
  • no tener animales de compañía dentro del perímetro de la granja, o como mal menor, en caso que los hubiera, impedir que se acerquen o entren en las naves;
  • limitar la entrada de vehículos ajenos a la granja dentro del perímetro de la misma;
  • en la medida de lo posible, mantener el contenedor de las bajas fuera del perímetro de la granja, o lo más alejado posible de las naves. En cualquier caso, el contenedor debe estar siempre herméticamente cerrado, evitando roturas o fisuras por las que puedan entrar pequeños animales o insectos, pues éstos constituirán un nuevo foco de infección y diseminación de Campylobacter por la granja. Igualmente, durante el vacío sanitario hay que limpiar y desinfectar el contenedor, que habrá sido previamente vaciado por una empresa especializada;
  • almacenamiento de la yacija limpia en un espacio cerrado;
  • evitar almacenar la yacija utilizada en estercolero dentro del perímetro de la granja;
  • eliminación de la yacija utilizada al final de cada lote, nunca reutilizarla;
  • utilizar siempre agua potable procedente de un suministro controlado - municipal u otro -, y adicionalmente realizar un tratamiento del agua del tanque de almacenamiento en la granja que la suministra directamente a cada nave;
  • asegurarse de que los silos de almacenaje de pienso están íntegros y bien cerrados;
  • practicar un “todo dentro - todo fuera”, y realizar una limpieza y desinfección de las naves en profundidad, respetando el vacío sanitario, incluyendo la de los comederos, bebederos y conducciones de agua;
  • control del adecuado seguimiento del programa de desratización, manteniendo en correctas condiciones las trampas y revisándolas periódicamente.

Todas, o la mayoría de estas actuaciones, ya se llevaban a cabo en las granjas, de modo que para este estudio en general únicamente ha sido necesario realizar un recordatorio a los ganaderos, remarcando la importancia de cada actuación, y los beneficios de llevarlas a cabo correctamente.

En general, el principal problema que nos encontramos es que algún ganadero sea reacio a cambiar su modo de proceder, especialmente si se trata de personas con malos hábitos adquiridos a lo largo de toda su vida profesional. Por ello es fundamental insistir en los beneficios que tiene cada actuación, y hacerles partícipes de todo el proceso.

El contenedor de cadáveres debe estar siempre herméticamente cerrado, evitando fisuras por las que puedan entrar pequeños animales o insectos, que pueden constituir un nuevo foco de diseminación de Campylobacter por la granja

El principal cambio que se ha introducido en las granjas es la bioseguridad a nivel de nave, que conlleva dividir la antesala en dos zonas, una limpia y otra sucia. La zona limpia es la zona de acceso a los pollos, mientras que la sucia es la de acceso desde el exterior de la nave -figura 1-. Por cuestiones prácticas, la separación de la zona limpia de la sucia puede ser una estructura de madera que sirva de banco y que al mismo tiempo impida el paso de suciedad del suelo de la zona sucia a la limpia. Para entrar y salir de las naves hay que seguir un sencillo pero estricto procedimiento, que implica:

  • tras el vacío sanitario, tener preparada en la zona limpia de la antesala la ropa y calzado limpios para ser usados durante la nueva crianza;
  • mantener la antesala limpia y ordenada;
  • mantener todas las puertas de las naves cerradas;
  • mantener actualizados los registros de entrada a las naves;
  • usar herramientas específicas para cada nave, o en su defecto, asegurarse de su perfecta limpieza y desinfección antes de llevarlas a otra;
  • respetar las zonas de barrera higiénica de la antesala durante la eliminación de las aves muertas;

El procedimiento de entrada/salida de las naves consiste en:

  • una vez dentro de la antesala, lavarse las manos con jabón desinfectante;
  • sentarse en el banco que separa la zona sucia de la limpia y descalzarse;
  • una vez descalzos, y sin tocar con los pies la zona sucia, desde el banco bascular hacia la zona limpia y allí ponerse el mono y el calzado de trabajo;
  • recomendable lavarse y/o desinfectarse de nuevo las manos, antes de entrar en la sala de los pollos;
  • en la zona limpia debe haber un pediluvio con cal que hay que pisar cubriendo bien las botas;
  • con las manos limpias, y el mono y calzado de uso exclusivo para cada nave, ya se puede acceder a la sala de los pollos;
  • una vez finalizadas las tareas dentro de la sala de los pollos, y antes de salir de ella, limpiar bien las suelas del calzado con un cepillo o rejilla, eliminando el máximo de suciedad posible;
  • al acceder de la sala de los pollos a la zona limpia de la antesala hay que quitarse la ropa y calzado de trabajo, que se dejarán en la zona limpia;
  • pasar por encima de la barrera -banco- a la zona sucia, donde hay que lavarse bien las manos y vestirse y calzarse con la ropa de calle;
  • en caso de que la granja conste de diversas naves, se repetirá este procedimiento en cada una de ellas, y cada vez que haya que entrar a las distintas salas de pollos.

De este modo se evita o dificulta la entrada de Campylobacter a las naves, y su transferencia de unas naves a otras, en caso que la bacteria haya entrado a alguna de ellas.

Algunos problemas con los que nos hemos encontrado son:

  • las granjas no se construyeron en su día para permitir una sencilla implementación de bioseguridad a nivel de nave –una antesala distribuida de modo que sea sencillo dividirla en dos zonas-;
  • en la antesala no hay lavabo para lavarse las manos;
  • eliminación de las aves muertas respetando la barrera higiénica en la antesala;
  • no se dispone de herramientas específicas para cada nave.

Soluciones aplicadas a algunos de estos problemas:

  • antesalas con las puertas de acceso a la nave y a la sala de pollos, contiguas. División de la antesala en diagonal -figura 2-
  • si no se dispone de lavabo para lavarse las manos dentro de la antesala, lavarse bien las manos antes de entrar, y dentro colocar un bote de solución desinfectante para las manos, accesible tanto para la zona limpia como para la sucia;
  • si no se dispone de herramientas específicas para cada nave, ante la dificultad de que el ganadero las instale, la alternativa es limpiarlas y desinfectarlas bien, para lo que es fundamental insistirle sobre la importancia de dicha limpieza y desinfección.

Si no se llevan a cabo todas las medidas citadas de forma correcta, se puede tener la falsa sensación de que se tiene una correcta bioseguridad a nivel de granja y/o nave, y no ser así. Por lo tanto, es fundamental llevar a cabo un entrenamiento previo de los granjeros y realizar una supervisión por parte de los veterinarios o técnicos, que a su vez deben haber adquirido una adecuada formación.

El principal cambio introducido en las granjas es la bioseguridad a nivel de nave, que conlleva dividir la antesala en dos zonas, una limpia y otra sucia. La separación de la zona limpia de la sucia puede ser una estructura de madera que sirva de banco

Practicar una correcta bioseguridad requiere constancia y un cambio de hábitos por parte de los granjeros, lo cual puede resultar más dificultoso que la propia implementación de la bioseguridad. Sin embargo, y a pesar del poco tiempo que llevamos trabajando en ello, ya se empiezan a ver los resultados.

Agradecimientos

Este estudio ha sido parcialmente financiado por el proyecto europeo CamCon (Campylobacter control-novel approaches in primary poultry production; Seventh Framework Programme, FP7/2007- 2013, Ref. 244547).

Referencias

EFSA Panel on Biological Hazards (BIOHAZ). (2011). Scientific Opinion on Campylobacter in broiler meat production: control options and performance objectives and/or targets at different stages of the food chain. EFSA Journal, 9(4):2105,141 pp.

Si no se dispone de lavabo en la antesala, lavarse bien las manos antes de entrar y dentro colocar un bote de solución desinfectante para las manos, accesible tanto para la zona limpia como para la sucia

EFSA (European Food Safety Authority) and ECDC (European Centre for Disease Prevention and Control). (2014). The European Union Summary Report on Trends and Sources of Zoonoses, Zoonotic Agents and Food-borne Outbreaks in 2012. EFSA Journal, 12(2):3547, 312 pp. •

Granja_silos_bien_cerr_opt.jpeg

El disponer de 2 silos bien cerrados es fundamental.

P1014581_opt.jpeg

Antesala dividida en una zona limpia y otra sucia.

Medidas_bioseguridad_g_opt.jpeg

Fig. 1. Distribución de la antesala: la zona limpia es la zona de acceso a los pollos, la sucia es la de acceso desde el exterior de la nave.

dibuix_opt.jpeg

Fig. 2. Distribución de la antesala cuando las puertas de acceso a la nave y a la sala de pollos son contiguas.

CATEGORÍAS DEL ARTÍCULO

EMPRESAS MENCIONADAS EN ESTE ARTÍCULO

ARTICULOS RELACIONADOS

In Memoriam: Amadeu Francesch Vidal

Julio de 2016
In Memoriam: Amadeu Francesch Vidal

Adolfo Pardo Conde

Septiembre de 2015
Adolfo Pardo Conde

Dra. Sally Solomon

Julio de 2015
Dra. Sally Solomon

La influenza aviar y la bioseguridad

Junio de 2015
La influenza aviar y la bioseguridad

Implementación de medidas de seguridad en granjas de broilers para reducir la prevalencia de Campylobacter

Junio de 2015
Implementación de medidas de seguridad en granjas de broilers para reducir la prevalencia de Campylobacter

Medidas para una planta de incubación libre de salmonelas

Junio de 2015
Medidas para una planta de incubación libre de salmonelas

Joan M. Saperas. El sector avícola pierde una gran persona

Junio de 2015
Joan M. Saperas. El sector avícola pierde una gran persona

Una "amenaza global"

Mayo de 2015
Una "amenaza global"

1ª Conferencia Internacional sobre el Piojo Rojo

Mayo de 2015
1ª Conferencia Internacional sobre el Piojo Rojo

Obituario.  Joaquín Zulategui

Abril de 2015
Obituario. Joaquín Zulategui

Donald Bell

Diciembre de 2014
Donald Bell

Nueva cepa del virus de la influenza aviar

Noviembre de 2014
Nueva cepa del virus de la influenza aviar

Joan Boada Riera

Octubre de 2014
Joan Boada Riera

La EFSA y ECDC evalúan un segundo brote de Salmonella

Septiembre de 2014
La EFSA y ECDC evalúan un segundo brote de Salmonella

Informe de la FVO sobre el control de salmonela en aves en Italia

Agosto de 2014
Informe de la FVO sobre el control de salmonela en aves en Italia

Salmonella360.com

Abril de 2014
Salmonella360.com

El ácaro rojo de las aves

Febrero de 2014
El ácaro rojo de las aves

La EFSA, preocupada por la incidencia de una nueva salmonela en humanos

Enero de 2014
La EFSA, preocupada por la incidencia de una nueva salmonela en humanos

La influenza aviar en el mundo

Enero de 2014
La influenza aviar en el mundo

Una granja modelo de recría para futuras reproductoras

Diciembre de 2013
Una granja modelo de recría para futuras reproductoras